Connect with us

Opinión

De Rajoy a Abascal y tiro porque me toca. Una culpa muy repartida

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desgraciadamente, se cumplió la peor de las expectativas -para algunos, claro y, me temo, para España- y la izquierda amiga de los enemigos de España ganó las elecciones. Al final las mal llamadas “tres derechas” que los medios acuñaron y se acabó imponiendo en la sociedad, no llegó a sumar los escaños necesarios pese a una suma de votos muy semejante a la del Partido Siempre Opuesto a España y su potencial socio Podemos. El “divide y vencerás” que interesadamente extendió la izquierda a través de esa mayoría de medios próximos a su ideología -prácticamente todos, escritos o audiovisuales- y de la que se aprovechó cada uno de los dos extremos de esas derechas a su manera, consiguió su objetivo y ganó el Dr. Plagio, pero esta vez con la legitimidad que le dan las urnas y no como okupa apoyado por los enemigos de España en un nuevo frente popular. Alea jacta est!

Llegan ahora las posibles quinielas para conformar una mayoría parlamentaria que permita investir a Mr. Falconeti para empezar la “embestida” impositiva que nos espera, hayamos votado lo que hayamos votado, con la cabeza o con las vísceras, uno de los puntos débiles de la democracia, todos los votos valen igual aunque algunos, muchos en esta ocasión, hayan ido a la basura y sólo sirvieran para beneficio del partido más votado, merced a esa injusta Ley D’Hont y sus diabólicas divisiones.

Loading...

La inmediata puede parecer una confluencia PSOE/Podemos, 165 escaños, que podrían completar con nacionalistas de uno u otro color en el temido gobierno Frankenstein o con los escaños de los minoritarios -llegarían a 175-, algunos como el del PRC de Miguel Ángel Revilla, el antiguo falangista cántabro, que se estrena en Madrid, y por supuesto apoyará que no haya que cambiar de nuevo el colchón en Moncloa o el, en principio más moderado PNV, no muy de fiar, pero comprable con dinero y transferencias, al menos en el corto plazo, que después ya mostrarán su deriva separatista. Pero claro, también llevo algún tiempo diciendo que si les daba la suma y pese al brindis al sol de Alberto Carlos Rivera y los suyos de “no pactaré con el PSOE”, se comería con patatas su “firme” decisión y volvería a juntarse con los de Ferraz, como ya hizo tras las elecciones de 2015 en las que “nunca apoyaré un pacto de perdedores” y apoyó al perdedor Sánchez o “nunca pactaré con Rajoy” y lo hizo seis meses después, eso sí “por el bien superior de España”, que justifica su “sacrificio lunar”, creciente o menguante, según convenga a SU causa. Ya sabemos la veleidad del “libertador” catalán y la suma le da, 180 escaños, o sea, que otra cosa habría más lejos que ese “pacto a la ciudadana”, es decir, con quien se ponga a tiro siempre, eso sí, que “no rompa España ni vaya con Podemos”, que sería menos mala que las otras opciones. Mejor susto que pánico.

Tiempo habrá para ir viendo los movimientos de unos y otros que, en cualquier caso y más allá de los juegos florales de los próximos días, no serán serios ni mucho menos definitivos hasta que se deshoje la segunda margarita del próximo 26 de Mayo en las que se decidan los “representantes” -es un decir- autonómicos y municipales. También los europeos, pero eso en España importa menos y no deja de ser un cementerio de elefantes bien pagados como agradecimiento a los servicios prestados o eliminación de compañeros incómodos a los que no se puede eliminar del todo.

Y surge la obligada pregunta de ¿cómo hemos llegado hasta aquí y quién tiene la culpa del ya evidente fracaso del sistema que “nos dimos” los españoles en 1976-78? La respuesta se saldría del alcance de un artículo salvo que lo resumiéramos mucho diciendo TODOS, por acción o por omisión, pero también sería resumir demasiado y no todos tenemos la misma categoría de culpabilidad, así que voy a referirme a lo más obvio e inmediato con algún paso obligado por lo anterior.

Lo más inmediato para muchos, especialmente para bastantes de esas mal llamadas “tres derechas”, en especial para los que votaron a ambos lados del PP -verdes y naranjas-, el culpable es sin duda Mariano Rajoy por la “continuidad” de las políticas socialdemócratas de José Luis Rodríguez.

Claro que la culpa no es sólo de Rajoy, siendo la más cercana y por ello quizás más tangible, pero no olvidemos que los Pactos del Majestic de José Mª Aznar empezaron en el PP las cesiones al nacionalismo, que luego siguieron con el desaprovechamiento de la primera mayoría absoluta que no hizo nada de lo que España necesitaba, Ley de Educación rigurosa y unificadora, puesta en marcha del Plan Hidrológico Nacional, Igualdad de derechos en parejas homosexuales que los hubiera dejado más que satisfechos y tal vez habría evitado el siguiente paso hasta el “matrimonio”, modificación de la Ley Electoral, etc., pero todo quedó para la siguiente legislatura que daba por segura que sería la “continuidad”, para lo que eligió a un sucesor plano, seguramente buen gestor para seguir algo bien programado, lo que hace un buen funcionario, pero en absoluto el líder político que una situación más complicada pudiera necesitar.

Realmente, lo que eligió en su día José María Aznar no era un potencial Presidente del Gobierno sino más bien un “Administrador Concursal” -como muy acertadamente lo definió un amigo hace unos días-. Y de eso ejerció realmente, administró la quiebra heredada de su antecesor sin darse cuenta de que el verdadero problema de España era mucho más que el económico del que, una vez sacados de la crisis y vuelta a la alegría del gasto, la memoria de pez del aborregado pueblo español se olvida pronto, desde el reconocimiento de que nos salvó de la intervención de Bruselas y el consiguiente recorte a la griega de las prestaciones sociales -pensiones, sueldos de funcionarios- eso sí, con una carga fiscal superior a la que pedía entonces Izquierda Unida, pero ganó lo otro: su mala gestión con los presos etarras, el aborto o la crisis de Cataluña después de dos intentos fallidos de golpe de Estado, el primero de Arturo Mas el 9 de noviembre de 2014, y el segundo el 1 de octubre de 2017 que acabó con la fuga de Carlos Picodelmonte y parte de su cuadrilla, sin contar que pareció que se miraba para otro lado ante el despilfarro de las embajadillas catalanas por el mundo sin recortar recursos a los independentistas y cuando por fin se actúa con la aplicación del Artículo 155 se hace de forma muy suave y durante un plazo muy corto.

Como tampoco fue culpa de Rajoy que se celebraran las elecciones de 2004 en el estado de shock de la sociedad española, decisión de Aznar, que debió suspenderlas demostrando no conocer muy bien la idiosincrasia -o tal vez el grado de idiocia- del pueblo que gobernaba. Lo contrario que sí demostró Rajoy respecto al partido que heredaba cuando en Abril de 2008, en Elche, tras perder sus segundas elecciones frente a Zapatero y a la vuelta de su retiro mejicano, ya abducido por el NOM parece, dijo aquello de “El que se considere liberal o conservador que se vaya al partido liberal o al conservador”, y dos meses después fue ratificado como Presidente del PP y nadie se fue salvo María San Gil -la única coherente cuando le desmontaron su ponencia política-, mientras Jaime Mayor Oreja, Esperanza Aguirre, Alejo Vidal-Quadras y otros siguieron, fuera hacía mucho frío.

Y así llegamos al segundo culpable directo en el corto plazo de lo ocurrido el pasado domingo, VOX y su hoy presidente Santiago Abascal. Casi seis años después de aquel nefasto XVI Congreso de Valencia, muy tarde sin duda, y tras la constatación de que la mayoría absoluta obtenida en noviembre de 2011 no respondía a lo que cerca de once millones de españoles esperábamos, se organizaba lo que muchos consideramos como la alternativa para hacer volver a sus orígenes al desnortado Partido Popular. Pero empezó mal, entre otras cosas porque mi querido amigo Alejo se fue tarde del PP y admitiendo en sus filas a un chico ambicioso al que apreciaba y al que generosamente recogió de la calle cuando se caía de la última silla no menos generosa de las que había vivido sin nada destacable los últimos veinte años en el partido, que llegaba con no demasiadas buenas intenciones y que una vez “asegurado” su futuro en el nuevo proyecto también dejaba el PP con una primera demostración de que además de ambición venía cargado de deslealtad como explicaba en mi segundo artículo de la semana pasada y que tras varias zancadillas y una “puñalada” final al día siguiente de las elecciones europeas de Mayo de 2014, se quedó con el proyecto tras la retirada de su auténtico fundador de la batalla por levantar lo que sin duda nació -o al menos eso creímos muchos- como una verdadera alternativa a la derecha liberal conservadora ausente del PP y vino lo que vino, primero la casi desaparición de VOX y, cinco años después, la devolución de la jugada por parte del PSOE al Partido Popular que se la había hecho con Podemos entre 2011 y 2015. Otra “genialidad” política del Sr. Rajoy o de quien fuera de su equipo cuando hubiera conseguido acabar con el PSOE de Pérez Rubalcaba simplemente con cumplir lo que le encargábamos en 2011.

Por supuesto, no podemos dejar atrás como factor importante de esa culpa la decisión de Rajoy de formar un Gobierno en precario tras las repetidas elecciones de Junio de 2016 cuando le hubiera venido mejor, en mi opinión a España -y por supuesto a él-, alargar la inestabilidad unos meses más y convocar una tercera ronda electoral -lo escribí en su día- que sin duda hubieran consolidado un triunfo más holgado, “Pensando más en España que en el partido o en él”, decía hace un par de días Celia Villalobos, una de las purgadas en este nuevo PP. Esa decisión dejaba abierta la posibilidad de lo que dos años más tarde se producía, la suma de todos los enemigos de España para apoyar la ocurrencia del superviviente sin escrúpulos de Ferraz de presentar una moción de censura que acabó como recordaremos con la “transmutación” de Rajoy en bolso, sobre su escaño, en la jornada final de la moción de censura, mientras “ahogaba” sus penas en compañía de algunos fieles en un restaurante cercano a la sede del Ayuntamiento madrileño. Muy lamentable, sin entrar en más detalles, aunque el pluritránsfuga Juan Carlos Girauta, hoy flamante diputado cunero de Ciudadanos por Toledo, insiste en que se podía haber evitado el frente popular si Rajoy hubiera presentado su dimisión o convocado elecciones entonces.
Yo tengo mis dudas y creo que sólo hubiera sido retrasar lo inevitable, pero en cualquier caso eso quedará como un futurible indemostrable ya.

Decía Jesucristo “…sí la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?” (Mt 5,13-16) y no cabe duda de que el PP se volvió soso y cuando parecía que tomaba “sabor” de nuevo ha llegado este golpe derivado del siempre perverso efecto del “divide y vencerás” propiciado sin duda por haber querido hacerse tan progres como los progres y no haber actuado diligentemente contra la corrupción de muchos de sus filas y, no menos importante, por la manipulación de los sentimientos que ha hecho ese “desertor” defenestrado del PP vasco y después de Madrid, un fin en sí mismo, que ha visto cumplido su objetivo. Ya está con su bolsillo asegurado en el presupuesto y necesita menos a sus abducidos y palmeros en general. Empieza el camino de la verdad para los que no quisieron hacer caso de las advertencias que algunos les pusimos en bandeja.

En el PP se impone continuar la limpieza que pedimos desde el cambio y que las urnas han iniciado, seleccionar mejor y cortar definitivamente con el pasado. Y aunque los colaboradores necesarios hicieron lo suyo, alguno reconoció en su tertulia-monólogo que había votado al Partido Popular. Por algo se empieza. El 26 M se puede arreglar algo el desastre del 28 A.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Carta abierta a Irene Montero. Por Carlota Sales

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Irene Montero:

El feminismo no eres tú. El feminismo somos todas. El feminismo soy yo. Yo, que tengo una vida independiente, que me compré MI coche con MI trabajo, que me compré MI casa con MI trabajo, que decido el rumbo de MI vida cómo y cuando me da la gana.

El feminismo soy yo.

Y es la mujer que se levanta cada día a fregar escaleras, a abrir la tienda, el bar o la oficina. Es la mujer que decide tener hijos y la que no. Es la mujer que decide renunciar a su trabajo para cuidar de su familia. Es la que lucha cada día con sus actos y sin hacer ruido, por tener una vida mejor.

Loading...

Y tú no tienes ningún derecho a juzgar ni decidir quien es más feminista o menos. Porque todas lo somos, por el simple hecho de ser mujeres y de querer avanzar en la vida.

Es una vergüenza que tu te quieras apropiar de ese término y tener la exclusividad del derecho a usarlo. Que te quieras apropiar tú y toda la izquierda. Yo no pertenezco a ningún bando inútil de esos que os empeñáis en mantener, para fomentar el odio y mantener así vuestros chiringuitos y modo de vida.

Tú estás algo lejos del feminismo. Tú tienes el puesto que tienes por ser la novia del jefe. No por tu valía ni por tu trayectoria. Si su novia hubiera sido otra, pues otra sería la ministra. Por no hablar de tu odio constante, algo que perjudica al movimiento.
Así que deja de azuzar, enfrentar y maltratar al feminismo. Las mujeres somos mucho más que todo lo que tú vas sembrando por ahí.

El 8M no necesitamos salir a ningún sitio para seguir avanzando. No saldremos porque somos conscientes de la situación en que vivimos, somos responsables, somos solidarias con todas las personas que lo están pasando mal y queremos proteger a nuestros seres queridos.

El 8M recordaremos a todas las mujeres y hombres que hicieron posible que tantas y tantas puertas se abrieran para no volver a cerrarse nunca.

FDO: Carlota Sales

#feminismo
#mujer
#8marzo
#tunomerepresentas

 

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Las píldoras de Pío Moa: A Podemos le vendría mejor llamarse “Las chicas del Coletas”

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

A Unidas Podemos le vendría mejor llamarse “Las chicas del Coletas”

Dicen que el feminismo odia al hombre. No es verdad, odia a la mujer, a lo que la mujer  tiene de específico, empezando por la maternidad. Al varón lo envidia.

Unos corruptos y mangantes se dicen demócratas, y con ese título pretenden abolir las libertades de expresión, opinión, investigación y cátedra, y negar a los españoles el derecho a una información independiente sobre su historia. ¿Entienden su “democracia”?

Dice un embajador de no sé qué que Cuba no es una dictadura. Y no lo es. Es un régimen totalitario. No es lo mismo, aunque para la penosa teoría política que manejan nuestros políticos y periodistas todo se confunda.

Ni a Pedro el del Doctorado le conviene meterse con Pablo el del Master ni a la recíproca. “La política y nosotros somos así, señora”, podrían decir ambos.

Hay algo que une a PP, PSOE y separatistas: el lazo de la delincuencia, de la corrupción.

 

Unos jueces que aceptan ser nombrados por unos partido corruptos, participan de la corrupción.

 

Loading...

Una banda que se autodenomina “Juezas y jueces para la democracia” ya revela en el título que va contra la democracia. Y contra el idioma.

 

Dos fenómenos que definen la república: a) En diciembre de 1930, los republicanos quisieron derrocar la monarquía mediante un golpe militar. Fracasaron, y cuatro meses después estaban en el poder tras unas elecciones ganadas por los monárquicos. b) En octubre de 1934 PSOE y separatistas se alzaron en armas contra la república. Fracasaron, y  dieciséis meses después estaban en el poder tras unas elecciones fraudulentas. Sucesos dignos de honda meditación,  en los que no reparan las historias al uso. Pero en este cuádruple golpe se resume la historia de la república.

 

Cómo pudo la monarquía derrumbarse tan fácilmente?, me pregunta un amigo. Porque no se sentía legítima, respondo. ¿Por qué no se sentía legítima? Por haber perdido el respaldo de los intelectuales y por haber traicionado a Primo de Rivera, que la había salvado in extremis. Lección histórica: hoy, la monarquía corre el mismo peligro, pues proviene del franquismo. Para los enemigos de España y de la libertad, ese origen la deslegitima, y vemos a los monárquicos jugando a hacerse también los antifranquistas. 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

El ocaso de Europa se resume en el adagio: «Dime a quién no puedes criticar y te diré de quién eres esclavo»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Compartidos

En la pseudo cultura mass mediática, supuestamente, se puede hablar de todo y criticar a todos. Sin embargo, a poco que uno se detenga en leer los miles y miles de comentarios y juicios diarios que aparecen publicados, las críticas giran siempre sobre los mismos personajes y los mismos asuntos.

El lugar común de la crítica es amplio pero no pasa de los mismos temas: Trump, los terroristas islamistas, los curas pedófilos, los gobiernos que están en contra de los gay y el aborto…

Loading...

Pero, ¿qué es lo que no critican? A personajes como Barack Obama, que fue premio Nobel de la Paz apenas asumió el cargo y que puso fin a sus ocho años de gobierno con el récord de ser el presidente de EEUU que más bombas lanzó y que dejó como regalo al mundo la creación del Estado Islámico, Isis, o mejor, Daesh.

La pseudo cultura mass mediática rechaza el argumento de que no se es ciudadano de un país por el documento sino por participar del ethos nacional del mismo. No existió ni puede existir inmigración sin integración.

Tampoco critican a los cientos de rabinos pedófilos que andan sueltos por las grandes ciudades de Occidente. En Nueva York fueron condenados a cadena perpetua cuarenta y cinco de ellos hace poco tiempo.

Otro tema tabú es la desaparición progresiva de la población autóctona en muchos países europeos, fruto entre otras cosas de las prácticas abortistas y de la ruptura del núcleo de la unidad familiar. Francia, España y Alemania son los ejemplos más graves.

Se critica a los narcotraficantes pero no el consumo de drogas. Se critica el imperialismo de las transnacionales, pero no el imperialismo internacional del dinero. Nadie es encarcelado por criticar a Coca Cola o a Ford, pero sí puede serlo si critica a los banqueros sionistas que manejan gran parte del mundo a su antojo.

La pseudo cultura mediática ha consolidado en estos últimos treinta años un pensamiento único que se impuso monolíticamente, donde cualquier tema tiene una receta o un relato que lo explique y sea adoptado por todos. El ejemplo clásico es hoy la defensa de la democracia y los derechos humanos, sobre el cual nadie puede estar en contra porque se expone a ser considerado un nazi en potencia. Sin embargo, la mayoría de las democracias occidentales son solo democracias formales o procedimentales. A Maduro no se leo critica por los 150 jóvenes que mató en dos meses de manifestaciones, sino porque clausuró el Congreso.

En cuanto a los derechos humanos, a esta pseudo cultura mediática no le interesa tanto resaltar la falta de derechos sociales a que están sometidos muchos pueblos, como el derecho al trabajo, a la educación, a la justicia, a las vacaciones, a la salud, sino los derechos subjetivos de las minorías: el matrimonio gay, los hijos por encargo, la comunión de los divorciados y las mil demandas del mundo burgués.

Cuando los yihadistas cometieron la masacre en Barcelona en el verano de 2017, el ex presidente Rajoy habló de defender la democracia y los derechos humanos. ¿Y qué importancia tenía, en medio de la tragedia, la democracia y los derechos humanos? Lo que quieren las víctimas que quedaron con vida y millones de europeos es la expulsión del territorio nacional de todos aquellos yihadistas que viven en  nuestro país, incluidas sus familias. Claro está, esto es políticamente incorrecto y ningún gobierno lo va hacer. Y si lo intentaran, la prensa y los partidos progresistas se opondrían con uñas y dientes.  Si hasta el mismísimo Papa Francisco compró el mensaje de la prensa progresista cuando afirmó que la seguridad personal de los inmigrantes que están llegando ilegalmente a Europa estaba por delante de la seguridad nacional de los Estados que los reciben. Solo falta que termine echando la culpa a los cristianos por los atentados de que son objetos casi a diario. Todo se andará.

En Europa se cumple así el adagio: «Dime a quién no puedes criticar y te diré de quién eres esclavo».

 

Alberto Buela/AD.-


Comparta este artículo.
  •  
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

La Wikipedia MIENTE. MANIPULA. TERGIVERSA Y ENGAÑA: Wikipedia: cancelación, agitación y propaganda socialista

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Un sistema “moralmente superior” que asesinó a no menos de 100 millones de inocentes el siglo pasado, indignaría a quien lo sepa. Y obviamente el objetivo es que casi nadie lo haga

La lucha por la neutralidad de la Web se perdió hace décadas. La regulación que emergió en la última década del siglo pasado es pésima. Y ahora vemos las consecuencias. Derogar lo peor, no sería más Estado, ni más regulación, sino menos. Pero no sería la mejor solución. Parte de lo que se legisla y reglamentó era indispensable para las operaciones comerciales y las comunicaciones en la Web.

El problema es que en lugar de garantizar la neutralidad, se garantizó –voluntaria o involuntariamente– la impunidad del abuso de posiciones de dominio. Con propósitos económicos e ideológicos. Y en un Silicon Valley en el que prevalecía, entonces ya, lo que hoy denominamos cultura woke, eso garantizaba la imposición de lo que ya prevalecía entonces en la academia como futura cultura de la cancelación.

Loading...

Advertía Denis Prager en el documental de 2019 “No Safe Spaces”, al imponerse en las grandes tecnológicas se extenderá a todas partes y alcanzará a todos.

El problema de Wikipedia

Como profesor vengo notando el problema del creciente, y cada vez más abierto sesgo socialista en Wikipedia hace años. No me sorprendió que el cofundador de Wikipedia, Larry Sanger, en una reciente entrevista a Fox News denunciara que muchas páginas de Wikipedia se han transformado en ejercicios de defensa de la izquierda totalitaria.

Sangler afirmó que el amplio esfuerzo colaborativo abierto del árbol de artículos está completa e irremediablemente roto por el socialismo más radical. “Los tiempos del compromiso de Wikipedia con la neutralidad quedaron atrás”, sentenció Sanger agregando que “El sesgo ideológico y religioso de Wikipedia es real y preocupante, especialmente en un recurso que muchos siguen tratando como una obra de referencia imparcial”.

Es curioso, hace al menos 10 años les digo a mis alumnos que, aunque siga siendo útil como un primer recurso, Wikipedia no es neutral, ni imparcial, ni confiable en esos temas.También acostumbro explicarles que no se trata de una conspiración, sino de esfuerzos voluntarios incansables de fanática desinformación de quienes creen, a la manera de Marcuse, que todo lo que favorezca a la izquierda debe ser tolerado y todo lo que favorezca a la derecha, censurado. Es la cultura política que prevalece entre los editores voluntarios de Wikipedia, y cancelarán a cualquiera que no la comparta para controlar estrechamente la edición de páginas sobre temas que afectan al socialismo, de una u otra forma.

Admito que un esfuerzo colaborativo abierto puede ser penetrado fácilmente por organizaciones ad hoc, equivalentes al “50 cents army” del totalitarismo chino. Pero incluso sin eso, el problema sería exactamente el mismo. Igual que en las universidades, los socialistas radicales totalitarios tomaron el control. Lo ejercen mediante la cancelación. Y nada ni nadie está dispuesto a enfrentarlos.

Lo que Sanger denuncia es que poco a poco los editores –voluntarios con capacidad de auto-organizarse para controlar las reglas del árbol de artículos en la dirección que desean– han ido incrustando  propaganda socialista y ocultando hábilmente los crímenes del socialismo real. Y hablamos de la primera fuente de consulta de estudiantes y profesores de todo el mundo.

La forma en que operan los editores de la cancelación en Wikipedia deja claro su paciente esfuerzo sostenido, claros objetivos compartidos, creciente organización en la cooperación espontánea. Y, lógicamente, su acumulada experticia. Tienen un profundo conocimiento de la forma en que el usuario promedio emplea la herramienta. Y de cómo manipularla para lograr sus objetivos ideológicos.

No necesitan borrar lo que desean invisibilizar, sino desplazarlo de las páginas principales, minimizarlo –eventualmente matizarlo y ponerlo en duda– pero sobre todo arrojarlo a secciones apartadas de consulta adicional, a las que se llega por recónditos enlaces que casi ningún usuarios regular llegará a usar. Pueden afirmar que todo está ahí. Sin que esté a la vista de los estudiantes que consultan. Y ese es su objetivo.

Todo lo relacionado con las dos páginas principales “socialismo” y “comunismo” abarca al momento en que escribo unas 28 mil palabras. Y quien no profundice en recónditos enlaces no encontrará nada sobre los genocidios –y otros crímenes– de los totalitarismos socialistas y comunistas.  La “neutral descripción” que primero verán –desde niños y adolescentes, hasta jóvenes en formación que son la mayor parte de los usuarios –y eso incluye a maestros y profesores, especialmente los más jóvenes– tiene tan poco de neutral que no puede ser calificada sino de pura y simple propaganda. Al momento en que escribo afirma wikipedia que:

“Una ideología socialista critica los males e injusticias del capitalismo (como la distribución desigual de la riqueza, la feroz competitividad en el mercado, la coacción de ciertas libertades, la debilitación de la democracia o la incapacidad de autorrealización y desarrollo humano, etc.) trascendiendo por un sistema socioeconómico moralmente superior”.

Wikipedia

Un sistema “moralmente superior” que asesinó a no menos de 100 millones de inocentes el siglo pasado,  indignaría a quien lo sepa. Y obviamente el objetivo es que casi nadie lo haga. “La omisión de asesinatos masivos a gran escala, trabajo esclavo y hambrunas provocadas por el hombre es negligente y profundamente engañosa” explicaba el economista Bryan Caplan, estudioso de las atrocidades del socialismo.

La chino-americana Lily Tang Williams, que vivió la revolución cultural de Mao, explica que está indignada por el enfoque de Wikipedia sobre el comunismo chino “Pasé por los 10 años completos de la Revolución Cultural de Mao, cuando era niña. (…) Por supuesto que me lavaron el cerebro, simplemente no sabíamos la verdad, era como vivir en un campo de concentración. Cada mañana a las 6:30 se encendía un altavoz e intercalaba “noticias” con cánticos al presidente Mao. El principal recuerdo de mi infancia (…) es que teníamos hambre todo el tiempo.”

Y claro “¿Qué pasa con los estudiantes, que ahora no sabrán la historia real de lo que pasó? O incluso los profesores que no lo sabrán” se pregunta Tang, voluntaria en las escuelas de Estados Unidos para enseñar a los niños sobre la historia del comunismo en China. Y su experiencia personal en la tragedia.


Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »