Connect with us

Cartas del Director

Las mujeres europeas están jugando con fuego

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Podemos ignorar que el problema existe o encararlo sin medias tintas pese a los sarpullidos que provoque en algunos lectores. AN ha asumido la responsabilidad plena de sacar a relucir las contradicciones de nuestros enemigos políticos y defender los principios de la llamada derecha alternativa, porque tenemos el convencimiento de que la identidad, llena de recuerdos incitantes, es el único espacio donde el pueblo, con una intuición extraordinaria, terminaría descubriendo las razones extraordinarias de su continuidad histórica, de su supervivencia étnica y cultural.

La libertad de decir cosas está siendo pisoteada, pero está ahí. Pero no basta con decir ni denunciar cosas si la cobardía contagiosa nos obliga a proclamar lo que no es del todo cierto. Hoy debemos proclamar, con dolor punzante, que lo que separa a Europa del cambio político que reclamamos como urgente son los millones de mujeres que no encuentran en las ideas que aquí defendemos un significado vital de la crisis que padecemos. Ocioso es aclarar que existen ejemplares excepciones que, sin embargo, no tienen el suficiente peso demográfico.

En Austria, casi dos de cada tres mujeres votaron por la opción contraria al candidato identitario que se oponía, entre otras cosas, a la paulatina islamización del país. De no haberse producido una movilización sin precedentes del votante norteamericano varón y de raza blanca, Donald Trump habría corrido idéntica suerte que Norbert Hofer. Marine Le Pen, mal que nos pese, no fue presidenta de Francia porque las mujeres galas votaron mayoritariamente por la opción «menos mala» que representa François Fillon. Ante esta realidad se impone establecer con rotundidad que no son los musulmanes, y sí las mujeres europeas (no todas, insisto), las responsables de este derrumbe civilizacional que sólo un sectario o un mentecato dejaría de percibir.

Frente al globalismo y sus conocidos mecenas hebraícos, el nacionalismo identitario se refiere a una dimensión humana de los pueblos y a la forma en que las personas buscan y expresan el sentido y el propósito vital y la forma en que viven su conexión con ellas mismas, con los demás, con la familia, con la comunidad, con la naturaleza, la tradición y con lo sagrado. El campo espiritual es pieza fundamental de nuestro universo ideológico y abarca los retos existenciales relativos a la identidad, el significado vital de la existencia, el valor, la responsabilidad familiar, la cultura, la ética y la relación con Dios.

Esta dimensión se relaciona también con la necesidad de encontrar significado a la genialidad personal fuera de los proyectos niveladores del dominio mundial, lo que requiere de un compromiso personal de resiliencia ante los estragos causados por los proyectos de ingeniería social concebidos por unos pocos para acabar con el alma de los pueblos, diluyendo en el olvido sus tradiciones, sus raíces humanísticas, sus identidades raciales; ahogando la disidencia en los mares del policorrectismo y atrofiando el instinto crítico y la rebeldía intelectual, la que no necesita ser subvencionada para que emerja como un caudal de luz.

En definitiva, lo que proponemos desde esta orilla es un lugar afectivo, que explore, como hicieron nuestros antepasados, con valor y coraje, las nuevas rutas y posibilidades que la vida nos brinde, donde los pueblos encuentren y mantengan los principios básicos del orden natural frente a las ideologías concebidas para reducir el papel del hombre al de bestia domesticable, sólo apta para consumir, opinar y decidir lo que las élites hayan acordado en nuestro nombre.

Se entiende las drásticas consecuencias que el advenimiento de líderes identitarios y antiglobalistas traería a ideologías como la de género, creadas artificiosamente en los laboratorios de los actuales mandamases para el debilitamiento del núcleo de la unidad familiar, imprescindible para el sostén de occidente. La Historia nos dice, desde el Egipto de Cleopatra hasta nuestros días, que las civilizaciones no desaparecen o decaen cuando se reduce su poderío militar, sino cuando los hombres dejan de ser el principio rector del orden social y de las familias.

Como defiende Yvan Bloten, la indiferencia acerca del porvenir de la tribu, propio de una sociedad totalmente feminizada, pone en peligro el porvenir colectivo: debilitamiento demográfico, inmigración invasora, desaparición del espiritu de defensa… Todo esto amenaza la supervivencia colectiva sin que la opinión pública de la sociedad mercantil dominada por el elemento femenino de manera casi exclusiva, se sienta concernida.

Millones de mujeres europeas, víctimas de un deliberado proceso de sugestión feminista, están jugando con juego.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas del Director

La peligrosa inacción del presidente

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La gestión realizada por Pedro Sánchez para paliar el daño causado por el separatismo en Cataluña es tan ineficaz como temeraria. Durante la última semana, lo único que se conoce de lo realizado por Pedro Sánchez se reduce a contener a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mientras eran atacados, a no atender las llamadas telefónicas del chantajista Joaquim Torra y a una operación propagandística de lavado de imagen visitando a los agentes heridos en el hospital. Poco más se conoce de por qué el Gobierno no ha actuado con más contundencia, permitiendo durante demasiadas noches el salvajismo batasunizado de miles de individuos que han convertido la destrucción de Cataluña en su única causa.

Es cierto que Torra ha perdido toda la dignidad del cargo que representa negándose a condenar la violencia y rechazando desmarcarse del vandalismo de los llamados «comités de defensa de la república». Torra no solo se ha ridiculizado a sí mismo en un sketch semipublicitario para denunciar que Sánchez no atiende sus llamadas, sino que ha perdido la perspectiva y carece de la más mínima autoridad. Se ha convertido en un pelele de la ultraviolencia, capaz de presentarse en público como instigador y víctima a la vez. Sin embargo, Sánchez sí debió atender sus llamadas telefónicas.

El presidente defensor del «diálogo siempre y antes que nada» debería hablar con Torra para decirle que está poniendo en peligro la democracia en Cataluña, que es el primer pirómano, que es un irresponsable político y que Cataluña no merece menos que su dimisión inmediata. Pero Sánchez contemporiza y aparenta. No quiere implicarse en una estrategia que pudiera restarle votos en Cataluña, y por eso no ha querido ejercer el legítimo control de los Mossos, cuando habría sido lo idóneo. Reducir todo lo ocurrido, como ha hecho su ministro del Interior, a una mera cuestión de desórdenes públicos es ridículo. Más aún cuando una casa bien conocida por él, como es la Audiencia Nacional, mantiene imputados por terrorismo a siete miembros de los CDR. No basta con las palabras. No basta con que Sánchez diga que los miembros de las guerrillas urbanas de los últimos días pagarán ante la Justicia. Faltaría más.

Han sido miles los causantes de un destrozo material y emocional en Cataluña, y sin embargo los detenidos apenas alcanzan unas decenas. Salvo en cuestiones internas y orgánicas del PSOE, donde es implacable, Sánchez tiene un problema con la autoridad. En Cataluña hay quien incumple la ley de modo sistemático, y con meras advertencias -es a lo más que alcanza Sánchez- no va a conseguir que depongan su actitud insurrecional. Siete días de vandalismo en Cataluña por siete días de pasividad y parálisis de Sánchez. Es hora de que reaccione.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

¿A qué espera Pedro Sánchez?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

EM.- Nos preguntamos a qué está esperando el Gobierno de España para intervenir en Cataluña. Desde que el lunes pasado se rompió el dique de la “violencia generalizada” -las comillas son de Moncloa-, la situación se ha ido degradando día a día. Cada hora que pasa, y pese a la encomiable entrega de los Mossos d’Esquadra, la Guardia Civil y la Policía, se hace más evidente que la Generalitat no solo no se basta para restablecer el orden público sino que ofrece constantes evidencias de que no tiene ese objetivo por prioritario. Porque su única prioridad, en palabras del todavía presidente Quim Torra, sigue siendo la independencia de Cataluña. Torra trata de rentabilizar políticamente la espiral de salvajes disturbios para relanzar la confrontación unilateral con el Estado, amenazando con otro referéndum y arrastrando a una ERC que, por mucho que discrepe en privado, nunca se atreve a romper en público con el valido de Puigdemont.

La situación es insostenible. Y el artículo 155 sirve exactamente para coyunturas como esta, en la que los dirigentes de una autonomía ni quieren ni pueden ya asumir el control constitucional. Resultan ridículos los esfuerzos de Marlaska por vender una «normalidad» que nadie percibe en Barcelona, cuyos vecinos llevan una semana soportando los destrozos, sabotajes, incendios, colapsos, huelgas y otros hitos del nuevo programa insurreccional que se desarrolla ante nuestros ojos. Las imágenes son impropias de la cuarta democracia de Europa. El daño reputacional para una ciudad que es emblema de nuestro turismo resulta ya incalculable. La sensación de inseguridad campa a sus anchas y el miedo cunde incluso entre los agentes. La vida de los ciudadanos ha sido secuestrada por el capricho de los violentos, empeñados en declarar la independencia por la vía de los hechos revolucionarios, pues no se fían ya de la voluntad de sus políticos ni de los procedimientos presuntamente pacíficos y reglamentarios que hasta ahora habían servido para enmascarar el designio totalitario del procés. La protesta por la sentencia del Supremo y en favor de la libertad de los condenados es un pretexto: se trata, como siempre, de consumar la secesión como sea.

Sánchez está atrapado por su decisión de forzar una repetición electoral cuya campaña sabía que coincidiría con los efectos de la sentencia del 1-O. Acaso creyó que la protesta no alcanzaría un nivel de virulencia propio de guerrilla urbana, capaz de sustanciar causas judiciales por terrorismo. Pero ya es tarde para lamentar errores de cálculo: tiene que dejar ya de pensar como candidato socialista del 10-N y comportarse como el presidente que se debe a la seguridad y a la libertad de sus gobernados. Repetir mecánicamente el mantra de “firmeza, unidad y proporcionalidad” no sirve de nada si se queda en mera propaganda para intentar ganar un tiempo que los catalanes ansiosos de protección no tienen. Invocar una “legitimidad social” para justificar su pasividad es otra trampa conceptual que un presidente apoyado por la oposición no necesita, pues entre PSOE, PP y Cs representan a una abrumadora mayoría de españoles preocupados por el caos creciente en Cataluña. Sánchez debe dejar de escudar en la moderación -¿no es moderado aplicar al ley?- su poco disimulado deseo de no hacer nada que perturbe sus alianzas pasadas, presentes y futuras con independentistas; los mismo que le hicieron presidente en la moción de censura, con los que gobierna comunidades y ayuntamientos y de los que puede depender su futura investidura.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Apoyo a la Guardia Civil

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Algunas actuaciones recientes del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, están produciendo sorpresa y perplejidad. El ministro ha calificado como “inoportunas y poco idóneas” las palabras del general Pedro Garrido durante la conmemoración de la patrona de la Guardia Civil en Cataluña. También la Delegada del Gobierno en dicha Comunidad acudió prontamente a disculparse ante los Mossos de Escuadra, en su nombre “y en el del Ministerio del Interior”, por el discurso del Jefe de la Guardia Civil en Cataluña.

El general Garrido no hizo más que lo propio de un alto mando, agradecer a los agentes la defensa del orden constitucional y el trabajo de “desenmascarar a personas relevantes de las instituciones autonómicas” que pretenden llevar adelante un proceso que es contrario a la ley. Que el ministro del Interior se muestre receloso por el hecho de que un mando de la Guardia Civil apueste públicamente por el cumplimiento de la ley y la seguridad de los ciudadanos en Cataluña resulta bochornoso.

Intervenciones como la del Ministro pueden provocar desafección y desaliento en un cuerpo que debe afrontar cada día un contexto de hostilidad alimentado desde las propias instituciones catalanas. En todo caso reflejan la actitud de un Gobierno más preocupado por la estrategia electoral que por apoyar a quienes se juegan el tipo para preservar el orden y la pacífica convivencia en un momento decisivo para Cataluña.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: