Connect with us

Resto del Mundo

Terroristas de Boko Haram cortan las orejas a mujeres cristianas en Camerún

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Terroristas del grupo islamista Boko Haram cortaron las orejas a mujeres cristianas en una invasión matutina en la aldea cristiana de Kalagari, en el norte de Camerún, el lunes 29 de julio. Los medios locales informan que militantes del Boko Haram llegaron al pueblo por la noche y expulsaron a los miembros del grupo de vigilantes de la aldea.

Luego, los atacantes tomaron como rehenes a ocho mujeres y les cortaron las orejas, antes de ponerlas en libertad. No está claro si todas fueron liberadas. Las mujeres reciben atención médica en Kolofata.

Aparentemente, los mismos combatientes habían atacado a Kalagari y Doublé (otra aldea) unos días antes, matando a tres vigilantes locales.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Resto del Mundo

Bolsonaro insinúa que las ONG pueden estar detrás de los incendios en el Amazonas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, insinuó hoy que organizaciones no gubernamentales (ONG) pueden estar detrás de los incendios forestales desatados en el Amazonas, que son los mayores registrados en los últimos años.

“Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos”, declaró a los periodistas Bolsonaro.

Para reforzar su tesis, Bolsonaro citó que su Gobierno ha “cortado el dinero público que iba para las ONG” que operan en la región amazónica, con proyectos “supuestamente” volcados al cuidado del ecosistema.

“De esa forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero”, agregó el gobernante, quien apuntó que ahora la tarea de las autoridades es determinar si los incendios en el mayor pulmón del planeta han sido provocados.

“El crimen existe. Ahora, tenemos que hacer lo posible para que ese crimen no aumente” y establecer las responsabilidades “si es que las hubiera”, indicó Bolsonaro, quien insistió en que las ONG que operan en la Amazonía “representan intereses ajenos” a Brasil.

Según el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que contabiliza los incendios con la ayuda de imágenes de satélite, los focos de fuego en todo el país en lo que va de este año superan en un 83% a los del mismo período de 2018.

En un informe difundido este martes, el INPE precisó que entre el 1 de enero y el 18 de agosto ha registrado 71.497 focos de incendio en el país y que un 52,5% se sitúan en la región amazónica.

La extensión de los incendios forestales ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar situación de emergencia o alerta ambiental pues la humareda puede provocar enfermedades respiratorias y afecta hasta el tráfico aéreo.

El pasado lunes, parte de los estados de Mato Grosso do Sul y Paraná, así como la ciudad de Sao Paulo, la mayor del país, fueron afectados por intensas nubes de humo causadas por los incendios que oscurecieron completamente el cielo poco después del mediodía.

De acuerdo con el INPE, durante la última semana, los focos de incendio han afectado 68 zonas protegidas o reservas indígenas de la región amazónica.

Las ONG, por el contrario, temen que el aumento de los incendios forestales pueda deberse a la acción de hacendados y empresarios del campo que, animados por las políticas de Bolsonaro, han decidido avanzar sobre el Amazonas para extender sus plantíos.

Según el Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (Ipam), el aumento de los incendios “tiene relación con la deforestación y no con una sequía más fuerte como podría suponerse”.

En un comunicado, esa institución independiente sostuvo que “si la sequía no explica los incendios, la retomada de la deforestación sí lo hace. El fuego es normalmente usado (por colonos y hacendados) para limpiar el terreno después de la deforestación”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Resto del Mundo

Dos millones de blancos han abandonado Suráfrica debido a la alta criminalidad y a la política de discriminación positiva a favor de los negros

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Lo han bautizado como el Great Trek (la Gran Expedición) al revés. No tiene la repercusión mundial que tuvo el fenómeno del ‘apartheid’, la exclusión de los negros de la vida pública surafricana que convirtió al país en una de las principales potencias económicas del mundo. Fue una situación injusta que, sin embargo, logró el objetivo de que Suráfrica venciera la guerra al hambre. El único caso dentro del continente negro. Se trata del fenómeno inverso a la incursión entre 1830 y 1840 de centenares de granjeros blancos, la mayoría descendientes de holandeses, en las regiones interiores de Suráfrica en busca de nuevas tierras donde asentarse y forjar un futuro para sus familias.

Ahora, el Great Trek no se hace con carromatos de bueyes y aperos de labranza, sino en avión hacia Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos o Canadá y supone una fuga de capital humano especializado que ya está hipotecando el crecimiento económico del país. Se calcula que casi dos millones de blancos ha abandonado Suráfrica desde 1996, un fenómeno que continuará, y del que se culpa a la alta criminalidad que sufre el país y a las políticas de discriminación positiva del Gobierno en beneficio de la población negra.

Los que emigran son jóvenes profesionales y parejas con hijos menores de 10 años. Las consecuencias a largo plazo son nefastas para la economía surafricana, tanto por la pérdida de profesionales especializados, de los que el país se encuentra carente, como por la pérdida de contribuyentes a las arcas del Estado. La población blanca envejece y sólo pagará impuestos durante los próximos 20 años, según el estudio. Mientras, la población negra se emplea en el sector informal, que no paga tasas.
Cronjé y Macfarlane creen que la alta criminalidad es la responsable de este éxodo. Suráfrica es uno de los países más peligrosos del mundo, de acuerdo con las estadísticas. Alrededor de 18.000 surafricanos son asesinados cada año.

Según un informe dado a conocer por el Instituto de Relación Raciales de Sudáfrica S.A.I.R.R., cada año abandonan el país más de cien mil blancos han abandonado su país. Están cansados y de los privilegios que se conceden a la población negra. Todos los empleos y servicios públicos son orientados a la gente de color. Lo que no previeron los impulsores de estas medidas es el cataclismo social y económico que provocaría. Sin la población blanca al frente de la gestión de los recursos productivos del país, Suráfrica ofrece el mismo nivel de competitividad que Soweto o Sierra Leona. La corrupción se extiende como una plaga por el país y los indicadores económicos alertan ya de lo que los políticamente correctos y los apologistas de la multiculturalidad se obstinan en ignorar: la marcha paulatina de los blancos está acelerando la pobreza progresiva del país.

Hasta mediados de los años 90, las multinacionales surafricanas dirigidas por blancos podían competir en igualdad de condiciones con las principales firmas de Occidente. Hoy las escasas empresas sólidas que sobreviven de la época de la supremacía blanca sufren los embates del intervencionismo estatal, que les obliga a contratar a un determinado número de directivos y empleados negros, lo que ha terminado por hacerlas ineficientes y cada vez menos productivas.

Desde 1995 se se han perdido dos generaciones completas de blancos. Hoy la población blanca de Sudáfrica sólo llega a los 3.300.000, casi dos millones menos que en 1995, cuando habían 5,2 millones. Este daro representa nada menos que un quinto de la población blanca. ¿Dónde están las organizaciones antirracistas que ponen el grito en el cielo cada vez que un país europeo promueve alguna medida regularizadora de su población inmigrante.

¿Quién será capaz de sostener el nivel de productividad que alcanzó Suráfrica en los años 80 y que la situó más cerca de Suecia que de sus vecinos africanos? Nada parece indicar que el éxodo de la población blanca vaya a detenerse. Los escasos dirigentes negros que analizan la situación del país sin las anteojeras de los prejuicios supremacistas reconocen que son los blancos quienes producen más, mejor y pagan los impuestos que sostienen las políticas sociales del gobierno en favor de la población de color.

Discriminación nada positiva

Las políticas de discriminación positiva emprendidas por el Gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC, en sus siglas en inglés) han sido duramente criticadas -y no sólo por los partidos de la oposición- por no ser efectivas en la lucha contra la pobreza y el desempleo, que se sitúa en más del 40% (en algunos guetos como Soweto la cifra puede llegar al 70% entre los jóvenes de entre 20 y 30 años) y que afecta sobre todo a la población negra.

La política llamada de BEE (Black Economic Empowerment, es decir, la potenciación económica negra) ha supuesto la llegada a la élite económica de Suráfrica de un número de empresarios negros, convertidos rápidamente en millonarios, algunos de ellos sospechosamente ligados al ANC, y una tímida generación de clase media, pero aún exigua.

De acuerdo con el estudio de Cronjé y Macfarlane, un tercio de la población con salarios más elevados es negra. Pero sólo un 1% de la población negra podría ser considerada de clase media, que es la que lleva el peso de la contribución a las arcas del Estado. La fuga de cerebros, de no frenarse o suplirse de alguna manera, sólo puede empeorar la situación: “Tendría que haber un enorme flujo de trabajadores capacitados para suplir las vacantes, y desafortunadamente ése no es el caso”, dice Cronjé, quien recuerda que la educación de los jóvenes negros todavía no se ha igualado a los estándares de la enseñanza que han recibido y reciben los blancos.

Se calcula que por cada trabajador especializado que emigra del país se dejan de generar 10 puestos de trabajo de menor especialización.

La falta de trabajadores con una especialización, ocasionada por la fuga de cerebros, es especialmente notoria en el sector sanitario, exhausto además por tener que lidiar con la pandemia del sida, con más de cinco millones de surafricanos afectados, una de las cifras más altas del mundo.

Se calcula que existen 32.000 vacantes sólo de enfermeras en el sector público y, pese a que se ha puesto en marcha un plan para la construcción de hospitales y la mejora de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores, el éxodo sigue imparable. Suráfrica ha tenido que firmar un pacto con Reino Unido para que éste no contrate a sus médicos y enfermeros (el 6% del personal médico en tierras inglesas es surafricano). Suráfrica se ve obligada a contratar médicos de países más pobres, con lo que se empeora la situación sanitaria de otros, como Ghana, que tiene más médicos trabajando fuera del país que dentro.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Resto del Mundo

Muertes y torturas, el padecimiento que desangra a los granjeros de Sudáfrica

Published

on

Mariandra Heunis con sus hijos en el cementerio durante un encuentro de solidaridad contra los asesinatos en las granjas. Su vuda cambió desde el asesinato de Johan. Ahora mantiene sola a su familia trabajando como organizadora de entierros
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

LN.- Mariandra Heunis cuenta que fue feliz en su pequeña granja en Leeuwfontein hasta la noche del 30 de septiembre de 2016.

Estaba embarazada de ocho meses de su cuarto hijo cuando dos hombres negros violaron la puerta de su casa y la apuntaron con dos armas mientras su familia dormía.

“Empezaron a gritar agresivamente y a pedirnos plata, pero no teníamos. Les dijimos que se lleven lo que querían, pero que se fueran”. Cuando su marido Johan se levantó, jamás elevó el tono, cuenta Heunis, pero sin piedad lo balearon enfrente de su mujer y de sus hijos.

Mieke, su hija de cuatro años empezó a correr y a gritar, los hombres le dispararon. “Afortunadamente no le embocaron”.

La pequeña les ofreció la plata que tenía en su alcancía. Los delincuentes tomaron a Heunis para llevarla al piso de abajo, pero ella se resistió. Con el último suspiro Johan se puso de pie. “Por favor”, suplicó.

Pero fueron sus últimas palabras, porque uno de los hombres dijo: “Matalo”. Uno de los seis tiros fue a parar entre sus ojos. Los dos hombre se fueron. Se llevaron únicamente los celulares para que no puedan llamar a la policía. Johan ya no respiraba.

Desde esa noche, Heunis solo volvió a su granja para abrirle a los forenses. Tuvo a su hijo cinco días después del funeral de su padre.”Casi dos años y medio después seguimos con tratamiento post traumático. Esto nunca para”, dice. Heunis tuvo que revivir el episodio en los tribunales. Uno de los dos hombres fue sentenciado, al otro nunca lo encontraron.

“Poco después del episodio me dije que tengo que levantarme, mantenerme firme, construir una buena vida para los niños. Ellos merecen la felicidad. No quiero que recuerden esa noche. Si me rindo, la muerte de Johan habrá sido en vano”, dice la víctima.

El caso que destruyó a la familia Heunis fue uno de los 49 homicidios y 446 que sufrieron los granjeros sudafricanos en el período 2015/2016 según las estadísticas del Servicio Policial Sudafricano (SAPS, por su siglas en inglés). Fue en 1990 cuando las estadísticas empezaron a dar evidencia de los ataques como un fenómeno patológico. Desde entonces, las estadísticas muestran que los ataques fueron oscilando hasta que en 2012 tanto la cantidad de homicidios como la cantidad de ataques crece de manera pronunciada. Según las estadísticas recopiladas por SAPS en el período 2017/2018 hubieron 62 muertes y 561 ataques.

Afri Forum es una organización que promueve la protección de la cultura afrikaner (los sudafricanos de origen neerlandés). Se ha encargado de aglomerar y contener a los granjeros sudafricanos frente a la creciente hostilidad. Hillel Coetzer e Ian Cameron, autoridades máximas de AfriForum, narran algunos casos tan o más violentos y sangrientos que el de Heunis y que en no pocos casos incluyeron torturas.

Según los análisis de Afri Forum los granjeros en Sudáfrica tienen cuatro veces más de probabilidades de sufrir un asesinato que todos los sudafricanos en su conjunto. “Lo que exigimos es que los delitos rurales sean considerados “únicos” y tengan una atención y un abordaje específico”. No se remiten únicamente a las estadísticas sino al carácter especialmente violento de los crímenes. Sin embargo, optan por la prudencia a la hora de ensayar las razones que llevan a los criminales a cometer delitos innecesariamente sangrientos y violentos:

“En Sudáfrica tenemos demasiados problemas económicos y sociales como para determinar que se puede tratar de agresiones relacionadas con temas políticos o raciales, pero el grado de violencia de los crímenes no nos permite descartar esta hipótesis”.

“El odio que hay detrás de estos crímenes es obvio. Torturas fatales en muchos casos. ¿Por qué disparar seis veces a la víctima?”, dice Heunis. Hace referencia al asesinato de su marido.

Bernardette Arlain es otra de las víctimas. Delante suyo dos hombres ejecutaron a su marido cuando los sorprendieron en el establo de su granja. Cuenta que los episodios se repiten día a día y narra los casos de personas que fueron torturadas durante horas. “No puedo decir definitivamente que se trata de problemas con motivaciones políticas o raciales. Creo que los criminales vienen a buscar armas y si buscan armas es evidentemente para cometer más crímenes”, explica.

Golden Mitka es un reconocido periodista sudafricano especializado en criminalística. “Son criminales organizados quienes asesinan a los granjeros en Sudáfrica. Entre ellos intercambian información para los próximos crímenes” Mitka explica que lo que buscan los delincuentes es generalmente plata o armas y que los granjeros son un blanco fácil porque están aislados, a kilómetros unos de otros y de las estaciones policiales”.

Los crímenes rurales en Sudáfrica se dan en el contexto de un país que que sufre 20.336 homicidios por año y que en el año 2016 se encontraba séptimo en el ránking de países por tasa de homicidio, según las cifras de la ONU. Es por esta razón que Gareth Newham analista jefe del reconocido Instituto de Estudios de Seguridad (ISS, por sus siglas en inglés) pide prudencia a la hora de hablar y de catalogar el fenómeno de los “asesinatos de granjeros”.

“El año pasado los asesinatos en las granjas representaron el 0,3% del total de los homicidios en Sudáfrica. Además los agricultores tienen una probabilidad mucho menor de ser asesinados que otras categorías de personas en Sudáfrica”, argumenta Newham. Y agrega: “Y si es una cuestión de raza hay que decir que las personas negras tienen mucha más probabilidades de ser asesinadas que las personas blancas”.

En un informe el ISS recomienda que como otros delitos específicos se debe poner en práctica una estrategia focalizada que localice a los delincuentes para este tipo de crímenes, que deben ser tratados como una categoría separada.

Terence Corrigan es Jefe de proyectos en el Instituto de Relaciones Raciales, un think thank con sede en Johannesburgo. Opina que la violencia en las granjas es definitivamente un problema relevante para Sudáfrica y que lo que más deja en evidencia es el fracaso en la administración de la seguridad por parte del gobierno. “Los ataques son contra los granjeros independientemente del color de su piel y son también contra los empleados de los granjeros”, acota. Cree que el carácter extremadamente violento de los ataques a los granjeros obedece más bien al hecho de que los campos están muy aislados y eso permite a los criminales permanecer durante mucho tiempo en las granjas porque no corren el riesgo de la llegada de la policía. “Sudáfrica es un país en general muy violento y los crímenes en el resto del país tampoco se salvan de la agresión”, comenta. “Este tipo de delitos necesitan de inteligencia específica y equipamiento y de hasta helicópteros. No hay profesionalismo para resolver estos casos en donde muchas veces hay corrupción de por medio”. Bernardette Aralin dice que las autoridades de seguridad dicen que “hacen lo que pueden” y que no ve que puedan hacer mucho porque los puestos policiales están generalmente a más de 50 km de las casa de los granjeros.

Pérdidas millonarias

Corrigan hace también hincapié en las desangre económico que la violencia y el delito están causando en el sector agropecuario sudafricano. Como los Heunis no son pocas las familias que prefieren huir de los campos hacia los distintos pueblos o ciudades y así dejan a las granjas sin su mano de obra más idónea. Corrigan advierte también que los gastos en cercar y contratar guardias de seguridad, la matanza del ganado y la vandalización de equipos y activos le está costando a la industria miles de millones de rands anualmente.
También cuenta que en consecuencia muchas familias involucradas en estas actividades deciden irse a Zambia en donde el nivel de delitos es mucho más bajo y en donde su conocimiento y sus habilidades son muy requeridos.

Además Corrigan señala un problema directamente asociado:”Vemos una caída muy definida en la inversión agrícola en los últimos años. Si esto se debe a la amenaza de violencia no está claro. Yo diría que el entorno político, en particular la amenaza de expropiación sin compensación, es un problema mayor”.

El 22 de agosto de 2018 con su cuenta de Twitter, Donald Trump disparó hacia Sudáfrica. 182 caracteres fueron suficientes para traer controversia y confusión al problema de la violencia rural y para provocar la reacción del gobierno sudafricano.

Para Corrigan detrás del tweet de Trump había intereses propios de grupos de derecha americanos que sin estar muy informados sobre el asunto pretendían hacer trascender sus posiciones ideológicas. Pero Corrigan hace hincapié en que las respuesta del presidente sudafricano también es sesgada porque niega el problema de la existencia de violencia extrema en las granjas sudafricanas y deja así de manifiesto el fracaso de su política de seguridad.

En marzo de 2018 el gobierno australiano también intervino en el asunto cuando el Ministro de Asuntos Internos Petter Dutton declaró que “los agricultores sudafricanos merecían la atención especial de un país civilizado como Australia por motivos humanitarios. Un tiempo después el pedido de asilo fue bloqueado porque la evidencia mostraba que la mayor cantidad de crímenes en las granjas sudafricanas no tenían motivaciones raciales.

Expropiación sin compensación

La expropiación de tierras en Sudáfrica es un tema candente y que suele mezclarse dentro del debate de la violencia que azota a los agricultores. Actualmente, la controversia gira en torno al cambio en la Constitución que promueven el ANC, el partido gobernante y el partido comunista EFF con el objetivo de poder formular una nueva ley que permita la expropiación de tierras sin ninguna compensación.
Heunis dice que ya escuchó casos de tomas y asentamientos en tierras privadas y situaciones en los que los dueños fueron violentamente agredidos por los ocupantes.

Para Golden Mitka la violencia que sufren los agricultores no tiene ninguna relación con la reforma en la ley de tierras porque los ataques y los crímenes hacia los granjeros sudafricanos comenzó mucho antes de que algunos partidos entonen consignas cuyo contenido hiciera referencia a las expropiaciones.
Huenis dice que muchas veces los grupos que militan la confiscación de tierras sin compensación promueven la violencia hacia los granjeros afrikaners. Heunis dice que muchos de los ataques a los granjeros se producen bajo la consigna “tenemos que retomar lo que nos quitaron”. ” Kill the boer, kill the farmers”, es una de las canciones que entonan los seguidores de Jules Malema el líder del partido EFF, agrega Heunis.

Los sudafricanos se preparan para votar en mayo próximo. Pero en AfriForum no creen que la violencia y la muerte con la que conviven los granjeros sudafricanos sea un tema de campaña porque definitivamente no es un tema popular en la República de Sudáfrica.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Recomendados

Anuncios
Advertisement
Advertisement
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: