Connect with us

Internacional

Breve historia de Antifa (I)

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Soeren Kern.- El fiscal general de EEUU, William Barr, ha culpado a Antifa, movimiento «antifascista» militante, de la violencia que ha tenido lugar en las protestas registradas en todo el país por la muerte de George Floyd. «La violencia instigada y perpetrada por Antifa y grupos similares en los disturbios es terrorismo doméstico y será tratada como tal», afirmó.

Barr también dijo que el Gobierno federal tenía pruebas de que Antifa había «secuestrado» las protestas legítimas para «provocar el caos, disturbios violentos, incendios, el saqueo de comercios, el asalto de propiedades públicas, agentes del orden y gente inocente, incluso la muerte de un agente federal». Previamente, el presidente Trump había instruido al Departamento de Justicia para que designara a Antifa organización terrorista.

Loading...

La intelligentsia y los medios simpatizantes han aducido que Antifa no puede ser considerada una organización terrorista porque, dicen, es un movimiento de protesta de definición difusa que carece de una estructura centralizada. Mark Bray, apologeta de Antifa y autor del libro Antifa: manual antifascista, asegura que «no es una organización global con una cadena de mando».

La evidencia empírica y anecdótica muestra que Antifa está, de hecho, altamente conectada y bien financiada, y que tiene una presencia global. Cuenta con una estructura organizativa horizontal, con decenas y posiblemente centenares de grupos locales. No sorprende que el Departamento de Justicia norteamericano esté investigando a individuos ligados a Antifa para desentrañar la amplitud de la organización.

En EEUU, la ideología, las tácticas y los objetivos de Antifa han sido tomados prácticamente en su totalidad de grupos Antifa europeos, donde los denominados ‘grupos antifascistas’ llevan activos, de una manera u otra y de forma prácticamente ininterrumpida, desde hace un siglo.

¿Qué es Antifa?

Antifa puede ser descrito como un movimiento insurgente transnacional que pretende, a menudo con extrema violencia, subvertir la democracia liberal a fin de reemplazar el capitalismo global con el comunismo. La proclamada meta de Antifa, tanto dentro como fuera de EEUU, es establecer un orden mundial comunista. En EEUU, su objetivo inmediato es acabar con la Administración Trump.

Entre los enemigos de Antifa se cuentan las fuerzas de seguridad, por proteger el orden establecido. Tanto en EEUU como en Europa, Antifa suele emplear una violencia extrema en la destrucción de propiedades públicas y privadas para provocar la reacción de la Policía y demostrar así que el Gobierno es «fascista».

Antifa afirma oponerse al fascismo, término peyorativo de amplio espectro que a menudo utiliza para desacreditar a quien tenga ideas políticas distintas. El significado tradicional de fascismo, tal y como lo define el diccionario Webster, es «sistema de gobierno totalitario comandado por un dictador que ensalza el nacionalismo agresivo, el militarismo y a menudo el racismo».

Antifa asume la definición marxista-leninista de fascismo, por la que este se equipara al capitalismo. «La lucha contra el fascismo sólo se podrá ganar cuando el sistema capitalista sea destruido y se alcance la sociedad sin clases», dice el grupo alemán Antifaschistischer Aufbau München.

La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), servicio de inteligencia alemán, consignó lo siguiente en un informe especial sobre el extremismo de izquierdas:

La lucha de Antifa contra los extremistas de extrema derecha es una cortina de humo. Su auténtico objetivo sigue siendo el «Estado democrático-burgués», que, en la interpretación de los extremistas de izquierda, acepta y promueve el «fascismo» como una forma de gobierno posible y por eso no lo combate lo suficiente. A fin de cuentas, arguyen, el «fascismo» está enraizado en las estructuras políticas y sociales del «capitalismo». Por eso los extremistas de izquierda, en sus actividades «antifascistas», se centran sobre todo en la eliminación del «sistema capitalista».

En la imagen, un hombre de edad avanzada, tras ser brutalmente golpeado por miembros de Rose City Antifa el 29 de junio de 2019 en Portland, Oregón.

Matthew Knouff, autor de An Outsider’s Guide to Antifa: Volume II [Guía Antifa de un outsider, vol. II] explica la ideología Antifa de esta manera:

«La filosofía básica Antifa se centra en la batalla entre tres fuerzas básicas: el fascismo, el racismo y el capitalismo; las tres están interrelacionadas, según Antifa (…) el fascismo es considerado la manifestación o fase final del capitalismo, siendo el capitalismo un medio de opresión, y el racismo un mecanismo opresivo vinculado al fascismo».

En el ensayo «What Antifa and the Original Fascist Have in Common» [Qué tienen en común Antifa y los fascistas primigenios], Antony Mueller, profesor alemán de economía que actualmente imparte clases en Brasil, describe cómo el anticapitalismo militante enmascarado en antifascismo revela el propio fascismo de Antifa:

«Luego de que la izquierda se apropiara del concepto de liberalismo y lo convirtiera en lo contrario de lo que significaba originalmente, el movimiento Antifa emplea una terminología falsaria para ocultar su verdadera agenda. Al denominarse ‘antifascista’ y declarar al fascismo su enemigo, el propio Antifa es un movimiento fascista de primer orden».

Los miembros de Antifa no son oponentes del fascismo, sino sus genuinos representantes. El comunismo, el socialismo y el fascismo están unidos por el anticapitalismo y el antiliberalismo.

Antifa es un movimiento fascista. Su enemigo no es el fascismo sino la libertad, la paz y la prosperidad.

Orígenes ideológicos de Antifa



Los orígenes ideológicos de Antifa pueden rastrearse hasta la Unión Soviética, hace casi un siglo. En 1921 y 1922, la Internacional Comunista (Comintern) desarrolló el denominado frente táctico unido para «unificar las masas trabajadoras por medio de la organización y la agitación (…) a escala internacional y en cada país» contra el «capitalismo» y el «fascismo», dos términos que a menudo se utilizaban indistintamente.

El primer grupo antifascista del planeta, Arditi del Popolo (Escuadrones del Pueblo), fue fundado en Italia en junio de 1921 para resistir el auge del Partido Nacional Fascista de Benito Mussolini, que a su vez se creó para prevenir la posibilidad de una revolución bolchevique en la Península Itálica. Muchos de los 20.000 miembros de la formación, conformada por comunistas y anarquistas, se unieron posteriormente a las Brigadas Internacionales durante la guerra civil española (1936-39).

En Alemania, el Partido Comunista local creó el grupo paramilitar Roter Frontkämpferbund [Liga de Combatientes del Frente Rojo] en julio de 1924, que acabó siendo proscrita por su extrema violencia. Muchos de sus 130.000 integrantes prosiguieron sus actividades de manera clandestina o en organizaciones como Kampfbund gegen den Faschismus [En Lucha-Alianza contra el Fascismo].

En Eslovenia, el movimiento antifascista militante TIGR surgió en 1927 en oposición a la italianización de las zonas étnicas eslovenas tras el colapso del Imperio Austro-Húngaro. El TIGR, que se desarticuló en 1941, estaba especializado en asesinar a policías y militares italianos.

En España, el Partido Comunista creó las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas, que estuvieron activas en los años 30 del siglo XX.

El movimiento Antifa moderno toma su nombre de una organización denominada Antifaschistische Aktion, fundada en mayo de 1932 por los líderes estalinistas del Partido Comunista alemán. Se creó para combatir a los fascistas, término que éste utilizaba para calificar a los partidos procapitalistas del país. Su objetivo primordial era abolir el capitalismo, según una historia detallada de la organización, que tuvo más de 1.500 miembros fundadores y pasó a la clandestinidad en 1933, luego de que los nazis tomaran el poder.

El panfleto 80 Jahre Antifaschistische Aktion [80 años de acciones antifascistas] describe en detalle la continuidad histórica del movimiento Antifa desde sus orígenes ideológicos en la década de 1920 hasta el presente. En él se lee:

«El antifascismo siempre ha sido fundamentalmente una estrategia anticapitalista. Por eso el símbolo de la Antifaschistische Aktion nunca ha perdido su fuerza inspiratoria (…) El antifascismo es más una estrategia que una ideología».

En la posguerra, el movimiento Antifa alemán reapareció bajo varios avatares, como el movimiento contestatario radical estudiantil de la década de 1960, y hubo grupos insurgentes de izquierdas activos en los años 70, 80 y 90.

La Facción del Ejército Rojo [RAF, por sus siglas en alemán], también conocida como Banda Baader-Meinhof, fue una guerrilla urbana marxista que cometió asesinatos, atentados y secuestros con el objetivo de provocar una revolución en Alemania Occidental, a la que consideraba una secuela de la Alemania nazi. A lo largo de tres décadas, la RAF asesinó a más de 30 personas e hirió más de 200.

Tras el colapso del régimen comunista en Alemania Oriental en 1989-90, se descubrió que la RAF había recibido entrenamiento, refugio y suministros de la Stasi, la policía política de la propia RDA.

John Philip Jenkins, profesor de Historia en la Universidad de Baylor, ha descrito las tácticas de la RAF, que son similares a las que utiliza hoy Antifa:

«El objetivo de su campaña terrorista era provocar una respuesta agresiva del Gobierno, lo que pensaban desencadenaría un vasto movimiento revolucionario».

Ulrike Meinhof, fundador de la RAF, explicó cómo veía el extremismo violento de izquierdas a la Policía:

«El tipo que va en uniforme es un cerdo, no un ser humano. Eso quiere decir que no tenemos que hablar con él y que está mal hablar con esa gente. Y, por supuesto, puedes dispararles».

La periodista alemana Bettina Röhl, hija de Meinhof, sostiene que el movimiento Antifa es una continuación de la RAF. La principal diferencia es que, a diferencia de los de la RAF, los miembros de Antifa temen revelar sus identidades. En un ensayo publicado en junio en el diario suizo Neue Zürcher Zeitung, Röhl llamó asimismo la atención sobre el hecho de que Antifa no sólo es tolerado oficialmente, sino que el Gobierno alemán le paga para combatir a la extrema derecha:

«La RAF veneraba a las dictaduras comunistas de China, Corea del Norte, Vietnam del Norte, Cuba, que fueron transfigurados por la Nueva Izquierda como los países mejor situados en la ruta al mejor comunismo (…)

El florecimiento del radicalismo de extrema izquierda en Occidente, que golpea duramente en la inauguración de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort, en cada cumbre del G-20 y en cada Primero de Mayo en Berlín, ha conseguido el más alto nivel de reconocimiento por el Estado, en buena medida gracias al apoyo de numerosos diputados, periodistas y expertos prominentes.

Comparada con la RAF, la Antifa militante sólo carece de rostros relevantes. Por cobardía, sus miembros se tapan la cara y ocultan sus nombres. Antifa amenaza constantemente con la violencia y con atacar a políticos y oficiales de policía. Promueve ataques insensatos y onerosos contra la propiedad. Aun así, la diputada Renate Künast (Verdes) denunció recientemente en el Bundestag que los grupos Antifa no han sido adecuadamente financiados por el Estado en las últimas décadas. Künast quiere que «las ONG y los grupos Antifa no tengan que estar siempre luchando por conseguir dinero y lograr sólo contratos de corta duración de año en año». A esto aplaudieron sus correligionarios de Alianza 90/Los Verdes y diputados de izquierdas y del SPD.

Cabe preguntarse si Antifa es una suerte de RAF oficial, un grupo terrorista que recibe dinero del Estado a guisa de ‘combatir a la derecha’».

La BfV alemana explica la glorificación de la violencia por parte de Antifa:

«Los extremistas de izquierdas consideran que el capitalismo provoca guerras, racismo, desastres ecológicos, desigualdad social y gentrificación. Así pues, capitalismo no remite a un mero orden económico. En el discurso ultraizquierdista, determina el orden social y político, así como la idea de una reorganización social y política radical. La democracia parlamentaria, denominada «burguesa», debe ser superada [por la vía anarquista o por la comunista].

Por esta razón, los extremistas de izquierda suelen ignorar o legitimar las violaciones de los derechos humanos en dictaduras socialistas o comunistas, o en Estados que ellos consideran amenazados por Occidente. A día de hoy, tanto los comunistas ortodoxos como los activistas autónomos justifican, ensalzan y celebran a la organización terrorista de izquierdas Facción del Ejército Rojo o a terroristas de izquierda extranjeros como supuestos «movimientos de liberación» o incluso como ‘combatientes de la resistencia’».

En el Reino Unido, la Anti-Fascist Action (AFA), grupo militante antifascista fundado en 1985, alumbró el movimiento Antifa en EEUU. En Alemania, la Antifaschistische Aktion-Bundesweite Organisation (AABO) fue fundada en 1992 para combinar los esfuerzos de pequeños grupos antifascistas desperdigados por el país.

En Suecia, Antifascistisk Aktion (AFA), fundado en 1993, tiene un largo historial de violencia contra sus oponentes. En France, L’Action Antifasciste es conocida por su fiera oposición al Estado de Israel.

Tras la caída del Muro de Berlín en 1989 y el colapso del comunismo en 1990, el movimiento Antifa abrió un nuevo frente contra la globalización neoliberal.

Attac, fundada en Francia en 1989 para promover una tasa global a las transacciones financieras, ahora lidera el denominado movimiento alterglobalizador, que, como el Movimiento por la Justicia Global, se opone al capitalismo. En 1999 hizo acto de presencia en Seattle durante las violentas manifestaciones que llevaron al fracaso de las negociaciones de la OMC. Attac participó asimismo en manifestaciones anticapitalistas contra el G7, el G20, la OMC y la guerra de Irak. Hoy, la asociación está activa en 40 países, con un millar de grupos locales y cientos de organizaciones de apoyo. La estructura descentralizada y no jerárquica de Attac parece ser el modelo de referencia de Antifa.

En febrero de 2016, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional dio cuenta de los fundamentos políticos del movimiento global contra la guerra, que, como Antifa, culpa al capitalismo y al globalismo neoliberal de la existencia de conflictos bélicos:

El nuevo movimiento contra la guerra debe ser anticapitalista y socialista, dado que no puede haber una lucha seria contra la guerra sin luchar para poner fin a la dictadura del capital financiero y del sistema económico que es la causa fundamental del capitalismo y la guerra.

En julio de 2017, más de 100.000 manifestantes antiglobalización y antifascistas se reunieron en Hamburgo para protestar por la cumbre del G20. Las turbas izquierdistas devastaron el centro de la ciudad alemana. Un grupo Antifa denominado Bienvenido al Infierno, G20 presumió de cómo había conseguido movilizar a grupos Antifa de todo el mundo:

Las movilizaciones del verano han sido preciosos momentos de encuentro y cooperación de grupos izquierdistas y anticapitalistas y de redes europeas y del resto del mundo. Hemos compartido experiencias y luchado juntos, asistido a encuentros internacionales, sido atacados por policías apoyados por el ejército, reorganizado nuestras fuerzas y contraatacado. El movimiento antiglobalización ha cambiado, pero nuestras redes permanecen. Estamos activos en nuestras regiones, ciudades, villas y bosques. Pero también luchamos transnacionalmente.

El servicio alemán de seguridad añadió en un informe anual:

«Las estructuras de la extrema izquierda trataron de volver en su favor el debate público sobre las protestas violentas por la cumbre del G20. Con la distribución de fotos e informes sobre supuestas actuaciones desproporcionadas de la Policía durante las protestas, promovieron la imagen de un Estado que condena las protestas legítimas y las reprime con violencia policial. Contra ese Estado, dicen, la «resistencia militante» no sólo es legítima sino necesaria».

La segunda parte de esta serie examinará las actividades de Antifa en Alemania y EEUU.

(Gatestone Institute)


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Internacional

Después de los generales retirados y los militares, un centenar de expolicías escriben una carta a Macron advirtiendo de la “inseguridad” en Francia

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los firmantes recuerdan al Gobierno galo que “la Policía y los gendarmes son los protectores de las instituciones” del país y “la piedra angular de todas sus libertades”.

Más de 90 expolicías franceses han escrito una carta abierta al presidente Emmanuel Macron en la que advierten a las autoridades sobre “la inseguridad y el comunitarismo” en el país. Su mensaje sigue a dos llamamientos similares realizados por militares en activo y generales retirados.

En su misiva, los expolicías piden a la clase política que “haga todo lo posible para acabar con la gravísima situación que atraviesa Francia en materia de seguridad y tranquilidad pública”. Firmada por 23.000 personas, la carta también pide “tomar medidas efectivas para recuperar nuestro país”.

Según los signatarios, en algunas regiones de Francia no se cumplen las leyes y “la autoridad del Estado se ve socavada por minorías violentas”. Ante esta situación, los exoficiales recuerdan al Gobierno de Macron que “la Policía y los gendarmes son los protectores de nuestras instituciones” y “son la piedra angular de todas nuestras libertades”, porque “sin seguridad, no hay libertades”.

Loading...

Si bien se niegan a que “las Fuerzas Armadas reemplacen [a la Policía] para evitar una guerra civil”, los firmantes creen que “el miedo debe cambiar de bando” y piden una respuesta penal “adaptada de tal manera que las condenas se cumplan efectivamente”.

Militares retirados y en activo alertaron sobre una posible “guerra civil”

Anteriormente, un grupo de militares franceses en activo se pronunció en apoyo de una carta abierta escrita por generales retirados a las autoridades de Francia advirtiendo sobre el riesgo de una guerra civil. Los militares denunciaron un aumento de la violencia en las ciudades y pueblos del país y que “el odio a Francia y a su historia se está convirtiendo en norma”.

La primera carta de los generales franceses retirados advirtiendo del peligro de una guerra civil fue publicada en abril. Los firmantes señalaban en su misiva la amenaza que suponen “el islamismo y las hordas de los suburbios” para el país. También amenazaron con intervenir ante el “creciente caos” que, según ellos, reina en Francia y que puede llevar a “la desintegración” de la nación.

El Gobierno de Emmanuel Macron condenó la carta de los generales, comparándola con el fallido golpe de Estado del Ejército francés en Argelia en 1961, provocado por la decisión del entonces líder francés Charles de Gaulle de conceder la independencia al país norteafricano.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS): esa alcantarilla que sirve para que funcionarios de la ONU violen a niños pequeños

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Un informe reportado por AP Newsreveló una serie de abusos sexuales perpetrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su misión para combatir el ébola en el Congo durante 2018 y 2019.  Rápidamente los patrocinadores de la OMS en todo el mundo manifestaron su gran preocupación por lo sucedido, sobre todo debido a que los altos mandos de la OMS habrían intentado tapar el escándalo.

Según las denuncias analizadas por AP News, uno de los médicos acusados condicionó el empleo en la misión de la OMS a favores sexuales, una exigencia difícil de rechazar para los residentes de la región del Congo que padecen pobreza extrema.

Otro de los acusados, habría embarazado a una niña local y está acusado de haberle pagado a cambio de su silencio.

AP tuvo acceso a un contrato notariado en el que se revela que un miembro del personal de la OMS y un gerente de la organización firmaron como testigos del acuerdo de silencio para “proteger la integridad y la reputación” de su organización.

Los médicos de la OMS que protagonizan el escándalo son Boubacar Diallo y Jean-Paul Ngandu. Ambos negaron los hechos, y resulta más indignante aún que la extensa investigación realizada, que incluyó decenas de entrevistas, correos electrónicos, documentos legales y reuniones grabadas, demostró que la alta dirección de la OMS hizo caso omiso de las quejas sobre ambos hombres.

Loading...

La mujer que acusó a Diallo de exigir sexo a cambio de empleo aseguró que “a menudo se jactaba de sus conexiones con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus”.

La investigación además de condenar las aberrantes acciones perpetradas por los acusados, realiza una fuerte crítica a la organización por su modo laxo de investigar y tomar medidas eficaces sobre el asunto.

Incluso “Ocho altos funcionarios reconocieron en privado que la OMS no había abordado eficazmente la explotación sexual durante el brote de ébola y que el problema era sistémico, según muestran las grabaciones de reuniones internas”, indica el informe de investigación.

El informe condena a la OMS por su investigación superficial de las denuncias de abuso, e incluso acusa a los altos mandos por instruir a los denunciantes que no hagan denuncias públicas sobre lo sucedido.

La AP culpó a la OMS por llevar a cabo una investigación superficial de las denuncias de abuso, no observar sus propios protocolos para manejar los cargos de abuso, instruir a los denunciantes para que se callaran y no entrevistar a ninguno de los acusadores.

Algunos de los funcionarios de la OMS que hablaron con los reporteros de AP no se mostraron para nada sorprendidos por las denuncias del Congo e incluso asumieron que la organización posee problemas generalizados respecto a cuestiones de abuso sexual.

Diplomáticos y donantes de la OMS en los Estados Unidos, el Reino Unido y Europa se manifestaron con gran preocupación respecto a las denuncias reveladas y exigieron una inmediata investigación por parte de las autoridades.

“Lo que es alarmante es que la OMS parece estar callando este abuso y no condenar públicamente estas acusaciones. Se habla mucho de dar más dinero a la OMS, pero no creo que ningún gobierno deba comprometerse con eso hasta que sepamos que es una organización en la que podemos confiar”, advirtió la profesora asistente de la London School of Economics, Clare Wenham.

El embajador británico ante las Naciones Unidas, Simon Manley, también se mostró sumamente preocupado por el asunto e incluso advirtió que el “Reino Unido tiene tolerancia cero cuando se trata de la explotación y el acoso sexual”, por lo que se esperan prontas acciones contra la OMS.

Como es sabido, la OMS no es la única organización dentro de las Naciones Unidas en enfrentar escándalos sexuales de este tipo. De hecho, tanto la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) como UNICEF, también habían sido acusadas de abusar de las mujeres en la República Democrática del Congo durante el brote de ébola, según reportó Breitbart oportunamente.

Andrés Vacca


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Internacional

INFORME COMPLETO: La CIA solía infiltrarse en los medios de comunicación. Ahora la CIA “son” los medios de comunicación

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

 

En los buenos tiempos, cuando las cosas eran más inocentes y sencillas, la psicópata Agencia Central de Inteligencia tenía que infiltrarse encubiertamente en los medios de comunicación para manipular la información que los estadounidenses consumían sobre su nación y el mundo. Hoy en día, no hay ninguna separación significativa entre los medios de comunicación y la CIA.

El periodista Glenn Greenwald acaba de destacar un punto interesante sobre la información del New York Times sobre la llamada historia “Bountygate” que el periódico publicó en junio del año pasado sobre el gobierno ruso tratando de pagar a los combatientes vinculados a los talibanes para atacar a los soldados estadounidenses en Afganistán.

Loading...

“Uno de los reporteros del NYT que originalmente publicó la historia de la recompensa rusa (originalmente atribuida a “funcionarios de inteligencia” no identificados) dice hoy que fue una afirmación de la CIA”, tuiteó Greenwald. “Así que los medios de comunicación -de nuevo- repitieron las historias de la CIA sin cuestionarlas: felicidades a todos”.

De hecho, la historia original del NYT no mencionaba la participación de la CIA en la narración, citando sólo a “funcionarios”, pero este último artículo habla como si desde el principio hubiera estado informando a sus lectores de los orígenes de la historia a través de la mentirosatorturadoranarcotraficante y belicista Agencia Central de Inteligencia. El autor incluso escribe “El New York Times informó por primera vez el verano pasado de la existencia de la evaluación de la C.I.A.”, con el hipervínculo que lleva al artículo inicial que no mencionaba a la CIA. No fue hasta más tarde que el New York Times comenzó a informar de que la CIA estaba investigando las acusaciones de recompensas rusas.

Esta sería la misma narrativa de las “recompensas rusas” que fue desacreditada en septiembre, cuando el alto funcionario militar de EE.UU. en Afganistán dijo que no había surgido ninguna evidencia satisfactoria para las acusaciones, y que fue desacreditada aún más hoy con un nuevo artículo de The Daily Beast titulado “U.S. Intel Walks Back Claim Russians Put Bounties on American Troops“.

El Daily Beast, que ha publicado acríticamente muchos artículos que promueven la narrativa del “Bountygate” de la CIA, informa lo siguiente:

Fue una historia de éxito sobre el regreso de Rusia al “Gran Juego” imperial en Afganistán. El Kremlin había repartido dinero por el largo campo de batalla de Asia Central para que los militantes mataran a las fuerzas estadounidenses restantes. Desencadenó una protesta masiva de los demócratas y sus amplificadores de la #resistencia sobre el títere ruso traicionero en la Casa Blanca cuya admiración por Vladimir Putin había puesto en peligro a las tropas estadounidenses.

Pero el jueves, el gobierno de Biden anunció que, después de todo, la inteligencia estadounidense sólo tenía una confianza “de baja a moderada” en la historia. Traducido de la jerga del mundo del espionaje, eso significa que las agencias de inteligencia han encontrado que la historia es, en el mejor de los casos, no probada – y posiblemente falsa.

Así que los medios de comunicación promovieron agresivamente una narrativa de la CIA de la que ninguno de ellos vio nunca pruebas, porque no había pruebas, porque era una afirmación totalmente infundada desde el principio. Literalmente, publicaron un comunicado de prensa de la CIA y lo disfrazaron de noticia.

Esto permitió a la CIA arrojar sombra e inercia sobre las retiradas de tropas propuestas por Trump en Afganistán y Alemania, y seguir aumentando los sentimientos antirrusos en el escenario mundial, y bien puede haber contribuido al hecho de que la agencia estará oficialmente entre los que están exentos de la performativa “retirada” de Afganistán de Biden.

En las dictaduras totalitarias, la agencia de espionaje del gobierno dice a los medios de comunicación qué historias deben publicar, y los medios de comunicación las publican sin rechistar. En las democracias libres, la agencia de espionaje del gobierno dice ” ¡Oh, amigo, tengo una primicia para ti!” y los medios de comunicación la publican sin rechistar.

En 1977, Carl Bernstein publicó un artículo titulado La CIA y los medios de comunicación” en el que informaba de que la CIA se había infiltrado de forma encubierta en los medios de comunicación más influyentes de Estados Unidos y tenía más de 400 reporteros a los que consideraba activos en un programa conocido como Operación MockingbirdFue un gran escándalo, y con razón. Los medios de comunicación deben informar con veracidad sobre lo que ocurre en el mundo, no manipular la percepción del público para adaptarla a las agendas belicistas de espionaje.

Hoy en día, la colaboración de la CIA se produce a la vista de todos, y la gente está demasiado propagandizada como para reconocerlo como algo escandaloso. Medios de comunicación enormemente influyentes como The New York Times transmiten acríticamente la desinformación de la CIA, que luego los expertos de las noticias por cable hacen pasar por hechos. El único propietario de The Washington Post es un contratista de la CIA, y el WaPo no ha revelado ni una sola vez este conflicto de intereses al informar sobre las agencias de inteligencia de EE.UU. según el protocolo periodístico estándar. Los medios de comunicación de masas emplean ahora abiertamente a veteranos de las agencias de inteligencia como John Brennan, James Clapper, Chuck Rosenberg, Michael Hayden, Frank Figliuzzi, Fran Townsend, Stephen Hall, Samantha Vinograd, Andrew McCabe, Josh Campbell, Asha Rangappa, Phil Mudd, James Gagliano, Jeremy Bash, Susan Hennessey, Ned Price y Rick Francona, al igual que conocidos activos de la CIA como Ken Dilanian de la NBC, al igual que becarios de la CIA como Anderson Cooper y aspirantes de la CIA como Tucker Carlson.

Esto no es la Operación Mockingbird. Es mucho peor. La Operación Mockingbird era la CIA haciendo algo en los medios de comunicación. Lo que estamos viendo ahora es a la CIA actuando abiertamente como los medios de comunicación. Cualquier separación entre la CIA y los medios de comunicación, incluso cualquier pretensión de separación, ha sido abandonada.

Esto es malo. Esto es muy, muy malo. La democracia no tiene sentido si los votos de la gente no se emiten con una clara comprensión de lo que está sucediendo en su nación y su mundo, y si su comprensión está siendo moldeada para adaptarse a las agendas del mismo gobierno en el que se supone que deben influir con sus votos, lo que tienes es la fuerza militar y económica más poderosa en la historia de la civilización sin ninguna responsabilidad ante el electorado. Es sólo una inmensa estructura de poder que se extiende por todo el mundo y que hace lo que quiere a quien quiere. Una dictadura totalitaria disfrazada.

Y la CIA es la peor institución que podría encabezar los movimientos de esa dictadura. Un poco de investigación sobre las muchas, muchas cosas horribles que la CIA ha hecho a lo largo de los años te mostrará rápidamente que esto es cierto; diablos, sólo un vistazo a lo que la CIA estaba haciendo con el Programa Phoenix en Vietnam será suficiente.

Hay una ilusión común en nuestra sociedad de que las agencias gubernamentales depravadas que se sabe que han hecho cosas malas en el pasado simplemente han dejado de hacer cosas malas por alguna razón. Esta creencia está respaldada por cero pruebas, y se contradice con montañas de pruebas en contra. Se cree porque es cómodo, y literalmente por ninguna otra razón.

La CIA no debería existir en absoluto, y mucho menos controlar los medios de comunicación, y mucho menos los movimientos del imperio estadounidense. Ojalá algún día conozcamos una humanidad totalmente libre del dominio de los psicópatas, desde nuestro comportamiento planetario total como colectivo, hasta los pensamientos que tenemos en nuestras propias cabezas.

Que podamos extraer sus horribles dedos de cada aspecto de nuestro ser.

 

Caitlin Johnstone


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Colonial Pipeline paga 5 millones de dólares a los autores del ‘hackeo’ para poder restablecer la distribución de gasolina

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Colonial Pipeline desembolsó el viernes pasado casi 5 millones de dólares para desbloquear sus sistemas de transporte de combustibles paralizados por un virus maligno el mismo día, informa Bloomberg citando a dos fuentes cercanas a la transacción.

La operadora de una red de oleoductos en el este de Estados Unidos realizó la transacción en una criptomoneda horas después del ataque ocurrido el 7 de mayo y que desembocó en una crisis de gasolina en cuatro estados: Florida, Georgia, Carolina del Norte y Virginia.

En cuanto recibieron el pago, los hackers proporcionaron una herramienta de descifrado para que se restaure la red informática bloqueada. Sin embargo, el efecto de la herramienta resultó ser tan lento que la compañía siguió usando sus propios medios para resolver el problema.

Un representante de Colonial Pipeline no ha querido realizar comentarios sobre el asunto.

Loading...

El miércoles, diversos medios, incluido The Washington Post y Reuters, informaron citando fuentes anónimas que esta compañía privada no tenía intención de pagar el rescate.

El FBI atribuyó el ataque al grupo de ‘hackers’ DarkSide, que, según afirmó el lunes el presidente Joe Biden, lo realizó desde Rusia. Moscú, por su parte, rechazó cualquier implicación en lo ocurrido.

Por su parte, DarkSide publicó una declaración en su sitio web en la ‘darknet’ que parece abordar el cierre de Colonial Pipeline, reseña CNBC. Bajo el título ‘Acerca de las últimas noticias’, el grupo afirmó que es “apolítico” y que solo quiere ganar dinero sin causar problemas a la sociedad.

El impacto en el suministro

Colonial Pipeline suministra el 45 % de los combustibles, incluida gasolina y diésel, a la costa oriental de EE.UU., transportando 2,5 millones de barriles al día. La suspensión del suministro causó largas colas en gasolineras y compras de pánico, provocando un déficit y disparando el precio de la gasolina hasta los 2,99 dólares por galón, el máximo desde noviembre de 2014. Se reporta que más de 1.000 gasolineras en la región han agotado ya sus reservas.

Georgia, Carolina del Norte y Florida declararon el estado de emergencia este martes y ajustaron regulaciones para acelerar los suministros de combustible.

Este miércoles, el operador envió a trabajadores a abrir algunas de sus reservas de forma manual, pero su funcionamiento no se ha restablecido todavía por completo.

Colonial Pipeline asegura que reanudó sus operaciones en EEUU tras ciberataque

WASHINGTON (Sputnik) — La compañía Colonial Pipeline anunció que ha restaurado completamente las operaciones después de un cierre causado por un ciberataque y está abasteciendo a los mercados a los que sirve en EEUU.

“Colonial Pipeline ahora puede informar que hemos reiniciado todo nuestro sistema de oleoductos y que la entrega del producto ha comenzado a todos los mercados a los que abastecemos”, dijo la compañía.

Colonial Pipeline, que suministra aproximadamente la mitad del combustible a la costa este de EEUU, suspendió sus operaciones después de ser blanco de un ataque informático por parte del grupo de piratería DarkSidesupuestamente con sede en Rusia.

El cierre provocó escasez de combustible y compras de pánico en 12 estados de EEUU y el Distrito de Columbia.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

getfluence.com
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->