Connect with us

Economía

La economía española crecerá 4 décimas menos de lo previsto, según el Banco de España

Published

on

Banco de España
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La economía española va bien, pero menos bien y seguirá así hasta 2021. El Banco de España acaba de revisar sus previsiones sobre el crecimiento del PIB. En junio, estimaba que subiría un 2,4%, pero a partir de hoy entiende que crecerá 4 décimas menos y se quedará en el 2% a finales de 2019. Algo parecido, aunque en menor medida, ocurrirá con el empleo, que solo aumentará un 1,8%, frente al 2% de las previsiones anteriores. De hecho, el Banco de España ha detectado un empeoramiento de “los indicadores coyunturales recientes”. Esto significa que la afiliación a la Seguridad Social se desaceleró entre mayo y agosto y que el paro registrado dejó de caer durante el verano. A pesar de todo, el empleo crecerá, aunque de una forma mucho más moderado, hasta 2021, cuando los expertos de la Institución Monetaria calculan que el paro podría haber bajado hasta el 13% de la población activa.

Las nuevas previsiones del Banco de España, presentadas públicamente por Óscar Arce, director general de Economía y Estadística, intentan sortear el pesimismo, pero al mismo tiempo diseñan un escenario con más dificultades y advierten de los nubarrones económicos que surgen en el horizonte. El Banco de España explica la desaceleración por tres motivos externos y uno interno. Los primeros son las tensiones comerciales internacionales y los riesgos geopolíticos, como el reciente ataque las refinerías saudíes. A ellos hay que añadir la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y que la recuperación de los mercados exteriores es menos intensa de lo esperado. En el capítulo interno, el Banco de España entiende que “persiste un elevado grado de incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económicas y de la adopción de medidas que permitan elevar la capacidad de resistencia de la economía española ante un posible empeoramiento del contexto macrofinanciero global y aumentar el crecimiento potencial”.

Óscar Arce considera que “la incertidumbre nunca es amiga de las decisiones económicas” y además cree que “no hemos sacado partido de una situación óptima para hacer reformar” y reducir las debilidades de la economía española. Defiende que los últimos años, con crecimientos robusto y superiores a los de los principales países del euro, han ofrecido una oportunidad ideal para abordar algunas reformas que, sin embargo, no se han adoptado y, como ejemplo de debilidades, el Banco de España incide en el “todavía elevado nivel de deuda púbica, que hace que las finanzas públicas españolas sigan presentando elementos de vulnerabilidad ante eventuales perturbaciones económicas”.

En resumen, la economía española todavía va bien, pero cada vez menos y la tendencia es claramente a la baja.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Economía

El comentario de Amancio Ortega a las acusaciones de Iglesias sobre las donaciones contra el cáncer

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El fundador de Zara, Amancio Ortega, batirá su propio récord al donar este año más de 100 millones de euros, la mayoría a la lucha contra el cáncer, algo que criticó vehemente el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y muchos de los altos cargos del partido.

Desde el abrazo de Pedro Sánchez con Iglesias tras firmar el preacuerdo para formar un gobierno de coalición, los mercados se han visto alterados. La Bolsa española cerró este martes con una fuertes caídas nada más conocerse el anuncio.

Este pacto entre los socialistas y la formación morada podría castigar al mundo empresarial. Sin embargo, Inditex se encuentra dentro de la excepción. El pasado 6 de noviembre Amancio Ortega repetía como el español más rico del mundo con 63.000 millones de euros, 5.000 más que el año pasado, según la revista Forbes.

El fundador de Inditex se ha visto envuelto en numerosas polémicas, involuntariamente, tras realizar donaciones millonarias a la investigación contra el cáncer. El secretario general de Unidas Podemos criticó al empresario, tanto en redes como en televisión, la actitud que estaba teniendo. “Una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios”, afirmó Iglesias.

Ortega no suele hacer declaraciones públicas ante los medios y menos por cuestiones políticas. En cambio, sí trata estos temas con sus amigos cuando se encuentra con ellos en un club coruñés habitual al que acude a desayunar con frecuencia. “Hay que entender a Pablo Iglesias, el sabrá por qué lo dice, sus razones tendrá para criticarme”, así restó importancia Amancio Ortega a las declaraciones de Iglesias, según afirma un amigo al diario El Mundo.

El empresario relativiza todo el alboroto que se ha montado respecto a sus donaciones y las críticas de Podemos. “Cuando uno toma decisiones, no gustan nunca a todo el mundo”, detalló.

Este amigo, que ha podido contar la conversación que mantuvo con Amancio Ortega, ha manifestado que se trata un hombre de ideas claras. “Se niega a dar dinero directamente a las comunidades para que hagan lo que quieran, porque ya se sabe lo que pasa. Se asegura de un uso adecuado”, explicaba.

El empresario gallego seguirá donando para mejorar el tratamiento contra el cáncer mientras siga facturando grandes cantidades. Y respecto a las últimas noticias, no parece que vaya a dejar de hacerlo.

La semana pasada conocíamos que su firma de inversión Pontegadea Inmobiliaria compraba dos oficinas de Facebook en Seattle por 375 millones de euros. De esta forma, Ortega se convertía así en el casero de la multinacional estadounidense.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

“España no va bien”

Published

on

Solbes y Pizarro, antes del famoso debate económico en febrero de 2008
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

YG (R).- La situación que atraviesa la economía española tiene bastantes similitudes, por causas propias y ajenas, con aquella que se vivía en febrero de 2008, en vísperas electorales en el famoso debate entre el entonces número dos del PP por Madrid, Manuel Pizarro, y el vicepresidente económico de Zapatero, Pedro Solbes. Estamos, sin ninguna duda, ante un proceso de desaceleración económica, con muchos riesgos de agravarse ante la incertidumbre internacional generada por el Brexit y la guerra comercial entre Estados Unidos y China; la creación de empleo se desacelera y se incrementan las listas de parados; las exportaciones, tan importantes para sacar a España de la crisis, empiezan a tambalearse e incluso empeoran las cifras de ventas de coches y viviendas.

En aquel debate, también con una economía en desaceleración, Pizarro dijo que España no iba bien, y desgranó un ambicioso plan de reformas y rebajas impositivas para afrontar la crisis que se avecinaba. Solbes, por su parte, dedicó su intervención a negar la existencia de la crisis y defender la herencia de los cuatro años en los que había gobernado el PSOE. Ese día, la mayoría de las encuestas dieron por ganador a Solbes. «A nadie le gustan los cenizos», se argumentaba. Hoy, todo el mundo coincide en lo acertado del diagnóstico de Pizarro. Sin embargo, ese famoso debate sigue condicionando a nuestros políticos. Sus asesores les han dicho que al votante no les gustan los agoreros, y solo así se explica lo poco que se habló el lunes de economía: ni por parte de la izquierda, ni por parte del centro-derecha, y solo eso explica que ninguno de los cinco candidatos se atreviera a hacer un diagnóstico sobre la crisis que se avecina. Y difícilmente se puede atajar algo que no se reconoce. Y de eso ya tenemos experiencia.

El Gobierno de Zapatero estuvo sin reconocer la crisis hasta 2009, cuando la recesión ya estaba encima, con lo que las medidas que se adoptaron esos años fueron de gasto, gasto y más gasto, como si no hubiera un mañana. Quizá si se hubiera actuado antes, la factura no hubiera sido tan grande. Y lo que estamos escuchando estos días a Pedro Sánchez, y a Nadia Calviño, ¡nos suena tanto a lo que oímos a Solbes hace más de una década!

Tampoco han cambiado mucho en estos años las recetas de unos y otros, aunque ahora hablemos de bloques en lugar de hablar de partidos. El centro-derecha apuesta por bajar los impuestos y hacer reformas para hacer una economía más competitiva y crear empleo. La izquierda, quiere desmontar reformas aprobadas, la laboral o de las pensiones, y aumentar el gasto social. Mi opinión: la única forma de poder repartir la riqueza es crearla antes y generar empleo, y difícilmente eso se puede conseguir ahuyentado la inversión y subiendo los impuestos a las empresas. Solo hay que mirar hacia atrás.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

Alemania evita la recesión

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Jaime Caneiro.- La economía alemana ha esquivado la recesión en el tercer trimestre. El PIB ha crecido el 0,1%, un registro notable después de la caída del 0,2% entre abril y junio. Pero el problema de Alemania, igual que el de la eurozona, que creció un exiguo 0,2% trimestral, es que el crecimiento sigue siendo débil, que esta ralentización se extenderá probablemente durante los próximos dos trimestres y que la política de contención presupuestaria quizá no sea ya suficiente para garantizar un crecimiento sostenido y apreciable durante el próximo bienio. No hay recesión, pero la ralentización puede ser profunda porque implica que la industria, tanto en Europa como en Alemania, está en crisis.

El hecho de que Alemania haya evitado la recesión se presta a dos interpretaciones. En primer lugar, supone un alivio político para el Gobierno alemán. No tendrá que enfrentarse a la espinosa tarea de explicar una recesión. En segunda instancia, significa que no hay razones imperativas que justifiquen la aplicación de políticas de estímulo presupuestario, es decir, más inversión pública y más gasto. Los responsables de la política económica germana pueden caer en la tentación de interpretar que la tasa de crecimiento solo pasa por un bache.

Pero la sensación de alivio es engañosa. La desaceleración global es un hecho, el ciclo está en su fase descendente, las amenazas del proteccionismo comercial y del Brexit no se disipan y la crisis del automóvil es inquietante para Alemania. Berlín tiene además un compromiso, no menos real por que no esté escrito, de liderar los esfuerzos para recuperar el crecimiento en la eurozona. Los organismos internacionales coinciden en que los países con superávit fiscal tienen que implicarse en un esfuerzo de gasto para favorecer el crecimiento de las economías del área con déficit elevados; Alemania con más razón, porque tiene mayor capacidad de empuje.

Hay motivos, pues, para reclamar a Berlín que reconozca la desaceleración real y rompa con la inercia de una política de gasto limitado, cuando no contractivo. En beneficio de los alemanes y del resto de los europeos


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: