Connect with us

Sociedad

Los niños de la calle, los cachorros de la hiena

Published

on

LTY.- Desde que irrumpió en la escena social española el problema de los niños de la calle magrebíes, hará unos 12 ó 15 años, nuestras autoridades han venido improvisando soluciones y experimentando teorías (modernas y progresistas, faltaría más) sin ningún éxito: cada día hay más niños de la calle, cada día generan más conflictos, cada día hacen más daño, cada día ocasionan más gastos a una sociedad que los sufre como una plaga, y que no sabe aparentemente como resolver esta situación. Y eso ocurre precisamente por el equivocado tratamiento del problema.

Los estamos llamando a gritos y con la promesa de que aquí tendrán lo que buscan: techo, comida y cama. Y de paso, pondremos a su disposición nuestras maravillosas calles como modernas cuevas de Ali Baba en las que puedan entrenarse en todas las modalidades criminales para que cuando lleguen a mayores puedan pasar al terreno “profesional” bien equipados. Todo lo establecido en materia de protección a la “infancia no acompañada” es un poderosos efecto llamada que, lejos de aportar alguna solución o siquiera alivio en esta materia, lo que hace es agravar la situación.

Después de unos lustros, un sinnúmero de delitos cometidos por estas tiernas criaturas y unos cuanto millones de euros (mal)gastados, el problema sigue sin solución, ni lleva camino de tenerla. Se ha probado todo, menos lo que el más elemental sentido común dicta: la repatriaciónipso facto de todo menor indocumentado hacia el país de origen, la entrega inmediata a sus representantes consulares. Que cada cual lidie con sus propios asuntos y le limpie el culo a sus propios hijos. Aunque sabemos que el interés del reino alauíta por recuperar sus súbditos es nulo. ¿Y cómo podía ser de otra manera si son las propias autoridades marroquíes las que organizan todo este tráfico de la inmigración ilegal que inunda España?

Al gobierno marroquí poco le ha de importar la suerte de los niños de la calle en España, si se desinteresa olímpicamente de los que tienen sueltos por sus ciudades, como si de perros callejeros se tratara. Pero el día en que Marruecos se avenga a hacerse cargo de ellos nos pedirá dinero para readmitirlos. Eso es tan seguro como que hay Dios. Pero esa hipotética readmisión no es más que una especulación carente de posibilidades reales de ser llevas a la práctica.

Marruecos cuenta con esos “menores no acompañados” para acrecentar el volumen demográfico de la invasión de España y accelerar el proceso de invasión. Otra Marcha Verde. Esos menores se quedan en España hasta la mayoría de edad, momento en que reaparecen milagrosamente sus padres y demás familiares, los que tienen entonces el derecho a reagruparse con su retoño por fín encontrado. Otro ejemplo de ese parasitismo moruno tan practicado a lo largo de la historia por estos pueblos acostumbrados desde antiguo al saqueo y al pillaje, al engaño y al latrocinio ¿Y las autoridades españolas en todo esto? En Babia, como es su costumbre.

En Brasil hay niños de la calle, y son brasileños; en Colombia hay niños de la calles, y son colombianos; en Perú, la India, Honduras, Camboya y un largo etcétera ocurre otro tanto. El problema de la infancia abandonada en el Tercer Mundo (una situación que no tiene equivalencia ni en los estratos más modestos del reino animal) es el fruto del fracaso de esas sociedades. Esas sociedades fracasadas, brutales y desalmadas, generan este problema y muchos otros. En España tenemos niños de la calle, y no son españoles, ¡son extranjeros! ¡Tenemos niños de la calle de otros países! ¿Quién da más? ¡Pasen y vean!

La sociedad española no genera niños de la calle (tal vez algún caso aislado proveniente de un medio familiar destruido por la droga, y poco más: el fenómeno es puramente extranjero). Esta es una situación ajena por completo a nuestra cultura, a nuestros valores, a nuestra idiosincrasia, a nuestra actualidad, y tendríamos que retroceder varios siglos para encontrar en nuestro pasado un equivalente a lo que tenemos hoy en nuestras calles por obra y gracia de un mal vecino que carece de la dignidad nacional necesaria para ocuparse de sus hijos que andan incordiando en casa ajena.

Mientras tanto, nuestras autoridades, confundiendo como ya es habitual al Estado con una ONG, seguirán jugando a benefactores de la “infancia desvalida” (en realidad esnifadores de pegamento y tironeadores de bolsos, aprendices de criminales y futura carne de patíbulo), ensayando costosos e inútiles planes, novedosos métodos y recién estrenadas teorías cada seis meses, con sus correspondientes dotaciones presupuestarias, por supuesto. Y los españoles a pagar y a tragar. Y algunos, de paso, a reventar a manos de esos pobre chicos necesitados de amor (el futuro de España, según Arturo Pérez Reverte y otros tantos como él).

Continue Reading
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deje un comentario

Por favor Login para comentar

Deja un comentario

  Suscribir  
Notificar
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2018 all rights reserved alertanacional.es

A %d blogueros les gusta esto: