Donald Trump propone "entrar y limpiar México de narcos" - ALERTA NACIONAL
Connect with us

USA

Donald Trump propone “entrar y limpiar México de narcos”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La “guerra contra el narcotráfico” con la que Estados Unidos ha regado de sangre Latinoamérica y con la que México quiere acabar puede pasar a mayores si Donald Trump cumple la promesa de designar como grupos terroristas a los carteles de la droga. El anuncio, realizado el martes en el programa de radio donde Bill O’Reilly arenga a su audiencia desde que Fox le despidió por acoso sexual, vino acompañado de una confidencia. “Le he ofrecido (al presidente Andrés Manuel López Obrador) entrar y limpiarlo todo, pero por el momento ha rechazado la oferta”, contó Trump, que no parece haber aceptado la negativa. “En algún momento habrá que hacer algo”.

George W. Bush y Barack Obama también se plantearon añadir estas organizaciones criminales a la lista de grupos terroristas, pero renunciaron cuando entendieron las consecuencias que tendría para el comercio bilateral y las relaciones entre ambos países. No será el caso de Trump, que sólo parece frustrado con lo difícil que le está resultando. “He estado trabajando en ello los últimos 90 días, pero no es tarea fácil, tienes que pasar por un proceso”, se quejó.

El proceso comenzó en marzo, cuando dos congresistas afines al presidente introdujeron una propuesta de ley para pedir al secretario de Estado, Mike Pompeo, que emita “un informe detallado” sobre el criterio para designar a tres grupos -Los Metros del cartel del Golfo, el Cartel de Jalisco Nueva Generación y la facción del Cartel del Noreste de Los Zetas- como organizaciones terroristas.

La iniciativa está estancada y no se ha votado.El brutal asesinato en Chihuahua de una familia mormona con doble nacionalidad ha revivido el interés. “Es hora de que México, con ayuda de EE. UU., haga la guerra a los carteles de la droga y los borre de la faz de la tierra”, tuiteó Trump hace dos semanas. “Solo estamos esperando una llamada de vuestro gran presidente”.

“Cooperar sí, intervenir no”

Con su aura mesiánica, López Obrador predica una política de “abrazos, no balazos” que, por ahora, no ha rendido frutos. “Tenemos que buscar resolver nuestros problemas con fraternidad universal; serenar a los países, al mundo. Lograr la paz es lo más importante. Nada de armas destructivas. Amarnos unos a otros, no odiarnos, hacer a un lado la discordia y buscar siempre la unidad de todos los seres humanos”, dice su liturgia.

Ayer evitó pronunciarse sobre las declaraciones de Trump en virtud de que “es víspera del día de Acción de Gracias”, pero envió a su canciller de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard a pedir acalaraciones de la Casa Blanca con un mensaje: “Cooperación sí, intervencionismo, no”.

Escandalizada ante la posibilidad de que eso sirva de puerta a una nueva injerencia estadounidense, la opinión pública mexicana se ha puesto en pie de guerra y no falta quien propone que el país amenace a Washington con dejar de contener la ola de inmigrantes. López Obrador prefiere aprovechar las “buenas relaciones” que tiene con Trump para pedir una reunión de alto nivel en la que discutir el asunto. La sintonía parece ser mutua. “Me llevo muy bien con este presidente, mucho mejor que con el anterior, y eso que en teoría tiene tendencias socialistas, pero creo que es un buen hombre”, le defendió Trump el martes.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

Pelosi anuncia el proceso de destitución parlamentaria contra Trump porque “los hechos son incontestables”

Published

on

Nancy Pelosi
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi anuncia el proceso de destitución parlamentaria contra Trump en la Cámara Baja porque “los hechos son incontestables”, ha anunciado este jueves que la Cámara Baja activará el proceso de destitución parlamentaria (‘impeachment’) contra el presidente del país, Donald Trump, por sus presiones a Ucrania para investigar al hijo del exvicepresidente estadounidense Joe Biden. “Los hechos son incontestables. El presidente abusó de su poder para sus propios beneficios políticos personales a expensas de nuestra propia seguridad nacional al paralizar la ayuda militar y una reunión crucial en el Despacho Oval a cambio del anuncio de una investigación”, ha afirmado Pelosi, en una declaración solemne desde el Capitolio.

“Si permitimos que el presidente esté por encima de la ley, entonces seguramente pondremos en peligro nuestra República”, ha advertido la dirigente demócrata. “En Estados Unidos, nadie está por encima de la ley”, ha proclamado.

El ‘impeachment’ se resolverá en la Cámara de Representantes con una votación a favor o en contra de la destitución del presidente del país por los cargos que presente la Comisión Judicial.

Posteriormente, el procedimiento seguirá en el Senado, controlado por una mayoría republicana, donde se celebrará un juicio político en el que Trump confía en conseguir el respaldo de la mayoría de los senadores para seguir en el cargo. Si la Cámara impugna a Trump como presidente y el Senado lo respalda, el mandatario seguirá en el cargo.

La investigación del ‘impeachment’ se centra en las presiones de Trump y su entorno al Gobierno de Ucrania para que investigara a Hunter Biden, el hijo de Joe Biden, por su papel en una empresa gasística ucraniana.

LA CASA BLANCA REACCIONA

La Casa Blanca ha salido este jueves en defensa del presidente estadounidense, Donald Trump, después de que Pelosi haya dado luz verde al ‘impeachment’. “Pelosi y los demócratas deberían estar avergonzados”, ha dicho la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en Twitter. “El presidente Trump no ha hecho nada más que liderar el país, lo cual ha resultado en un ‘boom’ económico, más trabajos y unas Fuerzas Armadas mas fuertes, por mencionar solo algunos de sus grandes logros”, ha destacado.

Además, Grisham ha reiterado que la Casa Blanca intentará que el ‘impeachment’ tenga lugar en el Senado, con mayoría republicana, para garantizar que Trump recibe un “juicio justo”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

USA

El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg anuncia oficialmente su candidatura a las primarias demócratas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg anunció este domingo oficialmente su candidatura a las primarias demócratas de cara a las elecciones presidenciales estadounidenses del próximo año con el objetivo de “derrotar a Donald Trump y reconstruir América”.

“Me postulo para presidente para derrotar a Donald Trump y reconstruir América. No podemos permitirnos cuatro años más de acciones temerarias y poco éticas del presidente Trump”, aseguró en un comunicado difundido en la página web de su campaña.

El pasado jueves, Bloomberg presentó ante la Comisión Federal Electoral los documentos requeridos para sumarse a la larga lista de aspirantes demócratas que luchan por ser los elegidos por sus filas.

El multimillonario de 77 años subraya en su carta de presentación que el actual inquilino de la Casa Blanca “representa una amenaza existencial” para Estados Unidos y sus valores.

“Si gana otro mandato, es posible que nunca nos recuperemos del daño. Las señales no podrían ser mayores. Debemos ganar estas elecciones. Y debemos comenzar a reconstruir América. Creo que mi condición única con mi experiencia en los negocios, gobierno y filantropía me permitirá ganar y liderar”, continuó.
Publicidad

Además, el comunicado subraya que Bloomberg no aceptará donaciones y que financiará personalmente su campaña, “como hizo las tres veces que se presentó con éxito a alcalde” de Nueva York.

En las últimas semanas, Bloomberg ya había llevado a cabo gestiones para poder aparecer en las papeletas en varios estados, pero hasta hoy no había dado el paso al frente que lo convierte en un candidato oficial.
Publicidad

Bloomberg llega tarde ya para competir en algunos estados, donde ya se han cerrado los plazos, y, a priori, parte con una importante desventaja con respecto a candidatos que llevan ya meses de campaña.

Sin embargo, no es el único que ha optado por subirse tarde al carro de las primarias.

El exgobernador del estado de Massachusetts Deval Patrick decidió este mes sumarse a la lista de candidatos, que ahora mismo parecen encabezar el exvicepresidente Joe Biden, los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders y el alcalde Pete Buttigieg.

El pasado fin de semana, Bloomberg pidió perdón por la polémica práctica policial de parar y cachear a viandantes que se llevó a cabo durante su gestión en Nueva York y que afectó de forma desproporcionada a afroamericanos y latinos, dos grupos clave para los aspirantes demócratas.

Su confesión ya se interpretó entonces como un gesto previo a la presentación de su candidatura que hoy ha hecho realidad.

El empresario, que ha militado tanto en el partido Republicano como en el Demócrata, ofrece una opción más moderada a los votantes demócratas y compete, a priori, con los candidatos del ala más centrista del partido como Biden y Buttigieg.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

USA

La instrumentalización del ‘impeachment’ contra la oposición política

Published

on

Escena en la firma de la Constitución de Estados Unidos, óleo sobre lienzo, de Howard Chandler Christy, 1940. (Fuente de la imagen: The Indian Reporter/Wikimedia Commons)
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Alan M. Dershowitz.- El poder constitucional para iniciar un proceso de impeachment contra un presidente debidamente electo fue concebido por los redactores de la Constitución como una herramienta neutral y no partidista para ser utilizado como último recurso contra casos extremos de delincuentes en cargos públicos. En la imagen: Escena en la firma de la Constitución de Estados Unidos, óleo sobre lienzo, de Howard Chandler Christy, 1940. (Fuente de la imagen: The Indian Reporter/Wikimedia Commons)

El poder constitucional para iniciar un proceso de impeachment contra un presidente debidamente electo fue concebido por los redactores de la Constitución como una herramienta neutral y no partidista para ser utilizado como último recurso contra casos extremos de delincuentes en cargos públicos. Se está implementando ahora como arma partidista utilizable por rutina contra presidentes de un partido diferente al que controla la Cámara de Representantes.

Según el punto de vista de algunos miembros del Congreso, cada vez que la Cámara esté controlada por un partido, una mayoría simple puede votar correctamente a favor del impeachment. Como dijo la congresista Maxine Waters: “El impeachment es lo que diga el Congreso que es. No hay una ley”. Se equivoca. La Constitución es la ley y ella no está por encima.

El reciente mal uso partidista de este poder de emergencia empezó con el impeachment al expresidente William Jefferson Clinton por la Cámara —controlada por los republicanos— en 1998. Clinton no cometió ningún delito susceptible de un proceso de impeachment, a pesar de haber mentido gravemente bajo juramento sobre su vida sexual. Dicho perjurio, si se produjo, cumpliría con la definición de “delito”, pero no los criterios requeridos por la Constitución de “delitos y faltas graves”. Si el presidente Clinton cometió un delito, sería un delito menor relacionado con su vida sexual, comparable a los cometidos por Alexander Hamilton —adulterio y pago a un extorsionista— cuando era secretario del Tesoro. Si Hamilton hubiese pagado al extorsionista con dinero público, como fue falsamente acusado de hacer, habría sido culpable de un grave delito susceptible de impeachment.

Para ser acusado, un presidente tiene que cometer un delito (la falta es una especie de delito) y la comisión de ese delito también debe constituir un abuso de cargo público. Un abuso de cargo público, sin un delito subyacente, es un pecado político, pero no un delito susceptible de impeachment.

Esta misma cuestión se debatió en la Convención Constitucional, donde un delegado propuso la “mala administración” como criterio para el impeachment y la destitución de un presidente. James Madison, padre de la Constitución, se opuso enérgicamente argumentando que con un criterio tan vago y ambiguo poco concluyente el presidente estaría ejerciendo según la voluntad del Congreso y que dejaríamos de ser una república con un presidente fuerte para ser una democracia parlamentaria donde el jefe del ejecutivo puede ser destituido por una moción de confianza. En su lugar, la Convención adoptó unos estrictos prerrequisitos para el impeachment: traición, soborno u otros delitos y faltas graves. La Cámara no está más facultada para sustituir sus propios criterios por los enumerados en la Constitución de lo que estaría el Senado para cambiar el requisito de votación de dos tercios para la destitución a una mayoría simple o a una mayoría cualificada de tres quintos. El Congreso no está por encima de la ley. Está sujeto a lo que los redactores aceptaron y no pueden ahora aplicar los criterios que los redactores rechazaron explícitamente.

Aquellos que caracterizan el proceso de impeachment y destitución como completamente políticos se equivocan por una simple cuestión de derecho constitucional, aunque tengan razón al describir la realidad del mal uso que se le está dando actualmente. Los defensores de este punto de vista citan incorrectamente a Hamilton en El Federalista n.º 65.

Hamilton no caracterizó los criterios para el impeachment como “políticos”, lo hizo sólo en el sentido en que se relacionan con “los perjuicios inmediatos causados a la propia sociedad”. Inmediatamente después rechazaba la opinión de que el proceso debía ser partidista, basado en la “fuerza comparativa de los partidos”, en vez de en las “verdaderas demostraciones de inocencia o culpa”. Dijo que eso era “el mayor peligro” y pidió “neutralidad hacia aquellos cuya conducta pueda ser objeto de escrutinio”. Los que citan, o interpretan, mal a Hamilton mezclan erróneamente las palabras “político”, que él utilizaba en sentido gubernamental, y “partidista”, con lo que se refería a la fuerza comparativa de los partidos y facciones.

Es difícil imaginar una mayor vulneración de los principios de Hamilton que la reciente votación en la Cámara siguiendo líneas de partido (con dos excepciones, ambas contra el impeachment) para abrir una investigación oficial para el posible impeachment del presidente Trump. La votación estuvo exclusivamente determinada por la “fuerza comparativa de los partidos”, como lo fue la votación para destituir al presidente Clinton hace dos décadas.

Una Cámara partidista que votara para destituir al presidente Trump, seguido de una votación partidista en el Senado para absolverlo, no sólo perjudicaría al Partido Demócrata —como los votos en el caso de Clinton perjudicaron al Partido Republicano—: perjudicaría a nuestra Constitución y polarizaría aún más nuestra ya dividida nación.

Y, lo que es más importante, el mal uso del poder del impeachment de manera partidista representaría, en palabras de Hamilton, “el mayor peligro” para nuestra Constitución.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: