Connect with us

Opinión

«Para el PP su enemigo real es VOX, porque tiene una alternativa real y le quita los votantes que han engañado tanto tiempo» Las «píldoras» de Pío Moa que explican porqué NO hay que votar PP

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 12.6K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12.6K
    Compartidos

Si votas a VOX apoyas también a Ayuso. Si votas a Ayuso apoyas también al Casado, el del Master. Que se jacta de entenderse bien con el Doctor. Dos intelectuales.

**Para el PP  el PSOE y los separatistas solo son rivales políticos con los que entenderse. Su enemigo real es VOX, porque presenta una alternativa real y le quita votantes a quienes ha engañado tanto tiempo.

**Dice Casado el del Máster  que “el pluripartidismo es lo peor que ha pasado en diez años”. Añora el bipartidismo que conducía a  España a la disgregación, el totalitarismo, la pérdida de soberanía  y el golpe de estado permanente. El masterizado  quiere rematar la faena, que VOX le está obstaculizando.

**El hombre del Máster calcula que si gana Ayuso, él sacará el beneficio político para sustituir al Doctor en la Moncloa y sobre todo para hundir a VOX.

**El Ayuntamiento del PP de  Almeida, el tontín LGTBI, de memoria histórica y demás, ya está saboteando la campaña electoral de VOX, impidéndole empezar en Vallecas.

**VOX puede cometer un grave error si persigue la verdad sobre el franquismo. No le va a ganar ningún voto y le puede costar muchos. Al respecto le basta con condenar la memoria histórica como totalitaria y permitir la expresión de la verdad sobre el pasado. En esto consiste la democracia, precisamente, que otros intentan aplastar.  Sanear la democracia pasa por recuperar la historia.

**Un timador de esquina conocido por “el Coletas” o por “el Psicópata  (autorreconocido) de Galapagar”, quiere imponer su “educación afectivo-sexual”, como llama a la corrupción de menores. Cualquier día lo vemos en vídeos practicando sus aficiones.

**Me pregunta un lector por qué España se ha vuelto tan irrelevante internacionalmente. Le contesto: “Creo que no importa mucho ser irrelevante, siempre que se mantenga la independencia. Suiza o Noruega son irrelevantes en el plano internacional, pero están bastante bien. Lo primero, en España, es recuperar la historia, que ha sido masacrada por unos y otros. Y recuperar una política internacional, que ha dejado de existir desde Franco. Pasamos por una pésima época llena de desmanes que se pretenden encubrir bajo capa de una supuesta democracia.  Y, como pasa siempre en la historia, o hay una resistencia y una respuesta o no la hay. Por ahora la hay, pero muy débil”. A esto tendría que añadir: “De todas formas, España  está en distinta posición que Noruega o Suiza, por dos razones: su posición geoestratégica es por sí misma muy relevante; y sobre todo su idioma es uno de los más hablados del mundo, base de una cultura que en otro tiempo fue de la mayor importancia y en principio puede volver a serlo. Esto carga a España con responsabilidades y posibilidades de las que tratan de huir sus gobiernos”.


Comparta este artículo.
  •  
  • 12.6K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12.6K
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

«Presidente» por el Teniente Coronel Enrique Area Sacristán

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Compartidos

Cuando uno ama a la patria, no se le roba como están haciendo bajo su gobierno un conjunto de sinvergüenzas en “representación de no sé qué pueblo”. En realidad, algo parecido ha venido diciendo reiteradamente la parte del pueblo que no les vota. Se entendió, desde el caso de los ERE en Andalucía, hasta el caso de sedición de los dirigentes catalanes, como en otros y múltiples abusos al español de a píe, por profesionales del pillaje de todas las ideologías, que la justicia sería apoyada en una portentosa y decidida acción desde el gobierno para investigar, denunciar y enjuiciar, para obtener duras sentencias, contra el «conjunto de sinvergüenzas»: sus amigos y colegas políticos de dudosa honradez y menor lealtad a las Instituciones.

Es difícil, sino imposible, que, jugando en el lodazal, retozando en una piara, el lodo o la bazofia no ensucien o manchen. En las dos décadas pasadas la corrupción fue un sistema que subsiste, sino campa en la actualidad, tanto en el orden político-económico como en lo moral por parte de esta caterva de sinvergüenzas. O roban o reciben tajada del robo a las arcas del Estado. O guardan cómplice, cobarde y cínico silencio. O exigen a la ciudadanía lo que no transmiten con el ejemplo. Corrupción en todas sus formas, acción, complicidad, omisión.

Loading...

Las palabras, y ni de eso hay por su parte porque está metido en el guisote, señor presidente, no reemplazan las acciones. Hasta hoy, no ha demostrado más que connivencia en relación con la descomunal corrupción de sus coidearios, a quienes aplauden y vitorean cuatro estómagos agradecidos, aun sabiendo, como saben, de los atracos; es casi una burla para seguir espantándose con lo que pasa: más espanta e indigna lo que deviene en encubrimiento.

Pero le voy a recordar un dicho fundamentado en la historia de Madrid antes de que voten el 4 de mayo, evitando, sin duda alguna, apoyar la candidatura de su partido. En el Madrid de los Austrias del último cuarto del siglo XVI, había una taberna en la Cava Baja que era regentada por un matrimonio compuesto por Alonso de Zayas y su esposa María Morena. No queda claro si “Morena” era el apellido o un simple mote por el posible color de su cabello, algo así como María “la morena”.

Esta pareja fue famosa en el año 1579 debido a un proceso judicial, que se abrió contra ellos dos, por una trifulca que se armó en el establecimiento, tras negarse a servir su mejor vino a un grupo de soldados que hasta allí habían llegado sedientos y con ganas de tomar unos tragos.

Ese caldo de mejor calidad era guardado para servir a clientes de mayor abolengo, ya que la cantina era asiduamente visitada por ilustres funcionarios y miembros de la Corte como la que ustedes participan.

Tras negarse a servir en buen vino, comenzó en el local una trifulca y, por lo que los escritos de entonces explican, la que repartió más leña fue la propia tabernera, conocida por todos los lugareños como Mari Morena. De aquí el dicho.

No será de extrañar que se monte la Mari Morena con su irresponsabilidad de servir el buen vino, como los fondos europeos que están al caer, sólo a sus acólitos y allegados políticos y se le abra un proceso judicial desde las propias Instituciones.

 

Enrique Area Sacristán.

Teniente Coronel de Infantería. (R)

Doctor por la Universidad de Salamanca.


Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

La conciencia no se compra, se vende, Sra/Sr. Marlaska. Por el Teniente Coronel Enrique Area Sacristán

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

Para aquellos que no interpretan que es “comprar conciencia” les aclaro que en España y en todo iberoamérica  significa comprar a cambio de dinero o favores la voluntad de una persona.

Comprar la conciencia del pueblo es una práctica de muchos años, desde que los pueblos han cedido frente a cualquier reclamo ante los gobiernos y autoridades.

Loading...

Cuando más se emplea esa frase es en los tiempos de campañas políticas, donde la mayoría de los candidatos buscan cualquier medio para ganar en las elecciones. En medio de la campaña electoral se pueden ver a algunos aspirantes repartiendo dinero, alimentos, promesas, inversiones en barrios, con el fin de ganar la confianza de los votantes, que en la mayoría de veces logran sus objetivos.

Pero el objetivo en esta exposición no es señalar a aquellos que compran conciencia, sino   aquellos que la venden. Siempre que un ciudadano cede sus ideas, su voz, esta alejando el desarrollo de la democracia. Nuestra conciencia es más importante, por eso nos pagan por ella, al momento que ya no vendamos nuestras conciencias, los compradores se verán obligados a luchar legítimamente. “Donar”, cuando en justicia les corresponde, unos euros como ha hecho Marlaska a la Guardia Civil y gastarlos en unos minutos no quitará el hambre, pero nos hará responsables de cómo funcionen los sistemas, si bien o mal.

 No acusemos a los que compran conciencia. Acusemos a los que venden su conciencia si ha lugar.

Dudo mucho que en tan honrado Cuerpo les sirva esta indigna estrategia con quienes han demostrado durante casi dos siglos que no es el dinero ni un puesto preeminente lo que les mueve sino la justicia y el bien de la ciudadanía como ha quedado demostrado con el Coronel D. Diego Pérez de los Cobos..

No todo el mundo es como el que le rodea, Marlaska, que, como diría la fiscal general del Estado, su comportamiento es el de un maricón de campanario, o de playa; ajústese el epíteto que le parezca y métase el dinero y las presiones políticas que no correspondan en justicia y en el momento que era adecuado por donde ya no le caben más artilugios.

 

 

Enrique Area Sacristán.

Teniente Coronel de Infantería.

Doctor por la Universidad de Salamanca.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

¡Somos patriotas! Por el Tte. Coronel Enrique Area Sacristán

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

La victoria ideológica del lenguaje del nacionalismo ha relegado al lenguaje del patriotismo a los márgenes del pensamiento político contemporáneo. Y aun hoy, cuando los pueblos se comprometen en luchas por la libertad, cuando tienen que afrontar la tarea de reconstruir su nación después de experiencias de guerra y regímenes totalitarios, los teóricos son capaces de recobrar elementos del viejo lenguaje del patriotismo bajo la retórica predominante del nacionalismo. Sus esfuerzos son siempre histórica y teóricamente significativos; en la mayoría de los casos sugieren el camino que se debería seguir para reconstruir un lenguaje patriótico sin nacionalismo.

En 1943, Simone Weil escribió «L´enracinement» mientras trabajaba en Londres para la Francia Libre. Cuando se le pidió escribir sobre la posibilidad de la regeneración de Francia, Simone Weil propuso una poderosa reinterpretación del patriotismo de la libertad y la compasión que exige la necesidad de un enraizamiento cultural y espiritual sin convertir el amor a la patria en una identificación ciega o en orgullo por la singularidad de la nación francesa. Nuestra obligación con nuestra patria escribió, está basada en la necesidad vital de los seres humanos por el enraizamiento:

Loading...

«Igual que hay ciertas bases de cultivos para ciertos animales microscópicos, ciertos tipos de suelos para ciertas plantas, hay una parte del alma en todos y ciertas formas de pensar y actuar que se comunican de una persona a otra que sólo pueden existir en un contexto nacional, y desaparecer cuando la patria es destruida».

El patriota de la compasión no necesita negar la grandeza y los gloriosos logros de la patria. El reconocimiento del bien en el objeto de nuestra compasión la «hace mas tierna, más intensa»: «Cuando un cristiano se representa a Cristo en la cruz, su compasión no disminuye por el pensamiento en la perfección de éste, ni al contrario». Como lo expresa Simone Weil, el patriotismo de la compasión «es sólo legitimo para un cristiano, porque sólo él lleva el distintivo cristiano de la humildad». La compasión no es exclusivamente un valor cristiano, sino también una característica distintiva del patriotismo republicano del que he tratado en los primeros artículos de esta serie. Cristiano o republicano, el patriotismo de la compasión es honrado porque nos permite mantener los ojos fijos en las grandezas y miserias de nuestra patria. No disminuye cuando nos enfrentamos a nuestros crímenes, escándalos, injusticias, crueldades, errores y falsedades de nuestra patria; sencillamente, sufre más. Nos sentimos avergonzados de pertenecer a nuestro país y a pesar de ello no salimos corriendo; no abandonamos nuestra ciudadanía. «Donde la compasión está comprometida, el crimen en sí mismo da una razón para no retirarse sino para acercarse, no con el objeto de compartir la culpabilidad, sino la vergüenza».

El patriotismo de la compasión de Weil es un poderoso antídoto contra el amor a la patria nacionalista que predica la necesidad de defender la cultura e historia del país como valores para ser subsanados y defendidos en su totalidad, como bienes que han de ser cuidados por sus características y particularidad, porque son nuestros. Como el patriota, el nacionalista también mira a la historia de su patria y se siente vinculado a ella. Sin embargo, no ve ninguna fragilidad o razones para avergonzarse: la divinidad y la eternidad están en todas partes, en cada momento. La cultura de su nación le parece una riqueza amenazada por la invasión cultural y política extranjera o por la debilidad o corrupción de sus compañeros. El patriota tiene una imagen más variada, compuesta de grandeza y glorias pasajeras; los crímenes y escándalos pasados y presentes; miserias y humillaciones pasadas y presentes. Todo es suyo; no huye, no quiere olvidar. Acepta todo, pero no todo tiene el mismo valor o le pertenece de la misma forma. Algunos momentos de la historia de la nación reportan alegría, otra indignación, otra vergüenza, posiblemente, el sentimiento más distintivo del amor del patriota.

Y aun, grande como lo es la obligación del patriota para con su patria, una obligación que puede que se les pida dar todo a España, lo es su derecho a exigir que España sea fiel a lo mejor de su historia. Pueden pedirle que no tenga un imperio y, como patriotas, no tienen derecho, sino que están obligados a distinguir su patriotismo del de sus compatriotas españoles que hablan con orgullo, malsana nostalgia y júbilo de «su» imperio. Pueden y deben luchar contra el patriotismo modelado por tal monarca, el liberalismo o el carlismo, por un patriotismo inspirado en la ética cristiana y el espíritu de la Reconquista y de los Reyes Católicos. Entonces España se comprometió con la libertad, la unidad y la justicia no sólo para ella, sino para el resto de la civilización cristiana. Si los monarcas se convierten en propietarios, dueños de carne y sangre humana, de súbditos y no ciudadanos, como lo hicieron durante las guerras civiles tanto en los territorios peninsulares como en las Provincias de ultramar, ya no es fiel a este compromiso. Perder la España imperial sería para los españoles perder una parte de su alma como lo sería perder la Inquisición, parte degenerada de la misma. El patriotismo hace a los ciudadanos exigentes para con su patria y para consigo mismos. Los exhorta a encontrar en la historia de la patria inspiración y motivos para fortalecer nuestro compromiso con la libertad.

Nosotros queremos a España y tenemos compasión por ella; ¡Somos patriotas! ¡España no es un mito!


Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Prohibido vivir, por O’Mullony

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Es por tu bien. No los abraces. No los visites. No te despidas. No los entierres. Obedece. Corres el riesgo de vivir. Es por tu bien. Calla. Sospecha. Recela del vecino. Teme a tu amigo. Incrépale llegado el caso. Delátale orgulloso. Cuanto más solo, más sano.

Es por tu bien. No vivas. Corres el riesgo de morir. Quédate en casa. No salgas a la calle. Si lo haces, permanece en tu pueblo. Como muy lejos, dentro de los límites de tu provincia.

Obedece a tu presidente autonómico, aunque no sea nadie para decidir sobre tu movilidad en el territorio de tu nación. Llega a tu hora a casa hoy. Llega a tu hora a casa mañana. Acata cada arbitrio escrito en piedra, por muy ilegal que sea. Nadie los cuestiona. No lo hagas tú.

Loading...

Obedece al policía que abre de una patada tu puerta y asalta tu domicilio con la excusa de que estás pasando un buen rato. Obedécele también cuando te pregunte a dónde vas, cuando te ordene volver a casa, cuando te siga hasta ahí. Cuando transgreda la ley. Son normas. No las ha puesto él.

Cubre tu rostro. Es por tu bien. Aunque lo hagas con un trapo sucio. Con lo que sea. No muestres tu sonrisa. No veas las de los demás, en el caso hipotético de que te cruces con alguna. No te reconozcas en los escaparates de las pocas tiendas que aún no han cerrado para siempre. Acepta la desaparición de los paisajes de tu infancia. Seguramente, no serían esenciales.

El programa de siempre. A cualquier hora. No importa. Sigue mirando. Mira un poco más. Conoce la jerga. Repítela. Memorízala. Asúmela. Difúndela. Repítela

Es por tu bien. Calla. Sospecha. Recela del vecino. Teme a tu amigo. Incrépale llegado el caso. Delátale orgulloso. Cuanto más solo, más sano. Cuanto más lejos, aunque al lado, más seguro. Sé buen ciudadano. Ignora los hechos. Desconfía de la falta de síntomas. No los necesitas. Cumple las normas. Cualesquiera. Son normas. No las has puesto tú.

No corras. No saltes. No hables en el transporte público. De casa al trabajo. Olvida el ocio. Es cosa de un pasado en el que la vida no estaba reducida a supervivencia, en el que la Verdad no permanecía secuestrada por la percepción. Produce. Si te dejan. Y regresa. Del trabajo a casa. En silencio. Por el camino más corto.

Mira la tele. Otra vez los informativos. Cambia de canal. El programa de siempre. A cualquier hora. No importa. Sigue mirando. Mira un poco más. Conoce la jerga. Repítela. Memorízala. Asúmela. Difúndela. Repítela. Ya es tuya.

Saldremos más fuertes. Mejores. Son sólo dos semanas. La curva. Un último esfuerzo. Los héroes. La guerra.

Es por tu bien. No los abraces. No los visites. No te despidas. No los entierres.

Obedece. Corres el riesgo de vivir.

 

(Actuall).


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

getfluence.com
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->