Connect with us

Deportes

España se mete en la final del Mundial de baloncesto en un partido épico para la historia (95-88)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Partido épico en Pekín. España se clasifica para la final del Mundial 13 años después en un encuentro para la historia de los Mundiales después de imponerse a Australia en un duelo histórico que ha necesitado de dos prórrogas para su resolución (95-88).. El equipo dirigido por Sergio Scariolo, que llegó a ir 11 abajo a falta de 5 minutos para que finalizara el tercer cuarto, supo mantener la cabeza fría para remontar un encuentro imposible que acabó llevándose en la segunda prórroga.

13 años después de ganar el oro en Japón, España tendrá una nueva oportunidad este domingo de conquistar su segundo título mundial ante Argentina o Francia, que disputarán la segunda semifinal.

Tras un arranque sensacional en la segunda prórroga, España se ha colocado ocho arriba (90-82) con un triple magnífico de Llull, una renta que ha sabido capaz de mantener hasta los instantes finales.

A falta de 16 segundos; 78-78 y posesión para Australia. Marc Gasol ha anotado dos tiros libres clave, después ha fallado Dellavedova y el partido se marcha a la segunda prórroga. Máxima emoción en las semifinales y 5 minutos más de baloncesto en Pekín.

El partido se decidirá en la prórroga tras empatar a 71 en el tiempo reglamentario. Mils falló un tiro libre decisivo y Ricky estuvo a punto de ganar el partido con un tiro desde el centro del campo. Habrá 5 minutos extra.

España ha seguido recortado distancias en el arranque del último cuarto y, a falta de 3:44 para el final, pierde solo de dos puntos (65-67). Todo sigue en el aire en los últimos minutos.

Australia sigue muy cómoda en ataque en el tercer periodo, mientras que a España le está costando anotar, con muchas precipitaciones en la circulación del balón y varias pérdidas (39-46). Una serie de malas decisiones y fallos en el tiro ha precipitado la ventaja australiana hasta los once puntos (39-50). Scariolo ha vuelto a parar el partido con un tiempo muerto. Sin embargo, un par de buenas acciones de Ricky Rubio han permitido que la selección cierre el tercer cuarto a solo cuatro puntos de los australianos (51-55).

Australia ha arrancado con más acierto el segundo parcial, consiguiendo hasta ocho puntos de ventaja en el marcador (24-32) tras varias asistencias de Mills, el mejor jugador de los australianos. La selección española ha ido limando distancias para terminar cinco abajo en el marcador al descanso (32-37), un resultado ajustado que deja todo abierto para la segunda mitad. Ricky Rubio, con 9 puntos, y Mills, con 11, son los máximos anotadores de cada equipo.

El partido ha arrancado marcado por la igualdad, con intercambio de canastas y acierto exterior de los dos equipos. La igualdad es ta, que el primer cuarto se ha cerrado con un solo punto de diferencia entre ambos conjuntos (22-21 para España).

ESPAÑA, UN ARMA DE ILUSIÓN MASIVA

Jesús Sánchez (Marca). Nunca lo olvidaremos.

Tengo los pelos de punta, como tantas otras veces, para contar lo memorable. La selección de básket, la mayor productora de victorias del deporte español, sigue tocándome el corazón. Es nuestra Disneyland, un arma de ilusión masiva, un generador atómico de felicidad, un cuento hecho realidad. Es difícil contar lo vivido en un partido que se recordará siempre ante un magnífico rival, Australia, en una mañana difícilmente repetible, con dos prórrogas en una semifinal de un Mundial, donde el baloncesto alcanzó su plenitud y los desfibriladores hicieron su agosto. Marc se hizo mayor. Fue el Pau de Lille. Y su equipo, magnífico, le ayudó para volver de la lona mil veces y terminar llevarse una victoria que la permitirá luchar por su segundo Mundial, otra vez en Oriente tras el de Japón.

Y perdón. Porque cuando jugaban mal no lo supe ver.

El factor Mills. El mejor amigo de Rudy Fernández en la NBA es un jugador realmente extraordinario, de esos que desestabilizan defensas con su presencia. España le padeció en el segundo cuarto cuando el súperclase se puso en plan correcaminos. Mills te puede vencer de muchas formas: con tiros en dos segundos tras bote, con triples de ocho metros, penetrando para dejarla de espaldas o generando para sus compañeros. Austarlia se disparó en el siguiente cuarto porque Mills se entonó tras sufrir a Rudy al principio y porque las rotaciones de España no funcionaron.

Por cierto, Mills formaba parte de la última plantilla de los Spurs campeones (2014). Allí también estaban entre otros Belinelli, Baynes (titular con Australia), De Colo, Diaw, Duncan, Ginóbili, Danny Green, Kawhi Leonard y Tony Parker. Se preguntarán a qué viene esto. Sólo es para decir que ser campeón de la NBA es relativamente sencillo con enormes recursos humanos. Phil Jackson lo fue con Jordan y Pippen, con Shaq y Kobe y con Kobe y Pau. Pero hacer funcionar a un equipo con jugadores buenos, pero de menor nivel cuesta algo mas. Popovich, seleccionador de la peor Estados Unidos en un Mundial, lo sabe.

Tras un buen comienzo, incluida la mandarina de Llull que definitivamente se ha rehabilitado en este Mundial, España se deshilachó. La descomposición fue notoria ante el poderoso juego físico de Australia que obligó a tirar triples a su rival. Cerró la zona con siete candados.. A Willy, de apariencia duro, la lija le superó. También un poco a Juancho, brillante de al principio. Marc, alero alto, tenía uno de esos días sin acierto habituales en este Mundial. Y solo la aparición de Claver y Rudy alteraron un poco la dinámica en defensa para que Australia le picara un poco cada ataque. En eso Rudy es el mejor. Si un entrenador quiere elevar la intensidad de su defensa, debe pulsar el botón Rudy. Una zona también ayudó. Después de un mal cuarto, con solo tres canastas, perder la batalla del rebote y con 4 de 17 en triples, España solo perdía por cinco.

España siguió contra la corriente en el tercer cuarto. Hacer el recorrido del salmón contra rivales tan buenos no es conveniente. Australia juega realmente bien al baloncesto. Hace buenos tiros siempre. Es consistente. Defiende con intensidad. Tiene jugadores grandes y atléticos. El primer paso de Mills es increíble. La selección de Scariolo, sin tanto acierto, fallaba en el intercambio de golpes y tampoco logró enfangar el ataque rival. Cuando Marc, que asumió la responsabilidad y mejoró, hizo una autocanasta saltaron todas las alarmas (-10). La defensa había llevado a la selección a las semifinales, pero no funcionaba. Ricky tomó cartas en el asunto a última hora para dejar el asunto en -4 a falta del último cuarto. Jugando mal y siendo inferior a su rival, España estaba viva.

Apareció Marc, en una versión más acorde a sus extraordinarias posibilidades, y el espíritu de la selección. Indestructible a la hora de competir, España fue remando hasta llegar a la orilla. Forzó la prórroga con un mérito terrible. Mills perdonó desde el tiro libre como Nocioni en Saitama desde el triple. El baloncesto sí es cuestión de centímetros. Marc recordó a su hermano en las semifinales del Europeo de Francia. Increíble actuación para seguir haciéndonos soñar con lo que parecía imposible. Aparecieron Ricky y Llull. Nos pusimos a volar. Que no nos bajen de las nubes.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deportes

Zidane, los seis meses perdidos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tomás González-Martín.- Las fotos tras el PSG-Real Madrid que escuecen a algunos hinchas blancos
Llegó como una inyección de vitamina para revitalizar al triple campeón de Europa, que había perdido su rango en una temporada que debía ser de transición. Zidane volvió al cargo con mucho tiempo por delante, todavía en el curso anterior, con el fin de iniciar el renacimiento. Y las decisiones tomadas a lo largo de medio año, dentro y fuera del campo, han sembrado la preocupación en el Real Madrid.

La cronología de los hechos produce incertidumbre. Se le concedió potestad para crear la plantilla, decidir las bajas e intentar conseguir los fichajes que deseaba. Sus posiciones comenzaron a extrañar. No quería Marcos Llorente, a Reguilón, a Ceballos, a James y a Bale. Pedía el fichaje de Pogba. El Real Madrid traspasó al sobrino de Gento, pero cedió a Ceballos y a Reguilón. No deseaba perderlos. En agosto, el club dialogó con Zinedine para quedarse con Bale y James, pues las ofertas de traspaso no eran buenas. Hoy, los mejores jugadores del Real Madrid son ellos dos, junto a Benzema. Realidad que provoca más incógnitas, pues desvela que los descartes no eran futbolísiticos, sino de relación personal. Y la mala andadura del equipo remata una situación tensa, pues se analiza que Zidane no ha encontrado el camino.

Este Real Madrid no está trabajado. No hay movimientos defensivos automáticos ante cada situación de pérdida de balón o ataque del rival. Se nota en las reacciones tardías ante el ataque del contrario o ante un mero saque de banda del adversario. Y las malas decisiones tácticas acaban por pintar un cuadro en penumbra. Zizou se equivocó frente al Valladolid al dejar al Real Madrid sin centrocampistas y en París repitió el error.

Zidane tiene que cambiar muchas cosas. Atreverse a quitar a varios consagrados cuando las cosas no salen. No puede dirigir un segundo año de transición. Será duro quitar a hombres que ganaron la gloría con él, pero no puede vivir del pasado porque ni el club ni los aficionados admitirán un proceso lento. La intensidad que reclama en sus hombres debe exigirla y, si no la hay, ha de sentar a los futbolistas que no la aplican en el césped. O le sentarán a él.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

El PSG saca los colores a un Madrid sin alma (3-0)

Published

on

Angel Di Maria celebra un gol
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Real Madrid dejó un pobre imagen este miércoles en París tras encajar la primera derrota de la temporada (2-0) en el partido inaugural de la fase de grupos de la ‘Champions’, un duelo decidido con un doblete del exmadridista Di María antes de la primera parte, cuando los blancos pasaron sus peores momentos.

El Parque de los Príncipes fue el primer test serio para el Real Madrid de Zidane y lo suspendió con rotundidad. Ni tan siquiera consiguió añadir emoción a un partido que evidenció las carencias defensivas del 13 veces campeón de Europa. Tanto Carvajal como Varane fueron un auténtico regalo para los franceses, que jugaron a su gusto.

Tras los empates con Levante y Villarreal en Liga, el Madrid hincó la rodilla en su quinto envite del curso, el primero con entidad, y demostró que su plantilla ni es larga, ni está bien confeccionada. Sin apenas centrocampistas disponibles y con una amplia lista de ausencias, Zidane no supo tocar la tecla que cambiase el decorado con el marcador en contra.

Los blancos jugaron con una desesperación inusitada y con la impaciencia que debería haberle evitado su enorme experiencia. Entre el exsevillista Sarabia y el senegalés Gana Gueye, el dominio del PSG fue total en la sala de máquinas. Y cuando el marcador dio la mano a los franceses, la posesión se convirtió en su mejor aliado.

La noche arrancó mal para un Madrid que sufrió con las dudas de Militao y con el resultado desde bien pronto. Se rozaba el cuarto de hora y Di María ajustició a sus excompañeros con un zurdazo violento tras recibir un pase del español Juan Bernat. El tanto alivió a los de Tuchel y les permitió mejorar el control del encuentro pese a las importantes bajas de Neymar, Mbappé y Cavani.

Un disparo de Hazard, que lo intentó sin suerte y una falta de Bale, que acarició el larguero, fueron las únicas ocasiones de un Madrid que a punto estuvo de ‘enchufarse’ al partido con una vaselina de Bale. El galés controló el balón con la mano y el gol fue anulado tras la revisión del VAR. Esa jugada hubiera cambiado el desenlace para los de Zidane.

El equipo merengue trasmitió tristeza e incapacidad cuando llegó el 2-0, obra también del argentino Di María. El ‘fideo’ conectó un zurdazo desde la frontal del área y sentenció a su rival sin ningún temor a celebrar su doblete pese a su pasado blanco. A partir de ahí, el Real Madrid fue sólo Benzema.

Y ni la presencia del ariete francés -el seguro más fiable en los últimos tiempos- pudo equilibrar la balanza. También marcó en una jugada anulada por claro fuera de juego de Lucas Vázquez. El PSG, por su parte, buscó el tercero para no despertar a la bestia. La duda es si la bestia es la que era hace dos temporadas cuando Zidane no había anunciado su adiós.

A diez minutos para el final llegó otro cabezazo de Benzema, que tampoco cogió portería. Keylor Navas no tuvo que parar un solo balón del Real Madrid en todo el partido, un claro síntoma de lo que fue el conjunto blanco, que sigue sufriendo cada vez que falta Sergio Ramos. Su ausencia en los cinco últimos partidos se saldó con cinco derrotas.

Para colmo, el PSG no levantó el pie del acelerador y sentenció con el tercero en un contraataque. Otra vez Bernat protagonizó la construcción de la jugada y Meunier fue quien machacó a Courtois y al Real Madrid en un partido para olvidar antes de visitar al Sevilla de Lopetegui este domingo. Esta temporada ya se le está haciendo larga y sólo acaba de empezar.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

Despiden a periodista deportivo italiano por decir que la única forma de detener a Lukaku sería “con 10 plátanos”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Un periodista deportivo, especializado en fútbol, fue despedido este fin de semana en Italia por hacer un comentario –que se consideró racista– sobre el futbolista Romelu Lukaku, de ascendencia congoleña, mientras hablaba de sus cualidaes deportivas durante un programa radial, informa Il Fatto Quotidiano.

El experto deportivo Luciano Passirani elogiaba en ese momento las cualidades de Lukaku, quien se sumó esta temporada al Inter de Milán. Sin embargo, en un intento por destacar aún más las cualidades del jugador de nacionalidad belga, el experto no encontró mejor forma que decir que “solo se puede parar a Lukaku dándole 10 plátanos para comer”.

A pesar de que Passirani intentó explicar que lo que había dicho era una “broma”, sus declaraciones causaron indignación en las redes sociales y entre los oyentes de la radio, por lo que pocas horas después fue despedido de su trabajo.

Disculpa pública

Al día siguiente, el periodista deportivo aseguró no ser racista y lamentó la situación, explicando que durante su carrera conoció a muchos jugadores de color y nuca tuvo ningún problema, según el medio Corriere dello Sport. “Me gustaría disculparme con Lukaku en persona”, dijo Passirani.

“El fútbol es un juego para todos y no debemos aceptar ninguna forma de discriminación que lo avergüence. ¡Espero que las federaciones de fútbol de todo el mundo reaccionen fuertemente ante todos los casos de discriminación!”, escribió por su parte Lukaku días atrás en su cuenta de Instagram, refiriéndose a otro incidente racista del que fue víctima, cuando fanáticos del Cagliari lo acosaron con supuestos ‘cantos de monos’ durante un partido.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: