Connect with us

Religión

El Antipapa Francisco no condena a los terroristas de Sri Lanka

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Antipapa Francisco dice estar “apenado” por las victimas de los salvajes atentados terroristas en Sri Lanka pero no ha pronunciado una sola palabra de condena contra sus autores, que desde primera hora se sabe que eran islamistas. Los católicos deberían rebelarse contra este Papa porque no los defiende.
El Antipapa Francisco jamás llama por su nombre a los responsables de la violencia anticristiana y jamás pronuncia la palabra ‘islam’.

El Antipapa argentino ha relegado a uno de los principales asesores del papa Juan Pablo II sobre el mundo islámico y moderado su apoyo a un programa de diálogo interreligioso dirigido por monjes franciscanos en Asís. Ha adoptado el punto de vista de los moderados y conservadores italianos respecto a que el principio rector del diálogo interreligioso debe ser la reciprocidad. Es decir, que considera una ingenuidad que se permita la construcción en Roma de una mezquita con financiación saudí, la mayor de Europa, mientras que los países musulmanes prohíben la construcciones de iglesias y centros de caridad.

Francisco visitó el 29 de noviembre de 2014 la mezquita azul de Estambul y allí el Gran Muftí de Estambul, Rahmi Yaran, le leyó fragmentos del Corán En Ratisbona, Benedicto XVI escenificó el drama de nuestro tiempo y, por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, un papa hablaba del islam sin reciclar clichés. En esa conferencia, el papa hizo lo que está prohibido en el mundo islámico: debatir libremente sobre la fe. Dijo que Dios es diferente de Alá. Nunca volveremos a escuchar algo así.
La cita de Manuel II Paleólogo rebotó por todo el mundo, agitando a la umma [comunidad] musulmana, que reaccionó con violencia. Incluso la prensa internacional se unió a la cantinela unánime de condena del “ataque del papa contra el islam”.

La reacción al discurso del papa demostraba que éste estaba en lo cierto. Todos, desde los líderes musulmanes al New York Times, exigieron que el papa se disculpara y se sometiera. Los principales medios lo convirtieron en un defensor incendiario del “choque de civilizaciones” de Samuel Huntington.

En la región bajo la Autoridad Palestina, se prendió fuego a iglesias cristianas, y los cristianos se convirtieron en blanco de ataques. Los islamistas británicos pidieron “matar” al papa, pero Benedicto les retó.

Al mismo tiempo, en Somalia, una monja italiana fue fusilada. En Irak, Al Qaeda decapitó y mutiló a un sacerdote ortodoxo sirio después de que los terroristas exigieran que la Iglesia Católica se disculpara por el discurso. Los Hermanos Musulmanes de Egipto juraron tomar represalias contra el papa. Un líder paquistaní, Shahid Shamsi, acusó al Vaticano de defender a la “entidad sionista”. Salih Kapusuz, número dos del partido del entonces primer ministro (y ahora presidente) Recep Tayyip Erdogan, comparó al papa Benedicto XVI con Hitler y Mussolini. El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, insistió en que las palabras del papa correspondían a la “cadena de la conspiración estadounidense-israelí”, y acusó a Benedicto de formar parte de la “conspiración de los cruzados”.

Enseguida se aumentaron masivamente las medidas de seguridad en torno al papa Benedicto. Dos años después, el papa fue vetado para hablar en la universidad más importante de Roma, La Sapienza. Tras el caso Ratisbona, Benedicto ya no volvería a ser el mismo. Los apaciguadores islamistas y occidentales lograron cerrarle la boca.El papa Francisco lava los pies a presos musulmanes Unos días después de la conferencia, agotado y asustado, el papa Benedicto se disculpó.

“Lamento profundamente las reacciones en algunos países a algunos pasajes de mi conferencia […] que fueron considerados ofensivos hacia la sensibilidad de los musulmanes”, les dijo el papa a los peregrinos en su residencia veraniega de Castelgandolfo. Esa cita “no expresaba en modo alguno mis opiniones personales. Espero que esto sirva para aliviar los corazones”.

El papa pudo haberlo dicho para evitar más violencia. Pero desde entonces, las disculpas hacia el mundo islámico se han convertido en la política oficial del Vaticano.

“Las posturas predeterminadas frente al islam militante recuerdan desgraciadamente a las posturas predeterminadas de la diplomacia del Vaticano frente al comunismo durante los últimos 25 años de la Guerra Fría”, escribió George Weigel, destacado investigador estadounidense. La nueva agenda del Vaticano busca “alcanzar un acomodo político con los Estados islámicos y renegar de la rotunda condena pública de la ideología islamista y yihadista”.

Francisco I, ha tratado de muchas maneras separar a los musulmanes de la violencia, y siempre ha evitado mencionar la palabra prohibida: islam. Como escribió Sandro Magister, uno de los periodistas sobre asuntos católicos más importantes de Italia: “Ante la ofensiva del islam radical, la idea de Francisco es que ‘debemos mitigar el conflicto’. Y olvidarnos de Ratisbona”.

Todo el cuerpo diplomático del Vaticano se cuida mucho hoy de evitar las palabras “islam” y “musulmanes”, asumiendo en su lugar la negación de que exista un choque de civilizaciones. Cuando regresaba del Día Mundial de la Juventud en Polonia, Francisco negó que el islam fuese intrínsecamente violento, y afirmó que a toda religión, incluido el catolicismo, subyace un potencial violento.

Antes, el Antipapa Francisco había dicho que hay “una guerra mundial”, pero negó que el islam tuviese algún papel en ella.

Francisco explicó que el “concepto de conquista” es fundamental para el islam como religión, pero se apresuró a añadir que algunos podrían interpretar el cristianismo, la religión de poner la otra mejilla, de la misma manera. “El verdadero islam y la lectura correcta del Corán se opone a toda forma de violencia”, afirmó el papa en 2013. Un año después, Francisco declaró que el “islam es una religión de paz, compatible con el respeto a los derechos humanos y la coexistencia pacífica”. Afirmó que son los males de la economía global, y no el islam, los que inspiran el terrorismo. Y hace unos días, el papa dijo que “aquellos que se dicen cristianos, pero que no quiere refugiados en su puerta, son unos hipócritas”.

El pontificado de Francisco ha estado marcado por su equidistancia moral entre el cristianismo y el islam, lo que también hace sombra a los crímenes de los musulmanes contra su propio pueblo, los cristianos de Oriente y Occidente.

Pero también están los cardenales valientes que dicen la verdad. Uno es el líder católico estadounidense Raymond Burke, que participó en una reciente entrevista con los medios italianos, en la que dijo:

“Está claro que los musulmanes tienen un objetivo último: conquistar el mundo. El islam, a través de la sharia, su ley, quiere gobernar el mundo y permite la violencia contra los infieles, como los cristianos. Pero nos cuesta reconocer esta realidad y responder a ella defendiendo la fe cristiana […]. He escuchado varias veces una idea islámica: ‘Lo que no logramos hacer con las armas en el pasado, lo estamos haciendo hoy con la tasa de natalidad y la inmigración’. La población está cambiando. Si esto persiste, en países como Italia la mayoría será musulmana. […] El islam se autorrealiza con la conquista. ¿Y cuál es la conquista más importante? Roma”.

Por desgracia, el primer arzobispo de Roma, el papa Francisco, parece estar sordo y ciego ante estas importantes verdades. Benedicto XVI tardó cinco días en disculparse por su valiente conferencia. Pero abrió la veda de las excusas del Vaticano sobre el terrorismo islámico.

Bergoglio no condena a los terroristas

En su mensaje de Pascua previo a la bendición «Urbi et orbi», el Antipapa Francisco se ha referido a los ataques en Sri Lanka que han dejado cientos de muertos y heridos- el Papa ha dicho haber recibido «con tristeza, la noticia de los graves atentados que, precisamente hoy, día de Pascua, han llevado luto y dolor a algunas iglesias y otros lugares de encuentro en Sri Lanka».

Francisco ha manifestado su «afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, golpeada mientras estaba reunida en oración, y a todas las víctimas de una violencia tan cruel. Confío al Señor a los trágicamente desaparecidos, y rezo por los heridos y por todos los que sufren a causa de este dramático suceso». Ni una palabra contra los verdugos. De hecho, ha dedicado más tiempo a la epidemia de cólera en Yemen, a la crisis en Venezuela y a la unidad de los cristianos en China, que a los atentados de hoy en el país asiático.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Religión

¿Qué se celebra el día de la Asunción de la Virgen?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Hoy se celebra en España la Asunción de la Virgen. Además de ser una jornada de puente a nivel nacional, el calendario sitúa este día de descanso en una fiesta cristiana. Pero, ¿qué se celebra el día de la Asunción de la Virgen? Se trata de un dogma de la Iglesia católica que el Papa Pío XII promulgó en 1950.

Esta verdad de fe del catolicismo establece que la Virgen fue “asunta al Cielo” al término de su vida terrenal, es decir, que su cuerpo y su alma fueron llevados al Paraíso.

El Dogma no especifica si la Virgen pasó por la muerte o fue un momento de tránsito, sino que, pasara lo que pasara, fue asunta al cielo. El sacerdote y periodista, Jesús Luis Sacristán aclara que no hay que confundir la Asunción de la Virgen con la Ascensión de Cristo. “Ella es la Madre de Dios, pero no tiene poder para subir. Es el Hijo, por su poder divino, el que hace subir a María al cielo”, explica.

La Iglesia primitiva de Jerusalén – de los primeros tiempos – y varios Padres y Doctores de la Iglesia han sido grandes defensores de este dogma. San Agustín o San Juan Crisóstomo han sido algunos de sus valedores, entre otros. Ellos consideraron que “el cuerpo de María siguió al instante a su alma cuando subió al cielo”, confirma Sacristán. Ese legado es el que se ha perpetuado hasta la promulgación del dogma de fe por Pío XII en los años 50.

El relato de la Asunción de la Virgen

La historia de la Asunción de la Virgen que se recoge en la tradición popular – en la que la Iglesia no entra a valorar – cuenta que los apóstoles de Jesús se encontraban en Jerusalén, a excepción de Santiago – que ya había muerto mártir – y Tomás, que se encontraba evangelizando en La India. Los seguidores de Cristo velaban los últimos momentos de vida de la Virgen María, en casa de Juan, otro de los apóstoles.

Cuando pensaron que la Virgen ya había fallecido, los discípulos le cerraron los ojos y la llevan al sepulcro. Poco tiempo después, regresó Tomás a Jerusalén y solicitó ver el lugar de descanso de la Madre del Maestro.

El motivo, cuenta el religioso de COPE, es que “quería comprobar con sus propios ojos un hecho que había visto volviendo de La India y es que, por el camino, había visto a lo lejos a la Madre del Maestro ser llevada entre ángeles fulgurante hacia el cielo”. Así, cuando entraron al sepulcro, no había rastro alguno de María.

Hay otras tradiciones del fervor de los fieles que se han ido extendiendo a lo largo del tiempo, como el Misterio de Elche, un auto religioso no sacramental, que recrea la muerte de la Virgen y su tránsito al cielo, el Misterio de la Selva, en la Selva del Camp, en Tarragona. Otras celebraciones en honor del dogma son los tálamos de la Virgen, en Mallorca, donde se hace la exposición de imágenes de la Virgen dormida en la Catedral de Palma de Mallorca y en diversas iglesias de la diócesis, las llamadas “vírgenes durmientes”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Carta a un sacerdote

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

José Francisco Serrano Oceja.- El Papa Francisco, con motivo del 160 aniversario de la muerte del santo Cura de Ars, te ha escrito el domingo pasado una sentida carta de agradecimiento por ese servicio que prestas «sin darte importancia». En las últimas semanas hablamos de dos cuestiones que te preocupan. La primera, el incremento de insultos y desprecios que recibes últimamente. Hace unos días, un señor de mediana edad, al darse cuenta de tu alzacuellos, se volvió y te llamó «pederasta».

También me comentas que percibes un escaso reconocimiento de tu ministerio cotidiano. Confiesas con estupor que el modelo hoy en boga, incluso para determinadas jerarquías, es el de los sacerdotes que se dedican a las causas sociales adecuadamente aplaudidas por determinados sectores sociales. Sacerdotes que aparecen con un megáfono en todas las reivindicaciones habidas y por haber, que se caracterizan por declaraciones llamativas y no precisamente sobre la gracia, el pecado, los sacramentos, la religiosidad popular, la escucha incansable del sufrimiento ajeno. Sacerdotes que solo abren la iglesia por las tardes y los fines de semana, que no parecen dedicar tiempo a la catequesis de niños o al confesionario. Confiesas que nadie sabe lo que tú haces por lo pobres que te rodean y que seguirán sin saberlo. Quizá, me dices, todo esto tenga que ver con la vuelta de interpretaciones del sacerdocio alternativas a cuanto la Iglesia ha ido comprendiendo a lo largo de su historia. Propuestas como el sacerdocio «ad tempus», el acceso al sacerdocio de la mujer y la abolición del celibato.

Querido amigo sacerdote. No te preocupes. No tengas miedo. Recuerda lo que san Juan Pablo II dijo en su catequesis sobre el sacerdocio del 31 de marzo de 1993: «La ontología profunda de la consagración del orden y el dinamismo de santificación que comporta el ministerio excluyen, ciertamente, toda interpretación secularizante del ministerio presbiteral, como si el presbítero se hubiera de dedicar simplemente a la instauración de la justicia o a la difusión del amor en el mundo».

Ah, y gracias por estar siempre ahí y ser así, sacerdote de alma y cuerpo entero.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

La catequesis LGTBI en los colegios desplaza a la catequesis de la Iglesia

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Custodio Ballester Bielsa (*).- Sus centinelas son ciegos, ninguno sabe nada. Todos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir (Isaías 56,10).

El movimiento LGTBQI está actuando como una “iglesia”, como la nueva religión sobre la que se construirá la Nueva Era. En este momento, el censo de catequistas destinados a la reconversión sexual de la humanidad está compitiendo seriamente con el censo de catequistas católicos. ¡Y no digamos los censos! Los presupuestos públicos y privados del enorme ejército de catequistas adscritos a la instrucción sexual de los niños y niñas en toda clase de aberraciones sexuales, suministrada mucho antes de su maduración cognitiva y sexual: esos presupuestos son monstruosos… ¡millones de euros! Además del Estado, cada Ayuntamiento, cada Comunidad Autónoma y cada chiringuito LGTB sostenido por esos presupuestos públicos, tiene a su vez una línea presupuestaria tan potente y un ejército tan nutrido de asalariados destinados a ese fin, que dejan ridículas las dotaciones económicas y catequistas destinados por la Iglesia para enseñar su doctrina.

Por cierto, ¿hay alguien que se atreva a trazar la línea que separa la instrucción sobre la gran variedad de formas de expresión sexual y familiar y la corrupción de menores? Los medios nos sorprenden a menudo con la creatividad didáctica de los profesionales del sexo para niños. ¿Y sabe alguien de criterios de formación, selección y fiabilidad moral de todos esos profesionales del sexo para las escuelas?

Han saltado todas las alarmas cuando hemos visto que el único partido político que se oponía frontalmente a esa aberración presupuestaria y por supuesto programática en la Comunidad Autónoma de Murcia, ha tirado la toalla. Por mucho que justifique el apoyo que Vox ha dado a la investidura del candidato del PP para la Asamblea de Murcia, con la falacia de no hacerse responsables de unas nuevas elecciones de resultado incierto, el pacto ha resultado una filfa. El compromiso firmado por los tres diputados de Vox y PP-Ciudadanos en el que se implementarán inspecciones para que se cumplan las condiciones del consentimiento informado de los padres para las charlas LGTB, no ha pasado de ser un brindis al sol. Ni siquiera VOX ha exigido que los juristas de la Asamblea dictaminen sobre la inconstitucionalidad de la mayoría de los artículos de la Ley LGTB y se modifique así el reglamento. La Ley LGTB para el adoctrinamiento gay en las escuelas tiene prevista ya la dotación presupuestaria para empezar el próximo curso a pervertir sexualmente a 17.000 alumnos de primaria y secundaria de la sierra murciana. Los Cursos de formación del profesorado en doctrina homo-lésbica están programados y presupuestados, y las millonarias subvenciones al activismo gay también y, lo que es peor… la Gestapo ideológica del Observatorio LGTBI, que multará a los que discrepen públicamente del pensamiento oficial auspiciado por PP y Ciudadanos. O sea, que el poder ejecutivo se convierte en judicial y sancionador… y Vox ha tragado, al menos allí.

Y algo parecido estamos a punto de contemplar en la Comunidad de Madrid. Se entiende perfectamente: porque como se trata del partido descalificado por todo el sistema mediático como de extrema derecha, ya no es necesario pararse a pensar si lo que propone es sensato o no. Es de extrema derecha y punto. Es decir que luchar contra la institucionalización de la corrupción de menores en la misma escuela, es de extrema derecha. Así que, gente moderada y equilibrada, absténganse de meterse con eso.

Y lo peor es que siendo ése el único partido que defiende esos principios que definen la personalidad moral de los españoles, y siendo Hazte Oir la única organización que marca con estricto rigor a ese partido para que no se aparte de su camino, lo peor, digo, es que muchos pastores los miran a ambos con desdén, mientras consienten explícitamente que los políticos implanten en los colegios la catequesis LGTB desplazando a la que es de su incumbencia. Claro, claro, ¡cómo van a meterse -salvo honrosas excepciones- a defender lo que sólo defienden los de extrema derecha! ¡No cometerán los eclesiásticos un error tan garrafal! No, no, que es peligrosísimo meterse en política. Y menos si es política de extrema derecha.

Y tan relajados andamos los curas en eso, que los de la ideología de género no paran de meternos un gol detrás de otro en las propias escuelas católicas. Es que tampoco faltan los titulares de esos colegios encantados de meterse los goles en su propia portería. Es que ellos son de izquierdas. Y la cosa ésa LGTBIQ y lo que te rondaré… es genuinamente ¡de izquierdas!

El panorama es desolador. Resulta que los únicos que parecen defender la doctrina de la Iglesia (y la que durante siglos y siglos ha sido de todos los españoles) son dos organizaciones no confesionales. Y su defensa es muy aguerrida. Mientras esas dos organizaciones se rompen los cuernos defendiendo la moral tradicional -la de los Diez Mandamientos-, a los que correspondería esa defensa de oficio, en general parece importarles todo esto entre poco y nada. Y por supuesto miran a esas organizaciones con sumo desdén y con la enorme preocupación de que no los pongan en evidencia (los gentiles, sacándoles la delantera a los judíos) y les marquen la agenda.

¿Pero se ha parado alguien a mirar cuánta basura hay detrás de esas siglas, detrás de sus faraónicas subvenciones y detrás del ejército de paniaguados que viven de ese cuento? Resulta que los problemas sociales, psíquicos y de todo orden que se encierran tras esas siglas, superan en muchos enteros a los que generan las relaciones sexuales de toda la vida. Resulta que, en un alto porcentaje, la iniciación carnal empezó en abusos en la infancia. Resulta que la diferencia del recurso a las drogas y fármacos entre las relaciones heterosexuales de la inmensa mayor parte de la población, y las de la nueva sexualidad, es de unas dimensiones siderales. Resulta que los analgésicos (¡nada menos que analgésicos!) están entre las drogas que se necesitan para esa sexualidad tan original y tan novedosa. Resulta que si la sexualidad es de por sí un gran reto para la integridad personal y para la salud mental (reto que supera positivamente la inmensa mayor parte de la población), cuando se entra en esas sexualidades de diseño, se multiplican los problemas de integridad personal y de salud mental. Resulta, por todo resultar, que se ha hecho preciso ocultar celosamente un tremendo cúmulo de realidades al respecto, que desmontan totalmente y aniquilan las miríficas teorías, fruto de mentes calenturientas, que cantan las glorias de la destrucción de la sexualidad natural y de la familia.

¿Y qué hacemos los pastores la Iglesia católica ante todo eso? Maniobras de entretenimiento: que si el cambio climático, que si el ahorro y el ayuno de agua, que si las emisiones de gases a la atmósfera.

Mientras callamos y consentimos que esa panda de innovadores sexuales entren en los colegios -¡también en los nuestros!- desde la enseñanza primaria para pervertir a la infancia, hablamos de esas otras estremecedoras milongas que hacen vibrar a tantos y los ponen en guardia: natural, todo esto es de izquierdas, es doctrina de progreso; mientras que la oposición a que se adoctrine sexualmente (y se incite vehementemente al entrenamiento práctico) a los niños en la escuela, es de extrema derecha. ¡Y esto sí que no!

¿Y qué hace al respecto el partido de extremo centro? ¡Pues ya ves!, como para ellos sería un tremendo baldón que los confundiesen con la extrema derecha, Ciudadanos es el partido que se planta para evitar cualquier recorte de subvenciones a los chiringuitos trans-gay, y se erige en garante de que en la escuela española, desde la enseñanza primaria, a nuestra infancia no le faltarán las enseñanzas y la incitación a la experimentación sobre el maravilloso descubrimiento de la infinita pluralidad sexual. Por lo visto, Ciudadanos ha descubierto que más le vale aflojar en sus batallitas locales de Cataluña, y apretar en este otro terreno, tan vital para el equilibrio político y social de España. Es que, si es un partido de extremo centro, ha de tener marcas totalmente identificables de izquierda: de extrema izquierda, claro, sobre todo en un tema como ese; si no, no se le nota su vital izquierdosidad.

Y ya para acabar, y por si acaso, permitidme que nombre también al supuesto partido conservador de centro derecha, al que la cosa esa LGTBIQYZ… y lo que venga, les parece la cosa más centrada del mundo: tanto que allí donde gobiernan, imponen su adoctrinamiento en las escuelas. Es que están convencidos de que, si no lo hacen así, perderán gran parte de la clientela, entre ellos a tantos clérigos, tan amantes de la moderación y de no levantar la voz, aunque te levanten la camisa. Pero ojo, que tiene un gran “mérito” la derechita cobarde: a la vez que defiende el adoctrinamiento plurisexual en las escuelas, que tan fácilmente puede degenerar en simple corrupción de menores, defienden con uñas y dientes la catequesis católica, porque deben considerarla totalmente compatible con la catequesis LGTB. Es que son gente muy equilibrada, totalmente centrada. Por eso tantos eclesiásticos los consideran de los suyos… Es que hay que desterrar el fanatismo y eso tan poco dialogante de los principios innegociables que tantos conflictos pudiera provocar… y aquí paz y después gloria. La sodomización final de los menores no pasaría entonces de ser un daño colateral del principio supremo de la cohesión social, que se lograría evitando a cualquier precio la confrontación.

P.S.:

Una vez cerrado el artículo, recibo una alarma de Hazte Oir denunciando la pretensión de las asociaciones de pederastas de Holanda, muy bien organizados y totalmente legales (blanqueados como inocentes pedófilos) que intentan manifestarse en Amsterdam, en la semana del Orgullo Gay como uno más del colectivo LGTB y lo que cuelga. Es que una cosa trae la otra. No deja de ser por tanto un paso más en el plan general, del que forma parte la catequesis polisexual en la escuela; plan perfectamente trazado desde mayo del 68. Se veía venir: lo uno y lo otro. Si alguien se maravilla o se escandaliza, es que no se sabe la partitura.

(*) Sacerdote

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: