Connect with us

Europa

Johnson cierra la puerta a los inmigrantes no cualificados: deben hablar inglés y ganar 30.000 euros

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La inmigración fue la cuestión protagonista en la campaña del histórico referéndum de 2016, la misma en la que Boris Johnson se convirtió en el «rockstar» de la causa pro-Brexit. Por lo tanto, ahora que ya reside en Downing Street, el primer ministro está dispuesto a «recuperar el control de la fronteras». Y esto se traduce en la mayor reforma del sistema migratorio de las últimas cuatro décadas. A partir del 1 de enero de 2021, cuando finalice el periodo de transición, todo aquel que quiera ir a trabajar a Reino Unido deberá tener previamente una oferta de empleo, hablar inglés y garantizar un salario por encima de las 25.600 libras (unos 30.800 euros) anuales, una reducción respecto a las 30.000 libras (36.000 euros) que se exige ahora a los no comunitarios.

Por lo tanto, adiós a aquellos planes que miles de españoles han venido realizado durante las últimas décadas de trasladarse a Reino Unido una temporada para aprender inglés mientras trabajaban en el sector de la hostelería o cualquier otro con que poder ganarse la vida mientras tanto.

Loading...

En definitiva, se termina por completo la libertad de movimiento, no se da ninguna prioridad a los comunitarios y se cierra la puerta a aquellos no cualificados. Una auténtica revolución. «Durante demasiado tiempo, un sistema migratorio distorsionado por la libertad de movimientos europea ha fallado a la hora de cumplir con las necesidades de los británicos. Nuestra propuesta va a cambiar todo esto», señala el libro blanco publicado este miércoles por el Ejecutivo, sobre el que se desarrollará ahora la nueva legislación. «Necesitamos cambiar el foco de nuestra economía para que deje de asentarse sobre la mano de obra barata de Europa y concentrarnos, en cambio, en invertir en tecnología y automoción. Los empleados deberán adaptarse», detalla del texto.

Johnson rechaza pedir un aplazamiento

Reino Unido abandonó formalmente la UE el pasado 31 de enero. Hasta finales de año hay un periodo de transición en el que todo sigue igual mientras Londres y Bruselas negocian un acuerdo comercial. En teoría, Downing Street podría solicitar la ampliación de esta transición por uno o incluso dos años. Sin embargo, Johnson vuelve a dejar claro que quiere recuperar cuanto antes el control de sus fronteras.

La ministra de Interior, la euroescéptica Pitri Patel, recalcó que «lo adecuado es que la gente hable inglés» antes de viajar a Reino Unido y que «tenga una ruta patrocinada, ya sea a través de un empleo o bien de una institución académica». «Queremos animar a aquellos con talento y formación venir y queremos terminar o reducir el número de aquellos que vienen con poca cualificación», matizó.

Las nuevas normas también se aplicarán a los estudiantes, que tendrán que demostrar que son capaces de «vivir por sí mismos» (en definitiva, que no suponen un coste para el sistema), aunque podrán permanecer en Reino Unido y trabajar durante dos años después de la graduación. Por su parte, aquellos que quieran viajar como turistas podrán hacerlo por un periodo de seis meses. Sin embargo, si quieren quedarse posteriormente a trabajar, deberán salir primero del país y pedir un visado específico de trabajo.

Temor y críticas de los empresarios

Sin facilidades para los no cualificados, los empresarios expresan ahora sus temores, sobre todo aquellos del sector servicios. Pero el documento del Gobierno indica que los comunitarios que ya están en Reino Unido –aquellos que tienen derecho a quedarse tras el Brexit y a los que no se les aplicarán las nuevas normas– «otorgarán a las empresas la flexibilidad necesaria para cumplir con las necesidades del mercado». Por otra parte, el Ejecutivo ha tratado de satisfacer las preocupaciones de la industria hortícola sobre el reclutamiento de empleados para las cosechas. El año pasado, la escasez ya provocó el desperdicio de productos como más de mil toneladas de manzanas, por ejemplo. En este sentido, el Gobierno se ha comprometido a permitir que unos 10.000 inmigrantes poco cualificados puedan entrar cada año un periodo de seis meses para las cosechas.

El nuevo sistema británico será por puntos y está inspirado en el australiano, uno de los más duros del mundo. Eso significa que todo aquel que desee mudarse a trabajar al país a partir del próximo año, aparte de pagar la visa que se exige ahora a los no comunitarios (unos 1.500 o 1.150 euros, para casos de gran cualificación y demanda), deberá obtener además 70 puntos a partir de diferentes baremos.

Los requerimientos obligatorios son en primer lugar tener una oferta de empleo patrocinada por la empresa (20 puntos), que el empleo sea cualificado (20 puntos) y un nivel de inglés B1 (20 puntos). Por otra parte, según el salario se recibirá más o menos puntuación. Aquellos entre 20.480 y 23.039 libras no obtendrán ningún punto, mientras que los que ganen 25.600 libras o más podrán obtener 20 puntos. Por último, se puede sumar más si es un empleo cualificado, como por ejemplo médico, o se tiene un doctorado.

Se cierra la puerta también a los trabajadores autónomos que llegaban hasta ahora al país sin trabajo, como miles de fontaneros polacos o albañiles rumanos. En esa línea, en la frontera ya no se aceptarán tarjetas de identificación de países como Francia e Italia, ya que muchos de inmigrantes de fuera de la UE usaban documentos falsos o robados.

Tampoco se puede decir ahora que el anuncio haya pillado por sorpresa. El plan estaba en el manifiesto del Partido Conservador con el que Johnson ganó con mayoría absoluta las elecciones del pasado mes de diciembre. Había voces que aseguraban que el primer ministro seguía siendo en el fondo un liberal, que algo de él quedaba de su época como alcalde de la cosmopolita metrópoli londinense, cuando defendía la aportación de los inmigrantes a la sociedad. Pero con el anuncio de este miércoles, el líder «tory» deja claro que sus supuestas creencias personales no interfieren con sus instintos políticos.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Una mujer italiana es apaleada por regañar a un hombre de Mali que no llevaba mascarilla

Published

on

Stefania Buonpensiero
Stefania Buonpensiero
Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Hace unos días, Stefania Buonpensiero se encontraba en las oficinas de la Confederación General Italiana del Trabajo, en Foggia, cuando le recriminó a un individuo que hubiera entrado en las instalaciones sin mascarilla. El sujeto, un individuo de 36 años de edad nacido en Mali, le propinó un puñetazo en la nariz que la tiró al suelo, donde la pateó y la golpeó hasta causarle un traumatismo craneoencefálico y la ruptura del tabique nasal.

«Pensé que iba a morir», ha relatado la víctima en una entrevista concedida al programa italiano «Mattino Cinque», donde ha recordado el primer puñetazo «justo en la nariz» que la hizo caer al suelo. Inmediatamente, siguieron varios golpes mientras estaba tendida y un escupitajo, «en este momento, un arma en toda regla», ha dicho.

Loading...

«Estaba a merced de la violencia y de los golpes que me dio. No sé si pasaron 30 segundos o 3 minutos. Ya no existía. Estoy segura de que si hubiera tenido un cuchillo en la mano me habría dejado una cicatriz», ha relatado.

La mujer quedó conmocionada, en medio de «un lago de sangre» y presa del miedo: «Si no hubiera sido por el guardia de seguridad que intervino, tal vez no estaría aquí».

La agresión le causó un traumatismo craneoencefálico, la ruptura del tabique nasal y varias heridas laceradas en la región frontal, así como varios hematomas. Su agresor fue detenido por los carabineros y ahora está en prisión.


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Internacional

La derecha identitaria de Suecia estalla en un nuevo episodio de protestas contra la entrada masiva de islamistas en el país

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Durante las últimas semanas, la localidad sueca de Malmö fue escenario de nuevos episodios de violencia. Esta vez, fue una protesta en donde al menos 300 personas se reunieron para protestar contra la presencia masiva de islamistas en el país. Según la policía, los manifestantes arrojaban objetos a los agentes de seguridad y se incendiaron neumáticos de automóviles.

Las protestas contra el islamismo radical fueron convocadas rápidamente después de que a Rasmus Paludan, político danés y líder del partido de derecha Hard Line, se le negara el permiso para ingresar a Suecia y sea detenido en la frontera.

Loading...
Rasmus Paludan

Rasmus Paludan

Paludan es un político y abogado danés que fundó su partido en 2017 y su popularidad viene en ascenso por sus videos en contra de los musulmanes en YouTube. En los videos proponía quemar el Corán (el libro sagrado del Islam).

Las protestas buscaron sacar a la luz la hipocresía del gobierno sueco, que acepta la entrada de peligrosos extremistas religiosos islamistas, pero no permite el ingreso al país de un político extranjero solamente por cuestiones ideológicas.

En su mayoría, los manifestantes contra el islam en Suecia y a favor del partido Hard Line de Dinamarca, apoyan al partido Demócratas Suecos, que es actualmente el tercero más grande en el Parlamento. El partido Demócratas Suecos se ha declarado a favor de Israel, Trump y los nuevos movimientos de derecha en todo el mundo.

Según un informe publicado por el Instituto Brookings en marzo de este año, Suecia ha recibido la tercer mayor cantidad de refugiados per cápita del mundo en los últimos años, solo después de Australia y Canada que ocupan el segundo y primer puesto, respectivamente.

Desde el comienzo de la guerra civil en Siria, Suecia le permitió la entrada a aproximadamente 70.000 refugiados de dicha nación.

El gobierno de Suecia tiene un enorme desafío por delante. Si no quiere seguir perdiendo terreno contra los partidos de derecha, debe enfrentar de manera efectiva la crisis de los refugiados y las consecuencias políticas, sociales y económicas que estos están causándole al país, como el aumento masivo de las violaciones, la suba del desempleo (muchos refugiados eligen a Suecia como destino para beneficiarse de los planes sociales por desempleo) y el crecimiento exponencial de militantes islámicos que buscan imponer su cultura y la Ley Shariah en la nación báltica.

Lo que en un pasado parecía imposible, hoy los identitarios de Demócratas Suecos están ganando cada día más apoyo, y todo por sus posturas anti-inmigración.

Los suecos siguen teniendo una tendencia política en favor del asistencialismo y el Estado de Bienestar, pero, como se están dando cuenta, estas políticas son incompatibles con fronteras abiertas y ojos cerrados.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Apaciguamiento: el mal europeo

Published

on

Gran Bretaña y Francia tratan de apaciguar a las tres potencias que más amenazan el mundo en estos momentos: Irán, China y Rusia. En la imagen (Vyacheslav Oseledko/AFP, vía Getty Images), el presidente de Rusia, Vladímir Putin; el de China, Xi Jinping, y el de Irán, Hasán Ruhaní, en Bishkek, Kirguistán, el 14 de junio de 2019.
Gran Bretaña y Francia tratan de apaciguar a las tres potencias que más amenazan el mundo en estos momentos: Irán, China y Rusia. En la imagen (Vyacheslav Oseledko/AFP, vía Getty Images), el presidente de Rusia, Vladímir Putin; el de China, Xi Jinping, y el de Irán, Hasán Ruhaní, en Bishkek, Kirguistán, el 14 de junio de 2019.
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Richard Kemp.- Europa es presa de una enfermedad extraordinariamente virulenta y perniciosa que amenaza el bienestar de sus pueblos y del mundo entero. No me refiero al coronavirus, sino al apaciguamiento. En la década de los años 30 del siglo pasado, también la política exterior anglo-francesa estuvo dominada por el apaciguamiento, entonces ante la Alemania nazi; apaciguamiento que fracasó a la hora de impedir una de las mayores catástrofes que haya sufrido la civilización y que se cobró la vida de millones de personas.

Ahora, el Reino Unido y Francia tratan de apaciguar a las tres potencias que más amenazan al mundo en estos momentos: Irán, China y Rusia. Como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, el otro día tanto Londres como París se arrodillaron ante sus archienemigos al negarse a apoyar una resolución de su mayor aliado, EEUU, para prolongar el embargo de armas onusiano que pesa sobre Irán. Por supuesto, la iniciativa norteamericana fue rechazada por China y Rusia, que pretenden vender armamento convencional avanzado a Teherán en cuanto se levante el embargo, el próximo mes de octubre.

Loading...

Volvamos a los años 30. Las intenciones agresivas de la Alemania nazi estaban claras. Aunque el apaciguamiento con Hitler no tiene excusa, la razón primordial era quizá comprensible: la actitud imperante de ‘paz a cualquier precio’ luego de la inaudita carnicería de la Primera Guerra Mundial, todavía fresca en la memoria de todo el mundo.

Hoy, las intenciones del Irán de Jamenei son igual de claras, y las materializa con frecuencia en agresiones imperialistas por todo Oriente Medio, sobre todo contra Irak, Siria, el Líbano, el Yemen y Arabia Saudí, así como en sus incesantes amenazas y acciones militares contra Israel.

Aun si los países europeos fueran tan miopes como para ignorar esas distantes agresiones, ¿cómo podrían hacer lo mismo ante la miríada de acciones terroristas y asesinatos pergeñada por los peones iraníes en sus propios territorios en los últimos años? Hablamos de asesinatos o intentos de asesinato de disidentes iraníes, así como de un intento fallido de atentado con bombas contra una convención en París en 2018 y del almacenamiento de toneladas de material explosivo en Londres en 2015. Sólo unos años antes mantuve discusiones en Downing Street sobre la muerte de soldados británicos en Irak a manos de aliados de Irán, y me encontré con una amplia reluctancia a adoptar medida significativa alguna.

Las excusas para el retraimiento franco-británico son menos convincentes hoy que en los años 30 y aluden, por ejemplo, a la resaca de las recientes campañas en Irak y Afganistán, aunque, comparadas con la Gran Guerra, aquéllas apenas afectaron a nadie en Europa. En tal parálisis encontramos un viejo y arraigado sentimiento de culpa colonialista, explotado durante décadas por la izquierda para minar la autoconfianza nacional y promover un espíritu de apaciguamiento hacia los países de Oriente Medio. El creciente radicalismo islámico tanto en el Reino Unido como en Francia, que albergan decenas de miles de yihadistas, también ha contribuido a excitar la pusilanimidad.

Si el legado económico de la Gran Depresión alimentó el apaciguamiento en los años 30, hoy en día la vinculación comercial con China y Rusia, junto con la aprensión ante el panorama económico post-covid, hace que los Gobiernos e instituciones europeos teman alienarse a ambos.

Hay otro factor que quizá pese aún más en los apabullados políticos europeos. Gran Bretaña e –incluso aún más– Francia están muy preocupados por el acuerdo nuclear con Irán suscrito por el anterior presidente de EEUU, Barack Obama, directamente responsable de la crisis que se vive ahora en el Consejo de Seguridad de la ONU. Los dos países, así como Alemania y la propia UE, saben perfectamente que, en vez del objetivo declarado de cerrar a Irán la vía a la adquisición de armamento atómico, el PAIC de hecho le allana el camino; no sólo a la adquisición de capacidades nucleares, sino a hacerlo de manera legítima y efectiva, con la bendición del Consejo de Seguridad.

Ignorando valoraciones mejores, accedieron al PAIC porque así se lo pidió el presidente Obama, al que veneraban. La retirada de EEUU del acuerdo, ordenada por el presidente Trump, les ha generado un dilema. Y es que desprecian a Trump tanto como veneraban a Obama y, aunque saben que aquél tiene razón, posiblemente no sigan su estela.

El otro día, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, puso en marcha la reactivación de las provisiones sobre las que se basa el apoyo de la ONU al PAIC, en función de lo consignado en la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad. Y lo hizo porque el Consejo rechazó la prórroga del embargo de armas contra Teherán. Su efecto será la reimposición de todas las sanciones de la ONU contra Irán, empezando por el embargo de armas convencionales. También vedará el apoyo internacional al programa misilístico iraní, al desarrollo iraní de misiles capaces de portar componentes nucleares y a las actividades nucleares de enriquecimiento de la República Islámica. Y reinstaurará las prohibiciones de viajar que pesaban sobre ciertos miembros del régimen de los ayatolás. La reactivación pondrá fin al PAIC de tal manera que su recuperación será imposible.

La reactivación inmediata está justificada, al amparo de la Resolución 2231, por las violaciones iraníes de sus compromisos para con el PAIC, tal y como ha certificado la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que en junio anunció que Teherán había enriquecido uranio e incrementado sus provisiones de uranio poco enriquecido más allá de lo permitido, almacenado una cantidad excesiva de agua pesada, testado centrifugadoras avanzadas y recomenzado el enriquecimiento en la planta de Fordow, todo ello en contravención de lo pactado. Asimismo, la AIEA ha especificado que Irán sigue negándose a permitir el acceso de inspectores internacionales a sus instalaciones nucleares, y puede que esté ocultando materiales y procesos nucleares no declarados.

Por supuesto, el Reino Unido y Francia lo saben de sobra, y en enero pusieron en marcha, junto con Alemania, el mecanismo de resolución de disputas del PAIC en protesta por las violaciones iraníes del mismo. Pero siguen rechazando la exigencia norteamericana de prorrogar el embargo de armas contra Irán y piensan no sólo negar el apoyo a EEUU en la cuestión de la reactivación, sino frustrar activamente su empeño en el Consejo de Seguridad, en refuerzo de los intentos rusos y chinos al respecto, por supuesto saludados por Alemania y la UE.

Como Irán, esos países esperan y desean que el presidente Trump pierda las elecciones de noviembre y el acuerdo nuclear sea rescatado por su sucesor. Con independencia de quién gane esos comicios, no será fácil que tal cosa suceda. Los defensores de Irán tratan desesperadamente de impedir la reactivación aduciendo que, tras su retirada del PAIC, EEUU no tiene nada que decir. Lamentablemente para ellos, están equivocados. Pero eso no quita para que se desvivan tratando de retorcer los términos y precedentes del Consejo de Seguridad.

Al final es probable que la maniobra de Pompeo tenga éxito. La reimposición de las sanciones dejará entonces a China, Rusia y los países europeos ante la complicada disyuntiva de cumplir con ellas o asumir unas consecuencias perniciosas en sus relaciones comerciales con EEUU. Puede producirse un daño irreparable no sólo en las relaciones euro-americanas sino en la propia ONU, institución ya muy cuestionada por muchos en EEUU.

¿Y todo esto para qué? Puede que saquen tajada Rusia y China, cuyas ventas de armas a Irán les reportarán jugosos ingresos y que verán extenderse su influencia sobre la región a expensas de América y Europa.

En cuanto a esta última, quizá logre un retorcido reconocimiento por plantarse ante EEUU y el malvado Trump. Y algunas migajas comerciales con Irán. Pero, definitivamente, no se hará avanzar la paz ni la seguridad global. Puede que los belicistas ayatolás que gobiernan en Teherán también se beneficien, pero desde luego no lo harán el pueblo iraní ni los demás países mesorientales. Numerosos iraníes de bien no quieren más que acabar con los ayatolás opresores que les han convertido en parias y llevado a la miseria. Si la reintroducción funciona, las sanciones norteamericanas acelerarán el fin del régimen terrorista de Teherán. Y dará más confianza y seguridad a los países árabes, cada vez más temerosos de un Irán con armas nucleares.

El apaciguamiento europeo de los años 30 acabó siendo gestionado casi en exclusiva por un solo hombre: Winston Churchill. Al primer ministro británico actual, Boris Johnson, que ha escrito una biografía de aquél, cabría aconsejarle que reflexionase sobre cuál sería la reacción de su biografiado ante esta difícil situación, y que se alineara con nuestros aliados americanos en el Consejo de Seguridad.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Internacional

Sicilia encuentra el valor que España no tiene y ordena la salida inmediata de todos los inmigrantes ilegales de la isla

Published

on

inmigrante ilegal negro
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

  • El Gobierno regional siciliano también ha prohibido nuevos desembarcos en la isla

  • El Ministerio del Interior italiano ha contestado que el tema de la inmigración no es competencia de las regiones

Sicilia ha ordenado la salida de todos los inmigrantes ilegales alojados en los centros de recepción de la región en las próximas 24 horas y sus traslado a otras partes de Italia, y ha prohibido nuevos desembarcos en la isla, pero el Ministerio del Interior italiano ha dicho que esta cuestión no es competencia de las regiones.

El gobernador de esta región del sur de Italia, Nello Musumeci, firmó una ordenanza que impone la prohibición de «entrada, tránsito y estacionamiento» para «todo migrante que llegue a las costas sicilianas con barcos grandes o pequeños, incluidos los de las ONG».

Loading...

También ordena que para la medianoche del lunes 24, «todos los migrantes presentes en los puntos de acogida y en todos los centros de recepción de Sicilia deberán ser trasladados sin demora a estructuras fuera de la isla».

La orden fue firmada anoche por Musumeci, que señaló hoy que este domingo «se notificará a todas las prefecturas de la isla y al Gobierno nacional».

Fuentes del Ministerio del Interior italiano dijeron que el tema de la inmigración no es competencia de las regiones y que ninguna ordenanza puede decidir sobre esta materia.

Pero el Ministerio trató de calmar la situación señalando que la situación en Sicilia, que soporta una gran presión por los desembarcos masivos de migrantes, es un tema candente para el Gobierno, que trata de buscar soluciones para aligerar esa presión.

«Sicilia no puede ser invadida mientras Europa mira hacia el otro lado«, escribió en Facebook Musumeci, que argumenta la necesidad de esta disposición elagando que actualmente no es posible garantizar una estancia en la isla cumpliendo con las medidas sanitarias para prevenir el contagio por coronavirus.

 

Buongiorno! L’ordinanza è stata pubblicata questa notte. Oggi verrà notificata a tutte le prefetture dell’Isola e al…

Publicada por Nello Musumeci en Domingo, 23 de agosto de 2020

 

 

«La Región de Sicilia…pone a disposición de las autoridades nacionales el personal necesario para los controles sanitarios que permitan el traslado de los migrantes con seguridad», agrega la ordenanza.

La disposición de 33 páginas firmada por Musumeci señala que busca «proteger y garantizar la salud y la seguridad» en la isla.

Alega que «el constate desembarco de población migrante, mediante embarcaciones no autorizadas, incide de modo significativo y alarmante en el riesgo concreto de difusión del contagio, con evidente perjuicio para el orden y la seguridad públicos y, por ende, la tutela de la salud».

Se refiere a la ausencia de «estructuras idóneas para garantizar, sobre todo en los puertos donde llegan estas embarcaciones, la ausencia de promiscuidad entre las personas contagiadas y las sanas y la falta de medios para evitar la huida de contagiados«. Y en los puntos de acogida dice no contar con medios estructurales ni personal para poder mantener a estas personas en medio de la crisis del Covid.

La ordenanza es válida hasta el 10 de septiembre y prevé sanciones por su incumplimiento de acuerdo a la legislación vigente.

Roberto Ammatuna, alcalde de Pozzallo, una de la ciudades sicilianas donde se encuentra uno de los mayores centros de recepción, ha expresado sus dudas sobre cómo podrá llevarse a cabo la evacuación de todos los migrantes en tan poco tiempo, y sin un acuerdo con las autoridades centrales italianas.

Musumeci llegó a la presidencia de Sicilia en las elecciones regionales de 2017 apoyado por la coalición de centroderecha.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, ha felicitado a Musumeci señalando que «como hombre libre» ha dicho «desde mañana no quiero un solo inmigrante clandestino en Sicilia».


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

¡SÍGUENOS!

Suscribirse a las notificaciones instantáneas

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »