Connect with us

A Fondo

Liberalismo-conservador: ¿Alternativa o renovación del sistema?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

José Manuel Contreras Naranjo”No hago testamento, porque soy religioso y nada tengo […] Confieso, una vez más, que el liberalismo es pecado, enemigo fatal de la Iglesia y reinado de Jesucristo y ruina de los pueblos y naciones; y queriendo enseñar esto, aun después de muerto, deseo que en el salón donde se expone mi cadáver, y aun en el templo durante las exequias, se ponga a la vista de todos un cartel grande que diga: ‘El liberalismo es pecado'”. Fray Ezequiel Moreno Díaz (1848-1906)

Loading...

EL LIBERALISMO, UN ESBOZO SOBRE SUS ORÍGENES Y CONSECUENCIAS

Conviene contextualizar el fenómeno del liberalismo para entender mejor el proceso y sus consecuencias. Paulatinamente, ha supuesto una trasformación en nuestra forma de pensar y concebir la convivencia, la vida y hasta nuestra práctica religiosa. Es a raíz de la Revolución francesa cuando se desarrolla fundamentalmente esta corriente de pensamiento convirtiéndose en acción política. El cuadro de Eugène Delacroix, “la Libertad guiando al pueblo” (1830), es una síntesis extraordinaria de lo que es y significa esta ideología. Sin embargo, debemos remontarnos a John Locke (1632 – 1704), filósofo y médico inglés, considerado el padre del Liberalismo Clásico. Otro británico, Adam Smith (1723 – 1790), economista y filósofo, conocido como el padre de la economía moderna, tuvo una incidencia determinante a través de su obra “La riqueza de las naciones”. En definitiva, lo que propugna el liberalismo se podría resumir en conceder la primacía a la libertad individual, limitando al máximo la expansión y el poder del Estado. Esto se concretará regulando a los Gobiernos a través de una Constitución, la cual se base en la soberanía nacional y la división de poderes. Al mismo tiempo se debe garantizar a las personas una serie de libertades fundamentales. Respecto a la economía, el liberalismo propugna el libre mercado y la salvaguarda de la propiedad privada.

En sus inicios, el aspecto más desarrollado por los liberales fue el económico. Éste era precisamente el que más beneficiaba a las oligarquías que ostentaban el poder y manejaban los hilos de la economía. Sus intereses particulares hacían muy conveniente que existiera la máxima libertad de mercado, también del mercado de esclavos; por eso la esclavitud siguió estando vigente durante más de un siglo. Este liberalismo económico, cínico, ruin e inmoral, da lugar al capitalismo, cuyo catalizador determinante fue la Revolución Industrial. El mejor caldo de cultivo para que surja una nueva clase social que, por carecer de medios de producción, no le queda más que sobrevivir ofreciendo su trabajo manual a la burguesía capitalista. Los proletarios eran obreros sin cualificar que formaban parte de la población más pobre. Los que suministraban a la prole, necesaria como mano de obra para las fábricas. Se les denominaba “miserables”, apelativo que nos recuerda la célebre novela de Víctor Hugo. Más tarde se les llegó a llamar incluso “la hez de la sociedad”.

Los salarios ínfimos, unas condiciones de trabajo abusivas, la falta de seguridad social; todo ello da lugar al nacimiento de los movimientos obreros. En el convulso año 1848 los alemanes, de origen judío y ateos, Carlos Marx y Federico Engels publican juntos el Manifiesto del Partido Comunista. Recordemos que ambos abuelos de Marx eran rabinos y que su padre, a decir verdad poco religioso, se hizo protestante luterano al parecer para protegerse del antisemitismo. Fundada la Primera Internacional, surgen los anarquistas liderados por el ruso Miguel Bakunin. Mientras que Marx era partidario del cambio social a través de la revolución, Bakunin quiere llevarlo a cabo por la ruptura total con el Estado y el poder establecido. El poder debe asumirlo la clase obrera, a la que cree con capacidad suficiente como para autogestionarse. Los anarquistas admiten el derramamiento de sangre. También el terrorismo. ¿“Podemos” entenderlo?

Por otra parte, en Inglaterra surge el movimiento obrero denominado “cartismo” (1836), que nace como consecuencia de la brutal miseria en la que viven los trabajadores. Los puntos que lo inspiraban no pueden ser más sensatos: Sufragio universal masculino, elecciones anuales al parlamento, voto secreto, suspensión de la obligación de ser propietario para ser miembro del Parlamento, dietas para los parlamentarios que permitan a los trabajadores participar en política, así como circunscripciones electorales de manera que la representatividad se consiga equitativamente para todos.

En Francia, tras la revolución de París, la familia real huye y se proclama la Segunda República (1848). Luis Napoleón Bonaparte, gobierna primero como presidente y, después de un golpe de estado en 1851, como emperador Napoleón III.

Poco más adelante, tras la guerra franco-prusiana, en la primavera de 1871, tiene lugar el movimiento llamado “Comuna de París”. Durante tres meses París se autogobernó promulgando decretos que serán el presagio profético de lo que iría ocurriendo paulatinamente más tarde. No se cuestionó la propiedad privada, pero se anularon los pagos de alquileres y se otorgó el derecho de los empleados a quedarse con una empresa si el dueño la abandonaba. Se abolió el trabajo nocturno en las panaderías. Se concedieron pensiones a las viudas e hijos de los héroes de guerra. Se suprimieron los intereses por las deudas adquiridas. Se montaron guarderías próximas a las fábricas. Se le arrebató la educación a la Iglesia, dando lugar a la llamada educación laica. Se le quitó a la Iglesia, una vez más, sus bienes; sólo se hacían concesiones si ofrecían sus instalaciones para las reuniones políticas. La Comuna de París concluyó con miles de muertos, ya fuera en los combates o en los fusilamientos posteriores. No hubo distinción entre hombres, mujeres o niños. Las pérdidas patrimoniales fueron también muy grandes, dado que los rebeldes quisieron destruir todo lo que representaba el poder y el Estado.

Intereses comerciales, luchas de poder entre la vieja aristocracia y la alta burguesía, abusos hacia los más débiles y empobrecidos, exaltación de los nacionalismos; todo ello configura el caldo de cultivo ideal para que surjan nuevas ideologías opuestas y extremas: el comunismo marxista y el fascismo nacionalsocialista. Ambas recogen del liberalismo aspectos ideológicos que puedan arrastrar adeptos entre las clases populares, manipulando sentimientos y utilizando la injusticia social como arma eficiente y certera. Así llegan las dos grandes confrontaciones mundiales, colosal exponente de la deshumanización, del desprecio a la vida humana y del individualismo esclavizante. Sin pasar por alto la Revolución rusa de 1917, que colocaría en el poder de la Unión Soviética primero a Lenin y luego a Stalin. Allí se impondría un estilo de gobierno comunista, dictatorial, abusivo y criminal; que duraría prácticamente todo el siglo XX. No por ello el comunismo de la URSS dejó de ser un modelo a seguir por otros países o partidos políticos. El siglo XX ha supuesto un verdadero órdago a la Humanidad. Un siglo que ha desembocado en el liberalismo democrático, aquel en donde la mayoría decide cuáles son los límites de la libertad y en donde el Estado asume una preponderancia paternalista, nada acorde con los principios liberales.

EL LIBERALISMO EN ESPAÑA

Aunque las ideas de la Ilustración ya habían venido influyendo en la sociedad y la política española, el liberalismo propiamente hace su entrada triunfal a través de la Constitución de Cádiz (1812), que también fue un texto clave para otros países. En el siglo XIX todavía se promulgaron cuatro constituciones más (1837, 1845, 1869 y 1876), todas ellas de carácter liberal. Salvo cortos periodos de tiempo, los liberales fueron alternándose en los distintos gobiernos y cotas de poder a lo largo de todo este nefasto siglo. Aquellos que no eran liberales se posicionaron en el bando Carlista y fueron derrotados en las distintas guerras que llevan su nombre. Entre estos liberales, que manejaron los hilos del país a lo largo del siglo, los había moderados y progresistas, pero todos ellos estaban marcados por la ideología dominante.

Aquella Constitución de 1812 recogió elementos propios del liberalismo y comenzaba con la plegaria: “En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo legislador de la Sociedad”. Se abolieron los gremios y se dio paso a la libertad económica, reconociéndose la libertad comercial, de trabajo y de fabricación. Aunque el grado de analfabetismo era abrumadoramente mayoritario, también se protegió la libertad de prensa; a fin de cuentas, era una manera de asegurar la difusión de las nuevas ideas liberales. En el artículo 294 se prohíbe el embargo de bienes, que sólo permite que se lleve a cabo “por delitos que lleven consigo responsabilidad pecuniaria, y en proporción a la cantidad a que esta pueda extenderse”. Y en el 304 se prohíbe que se imponga “la pena de confiscación de bienes”. Sin embargo, no se recoge la libertad religiosa y tampoco se aborda el tema de la esclavitud, que permaneció vigente hasta 1880. Sin olvidar que, bajo el paraguas de esta Constitución, se produjeron dos desamortizaciones.

Ciertamente, desde el principio se cometieron contradicciones y agravios cuya única justificación es la de la debilidad propia de la condición humana. Liberalismo sí, mientras la nueva burguesía dominante no se sienta perjudicada. Se estableció el servicio militar obligatorio, pero se permitió la redención en metálico. Esta fue la causa de que los hijos de la aristocracia y la nobleza se libraran de ir a las sucesivas guerras. Se protegió la propiedad privada, pero en esta época se llevaron a cabo hasta cinco desamortizaciones de propiedades y tierras que llamaban de “manos muertas”. Estas propiedades eran fundamentalmente de la Iglesia o de la aristocracia. Unas desamortizaciones que no resolvieron los problemas económicos que decían haberlas justificado y que tan solo consiguieron poner las propiedades en manos, no del pueblo, sino de esa nueva burguesía que contaba con dinero suficiente para pagarlas. Lo que sí se produjo fue un verdadero espolio de bienes artísticos que fueron a parar a los museos de otros países o a manos privadas.

La primera desamortización de los liberales se produce en 1813, cuando apenas hacía un año que se había aprobado la Constitución de Cádiz. Aquí las víctimas fueron los traidores afrancesados, que por otra parte también eran liberales. Las propiedades de la Iglesia, sobre todo las pertenecientes a las Órdenes Militares, también fueron objeto de esta primera expropiación de los liberales constitucionales. Durante el Trienio Liberal (1820-1823), nada más instaurarse, se produce una nueva desamortización. Luego vino la gran desamortización de Mendizabal (1837), un liberal cuyo apellido original era Méndez, de origen judío, por lo cual lo cambió para que no se le reprochara falta de pureza de sangre. En 1841 el General Espartero no quiso quedarse atrás e impuso una nueva desamortización. En el bienio liberal progresista (1854-1856), al frente del cual seguía estando el regente Espartero, acompañado ahora por el General O’Donnell, se produce otra desamortización (1855) ejecutada por el ministro de Hacienda Pascual Madoz.

Mientras tanto, en Hispanoamérica tienen lugar las guerras de independencia. Aquellas repúblicas nacientes se construyen sobre el liberalismo, por auténticos liberales. Unos liberales que se alzaban rebeldes contra el usurpador rey José Bonaparte, y en defensa de nuestro rey Fernando VII. ¡Curiosa historia, republicanos independentistas que se revelan en defensa de un rey! Unos liberales que, además, eran masones. No en vano la operación se diseñó y proyectó desde Inglaterra, cuna de la masonería. En Londres se conserva todavía la casa, hoy habilitada como museo, desde donde reclutaba adeptos y organizaba sus reuniones Francisco de Miranda, uno de los precursores del movimiento independista. Por su casa pasaron los Simón Bolívar de turno, todos ellos españoles sediciosos; aunque hoy los presentan como patriotas venezolanos, mexicanos, chilenos, bolivianos… Liberales, movidos por oscuros intereses particulares, y traidores a su verdadera Patria, que en ese momento no puede defenderse por estar combatiendo contra la invasión francesa. Unos liberales libertadores que no les importó llevar a la guerra civil a sus conciudadanos realistas, y que no dudaron en traicionarse entre ellos mismos cuando llegó el momento.

Pronunciamientos militares o elecciones amañadas hacen que liberales progresistas y moderados se alternen en el gobierno. Mientras que la burguesía se enriquece sin escrúpulos, las clases más bajas tienen muy pocos derechos y sus condiciones de vida son muy malas. Contagiados por los movimientos obreros que surgen en Europa, termina proclamándose la Primera República (1873-1874) cuyas ideas amenazaban la propiedad privada. Sin embargo, los propios republicanos, que pertenecían sobre todo a la clase media intelectual, estaban divididos y tienen a todas las clases sociales en contra: al proletariado, al campesinado, a la burguesía.

En definitiva, un siglo caótico, de enfrentamientos sociales violentos, en el que los poderosos liberales no dudan en acaparar el poder a toda costa. Al igual que ocurre en Europa, también en España es la época en la que surgen los nacionalismos. Sabino Arana, de familia carlista, es decir, opuestos al liberalismo, funda el Partido Nacionalista Vasco en 1895. Un siglo que nos conducirá inexorablemente a la guerra civil y a la controvertida dictadora del General Franco, que consigue aplacar las ínfulas libertarias y proporcionar al país el periodo de paz y desarrollo más largo en la historia de España.

LA IGLESIA CATÓLICA FRENTE AL LIBERALISMO

San Ezequiel Moreno Díaz fue un agustino recoleto natural de Alfaro cuyos restos descansan, incorruptos, en el Convento de Nuestra Señora del Camino, en Monteagudo (Navarra). De allí partió como misionero para Filipinas en donde ejerció como párroco, siempre cercano a la gente humilde entre quienes adquirió fama de hombre santo. Después de quince años regresó a España, pero pronto retomó su vocación misionera dirigiéndose esta vez a Colombia. Los últimos diez años de su vida ejerció como Obispo de Pasto, pero no dejó de llevar una vida austera. Regresó a España enfermo de un cáncer en el paladar, que debió ser muy doloroso y desagradable. Las operaciones a las que se sometió, algunas sin anestesia, no consiguieron librarle de su cercana muerte en el convento desde el que partió, en Monteagudo. A su intercesión se atribuyen numerosas curaciones de cáncer. Fue canonizado el 11 de octubre de 1992 con ocasión del V Centenario de la Evangelización de América.

A pesar de que la Iglesia Católica en un primer momento acogió las ideas liberales con cierta aceptación, muy pronto se mostró contraria a ellas. No en vano, San Ezequiel quiso perpetuar su oposición al liberalismo a través del epitafio: “el liberalismo es pecado”. Una expresión recogida del libro publicado en 1884 por el sacerdote Félix Sardá y Salvany. San Ezequiel, en su escrito más famoso, “O con Jesucristo o contra Jesucristo ó Catolicismo o liberalismo” (1897), cuyo subtítulo es “no es posible la conciliación”, justifica que los peores enemigo de la Iglesia son los liberal-católicos. Pero mucho antes, el Papa Gregorio XVI, en su carta encíclica “Sobre los errores modernos” (1832), hace un análisis crítico de la nueva ideología liberal. En ella se habla de la autoridad y obediencia debida a la Iglesia, defiende el celibato, se refiere a la santidad e indisolubilidad del matrimonio cristiano, trata sobre las malas consecuencias de la libertad de conciencia o incluso habla sobre la libertad de prensa, entre otras cuestiones que parecen estar de suma actualidad.

Desde entonces, prácticamente todos los papas, de una manera directa o indirecta, se han referido a los errores y consecuencias negativas del liberalismo. No voy a relacionar aquí las encíclicas de estos pontífices que, por otra parte, pueden ser consultadas con suma facilidad. Pero es claro que para el liberalismo el bien supremo no es la VERDAD, sino la libertad. No importa que con el pretexto de la libertad se hayan cometido los más crueles magnicidios y abusos. La libertad es el bien absoluto y su único límite es aquel que colisiona con la libertad de los demás. Para el liberal la ética queda en un segundo plano o, directamente, se excluye. El bien común se reduce a un acuerdo sobre las libertades que debemos disfrutar, sustituyéndolo así por el interés general. Es éste un principio que, además de pervertir profundamente la dignidad humana, contradice la doctrina de la Iglesia Católica.

Por si fuera poco, desde sus inicios el liberalismo le declaró la guerra abierta a la Iglesia Católica. La segunda expulsión de los jesuitas en España se produjo con el primer gobierno liberal de Riego. Un General, liberal y masón, que utilizó la fuerza militar destinada a combatir a los sublevados en Hispanoamérica para dar un golpe de estado en la península. A la Iglesia siempre han querido arrebatarle la educación, para ponerla en manos del Estado; lo cual no parece muy liberal. Sin olvidar las numerosas desamortizaciones o la agresividad manifiesta en la quema de edificios u objetos religiosos. La prohibición de las clases de religión, o simplemente de crucifijos en las aulas, es un tema recurrente en la política liberal española; contra el que los liberales más moderados tampoco hacen una oposición muy decidida.

Me permitiré traer otro personaje que me parece profundamente significativo: el presbítero anglicano, convertido al catolicismo en 1845, beato John Henry Newman (1801 – 1890); que también quiso ser muy claro refiriéndose al liberalismo. En su discurso pronunciado el 12 de mayo de 1879, con ocasión de su nombramiento como Cardenal, lo criticaba de esta manera: “El liberalismo en religión es la doctrina según la cual no existe una verdad positiva en el ámbito religioso sino que cualquier credo es tan bueno como otro cualquiera. Es una opinión que gana acometividad y fuerza día tras día. Se manifiesta incompatible con el reconocimiento de una religión como verdadera, y enseña que todas han de ser toleradas como asuntos de simple opinión. La religión revelada -se afirma- no es una verdad sino un sentimiento o inclinación, no obedece a un hecho objetivo o milagroso. Todo individuo, por lo tanto, tiene el derecho de interpretarla a su gusto. La devoción no se basa necesariamente en la fe. Una persona puede ir a iglesias protestantes y a iglesias católicas, obtener provecho de ambas y no pertenecer a ninguna.” Lo que dice el beato Newman sobre el liberalismo, ¿no nos recuerda lo que ocurre en nuestros días? ¿Y no vemos aquí uno de los aspectos que la masonería tiene como premisa?
Efectivamente, la masonería ha estado siempre ligada al liberalismo. Los principios masónicos liberales nos han invadido y se han asentado en las instituciones. Para la masonería, al igual que para el liberalismo, la libertad del individuo está por encima del Estado o de la religión. Las ciencias naturales son la única forma objetiva de conocimiento y el método empírico se pretende aplicar incluso a cuestiones teológicas o morales, algo contra lo que también se opuso explícitamente, por cierto, el Cardenal Newman.

En España la masonería se legalizó a raíz de la transición, pero siempre ha estado presente. En el siglo XIX todos los generales que se fueron sucediendo en el poder, en muchas ocasiones mediante golpes de estado, eran masones. Como masones, se regían más por los mandatos de las logias que por la disciplina militar. También en Hispanoamérica la masonería estaba instalada en el poder. Ya en el siglo XX, el propio Azaña, por ejemplo, siempre estuvo muy próximo a la masonería, hasta que en 1932, siendo presidente del gobierno, se hizo declaradamente masón. En la actualidad está tan viva o más como en sus orígenes. En el escenario internacional, George Soros es considerado el gran maestre de la logia de la globalización. Soros es uno de los hombres más ricos del mundo, si no el que más. Se trata de un especulador magnate financiero de ascendencia judía, una vez más, aunque poco o nada religioso en realidad. Su padre, que además de abogado era escritor en la lengua esperanto, cambio el apellido familiar de Schwartz a Soros porque formaba un palíndromo y en esperanto significa “se elevará”. Se dice que George Soros ha extendido sus tentáculos incluso en el Vaticano.

LA EUGENESIA: LIBERTAD PARA MATAR

La selección de seres humanos, en principio para beneficiar la especie, está muy ligada a los orígenes y desarrollo del liberalismo. Quizá su gran precursor fue el pastor anglicano y economista masón, considerado padre de la demografía, Thomas Malthus (1766 – 1834). En 1789 publicó su “ensayo sobre la ley de la población”, y en él escribe un principio muy liberal: “Hay un derecho que el hombre nunca ha poseído ni puede poseer: el derecho a la subsistencia cuando su trabajo no basta para adquirirla… Un hombre que nace en un mundo ya poseído, si no puede obtener su subsistencia de sus padres, y si la sociedad no necesita de su trabajo, no tiene ningún derecho siquiera a la más mínima porción de los alimentos y, en realidad, no tiene por qué estar donde está. La naturaleza le ordena que se marche…” Malthus sugirió que el tamaño de las familias de las clases más bajas debería estar regulado para no tener más hijos de los que pudiesen mantener.

Los factores clave en la lucha por el desarrollo debían ser, según Malthus:

  • Medidas de control de natalidad entre los pobres, retrasando sus matrimonios y predicando una moral de continencia, “moral restraint”.

  • Derogar las llamadas “poor laws” (leyes de pobres), vigentes en el Reino Unido desde 1601, que aseguraban un subsidio a los pobres en momentos de penurias y escasez.

Malthus se opone a estas ayudas porque “han contribuido poderosamente a engendrar esa negligencia y esa carencia de frugalidad que se observa en los pobres” (Primer Ensayo sobre la población). Otra perla: “Nos sentimos obligados por la justicia y el honor a negar formalmente que los pobres tengan derecho a ser ayudados”. El Parlamento Inglés derogó las “Poor laws” en 1834.

El Conde de Gobineau (1816 – 1882) es el ideólogo del racismo. Fue un aristócrata francés, diplomático y escritor, que lideró el movimiento racista a favor de la “superioridad del blanco caucasoide frente a los grupos de color”. Entre 1853 y 1855 escribe el “Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas”. En él afirma que la raza de los germanos, que habita en Gran Bretaña, Francia y Bélgica, es la única raza pura de entre aquéllas que proceden de la raza superior de los arios, por estar las demás mezcladas con las razas negra y amarilla. Esta teoría sobre la superioridad racial, supone el mejor caldo de cultivo para que florezcan los nacionalismos, que aún hoy padecemos. Posteriormente fue adoptada por Adolf Hitler. En España tenemos un claro exponente en Sabino Arana, defensor a ultranza de la raza vasca.

Charles Robert Darwin (1809 – 1882) fue contemporáneo del Conde de Gobineau. En 1859 publica su célebre obra “El origen de las especies” donde enuncia la conocida teoría de la evolución. En ella aparecen conceptos como especie, supervivencia del más apto, eliminación del más débil, selección, eficacia. Se expresan ideas como que: “Entre los salvajes, los cuerpos o las mentes enfermas son rápidamente eliminados, los hombres civilizados, en cambio, construyen asilos para los imbéciles, los discapacitados y los enfermos y nuestros médicos ponen lo mejor de su talento en conservar la vida de todos y cada uno hasta el último momento, permitiendo así que se propaguen los miembros débiles de nuestras sociedades civilizadas”.

El Darwinismo fue adaptado a las ciencias sociales y se convirtió en una concepción que pasó a ser llamada “Darwinismo Social”. El Darwinismo Social afirma que las razas humanas se ubican en distintos peldaños de la “escala evolutiva”, que las razas europeas eran las más avanzadas y que muchas otras razas aún llevan rasgos de “simios”. Estos argumentos serán adoptados por los esclavistas del siglo XIX para justificar sus abusos. También los llevados a cabo por el colonialismo inglés.

Francis Galton (1822 – 1911) era médico y estadista inglés, masón, primo de Charles Darwin. Está considerado el padre de la eugenesia, cuyo término emplea en su obra “Investigaciones sobre las facultades humanas y su desarrollo” (1883). Realiza estudios estadísticos para confeccionar tablas sobre la evolución de las “buenas familias inglesas”. Defendía que la sociedad mejoraría si se fomentaba el matrimonio entre los mejor dotados de cada clase social y que habría que conceder ayudas para que tuvieran hijos. Le preocupaba que las clases inferiores tuvieran muchos más hijos. También se quejaba de la caridad hacia los pobres y enfermos.

Margaret Sangers (1879 – 1966) fue la iniciadora del feminismo en norteamericana, y miembro de la secta masónica anticristiana Unity. El objeto de su lucha fue siempre el fomento del aborto y el uso libre de anticonceptivos. Fundó la “Liga Americana para el Control de la Natalidad” (que se denominó, en 1942, “Federación de la Paternidad Planificada” o lo que es lo mismo “Planned Parenthood”). En un principio, su acción fue dirigida hacia los barrios pobres de Nueva York. En 1995 esta organización contó con un presupuesto de unos 43 millones de dólares. De esta cifra, el 92,5% procede de fondos asignados por el gobierno de los Estados Unidos. En los últimos tiempos se les ha pillado infraganti vendiendo órganos de fetos abortados (¡El libre mercado!). Traeré sólo una cita de esta buena mujer: “La cama del matrimonio es la influencia más degenerativa en el orden social…”

Julian Huxley fue presidente de la Eugenics Society y primer Secretario General de la UNESCO, entre 1946 y 1948. Actualmente, la UNESCO, “es un laboratorio de ideas que marca los estándares para establecer acuerdos a nivel mundial relativos a los principios éticos incipientes” (https://www.organismointernacional.org/unesco.php). Es decir, los “nuevos” principios éticos, los que nos convienen. Este hombre influyente, cuyos objetivos se están realizando hoy, ha llegado a manifestar: “Pero yo pienso que nuestras mejores esperanzas deben apoyarse en el perfeccionamiento de nuevos métodos de control de nacimientos, sencillos y aceptables, ya sea por contraceptivos orales, ya sea, quizá preferentemente, por métodos inmunológicos que exigirían inyecciones”.

Henry Alfred Kissinger, que trabajó con al multimillonario Rockefeller, ambos masones de ascendencia judía y pertenecientes al Club Bilderberg junto a Georges Soros, elaboró el llamado “MEMORANDUM 200”, conocido también con el nombre de “Informe Kissinger”. Este prestigioso político, que aún sigue siendo consejero de los presidentes de EEUU, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1973, a pesar de que fue el principal responsable de los golpes de estado en Hispanoamérica. En su estudio se plantean estrategias encaminadas al control de la natalidad; por ejemplo, integrar la planificación familiar en los servicios de salud públicos difundiendo métodos contraceptivos, de esterilización o abortivos. Incluso habla de propagar su ideología a través de los medios de comunicación.

En nuestros días, esta estrategia perfectamente definida y planificada está teniendo su aplicación práctica. Quizá parezca un anacronismo traer aquí la idea del clásico contubernio judeo-masónico. No tiene mucha aceptación popular aludir a fuerzas ocultas o sociedades secretas. Sin embargo, por los hechos podemos juzgar. Es claro que liberalismo y masonería forman una simbiosis, a la cual se puede vincular el judaísmo; si bien parece un judaísmo sólo de ascendencia familiar y poco dado a la religiosidad. Un judaísmo deísta, que se siente abandonado por el Dios de sus antepasados, puesto que para ellos el mesías prometido no acaba de llegar.

MAYO DEL 68, PROHIBIDO PROHIBIR

Hasta mayo del 1968 todavía se convivía con el respeto a las normas, a partir de este momento la transgresión será la norma de conducta. Fue ésta una revolución con repercusión mundial, llevada a cabo por “niños de papá”; un papá que había hecho la guerra mundial y unos niños que se habían desarrollado en la abundancia económica. Una revolución que tuvo consecuencias culturales inmediatas, pero cuyas consecuencias políticas las estamos viendo en la actualidad. No en vano, el ideario del partido político Podemos está sacado del libro “Imperio” cuyo coautor es Toni Negri, un ideólogo del 68 condenado por pertenecer al grupo terrorista Brigadas Rojas. De hecho, mayo del 68 dio lugar a la formación de diversos grupos terroristas. En España, entre otros, hemos padecido al terrorismo de ETA o el del FRAP, a cuya organización perteneció el padre de Pablo Iglesias.

Mayo del 68 es el movimiento reivindicativo de la libertad absoluta. La vida era una fiesta continua en la que el deseo se convierte en la norma de conducta. Es un hecho que esta revolución se desenvuelve en una época de abundancia, que origina un capitalismo del deseo. Hay que despertar el deseo en los consumidores para que no compren lo que necesitan sino aquello que demande su deseo. Se trata del “carpe diem”, la cultura del hedonismo y la lucha contra todo aquello que se le opone; por ejemplo, la familia, la religión y las tradiciones. Se mira, sin embargo, hacia una espiritualidad de tipo oriental, naturalista, que pretende ocupar ese vacío de trascendencia. Al mismo tiempo es a partir de este momento cuando despega definitivamente el individualismo destructor que, mezclado con la búsqueda de la satisfacción de los deseos, da lugar a las más aberrantes actitudes. Digo aberrantes por ir contra la propia naturaleza humana. Nos hemos convertido en una masa de individualidades consumidoras y ávidas de satisfacer deseos que se generan indefinidamente.

La cuestión de los vientres de alquiler es uno de estos casos en los que el deseo se transforma en un derecho. Un buen liberal no debe poner límites al antojo de ser padre o madre puesto que forma parte de la libertad del individuo para satisfacer sus deseos, siempre que le sea posible y no entre en colisión con la libertad de los otros. A este respecto se publicó hace ya algún tiempo, un cruce de artículos entre dos prestigiosos profesores liberales, el libertario Juan Ramón Rallo y el conservador Francisco José Contreras, cuya lectura es muy recomendable. Maternidad subrogada, crisis de la familia, elección libre de la identidad sexual, adulteración del concepto de matrimonio, son cuestiones que están en continua actualidad y que no son más que el resultado de este liberalismo del deseo que explosionó en mayo del 68.

Tiene sentido traer a colación una campaña promovida por el periódico francés Libération -significativo nombre- en los años 70 a favor de la despenalización de la pederastia. Un periódico que ahora, en un alarde de puritanismo calvinista, se rasga las vestiduras denunciando escandalosamente los casos de pederastia en la Iglesia. La célebre Simone de Beauvoir, partidaria también de este tipo de prácticas, estaba involucrada en la campaña de Libération, cuyo lema era “Apprenons l’amour a nos enfants”. Quizá esto nos recuerde al programa skolae de educación sexual para niños que se está implantando en Navarra, pero que ya lleva años instaurado en otras comunidades. Un programa alimentado por la ideología de género, cuya semilla regó la propia Simone.

Aquellos jóvenes del 68 llegaron por fin a escalar cotas de poder y, aunque en algunos aspectos retomaron el conservadurismo de sus padres, en otros nos condujeron al progresismo democrático; ese que nos tiene enfangados en el relativismo moral. Un relativismo que ha supuesto la descomposición familiar, la corrupción social y la manipulación interesada de la historia y la cultura. Un progresismo que fomenta el igualitarismo, ha empobrecido las enseñanzas básicas y corrompido la universidad. Progresismo que, por momentos, se inmiscuye en los entresijos de la propia Iglesia Católica edulcorándola y, a veces, incluso, adulterándola. En nuestro país, las consecuencias de todo ello las venimos padeciendo en leyes como la del aborto, memoria histórica, divorcio exprés, matrimonio homosexual. O el trato dado al problema de los nacionalismos, las negociaciones con la banda terrorista ETA, la inmigración o las incesantes subidas fiscales que alimentan una magna administración del Estado burocratizada, intervencionista y subvencionadora; que engorda empresas concertadas y bolsillos de funcionarios y políticos corruptos.

LIBERALISMO CONSERVADOR VERSUS LIBERALISMO ÉTICO

La libertad, en sí misma, no es responsable de los males que vienen golpeando en la línea de flotación de nuestra sociedad.

La libertad es innata al ser humano, y sin ella pierde parte de su dignidad. Los regímenes totalitarios que surgieron en el siglo XX, como consecuencia de un liberalismo perverso, veían en la libertad, y su gran aliada la democracia, un elemento obstaculizador para la convivencia y el bienestar social. No se puede volver atrás. El liberalismo está ya en el ADN de la humanidad. Sin embargo, este liberalismo democrático que se viene padeciendo en la actualidad adolece de múltiples deficiencias que están dando al traste con la propia dignidad del ser humano. Ni somos más libres, ni caminamos hacia una sociedad más justa, equitativa y feliz.

Según el INE, el número de suicidios en España en 2017 ha aumentado en un 3,1%, en términos absolutos 3.679, lo que supone una media de 10 muertes al día. A veces, incluso, me llega la noticia privada del suicidio de algún adolescente, dada mi actividad en contacto con ellos. En ese año 2017 se practicaron 94.123 abortos, mientras que los nacimientos han caído un 5,8%. Hubo 97.960 divorcios, un 1,2% más que el año anterior. Podríamos continuar, por ejemplo, hablado del paro o de otras cuestiones, pero con estos datos basta para destapar el sufrimiento con el que se convive. Son los datos de la angustiosa amargura de una sociedad enferma de libertades pervertidas. El ser humano no es más feliz. Sobre la juventud se cierne un aire de incertidumbre, pesimismo y desconfianza; a pesar de que gozan de suficientes bienes materiales y habitualmente disfrutan de fiestas y convivencias que les alegran la vida.

A veces he oído la expresión “mi familia es muy liberal”, como queriendo plantear en positivo un progresismo desinhibido, enriquecedor y saludable. Con ello se quería justificar una visión como la que paso a describir. El padre, que goza de un alto poder adquisitivo, echa con frecuencia sus canitas al aire. La madre, que también disfruta de sus propios recursos económicos, harta de aguantarle, lo manda a paseo y termina por encontrar ella misma su propio novio. Una prima, confusa por su identidad sexual, decide quitarse los pechos y hormonarse para que le crezca el bigote. Otro primo, se siente inclinado por practicar el sexo con chicos, habiendo llegado a intimar mucho con uno de ellos, por lo cual, de momento, ha decidido formar pareja con él. El hermano de la madre ha formado pareja recientemente con una señora que ya no puede engendrar, por esa razón han decidido alquilar el vientre de una amiga para tener un hijo, porque les apetece mucho ser padres. Es tan brusco y violento que parece un relato de novela, pero cualquier lector podría poner nombres y apellidos a estos personajes. Todos podemos reconocer el sufrimiento -yo sin duda lo hago- que genera este tipo de comportamiento; aunque nos lo quieren presentar como natural, progresista y sin complejos.

Un liberal empedernido vería con buenos ojos a una familia como la descrita. Se mostraría indiferente a ese sufrimiento aludido. Para él, lo importante es que alguien que decide vivir de esa manera pueda hacerlo sin impedimentos, sin coartar su libertad. Un liberal libertario es el que ha endiosado la libertad. Sin embargo, en una sociedad democrática las libertades se conceden o suprimen según decide la mayoría. De esta manera hemos entrado en una espiral de degradación en la que se alternan las más indignas normas, propias de regímenes dictatoriales, con las leyes más aberrantes que entusiasmarían al mismo Josef Mengele.

A quien no concibe un progresismo como el descrito, se le tacha de conservador (incluso de fascista de ultra derecha). Un conservador es quien demanda políticas favorables a la familia y a la natalidad. Si además es liberal, reclamará libertad para educar a los hijos y para practicar su religión. Sin embargo, lo que realmente se demanda es algo mucho más profundo. El profesor Fco. José Contreras lo reivindica como “ecología moral” y aduce que los liberales clásicos eran conscientes de la importancia de la virtud para el sostenimiento de una sociedad libre. Hablamos, por tanto, de un liberalismo ético que supere el relativismo moral en el que estamos inmersos. Es un hecho que el Estado es el que viene asumiendo la implantación de los principios éticos, arrogándose así una autoridad moral impersonal e interesada. Lo cual va, por cierto, contra uno de los principios del liberalismo que pretende reducir el Estado al mínimo necesario.

DECÁLOGO PARA UN LIBERALISMO ÉTICO

No es posible contemplar la convivencia entre los seres humanos sin impregnarla de ética, disciplina que estudia el bien y el mal y su relación respecto al comportamiento humano. A lo largo de los dos últimos siglos, las sociedades modernas han ido configurando una nueva ética, una ética democrática. Nos ponemos de acuerdo en qué es lo que está bien, para legislar a su favor, o mal, para prohibirlo con una ley. La mayoría democrática será la que decida si algo debe cambiar y en qué sentido debe hacerlo. Lo que hoy es considerado bueno mañana puede no serlo y viceversa. Sin embargo, no parece que nuestra convivencia haya ido a mejor. La gente sabe que algo no va bien, pero no son capaces o no se atreven a discernir adónde está el mal y adónde el bien. Se tiene miedo al enfrentamiento con la supuesta mayoría democrática. En una palabra, no se es libre. No obstante, algunos estamos convencidos de que es posible clarificar y orientar a las personas sencillas de manera que puedan recuperar esa libertad perdida. Siempre habrá fanatismos difíciles de atraer hacia la cordura y, en todo caso, el cambio ha de ser progresivo y lento. El recorrido que nos ha traído hasta la lamentable situación en que nos encontramos ha durado dos largos siglos. Quizá podríamos resumir en un decálogo lo que un liberalismo ético debería tener en cuenta:

1.- Dios ha de estar por encima de todo. Parece un anacronismo hablar de Dios a estas alturas y en este contexto; sin embargo, separarnos de Dios, recluirlo a nuestra intimidad o encerrarlo en las catacumbas no parece que nos haya traído buenas consecuencias. Por otra parte, al hablar aquí de Dios no se está planteando que cualesquiera religiones deban ostentar el poder civil en alguna de sus vertientes. Las religiones no son más que puentes que, en el mejor de los casos, permiten al ser humano acercarse a Dios, aunque no todas lo hacen de la misma manera. Bastaría con no legislar en contra de Dios y de quienes lo quieren tener presente en sus vidas. De hecho, la experiencia de Dios es lo que nos hace más propiamente humanos. Es necesario recuperar la libertad para hablar de Dios, para creer, para relacionarse con Él.
Tener presente a Dios, en una sociedad liberal, favorece que todos nos situemos en un estatus de humilde igualdad. Una humildad que siempre viene bien, como hace poco reconocía el propio Pedro Sánchez; aunque, muchos de los que le escuchábamos, descubriéramos que el doctor tampoco tiene mucho conocimiento de esto. La presencia de Dios en nuestra vida permitirá acortar distancias entre pobres y ricos, oligarquías y proletariados, castas y descastados. Y, por otra parte, intentar eliminarlo nos coloca ante otros “dioses”, otros referentes idolatrados, que son los que verdaderamente nos esclavizan y nos empujan al vacío existencial del que hablaba el psiquiatra Victor Frankle. Lo expresa muy bien en su libro “Presencia ignorada de Dios” cuando dice: “Hay siempre en nosotros una tendencia inconsciente hacia Dios, es decir, una relación inconsciente pero intencional a Dios. Y precisamente por ello hablamos de la presencia ignorada de Dios… Dios a veces “nos” es inconsciente, nuestra relación con él puede ser inconsciente, es decir, reprimida y por tanto oculta para nosotros mismos. Ya en los salmos se alude al ‘Dios oculto’, y en la antigüedad helenística existía un altar consagrado ‘al Dios desconocido’… Existe una religiosidad latente aun en las personas declaradamente irreligiosas, en las que se interpone la libertad (esto lo puede comprender –y respetar– el médico…)”.

2.- Dios no debe ser utilizado. Ningún partido político, institución o persona debe poner a Dios en su equipo; ni señalarlo como miembro del equipo rival. Nada de lo que el ser humano haga ha de hacerlo en nombre de Dios. Dios no es liberal, ni conservador, ni catalán o español. No debemos mezclar a Dios con la forma como nos organizamos para convivir. Nunca más el mayor poder económico de un individuo, institución o país, ha de ser visto como una recompensa divina por las buenas acciones. Ni la pobreza deberá contemplarse como la consecuencia lógica del pecado o la degeneración racial. No existe la libertad de utilizar a Dios.

3.- No sólo el trabajo dignifica al hombre, también el ocio y el tiempo libre. La tiranía del llamado mercado de trabajo no debe absorber al individuo hasta el punto de no dejarle tiempo para dedicarlo a otros quehaceres. No es admisible que los salarios exiguos obliguen a que ambos miembros de una pareja tengan que condicionar su paternidad o, incluso, su unión matrimonial. Al mismo tiempo, los individuos han de ser conscientes de que el tiempo no dedicado al trabajo retribuido se debe administrar adecuadamente. Para educar a los hijos no basta con dedicarles “tiempo de calidad”, como algunos pedagogos nos han hecho ver con frecuencia. La educación requiere de tiempo, de mucho tiempo. Existe el derecho a disponer con libertad del tiempo libre, y esa libertad debe ejercerse con responsabilidad.

4.- La familia es la institución natural más propiamente humana. Y por natural, ha de contemplarse como familia a la formada por el padre, la madre y los hijos. Esta es la familia que más beneficios origina a la comunidad y al individuo, y por tanto es la que debe ser protegida. El matrimonio estable, en el que ambos conyugues se comprometen fielmente para toda la vida, es el que mayor equilibrio y seguridad aporta en el desarrollo de los hijos. Las causas sobrevenidas que fracturan el vínculo familiar, ya sea por muerte o por ruptura en la convivencia, en cualquier caso, deben repararse buscando ofrecer a los hijos las condiciones más próximas a lo que demanda el orden natural. Esta familia, orientada a la generación de personas virtuosas, maduras y equilibradas, debe integrar a los mayores no como elementos utilitarios para suplir las carencias o ausencias de sus hijos hacia los nietos, sino como referentes de vida que nos vinculan con una tierra, una cultura y una historia común. El respeto y la honra hacia nuestros padres es lo que otorga sentido al concepto de Patria.

La familia debe disfrutar de una libertad absoluta para ejercer las responsabilidades que le son propias. El Estado no está legitimado para usurparle derechos. La familia es una institución anterior al Estado, y por tal razón debe estar supeditado a ella.

5.- La vida humana debe ser respetada hasta sus últimas consecuencias. La vida no es siempre el valor más preciado para el ser humano. Es legítimo y virtuoso dar la vida por los demás o por un ideal que coadyuve a la dignidad del ser humano, por ejemplo, la libertad. Pero lo que el ser humano no puede hacer, de ninguna manera, es otorgarse la facultad de arrebatar la vida o pervertirla. En esto no puede haber excepciones, porque si las hay se habrán difuminado los límites y cualquier iluminado podría cambiarlos. Nos ha pasado con la ley del aborto, sobre el que se han ido modificando las condiciones y los plazos, si bien la dirección seguida por los distintos gobiernos ha sido la de encaminarse hacia el aborto libre. En un estado liberal y ético, la vida es un derecho fundamental que nadie puede vulnerar, ni de forma individual ni institucional. No puede haber pena de muerte, eutanasia, manipulación genética de seres humanos, almacenamiento o destrucción de embriones humanos, clonación, etcétera. La propia naturaleza debe ser preservada como entorno en el que la vida tiene lugar. No existe la libertad para eliminar seres humanos.

La humanidad se escandalizó al descubrir la cruel eugenesia y experimentación humana llevada a cabo en la Alemania NAZI. Sin embargo, hemos terminado por aceptar unas prácticas macabras y antinaturales simplemente para obtener supuestos beneficios. Lo que no trasciende a la opinión pública es la gran cantidad de conflictos psicológicos, emocionales, psiquiátricos, que está ya originando este tipo de prácticas. La falta de ética siempre acaba pasando factura al ser humano. Cuando se vulnera el derecho a la vida, o se malogra el ecosistema natural, el ser humano pierde su libertad. Incluso los verdugos dejan de ser libres.

6.- El ser humano ha de ser respetado en su dignidad. En un liberalismo ético ninguna persona debe ser excluida, vejada o despreciada por razones de raza, género, religión, condición sexual, nacionalidad o ideología política. Al mismo tiempo, cada individuo está obligado a respetar y cuidar su cuerpo. No ha lugar a experimentaciones que tergiversen la realidad anatómica natural de un individuo. No existe el derecho a transformar mi cuerpo, esto no es libertad. Más aún, el idolatrado hedonismo nos esclaviza cada vez más hacia la búsqueda de un cuerpo perfecto que nunca se acaba de lograr. Esta actitud es insatisfactoria y termina por ocasionar obsesiones enfermizas. Si se inculca desde la infancia, el individuo entra en una espiral en la que le resulta imposible descubrir su verdadera identidad. No existe la libertad de hacer con mi cuerpo lo se me antoje.

7.- La propiedad ajena debe ser respetada. Es este uno de los principios básicos del liberalismo económico: el respeto a la propiedad privada. Lo vemos claro cuando contemplamos este precepto entre personas individuales, nadie está legitimado para apropiarse de lo que es de otro. Pero también debe ser así en cualquier otro contexto. No hay justificación para que el Estado, más allá de lo justo y necesario, esquilme la economía de sus ciudadanos expropiándoles el trabajo a base de impuestos, ni siquiera bajo el pretexto de distribuir la riqueza entre los más necesitados. Antes bien, debe utilizar otros medios para que esos ciudadanos empobrecidos consigan, mediante su trabajo y esfuerzo, ser retribuidos dignamente.

Las empresas no están legitimadas para acaparar beneficios indefinidos y a toda costa, mientras que sus empleados obtienen retribuciones “mileuristas” insuficientes para constituir una familia con ciertas garantías de supervivencia. En un partido político no vale cualquier medio para conseguir financiación. El fin no justifica los medios. En esto, como ocurre con el derecho a la vida, tampoco puede haber excepciones. Si las hubiera, se abriría la ranura por donde se colaran los pícaros oportunistas.

8.- Los acuerdos deben respetarse hasta sus últimas consecuencias. Quedan ya lejos los tiempos en los que la palabra dada tenía valor por sí misma. Mentir, tergiversar la verdad, ocultarla o difundir verdades a medias en beneficio de los propios intereses, deforma la sociedad y falsea las relaciones entre sus individuos. No existirá una verdadera libertad si los compromisos no se llevan a término fielmente, y esto debe ser aplicado en todos los ámbitos: el comercial, el político, el laboral, el personal, etc. Un programa electoral que no se cumple, debe ser tratado como una estafa que no puede quedar impune. Una información ofrecida a la audiencia de manera tendenciosa y partidista no está justificada por la libertad de expresión. Un compromiso de fidelidad matrimonial que se traiciona, ha de contemplarse como una vulneración que quiebra la dignidad del infiel y de quienes lo rodean; además de limitar su propia libertad.

9.- El ser humano está sujeto a pasiones que deben ser controladas. Quizá la causa más frecuente de descomposición familiar sea el adulterio. No se trata de prohibirlo, pero sí de no facilitarlo y, en todo caso, de ofrecer alternativas que reconduzcan las consecuencias de la debilidad humana. El “divorcio exprés”, la aplicación de programas supuestamente educativos que pretenden adiestrar la sexualidad en los niños, expender preservativos en los centros escolares, el acceso generalizado y cada vez más precoz a la pornografía, la banalización de la sexualidad humana, la promiscuidad en jóvenes y adultos, la incitación permanente a la homosexualidad; son todos ellos aspectos generadores de conflicto, violencia, insatisfacción y desequilibrios; erosionan a la sociedad y malogran la convivencia. En todo caso, la sexualidad debe estar presidida por el respeto al otro y a uno mismo. No existe la libertad para satisfacer las pasiones; antes bien, a mayor control sobre las pasiones más propiamente humano se es. No se trata de juzgar desde el puritanismo la vida privada de los líderes políticos o mediáticos, pero tampoco se les puede reír la gracia de sus juergas (a veces, pagadas por todos), adulterio, promiscuidad y vida disoluta. No es admisible que en un partido político haya un dirigente al que se le conozca por “el terror de las nenas”.

10.- El consumo desaforado nos conduce a la esclavitud. El consumismo es una de las trampas que nos ha tendido el capitalismo. Nuestra sociedad está repleta de individuos inmersos en la espiral de un consumo que nunca acaba de satisfacerse. Se consume estética hasta la aberración cuando los padres regalan a sus hijas adolescentes una modificación de senos. Se consume ocio cuando jóvenes y adultos salen todos los fines de semana a cenar, bailar y beber hasta altas horas de la madrugada. Se consume un supuesto bienestar saludable cuando nos abonamos al mejor gimnasio con sauna incluida. Se consume tecnología, vestuario, comida basura, vehículos, etc. Todo ello edulcorado por una publicidad que nos conduce y esclaviza en una insatisfacción crónica. La libertad de mercado no disculpa la adicción al consumo.
El perspicaz lector se habrá percatado hace tiempo de que los titulares de este decálogo fueron ya redactados -en el contexto y lenguaje de la época- hace ya muchos años, en el monte Sinaí. No hay nada nuevo bajo el sol, la pugna de pasiones a las que se enfrenta el ser humano siempre es la misma. Hay quienes se sienten incapaces y optan por rendirse, justificando luego sus debilidades; aquellas que han ocasionado sufrimiento y los han empobrecido, a ellos y a su descendencia. Otros optan por luchar y sobreponerse, lo cual siempre les eleva, permitiendo que el sufrimiento -que tarde o temprano, siempre llega- engrandezca su dignidad haciéndoles más propiamente humanos.

CONCLUSIÓN

La libertad es una originalidad propia del ser humano, que a la vez lo ennoblece elevándolo por encima de los demás seres de la naturaleza. Ningún poder está legitimado para coartar las libertades fundamentales de los individuos. Ahora bien, la libertad no es el valor supremo concluyente con la dignidad superior del ser humano, incluso aunque viviera aislado. La libertad tiene unos límites que no son los que colisionan con las libertades ajenas, sino que los impone la ética, la cual permite hacer un uso responsable de la libertad. La acción política debe estar encaminada a salvaguardar las libertades y coadyuvar en el uso responsable de la libertad.

El endiosamiento de la libertad, al cual el liberalismo nos fue conduciendo durante el siglo XIX, quizá nos ha proporcionado un mayor bienestar, pero también nos ha conducido hasta una sociedad enferma. En ella, los niños padecen la ruptura familiar, la empobrecida formación académica, la ruinosa educación orientada a complacer las apetencias antes que a sacar lo mejor de uno mismo esforzándose en el dominio de las pasiones. Unos adolescentes entregados al consumo más devastador, desorientados, inseguros y poseídos del alcohol, el erotismo y la pornografía. Supuestos beneficiados de las consultas de psicólogos, que con frecuencia entran en la espiral de la depresión, el vacío y, a veces, el suicidio. Unos jóvenes con características de adolescente hasta edades propias de la madurez, que viven de fiesta en fiesta gastándose el paupérrimo salario mileurista en tecnología y alterne. Promiscuos y a la vez huidizos ante el matrimonio y la paternidad, inconscientes de la degradación a la que están sometidos. Una sociedad en la que los adultos sobreviven manipulados por intereses ideológicos o publicitarios, con criterios poco formados y, en el mejor de los casos, sentimentalmente buenistas. Acuciados por el hedonismo y la sensualidad, ignorantes de referencias verdaderas que les permitan ubicarse en la historia y la civilización a la que pertenecen, abocados a un progresismo de muerte silenciada en donde el aborto, la eutanasia, el suicidio o la producción de embriones humanos desechables, es una constante. Y unos ancianos cansados de vivir en una sociedad que no entienden, sufrientes atormentados por las vicisitudes de sus seres queridos. Ancianos aparcados en muchos casos y abandonados en otros. Una sociedad incapaz de mirar a la trascendencia y ocupada sólo en lo inmediato.

Será difícil modificar la hoja de ruta de un plan preestablecido y que lleva ya un largo recorrido andado. Sin embargo, creo que es posible la renovación paulatina de un sistema que está produciendo dolor, frustración y falta de esperanza. Parte de la sociedad ha empezado a descubrir un nuevo liberalismo que será difícil de encauzar, pero no imposible. Un liberalismo incipiente sustentado por líderes políticos y mediáticos que todavía deben ubicarse más certeramente en una ética coherente y esforzada. Basta con proporcionar libertad a los individuos y no favorecer la ética destructora de lo más propiamente humano: la familia, la experiencia de Dios y el amor a los tuyos; que, por extensión, no es otra cosa que el amor a la Patria.

*Artículo publicado inicialmente en la Revista Naves en Llamas


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

A Fondo

La moral de la decadencia

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Jordi Contreras (R).- Cuando hablamos de moral en la sociedad posmoderna podemos observar una filosofía de vida que subyace y justifica a la sociedad capitalista que es, básicamente, hedonista y pegada al mundo como única opción posible de vida. La visión esencial del ser humano solitario y vacío es la de una criatura que busca insistente e instintivamente el placer y huye despavorida ante cualquier posibilidad de lo contrario, es decir, el sentido trágico del propio destino.

Loading...

La esclavitud inconsciente del querer más a cualquier precio induce a la comunidad a una neurosis bloqueadora de cualquier capacidad para soportar una bajada a los sufrimientos de esta vida. El dolor por el esfuerzo en la elevación ética es la fuente del despertar y contribuye siempre a la creación de valores de belleza y superioridad espiritual. Sentirse vivo y escultor de la propia vida es síntoma de que el hombre imprime su huella y modela con su acción a aquello que lo neutraliza y le impide su afirmación positiva.

Es oportuno señalar que una vez que el ciudadano queda a merced de dicha esclavitud, aflora en él la apatía y desarraigo egocéntrico derivador de un materialismo neurótico que lo secuestra de la necesidad de estar conectado al entorno en el que vive, y sentirse partícipe de la realidad cambiante que sin darse cuenta le afecta y moldea.

El sacrificio por los demás, el heroísmo puesto al servicio de los otros, el sufrimiento como oportunidad de aprendizaje, la disciplina, el rigor, el altruismo en suma, están casi completamente ausentes de los criterios prácticos de la mentalidad posmoderna. Con el utilitarismo y el pragmatismo se consigue diluir cualquier atisbo de crecimiento espiritual y conocimiento del ser en sí mismo. En el caso del cristianismo, transformado en moral social y en evangelio laico, vemos como ha perdido su contenido religioso que ya no es obstáculo para el galopante vacío espiritual de Europa. El resultado es que vivimos en una sociedad sin legitimación ni sentido comunitario, donde la domesticación social y la alienación psicológica de masas han tomado el relevo de las ideas y de los mitos.

En el campo de la política observamos suficientemente como la esencia degenerante fluye por ese ambiente viciado de codicia y prestigio personal, un lenguaje neutro propio de la ausencia de la política en mayúsculas y que pone de manifiesto qué tipo de élites nos gobiernan. La causa finalista del sistema es la exclusión de todo tipo de manifestaciones que perjudiquen el imperio de lo aceptable.

Para este fin el placer, el dinero como sactum santorum, la acriticidad, el individualismo atomizador, la preocupación por el mañana de uno mismo -no desde luego desde una visión comunitaria- han creado una jungla desestructurada en la cual los políticos juegan a promocionar y alimentar esta apuesta por la muerte de la posibilidad del restablecimiento del sentido de comunidad.

Los “derechos políticos de los europeos” sólo advierten una visión para el ciudadano: La elección de un conjunto de representantes derivados de la legitimidad y soberanía del pueblo. Pues bien, esa ilusión democrática del voto cada cuatro años es una razón instrumental de las élites económicas gestionada por las políticas para la perpetuación de un sistema que institucionaliza soterradamente un cúmulo de privilegios miserables, dominio psicológico y legitimación de un modelo que fomenta la mediocridad: el demócrata-financiero-mundialista.

Por otro lado, el fomento de la neutralidad ideológica dirigida es un elemento capital para entender la desmovilización de las personas en las sociedades capitalistas. El resultado hallado por la observación de dicha neutralidad y vaciado de contenido es el de la debilidad compulsiva por el materialismo exclusivo como forma sustitutiva de la acción social consciente en todas sus vertientes. Por tanto, la impotencia como resultado de la manipulación y distorsión de la realidad se infiere como una sensación de conformidad respecto a lo político, estableciéndose como estrategia y arma desactivadora permanente; se hace necesaria, no obstante, para la supervivencia en la “normalidad de las democracias occidentales”. Por este camino, la voluntad de un pueblo cede y deja de tejer su propio destino quedando supeditada al imperio de fuerzas y cosmovisiones no soberanas y extra-europeas.

En esta degradante psicología, subyace también una intención negadora de la diferencia étnica y cultural, producto de la cual se construye una distorsión extensiva de la que emana una visión universalista y desarraigada del concepto de hombre, que promueve la disolución de las culturas y el sentido de culpabilidad por ser lo que se es: europeo en este caso. Este odio por lo diferente es derivado por corrientes anti-naturalistas y humanistas que nacen con el cartesianismo y que pretenden acabar con el sentido del ser mediante la supremacía de la razón-técnica deshumanizadora, la desarmonía con el entorno natural, la disolución del lazo histórico y ancestral de los pueblos, para llegar finalmente a una meta edénica: un gobierno mundial, es decir, comunidades sin atributos naturales ni históricos, donde no haya un obstáculo para el dominio cultural único, mercantil y financiero del orbe.

La unidad espiritual, la lucha por el derecho a la afirmación cultural en Europa, la autorrealización en la comunidad y para la comunidad nacional, el regreso a la vida sin la trampa de las teorías del exilio, el gusto por la belleza elevada como símbolo de lo vital, el rigor de nuestro honor frente la vida, la recuperación del orgullo sano de ser europeos y no occidentales, hará que germine de la tierra la chispa prometeica materializada como la espada sagrada que nos permitirá combatir por la hegemonía cultural que nos devuelva a nuestra senda en la historia.

Ser consciente, crítico y tener la voluntad sobrehumanista como elemento de lucha y afirmación europeo son las llaves para ordenarse activista desenmascarador de los valores alógenos y narcotizantes que destruyen nuestras comunidades.

En definitiva y a modo de conclusión, la extensión de lo físico, de lo económico, del individualismo de masas, de la mecanicidad como funcionamiento de la prisión liberal en la que vivimos, se corresponde con la modernidad decadente, con el ocaso de lo histórico, de lo artístico, de lo religioso y de lo popular.

*Responsable de Acción Política de Plataforma per Catalunya (PxC) en Tarrasa.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

La eliminación de la libertad personal y social en las democracias liberales

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por José Martín Brocos Fernández (R).- La democracia liberal partitocrática únicamente es una forma de gobierno donde el factor cuantitativo prima siempre sobre lo cualitativo, la masa sobre lo egregio, la mediocridad por encima de lo superior y excelso. Así, la absolutización global de la democracia, conduce a la deriva natural en la dictadura de la mayoría, y a la eliminación de la libertad personal y social.

Loading...

1. La absolutización de la democracia

En política, la absolutización de la democracia liberal partitocrática como forma de gobierno, y como su consecuencia lógica lo que en época presente se ha dado en llamar la república procedimental, en la que los valores se generan en esferas que escapan al control del pueblo, conlleva la pretensión de extensión a todos los estamentos sociales e instituciones del modelo, las reglas y la praxis democrática, siempre en su vertiente liberal. Las instituciones no regidas por reglas puramente democráticas, son consideradas caducas, propias de tiempos ya periclitados, y deben amoldarse a la democracia como forma de gobierno institucional e universalmente institucionalizada. Esta uniformidad democrática de la sociedad civil e instituciones sociales, culturales y económicas, no es buena para la libertad ya que cuando todo es democracia nos encontramos más cerca de la dictadura que de otra cosa.

De suerte que ampliando la intervención de los políticos o de las reglas de la democracia a la diversidad de instituciones, entendiendo institución como término genérico que agrupa todo el cuerpo asociativo de asociaciones, bien comunidades naturales o asociaciones libres, corporaciones, fundaciones, patronatos, etc., se consigue, por un lado, apropiarse de todo el espectro social, participar de todo el entramado que genera actividad y por otro sofocar la libertad de la propia sociedad civil, dirigiéndola, manipulándola, maniatándola e interviniéndola.

Se ha llegado hasta la identificación mimética de la democracia liberal con el progreso humano y social, y con el bien común integral, inmanente y trascendente, de la persona, la familia y la sociedad. Es más, la democracia liberal forma parte ya de la idiosincrasia del hombre ilustrado y moderno, ergo, es bueno.

Pero la democracia liberal partitocrática únicamente es una forma de gobierno donde el factor cuantitativo prima siempre sobre lo cualitativo, la masa sobre lo egregio, la mediocridad por encima de lo superior y excelso. Así, la absolutización global de la democracia, conduce a la deriva natural en la dictadura de la mayoría, y a la eliminación de la libertad personal y social. Y todo ello por propia dinámica degenerativa de la democracia liberal encamina a la crisis del sistema. Las naturales consecuencias del sistema liberal, siempre disolvente, parecen sucederse en los últimos decenios a un ritmo cada vez más rápido: decadencia moral sin precedentes, quiebra del Estado de Derecho y la disgregación social.

El resquebrajamiento del sistema deriva tanto de la crisis de los partidos, como de las ideologías germinadas tras la revolución francesa, que se diluyen. La partitocracia es el cáncer de la democracia. Asfixia la representatividad popular y se confunde mimetizándose en el propio Estado por la extensa y tupida red de intereses creados. Las crisis de los partidos en la actualidad derivan bien hacia el totalitarismo hegemónico camuflado jurídica, educativa, e informativamente de hiperdemocracia liberal, o bien hacia el indigenismo etnocéntrico populista, que trata de sustituir al mismo sistema, pero que se quedan en meras democracias formales que igualmente degeneran en totalitarismo, y que tiene como rasgos definitorios el chovinismo acrítico extremo, la desvinculación de la cultura occidental y el racismo en su genuina definición racial.

La fe religiosa, antaño forjadora de civilizaciones e Imperios, ha sido globalmente sustituida por una superstición ciega en las posibilidades de sistema democrático. La sacralización de la democracia, números más estadísticas asentadas en la probabilidad y que sirven para el control social, contribuye a desvirtuarla.

La democracia es la nueva religión cívica con visos de universalidad monopolizando lo políticamente correcto, tanto en enjuiciamiento de la realidad que debe pasar el tamiz democrático, siempre en su vertiente liberal, como la globalidad del proyecto y su extensión a todos los campos de la convivencia social, para toda clase de asuntos e instituciones, para todos los pueblos y naciones del mundo, y de manera permanente y definitiva.

2. El secuestro de la democracia por los mainstream

La opinión pública no existe. Simplemente es creada, conformada y dirigida en cada momento por los medios de comunicación en base a intereses casi siempre inconfesados y no conformes con el bien común. Dentro de los medios de comunicación, la televisión es, sin duda, el instrumento más eficaz para llegar a inculcar reflejos condicionados en la mayoría de la gente (…). Y así se va formando una masa sometida al embrutecimiento cotidiano de los media, acostumbrada a reaccionar pasionalmente, sin el menor espíritu crítico, plenamente sumisa a todo tipo de manipulaciones. Se pretende expresar y seguir la opinión, cuando en realidad ella ha sido fabricada por los media.

De ahí la sólida alianza, traducida en estrechas imbricaciones, que el poder político mantiene con los medios de comunicación por medio de un complejo entramado de influencias, dependencias, y mecanismos para asegurarse el apoyo mutuo: publicidad institucional, subvenciones a fondo perdido o concesión de licencias.

La democracia no existe. Ha sido secuestrada y sustituida por una partitocracia, que es la que nos rige y gobierna. El poder, desequilibrado y sin control, es ejercido por los partidos políticos, dos o tres a lo sumo, máquinas férreas de control al servicio del mantenimiento del establishment, y por los medios de comunicación comprados o silenciados que ejercen un poder omnímodo en la modelación de la masa social; masa integrada por el hombre del siglo XXI, un hombre mayoritariamente débil, inconstante, voluble, superficial, volcado hacia lo exterior, pusilánime y presuntuoso de si mismo y de sus propias fuerzas, lo que le ofusca e impide ser consciente de la espiral hacia una profunda sima en la que se encuentra inmerso, donde no hay más que vacío, desesperación y soledad.

La libertad de elección en las urnas en democracia no existe. Hace años que asistimos a un monumental y generalizado engaño, nos venden que somos libres y que podemos decidir nuestro destino. El sistema ha engullido la libertad y convertido ésta en una quimera. La plutocracia empresarial-financiera y sus redes tejidas y superpuestas con el poder mediático y el poder político deciden, por lo menos en sus líneas generales y siempre en consonancia con poderosas organizaciones supranacionales, cómo se ha de vivir, qué tenemos que pensar, y cómo debemos actuar. El ciudadano-masa ha perdido su participación y el dominio del sistema. Se ha convertido en su rehén y paradójicamente en su principal defensor, explicable por el lavado de cerebro ideológico a que está siendo sometido a hora y deshora.

3. La educación en la democracia

La propia democracia liberal es caldo de cultivo de la mediocridad, preteriendo un injusto igualitarismo social sobre la exaltación de lo virtuoso, lo noble y lo excelso. De tal modo que en nuestra sociedad se han ido paulatinamente perdiendo valores como el sentido trascendente de la vida, del honor, de la honra, del espíritu de servicio, del sacrificio y de la disciplina. Ideales como heroísmo, santidad, generosidad, renuncia, compromiso y militancia, antaño transmitidos de generación en generación, hoy yacen arrumbados y semejan como pura utopía.

Se educa sin sentido del límite, con una inicial tolerancia del mal, en su vertiente ética, que por su propia dinámica, inserta en la naturaleza humana inclinada al mal y siempre tendente a los honores y a los placeres, degenera en permisividad moral y de ahí pronto esa tendencia o comportamiento que constituye intrínsecamente un desorden antinatural es planteada como un derecho exigiéndose su ratificación legal; finalmente acaba viéndose como un derecho, un bien conseguido democráticamente, y objeto de protección jurídica, v.gr. aborto, homosexualidad, divorcio o eutanasia.

Esta educación permisiva, sin referentes en la defensa del orden natural y sobre la base del mecanicismo y pragmatismo filosófico, y del totalitarismo relativista axiológico, excepto los valores inherentes a la propia democracia liberal que sobre éstos no cabe disenso posible, conduce a una mentalidad hedonista que cifra el placer y bienestar como fin supremo, y a una cultura vital del consumo desaforado. La afectividad y el sentimiento fundamentan las relaciones familiares y matrimoniales por encima del amor sacrificado y gozoso, que se desvanece, al igual que el esfuerzo y la perseverancia de la lista de virtudes que procuramos cultivar.

La libertad se concibe, y defiende jurídicamente, como la pura autonomía sin ningún tipo de limitación a lo que agrada o se apetece. La libertad propuesta es una libertad alienante, -puesto que la verdadera liberación del hombre es de su miseria moral,- vigilada y encauzada hacia modelos de vida presentados como exitosos por la máquina propagandística y publicitaria de las grandes empresas de la comunicación y del ocio, a la par que imbuidos educativamente desde una ética laica anclada en un pensamiento racionalista y en el naturalismo pedagógico, tendente al laicismo radical; y defendidos y propagados desde un derecho que rota su vinculación con el orden moral objetivo, niega el conocimiento jurídico como saber prestatario de los grandes principios axiológicos de validez universal e inmutable que debe ser el fin último de la ley, e informando socialmente comportamientos negativos moralmente dañinos y destructores de la persona y del bien común. Nos encontramos con la derivación totalitaria de la democracia liberal.

Configuramos así las sociedades light, donde descuella lo huero, lo fútil, imponiéndose el facilismo. El problema es que este hombre light, dócil, con actitud pasiva e indolente, hijo y engendro de la democracia liberal ilustrada, interesa al poder mundial, de ahí el dominio directo que se pretende ejercer sobre la educación de la persona, violando tanto la libertad de educación como la propia patria potestad, con el adoctrinamiento obligatorio de los menores en un modelo ético-moral enrejado en el relativismo axiológico, axioma éste absolutista, en la moral de situación, y en la permisividad sexual. La intervención estatalizadora de la educación, cada vez más en aumento, es uno de los métodos que los diversos totalitarismos, entre ellos el democrático, emplean para el control de la sociedad y para el desarrollo de sus futuras masas borreguiles y amodorradas, que no pueblo.

Así las escuelas trasmiten cultura y valores y pueden canalizar a los niños hacia diversos papeles sociales. Contribuyen a mantener el orden social [neutralizando las revoluciones]. Es difícil concebir la eliminación de la escuela en la distribución de papeles sin cambios en la misma estructura económica y social. Las escuelas tienen que ayudar a convencer a los niños o reforzar su creencia de que el sistema es básicamente sano y el papel que les ha asignado [de perpetuar la estructura social,] es el que deben desempeñar. Mediante esa “colonización”, la sociedad evita tener que redistribuir los aumentos del producto nacional y reduce la necesidad de reprimir directamente al populacho (…) reformar las escuelas para que se enseñara a los niños a interiorizar la autoridad externa y convertirse en individuos que seguirían las reglas.

El Estado fabrica la masa social entrando directamente en competencias, antes exclusivo de los padres, como la formación de la personalidad en planos como el sexual, emocional, moral, espiritual o religioso, cara a una uniformización del ciudadano, siempre manipulable y dócil al poder. Creación de las masas favorecido por la cosmovisión dominante ofrecida por los medios de comunicación, servidores, mantenedores y beneficiarios del sistema, a los cuales sólo importa los criterios empresariales de supervivencia en el tiempo y rentabilidad, y por una concepción laicista de la política, la única que tiene cabida real en una democracia liberal, según la cual tanto el orden social como el derecho son totalmente independientes del orden moral.

Para la creación de la masa y su embrutecimiento gradual debe destruirse las estructuras que vertebran la sociedad y para ello es necesario demoler los principios que garantizan su cohesión y armonía; debe, por tanto, conquerirse un adoctrinamiento del pensamiento único, una programación educativa radicalmente inmanentista, librepensadora, para borrar del entendimiento toda huella de Dios y minar la prosperidad espiritual y moral del hombre, e implantar en las conciencias ideas tan erróneas y dañinas que degradando al hombre lo alienen de su más profunda realidad, dedicándose tan sólo a satisfacer las primitivas necesidades del hombre animal.

En el fondo subyace una negativa al propio conocimiento y combate interior que deriva de la ausencia de valores espirituales y la falta de un sentido pleno de propia vida.

La libertad, el bienestar y la grandeza de un Estado están en razón directa al desarrollo del bien común trascendente, que tiene presente la moral de sus hombres y que “depende del cultivo y exquisitez de la vivencia axiológica. En este sentido el bien común no coincide con el interés general, público o político, dice referencia al bien integral de la persona, de la familia y de la sociedad; y éste exige una firme y sólida instrucción y educación religiosa.

4. La destrucción de la justicia y la prevaricación de los encargados de hacerla

Empecemos por definir conceptos. Cuando hablamos de ley positiva, derecho positivo u ordenamiento jurídico positivo quiere decir que está plasmado en un código estatal vigente. Aquí positivo no se contrapone a negativo, sino que es factible, que se puede hacer; lisa y llanamente que es una ley emanada por los órganos competentes del Estado y como tal, es legal.

Por ley natural, según definición clásica tomista, entendemos “la concepción naturalmente ínsita en el hombre, por la cual se dirige éste a obrar de modo conveniente en sus acciones propias” determinando lo bueno y lo malo. El derecho natural, que es la misma ley natural en cuanto regula las relaciones interhumanas, se funda en la misma naturaleza de la persona, en su doble dimensión cognoscitiva y volitiva. V. gr. el hombre, por su naturaleza, está connaturalmente propenso a conservar y prolongar su vida, y de ahí nace el derecho a la vida y a la legítima defensa de la misma, así como el derecho a proveerse de los medios de subsistencia; el hombre, también por su naturaleza, está esencialmente inclinado a la propagación y conservación de su especie, y de ahí nace el derecho al matrimonio, y a la crianza y educación de los hijos.

El ius humanum es lo que tradicionalmente, en la época medieval se denominó como derecho de gentes, y que constituye el antecedente de los modernos derechos del hombre, que no brotan de la nada. En un principio los derechos humanos surgen como aplicación de esa moral objetiva, de esa ley natural, al funcionamiento del ser humano, para ir progresivamente trasmutando tras la revolución francesa a una visión más antropocéntrica y racionalista de los mismos, a la par que se produce la ruptura del derecho y de la moral, del derecho positivo con la naturaleza de la persona.

La concepción moderna y contemporánea del derecho se fundamenta principalmente en el consenso de las mayorías o en el subjetivismo irracionalista del gobernante de turno. El ius naturale asentado filosóficamente en el realismo metafísico y ético deja de orientar al derecho positivo, y la justicia ya no es una categoría moral donde prima las ideas de verdad y de bien a la luz de las eternas verdades que subyacen en el modo del ser y del obrar, sino una categoría meramente jurídica.

El derecho pasa a convertirse así un poderoso instrumento de reingeniería social con la finalidad de favorecer, plasmar y asentar en la sociedad los comportamientos y actitudes que los poderes dominantes deciden arbitrariamente para constituir conceptualmente el orden jurídico. De forma que nos encontramos en la práctica un Estado dictatorial, que figura una democracia, pero en realidad es una tiranía legal controlada directamente, y recíprocamente sometida, por los poderes ejecutivo y legislativo-parlamentario, y de forma indirecta por el poder judicial, el económico y el informativo.

El derecho se vuelve corruptor y disuelve la sociedad, tanto respecto a su fin, que es la perfección de la sociedad, como a sus elementos esenciales ya que el fundar el poder sobre la autoridad social, que consiste en la suma del número y fuerzas materiales, es carecer de fundamento, que ha de ser moral, o sea la ley natural, de la que todas las leyes han de ser su proclamación o determinación.

Surgen de esta guisa nuevos derechos humanos fundamentales consensuados, cuando no tiránicamente impuestos desde los núcleos de poder al vulgo, al que previamente se ha adoctrinado ideológicamente a través de los mass media y de la educación. Son derechos sin arraigo en la índole propia del hombre, exponente y exacerbación del positivismo jurídico, en el que sólo valen las normas emanadas del Parlamento y no existen principios universales de justicia; derechos como aborto, eutanasia, infanticidio, ideología de género, matrimonio homosexual, multiculturalismo, o a la libertad sexual, ergo, sexo animal sin compromiso. La democracia no sólo consagra estos nuevos derechos humanos laicos y democráticos, al servicio del poder y quien lo detenta, sino que los unilateralmente los publicita e impone coactivamente desde las Naciones Unidas. La realidad es que vivimos en una cada vez más férrea dictadura silenciosa, muy peligrosa, porque no se ve, y cuyas principales fuerzas que la dirigen se mueven entre bambalinas.

El problema se ve agravado por una doble perversión. Por un lado el mayor problema radica cuando a través de estos derechos inexistentes, denominados de tercera generación, se tamiza y reinterpreta perversamente los llamados derechos de primera generación, pilares de la convivencia civil, modificando así su sentido y extensión originaria, de tal forma que podemos aseverar que los derechos de primera generación han dejado de existir; y por otro lado, se disuelven conceptualmente los prístinos conceptos jurídicos a fuerza de definiciones legales e introduciendo anfibologías en los propios términos que se asientan en lo contrario que dice que garante.

Estos derechos de nueva generación transmutados y entronizados en leyes, leyes asumidas, sustentadas, defendidas, propagadas e impuestas por la agenda globalista de la ONU, y utilizadas para implantar estatalmente un sistema centralizador e intervencionista, haciendo pedagogía y difusión de la ideología de género, y para adoctrinar instrumentalizando el sistema educativo con una visión mecanicista y utilitarista del hombre propia del materialismo darwiniano. De tal manera que en nombre de los derechos humanos se está eliminando la persona y destruyendo la humanidad. La ONU se ha convertido en depredadora de aquello para lo que fue creado: los derechos humanos.

La crisis de libertades actual va pareja a la de los derechos humanos, que son previos al orden político. Hay una restricción de la libertad a nivel personal y a nivel social fruto de la concepción de libertad irrestricta desligada de la ley moral natural y de la verdad objetiva sobre la misma persona humana, lo que deriva en la imposibilidad de cimentar los derechos de la persona sobre un firme asiento racional, y la misma imposibilidad de gestación y cimentación de un ordenamiento jurídico intrínsecamente justo, porque es la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios y en unidad de alma y cuerpo, el fundamento y el fin de la vida socio-política, a la que el derecho, desde los postulados dictados por la recta ratio, debe servir.

El respeto y acatamiento a la ley moral natural camina paralelo a la instauración de un orden social justo y a la plenitud de la libertad humana. Una noción puramente subjetiva del derecho separada de la referencia a la verdad de la naturaleza humana, cerrada a su dimensión trascendente, subvierte los principios morales básicos del orden social, deslegitima en la medida que lo haga al propio derecho positivo, y convierte la libertad en imposible al contravenir el orden natural. Así las democracias liberales actuales, ancladas en la dictadura partitocrática del Estado liberal de puro derecho positivo, corrompen moralmente por el inherente deterioro espiritual y la elevación del relativismo ético a punto de referencia de la propia democracia, acabando con la verdadera libertad y desembocando de facto en el totalitarismo y la tiranía de los partidos políticos en tanto pueden decidir sobre lo fundamental e intangible afirmando en funesta utopía naturalista que el hombre y la sociedad pueden prescindir de la Verdad revelada, del Derecho natural y de la Moral objetiva; preconizando, en definitiva, un antiteísmo frontal y formal.

Uno de los aspectos más serios de la situación histórica actual, es la mengua de respeto hacia los valores esenciales que rigen la vida humana.

5. La destrucción programada de las bases de la sociedad. La batalla decisiva

Los ataques son a los pilares de la sociedad, de la persona y de la convivencia social: al matrimonio, a la familia, a la sexualidad, a la cultura, a la religión y a la patria.

5.1. Ataque al Matrimonio

El matrimonio, unión indisoluble hasta la muerte de un hombre y una mujer, aceptando como un don los hijos que Dios mande, es la fórmula insustituible para la familia, célula básica de nuestra sociedad, que hay que proteger para que se salvaguarde nuestra civilización, y que no puede ser alterada ni cambiada sin poner en serio peligro todo el entramado social y moral de la nación.

La buena salud del matrimonio es determinante para el bien común de los pueblos. A nivel global, aunque a diferentes velocidades, constatamos una disolución conceptual, la primigenia se produce con la ley del divorcio, llevándose a su paroxismo con el divorcio express que conduce a la banalización de la institución del matrimonio, para proseguir su disolución a base de definiciones y artificios legales, como el abuso de derecho y referido al cambio de régimen jurídico, de la institución de derecho natural que es el matrimonio. Al recoger en un concepto varias realidades legales heterogéneas, lo desvirtuamos falsificándolo legalmente, lo desvalorizamos, lo convertimos en etéreo y subjetivo, y corrompemos la propia institución del matrimonio.

Coadyuvante a esta desnaturalización del matrimonio tenemos la implementación transversal de la ideología de género, sustentada y propagada desde agencias de la ONU.

5.2. Ataque a la familia

La unidad de la familia es libre, voluntaria y la raíz de toda organización social, económica, cultural o política, desde el comienzo de la historia. La recta familia, fundada por hombre y mujer en el ámbito del matrimonio y con vocación de permanencia y procreación, es igualmente el parapeto de la persona frente a la violencia social y el lugar natural donde los hijos pueden alcanzar su plena madurez humana y espiritual.

El ataque a tumba abierta contra la familia responde a una oscura estrategia externa programada desde poderosas instancias multilaterales de cuño masónico en abyecto servilismo al mundialismo, y cuyos objetivos son coincidentes en la eliminación de la persona y la deconstrucción de la familia, que en la práctica supone su aniquilación al desvirtuar su misión, función y fines, y que pasa: a nivel jurídico, por su paulatina desnaturalización y disgregación mediante la subversiva legislación moral en el campo de la familia implantando el divorcio, suplantando el favor iuris por la neutralidad sofística, igualando en injusta extensión de derechos la familia a las más variopintas coyundas, subvirtiendo el principio de subsidiaridad, penando social e impositivamente las familias numerosas, y legislando permisivamente el asesinato intrauterino; a nivel económico, por la comprensión del hombre y de la familia como instancias esencialmente económicas que hay que conquistar, de ahí la cosificación capitalista-utilitarista del hombre, homo faber, hecho para producir, o homo consumiens, para poseer y consumir bienes materiales, mercantilizando incluso el propio cuerpo humano, v.gr. con la pura eugenesia prenatal; a nivel ético, la crisis viene por la prevalencia del materialismo, la obsesión por el dinero, que hace que se valore más el tener que la persona, y tiene como resultado el vacío e insatisfacción que produce concebir la felicidad como posesión y comodidad, el frenesí de la productividad que absorbe la vida y en realidad convierte los hogares en pensiones, y los consiguientes desequilibrios afectivos entre los propios esposos y en los hijos, que sufren la incomunicación y la marginación; a nivel cultural, la hegemonía del relativismo ético que impregna la cultura actual, que tiene efecto boomerang tanto en la permisividad educativa de los padres como en la mentalidad hedonista, la ausencia de espíritu de sacrificio y la incapacidad para adquirir y mantener compromisos; a nivel educativo, por la deseducación continua y despersonalizadora transmitida a través de planes de estudio obligatorios transidos, en clara violación de la patria potestad, de adoctrinamiento ideológico y aborregamiento colectivo por su anclaje en el absolutismo laicista y en el naturalismo pedagógico, y por los medios de comunicación, por medio de los que se insta a los jóvenes a rebelarse contra la institución familiar, lo que socava el propio hogar familiar.

¿Ustedes creen, por ejemplo, que las series de televisión son producto de la casualidad? Muy al contrario. Están perfectamente diseñadas para hacer del personal almas vacías, sin criterio, eternos adolescentes consentidos. Eso si, todo con buen humor. Los mensajes que se transmiten van socavando nuestra dignidad, en pro de una manipulación despreciable. La familia se tiene como una inquisición. Y como me decía un buen amigo, ¿ustedes han visto alguna vez que en dichas series los chavales estudien? Ni los verán. Todo queda en francachelas sexuales de todo tipo y condición.

El fruto de estas políticas conspiradoras, en definitiva el objetivo conquerido, no es otro que la crisis antropológica de la naturaleza de la persona desarraigada de su religación metafísica, la destrucción de la familia y su instrumentalización dentro una sociedad narcotizada racionalista tutelada por la velada dialéctica del egoísmo ególatra y la atomización.

5.3. Ataque a la sexualidad

Banalización de la sexualidad con agresivas políticas de “educación sexual” y “salud reproductiva”, traducido en román paladino como “sexo sin compromiso”; campañas que degradan y cosifican la persona humana, desvaloran su dignidad, incrementan en realidad el número de enfermedades de transmisión sexual, facilitan el acceso a anticonceptivos, la mayoría abortivos, y encierran el holocausto del aborto, quirúrgico y químico.

El maridaje de la iniciación sexual precoz y promiscua con la mentalidad anticonceptiva disfrazada de derecho humano embrutece a la sociedad reduciendo la vida sexual a un placer egoísta socialmente autodestructivo, e impidiendo a la persona crecer y madurar en el auténtico amor.

Por la mentada ideología de género, el sexo desligado de su dimensión personal unitaria pasa a convertirse en un producto cultural siendo “una realidad biológica indiferente y género una construcción social”.

Contribuye a la degradación de la sexualidad la difusión de un modelo de vida muy individualista y pragmático en la que el amor prácticamente reducido a la genitalidad se concibe como un negocio comerciándose con los afectos. Favorece potencialmente la reducción del sentido de la sexualidad la epidemia de erotismo inserta en la subcultura dominante que todo lo invade y difundida por doquier por los grandes conglomerados mediáticos.

La sexualidad debe integrarse en el cuerpo que tiene una forma esponsal, precisamente para ser dado, para vivir la vocación primordial de la persona al amor.

5.4. Ataque a la Cultura

La cultura, entendida genéricamente por tal las letras y las ciencias, las artes y la información, constituye expresión de un modo de acercamiento a Dios, al universo y a la propia realidad del hombre mismo, y a la vez el termómetro de la vida de un pueblo, de modo que la degradación cultural camina concomitante con la decadencia moral, y a la inversa, alcanzando la riada subversiva a la metamorfosis del orden socio-político-económico.

La misma obra de arte no es en absoluto aséptica, tiene un trasfondo, referencia, base y asiento en la cultura dominante. Eso significa que “toda realización artística tiene, en forma implícita o explícita, una concepción filosófica o antifilosófica, religiosa o antirreligiosa, o combinaciones de ambos extremos”.

La dictadura cultural existente tiene diversas caras, pero hay algunos denominadores comunes conexos: la masificación de la vulgaridad, la creación de una nueva cultura intramundana condicionante de la política, la decadencia de los lenguajes artísticos que naufragan en la ininteligibilidad de la subjetividad de lo privado y muchas veces con pretensiones de gnosis iniciática, y la soberbia pretensión de forjar una cosmogonía. Esta cultura desligada del cultivo de la interioridad apaga la vida interior de la persona, de forma que sutilmente limita su libertad por su desvinculación con la verdad, y siempre masificándola por someter a la razón a la preeminencia de los instintos inferiores.

Nos encontramos insertos en una tendencia a la globalización cultural, imponiendo el imperio de la homogeneización cultural y de la uniformidad identitaria conducente al mismo estilo de vida y al mismo modo de pensar, diluyendo las identidades nacionales e insertando a la persona en artificiales y voluntariosas superestructuras político-económicas globales, siempre funcional a la estrategia gramsciana y satélite de la aldea global, con la persona desarraigada y desprovista de un sentido de la vida trascendente que responda al hombre completo, no unidimensional.

La cultura consumista ofertada acaba por aniquilarse en su propio vacío, pero mientras tanto esas corrientes culturales subversivas, que mayormente crean, sostienen y difunden una cultura de masas que soslaya reiteradamente los aspectos morales y espirituales de la vida humana, utilizan la propia cultura para desintegrar la cultura de los maiores y como arma contra la educación y la familia. En la línea de la penetración constructivista del gramscismo cultural su finalidad pasa por la sistemática destrucción del orden objetivo del ser ocultando la dignidad espiritual del ser humano y su transmutación en una sociedad mecanicista y maquinal.

Si analizamos el arte, como paradigma de la cultura, vemos que los modelos pasados ligados a normas y a referencias sólidas para el horizonte del arte quedan arrumbados. Para el hombre postmoderno nada hay perenne en el mundo ni nuclear en el arte. Comprendemos entonces que el arte no es un compartimiento estanco que pueda analizarse separadamente de la historia, y que la evolución del arte como modo de interacción del hombre con lo circundante discurre paralelo a la evolución existencial del individuo. Así explicamos que “hasta el advenimiento de la edad moderna, el arte y los artistas siempre estuvieron imbuidos de una misión cuasi religiosa a la vez que moral y social, y el arte vivía en armonía con el orden espiritual y social”. La modernidad trajo la crisis del hombre y el arte, privado de toda función salvo la estética, ya “no surge de la virtud moral; no se pretende que salve almas”. Ahora el yo, en la soledad de un radical individualismo, es concebido como principio y como fin, pasando también a transmutarse el arte por el desmoronamiento de la realidad común como relación individual, y primero con el yo, de ahí que “la mística del arte moderno ha consistido siempre en que (…) no es un arte comprensible, salvo para una pequeña élite”. Un yo deshumanizado aprisionado en los límites del humanismo inmanentista se muestra confundido e incapaz de traspasar la barrera en que se halla sumido el arte moderno olvidándose “de algo importantísimo dentro de la función artística de todos los tiempos: salvar al hombre por elevación”.

En el ideologizado arte actual el individuo carente de imperativos morales objetivos, carece igualmente de esa visión de participación en una realidad trascendente y de con-creación redentora por los acaecimientos meramente humanos, el arte por ejemplo. Es el propio individuo en su finitud arrogante el que busca fervientemente la autodeificación, de ahí el constante abrazo de las vanguardias artísticas –v.gr. Modrian, Kandinsky o Malevich, o Julio Cortázar en literatura- a la gnosis, fundamentalmente teosófica, enclavada en Madame Blavatsky y en la filosofía ocultista de Ouspenski, en un intento de alcanzar por desvelamiento perfectivo en el yo la tradición primordial. El arte vanguardista es reflejo de su propia ruptura interior, de la índole solipsista que lo caracteriza y de la desazón vital, pareciendo que fuera arrastrado en una permanente revolución cósmica “cada vez más deprisa, a su pesar, hacia ese punto de ruptura como hacia una catarata sin fondo”.

Además de propugnar las delicuescentes vanguardias, -desde la carencia “de teorías consistentes sobre el conocimiento, o sobre la semántica, o sobre las condiciones que hacen viable la comunicación por medio de la palabra” -, la “muerte de su pasado, así como la toma de consciencia del papel decisivo del arte en el advenimiento de una nueva sociedad, de una nueva civilización”, pretende dentro del absurdo que la caracteriza y en su radical individualismo, que juntamente con “el antitradicionalismo son una misma fuerza psicológica”, la multiplicidad para la conciencia penetrada de un querer divinizarse inmortalizándose, dando entrada así tanto al degenerado narcisismo estético representado por la performance, como al voluntarismo nihilista de el arte por el arte con objetivo revolucionario, transgresor y transido de escepticismo. Pero el arte es siempre reflejo del amor humano, y el amor se encuentra relacionado estrechamente con el bien y la Verdad.

5.5. Ataque a la religión

Feministas de Femen arrojan agua bendita al presidente de la Conferencia Episcopal belga, un acto que, según las leyes españolas, sería considerado de "agresión" y no un delito de odio.

Feministas de Femen arrojan agua bendita al presidente de la Conferencia Episcopal belga, un acto que, según las leyes españolas, sería considerado de “agresión” y no un delito de odio.

Tras la progresiva exaltación antropocéntrica caracterizada en el ámbito religioso tanto por la reivindicación de una radical libertad autonomía sin asumir la existencia de un orden de heteronomía y en connivencia con la soberbia intelectual del estrecho cientificismo y del feroz individualismo racionalista, como por el nomadismo y la subjetividad espiritual, y siempre presentando la religión de modo aceptable para el hombre moderno, [que] parece equivaler en la práctica a prescindir poco a poco de Dios, sustituyéndole por el hombre, hasta llegar a afirmar, como de hecho algunos hacen, que ‘la esencia de la religión es el servicio del hombre’”; entramos en una nueva era religiosa donde manteniéndose el primado de la subjetividad nos retrotraemos a una era paleolítica de divinización del cosmos entrelazada con el deseo y búsqueda de dominio y posesión del mundo y de las fuerzas de la naturaleza. Una religión neopagana civil y uniformizada, tiránica y totalizadora, sin dogma y sin moral, impuesta desde una tecnocracia global dirigida por los organismos multilaterales de la ONU. Esta nueva espiritualidad cósmica y arcaica con arquetipo en la filosofía panteísta de la Carta de la Tierra y la filantropía universal, vinculada directamente con el New Age, es más sinuosa, peligrosa y siniestra que las tres ideologías triunfantes en nuestra postmodernidad nihilista, el ateísmo marxista en el campo del pensamiento, el relativismo ético-cultural y el consumismo capitalista en lo económico, por cuanto disuelve plenamente el orden natural y destruye el orden objetivo del ser.

El presente laicismo integral de impronta y cuño masónico concuerda en fines con la Nueva Era, además de contribuir a su implantación, por cuanto en la práctica propugna un hombre autosuficiente y poderoso, olvidándose de que es criatura radicalmente dependiente de Dios.

5.6. Ataque a la Patria

La desintegración física, moral y espiritual de las Patrias es algo perfectamente planificado, estudiado al detalle y ejecutado con maestría. Sus fautores no actúan inocentemente, tienen la perfidia como norma de conducta.

Todos los ataques anteriores se encuentran entreverados y convergen en el ataque a la Patria y a la Religión. Tanto la unidad del matrimonio como la familia sólidamente constituida son expresión, y se encuentran en proporción directa, de la fortaleza y pujanza estatal. Y sensu contrario, la degradación personal va pareja a la degradación familiar y ésta en correlación al aumento de insania social, pues la unidad y armonía familiar, además de ser la escuela adecuada de desarrollo de virtudes naturales y sobrenaturales, y de su necesario efecto cauterizador, tiene resonancias saludables en los planos personal, familiar y social. La Fe Católica no sólo es expresión y reflejo del ser y sentir nacional, sino esencialmente configuradora de la esencia, misión y destino de España y la Hispanidad, que perpetúa la Cristiandad política, con respecto al mundo y que pasa por la defensa, conservación y propagación de la Fe Católica.

De ahí que la defensa de la Fe Católica y la restauración de la Patria en Cristo sea la forma más pura y plena de servir a la Patria. La impiedad masónica, por el contrario, es causa de indiferencia, desprecio y deslealtad a la Patria.

Estatua de Hernán Cortés en Medellín (Badajoz)

Estatua de Hernán Cortés en Medellín (Badajoz)

La destrucción de la memoria es nuclear en esta guerra abierta contra la esencia de los pueblos. Blanco de este ataque son los principios genesíacos civilizadores en exigencia permanente en la verdadera expansión imperial de un orden de valores superiores, las gestas heroicas, y la desvinculación moral y espiritual de toda realización política; en definitiva, la tradición cristiana como la savia nutricia que ha configurado mayormente a lo largo de los siglos el ser nacional de España, de parte de Europa, y de Hispanoamérica.

La instauración del Gobierno Mundial sigue un plan perfectamente elaborado cuyas etapas son: paulatina desintegración de las naciones sustituidas por una superestructura jurídico-política netamente administrativa y ajena a ideales trascendentes configuradores y vertebradores de una misión y un destino capaz de elevar almas, y levantar personas aunando esfuerzos comunes en pro de su consecución; lenta pero progresiva desaparición de los ejércitos nacionales, por castración de las virtudes castrenses, de los valores patrios, por reducción drástica de capacidad operativa, y por su inserción en un supraejército mundial al servicio de intereses globalistas; debilitación extrema, de facto eliminación de la vida social, del cristianismo por constante inoculación del liberalismo descristianizando las naciones y orillando o pervirtiendo en todo momento a nivel religioso y educativo las ideas básicas de Dios, Patria y Justicia; y finalmente cesión de todos los poderes soberanos de las naciones a los grandes organismos supranacionales: ONU, FMI, UNESCO, UE … para dar el salto al Gobierno Único Mundial.

Del olvido que llevamos sobre nuestros hombros el fideicomiso de los santos, mártires y héroes que murieron por Dios y por la Patria en causa justa, de la deliberada omisión de la Tradición, la Fe y la memoria edificante del combate de los mejores, de la pérdida de los valores cristianos, surge la hecatombe, la destrucción del matrimonio, de la familia y de toda la sociedad con el divorcio, el aborto, las leyes contra-natura y la perversión cultural y educativa que conduce a la anomia social, la atonía civil, al crecimiento de los factores de insolidaridad en el orden social y al general agostamiento de la caridad.

6. La universalización de la democracia liberal como preludio del Anticristo

Lo sostiene nada menos que Castellani, Doctor Sacro Universal, cun licentia ubique docendi, que escribe que la democracia liberal es una herejía que posiblemente preludie el anticristo.

El democratismo liberal, en el cual somos nacidos, uno puede considerarlo como una herejía, pero también por suerte como un carnaval o payasada: con eso uno se libra de llorar demasiado, aunque tampoco le es lícito reír mucho. Ahora está entre nosotros en su desarrollo último, y una especie de gozo maligno es la tentación del pensador, que ve cumplirse todas sus predicciones, y desenvolverse por orden casi automático todos los preanuncios de los profetas y sabios antiguos que, empezando por Aristóteles, lo vieron venir y lo miraron acabar … como está acabando entre nosotros. De suyo debería morir, si la humanidad debe seguir viviendo; pero no se excluye la posibilidad que siga existiendo y aun se refuerce nefastamente, si es que la humanidad debiera morir pronto, conforme el dogma cristiano. Más eso no será sino respaldado por una religión, sacado a la luz el fermento religioso que encierra en sí, y que lo hace estrictamente una herejía cristiana: la última herejía quizás, preñada del Anticristo.

El férreo ensamblaje del liberalismo partitocrático con la masonería y su ligazón con el Anticristo aparece también en textos magisteriales de primer orden.

Todo español, pero principalmente la juventud, debe saber que Catolicismo y Masonería son términos que se contradicen y excluyen absolutamente, como el Cristo y el Anticristo. Y también debe saber que el liberalismo o laicismo, en todas sus formas, constituyen la expresión ideológica propia de la masonería.

Poco importa que muchos liberales no sean masones; hay instrumentos lúcidos e instrumentos ciegos. Lo importante es que unos y otros colaboran objetivamente en la destrucción de la Iglesia de Cristo y del orden católico de la República.

El sistema político actual en que todo se decide por mayoría, sin dejar nada al amparo de los juicios de esta, por otra parte tan manipulable, nos lleva, consciente o inconscientemente, a pensar que la razón y el futuro están del lado de la mayoría. Y puede que en algún caso sea así, pero no necesariamente: la única vez que Cristo fue presentado a unas elecciones democráticas las perdió. “¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás o a Jesús al que llaman Cristo?” Y la mayoría abrumadora pidió el indulto de Barrabás y la condena a muerte de Jesús. Ni la razón ni el futuro estaban del lado de la mayoría.

Los errores del liberalismo político tienen su génesis en dos negaciones supremas conducentes ambas a la negación de la verdad y de la índole propia de la libertad verdadera: “una relativa a Dios, y otra, relativa al hombre”: el deísmo y el naturalismo roussouniano. Bajo la férula de los subversivos principios liberales globalmente impuestos caminamos al Estado homogéneo universal destructor de las tradiciones y los cuerpos orgánicos sociales, consolidando los avances de la revolución.

Uno de los rasgos de de la presente guerra revolucionaria desencadenada a nivel mundial contra las patrias para erigir un supragobierno mundial masónico es la renuncia, el menosprecio a la ocupación del terreno físico, procurándose la ocupación mediante la corrupción ideológica y moral y la propaganda psicológica refinada de los dirigentes enemigos, lográndose así la inoperancia efectiva por deserción de deberes o corrupción. Frente a la minoría irreductible, un tanto por cierto minoritario de mentes que no dejan colonizar, la táctica es directa: terrorismo y chantaje.

Paso obligado para el cumplimiento de este sueño del gobierno mundial es la globalización, ergo la unificación a escala mundial de la economía, las finanzas, la política y la cultura; globalización que responde a un proceso de colonización ideológico en su vertiente liberal, y cuyos fautores visibles principales son la ONU y el G7. Los denominados alter-globalizadores de inspiración troskista y apátridas por esencia, convergen en la necesidad de la globalización aunque discrepan de su giro neoliberal. Pero en el fondo el resultado es el mismo y pasa por la supresión de las patrias, arruinando su concepto y desligándolo de la religión, la supresión de los ejércitos, y la supresión de las creencias, en particular el cristianismo, que no quiere decir adscripción a lo ateo, sino la sustitución de la creencia objetiva configuradora en lo íntimo y social de la persona por un vago evolucionismo cósmico y subjetivo, confesional de la tradición primordial. Así este supergobierno mundial postula continuamente e impone la democracia liberal como modelo de bien supremo, el relativismo ético inseparable a la democracia liberal como axioma indiscutible y verdad paradigmática, y el hedonismo como correlato vital del escepticismo sistemático y esquizoide, en gran medida derivado del relativismo ético, y de la ausencia de valores superiores dignos por sí mismos de ser buscados.

La soberanía parlamentaria, afirmada y sustentada en el imperio democrático de la ley, instituye y constituye el más grande de los totalitarismos que jamás haya existido en la historia. La democracia liberal partitocrática se ha mostrado como el instrumento más eficaz para corromper la sociedad, paganizar los pueblos, deshumanizar y destruir la persona humana, y aniquilar la civilización cristiana.

Vivimos un terrorismo democrático sustentado en el montaje de supuesto pluralismo, libertad, legalidad y derechos humanos. Este totalitarismo iluminista fundado en un laicismo radical crea a través de sus instrumentos operativos, medios de comunicación social, educación y positivismo jurídico en el derecho, una sosegada tiranía consensuada, y que para más inri, ignorante de su lacaya servidumbre se mantiene con el aplauso de las almas sibilinamente persuadidas y convencidas, no soliviantadas. Como en “La guerra de las galaxias”: Así termina la libertad, con una sonora ovación.

La dictadura mundial liberal auspiciada por los poderes fácticos visibles globalizadores, y por poderes ocultos, crea a una sociedad desestructurada, laica y nihilista, conforme sus intereses hegemónicos y de uniformidad social, mientras el vulgo mayoritario, necio por su propia definición e incapacitado para percibir su propia situación, se muestra convencido de alcanzar el paraíso de la plena libertad en la espléndida democracia. Pero ni el Evangelio, ni la Tradición, ni los Romanos Pontífices ponen su esperanza en la extensión universal de la democracia liberal a todas las naciones, sino en la restauración de éstas en Nuestro Señor Jesucristo. Y la realidad de la democracia liberal, en definitiva de expulsar a Dios de la vida pública y del ámbito privado, la muestra Joseph Ratzinger: “una sociedad en la que Dios está absolutamente ausente se autodestruye”. Marchamos así al suicidio lento, silencioso, progresivo e inexorable de nuestra civilización.

Ver video: “Simiocracia”, de Aleix Saló.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

El Apocalipsis de los niños (o la conspiración del Thelema)

Published

on

Monumento a las víctimas del Holodomor
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.-

Loading...

En aquella mañana de verano del año 28, una multitud se arremolinaba en la plaza principal de Betsaida, una aldea arracimada en el nordeste del Mar de Galilea, que destellaba con el sol del mediodía.

Entre esa multitud, destacaba un grupo nutrido de niños, que se apretujaban en torno a un hombre que, sentado bajo un emparrado, hablaba a la gente con ademanes pausados.

En un momento de su discurso, refiriéndose a los niños que le rodeaban, aquel hombre dijo:

«Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar». (Mateo 18, 6)

Tremendas palabras, terroríficas, y más si se tiene en cuenta que fueron pronunciadas por el ser más misericordioso que se ha encarnado en nuestro Planeta, un ser extraordinario lleno de compasión por los descarriados, que abrazaba a los publicanos, que perdonaba a las prostitutas, que se rodeaba de toda suerte de pecadores; pero, que, sin embargo, no dudó en anatematizar con una horrenda tortura a los corruptores de niños, a los que pervierten la inocencia infantil.

Infantes devorados por los heidelbergensis en incontables Atapuercas caníbales, sacrificados en números incontables a Moloch, a siniestras Minervas con cara de lechuza, bajo ardientes esfinges; abortados sin misericordia en Suburras infectas, en Tenochtitlanes emplumados, en gélidos Holodomores, en republikanos Paracuellos , en hecatombes de jemeres y revoluciones culturales; niños masacrados en razzias devastadoras de feroces guerreros, de soldados ebrios de sangre; niños abusados por seres perversos, agentes de Bafomet, degollados en sus ceremonias negras; niños alienados por Hamelines perroflautados, torturados y masacrados en las orgías devastadoras de los abortorios… después de todo ese horror, de milenios de apocalipsis infanticida, el globalismo malvado que domina el mundo viene a por los hijos que han sobrevivido a carniceros y hechiceros, y nos dicen que los hijos no nos pertenecen, que los padres no tienen derecho a educar a sus hijos según sus convicciones morales, que en nombre de la libertad y la democracia el Estado debe enseñarles sus perversas ideologías mundialistas. Bondad graciosa, que los hijos son de las madres para que los asesinen en sus vientres, pero luego, si tienen la suerte de venir al mundo, ya no les pertenecen, sino al Estado; bondad graciosa la de las feministas que claman contra la violencia machista, pero luego justifican la violencia mediante la cual se despedazan los fetos en los vientres maternos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí vienen las Circes, las horripilantes brujas que convierten a los hombres en cerdos, y a los niños también… aquí pululan las Cruelas de Vil, que, no satisfechas con reventar fetos mientras claman por las focas, no contentas con despellejar dálmatas y niños, ahora vienen a por la infancia, enseñándoles cómo masturbarse, cómo abortar sin pedir permiso, cómo disfrutar de la analidad, cómo denunciar a los padres si ejercen su patrian potestad.

Skola, Skolae… jueguecitos eróticos para los más tiernos infantes… tocamientos, tallercitos supermodernos y chiripitifláutikos donde los nenes son adoctrinados en lo que el ínclito Aleister Crowley (1875-1947) llamó Thelema, filosofía luciferina cuyo lema es «haz tu voluntad: será toda la ley», y «amor es la ley, amor bajo voluntad»… Crowley creía que para descubrir la Verdadera Voluntad, uno debe liberarse de toda restricción sexual, y a fe que ese personaje cumplió lo que filosofaba, hasta el punto de que ha sido proclamado por unanimidad como el ser más maligno que ha habitado en nuestro mundo ―por cierto, aparece en el disco ese tan famoso de los Beatles de la «Lonely Hearts Club Band» del Sargento Pepper (traducido: Sargento Pimienta… por qué este nombre… ¿lo adivina?)―. Da arcadas y vómitos conocer el horrendo historial de crímenes de este ser luciferino.

Thelema puro el que se inocula a nuestros hijos, mientras los papás terracean cerveceramente, futbolean que da gusto, y se repantigan ante el Dios Netflix, porque no va con ellos, porque así es la modernidad, porque sus retoños les importan un pimiento. Y es de notar un 84% de los podemitas aprueban el adoctrinamiento de los niños en el Thelema LGTBI, lo cual me parece bien, siempre y cuando no pongan sus sucias manos en nuestros hijos ―bueno, nietos en mi caso―.

Porque este mundo empozoñado está sumido en un aluvión de lacras, de lepras apestosas, de escándalos sin cuento, pero los más hediondos, los más criminales, son aquellos que tienen como víctimas a los niños: el aborto, y el adoctrinamiento que busca cercenar su inocencia infantil.

Cuando suene el trompeterío celestial llamando a juicio, cuando las legiones angélicas desenfunden sus espadas flamígeras y una estampida de caballos blancos arrase los campamentos luciferinos, y el fin de este mundo atrone las esferas, ¿habrá suficientes piedras de molino para que los ángeles del Apocalipsis hagan justicia a todos los que durante toda la historia del mundo han escandalizado a nuestros hijos? ¿Se colmatarán las aguas enfurecidas por terremotos y erupciones con tantas piedras de molino, que posiblemente se encuentren en un futuro lejano, como quien encuentra ánforas romanas tapizadas de algas y corales en los fondos abisales?

Como no puedo desear mal a nadie, quiera Dios que esto no ocurra, que, antes de que todo esto suceda, los escandalizadores sientan un dardo luminoso que despierte sus conciencias, y se arrepientan de sus crímenes. Porque tened cuidado, escandalizadores: creéis que Dios no existe, que no hay otra vida, pero, como jamás tendréis la completa seguridad de la certeza de esas creencias, reflexionad, tomad conciencia de vuestros delitos… porque aquí podrá ser legal el escándalo, pero hay otros tribunales, hay una Corte celestial, y, si no cesáis en vuestros escándalos, allí será el llanto y crujir de dientes.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: