Connect with us

España

Carlos Caldito, ex dirigente del partido de Abascal, tira de la manta: “VOX es un fraude, retórica vacía, una estafa piramidal”

Published

on

Santiago Abascal, presidente de Vox, Javier Ortega, su secretario general, y Pedro Fernández, su vicesecretario jurídico

Carlos Aurelio Caldito Aunión.- Las primeras noticias que tuve de VOX fueron cuando en octubre de 2013, Ignacio Camuñas, exministro con la UCD, abogado y presidente del Foro de la Sociedad Civil, acudió a Badajoz, a conferenciar acerca del “estado de las autonomías” y sobre la necesidad de regeneración de la democracia en el conjunto de España. No mencionó a VOX, pero sí anticipó que se estaba gestando.

Su discurso fue un calco del libro de Joaquín Costa, “Oligarquía y caciquismo como la actual forma de gobierno en España: urgencia y modo de cambiarla”; aunque, me llamó la atención enormemente que en ningún momento lo nombrara.

Transcurrido el tiempo supe que Ignacio Camuñas y otros habían creado VOX y de que tenían intención de presentarse a las elecciones para el Parlamento Europeo, a las que concurrieron y consiguieron un estruendoso fracaso.

Pasaron meses y Francisco Serrano Castro, ex juez de Familia de Sevilla, con el que tengo una amistad de años, me invitó a acercarme a VOX. Me convenció de que VOX es el único partido político que está a favor de la custodia compartida de los hijos menores tras el divorcio, y que considera innegociables valores tales como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos, la promoción del bien común en todas sus formas, el mantenimiento de la paz social, y la defensa de la unidad nacional y un largo etc. de cuestiones que yo considero irrenunciables.

Recuerdo que cuando decidí acercarme a VOX fueron muchos los que me recomendaron que no lo hiciera, unos me hablaron de que eran gente de PP que pretendían refundar el partido o hacer un “PP-bis”; otros me hablaron de que frecuentaban compañías y amistades peligrosas, también me dijeron que su financiación no estaba clara… hasta que eran los representantes del sionismo en España. A todos los comentarios les concedí escasa importancia. De lo cual ahora me arrepiento profundamente.

Carlos Aurelio Caldito Aunión, segundo por la izquierda, en un acto de VOX.

Carlos Aurelio Caldito Aunión, segundo por la izquierda, en un acto de VOX.

Como decía, por indicación de Paco Serrano, que fue candidato por VOX en las últimas elecciones autonómicas en Andalucía, me puse en contacto con Rocío Monasterio (aquella mujer que interrumpió un acto de Puigdemont mostrándole unas esposas y el Código Penal Español), tuve una entrevista con ella, con cafelito incluido, y me dijo que tenía buenas referencias de mí, y me derivó al que por entonces era el “representante” de la franquicia en Badajoz, provincia donde yo resido.

A mi vuelta a Badajoz, me entrevisté con Marcelo Amarilla Pérez, el perfecto funcionario mediocre, que para evitar problemas, no da un solo paso sin pedir permiso al Comité Ejecutivo Nacional, o sea Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, y compañía. Cuando trabé contacto con él estaba absolutamente sólo. Me dijo que en Badajoz es poco lo que se puede hacer, y se manifestó profundamente pesimista (más tarde he sabido que estaba más solo que la una, porque quienes se afiliaron cuando se creó el partido, fueron yéndose debido a su inacción, pasividad y actitud del perro del hortelano, que ni come, ni deja comer. Esto condujo a que Santiago Abascal se desplazara a Badajoz, durante el primer año de existencia de VOX y diera un golpe sobre la mesa y ratificara a Marcelo Amarilla, contra la voluntad de los afiliados de entonces.

Con mi larga experiencia de organización y lucha, logré que VOX renaciera en la provincia, siguiendo un esquema tan simple como “propaganda y acción, propaganda y acción… y vuelta a empezar”.

Así pasamos de no tener nadie a más de cincuenta personas en poco tiempo. Y presencia en múltiples lugares de la provincia, aparte de la capital, como Mérida, Almendralejo, Zafra, Don Benito… y logramos contactar con multitud de gente dispuesta a integrarse a no mucho tardar.

Durante casi tres años, de estancia en VOX, he tenido la oportunidad de asistir a varias “asambleas nacionales”, en las que Santiago Abascal y su grupo de amigos han ido renovando sus cargos por unanimidad, o casi por aclamación. Aunque en la primera asamblea a la que asistí hubo un altercado que acabó a golpes y zarandeos, por cuestiones de finanzas y dineros, que guardaban relación con la gente de VOX-Galicia. No le di demasiada importancia, aunque transcurrido el tiempo he sabido que no era cosa insignificante.

En aquella ocasión, como en las siguientes en que he sido convocado, sí algo me llamó la atención especialmente era que cuando se hablaba de ingresos, la mayoría eran por donaciones de particulares y que las cuotas no superaban ni la tercera parte de los ingresos.

Siempre se hablaba de gente anónima que, donaba por ser especialmente generosa, y afín al partido, pero no podía revelarse su nombre, pues corrían el riesgo serio de recibir represalias por parte de los gobernantes, y perder la oportunidad de acceder a contratos, para proveer de bienes y servicios a las administraciones públicas, o cosas por el estilo.

También me sorprendió que en todas las ocasiones hubo una sola candidatura en las elecciones para renovar el Comité Ejecutivo Nacional, y que el margen de maniobras del que podía disponer cualquier afiliado o grupo de afiliados para poder presentar una candidatura alternativa era absolutamente ninguno, pues las trabas que se le ponían más el poco tiempo disponible, hacían de facto imposible tal cosa. Algo así como lo que los comunistas denominan sarcásticamente “centralismo democrático”.

Fueron muchas las situaciones que me hicieron sospechar que, VOX no es lo que parece.

Rafael Bardají, "máximo representante del lobby judío en España"

Rafael Bardají, “máximo representante del lobby judío en España”

Luego, más tarde, cuando ya me hube marchado, comprobé que yo no era el único que había llegado a tales conclusiones, y también que somos legión los que nos aproximamos a VOX ilusionados, pensando que tal cual dice la propaganda del partido, VOX es “de extrema necesidad”. Pero, la realidad es muy otra, VOX es una estafa piramidal, controlada por un grupo reducido de oligarcas: Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, Rocío Monasterio y su esposo, Iván Espinosa de los Monteros, Enrique Cabanas… y también por la última incorporación, Rafael Bardají (máximo representante del lobby judío en España).

Por supuesto, esta gente controla absolutamente todo, y en las provincias en las que VOX tiene presencia –no más de 35 provincias- imponen a “hombres y mujeres de confianza”, saltándose a la torera lo que dicen sus propios estatutos, no hay democracia interna, ni participación de clase alguna, los procesos que ellos llaman –burlona y sarcásticamente- “electorales”, están amañados, y cuando hay riesgo de que no salga para delante la lista oficialista, recurren al pucherazo, de manera descarada.

Entre otras muchas cuestiones que me han empujado a abandonar VOX, está lo que narro a continuación: en la primavera del año pasado (2017) me dirigí al Comité Ejecutivo Nacional, para proponerle que se hiciera un manifiesto, para presentar en todas las instituciones: Ayuntamientos, Diputaciones Provinciales, Cabildos Insulares, Parlamentos y Gobiernos regionales, Congreso de los Diputados, Senado… en el que se urgiera a todos quienes estuvieran dispuestos, a exigirle al Gobierno (entonces presidido por Mariano Rajoy) que aplicara el artículo 116 de la Constitución, suspendiera el estatuto de Cataluña, ilegalizara a los partidos separatistas, y recurriera al “estado de alarma”, al “estado de sitio” o al “estado de excepción”, según la gravedad de la respuesta de los separatistas.

Lógicamente, la intención era “rentabilizar” el asunto como partido, aprovechar el asunto para erigirse en el máximo defensor de la Nación Española, de la unidad de España… además de promover un debate a escala nacional respecto de la necesidad de convocar un referéndum para desmantelar el “estado de las autonomías”.

El Comité Ejecutivo Nacional no me hizo el más mínimo caso. Pasaron los meses y yo no dejé de insistir, hasta aburrir. Pasó el verano, y ante mi insistencia, por hartazgo, o por alguna razón que aún ignoro, el Comité Ejecutivo Nacional decidió, tras censurar, mutilar y reducir a la más mínima expresión el texto que yo les había enviado, que ya era el momento de ponerlo en circulación.

Se decidió entregarlo –siguiendo el procedimiento que yo les había propuesto- el día 9 de octubre del año pasado (habiendo pasado alrededor de 9 meses desde que yo hice la propuesta) en todas las Delegaciones del Gobierno en las 17 “comunidades autónomas”, y en los registros de los Ayuntamientos de las ciudades de mayor importancia.

Aquella acción la coordinamos Alicia Rubio Calle (vicesecretaria de “Movilización”) y yo. Lo cual me permitió conocer cuál es la realidad de VOX, tanto desde el punto de vista organizativo, como respecto de cuántos militantes, realmente, hay en VOX (luego lo corroboraría en las elecciones que el Comité Ejecutivo Nacional convocó a principios de este verano, para que los afiliados participaran en la elección de los Comités Provinciales).

Se intentó que el texto, light, descafeinado (que al final apenas difería de la peculiar aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, decretada el 27 del mismo mes de octubre) se entregara, mediante registro en las Delegaciones del Gobierno, a lo largo de semana y media, más o menos. Pues bien, solamente se logró entregar en aproximadamente la mitad del territorio nacional.

La pretensión era hacerlo llegar a los más de 8.000 municipios de España, y apenas llegaría a 4.000. Evidentemente, si tal cosa ocurrió, es porque VOX carece de implantación en la mayoría del territorio español; a pesar de que sus caciques y oligarcas se pavonearan y jactaban entonces de haber superado los 5.000 afiliados (ahora hablan de que están cercanos a los 10.000).

Ni que decir tiene que, esto que cuento, me hizo plantearme muy seriamente mi permanencia en VOX.

Más tarde, debido a que yo intenté que se divulgara al máximo la trama mafiosa, de financiación ilegal del PP en la provincia de Badajoz (de la que tengo un dossier completísimo y pongo a vuestra disposición) y que lograra que algunos medios de información se hicieran eco de ello. Fui coaccionado y apercibido varias veces, de abrírseme expediente disciplinario, e incluso de ser expulsado de VOX.

Finalmente, el Comité Nacional de VOX acabó convocando elecciones en 35 provincias (que es de suponer que son en las que VOX posee implantación) para elegir a los Comités Provinciales. Yo presenté una candidatura alternativa a la “oficialista”. No le extrañará a nadie si afirmo que ni hubo campaña, ni nada que se le parezca, y por supuesto, hubo pucherazo. Hasta tal extremo fue el descaro que, el candidato apoyado, sin ningún tipo de pudor, por parte del Comité Ejecutivo Nacional, aparte de afirmar con antelación que la última palabra la tenían en “Madrid”, llegó a anticipar cuando el periodo de votación aún no había terminado, con dos días de antelación (sin ponerse colorado) cuál iba a ser el resultado… Y… ¡acertó!

Por supuesto, impugné las elecciones, pero, el comité electoral (que coincide con el “comité de garantías”), como era de esperar, no me hizo ni puñetero caso.

A continuación, Santiago Abascal, Javier Ortega Smith y compañía, procedieron a expulsar a cuantos me habían apoyado.

Aquello fue la gota que colmó el vaso.

Y me marché.

Nota: La matemáticas no engañan, dado que el Comité Ejecutivo Nacional de VOX convocó elecciones para los Comités Provinciales a principios del verano, debido a que en las 35 provincias se habían superado los 50 afiliados, ello conduce a la conclusión de que por entonces VOX no tenía más de 2000 o 2.500 como mucho. Y ya hablaban, desde enero, que se habían superado los 5.000. ¡Huelgan comentarios!

PROVINCIAS EN LAS QUE HUBO ELECCIONES: Albacete, Alicante, Almería, Asturias, Ávila, Badajoz, Baleares, Barcelona, Burgos, Cádiz, Cantabria, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Granada, Guadalajara, Jaén, La Coruña, Las Palmas de Gran Canaria, León, Madrid, Málaga, Murcia, Salamanca, Sevilla, Tarragona, Tenerife, Toledo, Valencia, Valladolid, Vizcaya, Zaragoza.

*Ex vicepresidente de VOX en Badajoz

Continue Reading
Advertisement
1 COMENTARIO

1
Deje un comentario

Por favor Login para comentar

Deja un comentario

  Suscribir  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Notificar
Manuel
Invitado
Manuel

Si las intenciones del partido no son claras, transparentes, democráticas y definidas en dirección del bien de España y de todos los españoles, este país se undira en la miseria.
Las comunidades es un desaguisado.
La inmigración descontrolada, acarrera serios problemas.

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2018 all rights reserved alertanacional.es

A %d blogueros les gusta esto: