Connect with us

Opinión

Han pasado nueve años y todo sigue igual, tirando a peor

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

En este periodo de descanso y compás de espera de agosto, mientras continúa la “escenificación” del candidato que “ya no lo es” según Carmen Calvo “Pixie”, viene bien hacer memoria y recapitular sobre lo ya escrito. Encontré esta reflexión no publicada de noviembre de 2010 que bien podría haberla escrito hoy o podría escribirla mañana sin riesgo de perder actualidad. Así de triste es la cosa.

La escribí como presentación al Foro PLATAFORMAS SIGLO XXI que convocaba en el Ateneo madrileño a distintas iniciativas que nacían por el descontento de muchos ciudadanos -Sociedad Civil, se diría hoy-, cansados de la casta política, representada entonces especialmente por José Luis Rodríguez, que vivía -y vive, añado- de espaldas a la realidad de los graves problemas que afectaban cada día a más españoles y a toda España. Ya dirán los lectores si poniendo los nombres de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez en lugar del susodicho y, salvo la mejora económica -que no es poco, ciertamente- que dejó el Registrador gallego para bien de España, si hay algo, social o educacional, que varíe, salvo a peor, respecto de la situación que hace nueve años provocó la citada iniciativa.

Representaba entonces un pequeño grupo creado en Facebook de poco más de mil amigos virtuales, que bauticé como “HAY QUE ECHAR A ZAPATERO COMO SEA”, preocupado por el desgobierno, la falta de principios realmente democráticos y la pérdida de valores de los últimos casi 30 años -hoy ya 40-, inspirado en una de las coletillas preferidas del Zapatiesta Zapatero -como lo llamó Emilio Capmany-, el “como sea” que vuelve a poner de actualidad su clon Dr. Falconeti cum Fraude, ampliado con “y con quien sea”, que supera al hasta entonces peor presidente de la Historia de España y, en especial, desde la pseudo-democracia en que degeneró la Transición de Adolfo Suárez modélica en cuanto a la tranquilidad con que se inició, pero que hoy se evidencia como una dictadura partidocrática no exenta de turbulencias. Decía entonces que el problema no era únicamente Rodríguez Zapatero, por supuesto, pero sí quién estaba detrás del mayor desastre económico y deterioro social y moral que había sufrido España desde 1977, cuando pasábamos de un régimen dictatorial al teórico sistema democrático parlamentario, hoy muy cuestionado.

Decía también entonces y sigo pensando cada vez más convencido que, desde mi punto de vista, el origen de la situación actual proviene de la época de Adolfo Suárez y de aquella solución del “café para todos” del profesor Clavero Arévalo, a la sazón Ministro de Administración Territorial. Sobre tan lamentable decisión dejo el beneficio de la duda de que no conocieran lo suficiente la Historia de España ni a sus interlocutores del otro lado de la mesa y, seguramente, quiero pensar, que no podían imaginar el deterioro de cuarenta años después, lo que no pasa de atenuante y nunca puede ser excusa para supuestos hombres de Estado. La implantación de las Autonomías por cualquiera de las vías contempladas en la Constitución, Artº 143 ó 151, y el reparto forzado e indiscriminado y, yo diría, contra natura de competencias, puesto que no respondía realmente a las demandas de las regiones, se convirtió en una carrera desesperada para tener todos de todo (Universidades, Aeropuertos, Puertos, AVE, Poder Judicial, etc.), para satisfacer a las denominadas (por ellos mismos y de forma interesada) “históricas”, y no crear un agravio comparativo en las nuevas.

Primer GRAN ERROR de la Transición: fomentar ideas nacionalistas donde no las había y crear un mapa autonómico absolutamente artificial, unas veces con mayor ó menor “tradición histórica”, otras ajustándose más ó menos a regiones geográficas existentes y algunas (Cantabria, Rioja, Madrid o Murcia) uniprovinciales de forma totalmente artificial y, en definitiva, con un balance negativo en su conjunto. Y como remate la propina de dos Ciudades Autónomas, Ceuta y Melilla, para no ser menos. El libro “Las Autonosuyas” de Fernando Vizcaíno Casas, en 1981, se había quedado corto, ya entonces, ante la aberrante situación creada, superada hoy.

Las transferencias no se acompañaron generalmente del correspondiente traspaso de funcionarios de la Administración Central a las Autonomías, sino que se mantuvieron gran parte en sus puestos de la Administración Central (sobre todo servicios centrales, muchos ya sin funciones) y creando de urgencia cuerpos funcionariales autonómicos, asesores y asimilados, pasando de menos de 700.000 empleos públicos en 1977 a más de 3.100.000 en 2010 -que hoy se mantiene, si no crece-, es decir un 450% de aumento del empleo público para un incremento de población del 25%, de 37 a 46 millones, mientras la operativa manual se automatizaba. Paradójicamente se produjo un incremento del trámite burocrático -pese a la mayor automatización-, cada vez más complejo (lo contrario de lo, supuestamente, pretendido con la descentralización) y, curiosamente, una disminución progresiva de la PRODUCTIVIDAD. Lo sufrí en diversos proyectos dirigidos en distintas comunidades: Murcia, Andalucía, Galicia, Castilla La Mancha ó Madrid, en las que los mismos trámites tenían pasos y procedimientos distintos, leyes y reglamentos regionales cada vez más complejos que, más que simplificar la gestión, parecían la autojustificación del puesto de trabajo de tanto funcionario para demostrar que estaba para algo: complicar el procedimiento administrativo. De locos.

Mención especial, consecuencia de todo lo anterior, fue el incremento desorbitado del GASTO PÚBLICO, decía entonces, y -añado ahora- si en 2010 la deuda pública estaba en torno a 500.000 MM de euros, y suponía el 50% del PIB, hoy supera el billón, 99% de nuestro Producto Interior Bruto.

Se crearon “Taifas” en las que el Presidente de cada autonomía se comporta como un “reyezuelo” que, en la mayoría de los casos (sobre todo en comunidades gobernadas por el PSOE), se preocupa más por perpetuarse en el poder que por administrar lo que los ciudadanos le confiaban y creando una masa clientelar de estómagos agradecidos. Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha (30% de paro, 30% de funcionarios, en términos generales) con gobiernos del PSOE, seguían en la cola de las regiones de Europa después de más de 30 años -y siguen tras 40- con una sola legislatura popular en las dos últimas y recién estrenada en la primera -. ¿Suficientemente indicativo? Seguramente será el “desfase histórico” heredado del franquismo, con algo de ayuda del PP (como repite siempre el PSOE) y fruto de la mala suerte (los “marrones heredados” que dijera el insigne Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, charnego extremeño transformado en “nacionalista” de pura cepa).

En definitiva, se ha creado un sistema administrativo que funciona mal ó, directamente no funciona y con un gasto inasumible, incrementado por la enorme proliferación de innecesarias Empresas Públicas, muchas deficitarias, creadas en muchos casos como plataforma de empleo para amigos sin necesidad de pasar la preceptiva “oposición administrativa oficial”.

El segundo gran error fue la reforma estructural del sistema educativo, transfiriendo la competencia a los citados reyezuelos que convirtieron la Educación en adoctrinamiento. El deterioro del nivel de educación producido en España es la causa principal, a mi juicio, de la degradación que se sufre en muchos aspectos. Desde 1982, el sistema ha ido a atacar la esencia del mismo, el niño, sabedor el legislador de que es la forma de criar masas que se van “acostumbrando con normalidad” al nuevo modelo para acabar siendo colectivos poco pensantes y, por tanto, fácilmente manipulables -con excepciones, por supuesto y gracias a Dios-. En definitiva, este sistema ha fomentado:

  • Desincentivar el esfuerzo.

-Igualar por abajo.

  • Fomentar “que el niño apruebe, no que el niño sepa”.

  • Menoscabar la autoridad del profesor en una política de “todos amigos: “No me llames D. José, llámame Pepe, tronco” junto a un aspecto cada vez más desaliñado que contribuía a igualar (por abajo, claro), creando un “totum revolutum” en el que nadie sabe quién es quién y todos tan contentos -sobre todo aquellos a los que el esfuerzo le causa náuseas-.

Y, de “aquellos polvos, estos lodos”, estamos recogiendo el fruto de lo sembrado: Ya tenemos en puestos políticos, sobre todo, y profesionales, miembros de esas generaciones que eran muy pequeños -ó ni siquiera habían nacido- cuando empezó la transición y han crecido en ese “ambiente” del “todo fácil”, derechos sin responsabilidades, ausencia de valores fundamentales, etc.

Se rompió la línea básica de la sociedad: Individuo, Familia, Municipio, Provincia, Estado.

Desnaturalicemos al individuo y se acabará con el Estado antes ó después. Y eso hicieron los distintos gobiernos socialistas y no lo supo atajar el PP. Ha sido, como diría José Mª Aznar un efecto de “lluvia fina” que, al final, acabó empapando y, como no podía ser de otra manera, produciendo el resultado actual sin aparente voluntad política para reconducirlo.

Es indispensable, como decía -y urgente, añado-, una reforma estructural que recomponga el deterioro de estos años, que unifique programas educativos en los que prime el esfuerzo sobre el “todo fácil”, que refuerce la autoridad del profesor (como hizo en parte la Comunidad de Madrid). Parece mentira que una cosa tan elemental, que debería haber sido un axioma, algo evidente por tanto, haya habido que imponerlo por ley. Pero bendita sea esa ley. Ojalá cunda el ejemplo, decía hace nueve años, que no cundió y que incluso en Madrid deparó sorpresas con la LGTBI de Cristina Cifuentes, todavía coleando.
Probablemente, como dijo Wiston Churchill, el sistema democrático sea “el menos malo de los sistemas políticos”, pero necesita límites. Está bien que un sistema democrático permita que cualquiera pueda dedicarse a la actividad política y pueda llegar a concejal ó diputado, a Ministro o hasta a Presidente del Gobierno, pero esta permisividad tiene que ir acompañada, como digo, de limitaciones, la más elemental, que “UN CUALQUIERA” no pueda llegar a esos puestos sin unos mínimos de formación humana, académica y profesional acreditadas, teórica y práctica, que garanticen una eficiencia en el desempeño de las responsabilidades que se le encomiendan. Se trata de administrar recursos públicos, encomendados por todos los españoles y eso hay que tomarlo en serio. Y tienen que establecerse responsabilidades, políticas, por supuesto, e incluso penales si llegara el caso, ante una posible mala gestión de los mismos.

Ha aparecido la profesión de político, sin más mérito reconocido en muchas ocasiones que un carnet de partido, la “bisagra” bien engrasada y el aplauso fácil al “elector” que hace las listas. Expertos en pegar carteles, repetir consignas y apretar el botón que se les diga desde el aparato (aunque a veces hasta en eso se equivocan e incluso votan con los pies -¿verdad, Sr. Zarrías?). En política, como en cualquier empresa mínimamente seria, debe primar la profesionalidad, hay que hacer un proceso de selección seria y rigurosa de los candidatos, analizar su perfil humano y profesional y su experiencia en puestos de responsabilidad y gestión. Como he dicho, lo que se confía a los políticos es administrar recursos públicos para conseguir el bienestar de cientos de miles ó millones de ciudadanos que les dieron su apoyo.

¿Qué decir de la politización de la Justicia y su mal funcionamiento? La mayoría de los españoles duda, ó directamente no cree, en el Sistema Judicial español, en el que el doble rasero es una norma que preside el sistema.

Por último una breve nota sobre el mercado laboral y los sindicatos, igualmente politizados y al servicio del poder, con un número desorbitado de liberados sindicales (generalmente lo peor de cada familia) tanto en el sector privado como en el público, que nos duele a todos, con despilfarros, coches, cruceros, desayunos, etc. a costa del contribuyente.

En definitiva, ante la caótica situación política, económica, administrativa, social y de valores que nos invade, es urgente actuar, entre otras, en las siguientes líneas fundamentales:

  • Cambio de la Ley Electoral: listas abiertas, doble vuelta, selección de personal, limitación a un máximo de dos periodos electorales para cualquier puesto de responsabilidad, etc. Recordemos eso de que “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

  • Modificación del Sistema Judicial, e inmediata despolitización de la Justicia: los tres poderes, Legislativo, Ejecutivo y Judicial deben estar claramente definidos y diferenciados: “El poder debe controlar al poder para que no abuse del poder”, nos decía Charles Louis de Secondat, Barón de Montesquieu, en el Siglo XVIII.

  • Cambio de la Ley de Educación -centralizada nivel nacional- con potenciación del esfuerzo y el mérito.

  • Modificación de la Ley de la Función Pública, coordinando la de la Administración Central con las Autonómicas. Freno al crecimiento clientelar e indiscriminado de funcionarios.

  • Reforma laboral profunda, con revisión de los sistemas de representación.

  • Revisión del Sistema Fiscal disminuyendo la carga pública y facilitando la inversión privada.

  • Reestructuración del Sistema Autonómico con la recuperación por el Gobierno Central de una gran parte de las transferencias en los apartados anteriores, además de las de Justicia, Sanidad y Economía y Hacienda.

  • En definitiva, hay que plantear y realizar una REESTRUCTURACIÓN COMPLETA DEL PAÍS que, seguramente, implica una revisión parcial de la CONSTITUCIÓN de 1978.

Esto escribía el 24 de Noviembre de 2010, ¿algo no es de plena actualidad, casi nueve años después?

Pues eso. Feliz verano, amigos y perdón por haberme alargado un poco.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Mi querida España, qué mal camino llevas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

En pocos días tuvimos dos sentencias del Tribunal Supremo, en teoría la “máxima” instancia Judicial, si no consideramos que el Tribunal Constitucional -del que he dicho muchas veces que, en pura lógica, debería ser una Sala más que “lidiara” lo que atañe a derechos constitucionales- pone en duda esa “supremacía”. Y ambas sentencias, en aras de una “unanimidad” a veces mal entendida para evitar el voto discordante, la polémica está servida.

La primera, la de la exhumación de los restos de Francisco Franco, sobre la que ya opiné en un artículo, dice ahora el gobierno que puede retrasar la su ejecución pese a haber cerrado al culto y visita el recinto de la Basílica, mientras el abogado de la familia anuncia que si el Tribunal Constitucional no contesta en el plazo de 48 horas, ya casi concluido, elevará el recurso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo y ya veremos en qué queda todo.

Respecto de la segunda, la relativa al juicio de los cabecillas del “procés” no huidos por el frustrado intento de golpe de Estado de 2017, mucho se ha escrito y dicho ya y más desde el pasado lunes, con opiniones encontradas sobre si lo sucedido en Cataluña en Octubre de 2017 fue rebelión o sedición, pasando por conspiración para la rebelión. Al final se impuso de nuevo la unanimidad y el “veredicto” fue sedición con el añadido para algunos de malversación de fondos y la consiguiente suspensión para ejercer cargo público durante un tiempo equivalente a las condenas. Una sentencia que ni respeto ni dejo de hacerlo -no tengo argumentos jurídicos para hacerlo-, pero que a falta de lectura detallada me rechina porque es lo que me pide mi conciencia, convencido como estaba desde mi modesta perspectiva de que lo visto y escuchado esos días en las calles y en el parlamento catalán eran merecedores de mayor castigo penal como, por otra parte, parece que pedía la Fiscalía, aunque en un supuesto sistema democrático y dentro de un Estado de derecho, no queda otra que acatarla.

Mención aparte merece el feo asunto de que se haya producido una nueva filtración días antes de hacer pública la sentencia, precisamente al diario El País, medio “oficioso” de los gobiernos del PSOE, algo que es más grave si cabe por tratarse de la máxima instancia de nuestra Magistratura que, supuestamente, debiera también ser la que transmitiera máxima seguridad de discreción. Y surge la pregunta obvia: ¿quién filtró la sentencia antes de tiempo? que tiene una respuesta aún más obvia: sólo pudo haberlo hecho alguien del entorno de los magistrados o, lo que es peor aún, alguno de ellos. Según avanzó al respecto El Confidencial “Marchena aseguró que no estaba ‘enfadado, aunque sí ‘disgustado’ por las filtraciones del fallo”, y añadía que “el presidente de la Sala Segunda tiene perfectamente identificado al filtrador, que sería una sola persona… y se trata de un miembro “progresista”del Tribunal Constitucionalque mantiene buena relación con algunos magistrados del juicio, que podrían haberle facilitado, como muestra de confianza y con exigencia de reserva, datos sobre el fallo final”. Ya veremos el recorrido que tiene este grave asunto y si conocemos la identidad del filtrador y del que se lo filtró a él por esa supuesta “confianza” aparentemente traicionada.

Otra de las cuestiones que han ocupado más tiempo en la crítica de la sentencia es que ésta se torció cuando el gobierno del Dr. Plagio cum Fraude, a través de la Abogacía del Estado sustituyó como representante en el Proceso a Edmundo Bal por Rosa Mª Seoane. El propio Edmundo Bal, hoy diputado de Ciudadanos lo aclara en una entrevista en Voz Populi: “Yo hice un escrito de sedición con violencia. Hice un borrador de rebelión, uno segundo con malversación y un tercero con sedición con violencia… porque me dijeron que tenía que hacer un escrito con el delito de sedición, y yo describí los hechos como yo entendí que eran: es decir, con violencia amparada en un delito de sedición. Y me amparé en la misma sentencia que ha utilizado el Supremo, a la que alude la juez Carmen Lamela para procesar a Trapero, Laplana y Puig por sedición”, añadiendo que su negativa a eliminar el agravante de violencia “es el motivo y única razón por la que me cesaron… me negué a quitar del escrito de acusación los hechos que se referían a la violencia. Hechos violentos que resultaban con toda claridad en la fase de instrucción de la causa”. Y apostilla: “Si a mí en aquel momento me dejan presentar ese escrito de sedición con violencia, en donde vaticinaba que la sedición y la malversación se encontraban en concurso medial con la sedición e intuía unas penas para Oriol Junqueras en torno a 16 años, hoy me hubiera dado la satisfacción de que el Tribunal Supremo me daba la razón a mí”. Es decir, que parece que la ausencia del término violencia es lo que ha determinado la diferencia de pena para el principal de los encausados, Oriol Junqueras, de 16 años a 13 y, supongo, que algo parecido se puede extender al resto de condenados. Entiende además Edmundo Bal, contra lo visto en algunos medios sobre el “enfado de la Fiscalía”, que ésta “se haya mostrado contenta con la sentencia” porque “Independientemente de la calificación jurídica, la redacción de los hechos es la del escrito de acusación.

Los hechos son los de la Fiscalía; un argumento relevante para que Pedro Sánchez no esté tan contento y triunfalista diciendo que ha ganado el escrito del Gobierno. No, mire usted, en la redacción de hechos ha ganado el escrito de la Fiscalía. En el escrito de acusación de la Abogacía del Estado no se hacía referencia alguna a hechos violentos. Pedro Sánchez engañó a la gente ocultando la violencia. La redacción de hechos probados es una derrota en toda regla”, y termina “si me hubieran dejado llevar el asunto, hoy hablaríamos de una sentencia que coincidiría al 100% en los hechos probados y en la calificación jurídica, y superaría solo por un poco la condena que se ha impuesto”. Creo que queda claro.

Por último me sorprende el rechazo de la petición de la Fiscalía para que los condenados no puedan acceder al tercer grado -creo que es el Art. 36.2 del C.P.- hasta haber cumplido la mitad de la pena para evitar que la Generalidad, titular de las competencias de Prisiones -otra cosa que nunca debió hacerse- pueda aplicar a los presos el régimen más favorable -en pocas semanas en algún caso- y que ahora queda en sus manos, aunque la decisión en ese sentido puede ser recurrida por la Fiscalía.

En definitiva, la interpretación y recorrido de la controvertida sentencia del TS dará mucho de sí en los próximos meses pero hay que destacar las reacciones que, desde el lunes, estamos viendo en las calles de las capitales catalanas y otros puntos y las declaraciones de los que dan cobertura desde las instituciones de la Generalidad a los condenados. Empezando por el presidente Joaquín Torra: “Lo volveremos a hacer” dando las “gracias por las movilizaciones contra la injusticia de la condena”.

Lo paradójico es que este cabestro, supuestamente máxima autoridad del Estado en la región y, por ende, responsable de que se cumpla la ley y se mantenga el orden, sea el mismo que enardece a las turbas que, en su salvajismo y conocimiento de que “su” autoridad los anima, se sienten impunes por los desmanes que convirtieron Barcelona en hogueras de mobiliario urbano y destrozos que han dejado más de cincuenta heridos en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Y por si hay duda se suma a la marcha que, desde Gerona, está cortando la AP-7, aunque ahora, en una estrategia más, pretende desmarcarse de la violencia que, después de animarla, dice que “no nos representa”.

Por su parte, la segunda “autoridad” catalana, Rogelio Torrent, presidente del parlamento cuya antecesora, la “pobre abuela” Carmen Forcadell, hoy condenada a once años y seis meses, proclamó el 27 de Octubre de 2017 la Republica “Guinnes” -56 segundos duró-, llamaba a salir a la calle para “hacer que la represión del Estado sea insostenible”. Y desde esa cárcel-hotel de cinco estrellas de Lledoners, entre visitas, el también condenado Junqueras dice que la sentencia “No es Justicia, es venganza”, mientras que su jefe, el fugado Carlos Pico del Monte, desde el palacete de Waterloo alardea sobre el Tsunami Democrático (TD) -término que anunció Jordi Cuixart durante el interrogatorio y que corresponde a una Plataforma que funciona desde una aplicación protegida, descargable en el móvil-. Lo llama “propuesta ingeniosa que les desborda -al Estado español-, como las urnas y como el propio TD”. Una plataforma más profesionalizada que los CDR y alentada por una cabeza política todavía desconocida ante la que el “aguerrido” ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, que ya quedó definido por su compañera de gabinete Dolores Delgado (“Lola bebe de mi copa”, decía el comisario Villarejo) parece tener más “energía” a la hora de abroncar las acciones de los suyos, como con la Guardia Civil tras detener a nueve CDR, que de enterarse de quiénes están detrás de ese movimiento violento que parece que surge de una reunión en Bruselas entre los ya citados Puigdemont y Torras y las también fugadas y ahora en Suiza, Marta Rovira y Anna Gabriel. Esperemos que esta vez, la Orden Europea de Detención que ha activado de nuevo el Juez Pablo Llarena, tenga efecto y la justicia belga cumpla con su obligación y detenga a los fugados para que sean juzgados en suelo español del que se les permitió escapar impunemente.

Y de aquellos polvos -y algunos más que el espacio limita-, estos lodos, como recordaba un buen amigo vía WhatsApp con unas acertadas preguntas: “1.- ¿Quién descafeinó la tipificación del delito de rebelión en la reforma del C.P. (artículo 217 – 1973)? El biministro Belloch, y el presidente González, en 1995. 2. ¿Quién eliminó del C. P. el delito de referéndum ilegal (artículo 506 bis)? El ministro Alonso y el presidente Zapatero, en 2005. Medida aprobada a final de 2003 y contribuyó frenar el plan Ibarretxe. 3.

¿Quién decidió entregar la competencia sobre las cárceles a Cataluña? El ministro Barrionuevo y, de nuevo, el presidente González, en 1983 y 4. ¿Quién decidió trasladar a los políticos independentistas presos a la cárcel de Lledoners, en Barcelona? El ministro Grande-Marlaska, y el presidente Sánchez, en 2018”, añadiendo para refrescar la memoria que “El elemento común a estas cuatro decisiones políticas es que fueron adoptadas por ejecutivos socialistas. Ahora que nos gobierna otro presidente socialista y que hay elecciones el 10 de noviembre NO VOTES PSOE”. Recomendación que suscribo y añado que el PP propone recuperar el delito de rebelión impropia para responder a la proclamación de independencia sin uso de violencia, que modificó el PSOE.

Claro que a fuer de ser ecuánime y siendo lo anterior incuestionable, respondía con un par de preguntas y su respuesta: 1. ¿Quién no modificó lo que González hizo mal? José Mª Aznar, que hablaba catalán en la intimidad. Y 2. ¿Quién no derogó la Ley de Memoria histórica, permitió dos referéndums y no aplicó bien lo que podía, convocando elecciones catalanas sin haber normalizado la situación, como dijo? Mariano Rajoy. Es decir, “entre todos la mataron y ella sola se murió” y ahora llegan los nuevos a repartirse los restos.

Por cierto, hablando de los nuevos, ¡qué fiesta sin la tía Juana!, me puede el “héroe” Santiago Abascal, que no perdió la oportunidad de desbarrar en la misma puerta del TS nada más publicarse el fallo: “Después de estudiar detalladamente la sentencia, que es algo que haremos en las próximas horas, recurriremos la misma”. ¿Encabezará VOX “también” el recurso de amparo de los condenados ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos?
Y termino con estos versos de mi paisano Don Eufemio en el Blog del General Dávila: “Que fallido un Estado el que mantiene, /un país con Justicia de opereta, /que un día derrotó, dice, que a ETA / y que a su voluntad, servil, se aviene: / un país, lo dejó claro el poeta, / ¡Un país de charanga y pandereta!”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

El Gobierno de Pedro Sánchez ha roto la convivencia entre los españoles

Published

on

texto alternativo
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es falso que la exhumación de Francisco Franco dimane de un mandato de la Ley de Memoria Histórica, del Poder Legislativo, y de la sentencia del Tribunal Supremo.

Apoyarse en estos argumentos para justificar tamaña profanación carece de la más mínima legitimación.
Es falso que sea un logro de la democracia, cuanto la democracia no respeta derechos fundamentales.

Es falso que con ello culmine unos de los periodos más negros de nuestra historia.

Es falso que se quiera dar una versión torticera, espurea y dolosa de la España del Franquismo.

Lo que no es falso, es que se ha roto la convivencia entre los españoles, por el procés independentista catalán.

Lo que no es falso es el reto vasco apretando el acelerador para su autogobierno.

Lo que no es falso, las diferencias de los españoles según en la Comunidad Autónoma que tengan fijada su residencia.

Todo ello ha contribuido a un clima de desasosiego, de incertidumbre y a quebrar la paz y concordia entre todos los españoles.

En la historia de España quedaría reflejado un periodo eso sí, negro y trágico que pulveriza una larga etapa de paz, convivencia y prosperidad.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¡Qué atrevida es la ignorancia, Abascal!

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Empiezo por dejar constancia de que mis conocimientos jurídicos tienden a cero, fuera del pequeño barniz que a lo largo de mi dilatada vida personal y profesional se haya podido ir quedando por mor de la propia actividad y los avatares que se fueron presentando pero, en todo caso, mis escasos conocimientos en el campo del Derecho se ciñen a poco en materia civil, laboral, fiscal o mercantil y, afortunadamente, nada en lo penal, que es lo que se juzgaba en el Tribunal Supremo respecto a la posible rebelión o sedición por parte de los políticos catalanes, ya condenados, por ese intento de golpe de Estado para instaurar la República catalana, como pretendieron en aquella breve declaración de finales de Octubre de 2017, que acabó con la fuga del principal culpable y algunos de sus colaboradores y el procesamiento, con prisión preventiva incondicional durante casi los dos últimos años, de su número dos y otros ocho altos cargos de la Generalidad o líderes del movimiento separatista social.

Puntualizo también que, pese a ese reconocido desconocimiento jurídico, yo esperaba o, mejor dicho, quería, una sentencia por rebelión y unas condenas mayores que, en el caso de haber sido así, podrían haber llegado a 25 años, aunque después de escuchar por la noche a un jurista reconocido y nada sospechoso en mi opinión, me hizo reflexionar y me dejó la duda entre esa interpretación que justificaba la rebelión y la exacerbada crítica de buena parte de esa prensa demagógica y algunos políticos radicales que, entre otras cosas, sólo demuestran su ignorancia, si se analiza mínimamente lo que dicen.

Así, por ejemplo, vimos la bravuconada de Santiago Abascal en la mañana del lunes a las puertas del Tribunal Supremo y acompañado por su secretario General y jurista, Javier Ortega, que “incomprensiblemente” lo dejó desbarrar cuando, nada más conocerse oficialmente la sentencia filtrada en su resumen final el viernes anterior, con esa pose de “héroe” que tanto le gusta, se despachó diciendo: “Después de estudiar detalladamente la sentencia, que es algo que haremos en las próximas horas, recurriremos la misma”, algo que en primer lugar es arriesgado decir sin haberla leído siquiera pero, mucho más grave y demostrativo de una ignorancia preocupante, es decir que la “recurriremos” pues, hasta dónde yo sé, que como he dicho no es mucho, pero me he informado con letrados que sí saben, esta sentencia parece que “no admite recurso, salvo el de amparo“ por los propios condenados -es decir, los golpistas- si consideran que se han visto dañados algunos de sus derechos y no creo que VOX recurra al Tribunal Constitucional o al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para reclamar posibles derechos conculcados a los ya condenados. Y en esa línea, este miércoles, en la tertulia amiga de esRadio entre “astados” despuntados, el propio Ortega “matizaba” a su jefe de filas y reconocía que “es muy difícil el recurso, puesto que solo se admite “el de amparo” por esa falta de garantía de sus derechos que puedan esgrimir los condenados pero, para seguir con el brindis del líder y no dejarlo del todo mal, añadió “estudiaremos todas las alternativas que nos deje el trámite procesal -o algo así- aunque no tengo mucha esperanza”.

Lo malo de estas afirmaciones irresponsables es que los fanatizados votantes de VOX, que se dejan llevar por las soflamas patrioteras del mocetón de Amurrio, le compran hasta una moto sin ruedas, si viene de su “héroe” que, cada vez que puede, demuestra su ignorancia, de la que fuimos testigos muchos de los que en distintas etapas -yo desde antes de la fundación del partido y hasta que se consumó el “asalto al poder” del “carismático” líder en septiembre de 2014- hemos creído que VOX llegó para arreglar el descontento que nos había dejado Mariano Rajoy y parte de su equipo, la vicepresidente Soraya Sáenz de Santamaría principalmente, en lugar de para situarse en el Sistema y vivir de él, como llevaba haciendo Santiago Abascal casi desde que le “salieron los dientes políticos con la mayoría de edad” -es un decir-, en las filas del PP para más señas, hasta que se vio descolocado y recurrió a VOX, vendiendo lo que no era ni tenía de verdad, pero que le valió para quedarse con el partido ante la inesperada reacción de uno de sus fundadores reales y la imposibilidad de recuperar un acuerdo de mínimos de otro, que no pudo contra la pareja de artistas y fue el primero en abandonar el partido. Pero ese es otro tema del que ya he escrito antes y creo que mucha gente conoce, aunque a juzgar por los “llenos” en las comparecencias de “los mosqueteros verdes”, no la suficiente, pero seguiremos insistiendo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: