Connect with us

Historia

Las claves del sorprendente auge mediático de los Tercios, en “Alt News”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Los Tercios españoles durante siglos fueron invictos y considerados la mejor infantería del mundo. Su disolución con las ordenanzas borbónicas, les hizo tener un fin poco glorioso para todo lo que habían significado y fueron condenados al olvido. Sin embargo,en la última década de este siglo, hemos asistido a una recuperación inusitada de su prestigio y de forma milagrosa han conseguido hacerse con el gran favor del público aficionado a la Historia.

Loading...

La historiadora María Fidalgo Casares ha explicado en “Alt News” algunos de los motivos de este sorprendente boom de los Tercios.

María Fidalgo destacó sobre todo al gran “pintor de batallas” Augusto Ferrer-Dalmau, que en “El último Tercio” elevó a categoría épica una de sus últimas derrotas, un espectacular lienzo que narra  la batalla en Rocroi. La inmensa difusión del cuadro visibilizó físicamente a aquellos ejércitos. Junto a Rocroi, completaría la  llamada “Trilogía de los Tercios”  con dos obras extraordinarias: El Camino Español y el Milagro de Empel, uno de los lienzos más místicos y profundos de la pintura española que mostró la vinculación indisoluble de los Tercios con la Inmaculada Concepción.

SIGA LA INTERVENCIÓN DE MARÍA FIDALGO CASARES DESDE EL MINUTO 15:15:


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Historia

La pandemia procedente de Asia que aniquiló a más de la mitad de la población europea

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

«El Decamerón» de Boccaccio narra la historia de unos jóvenes que, huyendo de un brote de peste bubónica, hacia el año 1348, se refugian en una villa campestre para contar cuentos, reír y jugar, mientras arrecia la muerte y el horror en Florencia. Si esta es un obra literaria fundamental, también es un recordatorio del impacto que tuvo en Europa aquel brote, solo comparable en mortalidad con el que asoló el continente en tiempos del emperador Justiniano.

Loading...

Entre 1346 y 1347 se propagó en Europa el brote de peste negra con mayor virulencia de la Historia. Cualquiera podía ser víctima de una enfermedad de la que se ignoraba su origen y no se conocía remedio. Ni los reyes ni los mendigos: nadie estaba a salvo. La enfermedad se manifestaba en las ingles, axilas o cuello, con la inflamación de alguno de los nódulos del sistema linfático acompañada de supuraciones y fiebres altas. Faltaban muchos siglos para que los médicos comprendieran que el contagio se producía de las ratas (portadores de pulgas con la bacteria) a los humanos; y que el probable puente con Asia estuvo en la ciudad comercial de Caffa, en la península de Crimea.

En el año cero de esta pandemia de procedencia asiática, los habitantes de Caffa se contagiaron de la enfermedad a través de los mongoles, que asediaron con brutalidad la ciudad y, de los que se dice, arrojaron sus muertos mediante catapultas al interior de los muros. Hasta ese momento, Europa había recibido con indiferencia los rumores de una terrible epidemia, supuestamente surgida en China, que a través del Asia Central se había extendido a la India, Persia, Mesopotamia, Siria, Egipto y Asia Menor. El concepto de enfermedad contagiosa seguía siendo incompleto en la sociedad medieval.

Desde el puesto comercial de Caffa la «muerte negra» cayó sobre Italia con cifras apocalípticas. Los mercaderes genoveses llevaron consigo los bacilos hacia los puntos de destino, en Italia, desde donde se difundió por el resto del continente. Las grandes metrópolis italianas sirvieron como catapulta para que la pandemia se extendiera con rapidez. Para enero de 1347 ya había penetrado en Francia, vía Marsella, y poco después en España. En 1349 la peste se movió, cual serpiente reptando, por Picardía, Flandes y los Países Bajos; y de Inglaterra saltó a Escocia e Irlanda, así como Noruega donde, procedente de las Islas británicas, llega un barco fantasma con un cargamento de lana y toda la tripulación muerta, que embarranca cerca de Bergen. Solo algunos países nórdicos, con baja densidad poblacional y condiciones extremas, se salvaron de la presencia de la pulga letal.

De las grandes ciudades, la plaga se transmitía a los burgos y las villas cercanas, que, a su vez, irradiaban el mal al resto de poblaciones. De ahí que la elección de los personajes del «Decamerón» resultara como poco cuestionable, pues huír al campo no era menos seguro que permanecer en las ciudades, donde el contagio era más lento y las pulgas tenían más víctimas a las que atacar.

La gravedad de la situación sacó lo peor de los seres humanos. No tardó en cundir la histeria colectiva y el miedo al contagio a niveles miserables. Agnolo di Tura, un cronista de Siena, relata en sus textos este pánico: «El padre abandona al hijo, la mujer al marido, un hermano a otro, porque esta plaga parecía comunicarse con el aliento y la vista. Y así morían. Y no se podía encontrar a nadie que enterrase a los muertos ni por amistad ni por dinero … Y yo, Agnolo di Tura, llamado el Gordo, enterré a mis cinco hijos con mis propias manos, como tuvieron que hacer muchos otros al igual que yo».

El 60 por cierto de Europa liquidada

Se calcula que el índice de mortalidad pudo alcanzar el 60 por ciento en el conjunto de Europa. Sin ir más lejos, en la Península Ibérica habría perecido entre el 60 y el 65 por ciento de la población. Números de los que no se libraron tampoco los grandes dirigentes. El Rey Alfonso XI de Castilla murió de la peste, al tiempo que su vecino, Pedro de Aragón, perdió a su mujer Leonora, a su hija y a una sobrina, en el espacio de seis meses. El emperador de Bizancio, Juan Cantacuzeno, perdió a su hijo. En Florencia, el gran historiador Giovanni Villani murió a los 68 años en medio de una frase inacabada mientras escribía: «… en el curso de esta peste fallecieron … ».

Una magnitud que nunca más se ha repetido, a pesar de que la bacteria ha sido reintroducida desde Asia en varias ocasiones en Europa, con episodios tales como la epidemia de 1649 en Sevilla o, uno de los casos más emblemáticos, el brote de Londres ese mismo siglo. Precisamente, cuando se produjo el Gran Incendio de 1666, la ciudad aún padecía los estragos de una epidemia que mató a más de una quinta parte de su población. Incluso el Rey y las máximas autoridades de la ciudad habían abandonado Londres.

Solo aquí el fuego pudo con «la muerte negra». Los últimos casos de peste coincidieron con el incendio, probablemente debido a que la población más pobre, y por tanto más vulnerable, o bien murió o bien tuvo que abandonar los suburbios en los que vivían en condiciones insalubres. La inesperada solución fue tan terrible como la propia peste.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Historia

La muerte que cayó del cielo: tres días de espanto y montañas de cadáveres en Dresde

Published

on

Dresde tras los bombardeos
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Matías Bauso.- Cualquier habitante de Dresde sabe cuál fue la peor noche en la vida de su ciudad: esa noche de hace 75 años en la que desde el cielo cayó una fuerza destructiva incomparable. Y también sabe cuáles fueron la segunda y tercera peores noches de su vida: las dos siguientes. Cuando terminaba el 13 de febrero de 1945 sonaron las alarmas antiaéreas. La gente corrió a los sótanos de los edificios. Más de 200 aviones integraron esa primera oleada. Las fuerzas aliadas se habían propuesto destruir Dresde. Una lluvia de devastación, que duraría tres días, cayó sobre la antigua ciudad alemana

Loading...

Hasta ese momento Dresde había sido bastante afortunada. Recién en agosto de 1944 recibió los primeros ataques aéreos. Sus habitantes no estaban preparados para las bombas enemigas. Casi no existían refugios antiaéreos de hormigón. Nadie los construía. Creían que la ciudad era inexpugnable.

Como sucedió también en Hiroshima por sus calles se fortalecían las leyendas que justificaban que se mantuviera intacta. Algunos decían que era porque vivía una tía de Winston Churchill, otros sostenían que existía un acuerdo secreto en el que los enemigos se habían comprometido a mantener indemnes a Oxford y a esta ciudad, también estaban los que aseguraban que los Aliados pretendían que Dresde, una vez terminada la guerra, fuera la nueva capital alemana debido a su enorme valor cultural. Era llamada, hasta ese momento, la Florencia del Elba. Imponentes construcciones medievales y del Renacimiento se concentraban en la Ciudad Vieja. Tenía una enorme vida cultural y una hermosa arquitectura.

La RAF, la fuerza aérea inglesa estaba al mando de Arthur Harris, el Carnicero o Bombardero Harris. Se lo conocía por su dureza, por ser un militar rígido e inclemente, que se vanagloriaba de su falta de sensibilidad. Logró imponer los bombardeos “alfombra o de área”. Consistían en que los aviones dejaran caer sus bombas sobre zonas determinadas, tratando de arrasar ese sector, sin atacar objetivos específicos, sino poblados en su totalidad. La combinación de las bombas explosivas con las incendiarias convertían a ese cóctel asesino en algo arrasador. Nada quedaba en pie.

Tres horas después del primer ataque, llegó la segunda oleada. Miles de toneladas lanzadas desde el aire. Luego, a razón de uno por día, volvieron los bombardeos hasta el 15 de febrero. Participaron en total más de 800 aviones.

Dresde quedó destruida, se convirtió en una hoguera gigantesca. El segundo ataque encontró a gran parte de la población en las calles tratando de remover escombros, intentando rescatar heridos, buscando con desesperación a sus familiares. En este caso ya no hubo sirenas antiaéreas masivas. Sólo algunas activadas manualmente.

La ciudad ya estaba sin luz ni agua. Al no existir refugios o bunkers de hormigón, la gente, en su desesperación, corrió a protegerse en los sótanos de estas antiguas edificaciones. A muchos lo que los debía proteger, los aplastó; cayó literalmente sobre sus cabezas. A muchos otros el calor los consumió, el oxígeno se acabó y sólo quedaba monóxido de carbono para respirar. El lugar que habían elegido para protegerse se había convertido, literalmente, en un horno.

Alcanzados por las bombas, aplastados por las construcciones derrumbadas, calcinados, quemados por dentro o asfixiados. Decenas de miles de personas murieron en pocos minutos. El infierno se había instalado en esa antigua ciudad alemana. Por lo que habían sido sus calles (en 20 minutos se habían convertido en una especie de cantera espectral) se escuchaban quejidos, llantos desgarrados, explosiones tardías y cada tanto el ruido sordo de algún derrumbe tardío.

Uno de los pilotos británicos que atacó Dresde la noche del 14 de febrero dijo: “El infierno, tal y como lo imaginamos los cristianos, debe ser algo parecido a esto. Esa noche me hice pacifista»

El fuego de las bombas incendiarias se esparcía, se contagiaba. La ciudad era una gran bola de fuego. Esa tormenta de fuego absorbía el oxígeno y calcinaba los pulmones. Hubo gente que se tiraba dentro de los tanques de agua pero estos se habían convertido en gigantes ollas de agua hirviendo, en inesperada lava.

El escritor Kurt Vonnegut, uno de los sobrevivientes, escribió: “Encontramos por doquier una especie de troncos abrasados que eran los restos de las personas calcinadas bajo la tormenta de fuego. Dresde parecía un paisaje lunar. No quedaba nada”.

Pila de cadáveres tras los bombardeos de Dresde

Pila de cadáveres tras los bombardeos de Dresde

Después vino el problema de la remoción de los cuerpos debajo de los cientos de kilos de escombros, el reconocimiento de los cadáveres, su entierro. Cuando cambió el clima, el hedor comenzó a ser insoportable. El cementerio de la ciudad no daba abasto. Las fuerzas de los sobrevivientes se agotaban. El reconocimiento de las mujeres era más dificultoso que el de los varones: ellas llevaban sus documentos en las carteras que habían quedado lejos de sus cuerpos o se confundían con las de otras. En un momento se tomó la decisión de ingresar en los sótanos dónde todavía había decenas de cuerpos con lanzallamas para cremarlos in situ.

Las reacciones posteriores variaron según de qué lado de la contienda se estuviera. El escritor alemán Thomas Mann, exiliado en California, sostuvo que esa destrucción se justificado por el odio y la violencia sembrada por los nazis. Las justificaciones de los altos mandos de los Aliados se centraron en la importancia táctica de Dresde. Se dijo que era uno de los nudos ferroviarios alemanes más importantes, de los pocos que se mantenían en funcionamiento. Que había fábricas importantes que seguían aportando armamento al frente. Que era vital para ayudar a los soviéticos que venían por el frente del Este. Sin embargo el puente del Río Elba que permitía conectar los trenes con toda la región oriental no fue destruido.

En Londres, en la Cámara de los Comunes en marzo del 45 se debatió la cuestión. Richard Strokes, del Partido Laborista, citó diarios ingleses y alemanes para describir el horror que habitaba las calles de Dresde. Luego explicó las distintas motivaciones que puede tener un bombardeo en medio de una guerra y se opuso a que continuaron “los bombardeos del terror”.

Churchill, en ese momento, escribió una carta a sus altos mandos: “Me doy cuenta de que es necesario concentrarse en los objetivos militares, tales como las plantas petrolíferas y las comunicaciones inmediatamente contiguas a la zona de combate, antes que en meros actos de terror y de destrucción gratuitos, por espectaculares que éstos resulten”.

Luego, por sugerencia de algunos de sus asesores, cambió el contenido de la carta: “Creo que llegó el momento de revisar los supuestos bombardeos zonales en Alemania, teniendo en cuenta nuestros propios intereses. Si tomamos el control de un país que ha sido totalmente reducido a escombros, nos resultará difícil alojar a nuestros soldados y a los aliados”.

A general view shows debris of the Johanneum building at the New Market square (Neumarkt) pictured from the tower of the Church of the Holy Cross (Kreuzkirche) in this undated handout photo from 1946 in Dresden.Seventy years have passed since Allied bombing raids killed 25,000 people and laid to waste its Baroque churches and palaces but resentment still lingers in Dresden, providing fertile soil for far-right and anti-Muslim groups. To match GERMANY-DRESDEN/ REUTERS/MHM/Willy Rossner/Handout via Reuters (GERMANY – Tags: ANNIVERSARY CONFLICT POLITICS CITYSCAPE TPX IMAGES OF THE DAY) ATTENTION EDITORS – FOR EDITORIAL USE ONLY. NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS. THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. REUTERS IS UNABLE TO INDEPENDENTLY VERIFY THE AUTHENTICITY, CONTENT, LOCATION OR DATE OF THIS IMAGE. IT IS DISTRIBUTED, EXACTLY AS RECEIVED BY REUTERS, AS A SERVICE TO CLIENTS. NO SALES. NO ARCHIVES

El cambio de táctica, la suspensión de los bombardeos a ciudades, no tuvieron un móvil humanitario: estaban pensando en lo que sucedería después de la guerra, en cómo harían ellos para controlar esos territorios y de qué manera vivirían los integrantes de las fuerzas de ocupación.

Sin embargo la actitud que prevaleció fue que no se hablara demasiado de este ataque durante mucho tiempo. Hiroshima, Nagasaki y el fin de la guerra monopolizaron la conversación.

En Alemania sucedió lo mismo. La culpa colectiva por las atrocidades del nazismo condenó al olvido, durante años, los bombardeos aliados sobre las poblaciones civiles en los meses finales de la contienda. Había una especie de contrato tácito que hacía que los alemanes no hablaran del estado de ruina material y moral en la que estaban sumidos.

Fue el escritor W.G. Sebald el que puso el foco sobre la cuestión. En su libro Historia natural de la destrucción acusa a varias generaciones de autores alemanes de haber soslayado la cuestión. “El reflejo casi natural determinado por sentimientos de vergüenza y de despecho hacia el vencedor, fue callar y hacerse a un lado”. Y para graficar esto recuerda un episodio que tuvo como protagonista a un periodista sueco, Stig Dagerman, en 1946.

Dagerman cruzaba en tren por el territorio alemán. Al pasar por una de estas ciudades arrasadas por los ataques aéreo sufridos un años antes no se pudo despegar de la ventanilla. Miraba con una incómoda mezcla de fascinación, curiosidad y compasión el paisaje desolado de los esqueletos de los edificios llenos de agujeros, los escombros acumulados, lo caminos tapados de desechos, la ausencia de vida: a veces como un zombie pasaba alguien con la ropa raída haciendo equilibrio entre la pila de paredes derribadas en busca de algún alimento enterrado. El tren estaba lleno pero nadie, excepto el periodista sueco, miraba por las ventanillas, nadie miraba hacia afuera. Los demás pasajeros supieron que ese hombre rubio era un extranjero porque era el único que había posado sus ojos sobre la destrucción que estaban atravesando. Los demás no veían, no querían ver.

En la actualidad los bombardeos de Dresde son esgrimidos por negacionistas y por integrantes de la extrema derecha para impugnar las acusaciones contra el genocidio perpetrado por los nazis. O para igualar esta operación de los aliados con el plan sistemático de los nazis.

La discusión sobre si se trató de un ataque necesario, de una acción de combate válida o de un crimen de guerra continuará durante muchos años.

La otrora joya del barroco reducida a escombros

La otrora joya del barroco reducida a escombros

A la distancia, el ataque a Dresde parece haber tenido motivaciones que exceden lo táctico. Por un lado era un compromiso que había asumido Churchill con Stalin en la reciente conferencia de Yalta, para ayudar a las tropas soviéticas. Y un mensaje hacia este sobre el poder de fuego de los ingleses. Por otro parecía una especie de venganza del Carnicero Harris por los 55 mil pilotos británicos que habían sido derribados por los alemanes en los 5 años de la Segunda Guerra Mundial. Y también una táctica para infundir terror sobre la población civil alemana, para corroer su moral y confianza y apurar el final de la guerra. El poder aleccionador de la devastación, creían los altos mandos británicos, sería mayor si el ataque se dirigía hacia una ciudad que hasta el momento estuviera intacta.

El número de víctimas también está en discusión. En algún momento se llegó a hablar de casi 200 mil muertos. Al inicio de la guerra, Dresde tenía algo más de 600 mil habitantes. Para 1945 habían llegado miles de refugiados, corridos por el avance de los aliados. Algunas cifras oficiales del momento hablaban de 30 mil muertos. Hace dos décadas se creó una comisión integrada por prestigiosos historiadores e investigadores para intentar determinar el número de víctimas. La conclusión fue que oscilaba entre 18 mil y 25 mil, aunque unos años después ajustó el piso en 22.500 muertos. Otros investigadores sostienen que el número pudo ascender a 40 mil.

Entre los sobrevivientes hubo uno que tuvo mayor fama (o prestigio) que el resto. Un joven soldado norteamericano que había sido apresado y era obligado a trabajar para los nazis y que había sido alojado en un matadero. Kurt Vonnegut utilizó su experiencia en Dresde para escribir Matadero 5, una de sus obras maestras. Vonnegut había estado ahí. Había sufrido, había visto el horror, había sobrevivido. Pero sabía que ni él ni nadie era capaz de explicarlo, de comprenderlo. Por eso su novela salta en el tiempo, hay seres venidos de otro planeta, de Tralfamador, hay paranoia. Por eso Matadero 5 es una de los grandes textos bélicos de la literatura, un deforme manifiesto pacifista.

¿Cómo enfrentar lo incomprensible, cómo intentar asirlo, cómo lidiar con la devastación? Kurt Vonnegut escribió en Matadero 5: “Después de una matanza sólo queda gente muerta que nada dice ni nada desea; todo queda en silencio para siempre. Solamente los pájaros cantan. ¿Y qué dicen los pájaros? Todo lo que se puede decir sobre una matanza; ¿algo así como pío-pío?”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Historia

La otra cara de la Memoria Histórica: los más de 10.000 religiosos asesinados en la Guerra Civil

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La Guerra Civil Española enfrentó a los españoles durante tres largos años (1936-1939). Las barbaries que se cometieron por parte de ambos bandos están entre las páginas más oscuras, teñidas de sonrojo, de la Historia de España. Sin embargo, la Ley de Memoria Histórica aprobada durante el Gobierno de Zapatero, y que ha rescatado el Ejecutivo de Pedro Sánchez, parece olvidar buena parte de los agravios cometidos durante los años de contienda.

Loading...

Pero lo cierto es que los desencuentros de la II República con la Iglesia llegó desde el primer momento. No en vano, desde 1931 y hasta el final de la guerra, el patrimonio eclesiástico menguó de manera considerable en España debido a la destrucción de un total de 20.000 iglesias.

Así las cosas, no es casualidad que durante la Guerra Civil perdieran la vida un total de trece obispos, 4.184 sacerdotes seculares, 2.365 frailes y casi 300 monjas. De hecho, la ley socialista no reconoce como genocidio las persecuciones religiosas que se produjeron. Las milicias revolucionarias eliminaron, en muchos casos después de terribles torturas y vejaciones físicas y morales, a cerca de 10.000 sacerdotes, religiosos y religiosas. Su único “delito” fue ser católicos.

Fue por ejemplo el caso del obispo de Jaén, que fue asesinado con su hermana por una miliciana apodada “la Pecosa” ante 2.000 personas, cerca de Madrid. También en la capital de España se abandonó el cadáver de un jesuita con un letrero colgado del cuello en el que se leía: “Soy un jesuita”.

A los obispos de Guadix y Almería se les obligó a fregar la cubierta del barco prisión ‘Astoy Mendi’ antes de ser asesinados en las cercanías de Málaga. La misma suerte corrió el obispo de Ciudad Real que, tras fusilarle, destruyeron su fichero de 1.200 fichas en la que estaba trabajando.

Así las cosas, España se convirtió en un infierno para los miembros de la Iglesia. Ocho décadas después, la izquierda ha tratado de lavarse las manos respecto a esta masacre, bajo la excusa de que aquellos actos fueron perpetrados por delincuentes liberados de las cárceles durante la guerra. Particularmente cruel fue el verano del 36, cuando estalló el conflicto. Entre julio y agosto de aquel año, fueron asesinaron más de 3.000 personas vinculadas al clero. Todo un genocidio que, como hemos comentado, aún no se ha reconocido como tal.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: