Connect with us

Cartas del Director

Con los votos de Vox, pero sin notarse

Published

on

Marín y Serrano
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Vox anunció ayer que planteará una enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos andaluces para este año presentado por el Gobierno de coalición formado por PP y Cs.

Alega la formación derechista que estas cuentas «las podría haber presentado un Gobierno socialista perfectamente» y se alejan de todo lo que el Ejecutivo de Juan Manuel Moreno había anunciado. Puede decirse que los puntos de los que este partido hizo bandera y quiso condicionar el Gobierno de San Telmo no se han tenido en cuenta: se mantiene la partida de 4,2 millones para violencia de género y se ha aumentado en más de un millón el gasto para las políticas migratorias.

Al partido que lidera Santiago Abascal se le puede achacar que ideologizó en exceso su estreno en una institución pública de importancia, más preocupado en marcar perfil que en gestionar. Puede que ahora le haya pasado factura. El pacto que llevó al PP a San Telmo cuenta 26 diputados de los populares, 21 de Cs y 12 de Vox. No es una representación menor (9 escaños tenía Cs, encabezado por Juan Marín, cuando apoyó a Susana Díaz), por lo que sorprende que no haya tenido capacidad para intervenir en los presupuestos, que anuncie que «todas las actividades y programas que no tengan interés claro público y social no serán apoyadas» y que haya esperado a después de presentarse en el Parlamento el pasado viernes para anunciar su disconformidad. Si estas cuentas no han cumplido el «espíritu», como dijo el portavoz de Vox, es algo que tenía que haberse cerrado en la investidura.

La posición de Vox, de entrada, es legítima, pero también precipitada. De cumplirse esta amenaza, el pacto que forjó la alternativa al socialismo andaluz gobernante 37 años entraría en crisis cinco meses después. Sin embargo, que Abascal haya dado este golpe en la mesa coincidiendo con las negociaciones abiertas en comunidades autónomas y ayuntamientos indica que quiere hacer valer sus votos y, como ya han reiterado, no ser «ninguneados» y tratados como una fuerza de la que se utilizan sus votos cuando interesa y luego se oculta para no verse perjudicados por pactar con una fuerza de extrema derecha, tal y como es calificada muy a la ligera. Albert Rivera también marcó ayer la línea a seguir por su partido: no negociará con Vox, aunque entren en gobiernos que dependan de éstos. Es lógico, por lo tanto, que este partido ponga condiciones y que reclame una representación acorde con sus votos, pero no lo es menos que nadie se lo va a facilitar.

Descartadas las «mesas a tres» en el centroderecha, puede derivarse que no se va a reeditar el pacto andaluz, modelo que se pensó podría trasladarse a otros territorios, aunque nadie hizo bandera de ello. Difícilmente un partido que rehúye a otro puede llegar a grandes acuerdos, y el desencuentro entre Rivera y Abascal es evidente y cada vez más hondo.

Otra cosa diferente será ver cómo gestionan que para que el centroderecha gobierne en Madrid, Aragón y Murcia sea necesario una pacto entre populares, Cs y el apoyo, en la manera que sea, de Vox. El problema de Rivera es el problema de su formación: la indefinición ideológica o, en el tema que nos ocupa, cómo hacer compatible pactos con el PSOE y con un partido que definen de extrema derecha.

En definitiva, la pretensión del partido naranja es que Vox apoye cualquier acuerdo con el PP, pero que no se note. Resulta imposible. Ahora sólo cabe esperar si Vox cumple la amenaza y devuelve las cuentas andaluzas. Añadir esta crisis a un mapa en el que se están encajando gobiernos y ayuntamientos es irresponsable.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas del Director

La condena a “la Manada”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Llegados a este punto en el que cinco jóvenes han sido condenados a 15 años de cárcel por violar a una joven en un portal de la capital navarra, el 7 julio de 2016, coincidiendo con las fiestas de San Fermín, nos preguntamos por qué no se permite a la opinión acceder a las imágenes del video.

Se han filtrado detalles sobre supuestas imágenes escatológicas que, de ser ciertas, cuestionarían la imparcialidad de la sentencia. Hemos visto la inquisidora respuesta de miles de personas en favor de una condena ejemplar contra los cinco jóvenes. Es sorprendente que hayan defendido un severísimo correctivo contra ellos y que al mismo tiempo no muestren el mínimo interés por conocer los detalles de una violación que ellos y ellas siempre dieron por probada.

Tal vez no quieran saber para no tener que invalidar un cuadro sintomatológico ya definido de antemano. O lo que es lo mismo, que lo que vean no coincida con lo que querrían haber visto. La clave, insisto, está en las imágenes del video. De ahí la necesidad de reiterar la pregunta: si hemos llegado a este punto, ¿no sería aconsejable ampliar el acceso a las imágenes del video para disipar nuestras dudas?

En la Audiencia de Navarra, tres magistrados sí pudieron ver las imágenes y uno de ellos apreció un patrón de conducta distinta de la pregonada por la telebasura y las feministas, mientras que los otros coincidieron en que no hubo violación. ¿no debería haber servido al menos de duda razonable a los que dan por sentado unos hechos en base a prejuicios e inconfesables intereses partidarios?

Como no tengo intereses políticos en juego, me inclino a opinar que en el Tribunal Supremo pesó más la verdad defendida por un sector vociferante de la opinión pública y que optaron por una decisión más o menos previsible, ya que no es difícil imaginar lo que les habría supuesto, más allá de lo profesional, la absolución de los cinco miembros de La Manada, con la telebasura y la progresía agitando al rebaño de forma permanente.

Hacía años que un asunto de la vida nacional no generaba tanto ruido. Bastaría sin embargo que pudiésemos ver las imágenes de la controversia para sacar nuestras propias conclusiones. Estamos hablando de la vida de cinco jóvenes que serán privados de libertad durante los próximos tres lustros. Imaginemos una acusación de robo sustentado en imágenes que demostrasen que no hubo robo. Y que esa falsa acusación la hubiese alimentado la presión mediática contra los encargados de analizar y juzgar los hechos. ¿Cuánto tiempo se tardaría en desmontar la farsa? En el asunto de La Manada, tenemos tan a mano darnos a conocer lo que sucedió la noche de autos, que lo que nos sorprende es que nadie con la autoridad suficiente se haya interesado por contemplar la prueba definitiva. La máxima del periodismo amarillista cobra fuerza en este asunto: «No dejes que la verdad te arruine un buen titular».

Tal vez, sin darnos cuenta, lo que estamos describiendo es el estado catatónico de una sociedad que prefiere alejarse de la realidad antes que deconstruir un discurso ideológico largamente asentado.

Mantener una falacia para justificar una idea, en contra del principio de la igualdad de todos ante la ley, debería sobresaltarnos a todos. Suplantar la búsqueda de la verdad por el afianzamiento de nuestras aprensiones, debería darnos a todos vergüenza. Lo que hoy no seamos capaces de defender para otros, mañana nos puede tener a nosotros mismos como víctimas propiciatorias de juicios paralelos y tribunales de papel.

Si los cinco degenerados de La Manada merecen cumplir pena de prisión, que sea en base a hechos que puedan ser establecidos como claramente punibles. En eso consiste el Estado de Derecho, que el Gobierno tendría que ser el primero en defender y proteger.

Y una última duda razonable que es imperio formular: ¿Por qué quienes han exigido la máxima pena contra los miembros de “la Manada” son los mismos que callan ante las violaciones de otras “manadas” y rechazan la prisión permanente revisable para asesinas como la del pequeño Gabriel?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Fallece un torilero tras ser embestido por un toro en Benavente (Zamora)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Santiago D. S, un torilero de la plaza de toros de Benavente (Zamora), ha fallecido tras sufrir una cogida de uno de los astados del concurso de cortes que se iba a celebrar este domingo por la tarde con motivo de las fiestas del toro enmaromado de esta localidad zamorana.

El suceso se ha producido sobre las 18.40 horas, cuando iba a salir al ruedo el primero de los toros participantes en el concurso y este operario que trabajaba como voluntario se encargó de la apertura de la puerta de salida al ruedo del astado, han informado a Efe fuentes municipales.

El toro se ha dado la vuelta repentinamente y ha pillado al fallecido en el pasillo entre los toriles y la salida al albero, donde le ha empitonado y le ha causado heridas mortales.

Los servicios sanitarios atendieron de forma inmediata al hombre, aunque no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El suceso ha hecho que se suspendiera el espectáculo de cortes que iba a dar comienzo y al que habían asistido cerca de dos mil personas.

Del mismo modo, se han suspendido otras actividades festivas previstas en la jornada dominical en señal de suelo.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, ha lamentado lo ocurrido y ha anunciado que la Corporación municipal adoptará alguna medida para mostrar sus condolencias por un suceso que ha conmocionado a todos los benaventanos.

El fallecido llevaba décadas como voluntario encargado de las labores de la puesta a punto de la plaza de toros y los trabajos de apertura de puertas y toriles cuando se celebraban espectáculos taurinos.

Luciano Huerga lamentó en declaraciones a EFE la fatalidad que hizo que el toro, tras salir por la puerta de toriles se dio media vuelta y aunque él intentó cerrarla como hace habitualmente no le dio tiempo y le pilló en el pasillo.

De la víctima, Huerga recordó que llevaba toda la vida como voluntario encargado de cuidar la plaza a lo largo del año.

“Vivía aquí, la plaza era su vida”, indicó el alcalde de Benavente, quien detalló que Santiago, además de aficionado a los toros, era peñista y vivía plenamente las fiestas del toro enmaromado.

Las lesiones sufridas por el encargado del toril fueron “incompatibles con la vida” y aunque rápidamente fue atendido por los servicios médicos de la plaza no pudo ser reanimado, a pesar de que había un quirófano con motivo del festejo taurino.

El suceso se ha producido durante las fiestas del toro enmaromado de Benavente, que el próximo miércoles vivirán su día grande con la popular carrera de un toro atado a una maroma que recorre las calles de esta ciudad.

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Ocurrencias de Ciudadanos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La propuesta de Cs al PP para turnarse en la Alcaldía de Madrid es una ocurrencia que desacredita al partido naranja. La fórmula le ha funcionado con los socialistas en Albacete y Ciudad Real, pero no por eso deja de ser una iniciativa irrespetuosa con las instituciones. Cs está utilizando sus concejales en la capital como el argumento del chantaje al PP para maquillar su enésimo fracaso en el asalto al liderazgo del centro derecha. Villacís se está equivocando con el obstruccionismo a Almeida y cargando de razones a quienes diagnostican en Cs un grave problema de desorientación táctica y estratégica. Las urnas dijeron con claridad que el liderazgo del cambio en el Ayuntamiento de Madrid corresponde al PP. Es legítimo que Cs quiera alcanzar poder pero ahora le toca esperar hasta las próximas elecciones municipales. Entre tanto, deben asumir que están transmitiendo una imagen negativa de ambición por el poder que empieza a corresponderse con la realidad de un partido que siente que pierde una y otra vez las oportunidades de superar al PP.

La lectura del tiempo que le toca vivir a Cs y a su candidata en Madrid, es la de formar una mayoría no de izquierdas que compense en los ámbitos municipal y autonómico el radicalismo de un previsible gobierno del PSOE con Podemos, apoyado por los nacionalistas y separatistas. Cs debe ahorrarse sus continuos amagos con romper la baraja con los populares y centrarse en asumir un espacio concreto en la vida pública española. El Ayuntamiento de Madrid no es un botín electoral, sino uno de los mejores escaparates de las políticas liberales, moderadas y reformistas que puede encontrar el centro derecha en España para convencer a más electores e impulsar una victoria a nivel nacional. La adolescencia puede ser hasta simpática, pero en un partido con aspiraciones de gobierno resulta decepcionant


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish