Connect with us

Asia

China planea llegar a los 626 millones de cámaras de vigilancia en 2020

Published

on

Comparta este artículo.

Judith Bergman.- 30.º aniversario de la masacre cometida por el régimen chino contra los manifestantes a favor de la democracia en la plaza de Tiananmén, que se cumplió el 4de junio, sirvió para resaltar la extrema censura que hay en China con el gobierno del Partido Comunista Chino (PCC) y el presidente Xi Jinping.

Al aniversario de Tiananmén se le llama eufemísticamente en la China continental “el incidente del Cuatro de Junio”. El régimen teme que cualquier palabra, y no digamos cualquier conmemoración pública, de ese acontecimiento histórico genere agitación contra el régimen, lo que podría poner en peligro el poder absoluto del Partido Comunista Chino.

Loading...

Internet está controlado en China por el Partido Comunista Chino, en especial por la rigurosa censura que ejerce el máximo órgano censor del partido, la Administración del Ciberespacio de China (ACC), creada en 2014. En mayo de 2017, según una información de Reuters, la ACC introdujo unas estrictas directrices que exigían a todas las plataformas de internet que produjeran o difundieran noticias “estar gestionados por un personal aprobado por el partido” y que haya sido “aprobado por las oficinas de internet e información de los gobiernos locales o nacionales, mientras que sus trabajadores deben recibir del gobierno central una formación y una acreditación”.

Freedom House, en Freedom on the Net 2018 (Libertad en la red, 2018), su análisis de la libertad en internet en 65 países, situó a China en el último lugar de todos. Reporteros sin Fronteras, en su índice de libertad de prensa de 2019, situó a China en el puesto 177 de 180 países, sólo por delante de Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), en el momento de hacer su censo de reclusos en 2018, contó al menos 47 periodistas encarcelados en China, pero según el CPJ, la cifra podría ser mucho más alta: “Las autoridades están impidiendo deliberadamente que salga ninguna información”. En marzo de 2019, el CPJ estaba investigando al menos una docena de casos más, incluida la detención en diciembre de 2018 de 45 colaboradores de la revista sobre derechos humanos y libertad religiosa Bitter Winter, que China tiene en su punto de mira como “web extranjera hostil”.

En ocasiones “delicadas”, como el aniversario de Tiananmén, se bloquean webs enteras. Desde abril, de cara al aniversario de Tiananmén, Wikipedia ha sido bloqueada en todas las lenguas. China tiene bloqueada la página en chino de Wikipedia desde 2015. Páginas como Google, Facebook, Twitter e Instagram y otras webs también han sido bloqueadas en China.

También se han bloqueado términos de búsqueda en ocasiones “delicadas”. En el pasado se bloquearon incluso palabras comunes e inocuas como “hoy” o “mañana”.

Para el aniversario de Tiananmén, el Partido Comunista Chino empezó a ponerse duro en enero de 2019, al parecer: el 3 de enero, la Administración del Ciberespacio de China anunció en su web que había lanzado una nueva campaña contra “la información negativa y perjudicial” en internet. La campaña iba a durar seis meses, coincidiendo con el aniversario de Tiananmén el 4 de junio. La definición de “negativo y perjudicial” incluía de todo: cualquier contenido “pornográfico, vulgar, violento, terrorífico, fraudulento, supersticioso, hostil, amenazador, incendiario, poco fiable y sensacionalista”, o tuviera que ver con el “juego”, o con difundir “malos estilos de vida y la mala cultura” tenían que ser eliminados de cualquier plataforma de internet imaginable. La ACC añadió: “No se tolerará que nadie deje impune una conducta ilegal, y será duramente castigado”.

En China, la censura, ahora automatizada en su mayor parte, ha llegado a unos “niveles insólitos de precisión, con la ayuda del aprendizaje automático y el reconocimiento de voz y de imágenes”, según un reciente reportaje de Reuters. Recoge las palabras de los censores chinos:

“A veces decimos que la inteligencia artificial es un escalpelo, y que la humana es un machete […] Cuando empecé en este tipo de trabajo hace cuatro años, podíamos eliminar las imágenes de Tiananmén, pero ahora la inteligencia artificial es muy precisa”.

La fuerte censura de China va en paralelo a su dura represión de la libertad religiosa. Thomas F. Farr, presidente del Religious Freedom Institute, dijo, en una vista en noviembre de 2018 con el Comité Ejecutivo de la Asamblea en China, que la represión religiosa en China era “el intento más sistemático y brutal de controlar las comunidades religiosas chinas desde la Revolución cultural”. Como en otros regímenes comunistas, como el de la antigua Unión Soviética, la ideología comunista no tolera ningún relato que le haga competencia.

“La religión es una fuente de autoridad y un objeto de fidelidad mayor que el Estado”, escribió Farr. “Esta característica de la religión siempre ha sido anatema para los déspotas totalitarios de la historia, como Stalin, Hitler y Mao”.

La brutal opresión religiosa y cultural de los tibetanos en China no ha cesado desde casi 70 años, pero China no sólo ha intentado destruir la religión tibetana. El cristianismo, por ejemplo, fue visto desde el principio como una amenaza para la República Popular de China cuando se fundó en 1949. “Esto se vio sobre todo en el apogeo de la Revolución cultural (1966-1976), cuando se demolieron, cerraron o expropiaron lugares de culto y se prohibieron las prácticas religiosas”, según el Consejo de Relaciones Exteriores. Algunos clérigos cristianos llevan en la cárcel casi treinta años. En los últimos años, la opresión de los cristianos en China ha aumentado, al parecer. Desde finales de la década de 1990, el régimen chino también ha puesto en su punto de mira a Falun Gong.

China ha clausurado iglesias y retirado crucifijos. Han sido sustituidos por la bandera nacional, y las imágenes de Jesús se han reemplazado con fotos del presidente Xi Jinping. Los niños, los futuros portadores de la ideología comunista, tienen prohibido ir a la iglesia. En septiembre de 2018, China clausuró una de las mayores iglesias clandestinas, la Iglesia de Sion de Pekín. En diciembre de 2018, el pastor de la clandestina Iglesia de la Primera Lluvia, Wang Yi, fue detenido junto a su mujer, acusados de “incitar a la subversión”, un delito castigable con hasta 15 años de cárcel. Además del pastor y su mujer se detuvo a más de cien miembros de la iglesia. En abril de 2019, las autoridades chinas se llevaron a la fuerza a un cura católico clandestino, el padre Peter Zhang Guangjun, justo después de celebrar la misa del Domingo de Ramos. Fue el tercer cura católico que se llevaron las autoridades en un mes.

Según un documento confidencial obtenido por Bitter Winter, China también se está preparando para tomar medidas drásticas contra las iglesias cristianas que tengan lazos con las comunidades religiosas extranjeras.

El Gobierno también ha estado mandando a los uigures, una población de unos once millones de personas, en su mayoría musulmanas, de la provincia china occidental de Xinjian, a campos de internamiento para su “reeducación política”. China ha dicho que los campos son centros de formación profesional con el objetivo de cortar de raíz la amenaza del extremismo islámico. Los uigures han lanzado varios atentados en China, según un informe de 2017, “Uighur Foreign Fighters: An Underexamined Jihadist Challenge” (“Los combatientes extranjeros uigures: un desafío yihadista poco analizado”), del Centro Internacional contra el Terrorismo de La Haya. El informe también dice:

“Los uigures se consideran aparte y distintos, como etnia, cultura y religión, de la mayoría han que los gobierna. Estas distinciones forman la base de la identidad religiosa étnico-nacionalista de los uigures, lo que lleva a algunos a participar en actividades violentas con el objetivo de fundar su propio Estado, Turkestán Oriental. […] el atractivo de la ideología islámica radical fuera de China ha hecho a muchos uigures a participar en el yihadismo violento como parte de su identidad religiosa y como forma de promover su lucha contra las autoridades chinas”.

“[Los chinos] están usando las fuerzas de seguridad para encarcelar a los musulmanes chinos en masa en campos de concentración”, dijo hace poco Randall Schriver, subsecretario de Defensa para los Asuntos de Seguridad de Asia y el Pacífico. “Dada la magnitud que al parecer tienen esas detenciones, al menos un millón, pero seguramente ronde los tres millones de ciudadanos, de una población de unos diez millones” podría estar presa en centros de detención.

Según The Epoch Times, los uigures han sido drogados, torturados, apaleados y ejecutados por inyección en los centros de detención. “Aún recuerdo lo que dijeron las autoridades chinas cuando les pregunté cuál había sido mi delito”, dijo Mihrigul Tursun, una mujer que escapó a Estados Unidos con dos de sus hijos. “Dijeron: ‘Ser uigur es tu delito'”.

Sin embargo, al Partido Comunista Chino no le basta con la persecución física de las minorías religiosas.

Al parecer también ha hecho campaña contra el cristianismo en los colegios de todo el país. Por ejemplo, ha obligado a los alumnos a prestar juramento para resistirse a la creencia religiosa. Los profesores también han sido adoctrinados para “asegurar que la educación y la enseñanza se adhieren a la dirección política correcta”. Los clásicos que se enseñan en las escuelas han sido censurados: en Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, se han eliminado las referencias a la Biblia, y se han suprimido las referencias a la misa del domingo o a Dios en los cuentos de Anton Chejov y Hans Christian Andersen.

Además, en clase no se admite el uso de palabras “delicadas” relacionadas con la religión, como “oración”.

Tanto para la opresión de la religión como para la censura de la libertad de expresión, el Partido Comunista Chino está utilizando medios de alta tecnología para alcanzar sus objetivos. Existen informaciones de que Xinjiang se está utilizando como terreno de prueba para una tecnología de vigilancia: los uigures de Xinjiang, según un reportaje publicado en The Guardian, son “estrechamente vigilados, con cámaras de vigilancia que se instalan en los pueblos, en las esquinas de las calles, las mezquitas y los colegios. Los que se trasladan para ir a trabajar tienen que pasar por controles de seguridad entre todas las localidades intermedias, donde se someten a un escáner facial y al control de sus teléfonos”. China utiliza la tecnología de reconocimiento facial que coteja las caras obtenidas por las cámaras de vigilancia con una lista de vigilancia de sospechosos.

Se calcula que, en 2018, China tenía 200 millones de cámaras de vigilancia, y planes de llegar a los 626 millones en 2020. El objetivo de China es, al parecer, una “Plataforma de Operaciones Conjunta e Integrada”, que integrará y coordinará los datos de las cámaras de vigilancia con la tecnología de reconocimiento facial, los números de los carnets de identidad de los ciudadanos, los datos biométricos, la planificación familiar, las matrículas de los coches, los movimientos bancarios, los registros legales, la “actividad inusual” y cualquier otro dato relevante que pueda recabarse sobre los ciudadanos, como las prácticas religiosas y los viajes al extranjero.

Por el momento, China está en el proceso de cumplir lo que Stalin, Hitler y Mao no podían más que soñar: el impecable Estado totalitario, impulsado por la tecnología digital, donde el individuo no tiene adonde huir del ojo del Estado comunista que todo lo ve.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Asia

Viróloga huye de China a Estados Unidos: ‘Vengo a decir la verdad sobre el COVID-19… pero van a matarme’

Published

on

Li-Meng Yan, una reconocida viróloga, habló en exclusiva con Fox News
Comparta este artículo.

Li-Meng Yan estudió el virus en 2019 y advirtió que se transmitía de persona a persona mucho antes que China y la OMS. Sin embargo, sus supervisores la ignoraron. Escondida en EE. UU., teme por su vida.

 

Escondida, bajo amenaza de muerte y con miedo a que el Gobierno de China atente contra su familia. Así vive Li-Meng Yan, una reconocida viróloga de Hong Kong que escapó del gigante asiático en abril pasado, tras ser silenciada por “saber información que pudo salvar miles de vidas” del coronavirus COVID-19.

Loading...
En una reveladora entrevista con Fox News, publicada este 10 de julio, la experta ha contado que planeó su fuga, recogió su bolso y se escabulló de los sensores y cámaras del aeropuerto. Si la atrapaban, podrían encarcelarla o dejarla “como uno de los desaparecidos”.

Li-Meng Yan fue hostigada por el Gobierno porque, según su relato, advirtió de la mortalidad de la cepa “muchísimo antes” que cualquier ente oficial.

Fue una de las primeras científicas del mundo en estudiar el virus COVID-19 a fines de diciembre de 2019, convocada por el laboratorio de referencia de la Universidad/OMS “para investigar un grupo extraño de SARS recién salido de China continental”, la región donde había crecido y completado gran parte de sus estudios.

Según dijo, la invitó el doctor Leo Poon, actual jefe de la División de Ciencias de Laboratorio de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong y uno de los principales investigadores de la aparición de enfermedades transmitidas de animales a humanos.

Aunque el Gobierno chino “se negó a permitir que los expertos extranjeros, incluidos los de Hong Kong”, realizaran las investigaciones, Li-Meng Yan tenía una extensa red de contactos en varias instalaciones médicas.

Esa es la razón precisa por la que —dijo a Fox News― se le permitió realizar los estudios “en un momento en que el equipo no estaban obteniendo toda la verdad del Gobierno”.

En su testimonio mencionó que uno de sus compañeros, científico del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en China, le contó el 31 de diciembre que el virus se transmitía de persona a persona, es decir, “mucho antes de que el Gobierno o la OMS admitieran que tal propagación era posible”.

Li-Meng Yan informó algunos de estos primeros hallazgos a su jefe, pero “él solo asintió” y le dijo que siguiera trabajando. El 9 de enero de 2020, la OMS emitió una declaración donde negaba este tipo de transmisión.

Los médicos e investigadores que habían estado discutiendo abiertamente sobre el virus de repente se callaron. Los de la ciudad de Wuhan, que más tarde se convertirían en el centro del brote, también guardaron silencio.

Yan volvió a informar el 16 de enero, pero su supervisor esta vez fue más radical: le dijo que se quedara callada, que tuviera cuidado o “nos meteremos en problemas y acabaremos desaparecidos”.

La experta aseguró que esta información también la sabía Malik Peiris, quien según la web de la OMS es “asesor” en el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional para la Neumonía del nuevo coronavirus (COVID-19).

Según Li-Meng Yan, Peiris supo sobre el rápido crecimiento de los casos de COVID-19 en enero de 2020, “pero no hizo nada al respecto”.

“Sabía que sucedería porque conozco la corrupción entre este tipo de organización internacional como la OMS para el Gobierno de China y el Partido Comunista…. sé cómo lo ocultaron… lo acepto, pero no quiero que esta información engañosa se extienda al mundo”, señaló.

Li-Meng Yan, ahora escondida, agregó que el Gobierno está tratando de destruir su reputación. Llegó a Estados Unidos el 27 de abril, tras volar por casi 13 horas. Funcionarios de aduana la detuvieron.

“Les rogué que no me dejen volver a China porque he venido a decir la verdad sobre la COVID-19, protéjanme. Sino me va a matar… van a matarme”.

Yan recordó que la entrevistaron durante horas, tomaron su teléfono celular como evidencia y solo entonces le permitieron continuar. Según Fox News, el FBI también tuvo injerencia en la investigación de su declaración.

La viróloga dijo que enviados del Gobierno destrozaron su departamento en Qingdao, al este de China, e interrogaron a sus padres. “Probablemente nunca volveré a verlos”, lamentó.

La pandemia ya produjo al menos 561.551 muertos en el mundo. Foto: AFP.

Este sábado, expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegan a Pekín para preparar una misión que quiere aclarar el origen de la pandemia, que continúa ganando terreno en Estados Unidos y Brasil, donde ya dejó 70.000 muertos.

Fox News se contactó con la sede diplomática China en Estados Unidos, pero desconocieron a la especialista. “Nunca hemos oído hablar de ella. El Gobierno chino ha respondido rápida y efectivamente a la COVID-19 desde el principio. Todos sus esfuerzos han sido claramente documentados”, mencionaron en un comunicado.

La cadena, además, buscó respuesta sin éxito en el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático y los científicos acusados por Li-Meng Yan.

Coronavirus: más de 560.000 muertos en el mundo

Mientras tanto, la pandemia del coronavirus (COVID-19) ya produjo al menos 561.551 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre. Asimismo, 12.580.980 personas en 196 países o territorios contrajeron la enfermedad. De ellas al menos 6.706.700 se recuperaron.

Esta cifra de casos diagnosticados positivos sólo refleja una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para diagnosticar los casos, algunos sólo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización y en gran cantidad de países pobres la capacidad de testeo es limitada.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Asia

Mientras el mundo temía el estado de guerra en Corea del Norte, China enviaba comandos de turistas contagiados a los aeropuertos occidentales

Published

on

Comparta este artículo.

Por Antonio Sánchez García.- La política, afirmaba Carl Schmitt, es la relación amigo-enemigo. La guerra por otros medios, señaló von Clausewitz. Y así nos disgusten ambas aseveraciones, han comenzado a confirmar su absoluta vigencia, por sobre los esfuerzos de diversa índole para minimizar su acreditada veracidad. Esa es la política en clave imperial china, tal como hemos comenzado a vivirla en estos trágicos meses transcurridos desde que el caso COVID-19 reventara las redes y a pesar de los esfuerzos chinos por encubrir la trágica verdad, ya nadie la ponga en duda: China decidió la jugada más riesgosa y aventurera en el ámbito de la política mundial desde la invasión a Polonia por las tropas del Tercer Reich en julio de 1939. Ir a por todo contagiando a Occidente y en primerísimo lugar a su principal enemigo, los Estados Unidos, con el siniestro y devastador virus de su procreación. Comenzó la guerra.

Alguien tenía que dar el primer paso, que, como bien dice el refrán, “quien pega primero pega dos veces”. Mientras todo el mundo se preocupaba por las amenazas norteamericanas a Corea del Norte, China enviaba comandos de turistas contagiados a los aeropuertos occidentales. Que el enemigo no es ningún país en particular: es el Occidente entero. Ninguna casualidad que los países más afectados sean los Estados Unidos, en primer lugar, y Brasil, España e Italia, en segundo lugar.

Loading...

Tampoco que Chile ocupe un lugar privilegiado entre las naciones contagiadas de Occidente, visto el ataque sistemático emprendido por Cuba y el Foro de Sao Paulo contra su estabilidad democrática en octubre pasado. Occidente, en bloque, en primer lugar; los países más exitosos en sus emprendimientos liberales, luego. Los resultados de estos ataques combinados pronto estarán a la vista. De las guerras se sabe cuándo comienzan, dice la sabiduría popular. Lo que aún no se sabe es cuándo terminan.

Tampoco es casual que luego de verse afectados gravemente en su tejido sanitario, los Estados Unidos se enfrenten a una verdadera insurrección popular. Con la reiteración de los saqueos, principal táctica puesta en acción por las conspiraciones desestabilizadoras. Lo sorprendente es encontrarse en las pantallas con imágenes de levantamientos populares frente a la Casa Blanca.

Súbitamente rebajada a la altura de La Moneda o la Casa Rosada. Mientras en Venezuela, en donde sobran y abundan las razones para un levantamiento popular que arrase con la tiranía castrocomunista que asuela al país caribeño, masas abrumadas por la miseria y el hambre, la falta de agua, de medicinas, de electricidad se guardan atemorizadas en sus casas. El mundo al revés.

¿Cómo responder a una guerra bacteriológica? ¿Intercambiando virus? ¿Pasando a mayores, como en Hiroshima y Nagasaki? ¿Invadiendo al enemigo en un movimiento envolvente, de guerra total?

La consciencia aún no desarrolla juegos imaginarios como los que planteamos. La devastación final es un juego de eventualidades, no un escenario imaginable. ¿Habremos llegado a ese punto de no retorno, más allá del cual solo se atisba la absoluta oscuridad y el atronador silencio de la muerte?


Comparta este artículo.
Continue Reading

Asia

(DOCUMENTAL) Cada día, más y más pruebas de la culpabilidad del Partido Comunista Chino en la creación del COVID-19

Published

on

Comparta este artículo.

ACTIVE LOS SUBTÍTULOS

Así lo afirma un documental sobre el origen del coronavirus, que sostiene que es improbable que haya salido de un mercado de animales de Wuhan, en China, como habría intentado hacer ver el Gobierno chino durante los últimos meses.

En USA, al COVID-19 se le conoce con su verdadero nombre: el Virus PCCh (Virus del Partido Comunista Chino) que es como debería reconocérsele también en Europa.

El documental puede verse completo en el canal de YouTube Crossroads, del periódico The Epoch Times, y cuenta ya con más de dos millones de visualizaciones, con un alto impacto de likes positivos que eleva el trabajo del periodista Joshua Philipp a un mayor nivel de credibilidad.

Loading...

En este proyecto de investigación se indaga sobre el controvertido laboratorio de bioseguridad nivel 4 del Instituto de Virología de Wuhan, donde podría haber sido “un diseño o recombinación de fragmentos de distintos virus para facilitar su ingreso a los humanos”.

Philipp escribe sobre “subversión, guerra sin restricciones y el espionaje manifiesto de China” antes de que se generase el problema y, por otra parte, asegura que en el mercado de animales no se venden murciélagos, siendo este al que se ha atribuido el origen del virus. Tal es el caso que hay pruebas científicas de que existieron casos que no se vinculan con este lugar.

El periodista comenzó a rastrear la primera comunicación oficial, fechada el 30 de diciembre de 2019 por la Comisión Nacional de Salud, y desde ahí elabora una impactante cronología que lleva incluso a Science a señalar que “el mercado de animales de Wuhan podría no haber sido la fuente del nuevo coronavirus que se disemina globalmente”.

Incluso Sean Lin, ex director del Instituto Militar de Investigaciones Walter Reed (WRAIR), interpretó el trabajo para el documental de Crossroads“Tiene información importante, como que el comienzo de los síntomas en el primer paciente fue el 1 de diciembre y no tuvo relación con el Mercado de Wuhan“.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish