Connect with us

Cartas del Director

El Supremo no es lugar para mítines

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El juicio a los golpistas catalanes del 1-O empezó ayer como era previsible, con más soflamas políticas que argumentos jurídicos por parte de los abogados defensores, y con un cuestionamiento de la imparcialidad del Tribunal infantilmente motivado y carente de fundamento. No es preciso ser una lumbrera jurídica para sostener que los letrados de Oriol Junqueras y de los demás acusados en el banquillo exigen la nulidad del proceso sin alegar razón técnica alguna. La solidez de sus peroratas por la supuesta vulneración de derechos fundamentales fue nula. Alegar que es un «proceso político», que se trata de una «causa general prospectiva», que los magistrados están contaminados ideológicamente hasta el punto de erigirse en «salvadores de la patria», o que los acusados han sido tratados como terroristas, es impropio de cualquier asistencia letrada solvente si su interés es salvar a sus clientes de penas de entre 7 y 25 años de cárcel. Más pareció un conjunto de alegaciones a la desesperada para que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condene al Estado español por abusos inventados, que un discurso coherente en defensa de unos acusados que intentaron romper España pisoteando la Constitución, jactándose de vulnerar la legalidad, y desobedeciendo expresamente a nuestros Tribunales. Si Junqueras y sus cómplices del golpe de Estado quieren afrontar el juicio desde un absurdo victimismo procesal, no pueden estar más equivocados. Ya lo intentaron en su día Artur Mas o Francesc Homs en un proceso penal con acusaciones infinitamente más leves y resultaron condenados e inhabilitados. El Tribunal Supremo no es lugar para mítines.

Los abogados exigieron anular algunas pruebas aportadas a la causa para evitar que pueda demostrarse la existencia de violencia en el delito de rebelión, y lamentaron que no comparezca Su Majestad el Rey. También plantearon el absurdo de que Carles Puigdemont -procesado y huido, y al que solo debería escucharse en la condición de acusado- sea interrogado como testigo desde Bruselas, y se afanaron en trufar cada argumento con connotaciones espurias sin siquiera darse cuenta de que invocaban como una conducta ejemplar lo que no fue sino la vulneración del derecho de los españoles a que nadie fracture su territorio. De facto, se invocaba un derecho legítimo a romper la legalidad, lo cual es inaceptable. Joaquim Torra estuvo presente en la sala apoyando a los procesados. Él está en libertad y nueve de los doce acusados, en prisión, amén de seis fugados. Y si está en libertad es porque de momento no han violado flagrantemente la ley. La diferencia entre Torra y los demás no es política. Es estrictamente penal, y precisamente tener sentado en la sala de juicios, y en plena libertad, a Torra demuestra que no es un proceso político en ningún caso. El argumento para no tener que anular el juicio lo ofrece el propio separatismo con su incoherencia, su sectarismo y sus mentiras.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas del Director

Grecia da carpetazo al delirio populista

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La aventura política de Alexis Tsipras se puede resumir en un simple concepto: en el mejor de los casos, Grecia ha perdido cuatro años en un periplo que ha devuelto al país prácticamente donde estaba. Con un mensaje demagógico e imaginario -es decir, populista- Tsipras apareció en la arena política de la crisis más profunda que ha conocido la economía griega, prometiendo lo que nadie podía cumplir.

Alentado por su estrambótico ministro de Economía, Yanis Varufakis, se dedicó primero a empeorar las cosas a base de enfrentarse con los socios europeos, los únicos dispuestos a ayudar a su país, hasta que se dio cuenta de que caminaba en la dirección equivocada. Y a pesar de que desde que empezó a aplicar -siquiera parcialmente- las recomendaciones de la denostada Troika la situación ha mejorado sensiblemente, al final los votantes griegos han preferido confiar en un dirigente de centro-derecha como Kyriakos Mitsotakis. Pura ligereza ideológica, Tsipras se dio a conocer como un extremista radical de izquierda, pero no le importó pactar con grupos ultranacionalistas y filonazis, antes de coquetear con la socialdemocracia con una mano, mientras que con la otra se resignaba a aplicar las recomendaciones europeas, incluyendo un control radical del gasto público. No debe extrañar que su gestión haya acabado irritando a unos y a otros.

Este fue el modelo para cierta izquierda que durante la crisis se aferró a las recetas demagógicas más extremistas, empeñada en prometer la solución con recetas que solo servían para empeorar las cosas. Junto a la dictadura chavista, Alexis Tsipras fue el modelo de Pablo Iglesias, que soñaba con una internacional populista mientras acudía a Atenas a los mítines de Tsipras. El mismo Iglesias que ahora dice que quiere ser ministro.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

El PSOE se encomienda a Bildu

Published

on

María Chivite (c) ha alcanzado un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Partido Socialista de Navarra formalizó ayer el acuerdo alcanzado con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para la investidura de María Chivite en la Comunidad Foral, a la espera de que los proetarras de Bildu lo refrenden como mínimo con su abstención. Se trata de un acuerdo bendecido por Pedro Sánchez, por el que el PSOE vuelve a aliarse con el nacionalismo anexionista y por el que aceptará gustoso los votos de Bildu, despreciando cualquier pacto con los partidos constitucionalistas integrados en la lista mayoritaria de Navarra Suma. El PSOE podrá disfrazar este acuerdo como quiera, e incluso podrá alegar que no ha pactado absolutamente nada con Bildu, pese a ser el único beneficiado con su previsible abstención. Lo que debería ser una buena noticia -que el nacionalismo vasco y navarro pierde el poder de la Comunidad Foral-, se convierte en una noticia alarmante, puesto que el PSOE, que no ganó las elecciones, ha decidido dar la espalda a los partidos defensores de la unidad de España para gobernar junto con quienes defienden el derecho de autodeterminación o la absorción de Navarra por parte del País Vasco.

El PSOE tenía distintas alternativas. La primera asumir su derrota y abstenerse para permitir la gobernabilidad de Navarra Suma; la segunda, haber pactado incluso, como en su día hicieron en el País Vasco el PSE y el Partido Popular, para impedir un Gobierno del PNV sustentado en los batasunos; y la tercera, pactar con partidos como los que ha pactado, la marca navarra del PNV y la extrema izquierda con el beneplácito de Bildu. Ya resultó indiciaria hace unas semanas la claudicación del PSN cuando permitió que Bildu se hiciera con un puesto clave en la Mesa del Parlamento Foral, lo que evidenció el doble rasero del discurso de Ferraz al respecto. Todas aquellas afirmaciones de José Luis Ábalos, Carmen Calvo o el propio Pedro Sánchez de que la «línea roja» era negociar con Bildu han resultado ser una grosera mentira. Por acción o por omisión, el resultado es el que es, y el PSN gobernará con el aval de Bildu porque sin él sería absolutamente imposible. No iban desencaminados quienes advertíamos de que el proceso de blanqueamiento de Arnaldo Otegui en la mesa del Consejo de Ministros o en Radiotelevisión Española tenía un solo objetivo, el de garantizarse el poder a toda costa. Y ello, con la indignidad que supone hacerlo incluso sobre la memoria de todos aquellos militantes socialistas asesinados por ETA, sin que un terrorista convicto y confeso como Otegui haya siquiera pedido perdón.

El PSOE tendrá que evaluar el coste de este tipo de decisiones en términos de congruencia, ética política e impacto sobre sus propios votantes. Pero de momento, las sonrisas de María Chivite durante las negociaciones de los últimos días, o en las fotografías de ayer, sobran.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

La soberbia castiga a la derecha

Published

on

El portavoz del grupo parlamentario del PSOE en la Asamblea Regional de Murcia Diego Conesa (i) conversa con la portavoz de Ciudadanos Isabel Franco
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Vox y Ciudadanos volvieron a dinamitar ayer cualquier posibilidad de acuerdo que permitiese al candidato del PP, Fernando López Miras, ser designado presidente de Murcia. El día fue tan frenético como inútil para el centro-derecha. De nuevo, Albert Rivera y Santiago Abascal, culpables a partes iguales de esta absurda falta de entendimiento, se enrocaron en una incomprensible posición política que prolonga la incertidumbre en Murcia y amenaza con enterrar toda opción de acuerdo también en la Comunidad de Madrid. El enquistamiento de las relaciones entre ambos partidos ha aumentado en las últimas horas y amenaza con un bloqueo que, en definitiva, solo beneficia a la izquierda. Vox y Ciudadanos tendrán sus respectivos motivos para aborrecerse, no firmar juntos ningún documento, no aparecer públicamente unidos y ni siquiera para posar ante los fotógrafos. Rivera está en su legítimo derecho de creer que ceder ante Vox es tóxico y contamina su marca. Y a su vez, Abascal tendrá sus motivaciones para desconfiar de Rivera y de sus mensajes ambivalentes, confusos y ambiguos. Pero lo ocurrido ayer en Murcia supone un desprecio al votante conservador en la medida en que los vetos mutuos pueden desencadenar o bien gobiernos socialistas o bien la repetición de elecciones. Es inquietante la incapacidad de dos partidos con un objetivo común -impedir que la izquierda gobierne- para ponerse de acuerdo por una simple cuestión de gestos, por puro tacticismo o por mera cuestión de imagen. Más que nada, porque la imagen que ofrecieron ayer es irritante.

La obsesión política por retratar al culpable es lo de menos ahora. Tanto Vox como Ciudadanos tienen su parte alícuota de responsabilidad en lo ocurrido ayer, más allá de que el error cometido pueda corregirse dentro de unos días. Sin embargo, Ciudadanos no puede pretender beneficiarse de los votos de Vox sin siquiera agradecer con un mínimo gesto la generosidad de ese partido al regalarle vicepresidencias y consejerías autonómicas. Más aún, la división interna en Ciudadanos es palpable, y quien impone el veto drástico es la dirección del partido en Madrid. Si Abascal tiene la llave para consensuar gobiernos de centro-derecha, Ciudadanos no debe imponer el ordeno y mando de una negociación que ningunee a Vox, que desprecie a sus diputados como si no hubiesen sido democráticamente elegidos y que lo esconda en un gueto del que son aprovechables sus votos gratis, pero no sus demandas. Parece razonable empezar a pensar también que este tipo de bloqueos tienen más que ver con una pugna de egos y soberbia que con diferencias programáticas insalvables. Rivera y Abascal están a tiempo de reconducir una deriva que, de mantenerse, solo beneficia a Pedro Sánchez. Justo lo que ninguno de los dos quiere. No cabe mayor contradicción.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: