Connect with us

Colaboraciones

¡FELIZ ESPAÑA NUEVA!

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- Españoles, españoles todos: cuando nuestra Patria está a punto de franquear la puerta de un nuevo año, aprovecho la ocasión para desearos con toda franqueza que vuestros sueños, deseos e ilusiones encuentren en el próximo año una franquicia plena en España, a la vez que manifiesto francamente mi esperanza de que los patriotas ejecutemos un golpe franco perfecto a los golpistas, separatistas, comunistas y traidores, que lleve a nuestra amada Patria a arribar el próximo año a un seguro puerto franco, que nos convierta de nuevo en la España una, grande, libre y franca que todos soñamos.

Como obsequio a todos, os dejo aquí un vídeo elaborado por mí sobre nuestro Caudillo que, francamente, seguro que os gustará. ¡FELIZ ESPAÑA NUEVA!

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

La república era esto

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Salvador Sostres.- La república era esto. Las supuestas sonrisas han acabado ardiendo como siempre Cataluña ha acabado despertando de la ensoñación de que es un pueblo pacifista. Sangre y fuego, violencia estéril, muy mediocre en forma y fondo, que nunca la llevó a conseguir más sino a perder lo que tenía. Se repite la Historia. Se repiten los errores. Se repite la derrota.

Éste ha sido siempre el fin de trayecto del catalanismo político cuando enloquece en el “todo o nada”. Los inconscientes de Convergència y Esquerra dejando las calles en manos de estos vándalos son los inconscientes de la Lliga confiando en que la FAI sería más catalanista que asesina, hasta que comprobaron su error en las cunetas de la Rabasada, con un tiro en la nuca.

La destrucción y la violencia de estos energúmenos no llevará a absolutamente nada. Agitación “afterwork”, escandalosa pero muy estúpida, sin un propósito realizable, que sólo crea alarma y rechazo, y desde luego esta vez han perdido el relato. Si el 1 de octubre algunos creyeron que podrían cambiar las cosas, y en algún momento llegó a parecerlo, ayer nadie quería cambiar nada y sólo fue una jornada de esfínteres abiertos.

Las hogueras de anoche en Barcelona no fueron ninguna revuelta popular sino los cafres de siempre con sensación de barra libre, los delincuentes habituales alentados por su Govern en lugar de ser perseguidos y detenidos como ocurriría en cualquier democracia estable. Las barricadas y las hogueras que se vieron en el Ensanche es la locura final de un movimiento que se ha quedado sin ideas y sin camino y que ya sólo vive de evacuar los residuos.

Desde la zona noble de la ciudad se veían subir al cielo deprimentes columnas de humo negro: alguien quiso compararlas con la Semana Trágica, pero lo que entonces tuvo un objetivo claro, ayer era sólo el altercado por el altercado, dirigido desde Waterloo y azuzado por San Jaime. La república era esto y aunque son incidentes deplorables hay que agradecer que por fin se hayan mostrado cómo son en todo su esplendor. Lo de ayer es lo que yo he tratado de explicar a mis amigos independentistas “de buena fe” -no me dejan ya más remedio que, la buena fe, tener que entrecomillarla-, y que es lo que va a condenarles no sólo a la derrota y a la frustración sino a dolorosas consecuencias personales. Lo de ayer es lo que siempre acaba pasando cuando el nacionalismo abandona el pragmatismo y se le va la mano.
Las imágenes tenían algo de dramático pero eran el principio y el fin de lo que mostraban. No hay fondo, no hay estrategia, no hay inteligencia, no hay valentía para nada más que no sea quemar plásticos y jugar a hacerse el revolucionario atacando a la Policía. Puede que las cosas empeoren antes de mejorar, esta noche o la del jueves, pero sobre todo el viernes y el fin de semana. El independentismo verá lo que hace, verá cómo cuida su imagen cada vez más deteriorada, y esta vez entre sus propias bases, y verá hasta qué punto quiere perjudicar al conjunto de los catalanes con actuaciones que todo el mundo sabe, y ellos los primeros, que más allá de las aparatosas molestias, no conducirán a nada.

Ayer fue un día más o menos normal en Barcelona. Los cuatro estudiantes que cortaban algunas carreteras se tapaban la cara pero no para atacar a la Policía sino porque estaban las televisiones obteniendo imágenes y no querían que sus padres les vieran haciendo pellas y les soltaran dos bofetadas al volver a casa. Todo estuvo calmado hasta que a partir de las 9 -indignación afterwork, esto son nuestros revolucionarios- empezó la fiesta de final del día, que acabó a la hora en que los muchachos se retiraron sobre las 2 para ir a dormir, que hoy hay que ir a trabajar. Nada: hasta Dry Martini cierra más tarde.

Esto era la república y sus sonrisas: si alguien pensó que con esta gente y con estos pasos se podía construir un Estado, yo entiendo que “sediciosos” es la manera educada que el juez Marchena ha encontrado de decirles a todos ellos: “sois unos imbéciles de remate”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

La hora de los traidores

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Ángel Manuel González Fernández.- Quién no ha escuchado o leído en estos últimos años a esos traidores y mercenarios (cobran por ello en los medios de comunicación) eso de: “Si Cataluña se quiere separar de España que se separe y así todos estaríamos mejor”. “Si las Vascongadas se quieren separarse de España …”. “Si Galicia se quiere separar de España…”. Esos traidores mercenarios quieren que creamos que el proceso iba a ser igual que lo sucedido entre Chequia y Eslovaquia, o más recientemente Montenegro; es decir, una ruptura definitiva y amistosa, algo así como esos matrimonios que se divorcian pero siguen siendo muy buenos amigos.

Pero hay dos cosas que esos traidores y mercenarios no quieren decir:

a) Que la ruptura seguiría produciéndose por la parte más débil o cobarde.

b) Que desaparecía toda legitimidad para dirigir, organizar o liderar nada.

a) En el supuesto que se produjera la secesión de Cataluña, no sería el fin de nuestros males sino el comienzo de males mayores. Cataluña no reclamaría a Francia su parte norte, por lo que lucharía sería por apoderarse de las Baleares, parte de Aragón, Valencia, y así hasta San Pedro del Pinatar. ¿Qué problema ha causado a Francia que antes tenía frontera con las provincias catalanas y ahora la tiene con las veguerías?

Las Vascongadas no reclamarían los territorios vascos del otro lado de la frontera, su pretensión sería Navarra, territorios cántabros, burgaleses y riojanos. Galicia la liaría con León por los territorios maragatos. Después vendrían las subdivisiones: Gijón no querría someterse a Oviedo, ni León a Valladolid, Andalucía se partiría como mínimo en dos zonas, Vegas de Arriba no querría saber nada de Vegas de Abajo; y así podríamos seguir hasta retornar al pasado, a la España de 1873 rota en cuarenta naciones.

b) En una España destrozada, en unos restos de la Cosa no habría más legitimidad que la anarquía, cualquiera y nadie tendría derecho a dirigir, organizar y liderar en nombre de nada ni de nadie.

Cuando España estaba enfrascada en destrozarse en cuarenta naciones, Inglaterra y Escocia disputaban en 1873 su primer partido de fútbol y que según las crónicas finalizó a cero goles. Puede que siguiendo el ejemplo anterior los traidores digan que no pasa nada si se celebra un partido de fútbol entre España y Catalunya; pero eso es imposible. Catalunya podrá jugar contra Euskalerría, Breogán, Magerit , La Mancha o la Cosa, pero nunca contra España porque España ya no existiría.

Para que comprueben como se las gastan nuestros fanáticos secesionistas, hace casi 80 años se apareció la Virgen en tierras vascas hablando en euskera (ver los temas: “Una Señora guapísima” anunció en 1933 la Guerra Civil española”, “El rechazo a las apariciones de la Virgen en Ezquioga y sus consecuencias en el pasado, presente y futuro” y “España destrozada: cuatro apuntes”), y los secesionistas emocionados la recibieron con los brazos abiertos, hasta que en perfecto español la Virgen dijo que no sólo venía a salvar a las Vascongadas, sino también a España y al Mundo. Entonces los fanáticos secesionistas con su clero a la cabeza mandaron a la Virgen a la mierda, en el mismo tono y énfasis que lo dijo en su día el actor Fernando Fernán Gómez.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Una pregunta a Pedro Sánchez

Published

on

Cárcel de Lledoners
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La Justicia depende de un tribunal y sus circunstancias. A los siete magistrados ya los conocemos, pero conviene tener en cuenta la necesidad de unanimidad y detenerse en la pobre legislación existente. Algunas preguntas:

  1. ¿Quién descafeinó la tipificación del delito de rebelión en la reforma del Código Penal (artículo 217 del CP de 1973)? El biministro Belloch, y el presidente González, en 1995.

  2. ¿Quién eliminó del Código Penal el delito de referéndum ilegal (artículo 506 bis)? El ministro Alonso y el presidente Zapatero, en 2005. Aquella medida había sido aprobada a finales de 2003 y contribuyó frenar el plan Ibarretxe.

  3. ¿Quién decidió entregar la competencia sobre las cárceles a Cataluña? El ministro Barrionuevo, y el presidente González, en 1983.

  4. ¿Quién decidió trasladar a los políticos independentistas presos a la cárcel de Lledoners, en Barcelona? El ministro Grande-Marlaska, y el presidente Sánchez, en 2018.

El elemento común a estas cuatro decisiones políticas es que fueron adoptadas por ejecutivos socialistas.

Ahora que nos gobierna otro presidente socialista y que hay elecciones el 10 de noviembre, conviene hacer una última pregunta tras un breve preámbulo:

Dado que los políticos sediciosos (¡se acabó lo de los políticos presos!) dormirán en una cárcel catalana bajo administración de la Generalitat, es posible que vean la luz del sol antes de la cuenta. Sólo en el caso de que la autoridad penitenciaria decidiera cambiarles antes de tiempo a un régimen de semilibertad (al tercer grado) la decisión sería recurrida y acabaría en manos del Tribunal Supremo, que previsiblemente la revocaría. Pero antes de traspasar esa línea roja hay al menos tres atajos que permitiría a los sediciosos empezar a salir a la calle: un permiso regular para un fin concreto, como el de Urdangarín (artículo 117); una actividad puntual como la de los etarras arrepentidos a los que un juez permitió hace unas semanas una visita cultural en el día en Logroño (artículo 114), o permitir a un recluso en segundo grado disfrutar de beneficios propios del tercer grado (artículo 100.2). Estas tres últimas decisiones, en caso de recurso, no acabarían en el Tribunal Supremo.

Por tanto, la pregunta final es: ¿está dispuesto Pedro Sánchez, del Partido Socialista, a aplicar el artículo 155 para recuperar ya mismo la gestión de las competencias penitenciarias, de forma que las decisiones sobre el cumplimiento de condena de Junqueras y compañía no las tome un empleado de la Generalitat, sino el Ministerio del Interior?

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: