Johnson fue instada a duplicar el número de abortos contra la política pública de Planned Parenthood que afirmaba perseguir el objetivo de reducir el número de abortos. Cuando invocó dicha política, «se respondió que el aborto es como ganamos nuestro dinero», recuerda la activista provida.

«Scotty, teletranspórtate»

Abby Johnson también recodó el momento clave en el que todo cambió:

«El punto de inflexión ocurrió un mes después cuando un médico me pidió que le ayudara con un aborto con ultrasonido. Nada me preparó para lo que iba a ver en la pantalla. Un bebé por nacer, luchando desesperadamente para evitar la aspiradora. Y nunca olvidaré las palabras del médico: «Scotty, teletranspórtate». Lo siguiente que vi fue una columna vertebral retorcida en el vientre de la madre antes de sucumbir a la fuerza de la aspiradora. El 6 de octubre salí de la clínica y miré hacia atrás sólo para recordarme por qué apoyo la vida hoy con tanta pasión».

Desde entonces, Abby Johson lidera la organización And then there was none que ya ha ayudado a casi 600 mujeres a escapar de la industria del aborto.

El olor del aborto

En su alocución, Johnson quiso referirse al aborto no como un horror abstracto, sino como algo que conoce de primera mano: «Para la mayoría de las personas que son pro-vida, el aborto es algo abstracto, cuya barbarie ni siquiera se puede imaginar. (…) Para mí, el aborto es algo concreto. Sé cómo suena y cómo huele. ¿Sabías que el aborto tiene un olor específico?».

Abby Johnson se mostró afligida por haber «hecho mal contra estos niños y mujeres» y reivindicó la acción provida del presidente Dondald Trump, de quien dijo que «ha hecho más por los niños por nacer que cualquier otro presidente».

En este sentido, Johnson recordó que «el primer mes en el cargo detuvo la financiación federal para grupos que promueven el aborto. Cambió una ley de Obama-Biden que permitió la subvención gubernamental al aborto. Designó un número récord de jueces pro-vida, incluyendo dos en la Corte Suprema y, muy importante, anunció una nueva legislación destinada a proteger los derechos de los trabajadores sanitarios que luchan contra el aborto junto a mí todos los días».

Johnson concluyó su alocución pidiendo el apoyo a Trump en las próximas elecciones presidenciales: «La vida es el aspecto definitorio de quiénes somos como estadounidenses y esta elección representa la opción entre dos activistas radicales anti-vida y el presidente más provida de la historia. Esto debería llevarte a la acción. Ir puerta a puerta, llamar al teléfono, hablar con sus vecinos y amigos y votar el 3 de noviembre. Haz lo que tengas que hacer para reelegir a nuestro presidente. Hazlo pensando en los estadounidenses más vulnerables. Aquellos que ni siquiera han nacido todavía».