Connect with us

Internacional

(VIDEO EXTREMO: PRECAUCIÓN) Los zombies existen. ¿Enfermedad, droga o arma biológica?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tenemos que empezar este artículo enviando a nuestros lectores una advertencia muy seria: Las imágenes a las que ALERTA NACIONAL ha tenido acceso van más allá de lo publicado jamás en un medio de comunicación. Hasta dónde hemos podido comprobar, y les aseguramos que lo hemos hecho, son imágenes reales tomadas por un enfermero de un puesto de socorro avanzado muy cerca de la jungla brasileña. Desde luego, NO ES una película. 

La historia que ha viajado junto con las imágenes es la siguiente: se ha encontrado a un hombre, de raza blanca, de entre 30 y 50 años, vagando semidesnudo por los límites de la jungla, con lo que parecía ser una herida en lo alto de la cabeza…

¡Está vivo!

… Tras ser trasladado al centro de socorro, y tal y como muestras las imágenes, la posible herida se trata, en realidad, de un hueco de gran tamaño en el cráneo de esta persona, cuyos bordes están rodeados de podredumbre, que emite un olor espantoso, y que está lleno de gusanos y larvas que, a la vista del examen, han devorado por completo más de la mitad de la masa encefálica, o bien se alimentan de los restos de masa encefálica restantes después de que alguna acción traumática haya extraído dicha parte del cerebro, incluyendo el lóbulo frontal completo.

El hombre, de forma total, completa e inexplicable para la ciencia médica, ESTÁ VIVO, respira de forma agónica, está deshidratado y desnutrido. Sin embargo, parece estar consciente, con los ojos abiertos, y como muestran las imágenes, parpadea.



Cráneo lleno de gusanos y podredumbre

Se observa también que los globos oculares están siendo expulsados de sus cavidades por la presión interna de lo que seguramente sean larvas de gusano o pus líquido, que presiona hacia afuera. No está claro si el hombre puede ver.

El estado de este hombre presenta varias incompatibilidades con la vida y mucho más con la consciencia. Ha estado bajo examen varios días y se mantiene en la misma condición.

No se conoce tratamiento ni enfermedad, ni accidente alguno que pueda explicar ni las lesiones, ni que el paciente siga con vida.

Tras estos testimonios, y tras el visionado de las imágenes, no podemos por más que preguntarnos si este pobre desgraciado se contagió de algún parásito en medio de la selva que le devoró el cerebro -y por medio de algo desconocido le mantiene con vida- o se trata de algún nuevo tipo de arma para atacar a la población sin matarla pero obligando a dedicarle enormes recursos para mantenerla con vida, pues nadie podría en conciencia dejar morir a algo así, pese a que tenemos nuestras nudas de que lo que estamos viendo en las imágenes… sea aún un ser humano con alma inmortal. 

Decidan ustedes.


Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Europa

Aprobada la enmienda que obliga a Johnson a retrasar el Brexit, aunque el «premier» se niega a pedir prórroga

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Parlamento británico ha aprobado por 322 votos a favor frente a 306 en contra la Enmienda Letwin, que paraliza la votación final sobre el acuerdo de Brexit al imponer la aprobación previa de una legislación pertinente a la salida del país de la Unión Europea. Pese a estar obligado por la «ley Benn» —que le obliga a pedir una nueva extensión en la fecha de salida de la UE— a escribir una carta a Bruselas antes de medianoche, el «premier» Boris Johnson se ha negado a pedir una prórroga a Bruselas. «No negociaré una prórrogacon la UE, y la ley tampoco me obliga a hacerlo», insistió Johnson, decisión que le haría incumplir la ley.

Fuentes de la cadena británica ITV habían confirmado esta mañana que la enmienda gozaba mismo de un importante apoyo entre varios grupos parlamentarios como medida última de contención frente a una derrota en la cámara del plan de Brexit, que abocaría al país a una salida caótica de la Unión Europea.

El primer ministro británico ha garantizado que esta paralización no supondrá un aplazamiento de la salida del país, prevista para el 31 de octubre, y se ha comprometido a presentar la semana que viene la legislación pertinente.

El debate sobre el acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea, en la sesión extraordinaria del Parlamento británico, ha comenzado con un Boris Johnson de oratoria parsimoniosa, subrayando la gravedad del momento. Se trata, advirtió el primer ministro a los diputados, de que el Parlamento muestre «la misma amplitud de perspectiva que nuestro amigos europeos» en poner fin al Brexit.

Logró que se escuchara respetuosamente incluso su afán de unir al país en torno a este acuerdo. Quince minutos tardó la Cámara de los Comunes en levantar sus voces de asombro o de protesta. El primer ministro había dicho que «nadie en esta Cámara quiere rebajar los estándares laborales o medioambientales». Es uno de los temas en los que se disputa el desenlace de la sesión de este sábado.

Johnson insistió en que se retirase del acuerdo pactado por Theresa May la lista de protecciones para que Reino Unido y la Unión Europea mantuviesen igualdad competitiva. El nuevo acuerdo borra ese capítulo de la parte legal y en la declaración sobre el futuro se señalan intenciones de mantener los estándares de la UE y también de diferenciarse.

El laborista Jeremy Corbyn insistió en que este es un «Brexit de Trump», empujando a la economía británica hacia un futuro de menos regulaciones, de «pollos limpiados con cloro», dijo el laborista mencionando la posibilidad de que Estados Unidos imponga a Londres la aceptación de esos pollos. Quiere reducir al mínimo las disidencias en sus escaños que darían la victoria a Johnson.

Los disidentes laboristas, de quienes depende el resultado, permanecen callados, salvo Frank Field, ‘brexiter’ contumaz, y Kate Hoey, que también lo es, pero es también norirlandesa de nacimiento y ha sembrado dudas sobre si en la cuenta de votos Johnson ha perdido un casi seguro apoyo por el mecanismo irlandés que ha pactado en el acuerdo.

En los escaños de la oposición se puso en pie Pat McFadden. «El primer ministro promete a sus colegas conservadores el futuro de desregulación en el que sueñan y al mismo tiempo promete a la oposición un camino a más derechos para los trabajadores, algo que atacó como periodista. Las dos promesas no son verdades compatibles», afirmó. Johnson titubeó en su respuesta, provocando las risas de la Cámara.

Abruptas

Cerca del mediodía, se levantó en los escaños laboristas Caroline Flint, diputada del norte obrero y ‘brexiter’. Denunció a quienes quieren enmendar el acuerdo, condicionando su aprobación a que se tramite la legislación necesaria para que Reino Unido abandone la UE el 31 de octubre. El ministro Michael Gove se mostró alborozado. Compartió un papel con otros ministros. El voto de Flint parecía darles la victoria.

Poco después se puso en pie en los escaños conservadores, Mark François, para anunciar que todos los miembros del Grupo de Investigación Europea, los euroescépticos más radicales en el Partido Conservador, y que los miembros de esa facción, una treintena, han decidido, además de votar por el acuerdo, que apoyarán la tramitación íntegra de la ley posterior, eliminando así la necesidad de la enmienda de Letwin.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Internacional

Emmanuel Macron se alinea con los mulás de Irán

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Guy Millière.- El 25 de agosto, los líderes del Grupo de los Siete (G7) se reunieron en Biarritz (Francia) para debatir los problemas del mundo. La situación en Oriente Medio no estaba en el orden del día. El presidente francés, Emmanuel Macron, organizador de la cumbre de este año, estuvo a punto de forzar su inclusión.

Había decidido invitar a la cumbre al ministro de Exteriores de Irán, Mohamed Yavad Zarif. Macron no avisó a sus invitados de la asistencia de Zarif hasta el último momento. Su objetivo, al parecer, era conseguir reunir al ministro iraní y al presidente de EEUU, Donald J. Trump. El presidente Trump se negó. Zarif mantuvo una conversación informal con Macron y algunos ministros franceses y después regresó a Teherán. Pero Macron no se rindió. En una rueda de prensa al día siguiente, le pidió públicamente al presidente Trump que se reuniera con los líderes iraníes lo antes posible.

Trump, respondiendo a la pregunta de un periodista sobre la posibilidad de dicha reunión, respondió educadamente que sí era posible, pero sólo “si las circunstancias son las correctas”. El régimen iraní respondió que, primero, Estados Unidos tendría que eliminar todas las sanciones. La Administración Trump no se molestó en contestar.

Macron invitó después a París a una delegación iraní encabezada por el viceministro de Exteriores de Irán, Abás Aragchi “para intentar definir una postura común para Francia e Irán”. El 3 de septiembre, un día después de que se marchara la delegación, se supo que Francia había propuesto ofrecerle a Irán una línea de crédito de 15.000 millones de dólares. En respuesta, Brian Hook, representante especial para Irán, dijo el 4 de septiembre: “No podemos dejar más claro que estamos volcados en esta campaña de presión y no tenemos intención de conceder ninguna excepción o exención”. Con esta declaración se dio a entender que Estados Unidos rechazó la propuesta francesa.

El mismo día, el presidente iraní, Hasán Ruhaní, anunció que Irán iba a acelerar su enriquecimiento de uranio. No hizo alusión a la maniobra de Macron.

Al parecer, ese anuncio no desanimó a Macron.

El acuerdo nuclear con Irán, conocido como Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC), alcanzado entre Irán y China, Francia, Reino Unido, EEUU y Alemania el 14 de julio de 2015, pero que Irán nunca firmó, permitió a la República Islámica disponer de 150.000 millones de dólares que estaban congelados en bancos extranjeros. Los líderes franceses, evidentemente reconociendo una oportunidad económica, invitaron a Ruhaní a París.

Cuando el predecesor de Macron, el presidente François Hollande, recibió a Ruhaní en enero de 2016, anunció por todo lo alto que había que dejar a un lado las viejas disputas y que era hora de abrir “un nuevo capítulo en las relaciones entre los dos países”. Se firmaron varios acuerdos; Ruhaní dijo que Irán “combate el terrorismo” y Hollande agachó dócilmente la cabeza.

Una de las razones por las que el Gobierno francés considera la elección de Donald Trump una mala noticia es que Trump indicó en 2015 que consideraba que el acuerdo nuclear con Irán era un mal acuerdo del que quería retirarse.

Cuando Trump fue después elegido presidente, Macron convirtió en su máxima prioridad salvar el acuerdo, al parecer.

Durante una visita a Washington en abril de 2018, el principal objetivo de Macron fue convencer a Trump de que cambiara de idea. Lo intentó mediante la seducción, abrazando a Trump sin cesar. Lo intentó con arrogancia, anunciando en un discurso ante el Congreso:

“Francia no abandonará el acuerdo nuclear iraní porque lo firmamos. Su presidente y su país tendrán que afrontar sus responsabilidades”.

Después de que Trump anunciara en mayo de 2018 que EEUU abandonaba el acuerdo nuclear, Macron pareció entrar en pánico, y pidió una reunión de urgencia de los líderes europeos. La Unión Europea pidió a las empresas francesas y europeas que desafiaran a Trump, pero al final, temiendo las sanciones estadounidenses, algunas empresas europeas dejaron de hacer negocios en Irán.

Francia y Alemania intentaron después establecer un mecanismo para ayudar a las empresas a sortear la decisión de Estados Unidos y seguir haciendo negocios con Irán. El Instex (Instrumento de Apoyo al Intercambio Comercial) se introdujo oficialmente a principios de 2019, pero aún no está operativo. Nadie en Europa con la responsabilidad de tomar decisiones parece querer arriesgarse a usarlo y tener un problema con Estados Unidos.

El 8 de septiembre, días después de las declaraciones de Ruhaní sobre la aceleración del enriquecimiento de uranio iraní, el ministro de Exteriores francés, Jean Yves Le Drian, resumió la postura francesa. Dijo que Irán estaba tomando “malas decisiones”, pero que Francia intentaría ayudar y “mantener el diálogo”.

Añadió —incorrecta pero impávidamente— que Irán había respetado escrupulosamente el acuerdo nuclear hasta el momento en que Estados Unidos renegó del acuerdo. De manera desconcertante, añadió que Irán se había visto “privado de los beneficios” que podía esperar del acuerdo —refiriéndose, aparentemente, a la oportunidad de poder desarrollar pronto armas nucleares sin límites— y que ahora era necesario “evitar los riesgos de una desestabilización regional”. No especificó a qué región se refería.

Lanzó la crítica de que “Estados Unidos impide a las empresas no estadounidenses decidir libremente”.

Macron y el Gobierno francés saben perfectamente que el acuerdo nuclear era defectuoso, que no impedía al régimen iraní dedicarse a sus actividades belicosas. Macron y el Gobierno francés también saben que Irán vulneró el acuerdo repetidas veces. También saben que el Mossad, el servicio de inteligencia de Israel, confiscó miles de documentos condenatorios en Teherán. Eran de dominio público, y fueron revelados por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el 30 de abril de 2018.

Los funcionarios franceses, sin embargo, siguieron hablando como si no supieran nada. Mentían.
Lamentablemente, insisten en afirmar que el presidente Trump se retiró arbitrariamente del acuerdo no firmado y fingieron no saber lo que decía Trump cuando anunció su decisión:

“El régimen iraní es el principal patrocinador estatal del terrorismo. Exporta misiles peligrosos, aviva los conflictos en todo Oriente Medio y financia a los terroristas, proxies y milicias como Hezbolá, Hamás los talibanes y Al Qaeda.

“A lo largo de los años, Irán y sus satélites han bombardeado embajadas y edificios militares estadounidenses, asesinado a cientos de miembros en servicio de Estados Unidos y secuestrado, encarcelado y torturado a ciudadanos estadounidenses. El régimen iraní ha financiado su largo reinado de caos y terror saqueando la riqueza de su propio pueblo (…)

“el acuerdo permitió a Irán seguir enriqueciendo uranio y, con el tiempo, llegar al borde de una explosión nuclear. El acuerdo levantó sanciones económicas que estaban paralizando a Irán a cambio de unos límites muy débiles en cuanto a su actividad nuclear y nulos en cuanto a su conducta maligna”.

Los funcionarios franceses también afirmaron falsamente que Irán no se había “beneficiado” del acuerdo.

Sin embargo, Irán, en vez de hacer inversiones con las empresas extranjeras, utilizó la mayor parte de los 150.000 millones de dólares de fondos y créditos descongelados para proveer a las organizaciones terroristas de miles de millones para sembrar el caos y la muerte en todo Oriente Medio, atacar los activos de EEUU y el Reino Unido y dejar fuera de juego la mitad de la producción petrolífera de Arabia Saudí, que representa el 5% del suministro de petróleo diario mundial.

Los funcionarios franceses hablaron de “desestabilización regional” como si no vieran que Irán ya ha desestabilizado profundamente Siria, el Líbano, el Yemen y la Franja de Gaza.

Los funcionarios franceses también afirman falsamente la necesidad de defender el libre comercio y la libertad empresarial, una excusa que es un claro subterfugio para ayudar a un régimen criminal.

Tampoco mencionan nunca las innumerables violaciones de los derechos humanos perpetradas por el régimen, y la desesperación y la miseria de la población iraní. Tampoco hablan jamás de la dura retórica antisemita diseminada por la mayoría de los dirigentes del régimen y las incesantes llamadas a la destrucción genocida de Irán lanzadas por el líder de Irán, el ayatolá Alí Jamenei.

Los funcionarios franceses actúan y hablan como si el régimen iraní fuese totalmente honorable, como si no discernieran lo obvio: que el régimen iraní tiene objetivos destructivos. El acuerdo nuclear no desvió al régimen de su objetivo de construir armas nucleares. De hecho, el acuerdo ayudó al régimen respecto a ese fin preciso. La estrategia estadounidense de aplicar la máxima presión mediante las sanciones económicas parece la única manera no militar de presionar al régimen para que cambie de rumbo.

En vista del historial de Francia a la hora de apaciguar a regímenes hostiles, su actitud hacia el régimen iraní no es nada sorprendente.

En las últimas décadas, Francia intentó varias veces dar prioridad a sus intereses económicos inmediatos, aunque aumentara el riesgo para otros y a la postre incluso para sí misma. En 2001-2002, cuando Francia firmó los acuerdos petrolíferos con Irak, hubo documentos que mostraban que la oposición francesa al derrocamiento de Sadam Husein obedecía al deseo de salvar los acuerdos sobre el petróleo. Tres décadas antes, el 18 de noviembre de 1975, después de que Francia hubiese firmado un acuerdo de cooperación nuclear con Irak, el entonces dictador Sadam Husein dijo que el acuerdo era “el primer paso concreto hacia la producción de un arma atómica árabe”. Si Israel no hubiese destruido el reactor nuclear de Osirak el 7 de junio de 1981, es casi seguro que Irak habría podido adquirir armas nucleares.

El intento actual de Francia de dar prioridad a sus intereses económicos a pesar de las malignas actividades del régimen iraní es más de lo mismo.

Los dirigentes franceses han criticado a menudo —e incluso intentado poner obstáculos— a Estados Unidos, siempre que se ha enfrentado a enemigos. El 1 de septiembre de 1966, el general Charles de Gaulle pronunció un discurso en Nom Pen (Camboya) en el que criticó duramente el “imperialismo estadounidense” en Vietnam. Cuando el presidente de EEUU Ronald Reagan describió a la Unión Soviética como el “imperio del mal”, el ministerio de Exteriores francés expresó sus “reservas” sobre la “arriesgada actitud beligerante” de Estados Unidos. Cuando el presidente de EEUU George Walker Bush denominó a Corea del Norte, Irak e Irán como “el eje del mal”, el presidente francés Jacques Chirac habló de su “miedo”.

Además, los líderes franceses han tenido rara vez en cuenta la suerte que corrían las poblaciones de los países con los que tenían la posibilidad de mantener unas lucrativas relaciones. Nunca prestaron atención a los discursos antisemitas y llamadas a la destrucción de Israel que surgían de los líderes del mundo musulmán. En general, han soslayado las declaraciones de guerra de los enemigos de Israel. En 1967, poco antes del estallido de la Guerra de los Seis Días, el general De Gaulle decidió declarar un embargo de armas contra Israel. En 1973, durante la Guerra de Yom Kippur, cuando Egipto y Siria atacaron a Israel, el ministro de Exteriores francés Michel Jobert dijo que los “árabes querían volver a casa” y añadió que eso no era “necesariamente una agresión”. La indiferencia de los líderes franceses ante las amenazas de Irán a Israel concuerda perfectamente con la arraigada tradición política de Francia.

Francia no es el único país europeo que se comporta de ese modo con el régimen iraní. Cuando Angela Merkel se percató de que Macron no había logrado convencer a Trump de que se mantuviera en el acuerdo nuclear, fue a Washington e intentó influir en el presidente. Hasta la fecha, Alemania sigue apoyando las posturas de Francia respecto a Irán. El Instex fue fruto de la cooperación entre Francia y Alemania. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, incluso fue a Teherán a explicar al Gobierno iraní cómo funcionaría el instrumento comercial.

La Unión Europea, también, apoya la postura de Francia.

Macron, en resumen ha hecho lo mismo o más que cualquier otro país europeo a favor del régimen iraní; más que Alemania, e incluso más que la propia Unión Europea.

Podría haber optado por actuar como un aliado fiable de Estados Unidos, pero tomó otra decisión diferente.

El 31 de octubre de 2017, en un discurso ante el Consejo de Europa en Estrasburgo, Macron dijo que “hacer que prevalezcan los derechos humanos es una lucha, incluso para países como Francia”. A veces cuesta ver qué hace Macron para que prevalezca ningún derecho humano.

El analista político Daniel Krygier escribió hace poco que “el presidente Trump no ofrece nada sin recibir algo a cambio”. Aunque Trump decidiera reunirse con Ruhaní, e incluso aunque fuese una reunión inútil, Trump la abordaría desde una posición fuerte, y cabe esperar que sin tener que ceder en nada.

El 14 de septiembre, sólo unos días después de que el exasesor sobre seguridad nacional John R. Bolton desapareciese cómodamente de la Administración, Irán infligió grandes daños a una inmensa refinería de petróleo de Arabia Saudí, paralizando la mitad de la producción petrolífera del país y el 5% del suministro diario mundial. Aunque los insurgentes huzis que, con el respaldo de Irán, están librando una guerra con las fuerzas saudíes en el Yemen, se atribuyeron la autoría, EEUU culpa a Irán.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, publicó un tuit en el que dijo que “no hay pruebas de que el ataque se produjera desde el Yemen”, y añadió:

“Teherán está detrás de alrededor de 100 ataques contra Arabia Saudí mientras Ruhaní y Zarif fingen actuar por vías diplomáticas. Entre las llamadas a la desescalada del conflicto, Irán ha lanzado ahora un ataque insólito al suministro de energía mundial (…)

“Pedimos a todos los países que condenen pública e inequívocamente los ataques de Irán. Estados Unidos trabajará con nuestros socios y aliados para asegurar el buen abastecimiento de los mercados energéticos y que Irán rinda cuentas por su agresión”.

No obstante, Trump podría reunirse con Ruhaní en Nueva York.

El Gobierno francés emitió un comunicado en el que decía que el ataque contra la refinería saudí podría “agravar las tensiones y los riesgos de conflicto en la región”. Ni siquiera mencionó a Irán.

El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo:

“Hasta ahora, Francia no tiene pruebas que le permitan decir que esos drones provinieron de un lugar u otro, y no sé si alguien las tiene (…) Necesitamos una estrategia de desescalada para la zona, y cualquier medida que vaya contra esa desescalada sería perjudicial para la situación en la región”.

“El ataque no ayuda a lo que estamos intentando hacer”, añadió una fuente diplomática francesa.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

Dinamarca establecerá férreos controles fronterizos para frenar la delincuencia que le llega de Suecia

Published

on

En la ciudad de Landskrona, al sur de Suecia —con aproximadamente 35.000 habitantes— se han producido siete explosiones o ataques con bombas desde diciembre de 2018. En agosto, volaron la entrada del Ayuntamiento de Landskrona (en la imagen). (Fuente de la imagen: Mrkommun/Wikimedia Commons)
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Dinamarca introducirá controles en la frontera con Suecia en un intento de combatir una serie de explosiones y tiroteos atribuidos a grupos criminales con conexiones en el país vecino.

La vigilancia especial comenzará el 12 de noviembre y tendrá lugar “varias veces a a la semana”, según ha explicado el ministro de Justicia danés, Nick Haekkerup. Las operaciones se llevarán a cabo especialmente en ferris, trenes y en el puente de Oresund, la gran conexión ferroviaria y por carretera entre ambos países.

El Gobierno de Copenhague ha citado dos incidentes que han sido la gota que colma el vaso y que representan “serios delitos trasfronterizos, como la explosión del edificio de la Agencia Tributaria y un doble homicidio. Dos suecos están detenidos en espera de juicio por estar presuntamente relacionados con la explosión en la Agencia Tributaria. Desde febrero hemos tenido 13 explosiones en el área metropolitana de Copenhague que han supuesto un peligro para la población”, ha afirmado Haekkerup.

Según informa Europa Press, otras medidas introducidas por el Ministerio de Justicia danés para hacer frente a la situación son el aumento de las cámaras de vigilancia, el endurecimiento de las sentencias por tenencia de explosivos y la creación de una unidad especializada en delitos trasfronterizos.

El Gobierno también planea mantener durante un tiempo los controles en la frontera con Alemania, que se introdujeron en 2016, debido a la crisis migratoria en Europa, aunque en principio se iban a retirar en 2020.

Suecia también impuso en 2015 una serie de controles fronterizos, tras recibir más de 163.000 peticiones de asilo, alegando motivos de seguridad.

Hace unos días, Ulf Kristersson, líder del Partido Moderado sueco, la principal formación de la oposición, escribía un artículo en el diario Aftonbladet, el principal del país, en el que afirmaba que el primer ministro, el socialdemócrata de Steven Löfven, había “perdido el control del país”.

Kristersson explicaba en su texto que dos áreas a las que en el Partido Moderado “prestamos mucha atención son la ley y el orden y la integración. Porque los mayores problemas de Suecia están ahora ahí”:
El año pasado, se produjeron 306 tiroteos y murieron 45 personas por disparos. Según la policía, el número de personas asesinadas se ha duplicado desde 2014. Durante el mismo periodo, el número de personas que han sido sometidas a abusos sexuales se ha triplicado, según el BRÅ [el Consejo Nacional Sueco para la Prevención de la Delincuencia]. (…)

Son necesarias reformas concretas. Las hemos propuesto, y los Socialdemócratas dicen que no (…).
Al mismo tiempo, tenemos una crisis de integración: más de la mitad de los desempleados han nacido fuera de Suecia. En nuestras zonas de exclusión [utanförskapsområden] hay colegios donde ni siquiera la mitad de los alumnos aprueban todas las asignaturas (…) Muchos niños nacidos en Suecia apenas hablan sueco, y existe una amplia represión [en defensa de] la cultura del honor. Sobre esto también hemos pedido reformas, pero los Socialdemócratas dicen que no. (…)

La integración y la inmigración están conectadas. Por lo tanto, se necesita una política sobre inmigración estricta y a largo plazo. Los permisos de residencia temporales y los requisitos de autonomía financiera para la reagrupación familiar deberían ser la regla principal. (…)

Los requisitos del conocimiento del sueco y la autonomía financiera [deberían ser condiciones] para el permiso de residencia permanente.

Tal y como explica la analista Judith Bergman en las páginas de la web del Gatestone Institute de Nueva York, “Kristersson, a diferencia del actual Gobierno sueco, parece haber abierto los ojos a las realidades de Suecia”.

Desde principios de 2019 hasta finales de julio, explica Bergman, ha habido 120 atentados en Suecia, según las estadísticas de la policía. La cifra representa un aumento del 45% respecto al mismo periodo el año pasado, cuando se produjeron 83 atentados. El sur de Suecia se ha visto especialmente afectado, con 44 atentados. “En el presente, sólo podemos especular sobre los motivos. Tenemos un problema agravado con los delitos y la exclusión”, dijo Petra Stenkula, investigadora jefe de la policía en la región del sur. “Es posible que el suministro de dinamita sea bueno, mientras que el suministro sea más limitado hoy en lo que respecta a las armas, comparado con antes”.

Sólo en la ciudad de Landskrona, al sur de Suecia —con aproximadamente 35.000 habitantes— se han producido siete explosiones o ataques con bombas desde diciembre de 2018. En agosto, volaron la entrada al Ayuntamiento de Landskrona.
En agosto, otra ciudad en el sur de Suecia, Linköping, experimentó su segunda explosión este año. La policía encontró un objeto que sospechaban que podía ser un explosivo. Cuando lo destruyó el escuadrón de protección nacional contra bombas, se produjo una potente explosión. Destruyó un almacén de la policía y causó daños a otros varios edificios. A principios de junio, también en Linköping, se produjo una explosión en un edificio de viviendas. Milagrosamente, no murió nadie, pero 20 personas resultaron heridas. La policía sospecha que el incidente estaba relacionado con las pandillas.

La constante inseguridad que estos incidentes generan ha hecho que la demanda de guardas y servicios de seguridad haya aumentado drásticamente. Se ha pedido la contratación de más guardas de seguridad, tanto a las empresas privadas como a los ayuntamientos. Según Hans Tjernström, jefe de prensa de la Swedish Trade Association, un supermercado medio gasta en torno a las 600.000 coronas (62.000 dólares) anuales en guardas y otros artículos relacionados con la seguridad. Según una fuente del sector, en los próximos tres años las empresas de seguridad van a tener que contratar a 5.300 empleados más.

Las violaciones y las agresiones también se han incrementado exponencialmente. Sólo en Uppsala, una pintoresca ciudad universitaria sueca, donde el 80% de las chicas no se sienten seguras en el centro de la ciudad, se produjeron cuatro violaciones o intentos de violación en un plazo de cuatro días. En Estocolmo se produjeron dos violaciones durante el festival juvenil “We are Stockholm”, en agosto, además de otra decena de delitos sexuales. En el festival de verano “Piteå Dances and Laughs”, en Piteå, tuvo lugar otra violación con diez hombres implicados.

En un reciente artículo de opinión en Aftonbladet, Josefin Malmqvist, diputada del Partido Moderado, apeló a Morgan Johansson, ministro de Justicia y ministro de Política Migratoria, a que “parara las violaciones: está dejando abandonadas a las mujeres”. En su artículo, Malmqvist escribió:

“El riesgo de sufrir delitos sexuales ha experimentado un acusado aumento durante el mandato de Johansson como ministro de Justicia: el número de denuncias por violación en 2018 aumentó, por tercer año consecutivo, a las 20 diarias. En lo que va de año, el número de violaciones reportadas ha aumentado un 14% (…) En Suecia —uno de los países más igualitarios del mundo— la libertad de las mujeres está disminuyendo. Que las mujeres no tengan las mismas oportunidades de moverse libremente por las calles y plazas sin tener que preocuparse de ser víctimas de un delito es una grave restricción de la libertad y la autodeterminación de las mujeres. Aunque son cada vez más las mujeres que denuncian delitos sexuales, la tasa de violaciones resueltas sigue siendo terriblemente baja. Un repaso de las violaciones reportadas en los últimos años muestra que sólo cinco de cada cien denuncias por violación se saldaron con una condena”.

Concluyó: “Ha llegado el momento de dejar de hablar y empezar a actuar. El Partido Moderado y los Democratacristianos aumentaron el presupuesto para la policía, pero queda mucho por hacer. En mayo de 2018, una mayoría en el Parlamento aprobó la propuesta del Partido Moderado de endurecer las condenas por violación. Desde entonces, no ha pasado nada. Ya es hora de que el ministro de Justicia empiece a actuar por las mujeres de Suecia”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: