Connect with us

Opinión

Pasa el ángel exterminador (3): sobre langostas de Abbadón y Pachamamas

Published

on

Comparta este artículo.

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- En la mentalidad antigua, las calamidades que se abatían sobre un pueblo se consideraban como un castigo divino por los pecados colectivos, a través del cual se mostraba el Dies Irae, la ira de Dios ante una colectividad pecaminosa que se había apartado del sendero recto. Desde este enfoque escatológico, las guerras devastadoras acabadas en derrota, las sequías, las hambrunas, los desastres naturales, las plagas y las epidemias eran consideradas como una manifestación de la justicia divina ante un pueblo sumido en el delito.

El Diluvio, la devastación de Sodoma y Gomorra, la Peste Negra… desastres incontables fueron juzgados por sus coetáneos como demostración de la ira divina.

Loading...

Y no solamente se veían de esta manera las catástrofes colectivas, sino que incluso había un conjunto de enfermedades que por su especial carácter también se consideraban como reflejo de un castigo divino por la impiedad del que la sufría, o incluso de algún ascendiente. El caso más significativo es el de la lepra.

Como expresión de esta mentalidad, surgió el mito del llamado «ángel exterminador», una entidad preter o sobrenatural que hacía de verdugo, de ejecutor implacable de las sentencias divinas condenatorias, entidad de naturaleza ambigua, ya que no se tenía demasiado claro si era celestial o infernal, un ángel o un demonio. Como es lógico, si lo que exterminaba esa entidad era los enemigos del pueblo o los enemigos de Dios, se la consideraba como celestial, mientras que cuando sucedía lo contrario pasaba a ser un ente infernal.

Realmente, en los dos casos estamos ante un ser angélico, ya que los demonios son precisamente ángeles, pero caídos, pertenecientes a la legión que, al mando de Lucifer, se rebeló contra el mismo Dios.

¿De qué manera ejecutan estos ángeles exterminadores los decretos divinos o los planes luciferinos para dañar a la humanidad? Considerando el asunto fríamente, incluso los más denodados ataques diabólicos contra la humanidad sirven al plan de Dios, que se vale de esta estrategia para purificar al ser humano y separar el trigo de la cizaña, acrisolando a través del fuego del sufrimiento, de la tentación, del espanto, de la muerte… Es así como sobre los páramos de la historia han cabalgado desde tiempo inmemorial los cuatros jinetes del apocalipsis: la Conquista, el Hambre, la Guerra, la Muerte (o la Peste).

La Peste… cabalgando un caballo bayo, con una guadaña en la mano, seguido por el Hades: «Y el hades le seguía, y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra». (Ap. 6,7-8)

Junto a estos jinetes apocalípticos, destaca la figura del ángel exterminador más famoso, conocido en la Biblia con el nombre de Abbadón: «Y tenían sobre sí al ángel rey del abismo, cuyo nombre hebreo es “Abaddon”, en griego “Apollyon”» (Ap. 9, 11).

El nombre de Abbadón proviene de una raíz hebrea que quiere decir «ruina, destrucción o perdición», por lo cual el apodo de Abbadón se puede traducir como «el exterminador», y como «el ángel exterminador».

Según la creencia, Abbadón fue uno de los principales ángeles que acompañaron a Lucifer en su rebelión, responsable de incitar a la orgía y la ilegalidad en los líderes, causando el desconcierto, la muerte y la destrucción a nivel universal, motivado por su maldad y su crueldad, que utiliza para destruir la raza humana, deseando asesinar hasta el último ser humano que quede sobre el planeta, en especial aquellos que no tengan impreso en la frente el sello de Dios.

Desde su origen angélico encargado de la justicia divina, con poder para exterminar las culpas y pecados cometidos por los demonios, Abbadón, al ver que los humanos cometían muchas culpas y pecados constantemente, solicitó permiso para descender a la Tierra y escarmentar a los pecadores, solicitud que le fue denegada.

Ante esa negativa, Abbadón tomó la decisión de destruir sin piedad a los pecadores con la muerte de miles de personas, inclusive inocentes, sin importarle cuál había sido la falta cometida.

Derrotado por arcángel San Miguel, Abbadón vive en el infierno como gran gobernador de los demonios.

Además de como un personaje ambiguo entre lo celestial y lo infernal, con el nombre de Abbadón se nombra en los textos sagrados un abismo donde salen los demonios.

Especialistas del mundo de la demonología de afirman que Abbadón es el promotor de las guerras, hostilidades y catástrofes, incluidas las pandemias, estando bajo su gobierno las legiones de plagas que tendrán un gran protagonismo en el Armageddón, en especial las plagas de las langostas, la legión con más fuerza y poder entre todas las tinieblas, langostas que no hay que et identificar con los insectos depredadores, sino más bien con un ejército de engendros monstruosos, guerreros infernales que se enfrentarán a las legiones celestiales en el Apocalipsis, y que previamente torturarán a los seres humanos durante cinco meses.

Aplicando la cosmovisión antigua al tiempo actual, ¿puede considerarse la pandemia del coronavirus como un castigo divino a una humanidad apóstata, enfangada en el infecto muladar de la depravación moral, de la perversión de costumbres, de la degeneración monstruosa del materialismo? ¿Son acaso los maléficos virus la viva encarnación de las langostas de Abbadón?

Según Bergoglio, no, pues hace días, en el transcurso de una entrevista que le hizo el presentador impresentable Jordi Évole, preguntado sobre si esta pandemia es una «venganza» de la naturaleza, Bergoglio respondió: «Hay un dicho, que vos lo conocés. Dios perdona siempre. Nosotros perdonamos de vez en cuando. La naturaleza no perdona nunca. Los incendios, los terremotos… la naturaleza está pataleando para que nos hagamos cargo del cuidado de la naturaleza».

Lo que se trasluce de estas sorprendentes palabras ―por no emplear otro calificativo― es que Dios no castiga ―como mantienen ya muchos teólogos, encabezados por el ínclito Leonardo Boff―, sino que quien castiga es Gaia, la Madre Tierra, un ente inserto en un lugar de honor en la «New Age», que maltrata a los humanos depredadores que la explotan, la mancillan, la ensucian, la contaminan…

Es el llamado «síndrome Greta Thunberg», virus letal que devasta mentes y conciencias, y que tuvo su explosión más majestuosa en la ceremonia de homenaje a la «Pachamama» realizada en el Vaticano. Esa Pacha es la diosa incaica que encarna la Madre Tierra, un bocado exquisito para quien adoptó el nombre de Francisco porque es el santo del ecologismo, el del hermano lobo, el más «pachamamo» del santoral.

Y es que hay «pachamamas» y «pachapapas», con lo cual la Madre Tierra se ha convertido en «Ángela exterminadora», en una «Abbadona» de tomo y lomo, que nos golpea con sus zarpas, que con sus pataletas nos arroja al abismo de los coronavirus, dándonos puntapiés en salva sea la parte.

Pachamama transmutada en una diosa pagana, con estatua representada por Venus al estilo Willendorf, solo que con mil pies en vez de mil pechos, pataleando sin cesar para sacudirse a los molestos humanos que la deshonran.

Pues venid y vamos todos, ofreciendo frutos, incienso y cantos a esa diosa de las langostas, haciendo franciscanadas, con guirnalditas en el cuello entre vaharadas de incienso dulzón.

Venid, pachamameros, y tendréis un refugio, ahora que han cerrado las iglesias, que no se pueden oficiar misas, que no hay sacramentos… En dos mil años de historia nunca se había prohibido el sacrificio perpetuo, dos mil años en los que la humanidad ha sido devastada por plagas mucho peores que el coronavirus, en las cuales las iglesias abrían día y noche para dar refugio, para consolar a los sufrientes, para salvar las almas de la gente atemorizada ante su posible muerte. Sin embargo, ante un virus con mortalidad del 2% e incluso menos, se cierran las iglesias, porque las beatas y los pocos fieles que acuden a las misas de diario, separados por bastantes metros, son una posible fuente de contagio.

En aquellos tiempos, cuando había epidemias, se sacaban en procesión las Vírgenes y los Cristos, a San Roque y San Sebastián, a toda una pléyade de santos con acreditado poder milagroso, y hay constancia de muchos portentos en este sentido. Hoy, ¿sacaremos a una pachamama de ésas? ¿Es que ni los obispos ni los sacerdotes saben que el Santísmo sana también los cuerpos, que las iglesias son hospitales del alma, que en esos sagrados recintos no puede entrar ninguna pestilencia?

Pero las langostas abbadónicas no son pachamameras, no, pues provienen de otro sitio, pues a los abbadones ya los conocemos, ya sabemos quiénes son, con nombre y apellidos.

En el fragmento final del Protocolo X de los Sabios de Sión, donde explica cómo el sufragio universal es en realidad un arma para destruir estados y valores familiares y cristianos, podemos leer esto: «Sabéis muy bien vosotros que para que estos deseos se realicen es necesario perturbar constantemente en todos los pueblos las relaciones entre ellos y sus gobiernos, con el propósito de cansar a todo el mundo con la desunión, la enemistad, el odio, y aun con el martirio, el hambre, la propagación de enfermedades y la miseria para que los Gentiles no encuentren otra salvación que la de recurrir a nuestra plena y absoluta soberanía. Si damos a los pueblos una tregua para respirar, tal vez el momento favorable no llegará jamás».

Y el Linga Purana (siglo V a.C.), sobre los signos del final de los tiempos:

«Los ladrones robarán a los ladrones. Las personas se volverán inactivas, letárgicas y sin objetivo. Las enfermedades, las ratas y las substancias nocivas les atormentarán. Personas afligidas por el hambre y el miedo se refugiarán en los refugios subterráneos (kaushikä)».

«En refugios subterráneos»… Sí, porque, cerradas las iglesias, es tiempo de catacumbas. Otra vez.

Pero quizá el nombre de Ángel Exterminador de hoy día no sea Abbadón, sino un nombre más cercano, más de nuestro milenio.

En 1988, la revista Deutsche Press Agentur entrevistó a Felipe de Edimburgo ―consorte de Isabel II―, y, refiriéndose a la superpoblación global, se aventuró a hacer una declaración que hoy, en estos terribles tiempos pandémicos, resuenan con eco profético: «En caso de que me pudiera reencarnar, me gustaría hacerlo como un virus mortal, para ayudar a resolver el problema del hacinamiento». Brutal, este santo de la Pachamama… : un virus con corona…


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas de los lectores

¡EXCLUSIVA! Un miembro de la Guardia Civil nos envía esta impresionante carta: «Esos perros de la Guardia Civil»

Published

on

Comparta este artículo.

CARTA AL DIRECTOR

ESOS PERROS DE LA GUARDIA CIVIL

Vaya por delante que no se trata de una critica a ningún tipo de ideología política ya sea esta roja, verde, azul, morada, naranja, rosa o de cualquier otro color.

Loading...

Los recientes acontecimientos han demostrado que a la Guardia Civil la tratan como a perros.

Pero no como a esos animales de compañía dóciles y bien atendidos, sino como a esos chuchos callejeros que algunos acogen porque apenas hay que cuidarlos, que piensan que comen cualquier cosa y que no hace falta tratarlos bien porque con un buen palo serán más obedientes.

Aviso para navegantes, no somos dóciles, somos guardianes, custodios y garantes de la legalidad.

Cumplimos con nuestra obligación porque así nos lo exige la ley y nuestro Honor. Sí, el Honor, esa palabra maldita que gobierna nuestro sino y nuestro servicio, porque no es una labor o un trabajo, es un servicio y una vocación al ciudadano. El Honor, palabra que en boca de casi cualquier político se le espesa, porque la suya es profesión de vender el alma propia para beneficio propio donde no cabe el Honor, porque con tanto colorido cuando hoy un problema es marrón mañana se vuelve amarillo, porque si hoy eres de un color mañana serás de otro.

Por el contrario la Guardia Civil es monocromática: o se está con la ley o no se está.

Se olvidan los políticos que el título de «Benemérita» se adquirió 85 años después de su fundación, tras serle otorgada la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia en octubre de 1929. Sin embargo, mucho antes de este reconocimiento, la Guardia Civil ya se habían ganado el respeto de los ciudadanos gracias a la protección de los caminos que ejercieron en el siglo XIX. Precisamente por ese título, por ser el cuerpo policial mas antiguo de España y por nuestro reglamento “El Honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil; debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás”.

Todo ello está en lo más profundo de nuestro ADN, es la impronta que nos marcan y la que guía nuestras actuaciones. Por mucho empeño que los políticos pongan en tratar de desmilitarizarnos, influirnos o hacernos desaparecer no conseguirán modificar nuestra esencia de mas de 176 años de historia. Aunque algún político intente mancillar nuestro nombre con calumnias como la de que el Gobierno nos manda para asesinar inmigrantes, seguiremos cumpliendo con nuestros cometidos, incluso el de proteger sus domicilios y familias, ya sean marqueses o hijos de terroristas, sin importar el color de la chaqueta o si han sido delincuentes condenados.

Prevaleceremos, no lo duden, porque “Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron” lo nuestro es vocación de servicio a España y sus ciudadanos, a ellos nos debemos.

Tuve el privilegio de servir con el Teniente General Laurentino Ceña y con el General de Brigada Manuel Contreras todos ellos nos han recordado con su servicio y actitud lo que es el Honor, nos han marcado el camino a seguir. Gracias

Francisco Jose Duarte Amores. Miembro de la Guardia Civil.


Comparta este artículo.
Continue Reading

A Fondo

Ayer, hoy, mañana y SIEMPRE: Pase lo que pase y ocurra lo que ocurra, Alerta Nacional con la GUARDIA CIVIL.

Published

on

Comparta este artículo.

Son tiempos oscuros.

Hay indeseables en los ministerios; hay delincuentes condenados en los partidos de Gobierno; hay imputados por delitos gravísimos en el Congreso de los DiPUTAdos; y hay miembros de este Gobierno comunista que han blasonado, negro sobre blanco, de su ascendencia terrorista. Sin más. Sin menos. Había que decirlo, y se ha dicho. Con un par, Cayetana: eso es hacer honor a tu apellido; y brindar un servicio a España que te iguala a tus mejores antepasados.

Loading...

Desde una posición de sometimiento indigna para un cuerpo como el de la Guardia Civil, su impecable e inmaculado Honor hace que este cuerpo sufra los más viles ataques del desquiciado, acomplejado y sovietizado poder gubernativo contra sus mandos, templados en el acero de las armas que en su celo de servicio demasiado pocas veces desenfundan porque se saben desprotegidos por ese poder rufianesco que les usa pero les impide defenderse.

Ese acero que ellos mismos han sentido mecanizar milisegundos antes de recibir el tiro en la nuca; la bomba en el coche: siempre a traición; siempre por la espalda: indefensos ante la hez del ser humano que tomó forma en los alrededores de Elgoibar y que se surtió de armas en la vecina Eibar.

A esos hombres, que exponiendo la vida para salvar la nuestra, junto con nuestros más banales y estúpidos estilos de vida y pasatiempos ordinarios, que se juegan el tipo ante borrachos atiborrados de drogas en las autovías, siguiendo un modo de vida despreciado por los mismos que nos gobiernan a todos, para los que el honor es algo casposo y ridículo, les debemos no solamente la vida, sino la existencia despreocupada y cretina que todos hemos llevado mientras ellos sangraban, morían, se quedaban parapléjicos mientras el ministrillo de turno abusaba de sus más altos oficiales, hombres en un sentido tan completo y admirable del término que la sola comparación con el político de turno hace palidecer de vergüenza a éste último.

Hombres, siendo humillados por rufianes. Presuntos criminales. “Castrati” con purgaciones; repugnantes ejemplos de cuan bajo cae el ser humano en la inmundicia comunista alienante, que destruye todo y nada bueno hace.

Por eso, hoy, les dejamos con un vídeo que expresa -debe expresar- con claridad, meridianamente, y sin la menor duda, de qué lado cae el Honor, el respeto y la caballerosidad, y de qué lado cae el deshonor, la abyecta vergüenza del salivazo convertido en político enfermo con cara de vicioso irredento comido por sus verguenzas íntimas y sus complejos histéricos.

 


Comparta este artículo.
Continue Reading

Opinión

Rafael Bardají: “El PP debe desaparecer”

Published

on

Comparta este artículo.

Rafael Bardají. (*)

El mantra anda ya instalado en muchas mentes: si la derecha quiere ganar algún día, no puede ir a las elecciones dividida. Poco importa que la izquierda si acuda a las urnas fragmentada, la derecha así no vencerá. Eso es lo que se dice sin preguntarse por qué el centro-derecha lo disputan tres partidos.

No voy a entrar aquí y ahora a explicar  por qué existen Ciudadanos, PP y Vox. Lo que sí parece claro es que, independientemente de la palabrería sobre la unidad, quienes más quieren una suerte de refundación de los constitucionalistas suelen ser siempre los más débiles políticamente hablando.  Es decir, en estos momentos los C’s de Inés Arrimada. Tal vez por eso se haya topado con la falta de generosidad de un PP que sigue soñando con su antiguo carácter imperial de ser el único sol que brillaba a la derecha del socialismo español. La nuestra es una política de horcas caudinas, no de generosidad.

Loading...

No sé si Ciudadanos acabará por sucumbir al empuje del PP de Pablo Casado o podrá recuperar a los cientos de miles de sus votantes que se quedaron en casa en los anteriores comicios. Pero de lo que si estoy convencido plenamente es de que para salvar a España de sus demonios el PP y Vox no pueden competir por un mismo espacio. Es más, me atrevería a decir  que para salvar a España de su suicidio colectivo sólo Vox podría intentarlo. Esto es, que el PP es más bien y todavía un obstáculo y que por eso debe desaparecer.

Los problemas de España hoy no hunden sus raíces económicas (aunque la crisis los agudice). Son problemas de índole cultural o civilizacional, mucho más relacionados con qué somos y qué aspiramos a ser, que con lo que tenemos y podemos gastar. Y eso es algo que nunca el PP llegó a entender, dada su visión esencialmente economicista de la política. Su empeño en presentarse siempre como grandes gestores se debe a su forma de separar política e ideas, gestión y batalla cultural.  Bien por desdén hacia el pensamiento, bien por cobardía a la hora de enfrentarse a la izquierda, se ha permitido una hegemonía contracultural en la España postfranquista que está en la raíz misma de nuestros males. Que los jóvenes en buena parte quieran ser funcionarios y no arriesgarse como emprendedores; que los parados prefieran cobrar los subsidios antes que trabajar en una labor que no sea lo suficientemente cómoda para ellos; que la palabra sacrificio haya desaparecido a favor del disfrute inmediato; que la educación se centre en cualquier cosa –desde enseñar felaciones a cómo defender a las mariposas autóctonas- menos en lo importante educativamente hablando, matemáticas, cálculo, lógica, historia…; que la licenciatura y másters se hayan sobrevalorado y convertido en un derecho universal, relegando otras alternativas formativas, como la antigua FP; que las instituciones esenciales de nuestra sociedad, como la familia estructurada, de padres y madres, se considere algo arcaico y que la modernidad de las uniones de todos los géneros sea vea como lo vital; que los hijos no sean ya más una apuesta existencial, sino un capricho o una carga insufrible; que la fe sólo se vea como una creencia a ridiculizar  en una sociedad absolutamente materialista y pagana… todo eso se debe no a un corrimiento de valores natural e inexorable con el paso de los tiempos. Es el resultado de opciones políticas y en nuestro caso concreto, de la falta de visión de un PP que nunca ha querido o sabido calibrar el peso y el impacto de las ideas en nuestra forma de vida.

Es más, pasado el anuncio de la regeneración con el que se aupó a Pablo Casado al frente de los populares, en anunciada ruptura con los años de rajosorayismo, las aguas han vuelto a su cauce natural y poco o nada ha cambiado a mejor. Da igual donde se mire, si a Alonso en el País Vasco, a Feijó en Galicia o Díaz Ayuso en Madrid. Su planteamientos existenciales están más cerca de la socialdemocracia y la izquierda, que de planteamientos de centro-derecha o conservadores.  No se han enterado que ya no se trata de impuestos, sino de identidad.

Habrá muchos que discrepen de mi opinión y estarán dispuestos a darle al PP su voto, aunque sea pinzándose la nariz, y conseguir así echar a la izquierda del poder. Mi única defensa es que echen cuentas y miren el pasado cercano: una cosa es estar en el gobierno y otra el poder. Cuando el PP ha estado reinando en la Moncloa si, tenia el gobierno, pero ejercía el poder como se viniera de la izquierda. Y nada, nada, me lleva a pensar de que no volvería a hacerlo otra vez. Sólo hay que escuchar a los marotos de turno que tanto abundan en el equipo de Casado. Aunque se lograse echar a Sánchez e Iglesias, se volvería a alimentar el monstruo de las anti-España, porque lo único que saben hacer es tenderle la mano y alimentarlo, no combatirlo para acabar con él.

El PP tuvo todo su sentido histórico, pero su tiempo es ya algo del pasado. Que los españoles se den cuenta de ello a tiempo dependerá de muchas cosas, entre ellas la inteligencia de quienes compiten por su espacio. No podemos olvidar tampoco que no siempre que se nos da la libertad de votar, elegimos bien. Que no se nos olvide la España del Chiquilicuatre. Pero, esta vez, el riesgo de pegarnos nosotros mismo un tiro mortal, es demasiado alto como para permitirnos frivolidades y equivocaciones. Espero.

 

Rafael L. Bardají.

Badajoz (1959). Rafael Bardají es experto en política internacional, seguridad y defensa.

Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish