Connect with us

Ejército

¿Por qué se debe formar al profesional de los Cuerpos de Tropa? Factores (I) Los beneficios netos de la formación

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Enrique Area Sacristán.- A la hora de analizar los beneficios de la formación debemos considerar tres factores fundamentales como son el tiempo que el profesional espera trabajar en el Ejército después de esta, unos 10 años más en el peor de los casos si exigimos este nivel formativo a la edad de 35 años a los contratos de larga duración, las habilidades que posee antes de la formación y el grado en que las habilidades proporcionadas por la formación complementan las otras habilidades.

– Las perspectivas de continuidad. Seria una incongruencia invertir en la formación de nuestros profesionales si estuvieran próximos a la edad de pase a la reserva. La clave está para la Institución en que el tiempo mínimo que la Tropa va a estar en activo en los Ejércitos es de un mínimo de otros diez años si no accede a Tropa Permanente, alargándose este periodo si lo hiciera.

– Las habilidades previas del profesional. El valor que la formación proporciona a la Institución depende de la mejora de la productividad de los profesionales formados. De esta manera, debemos considerar el nivel de habilidades que poseen y si las habilidades críticas de éstos no son suficientes y escasean en el mercado laboral para que las proporcionemos mediante la formación, incluso aunque exista un riesgo elevado de perder a corto plazo este personal pues los altos beneficios por periodo que se consiguen determinan un plazo de recuperación de la inversión relativamente corto siempre y cuando empleemos a esta Tropa en estas “Especialidades Complementarias”.

– La complementariedad con otras habilidades. El valor generado como consecuencia de formar a estos soldados con habilidades específicas a menudo depende de otras habilidades que el profesional posee o que puede llegar a poseer, por lo que no se deben considerar las habilidades específicas de forma aislada, sino en su conjunto.

Así, una formación en mecánica de automoción de un conductor de la Institución y con conocimientos internos y propios de la Institución, puede conseguir un rendimiento marginal de la formación genérica que le proporciona esta nueva cualificación técnica, muy superior al de una persona con el mismo título, pero sin experiencia en las Unidades.

Hasta aquí nos hemos centrado en los factores objetivos y tangibles que influyen en la formación, pero son importantes algunos efectos menos tangibles que afectan a los comportamientos y actitudes de la Tropa.

– El aumento de los resultados a través del compromiso y el intercambio de premios. En la relación de empleo, los Cuadros de Tropa se juegan mucho. Cuando uno de ellos se forma en el desarrollo de activos específicos de la relación que les une a la Institución necesita algún tipo de garantía que le asegure que se le va a emplear de una forma satisfactoria, que podrá hacer buen uso de las habilidades. Al recibir una relación de compromiso creíble, al menos hasta los 45 años con posibilidad de alargarlo o, en su defecto, con la posibilidad de convertirse en años de experiencia en esa habilidad, los soldados estarán más dispuestos a implicarse a largo plazo con la Institución, incluso cuando ya no se encuentren en activo. De esta manera, además de los beneficios económicos correspondientes a la organización, los Cuadros de Tropa relacionan la formación con algún tipo de premio y sienten la necesidad psicológica de agradecerlo dando algo de su parte, como rendir más en el trabajo.

– El reclutamiento a través de la formación. Un efecto más sutil de disponer de un programa de formación bien articulado y publicitado es el relativo a la selección de la Tropa. Las prácticas de empleo ofertadas por el Ejército influirán en la autoselección de los aspirantes potenciales. Los programas de formación atraerán a aquellos que deseen formación, en muchos casos estos aspirantes serán individuos que buscan el crecimiento en el trabajo, valoran la adquisición de habilidades, son curiosos, ambiciosos y agresivos. Sin embargo, si la formación atrae a aspirantes ambiciosos y agresivos no existirán garantías de que permanezcan en la Institución una vez hayan alcanzado esa formación por lo que los programas de formación deben complementarse con otras prácticas como el mantenimiento de un mercado laboral interno, el diseño de puestos donde se puedan poner en práctica estas enseñanzas, recompensas crecientes y la oportunidad de discernir sobre el trabajo.

– Efectos secundarios directos e indirectos. Otro efecto sutil, pero potencialmente importante, es que se puede provocar una especie de lucha incesante por la formación entre las Clases de Tropa. La tropa actual y potencial que busca indicios sobre el tipo de Ejército para el que desean ofrecer sus servicios, a menudo perciben la existencia de un programa de mejora de capital humano de los mismos como una señal clara y creíble del compromiso de la Institución con el propio ser de los Ejércitos, los soldados. Igualmente, la Sociedad puede inferir señales sobre las intenciones y valores de la Institución a partir de sus actividades formativas elevando el prestigio social.

Finalmente, la formación, también puede ser utilizada para enviar mensajes sobre la cultura y la estrategia del Ejército, que en muchos casos y aunque parezca obvio están descritas por los más Altos Mandos como fundamentales, pero que reciben poco o ningún énfasis en los programas de formación de las Clases de Tropa.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Ejército

Mueren un instructor y su alumna al estrellarse un avión del Ejército del Aire en el Mar Menor

Published

on

Avioneta Tamiz del Ejército del Aire, utilizada para vuelos elementales del curso de 3º de la Academia
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Una aeronave del Ejército del Aire ha caído al mar Menor, frente a San Javier (Murcia). Poco después el Ejército del Aire confirmaba a través de su Twitter que sus dos tripulantes, un instructor y su alumna habían fallecido.

A la zona han acudido inmediatamente servicios de emergencias, después de que el 112 recibiese un centenar de llamadas informando del suceso.

Hace tan solo 23 días que en le misma zona fallecía el comandante Francisco Marín Núñez al precipitarse el avión que pilotaba, un C-101 del Ejército del Aire, frente a La Manga del Mar Menor.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ejército

Defensa suma otros 200 soldados a las tareas contra la gota fría

Published

on

Inundaciones por la gota fría en La Vega Baja (Alicante), donde la UME ha rescatado a 450 personas.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Ministerio de Defensa ha aumentado en las últimas 24 horas en 200 el número de soldados que actúan entre la provincia de Alicante y la Región de Murcia para atajar los efectos de la gota fría, hasta sumar unos 1.400 efectivos.

Estas cifras han sido aportadas este domingo por la ministra en funciones, Margarita Robles, en una visita a la base logística y al puesto de mando avanzado de la UME en Orihuela donde ha calificado la situación de “catástrofe enorme”, acompañada por el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

Del total de soldados, unos 800 pertenecen a la UME y también hay más de un centenar del Mando de Operaciones Especiales (MOE), más conocidos como los ‘boinas verdes’, además de otros efectivos de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

Entre las unidades que han llegado, están equipos de buzos procedentes de Valencia y de otros puntos de Alicante, que a su vez han sido reemplazados en sus lugares de origen por efectivos provenientes de Zaragoza, ante posibles emergencias en sus zonas.

Este contingente militar dispone de unos 400 vehículos para los rescates y tratar de reconducir las aguas.

En lo que se lleva de episodio de gota fría, el Ejército ha rescatado a 550 personas en las diferentes poblaciones del sur de Alicante, en la comarca de la Vega Baja, de las cuales 480 han sido evacuadas a pie o en embarcaciones y las 70 restantes por aire, en helicóptero.

Además, en la Región de Murcia se han evacuado a otras 160 personas, según los datos aportados por el Ministerio de Defensa.

La base logística de la UME en Orihuela se sitúa en el colegio público Miguel Hernández, que ha sido cedido por el ayuntamiento para facilitar las tareas.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ejército

Los dos ridículos de la Armada española en una semana silenciados por los medios

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Luis Gonzalo Segura (Reproducido).- Cuentan que, en otros tiempos, la Armada española necesitaba de muchos óbices e infortunios para malograrse, tanto que solo los elementos podían inquietarla. Zozobrar o naufragar, tal vez; derrotados por el cañoneo, misión casi imposible. Pero los imposibles no fueron antaño tanto y ahora la Armada española vive una época en la que los desastres se consuman sin necesidad de gran belicosidad ni barahúnda. Bastan un puerto, una triste escollera, un proyecto o un curso académico para provocar lo grotesco.

El ridículo del ‘Audaz’

El pasado 23 de agosto de 2019 llegó al puerto de Lampedusa (Italia) el buque ‘Audaz’, un Buque de Acción Marítima (BAM) de última generación de la Armada española con solo unas semanas de servicio.

Debería haber sido su estreno, su gran puesta de largo. A fe que lo fue. Su partida estuvo precedida del escándalo del ‘Open Arm’ y su navegación gozó de un cierto infortunio, pero ni los más pesimistas agoreros hubieran sido capaces de predecir lo que acontecería.

El ‘Audaz’ abandonó tierra y se adentró en el Mediterráneo para una travesía de al menos dos días. Sin embargo, a las tres horas los inmigrantes comenzaron a desembarcar por orden de la Fiscalía italiana.

Nadie ha sido, ni parece que será, capaz de explicar exactamente por qué se prefirió que los rescatados fueran trasladados a España en una embarcación militar y no por un medio aéreo, militar o no, entre otras cuestiones porque ningún gran medio de comunicación interroga decididamente por ello. Pero el caso es que no solo se decidió que el ‘Audaz’ fuera el medio de transporte para los inmigrantes —solo quince—, sino que cuando los rescatados comenzaron a desembarcar y no se había realizado ni un 10 % de la travesía se concluyó que continuara con su misión. Y, como decíamos líneas atrás, el 23 de agosto el buque español llegó a Lampedusa.

Lo que aconteció en el puerto italiano es uno de los mayores bochornos de la historia de la Armada española: el buque no cabía en el puerto. Las autoridades italianas estaban estupefactas ante la situación, pues no entendían, en primer lugar, que se hubiera enviado un buque para trasladar a poco más de una docena de migrantes, cuando lo habitual en estas situaciones es emplear transporte aéreo; y, en segundo lugar, que el buque no pudiera atracar en puerto por su tamaño. Por ello, los migrantes debieron ser trasladados a Sicilia y allí embarcados en el BAM ‘Audaz’.

El ridículo del ‘Turia’

Si estrepitoso resultó llevar un buque militar a un puerto y que este no permita su acceso por una cuestión de tamaño, especialmente tratándose de un puerto cercano y conocido, peor todavía resulta lo acontecido por el dragaminas ‘Turia’.

“Encallar en una escollera artificial de tu propio país construida treinta años atrás dibuja un desastre. Un gran desastre. Aunque no para la cúpula militar española”.

Solo cuatro días después, el 27 de agosto, el ‘Turia’ quedó encallado en La Manga del Mar Menor cuando participaba en las labores de rescate de un siniestro de avión en el que falleció un piloto —desgracia que todavía queda por investigar y que, teniendo en cuenta el historial de siniestralidad aérea del Ejército del Aire español, no permite descartar una negligencia—. Encallar en una escollera artificial de tu propio país construida treinta años atrás dibuja un desastre. Un gran desastre. Aunque no para la cúpula militar española.

Como en tiempos de Felipe II, que aseveraba que no se podía luchar contra los elementos, los responsables de la Armada se refirieron al mal tiempo como coartada perfecta, pero los avatares de vientos y corrientes no se parecen ni tan siquiera mínimamente a los que tanto beneficiaron a Sir Francis Drake y los suyos allá por 1588 cuando la ‘Grande y Felicísima Armada’ española fracasaba en su intento de acometer los dominios de Isabel I.

A día de hoy, el ‘Turia’, que cerca ha estado de hundirse, continúa luchando por reflotar como si estuviera en cuidados intensivos. Tiene una vía de agua de diez metros, como el tajo que propinaban los piratas que asaltaban a la Armada española, y ha sido necesario que se extrajera todo el combustible de su interior. Si no es por un buque de Salvamento Marítimo, el ‘Turia’ ya reposaría junto a la escollera.
Sin consecuencias en la costa

No parece, desgraciadamente, que dos negligencias como las relatadas en menos de una semana vayan a cambiar el devenir de la Armada. No al menos si tenemos en cuenta la ausencia de críticas en las manifestaciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y otros miembros del Gobierno; o la escasa atención que han despertado estos lamentables siniestros en los grandes medios de comunicación españoles, que ahora se encuentran extrayendo hasta la última gota del último pozo periodístico encontrado: la desaparición de la esquiadora y medallista olímpica, Blanca Fernández Ochoa.

“No ha habido críticas a estas dos negligencias. Un nuevo capítulo del ‘periodismo alcoba’ con el que los grandes medios de comunicación españoles obsequian a su ciudadanía”.

Cualquiera puede comprobar que, por ejemplo, en El País, el diario más leído en España, las informaciones al respecto son marginales. En el caso del cazaminas ‘Turia’ la noticia se limita a reproducir una ‘noticia-telegrama’ de una agencia y en el caso del BAM ‘Audaz’ solo existe una noticia del desastre y la información al respecto no se encuentra en el titular, sino difuminada en el cuerpo de la noticia. ¿Críticas? Ninguna. Un nuevo capítulo del ‘periodismo alcoba’ con el que los grandes medios de comunicación españoles obsequian a su ciudadanía. Curiosamente, es El País un medio que en los últimos años ha abanderado la lucha contra las ‘fake news’, curiosamente porque nada las alimenta más que los quehaceres diarios de este medio: desenfocar.

Y así, como cuando el submarino S-80 no flotaba ni se propulsaba, lo que costó casi 2.000 millones de euros de sobrecoste sin que hubiera consecuencias; como cuando en el buque insignia de la Armada española encontraron 127 kilos de cocaína y la gran consecuencia fue que ascendieron en dos ocasiones al máximo responsable; así, entre desastres, se deja el prestigio la otrora Armada Invencible. Pero esta vez sin enemigos y sin elementos.

(RT)

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: