Connect with us

Economía

El rescate de la banca española

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

José A. Benitez Salas.- La banca Española siempre ha sido una banca mixta, nunca ha existido separación formal entre banca de inversión y banca comercial, con unas características particulares por la propia idiosincrasia de la sociedad española, prudente y conservadora. Por ello la crisis financiera de 2008 también le ha afectado también de forma diferente.

El sistema bancario español estaba conformado por la Banca y las Cajas de Ahorro y dentro de estas últimas, las Cajas de Ahorro propiamente dichas y las Cooperativas de Crédito.

Las Cajas de Ahorro, creadas a finales del s. XIX, fueron un ejemplo de labor económica, social y de gobernanza. Eran gestionadas por Consejos en los que participaban los principales agentes económicos y sociales de la comunidad donde operaban. Aunque inicialmente tenían limitadas sus actividades financieras la reforma de Fuentes Quintana de 1977 las equiparó a los bancos.

Tras la crisis bancaria 1977-1985 la banca española inicia un importante proceso de crecimiento y consolidación a la vez que se empiezan a incorporar los primeros peones de la política en las Cajas de Ahorro. Con unos tipos de interés al alza la cuenta de resultado de la banca iba viento en popa por lo que el proceso de crecimiento se realizó mediante la creación de una red sobredimensionada de oficinas y un uso intensivo de Recursos Humanos que disparaban los costes fijos, pero asumibles en un entorno de altos tipos de interés. La automatización informática de los procesos no era prioritaria.
Se cuenta que cuando le ofrecieron los CDOs (Collateralized Debt Obligation- Obligación de Deuda Colateralizada es un producto financiero respaldado por activos estructurados originalmente desarrollados como instrumentos para los mercados de deuda corporativa) americanos al patriarca de la banca española, Emilio Botín, este los rechazó de plano porque no los entendía. El resto de la banca española, gregaria y corporativista, siguió su ejemplo.

Pero tampoco podían quedar al margen de la carrera que se estaba produciendo en los mercados de capitales que no era otro que “trocear” y colocar a inversores la deuda hipotecaria generada por el sistema en un círculo vicioso para alimentar la cuenta de resultados (carry trade).

En su lugar la banca española procedió a la TITULIZACIÓN de activos (Préstamo Hipotecarios) que, sin llegar a la sofistificación de los CDO americanos, consistía simplemente en vender la deuda hipotecaria generada a través del mercado global de capitales en “paquetes” sin “trocearla” recuperando recursos para volver a iniciar el procedimiento.

Cuando, con el estallido de la Crisis en 2008, se hunde el mercado interbancario de capitales la banca se encuentra sin más liquidez que su Capital Social y sus Reservas, una ingente cantidad de promociones inmobiliarias terminadas o sin terminar (ladrillo) a la que es imposible darle salida sin pérdidas y una significativa deuda en el mercado interbancario que no se renovaría.

Aunque todo el sistema sufría de una falta de liquidez extrema, las Cajas de Ahorro resultaron ser las peor paradas.

Cuando su nefasta gestión se manifestó en el balance, intentaron una huida hacia adelante, diseñando productos financieros falsamente asimilables al capital social (Acciones Preferentes) que colocaron indiscriminadamente a los depositantes, todo ello auspiciado y amparado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Ante la más que probable quiebra de la totalidad del sistema bancario se produce la intervención del Estado.

Mediante ampliaciones de capital el Estado hizo suya la deuda (Rescate Bancario) de las Cajas trasladándola al contribuyente e inició un ambicioso plan de obras públicas (Plan E) financiado con más deuda pública como establecía el clásico modelo keynesiano.

El Banco Central Europeo, por su parte, rebajó los tipos de interés a cero para aliviar el servicio de la Deuda Pública (Zero Interest Rate Policy-ZIRP) y favorecer el crédito, proporcionó liquidez a la banca a cambio de deuda con máxima garantía, imprimió moneda (QE) e impuso nuevas regulaciones tanto administrativas como de capital.

Sin embargo, estas medidas no produjeron la esperada reactivación del crédito ni mejoraron las rentabilidades bancarias porque los recursos proporcionados, ante la falta de un mercado interbancario, se colocaban en nueva deuda pública con escaso interés pero máxima seguridad en un nuevo círculo vicioso.

El negocio primordial de la Banca, la Compra-Venta de Dinero, no funciona cuando el precio del dinero (Tipo de Interés) es cero. Apenas si alcanza el umbral de rentabilidad. Coloquialmente hablando nadie vende duros a cuatro pesetas.

Ante esta situación lo único que se podía hacer era aumentar el tamaño de los bancos para obtener sinergias y ganar en eficiencia. Fue el inicio de las Fusiones Bancarias alentadas, cuando no impuestas, por los propios Bancos Centrales y en el que aún nos encontramos.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Economía

¿A quién le interesa hablar de recesión en Estados Unidos?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los medios tradicionales de EEUU han comentado muy poco el considerable crecimiento económico de los primeros años de la administración de Trump. El odio a este presidente supera la responsabilidad que tienen los medios de informar al pueblo americano de lo bueno, malo y feo del gobernante. Se concentran en lo malo y feo, aunque requiera manipulación.

El Premio Nobel de Economía Paul Krugman, ahora convertido en activista político de The New York Times, escribió un artículo justo después de la elección de Trump, en el 2016, afirmando que Trump causaría una recesión. En otro artículo reciente, Krugman escribió que “el dinero inteligente cree que Trumponomics (la política económica del Gobierno Trump) es un fracaso”. Su predicción de la inminente llegada de una recesión se basa en el dato de que los bonos de inversión tienen la curva de rendimientos invertida. El rendimiento a plazo corto es superior al rendimiento a plazo largo. Según Krugman, que también anunció fallidamente en su momento la quiebra del euro y el rescate de España, este factor ha pronosticado una recesión seis veces en los últimos nueve casos.

En diferentes momentos, Larry Summers, economista de Obama, y Krugman declararon que creer en un crecimiento del 3% del PIB era como creer en hadas. Ambos economistas son muy críticos del “supply side economics” (economía que favorece a la producción a base de reducción de impuestos y regulaciones) aunque Reagan obtuvo un crecimiento económico excelente basando su política económica precisamente en esta misma teoría. Ahora cuando ambos economistas fueron contactados en el momento en que el PIB alcanzó dicho crecimiento desde el último trimestre del 2017 hasta el último del 2018, rehusaron responder. Está muy claro que hoy día la política está entrelazada con demasiadas profesiones.

Y es que una cosa son las predicciones y teorías y otra los datos reales. El Ministerio de Trabajo ha publicado los últimos números del paro y estamos a records históricos mínimos de desempleo: 3.7%. Los negros y los latinos tienen las tasas de paro más favorables de la historia y la diferencia del paro entre los blancos y los negros es la más pequeña que se ha medido en la historia del país. Hay seis millones en el paro, que es el número más bajo desde el 1975, aún teniendo un 60% de la población de hoy. Igualmente, el número de la población laboral con trabajo es el más alto de la historia, con 165 millones de personas trabajando. También la participación laboral ha subido del 62.9 al 63.2% y con ello los salarios, en un 3%. La media de las entradas de dinero de una familia en EEUU fue de $58.800 en el 2016 y la del 2018 fue de $61.200.

Las diferentes mediciones que hay sobre la confianza del consumidor también se hallan cerca de los máximos históricos.

Hay que tener en cuenta, que durante la administración de Obama, debido a la recesión del 2008, contó con numerosas medidas de estimulación económica por parte de la Reserva Federal. Desde estímulos multimillonarios, a créditos con 0% de interés, a la impresión de grandes cantidades de dólares. Por el otro lado, la economía de Trump ha sido objeto de ocho incrementos de interés, hasta llegar al 2.5%.

Obviamente, la RF sube los intereses cuando la economía es saludable con el propósito de evitar un recalentamiento o burbujas y mantener un crecimiento estable. Primordialmente debido a su guerra de tarifas con China, Trump quiere que bajen los intereses, ya que crearía condiciones favorables. Ningún otro presidente ha presionado como este a la RF, que se considera una entidad independiente. Y el no-muy-tímido de Trump, en otro de sus típicos tuits, acusó a la RF junto con China como los enemigos Nº1 de EEUU. Hay argumentos por ambos lados sobre la razones con las que ha actuado, pero su presidente, Jerome Powell, decidió rebajar algo recientemente los intereses alegando que la inflación era sólo del 2%. En una rueda de prensa, J. Powell también dijo que la economía estaba en un estado muy saludable y que las posibilidades de una recesión a plazo corto eran remotas.

Viendo toda esta situación, ¿cuál es la razón por la que los medios y los políticos auguran una recesión?

La explicación es sencilla. Ninguno de los presidentes en ejercicio que haya tenido una economía saludable durante la re-elección ha perdido su cargo. En mi opinión, Trump podría ser una excepción (por razones demográficas), pero minimizando o descalificando su economía se perjudicaría aún más sus probabilidades.

(La Tribuna del País Vasco)

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

Reino Unido alerta a Gibraltar: un Brexit duro provocaría problemas en el traslado de alimentos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, ha advertido este miércoles a Gibraltar de que un Brexit caótico provocará una interrupción del suministro de mercancías y retrasos de más de cuatro horas en la circulación de personas en la frontera.

Estas advertencias figuran en los documentos internos de la denominada ‘Operación Martillo Amarillo’, el plan de contingencia para un Brexit duro que el Ejecutivo británico ha publicado este miércoles, como le había reclamado el Parlamento.

En el mismo, se alerta sobre una interrupción en el traslado de alimentos, medicamentos y el transporte transfronterizo de residuos, así como el paso de trabajadores, residentes y turistas al otro lado de la frontera.

Además, los servicios transfronterizos y el flujo de datos también se verán afectados. Estos retrasos afectarían “negativamente en el largo plazo” a la economía del Peñón, que no habría invertido en planes de contingencia “pese a la prórroga para la salida” de la Unión Europea.

En este sentido, el documento expresa sus dudas acerca de que Gibraltar no haya aprobado toda la legislación necesaria en el caso de que no haya un acuerdo para la salida ordenada del Reino Unido, lo que podría provocar “lagunas legales” y ciertos “riesgos”.

Las previsiones del Ejecutivo gibraltareño, según detallan los documentos internos de la ‘Operación Martillo Amarillo’, son más optimistas que los del propio Reino Unido. “Gibraltar prevé retrasos significativamentes menores en la frontera”, aseguran.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

España no es Alemania

Published

on

John de Zulueta
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Yolanda Gómez (R) “Tenemos que ser un poco alemanes”, aseguraba esta mañana el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta. Igual que en Alemania se juntan izquierda y derecha, en algún momento nuestros políticos tendrán que tener la madurez de pensar en un Gobierno para todo el mundo”, ha argumentado.

Y es que en el escenario actual, lo que más temen los empresarios es un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Los 10 meses de gobierno de Sánchez, apoyado por el partido de Iglesias, ya han mostrado cuál sería el camino: gasto, gasto y más gasto, y para compensar, subidas de impuestos, especialmente a las empresas.

Ante este escenario, no es de extrañar que los empresarios aplaudan que no se hayan aprobado los presupuestos del PSOE y se hayan prorrogado los de Montoro… Son necesarias reformas, pero si las que se hacen van a paralizar todavía más la economía “mejor que nos quedemos cómo estamos”. Y yo comparto el argumento.

La pregunta es si una repetición electoral, como la que pide el Círculo, y a la que todo indica que nos dirigimos, va a aclarar la situación. Mucho me temo que el escenario sería parecido. Lo único que puede variar, y en lo que confía el mundo económico, es la posición de Ciudadanos. Quieren que el partido de Rivera apoye a Sánchez, actuando así de freno en las políticas de dispendio socialista, y en las posibles cesiones al separatismo.

No sería una mala opción si el reparto de escaños se mantiene como prevén las encuestas, pero mucho me temo que España no es Alemania, y que Rivera tiene otros planes.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Recomendados

Anuncios
Advertisement
Advertisement
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: