Connect with us

Internacional

Emmanuel Macron se alinea con los mulás de Irán

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Guy Millière.- El 25 de agosto, los líderes del Grupo de los Siete (G7) se reunieron en Biarritz (Francia) para debatir los problemas del mundo. La situación en Oriente Medio no estaba en el orden del día. El presidente francés, Emmanuel Macron, organizador de la cumbre de este año, estuvo a punto de forzar su inclusión.

Había decidido invitar a la cumbre al ministro de Exteriores de Irán, Mohamed Yavad Zarif. Macron no avisó a sus invitados de la asistencia de Zarif hasta el último momento. Su objetivo, al parecer, era conseguir reunir al ministro iraní y al presidente de EEUU, Donald J. Trump. El presidente Trump se negó. Zarif mantuvo una conversación informal con Macron y algunos ministros franceses y después regresó a Teherán. Pero Macron no se rindió. En una rueda de prensa al día siguiente, le pidió públicamente al presidente Trump que se reuniera con los líderes iraníes lo antes posible.

Loading...

Trump, respondiendo a la pregunta de un periodista sobre la posibilidad de dicha reunión, respondió educadamente que sí era posible, pero sólo «si las circunstancias son las correctas». El régimen iraní respondió que, primero, Estados Unidos tendría que eliminar todas las sanciones. La Administración Trump no se molestó en contestar.

Macron invitó después a París a una delegación iraní encabezada por el viceministro de Exteriores de Irán, Abás Aragchi «para intentar definir una postura común para Francia e Irán». El 3 de septiembre, un día después de que se marchara la delegación, se supo que Francia había propuesto ofrecerle a Irán una línea de crédito de 15.000 millones de dólares. En respuesta, Brian Hook, representante especial para Irán, dijo el 4 de septiembre: «No podemos dejar más claro que estamos volcados en esta campaña de presión y no tenemos intención de conceder ninguna excepción o exención». Con esta declaración se dio a entender que Estados Unidos rechazó la propuesta francesa.

El mismo día, el presidente iraní, Hasán Ruhaní, anunció que Irán iba a acelerar su enriquecimiento de uranio. No hizo alusión a la maniobra de Macron.

Al parecer, ese anuncio no desanimó a Macron.

El acuerdo nuclear con Irán, conocido como Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC), alcanzado entre Irán y China, Francia, Reino Unido, EEUU y Alemania el 14 de julio de 2015, pero que Irán nunca firmó, permitió a la República Islámica disponer de 150.000 millones de dólares que estaban congelados en bancos extranjeros. Los líderes franceses, evidentemente reconociendo una oportunidad económica, invitaron a Ruhaní a París.

Cuando el predecesor de Macron, el presidente François Hollande, recibió a Ruhaní en enero de 2016, anunció por todo lo alto que había que dejar a un lado las viejas disputas y que era hora de abrir «un nuevo capítulo en las relaciones entre los dos países». Se firmaron varios acuerdos; Ruhaní dijo que Irán «combate el terrorismo» y Hollande agachó dócilmente la cabeza.

Una de las razones por las que el Gobierno francés considera la elección de Donald Trump una mala noticia es que Trump indicó en 2015 que consideraba que el acuerdo nuclear con Irán era un mal acuerdo del que quería retirarse.

Cuando Trump fue después elegido presidente, Macron convirtió en su máxima prioridad salvar el acuerdo, al parecer.

Durante una visita a Washington en abril de 2018, el principal objetivo de Macron fue convencer a Trump de que cambiara de idea. Lo intentó mediante la seducción, abrazando a Trump sin cesar. Lo intentó con arrogancia, anunciando en un discurso ante el Congreso:

«Francia no abandonará el acuerdo nuclear iraní porque lo firmamos. Su presidente y su país tendrán que afrontar sus responsabilidades».

Después de que Trump anunciara en mayo de 2018 que EEUU abandonaba el acuerdo nuclear, Macron pareció entrar en pánico, y pidió una reunión de urgencia de los líderes europeos. La Unión Europea pidió a las empresas francesas y europeas que desafiaran a Trump, pero al final, temiendo las sanciones estadounidenses, algunas empresas europeas dejaron de hacer negocios en Irán.

Francia y Alemania intentaron después establecer un mecanismo para ayudar a las empresas a sortear la decisión de Estados Unidos y seguir haciendo negocios con Irán. El Instex (Instrumento de Apoyo al Intercambio Comercial) se introdujo oficialmente a principios de 2019, pero aún no está operativo. Nadie en Europa con la responsabilidad de tomar decisiones parece querer arriesgarse a usarlo y tener un problema con Estados Unidos.

El 8 de septiembre, días después de las declaraciones de Ruhaní sobre la aceleración del enriquecimiento de uranio iraní, el ministro de Exteriores francés, Jean Yves Le Drian, resumió la postura francesa. Dijo que Irán estaba tomando «malas decisiones», pero que Francia intentaría ayudar y «mantener el diálogo».

Añadió —incorrecta pero impávidamente— que Irán había respetado escrupulosamente el acuerdo nuclear hasta el momento en que Estados Unidos renegó del acuerdo. De manera desconcertante, añadió que Irán se había visto «privado de los beneficios» que podía esperar del acuerdo —refiriéndose, aparentemente, a la oportunidad de poder desarrollar pronto armas nucleares sin límites— y que ahora era necesario «evitar los riesgos de una desestabilización regional». No especificó a qué región se refería.

Lanzó la crítica de que «Estados Unidos impide a las empresas no estadounidenses decidir libremente».

Macron y el Gobierno francés saben perfectamente que el acuerdo nuclear era defectuoso, que no impedía al régimen iraní dedicarse a sus actividades belicosas. Macron y el Gobierno francés también saben que Irán vulneró el acuerdo repetidas veces. También saben que el Mossad, el servicio de inteligencia de Israel, confiscó miles de documentos condenatorios en Teherán. Eran de dominio público, y fueron revelados por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el 30 de abril de 2018.

Los funcionarios franceses, sin embargo, siguieron hablando como si no supieran nada. Mentían.
Lamentablemente, insisten en afirmar que el presidente Trump se retiró arbitrariamente del acuerdo no firmado y fingieron no saber lo que decía Trump cuando anunció su decisión:

«El régimen iraní es el principal patrocinador estatal del terrorismo. Exporta misiles peligrosos, aviva los conflictos en todo Oriente Medio y financia a los terroristas, proxies y milicias como Hezbolá, Hamás los talibanes y Al Qaeda.

«A lo largo de los años, Irán y sus satélites han bombardeado embajadas y edificios militares estadounidenses, asesinado a cientos de miembros en servicio de Estados Unidos y secuestrado, encarcelado y torturado a ciudadanos estadounidenses. El régimen iraní ha financiado su largo reinado de caos y terror saqueando la riqueza de su propio pueblo (…)

«el acuerdo permitió a Irán seguir enriqueciendo uranio y, con el tiempo, llegar al borde de una explosión nuclear. El acuerdo levantó sanciones económicas que estaban paralizando a Irán a cambio de unos límites muy débiles en cuanto a su actividad nuclear y nulos en cuanto a su conducta maligna».

Los funcionarios franceses también afirmaron falsamente que Irán no se había «beneficiado» del acuerdo.

Sin embargo, Irán, en vez de hacer inversiones con las empresas extranjeras, utilizó la mayor parte de los 150.000 millones de dólares de fondos y créditos descongelados para proveer a las organizaciones terroristas de miles de millones para sembrar el caos y la muerte en todo Oriente Medio, atacar los activos de EEUU y el Reino Unido y dejar fuera de juego la mitad de la producción petrolífera de Arabia Saudí, que representa el 5% del suministro de petróleo diario mundial.

Los funcionarios franceses hablaron de «desestabilización regional» como si no vieran que Irán ya ha desestabilizado profundamente Siria, el Líbano, el Yemen y la Franja de Gaza.

Los funcionarios franceses también afirman falsamente la necesidad de defender el libre comercio y la libertad empresarial, una excusa que es un claro subterfugio para ayudar a un régimen criminal.

Tampoco mencionan nunca las innumerables violaciones de los derechos humanos perpetradas por el régimen, y la desesperación y la miseria de la población iraní. Tampoco hablan jamás de la dura retórica antisemita diseminada por la mayoría de los dirigentes del régimen y las incesantes llamadas a la destrucción genocida de Irán lanzadas por el líder de Irán, el ayatolá Alí Jamenei.

Los funcionarios franceses actúan y hablan como si el régimen iraní fuese totalmente honorable, como si no discernieran lo obvio: que el régimen iraní tiene objetivos destructivos. El acuerdo nuclear no desvió al régimen de su objetivo de construir armas nucleares. De hecho, el acuerdo ayudó al régimen respecto a ese fin preciso. La estrategia estadounidense de aplicar la máxima presión mediante las sanciones económicas parece la única manera no militar de presionar al régimen para que cambie de rumbo.

En vista del historial de Francia a la hora de apaciguar a regímenes hostiles, su actitud hacia el régimen iraní no es nada sorprendente.

En las últimas décadas, Francia intentó varias veces dar prioridad a sus intereses económicos inmediatos, aunque aumentara el riesgo para otros y a la postre incluso para sí misma. En 2001-2002, cuando Francia firmó los acuerdos petrolíferos con Irak, hubo documentos que mostraban que la oposición francesa al derrocamiento de Sadam Husein obedecía al deseo de salvar los acuerdos sobre el petróleo. Tres décadas antes, el 18 de noviembre de 1975, después de que Francia hubiese firmado un acuerdo de cooperación nuclear con Irak, el entonces dictador Sadam Husein dijo que el acuerdo era «el primer paso concreto hacia la producción de un arma atómica árabe». Si Israel no hubiese destruido el reactor nuclear de Osirak el 7 de junio de 1981, es casi seguro que Irak habría podido adquirir armas nucleares.

El intento actual de Francia de dar prioridad a sus intereses económicos a pesar de las malignas actividades del régimen iraní es más de lo mismo.

Los dirigentes franceses han criticado a menudo —e incluso intentado poner obstáculos— a Estados Unidos, siempre que se ha enfrentado a enemigos. El 1 de septiembre de 1966, el general Charles de Gaulle pronunció un discurso en Nom Pen (Camboya) en el que criticó duramente el «imperialismo estadounidense» en Vietnam. Cuando el presidente de EEUU Ronald Reagan describió a la Unión Soviética como el «imperio del mal», el ministerio de Exteriores francés expresó sus «reservas» sobre la «arriesgada actitud beligerante» de Estados Unidos. Cuando el presidente de EEUU George Walker Bush denominó a Corea del Norte, Irak e Irán como «el eje del mal», el presidente francés Jacques Chirac habló de su «miedo».

Además, los líderes franceses han tenido rara vez en cuenta la suerte que corrían las poblaciones de los países con los que tenían la posibilidad de mantener unas lucrativas relaciones. Nunca prestaron atención a los discursos antisemitas y llamadas a la destrucción de Israel que surgían de los líderes del mundo musulmán. En general, han soslayado las declaraciones de guerra de los enemigos de Israel. En 1967, poco antes del estallido de la Guerra de los Seis Días, el general De Gaulle decidió declarar un embargo de armas contra Israel. En 1973, durante la Guerra de Yom Kippur, cuando Egipto y Siria atacaron a Israel, el ministro de Exteriores francés Michel Jobert dijo que los «árabes querían volver a casa» y añadió que eso no era «necesariamente una agresión». La indiferencia de los líderes franceses ante las amenazas de Irán a Israel concuerda perfectamente con la arraigada tradición política de Francia.

Francia no es el único país europeo que se comporta de ese modo con el régimen iraní. Cuando Angela Merkel se percató de que Macron no había logrado convencer a Trump de que se mantuviera en el acuerdo nuclear, fue a Washington e intentó influir en el presidente. Hasta la fecha, Alemania sigue apoyando las posturas de Francia respecto a Irán. El Instex fue fruto de la cooperación entre Francia y Alemania. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, incluso fue a Teherán a explicar al Gobierno iraní cómo funcionaría el instrumento comercial.

La Unión Europea, también, apoya la postura de Francia.

Macron, en resumen ha hecho lo mismo o más que cualquier otro país europeo a favor del régimen iraní; más que Alemania, e incluso más que la propia Unión Europea.

Podría haber optado por actuar como un aliado fiable de Estados Unidos, pero tomó otra decisión diferente.

El 31 de octubre de 2017, en un discurso ante el Consejo de Europa en Estrasburgo, Macron dijo que «hacer que prevalezcan los derechos humanos es una lucha, incluso para países como Francia». A veces cuesta ver qué hace Macron para que prevalezca ningún derecho humano.

El analista político Daniel Krygier escribió hace poco que «el presidente Trump no ofrece nada sin recibir algo a cambio». Aunque Trump decidiera reunirse con Ruhaní, e incluso aunque fuese una reunión inútil, Trump la abordaría desde una posición fuerte, y cabe esperar que sin tener que ceder en nada.

El 14 de septiembre, sólo unos días después de que el exasesor sobre seguridad nacional John R. Bolton desapareciese cómodamente de la Administración, Irán infligió grandes daños a una inmensa refinería de petróleo de Arabia Saudí, paralizando la mitad de la producción petrolífera del país y el 5% del suministro diario mundial. Aunque los insurgentes huzis que, con el respaldo de Irán, están librando una guerra con las fuerzas saudíes en el Yemen, se atribuyeron la autoría, EEUU culpa a Irán.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, publicó un tuit en el que dijo que «no hay pruebas de que el ataque se produjera desde el Yemen», y añadió:

«Teherán está detrás de alrededor de 100 ataques contra Arabia Saudí mientras Ruhaní y Zarif fingen actuar por vías diplomáticas. Entre las llamadas a la desescalada del conflicto, Irán ha lanzado ahora un ataque insólito al suministro de energía mundial (…)

«Pedimos a todos los países que condenen pública e inequívocamente los ataques de Irán. Estados Unidos trabajará con nuestros socios y aliados para asegurar el buen abastecimiento de los mercados energéticos y que Irán rinda cuentas por su agresión».

No obstante, Trump podría reunirse con Ruhaní en Nueva York.

El Gobierno francés emitió un comunicado en el que decía que el ataque contra la refinería saudí podría «agravar las tensiones y los riesgos de conflicto en la región». Ni siquiera mencionó a Irán.

El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo:

«Hasta ahora, Francia no tiene pruebas que le permitan decir que esos drones provinieron de un lugar u otro, y no sé si alguien las tiene (…) Necesitamos una estrategia de desescalada para la zona, y cualquier medida que vaya contra esa desescalada sería perjudicial para la situación en la región».

«El ataque no ayuda a lo que estamos intentando hacer», añadió una fuente diplomática francesa.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

INFORME: ¿Que pasó DE VERDAD el día de la Invasión al Capitolio? LA CNN Y LA CBS PAGARON A UN ANTIFA POR LAS IMÁGENES DE LOS DISTURBIOS

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

John Sullivan, el terrorista de izquierda militante de Antifa que se infiltró en la marcha trumpista y agitó el conflicto, recibió más de 70.000 dólares por parte de CNN y NBC por videos exclusivos filmados por él mismo.

Las cadenas de noticias ultra-demócratas y anti-Trump CNN NBC le pagaron más de 70.000 dólares al militante de los grupos terroristas Antifa y Black Lives Matter, John Sullivan, por dos videos exclusivos de lo ocurrido en la protesta ante el Capitolio del pasado 6 de enero.

Así lo reveló el propio abogado de Sullivan durante una audiencia frente a un juez federal en la que los fiscales buscaban que el militante de Antifa no tenga acceso a sus redes sociales mientras se mantenga en libertad condicional a la espera de conocer su situación judicial.

Loading...

Los fiscales argumentaron que Sullivan, un prominente líder dentro del mundo de la izquierda radical, utiliza sus redes sociales como un instrumento de propaganda para divulgar sus crímenes y así reclutar a nuevos agentes para Antifa. Cabe recordar que desde septiembre del 2020, Antifa es oficialmente una organización que el FBI considera como terrorista.

Además de esto, los fiscales también creen que el Sullivan jugó un papel preponderante en la irrupción al Capitolio en los momentos previos, agitando a la multitud e incluso enseñándoles cómo hacer bombas molotov y evadir las identificaciones policiales.

Sin embargo, hasta el momento, ninguna autoridad que actualmente está investigando los sucesos del 6 de enero ha intentado determinar si Sullivan actuó de manera solitaria o conjunta, o si estas actividades fueron planeadas de manera anticipada para poder luego culpar a los militantes trumpistas.

Finalmente, el mismo juez que liberó al terrorista de Antifa con libertad condicional también denegó la solicitud de los fiscales para denegarle el acceso a las redes, lo que significa que Sullivan podrá seguir compartiendo en TwitterReddit Discord su «militancia» y su «periodismo político«, como él mismo lo llama.

Además de realizar un trabajo documental en todas las marchas políticas de la izquierda en Estados Unidos, Sullivan es un usuario activo en el servicio de mensajería Discord, donde se lo puede ver presumiendo armas de asalto y llamando a sus seguidores a hacer la revolución. 

El momento que captó con su cámara Sullivan y por el cual fue recompensado por estas grandes cadenas —en las que luego realizó apariciones como un supuesto periodista— fue el suceso que llevó al asesinato de Ashli Babbit.

Babbit era una veterana de la Fuerza Aérea y seguidora del ex presidente Trump que había ingresado al Congreso junto a un grupo de personas para protestar pacíficamente por el fraude electoral de las últimas elecciones presidenciales.

En el video grabado por el terrorista de Antifa se puede observar cómo un efectivo policial (que todavía no se determinó si fue del Servicio Secreto o de la Policía del Capitolio) dispara a quemarropa a Babbit pese a que la misma no representaba ningún peligro inmediatono se encontraba armada con ningún tipo de elemento y que los policías de Washington D.C se rigen por un estricto protocolo policial para estas situaciones.

El video del asesinato fue ampliamente difundido de manera inescrupulosa y de mal gusto por dichas cadenas de noticias que le pagaron a Sullivan por el mismo, a pesar de que ya había sido publicado previamente en redes sociales.

A diferencia de lo ocurrido en los casos de George Floyd o Jacob Blake, ningún agente de las Fuerzas envuelto en la muerte de Babbit ha sido imputado.

De hecho, se cree que nadie pagará por su muerte.  La cadena Fox reportó hace unos días que es muy probable que el policía que disparó a quemarropa no enfrente ningún tipo de cargos y continúe trabajando dentro de la Fuerza. 

La revelación del abogado de Sullivan no es la única información que ha trascendido en los últimos días. La semana pasada, se supo que un ex agente del FBI que dirige una agencia que realiza trabajo clasificado para el gobierno estadounidense está entre las personas que fueron imputadas por la irrupción al Capitolio.

Las autoridades han pedido no revelar el nombre de la agencia ni el empleador directo de esta persona, que fue atrapada por las cámaras de los celulares de los mismos manifestantes.

Dicha imputación dio lugar para que en esa misma semana, un grupo de diputados y senadores republicanos le envíen una carta a la Presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pidiendo que brinde explicaciones sobre si ella había sido informada por las agencias de inteligencia los días previos a la protesta de una posible insurrección comandada por grupos de choque de izquierda. 

Hasta el momento, se sabe por palabras del ex jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, queel ex mandatario había ofrecido mandar más de 10.000 efectivos de la Guardia Nacional para cuidar al Capitolio mientras se reunía al Congreso para certificar la victoria de Joe Biden —una petición que fue secundada por el Sargento Superior de la Policía de D.C pero finalmente rechazada por Pelosi. 

Pelosi respondió a la carta de los diputados republicanos de manera intimidante y redoblando la apuesta; afirmando de que no brindará ninguna explicación y que creará una comisión para investigar los hechos ocurridos similar a la establecida luego del atentando a las Torres Gemelas. 

Con esta comisión, Pelosi ya explicó que el objetivo de Biden y todo el arco político demócrata es pasar una legislación que combata al terrorismo doméstico;un nuevo término que será usado para abarcar y perseguir a los militantes del ex presidente Trump, tachándolos de esta forma de «terroristas domésticos».

Tal legislación ya tiene precedente en los Estados Unidos y se llamó la Patriot Act, una ley pasada en los días posteriores a esa comisión sobre el 9/11 y que resultó en grandes ataques contra la libertad y privacidad de los ciudadanos. 

De esta forma, Pelosi dejó en claro que su objetivo es perseguir a un cierto grupo de personas e ignorar la situación de Sullivan y el rol que cumplió para que se desatara la violencia.

Los medios de comunicación, por su parte, ya están comenzado a hacer su trabajo en favor de esta legislación.

Algunos diarios como el Washington Examiner, el Washington Post y la versión digital de CNN han hablado de que «es necesario» que esta ley le permita al Ejército de los Estados Unidos aplicar tácticas de guerra y de contra-insurgencia en suelo americano (realizadas previamente a gran escala en Vietnam, Afganistán e Irak)para frenar esta supuesta «amenaza doméstica» de los militantes trumpistas.

En otras palabras, tortura, operaciones clandestinas, asesinatos con drones, infiltración en grupos de militantes, etc. Mientras tanto, Antifa sigue incendiando y destruyendo ciudades.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Te lo quitarán TODO. Y después te lo alquilarán: El polémico proyecto del Gran Reajuste sería “Socialismo a escala mundial”, denuncia presentador de Sky News

Published

on

El presentador de Sky News, Cory Bernardi
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

El presentador de Sky News de Australia, Cory Bernardi, desenmascara las que serían las verdaderas intenciones del Gran Reajuste (Gran Reset, en inglés) un polémico proyecto impulsado por el Foro Económico Mundial (FEM, por la sigla) según el cual “en el 2030 no poseerás nada, pero serás feliz”.

“El FEM es el artífice del Great Reset, y de la cuarta revolución industrial. Ellos acuñaron el hashtag “reconstruir mejor”, que está resultando tan popular entre las grandes élites gubernamentales de todo el mundo”, dijo Bernardi en la emisión del 26 de febrero.

Y agregó: “Según la visión del FEM, los asistentes a Davos serán los dueños de lo que se va a alquilar. Y créanme en esto, no va a ser una empresa filantrópica”.

El Foro de Davos es una reunión auspiciada por el Foro Económico Mundial en el que políticos, empresarios, y representantes de organizaciones sociales y culturales internacionales debaten sus propuestas bajo el lema: El Gran Reinicio.

“Al reducirte a mero usuario en lugar de propietario, el mundo se vuelve en realidad más igualitario, porque concentrará el poder, la autoridad y el dinero en manos de unos pocos, mientras que el resto nos convertimos en meros vasallos económicos de estos oligarcas”, sintetizó Bernardi.

Loading...

Todos los habitantes del mundo que no pertenezcan a la élite de propietarios tendrán acceso a los bienes a través de la “servitización”, una especie de servidumbre inspirada para salvar el planeta y ayudar a la recuperación posterior a COVID-19, supuestamente.

Bernardi advierte que la ONU es el principal instrumento utilizado por el FEM para imponer su controvertido proyecto, a través de organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos y otros similares que difunden “mentiras y desinformación”para obtener sus fines.

El Gran Reajuste tiene como objetivos simultáneos el  “cambio climático”, las “energías verdes” y la “redistribución de la riqueza”.

De hecho, el primer ministro de Canadá es uno de los líderes mundiales que apoya la atroz agenda del FEM, tal como lo expresó en un video del 15 de noviembre, publicado por el autor canadiense Ezra Levant.

“Creí que se suponía que esto era una teoría de conspiración. Pero aquí está, directamente de la boca de Trudeau. La pandemia es la excusa para un “gran reajuste” del mundo, liderado por la ONU”, tuiteó Levant.

Los que están abiertamente siguiendo estos pasos, además de Justin, son, entre otros, Merkel de Alemania, Johnson de Inglaterra, Sánchez de España, Macron de Francia.

“Quienes no acepten estas medidas serán confinados en campos de detención o sometidos a arresto domiciliario, y todos sus bienes serán confiscados”, describió el Arzobispo Carlo Maria Vigano, Ex Nuncio Apostólico de EE. UU.

Para Vigano esta iniciativa es una peligrosa “conspiración global contra Dios y la humanidad”, escribió en carta abierta dirigida al entonces presidente estadounidense Donald Trump.

“Este gran reseteo está destinado a fracasar porque quienes lo planearon no entienden que todavía hay gente dispuesta a salir a la calle a defender sus derechos, a proteger a sus seres queridos, a dar un futuro a sus hijos y nietos”, pronosticó Vigano.

Finalmente, reconoció a Trump y a Estados Unidos como los baluartes destinados a contrarrestar esa conspiración.

“Los Estados Unidos de América son considerados el muro de defensa contra el que se ha desatado la guerra declarada por los defensores del globalismo”, declaró Vigano cuando aún no se sabía que quien entraría en la Casa Blanca sería el entonces candidato, Joe Biden, haciendo aún más necesaria la intervención del expresidente Trump.

José Hermosa


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

USA

Habrá “un regreso triunfal a la Casa Blanca”: Anunció Trump a sus entusiasmados seguidores en la CPAC 2021

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

El expresidente estadounidense, Donald Trump, entusiasmó al auditorio de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por la sigla en inglés) 2021, que se celebró en la ciudad de Orlando, estado de Florida, EE. UU., al decir: “un presidente republicano hará un regreso triunfal a la Casa Blanca”.

En este evento que duró 4 días, Trump durante su discurso de clausura agregó: “puede que incluso decida vencerlos por tercera vez”, aludiendo a que ya lo había hecho por segunda vez en el 2020, pero la falta de integridad electoral cambió los hechos.

Loading...

“Me presento ante ustedes hoy para declarar que el increíble viaje que comenzamos juntos hace cuatro años está lejos de terminar”, también anunció Trump.

Y agregó: “Nuestro movimiento de orgullosos y trabajadores patriotas estadounidenses apenas está comenzando”, dijo. “¡Y al final ganaremos!”.

Luego de denunciar de nuevo a los grandes tecnológicos por la censura y de mencionar el mal desempeño del presidente, Joe Biden, también aprovechó para resaltar los valores americanos que siempre defiende.

“Nuestro partido se basa en el amor por Estados Unidos y en la creencia de que esta es una nación excepcional bendecida por Dios”.

“¡Respetamos nuestra gran bandera americana!” dijo Trump, provocando un prolongado cántico de “Te amamos” por parte del público.

Por su parte, el CEO de la empresa My Pillow, Mike Lindell, un ferviente seguidor de Trump, declaró que este volvería a la Casa Blanca aún antes de que se termine el período de Joe Biden, agregando que muestra en su canal LindellTV.com la pruebas del fraude electoral cometido con las máquinas de votación utilizadas por la polémica empresa Dominion Voting System.

“El siguiente milagro es que nadie hizo nada con los muertos, los no residentes, pero si eso hubiera sucedido, Donald Trump, por supuesto, habría sido puesto de nuevo si la gente hiciera su trabajo, estos republicanos, los legisladores”, dijo LIndell según el video del 28 de febrero subido por News Punch.

Pero vio en ello una oportunidad: “Pero eso habría sido un desastre. ¿Saben por qué? Porque no habríamos descubierto lo de las máquinas. Tengo todas las pruebas sobre las máquinas en LindellTV.com, míralas, cada día tenemos más, llegarán al Tribunal Supremo y Donald Trump será tu presidente mucho antes de 2024”, aseguró.

Asimismo, el periodista italiano Cesare Sacchetti en uno de sus tuits al que adjuntó un segmento del discurso de Trump, escribió: “Donald Trump anunció que volverá a la Casa Blanca”.

Y agregó: “Sidney Powell nos dijo que la evidencia ahora es muy abrumadora para anular la elección en 5 estados. Trump sabe perfectamente que si no anula el fraude electoral, Estados Unidos no volverá a tener unas elecciones justas”.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Polonia, paraíso de libertad: Varsovia censurará a los censores progres: Google, Facebook, Twitter…

Published

on

Plaza del mercado. Varsovia.
Comparta este artículo.
  •  
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Compartidos

Está en juego la libertad en Internet. Los polacos apuntan bien: quieren combatir la obsesión del oligopolio WWW por borrar a Cristo de Internet… con la excusa de luchar contra los bulos.

Hasta ahora, contra las grandes tecnológicas sólo se han atrevido algunos gobiernos (ejemplo, Australia y Canadá) y por razones pecuniarias: sus trampas fiscales para pagar menos impuestos.

Sin embargo, los polacos han ido al fondo de la cuestión, que no es fiscal, sino ideológicoPolonia ha decidido multar la censura de las grandes tecnológicas, los googles, que sufren una verdadera obsesión por borrar a Cristo de Internet.

Loading...

Sí, a Cristo, porque al fondo de la cuestión el patrón de las grandes tecnológicas no es otro que lo políticamente correcto, y lo políticamente correcto, lo progre, el Nuevo Orden Mundial (NOM), que todo es uno y es lo mismo, sólo tiene un enemigo: Cristo y su Iglesia.

En otras palabras, Polonia ha decidido censurar al censor, al oligopolio internetero de Google, Facebook, Twitter, Youtube, etc. Todavía está por ver que lo lleve a cabo.

El ministro de Justicia polaco, Zbigniew Ziobro, lo explica así: “Los ciudadanos polacos deben tener garantizados los derechos constitucionales… Actualmente no existen las herramientas para garantizar estos derechos fundamentales, y son las ‘big tech’ que deciden qué contenidos serán eliminados o censurados«. Oiga, sencillamente brillante.

Naturalmente, Google, Facebook, Twitter no presumen de censurar el mensaje cristiano, eso abriría los ojos a muchos. Lo que censuran es lo que llaman delitos de odio, y que no es otra cosa que condenar y bloquear, con penas de hasta cuatro años de prisión en España, la más mínima discrepancia con los planteamientos de la ideología de género o del Nuevo Orden Mundial (NOM).

En principio no se debe censurar nada… salvo al censor

Por decir algo, si defiendes la vida estás odiando a las que abortan, si defiendes el matrimonio como unión entre hombre y mujer, incurres en homofobia y así con todo… y todo ello condenado, en España, con penas de hasta cuatro años de cárcel. ¿No pide ahora el Gobierno que la libertad de expresión no acarree pena de prisión? Y entonces, ¿qué hacemos con los delitos de odio, uno de los grandes logros del progresismo del siglo XXI… y que condenan con penas de cárcel?

Pues bien, en esa línea -se puede decir todo pero hay cosas que no se pueden decir, especialmente lo que a mí me disgusta- es en la que actúan Google, Facebook y Twitter: podéis decir todo menos lo que no nos convenga, eso lo censuraremos. O mejor: se puede decir de todo pero hay cosas que no se pueden decir, las que a mí me molestan.

Es más, como ya hemos explicado antes, el insigne George Soros, buen amigo de Sánchez, a quien utiliza como una marioneta (Soros a Sánchez, no al revés) ha sembrado por todos los países una serie de «verificadores» para que las grandes ‘bigtech’ aprovechen su encomiable trabajo para censurar todo lo que huela a cristiano.

Y entonces es cuando los polacos, cómo no, han decidido actuar a la contra: multarán a las redes sociales cuando censuren los planteamientos ideológicos (no se engañen: archimayoritariamente se trata de pensamientos cristianos) que no les gusten.

Porque lo que está claro es que no se debe censurar nada, salvo al censor.

Polonia, esperanza nuestra. Esperemos que lleve a cabo su propuesta. Si Google censura lo que considera políticamente incorrecto censuremos nosotros a Google cada vez que censure.


Comparta este artículo.
  •  
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »