Connect with us

Más...

“Terminar con la violencia de la extrema izquierda es una cuestión de higiene política”

Published

on

Josep Anglada.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Josep Anglada*.- Caras de odio, energúmenos profiriendo insultos, adolescentes violentos en plena resaca, algún trasnochado con ganas de liberar su sensación de fracaso y frustración vital, permanentemente acompañados de sus consabidos perros y sus desagradables flautas. Ésta ha sido la indeseable compañía que un partido democrático como el nuestro tiene que aguantar cada vez que hacemos un acto público.

Nunca me cansaré de encomiar la labor de los Mossos d’Esquadra y de las diferentes policías locales que permanentemente han defendido nuestras reuniones y han mantenido a raya a estos energúmenos indeseables. Unos energúmenos que quieren convertir su odio en miedo ajeno. Un miedo que nunca toleraremos los hombres y las mujeres de Som Identitaris a estos herederos de la intolerancia comunista, admiradores de los crímenes de los gulags y las deportaciones de enemigos políticos a campos de concentración, animadores del tiro en la nuca y el terrorismo criminal, a estos impresentables que sueñan con apoderarse de las calles y tapar la boca a las nuevas alternativas políticas como la nuestra, con su violencia ilegal, la amenaza pública y el vandalismo como única arma dialéctica.

 

Durante años, demasiados años, esta lacra social ha sido alentada y protegida por la izquierda española y catalana. Estos niñatos se han convertido hoy en una policía política del sistema, dispuesta a señalar a todo el que –como lo hace Som Identitaris – se sitúa fuera del consenso establecido, se atreve a decir lo que nadie dice, y es capaz de proponer soluciones reales y efectivas donde los partidos convencionales no hacen más que poner parches y disparates.

Ya son varias las amenazas de muerte aparecidas en las webs de extrema izquierda contra mí y contra los asistentes a nuestro acto. Es necesario que la policía identifique a los miembros de esas web, los ponga a disposición judicial, cancele sus sitios de internet y proceda a la disolución de sus asociaciones.

Es una cuestión de justicia, de orden público, de democracia y de higiene política.

*Presidente de Som Identitaris (Somos Identitarios)

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

La bomba de Iglesias

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tomás Gómez.- Toda la actualidad política tiene tufo electoral porque los líderes políticos dan por hecho que el 10 de noviembre se vuelven a repartir las cartas y cada uno ha empezado su particular campaña.
Todos los sondeos vaticinan que el partido que más crecería es el PSOE, y que el PP recuperaría parte de las fugas de voto que tuvo hacia Ciudadanos y Vox, pero, aun así, sería ampliamente derrotado.
Quizá sea por eso que Pablo Casado, que se ha empeñado en una estrategia, como la de España Suma, que le radicaliza, ha celebrado un acto en el Congreso de los Diputados que tuvo la presencia protagonista de Rosa Díez y la lectura entre líneas de que puede formar parte del proyecto de la derecha.

Es un intento de hacer un guiño a los electores más centrados. El inconveniente es que la operación Díez es igual de nula que lo fue para el PSOE la incorporación de Irene Lozano, con el agravante de que la ex política no goza precisamente de un gran prestigio.
Pedro Sánchez, por su lado, juega con la ventaja de ocupar la posición más institucional, de tener más datos y la capacidad para decidir, de manera que si convoca elecciones será porque los cálculos le son favorables.

Es cierto que en su contra está el hecho de ser visto por los españoles como el mayor responsable de que vaya a haber repetición electoral, cosa que no quiere nadie y que puede haber algún votante de izquierdas enfadado. No obstante, en principio, la idea de que votando PSOE se vota estabilidad parece que la tiene ganada Sánchez. Y, por otra parte, el hecho de que todos los sondeos le den buenos resultados ayuda a que los indecisos tomen partido por él.

Pablo Iglesias, que está demostrando versatilidad en las posiciones tácticas, también cuenta con alguna ventaja de cara al discurso electoral. Por ejemplo, haber renunciado personalmente a tener responsabilidades de gobierno le sitúa en una posición más empática con los votantes de izquierdas y su insistencia pública en reclamar negociación, como la que realizó en la sesión parlamentaria de los últimos días, le ayuda a reforzar la idea de culpabilidad del PSOE en todo esto.

No obstante y, a pesar de que los sondeos no siempre se cumplen, todo apunta al desastre de los morados. Entretanto, Iglesias juega a preparar la campaña, pero, a la vez, a intentar noquear a Sánchez.

En los últimos días han saltado algunas alarmas en Moncloa sobre el despacho del próximo martes del rey con Pablo Iglesias. Se teme que el líder de los morados ponga una bomba contra el PSOE comprometiéndose ante Felipe VI a apoyar sin condición alguna a Pedro Sánchez, con lo que el monarca le debería encargar formar gobierno.

La situación sería muy incómoda, porque rechazar el mandato podría no ser entendido por los votantes y, aceptar, sería como dispararse en los pies, porque si algo ha demostrado Pablo Iglesias es que guarda rencor a los que considera que le han traicionado.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Más...

Mujer, negra, inmigrante y asesina

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Rebeca Argudo (La Razón) Dice Nacho Escolar que hay un discurso del odio hacia Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz, alentado por el hecho de ser mujer, negra e inmigrante. Y dice el colectivo Afroféminas que se está produciendo un racismo misógino alrededor de este caso. Y digo yo que qué pereza me dan ya.

Supongo que para ellos el hecho de que esta persona asesinara a un niño indefenso de ocho años no tiene nada que ver con esos sentimientos negativos que despierta en gran parte de nuestra sociedad. Ese odio se debe, claro está, al hecho de ser mujer, inmigrante y negra. Única y exclusivamente. Que haya acabado, con sus manitas, con la vida de un pequeño es irrelevante tanto para Escolar como para Afroféminas. Un insignificante dato biográfico que pesa muchísimo menos que el color de su piel o su nacionalidad. Vaya por Dios.

Hago como que me sorprende, porque yo soy muy melodrámatica y no desperdicio ocasión, pero hace ya tiempo que vivo constantemente asombrada. Es más, el asombro es mi nueva zona de confort, de tanto tiempo que hace que no salgo de él. Han dejado de causarme estupor los encajes de bolillos dialécticos de ciertos sectores de una izquierda, en caída libre intelectual, para que la realidad se ajuste exactamente a la idea preconcebida que de ella tienen. En sus preciosas cabecitas posmodernas, todos nosotros (Los Otros) somos una suerte de multitudinaria representación de Ebenezer Scrooge; solo que en lugar de odiar la Navidad y a los niños, odiamos, todos a una, a los negros y a las mujeres. Y a los homosexuales, los transexuales, los asexuales, los veganos, los monitores de pilates y al orfeón donostiarra, si se tercia. No hay minoría, oprimida o sin oprimir, a la que le hagamos ascos en lo que a odiar se refiere. ¡Menudos somos nosotros!

Tratemos de poner orden a todo esto: Ana Julia Quezada es la asesina confesa de un niño. Eso es motivo más que suficiente para que, de entrada, no despierte precisamente las simpatías del público. Fingió preocupación por el niño durante los doce días que duró la búsqueda, apareció consolando al padre, su novio, y participó en las batidas simulando gran sufrimiento y alimentando, incluso, la esperanza de la familia de encontrarlo con vida. No tuvo ni siquiera la humanidad de entregarse y confesar, de acabar voluntariamente con la incertidumbre y el sufrimiento de esa gente. Con todo esto, podría ser perfectamente un hombre blanco, heterosexual y natural de Burgos que, muy probablemente, sería uno de los individuos más odiados del país. Podría ser un enano disléxico, y nadie le odiaría más por su acondroplasia o por su dificultad para combinar con soltura los tonos de su indumentaria. Podría ser un oso panda bebé deslizándose risueño por un tobogán pintado con los colores del arcoíris mientra come algodón de azúcar y cae en una piscina de purpurina (no se me ocurre ahora mismo nada más adorable e hiperglucémico) y España entera, a lo Fuenteovejuna, le tendría ojeriza. Es más, quitando a cuatro histéricos con cuenta en redes sociales y poco conocimiento, al colectivo Afroféminas y a Escolar, no creo que a nadie más le importe demasiado ni que Ana Julia sea dominicana, ni que sea mujer, ni que sea inmigrante, ni que haya ejercido la prostitución. Este dato lo acabo de añadir yo por lo del dramatismo que contaba más arriba, pero ya ves lo que me importa a mí cómo se haya ganado la vida. A la mayoría de los españoles lo que nos importa es que una familia (una como la nuestra, normal y corriente, de infantería) ya no tiene entre ellos a un pequeño inocente, a una criatura que tuvo la mala suerte de cruzarse en el camino de un monstruo (sin colores y sin nacionalidad).

Quiero pensar que Ignacio Escolar a lo que se refería, con bastante poco tino, es a que algunas personas han aprovechado las circunstancias para dar salida a su racismo y a su misoginia en sus manifestaciones, sobre todo en redes sociales. Y es cierto que se han leído ciertas exposiciones en ese sentido, algunos insultos haciendo referencia al color de la piel o a su condición de inmigrante, pero en absoluto me parece que sean sintomáticas de nuestra sociedad o dignas de mención, más allá de la reprobación o la crítica concreta y singular. Intentar que esos casos puntuales pasen por representativos del sentir general de todo un país me parece, como poco, irresponsable. Irresponsable y alarmista. Y a lo mejor un poquito oportunista también, ya puestos.

En “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”, Oliver Sacks cuenta, entre otros, el caso del doctor P., un entrañable profesor de música que percibía los elementos que conformaban una escena por separado, identificándolos independientemente pero no como parte de un todo, siendo incapaz de reconocer la escena al completo. Además, solo era capaz de recordar los objetos situados a su derecha.

Hasta tal punto llegaba su incapacidad para identificar un objeto por encima de las partes que lo conformaban que, en una ocasión, confundió la cabeza de su esposa con su propio sombrero. En otra, su zapato con su pie. Hay veces, demasiadas últimamente, en las que creo encontrar al doctor P. en algunos de nuestros personajes más hipermotivados y supervitaminados. Parecen encontrar en toda escena social los mismos elementos, los que su agnosia les permite identificar, obviando por completo otras informaciones igual de válidas e importantes para conformar una visión global de la realidad, para percibirla y analizarla como el cuerpo poliédrico que es. Todos, siempre, intentando colocarse la cabeza de su señora donde debería ir su sombrero.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ejército

Defensa suma otros 200 soldados a las tareas contra la gota fría

Published

on

Inundaciones por la gota fría en La Vega Baja (Alicante), donde la UME ha rescatado a 450 personas.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Ministerio de Defensa ha aumentado en las últimas 24 horas en 200 el número de soldados que actúan entre la provincia de Alicante y la Región de Murcia para atajar los efectos de la gota fría, hasta sumar unos 1.400 efectivos.

Estas cifras han sido aportadas este domingo por la ministra en funciones, Margarita Robles, en una visita a la base logística y al puesto de mando avanzado de la UME en Orihuela donde ha calificado la situación de “catástrofe enorme”, acompañada por el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

Del total de soldados, unos 800 pertenecen a la UME y también hay más de un centenar del Mando de Operaciones Especiales (MOE), más conocidos como los ‘boinas verdes’, además de otros efectivos de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

Entre las unidades que han llegado, están equipos de buzos procedentes de Valencia y de otros puntos de Alicante, que a su vez han sido reemplazados en sus lugares de origen por efectivos provenientes de Zaragoza, ante posibles emergencias en sus zonas.

Este contingente militar dispone de unos 400 vehículos para los rescates y tratar de reconducir las aguas.

En lo que se lleva de episodio de gota fría, el Ejército ha rescatado a 550 personas en las diferentes poblaciones del sur de Alicante, en la comarca de la Vega Baja, de las cuales 480 han sido evacuadas a pie o en embarcaciones y las 70 restantes por aire, en helicóptero.

Además, en la Región de Murcia se han evacuado a otras 160 personas, según los datos aportados por el Ministerio de Defensa.

La base logística de la UME en Orihuela se sitúa en el colegio público Miguel Hernández, que ha sido cedido por el ayuntamiento para facilitar las tareas.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Recomendados

Anuncios
Advertisement
Advertisement
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: