Connect with us

Religión

Masonería pura en el Seminario de Barcelona: así trata el Rector (Monseñor Felipe Julio Rodriguez) a sus seminaristas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

(Arriba, en la foto, el Curso de Seminaristas 2018-2019)

 La libertad en el fuero interno, la conciencia libre de cada creyente es uno de los principios básicos e inviolables de la vida religiosa.

Cada cristiano ha de ser y sentirse libre en cuestiones que miran a la conciencia cristiana. Tiene todo el derecho a mantener una opinión o actitud religiosa disidente: en todo aquello que no toca al dogma ni a la moral, evidentemente. Continendis in fide et moribus.

Es radicalmente trascendental que un católico pueda sustentar una convicción o actitud ideológica libre de toda coacción. Ha de ser una persona con criterio, libre para cambiar de opción cuando y como lo desee, sin traba alguna. Las personas tienen derecho a seguir una determinada espiritualidad o no, y a declarar o no sus gustos personales. Todos estos derechos que garantizan la libertad de conciencia, en ningún caso pueden generar una estigmatización eclesial.

Y la Iglesia está en la obligación de defender y fomentar en su seno esta libertad. Más si cabe en los centros de formación de los futuros sacerdotes, que a su tiempo habrán de ser felices usufructuarios y educadores de esa libertad interior.

Pero no sucede así en el Seminario de Barcelona, donde todos estos principios se están violando sañudamente. Su rector Mn. Felipe Julio Rodríguez viola el fuero interno de los seminaristas cuando continuamente en sus arengas y proclamas repite ad náuseam que los movimientos eclesiales no deberían existir: aún a sabiendas de que la mayoría de los seminaristas proceden de estos movimientos.

No es de extrañar que estén ya hartos. Ahora ha empezado a colapsar de manera obsesiva y posesiva (tal como él es) a algunos seminaristas que acuden de tanto en tanto a sus respectivos movimientos. Lo hace prohibiéndoles que hablen con sus sacerdotes y vayan a sus medios de formación. ¿Será posible esa violación tan grosera del fuero interno? ¿Cómo podemos tolerar una cosa así?

Por su parte el Director Espiritual, el otro Rodríguez, el de Carracedo, acosa a los seminaristas preguntándoles de quiénes son amigos y si acuden o no al Centro Sacerdotal Rosellón del Opus Dei.

Éste pasado domingo, los seminaristas fueron obligados (severas prohibiciones para unas cosas, y fuertes coacciones para otras) a cantar y bailar aquel mantra brasileño (Misericordia Pai) y aquella danza New Age dirigida por la Serna, la profe de Blanquerna.

Atónitos se quedaron los pobres seminaristas viendo a los obispos auxiliares y al Cardenal cogidos de los brazos “rompiendo pasillos” (trencant passadissos, como animaba ella, que dirigía el cotarro). ¡Menuda payasada!, como titulaba Llisterri a tenor de la consigna del Cardenal: ¡Barcelona vol més fraternitat! (Barcelona quiere más fraternidad).

Eso pasa por no creer que el mayor signo de fraternidad no son estúpidos testimonios y numeritos que no aportan absolutamente nada, ni coros mundanos y danzas profanas, sino la Santa Misa.

¡Y así educan a los futuros sacerdotes! Bueno, lo intentan: por ahora no lo consiguen. Y con estos que hay ahora, está bastante claro que no lo conseguirán. No por ese camino, por supuesto. Lo único que conseguirán es que les resulten insufribles.

Seminaristas -sin seguro- haciendo escalada en San Feliú.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Religión

Algo se mueve en Zaragoza: Promoveatur ut amoveatur

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

 

Por YCM.- Promoveatur ut amoveatur es una expresión latina que hace referencia a la estrategia consistente en quitarse de en medio a una persona considerada incómoda en una organización, promoviéndola a una posición de más honor pero meramente simbólica.

Puede hacerse en la práctica con una persona incompetente de la que no se quiere hacer desprecio público o por el contrario, y también es habitual, de una persona competente y entregada, demasiado honesta y celosa por cumplir con su obligación, que incomoda a los corruptos.

El arzobispo Vicente Jiménez Zamora, nuevo miembro de la Congregación Vaticana para los institutos de Vida Consagrada

En Zaragoza puede muy bien ser esto lo que ha ocurrido. Porque acusar a Monseñor Vicente Jiménez, actual arzobispo de la diócesis ya dimisionario por haber llegado a la edad de 75 años y con la aceptación de esa dimisión por parte del Papa Francisco, de homosexual, como ya se ha empezado a hacer por parte de algunos, sería repetir y no poder pasar página de la gran torpeza de la operación contra Monseñor Manuel Ureña, anterior arzobispo. Aunque no se puede establecer una relación directa causa – efecto, esta promoción y alegría para D Vicente Jiménez hace que deje viejos lastres atrás como los relacionados con el tremendo disgusto de lo que heredó en Zaragoza al llegar para substituir a Monseñor Ureña.

Con esta promoción a miembro de la Congregación Vaticana para los institutos de vida consagrada, como informaba Heraldo de Aragón, si la Juez del juicio del lunes 15 de julio de 2019 en Zaragoza en el que se vio la querella del arzobispo Jiménez contra la exnotaria y exvicario judicial por presunta malversación de fondos y otros delitos, sentencia no probada la culpabilidad de los querellados Amador y Ferrer, apuesto a que no habrá recurso posiblemente porque el querellante es el arzobispado no el obispo propiamente, y en breve habrá nuevo titular, por la cuenta que les trae en Roma.

Así, los que realmente deberán alegrarse son los querellados por D Vicente Jiménez, Amador y Ferrer, si la sentencia es exculpatoria: porque habrán probado que todas las acusaciones son infundadas y es lo más importante para ellos imagino. Y en segundo lugar porque se habrá acabado el rifirrafe. Si Roma hace esta jugada realmente pensando en todo ello, significa que de alguna manera protege al cardenal Stella y al cardenal Omella. El otro gran protagonista de la trama, el Padre Germán Arana, es mucho menos importante y se le puede dejar que siga con su vida.

Queda un cabo suelto, que podría ser la decisión de la Juez de Barcelona de archivar la querella contra Omella de la que informaba Alerta Digital o seguir con un juicio. Deben rezar a sus diablillos en el Vaticano para que archive, y presionar después al querellante para que no prosiga con un recurso, ofreciéndole por ejemplo la vuelta al estado clerical alegando que hubo un retraso administrativo en el manejo de las pruebas exculpatorias. Ahí tendrá Miguel Ángel Barco que tomar una decisión. Ni los querellados de Zaragoza ni el querellante en Barcelona parecen dispuestos a vender su honor, como ya lo han vendido Arana, Stella y Omella. Cualquier cosa que hagan me parece que será por consideración del bien que persiguen, dejando de lado las batallas estériles, o por el contrario, tal vez quieren llegar al final para combatir la batalla buena contra todos estos corruptos clérigos de la España cenicienta y cerril. Ya dijo Escrivá de Balaguer, maño de cepa, que “la Iglesia española pagará muy caro su cercanía al régimen”. Ya estableció su casa generalicia en Roma para que ni por asomo, al pasar de los siglos, se identificara el Opus con una cosa española. El diablo (diablo=el que divide) está furioso y espumoso en tierra de Escrivá y tierra de María, lleva a curas a acostarse con curas, a cardenales a calumniar a cardenales y obispos, y al Papa a actuar de Político. «-Quo Vadis Domine?» «-A Roma, Pedro, a que me crucifiquen de Nuevo». La carta de Arana, aparecida en los medios, ya advertía “a Jiménez que su puesto e meramente coyuntural. Ahora, es como decirle “mira que te regalamos, acaba tus días con paz y gloria, no menees más lo del juicio”.

Ya Germán Arana se había atrevido a leerle la cartilla al arzobispo Jiménez, ninguneándole y dejándolo como una mera pieza insignificante en el tablero del juego de mesa que se traen en el Vaticano. Un párrafo destacado de la carta, que puede leerse más abajo, obtenida por Alerta Digital, aparecía en la prensa española: “Su nombramiento como Arzobispo, querido D. Vicente, nada tiene que ver con el plácido coronamiento de una meritoria carrera. Fue decisión directa y personal del Santo Padre, fuera enteramente de los cauces ordinarios, para restaurar una Iglesia profundamente herida (…). De una manera discreta he tratado de fomentar esta comunión y la adhesión a su persona con todos los que he podido hablar. Incluso hace apenas tres días con el Sr. Nuncio a quien le ponderé su manejo de una situación sumamente difícil que requiere tiempo y buen hacer para irse encarrilando. Y también lo he hecho, no le quepa duda, con Roberto y Antonio [Mas] (…)”.

Arana escribí un correo electrónico a Roberto Ferrer poco antes de estas fechas empatizando con su situación y como se puede leer ofreciendo su “valoración personal del arzobispo de Zaragoza a Ferrer, como habiéndosela hecho partícipe con anterioridad al Papa también. Deja entreverse una personalidad que derrocha seguridad y cuyas actuaciones y libertad de movimientos podría dar a entender que tenga un cargo superior pero oculto al público, puesto que recomienda o censura a los más altos cargos d la Iglesia española al Papa y a otras personas de su elección. El contenido de ese correo era:

“De: Germán Arana, S.J.

Fecha: 4 de julio de 2015, 11 :06

Asunto RE: Recuerdos gratos

Para: ROBERTO

Querido Roberto,

Yo también tengo una gran alegría en el alma por haberme encontrado contigo. Me quedé con mucha paz en el alma.

El informe al Papa se ha producido antes de lo que pensaba. Me ha llamado, por otro asunto, a las 10:00 am, y he aprovechado para contarle el asunto. nene una gran memoria. Y cuando le he hablado de la oficial jurídico del tribunal metropolitano, me responde: Pero si es la que me informó! Le he contado el despido improcedente. Le ha causado una gran pena. Y me ha agradecido la ayuda que os pueda prestar.

El no considera prudente actuar directamente en este momento, porque no pararía de intervenir en los asuntos de las diócesis. Pero estaba enteramente de acuerdo que se proceda según justicia a presentar denuncia sobre despido improcedente. Me ha pedido opinión sobre la actuación de D. Vicente más allá de este episodio. Le he dicho que a pesar de este desaguisado no podemos perder la esperanza de que se vaya moviendo por la línea buena. De hecho ha dado pasos en la buena dirección. Aunque es verdad que de sopetón se ha encontrado con un pastel enorme con muchas ramificaciones en el cuál no siempre es fácil orientarse bien. Que Dios nos ayude a caminar juntos en el seno de estas Iglesia a la vez santa y pecadora. Un fuerte abrazo,

Germán Arana, S.J.”

Y la carta al Papa:

Carta a Don Vicente j de Arana


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

La doble vara de medir del cardenal Omella

Published

on

Omella y Puigdemont
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Yanet Cobo Medina. – El cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella acudió en la mañana del 12 de julio de 2019 al juzgado de instrucción número diez de Barcelona para ser interrogado por presuntos delitos relacionados con fraude documental continuado con malicia. La vista duró unos 15 minutos, en los que el cardenal contestó a las preguntas de la juez y a las del abogado Vladimir Lamsdorff-Galagne, representante del sacerdote querellante Miguel Ángel Barco. Al salir de la sala de vistas, el cardenal Omella comentó a las preguntas espontáneas de la prensa allí presente que había dicho “toda la verdad y solamente la verdad” y que “confiaba en la justicia” y en que “se esclarecerá la verdad”.

Grandes contradicciones del cardenal Omella

Sin embargo es muy grande la contradicción en la que ha caído el cardenal Omella en su gestión de esta crisis, pues los cargos que leyó el 15 de noviembre de 2017 al representante legal de Miguel Ángel Barco, Vladimir Lamsdorff-Galagne, pretendían reducirle por el acto de esa misma lectura al estado laical por haber tenido una hija y por otros pormenores relacionados con desórdenes anteriores al momento en que la mujer presuntamente hubiera quedado embarazada, cosa que nunca había sucedido.

Tal como informaba el portal Periodista Digital en edición de 21 de junio de 2019 y contrariamente a lo que defendió el cardenal Omella en conversación con el abogado de Miguel Ángel Barco ese 15 de noviembre de 2017, “la prensa española se hace eco de que se condenó al sacerdote Barco a perder su condición pública de sacerdote por tener un hijo. Sin embargo, en la reunión del abogado Vladimir Lamsdorff-Galagne con Omella y el vicario judicial de la diócesis de Barcelona el 15 de noviembre de 2017, el cardenal Omella quitó importancia al hecho de que un cura tenga un hijo”. Así, en esa conversación Omella le dice al Dr. Vladimir Lamsdorff-Galagne: «por tener un hijo, no lo secularizan a uno. Yo creo que no… Normalmente no. Tiene que haber otras cosas. Esas otras cosas me imagino que deben estar, porque si no, no hacen esto por un hijo. Cuantos… perdón, algunos sacerdotes, pues han tenido esa debilidad, tienen un hijo, hemos conocido, yo conozco alguno. Y siguen ejerciendo el ministerio. Y ellos han resuelto el tema ese. Yo creo que por eso no tiene que ser».

Un sacerdote de Madrid con dos hijos recibe un premio junto al delegado para la Juventud del cardenal Omella

16 días después de que el cardenal Omella leyera “la cartilla” al representante legal de Miguel Ángel Barco, el secretario del arzobispo emérito de Zaragoza monseñor Ureña del año 2008 hasta el año 2011 reverendo Gonzalo Ruipérez Aranda fue premiado en la arquidiócesis de Madrid, el 1 de diciembre de 2017. Se da el caso que engendró dos hijos carnales, y no por ello fue secularizado.

Explica el sitio web de la Arquidiócesis de Madrid en edición de 1 de diciembre de 2017 que el párroco de san Juan de Dios en la UVA de Vallecas, el anterior capellán del monasterio de la Encarnación en Ávila, el responsable de juventud en la diócesis de Barcelona y el de pastoral familiar en Toledo iban a recibir los galardones Alter Christus que otorga Regnum Christi, ente indivisiblemente unido al ala más conservadora de la iglesia católica, los Legionarios de Cristo, y con un historial de abusos sexuales por parte de su fundador el Padre Maciel, que hizo temblar al pontificado de Juan Pablo II. Estos premios “están dedicados a reconocer y poner en valor el trabajo de los sacerdotes”, rezaba el texto de justificación del acto. La entrega de la IV edición de estos galardones tuvo lugar en la Universidad Francisco de Vitoria el lunes 4 de diciembre de 2017 y el delegado del área de Juventud del cardenal Omella dio su discurso y su cardenal se congratuló por ello. Sin embargo el mismo cardenal que aplaude este premio en la persona de un sacerdote con dos hijos seculariza a otro sacerdote por presuntamente ser padre de una hija, cuando disponía antes de leerle el escrito condenatorio y de la elaboración de este por parte del Vaticano de una prueba científica del ADN del padre verdadero. Esta prueba había sido admitida por la diócesis de Alcalá de Henares, de la que dependía en ese momento Miguel Ángel Barco y se hizo llegar a Omella para que este la llevase a Roma.

Gonzalo Ruipérez Aranda, en su día secretario del arzobispo emérito de Zaragoza, “se ordenó sacerdote con 27 años. (…) y su pasión por evangelizar le ha llevado a desempeñar diferentes funciones en la Santa Sede, en la diócesis de Zaragoza, en la cárcel de Meco” explicaba el portal de la arquidiócesis de Madrid.

Los méritos omiten citar que es padre de al menos dos hijos reconocidos, cosa que ciertamente es un don de Dios pero que omiten los que conceden el premio. Da charlas a colegios de niñas sobre las virtudes de un buen cristiano en ocasiones, que nadie duda que lo es.

Gonzalo Ruipérez y su imprudencia temeraria de la diócesis de Zaragoza

También Gonzalo Ruipérez cometió torpezas de gran magnitud en la arquidiócesis de Zaragoza siendo secretario de Monseñor Ureña: en esa época, y junto al promotor de justicia de la diócesis de Zaragoza Óscar Ignacio Avilez Bolívar, se juntaban en sesiones de trabajo en una habitación prestada para tal objetivo en un hotel de la ciudad de Zaragoza y reclutaban candidatos al sacerdocio para el seminario de Zaragoza entre hombres que vivían en Colombia. Óscar Ignacio Avilez Bolívar, colombiano él mismo, viajó varias veces a su país de origen para traerse a candidatos, entre ellos era sabido que había hombres sin oficio ni beneficio que pasaban hambre y buscaban seguridades. Esto hizo que Benedicto XVI aconsejara a monseñor Ureña, en ese momento arzobispo de Zaragoza, a traerse en todo caso sacerdotes, no candidatos al sacerdocio.

Óscar Ignacio Avilez Bolívar promotor de Justicia de la diócesis de Zaragoza no tenía permiso para ejercer el sacerdocio

A Óscar Ignacio Avilez Bolívar se le habían retirado los permisos para ejercer el sacerdocio desde 2010 en Colombia y fuera y lo sabía, por lo que toda su actuación en la diócesis de Zaragoza a partir de esa fecha era fraudulenta. Este sacerdote con los permisos revocados actuaba de promotor de justicia de la diócesis a la vez que compaginaba su tiempo con acciones comerciales para beneficio propio y se anunciaba para ello en Internet como agente de una empresa piramidal norteamericana. La referencia ciber comercial del sacerdote vende productos de belleza (contorno de ojos y desmaquillante de ojos y labios), nutrición (hasta cinco complejos vitamínicos) y hogar (limpiador multiusos) y ofrecía como teléfono y como email de contacto los mismos que aparecen junto a su nombre en la Guía Diocesana.

Fue cesado por el actual arzobispo de Zaragoza Don Vicente Jiménez el 20 de febrero de 2015, dos años y medio después del 8 de junio de 2012 que concluyera la comisión de servicios por la que fue trasladado de la diócesis colombiana de Girardot a la de Zaragoza. Desde esa fecha de 2012 “quedan anulados sus nombramientos” como promotor de Justicia del Tribunal Interdiocesano de Primera Instancia y como capellán del hospital Provincial. Había accedido al primer cargo en 2011 y al segundo en 2012.

Alerta Digital ha sabido que su nombre figuraba en la lista del directorio de la diócesis de Bogotá de fecha uno de enero de 2010 en la página 253 (ver aquí) con la revocación de los permisos sacerdotales. Gonzalo Ruipérez trabajaba mano a mano con él, formando un grupo de seminaristas, algunos de los cuales se ordenaron, y entre los cuales hubo conductas laxas y en alguna ocasión delictiva, y también de homosexualidad activa. Ninguna de estas circunstancias probadas fue suficiente para castigar a Gonzalo Ruipérez, pero la mera suposición infundada de otras circunstancias lo ha sido para castigar a Miguel Ángel Barco con la mayor pena que se puede imponer a un sacerdote.

Círculos eclesiásticos críticos consideran a este colectivo procedente de Colombia como un “lobby”. Destacan, entre otras circunstancias, que algunos de ellos dirigen varias de las principales parroquias de la diócesis, continuaba Diario.es., y como ha investigado extensamente Periodista Digital está en el centro de la llamada “trama maña” y posterior defenestración de Ureña y procesamiento del cardenal Omella por presuntos delitos de ocultación.

La ahora probada falsa acusación, que Omella leyó al ahora querellante

El texto leído al representante legal de Miguel Ángel Barco por el cardenal Omella para reducirle al estado laical decía: «1.- El 18 de diciembre de 2015, un eclesiástico del que consta su credibilidad, declara que el sacerdote acusado le dijo: “Que desde hacía un año aproximadamente o algo más, estaba teniendo una relación afectiva con una chica de su parroquia, mayor de edad, 19 años, y que había tenido varias relaciones íntimas con ella, y fruto de una de ellas, la chica estaba embarazada”.

2.- Con fecha 30 de octubre de 2016, otro clérigo del que se ha comprobado su credibilidad declaró: “El 7 de septiembre de 2016, hablé con Don Miguel Ángel Barco López, quien me comunicó que había tenido relación con Doña X Y Z, y como consecuencia, ésta había quedado embarazada (…). “Esta información la conocían también el vicario general de la diócesis, Monseñor Florentino Rueda Recuero y el Reverendo Pablo Ormazábal Albístur, amigo personal de Don Miguel Ángel”.

3.- Con fecha 5 de noviembre de 2016, otro clérigo de cuya credibilidad no se duda, declara: “Monseñor Manuel Ureña me dijo: ‘No entiendo cómo acusan a Miguel Ángel Barco de ser homosexual, siendo que es padre de una niña’”.

”4.- Además de estas declaraciones en este expediente constan dos hechos significativos ocurridos en el mes de octubre de 2006, poco tiempo después de que Doña X Y Z quedara embarazada: a.- El asalto de la casa del sacerdote y los maltratos que este sufrió cuando los familiares de Doña X Y Z tuvieron noticia del embarazo de esta. En estos hechos intervino la policía y los servicios sanitarios del lugar. b. – a denuncia del sacerdote ante autoridades civiles por parte de un familiar de la madre de la niña».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

El silenciado sufrimiento de los palestinos cristianos

Published

on

El cristianismo está al borde de desaparecer del lugar donde nació, incluido Belén (en la imagen).
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El cristianismo está al borde de desaparecer del lugar donde nació, incluido Belén (en la imagen).
Por Raymond Ibrahim.- En estos tiempos en que los cristianos están sufriendo varias formas de persecución en el mundo musulmán, apenas se oye hablar del sufrimiento de los palestinos cristianos.

Open Doors, organización de defensa de los derechos humanos que monitoriza la persecución de los cristianos, indica que los cristianos palestinos sufren un “elevado” nivel de persecución, a causa de la “opresión islámica”.

Son (…) los cristianos conversos del islam los que se enfrentan a una persecución más grave, y les resulta difícil participar sin riesgos en la vida de las iglesias existentes. En la Margen Occidental son objeto de amenazas y una gran presión, y en Gaza su situación es tan peligrosa que viven su fe cristiana prácticamente en secreto (…) El influjo de la ideología islámica radical va en aumento, y las confesiones tradicionales tienen que mostrarse diplomáticas en sus tratos con los musulmanes.

Aunque se suelen publicar informaciones sobre la persecución de los cristianos en otras zonas del mundo musulmán –Pakistán, Egipto y Nigeria son tres ejemplos–, se habla poco de los cristianos que viven bajo el régimen la Autoridad Palestina (AP).

¿A qué se debe? ¿Es que su persecución es mucho menos grave que la de sus correligionarios en el resto del mundo musulmán? ¿O es por su situación única, porque viven en un punto caliente del planeta con muchos intereses políticos y mediáticos en juego?

“La persecución de los cristianos en la Autoridad Palestina”, un nuevo informe de Edy Cohen, publicado por el Begin-Sadat Center for Strategic Studies el 27 de mayo, es muy útil para responder a estas preguntas. En primer lugar, documenta tres casos recientes de persecución anticristiana, ninguno de los cuales fue cubierto por los denominados medios de referencia:

El 25 de abril, los aterrorizados habitantes de la aldea cristiana de Yifna, próxima a Ramala, (…) fueron atacados por musulmanes armados (…) después de que una mujer de la localidad interpusiera una denuncia ante la Policía contra el hijo de un destacado cabecilla de Fatah [el partido del presidente de la AP, Mahmud Abás] que atacó a su familia. Como consecuencia, decenas de pistoleros de Fatah acudieron a Yifna, dispararon cientos de tiros al aire y arrojaron bombas incendiarias mientras proferían todo tipo de maldiciones, causando graves daños materiales. Fue un milagro que nadie muriera o resultara herido. (…)

El segundo incidente se produjo en la noche del pasado 13 de mayo. Unos vándalos penetraron en una iglesia maronita de Belén, la profanaron y robaron objetos de gran valor, cámaras de seguridad incluidas.
Tres días después le llegó el turno a la iglesia anglicana de la aldea de Abud, al oeste de Ramala. Los maleantes cortaron la valla del recinto, rompieron las ventanas e irrumpieron en el templo, que profanaron y de donde igualmente sustrajeron objetos de gran valor.

Según consta en su página de Facebook, se trata de la sexta ocasión en que esa iglesia maronita de Belén es objeto de robo y vandalismo; en 2015 padeció un incendio que provocó cuantiosos daños y la obligó a cerrar durante un largo periodo de tiempo.

Estos tres ataques, que se produjeron en sólo tres semanas, siguen el mismo patrón de maltrato que los cristianos suelen experimentar en otras regiones de mayoría musulmana. Si bien lo que predomina es la profanación y saqueo de los templos, también hay turbas que se lanzan contra las minorías cristianas siempre que éstas –cuyos componentes son percibidos como dhimíes, o ciudadanos de tercera, meramente tolerados, y de los que a menudo se espera que den las gracias por ello– se atreven a alzar la voz por sus derechos, como ocurrió en Yifna el 25 de abril:

Los vándalos exigieron a los lugareños el pago de la ‘yizia’, un impuesto especial que históricamente se imponía a los habitantes no musulmanes de territorios sometidos a régimen islámico. Las más recientes víctimas de la ‘yizia’ han sido las comunidades cristianas de Irak y Siria en las zonas controladas por el ISIS.

Además, como suele ocurrir cuando los musulmanes atacan a los cristianos en países islámicos, “a pesar de los gritos de auxilio de los [cristianos]” de Yifna, la Policía de la AP no intervino durante las horas que duró el asedio. No se detuvo a ningún sospechoso. Como tampoco se detuvo a nadie por los dos referidos ataques contra templos cristianos.

En resumen: los cristianos palestinos son objeto de la misma clase de persecución –ataques a iglesias, secuestros, conversiones forzosas…– que sus correligionarios en decenas de países musulmanes. La diferencia, sin embargo, es que la persecución de los cristianos palestinos “no recibe cobertura en los medios palestinos”. De hecho, como explica Cohen, “se ha decretado el secreto de sumario en muchos casos”:

Lo único que le interesa a la AP es que estos sucesos no lleguen a los medios. Fatah ejerce gran presión sobre los cristianos para que no den cuenta de los actos de violencia y vandalismo que frecuentemente padecen, pues ese tipo de publicidad dañaría la imagen de la AP como agente capaz de proteger la vida y las propiedades de los cristianos que viven sometidos a su régimen. Aún menos quiere la AP ser retratada como una entidad radical que persigue a las minorías religiosas, pues podría tener repercusiones negativas en la masiva ayuda internacional, particularmente europea, que recibe.

Dicho de otra forma: lo esencial para la AP y sus seguidores, los medios y demás, parece ser presentar a los palestinos como víctimas de la injusta agresión y la discriminación de Israel. Este relato podría verse en entredicho si la comunidad internacional se enterara de que los propios palestinos persiguen a palestinos sólo a causa de su religión. Podría ser más difícil recabar las simpatías hacia un pueblo supuestamente oprimido si se da a conocer que ese mismo pueblo oprime a las minorías que alberga en su seno.

Así que, siendo conscientes de ello, “los funcionarios de la AP ejercen presiones en los cristianos para que no denuncien dichos incidentes, que amenazan con desenmascarar a la Autoridad Palestina como otro régimen de Oriente Medio sujeto a una ideología islámica radical”, escribe Cohen en otro reporte.

Para la Autoridad Palestina, mucho más importante que detener a quienes atacan esos lugares cristianos es que esos incidentes no salgan en los medios. Y tienen mucho éxito. De hecho, sólo unos pocos medios locales se molestaron en informar de estos últimos allanamientos. Los grandes medios internacionales los han ignorado directamente.

Cabe señalar que a veces se da una dinámica similar en el ámbito de los refugiados musulmanes.

Aunque los políticos y los medios occidentales los presentan como perseguidos y oprimidos que necesitan que se les eche una mano, los propios inmigrantes musulmanes persiguen y oprimen a los cristianos que viven entre ellos, a los que aterrorizan en los campos de refugiados o los ahogan en el Mediterráneo.

La simple y triste realidad es que, según todos los testimonios, el cristianismo está a punto de desaparecer allí donde nació, Belén incluida. Como explica Justus Reid Weiner, abogado e investigador que conoce bien la región:

“La persecución sistemática de los árabes cristianos que viven en las zonas palestinas es recibida con un silencio casi total de la comunidad internacional, los activistas por los derechos humanos, los medios y las ONG (…) En una sociedad donde los árabes cristianos no tienen voz ni protección, no es de extrañar que se estén marchando”.

(Gatestone Institute)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: