Connect with us

Más...

El totalitarismo difuso

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Raúl González Zorrilla.- Hace poco escribía un artículo en el que afirmaba que los ciudadanos de la Unión Europea vivimos bajo la sombra tenue de un nuevo y difuso totalitarismo que un día no muy lejano se convertirá en una amenaza tan grande como en su momento lo fueron el nazismo o el estalinismo. Por supuesto, los insultos de “facha”, “fascista” y “ultraderechista” que me acompañan desde hace más tiempo del que ya puedo recordar no se hicieron esperar, aunque uno ya está demasiado curtido en estas lides como para molestarse por lo que farfullen los burdos cantamañanas de la extrema-izquierda a sueldo y subvención de las élites socialdemócratas.

Los ignorantes, los fanáticos, los neocomunistas y tantos radicales de pacotilla como pululan por ahí pueden cacarear lo que quiera al ritmo manipulador marcado por los medios de comunicación del sistema. Pero que nadie se llame a engaño. El totalitarismo que padecemos mana del proceso de putrefacción generalizado que padece la libertad de expresión a manos de la corrección política, tanto en la mayoría de los medios de comunicación como en las relaciones entre los propios ciudadanos y de éstos con las instituciones. Quién hubiera pensado solamente hace dos décadas que bien entrado el siglo XXI la laminación de la libertad de expresión se iba a realizar con la limpieza quirúrgica de un bisturí colectivo que implica que, cada vez en mayor medida, existan una serie de verdades sagradas para el consenso socialdemócrata y la izquierda política occidental que solamente pueden cuestionarse poniendo en riesgo la seguridad personal, el prestigio profesional, la solvencia económica y la cordura intelectual del denunciante.

Algunas de las cuestiones que no pueden realizarse públicamente (en algunos casos, tampoco privadamente): denunciar en voz alta la ideología de género como una nueva y gigantesca trampa impositiva de la izquierda comunista; declarar que la existencia de un presunto cambio climático de origen antropogénico es un engaño colosal absolutamente acientífico y solamente defendido por investigadores, organizaciones, empresas e instituciones que han encontrado en esta cuestión una herramienta magnífica para dilapidar recursos públicos y obtener fácilmente premios, fondos, reconocimiento y prestigio; manifestar que el islam es un movimiento político-religioso expansivo, conquistador y absolutamente incompatible con nuestras leyes democráticas, nuestras construcciones culturales y la tradición judeocristiana de nuestra civilización, o constatar, por ejemplo, que la entrada de millones de inmigrantes ilegales en Europa implica un riesgo matemáticamente demográfico de que se produzca a medio plazo un reemplazo poblacional de las estirpes originales del viejo continente.

Y sí, el totalitarismo surge a borbotones del encapsulamiento férreo de la libertad de expresión, pero se solidifica y se hace fuerte y demoledor cuando consigue eliminar también la libertad de pensamiento y la libertad de cátedra. Actualmente, la práctica totalidad de la educación pública obligatoria, en España, pero también en los principales países de la UE, se encuentra devastada por programas de adoctrinamiento político minuciosamente diseñados desde las instituciones y entusiastamente puestos en práctica por ejércitos de docentes-activistas convencidos de que enseñar a los más pequeños consiste en transmitir a éstos todo tipo de proclamas “progresistas”, palabra contenedor que, en cualquier caso, siempre incluye un completo repertorio de los principales mandamientos del buen ciudadano socialdemócrata, comunista y de izquierdas. (Tengo un amigo que dice que la palabra “progresismo” es a “progreso” exactamente lo mismo que la palabra “carterista” es “cartera”).

Si esto ocurre en los centros de enseñanza donde se educa a niños y adolescentes, no menos grave es lo que sucede en la gran mayoría de las instituciones universitarias occidentales, tanto públicas como privadas, donde ya no solamente se implantan a machamartillo los principios fundamentales dictados por el régimen políticamente correcto sino que, además, y como insistentemente viene denunciando este periódico, se censuran textos clásicos por “machistas”, se prohiben investigaciones experimentales que no sean lo suficiente “diversas”, se manipulan obras artísticas, se vetan exposiciones, se acalla a determinados profesores y se elimina de raíz, violentamente si es preciso, el derecho básico de los docentes “conflictivos” a participar en conferencias, congresos, encuentros profesionales o simposios internacionales. A lo largo de la historia, todos los proyectos totalitarios que en el mundo han sido, de Cuba a China, pasando por la antigua URSS o los infiernos islamistas de Irán o Arabia Sudí, se han caracterizado por coincidir en un objetivo fundamental: convertir sus guarderías, escuelas, colegios y universidades en cotos cerrados donde inculcar, modelar y hacer crecer los principios básicos del movimiento tiránico en cuestión.

Así que, sí, los suaves vientos totalitarios de hoy, arrastrados por un gigantesco movimiento ineptocrático e irracional que, en la mayor parte de los casos, ha colocado en los puestos de poder más relevantes de las naciones y de las instituciones occidentales a los hombres y mujeres más mediocres, incultos y fanatizados en el espíritu socialdemócrata y en las creencias neo-comunistas, solamente pueden alumbrar un cercano porvenir cargado de duras tormentas políticas, de fuertes tornados económicos y de dramáticas convulsiones culturales y espirituales. Un futuro de guerra por la libertad.

Director de La Tribuna del País Vasco


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cataluña

Torra admite que “desobedeció” la orden de retirar los lazos por “ilegal” y advierte: “No renunciaré a la autodeterminación”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El presidente catalán, Quim Torra, ha admitido que “desobedeció la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos por considerarla “ilegal”, aunque se ha declarado este lunes no culpable ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Lo ha hecho durante el juicio por desobediencia a la Junta Electoral durante la campaña de las elecciones generales del pasado 28 de abril, un caso que puede costarle hasta dos años de inhabilitación. Aún así, ha dado la “bienvenida” a una posible condena porque, ha advertido, “nunca” renunciará al “derecho de autodeterminación” en Cataluña. El juicio ha quedado visto para sentencia.

“Si la pregunta es si acaté o no la orden de la JEC de retirar los lazos, la respuesta es ‘claro que no’, no podía ni tenía que hacerlo como presidente de la Generalitat. Si es si la tenía que acatar (…) no se puede acatar una orden que es ilegal”, ha expuesto durante su turno final de palabra.

Torra ha insistido en acusar a la JEC de prevaricar y considera además que pudo incurrir en “un delito de coacciones” al haberle ordenado retirar los lazos amarillos pese a “no tener facultades”. Durante su comparecencia también ha criticado la falta de imparcialidad del tribunal y de la Fiscalía -que “no es garante de la legalidad sino de los intereses del Gobierno”- en un “juicio político” en que por primera vez se sienta un presidente catalán en el cargo. De esta forma, ha vuelto a reivindicar el “proceso de independencia” como “única opción de los catalanes para que sus derechos sean respetados”.

“Bienvenida sea la condena”

El presidente catalán ha anticipado que la prohibición de colocar lazos amarillos y simbología respecto a la sentencia del ‘procés’ pueda causarle “otra querella” y ha añadido respecto a este juicio: “Si me condenan por defender los derechos de los catalanes, bienvenida sea la condena”. “Nunca renunciaré al derecho de autodeterminación en Cataluña, ni a defender a nuestros presos políticos y exiliados ni a la dignidad de todos aquellos que han ostentado el cargo de la Generalitat y me han precedido”, ha añadido.

“Este tribunal me puede condenar, pero no cambiarán la legitimidad de los que me eligieron”, así como su “compromiso” con el pueblo de Cataluña, ni la “voluntad” de éste, ni “el destino de este país”, ha zanjado, aventurando que su condena será la condena del Estado y de la justicia española.

El presidente de la Generalitat se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas de la Fiscalía y de la acusación particular, que ejerce Vox, en este último caso por tratarse de “un partido franquista”. Durante la presentación de sus conclusiones por la tarde, tanto la Fiscalía como la acusación popular han pedido que la sentencia sea condenatoria.

Torra es el primer presidente catalán en activo en someterse a un proceso judicial y el tercero consecutivo perseguido por la justicia por su papel en el proceso independentista. Se juega su inhabilitación para el ejercicio de funciones de gobierno o de cargo público, una pena que podría apartarle de la Generalitat una vez que la sentencia sea firme, si así lo ratifica el Tribunal Supremo. En ese caso, asumiría la responsabilidad del Govern, el vicepresidente Pere Aragonés.
Los argumentos de la defensa

Las claves del juicio están en varias cuestiones. Por un lado, la defensa de Torra sostiene que la Junta Electoral Central “carecía de competencias” y tenía “un interés directo” en el caso, así como que las órdenes emitidas por este organismo no eran “claras” al referirse tanto a los lazos amarillos como a las ‘esteladas’ y que finalmente las órdenes del órgano electoral terminaron siendo una acto de “censura total”. Por otro lado, expone el abogado Gonzalo Boye que Torra no tiene potestad sobre todos los edificios que componen la Generalitat.

Ambos argumentos han sido rechazados tanto por el Fiscal, Francisco Bañeres, como el letrado de Vox, Juan Cremades, que consideran acreditada la competencia de Junta Electoral Central como organismo “constitucional” para emitir órdenes al ‘president’ y ante la ausencia de una Junta Electoral autonómica. También han considerado que, después de la tercera advertencia lanzada por la JEC en marzo, cuando por una orden del conseller del Interior, Miquel Buch, los lazos y las pancartas fueron retirados en un plazo de 48 horas, queda demostrado que Quim Torra tenía capacidad para ordenar la retirada de los lazos y símbolos de todos los edificios de la Generalitat.

Por último, el tribunal ha denegado la petición de nulidad del procedimiento realizada por la letrada de Torra, Isabel Elbal, que consideraba que se había vulnerado la presunción de inocencia de su cliente. El proceso carece de imparcialidad, según la letrada, que además en un momento de su intervención ha esgrimido el hecho de que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, diera a entender en una entrevista que la Fiscalía recibe órdenes del Ejecutivo.

La expresión “presos políticos” es “consenso” de la sociedad

Para el president era “importante” que se colgara un cartel de apoyo a los políticos presos porque expresa el sentir “mayoritario” de la sociedad catalana y los lazos “deberían ser patrimonio común”, ya que “no son partidistas ni es propaganda”. Durante su comparecencia, ha defendido además que la expresión “presos políticos” no es patrimonio de ningún partido, sino fruto del “consenso” de la sociedad catalana, “por mucho que incomode o alguien se levante de la sala” cuando las escucha s

Torra se refería así al hecho de que tanto el presidente del TSJC y de la sala que lo juzga, Jesús María Barrientos, como el fiscal superior de Cataluña, Francisco Bañeres, que lo acusa en el juicio, abandonaran un acto en el Colegio de la Abogacía de Barcelona, en febrero de 2018, molestos por que el presidente del Parlament, Roger Torrent, aludiera a la existencia de “presos políticos”. La Fiscalía ha respondido por la tarde, sin embargo, que el lazo no es un símbolo “neutral” ni “compartido por todos los catalanes”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cine y Televisión

Críticas a la BBC por enseñar a los niños que Gibraltar es parte de España en un programa infantil

Published

on

Los exploradores animados Xuli, Kyan, Lars y Foz muestran la ruta de migración de las aves de Europa a África - BBC
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La cadena británica BBC ha sido acusada de «reescribir la historia» en su canal infantil CBeebies. En dicho espacio, el ente público británico pretendía explicar a los más pequeños las rutas migratorias de las aves, pero terminó enseñándole de forma errónea también a los niños que Gibraltar es parte de España.

En un episodio de «Go Jetters», emitido en julio, los exploradores animados Xuli, Kyan, Lars y Foz aprenden sobre la ruta de migración de las aves de Europa a África. Una voz en off relata cómo los personajes de animación se dirigen al Estrecho de Gibraltar, espacio que limita con España y Gibraltar, para ver una bandada de cigüeñas que se elevan a los cielos.

Instantes después, uno de los personajes de «Go Jetters», Lars, asegura que están volando «de España a África», sin hacer distinción entre España y Gibraltar, según recoge el periódico británico «The Telegraph».

Los Amigos de los Territorios Británicos de Ultramar, una organización benéfica encargada de promover su cultura e historia, ha criticado a la BBC por «no educar» a la próxima generación. «Nos decepciona escuchar que la BBC, que es una emisora británica pública, no haya sabido identificar a ‘la Roca’ –como coloquialmente se conoce al Peñón de Gibraltar– como una parte integral de nuestra familia británica», dijo el portavoz Ben Brickley.

«La BBC bajó la guardia y falla en educar a la próxima generación sobre nuestros territorios de ultramar remotos, diversos y fascinantes», añadió. La BBC, que fue contactada por el citado medio, rechazó hacer comentarios al respecto.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Más...

Rescatan en Murcia a una perra demacrada y a punto de morir

Published

on

Matilda antes de ser rescatada por Galgos del Sol Animal Rescue - Youtube
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Aunque ahora Matilda, una perra de raza galgo español, vive feliz con su familia adoptiva, fue encontrada en agosto en unas condiciones pésimas en Murcia. El animal estaba desnutrido, llorando constantemente de dolor y al borde de la muerte cuando la rescataron.

Quienes la encontraron contactaron rápidamente con Tina Solera, la fundadora y presidenta de la organización Galgos del Sol Animal Rescue (especializada en el rescate de galgos españoles), que acudió casi de inmediato para socorrer al animal, según informa 20 Minutos.

La perra estaba tirada a un lado de la carretera y, por miedo, intentó morder a las personas que la encontraron. Con la ayuda de la Solera y otros dos jóvenes, pudieron trasladarla a un centro para su recuperación.

Allí descubrieron que el animal estaba cubierta de garrapatas y que tenía fiebre. Afortunadamente ningún hueso del animal estaba dañado ni roto.

Su recuperación tardó meses, pero ahora la perra está completamente sana y contenta, tal como se ve en un vídeo compartido por Galgos del Sol Animal Rescue.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: