Connect with us

Resto del Mundo

Una novia de ocho años

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Majid Rafizadeh- “A los ocho años, mis padres me dijeron que nos sentáramos para tener una seria conversación”, dijo Nushin durante la entrevista. “Aún recuerdo cómo le temblaba la voz a mi madre. Me dijo que en dos días iba a ser parte de una bendición religiosa islámica. Mi padre me insistió en que me comportara, en que no montara una escena. Yo estaba confundida, pero confiaba en ellos, en que me estaban diciendo la verdad. Confié en ellos hasta el momento en que me pusieron una alianza en el dedo y me convertí en la esposa de un hombre de 43 años”. Nushin, que ahora tiene 19 años, es madre de tres hijos.

Se podría imaginar que sus padres, tan dispuestos a entregar a su hija a este hombre, no habían sido educados o nunca habían tenido contacto con las formas modernas de pensar. Lo cierto es que el padre de Nushin se educó en Europa, y después volvió a su país para trabajar para el régimen.

Nushin dijo que la boda fue “una pesadilla de la que no podía despertar. Entendía que estaba casada, pero no lo que eso significaba”. Dijo que fue obligada a mantener relaciones sexuales antes de alcanzar la pubertad. “Cada día me invadía una nueva confusión, nuevos horrores”, dijo, mientras se intentaba acostumbrar al rol que se le había obligado a padecer.

“Pensé que me llevaban a casa de mi marido porque mis padres me habían castigado por no haberles hecho caso una semana antes, cuando me dijeron que dejara de jugar. Esperaba que, después de eso, que era una tortura, me llevarían de vuelta con mis padres al día siguiente. Pero enseguida resultó obvio que no era un castigo temporal, sino que era para toda la vida”.

Se podría pensar que estas cosas pasan rara vez; no es así. Nushin no es una excepción. Los líderes islámicos afirman que los matrimonios infantiles son ahora menos frecuentes en sus países, pero aunque eso fuese cierto, ocurren con demasiada frecuencia como para que hace bastante poco la ONU diera la voz de alarma.

La República Islámica de Irán, por ejemplo, de donde yo soy, se rige por la ley de la sharía; el matrimonio infantil sigue siendo frecuente. Según las últimas estadísticas, confirmadas por Farshid Yazdani, director general y miembro de la junta directiva de la Asociación para la Protección de los Derechos de los Niños, el 24% de todos los matrimonios en Irán son matrimonios infantiles. Quizás –se podría pensar, por todo lo que dicen los líderes islámicos–, es una mejoría, ¿correcto? Falso. En los años anteriores, los matrimonios infantiles –al menos los registrados– estaban por debajo del 10%. Así que en realidad ha habido un aumento de las niñas pequeñas que son obligadas a casarse.

Estas cifras significan que, en Irán, decenas de miles de niñas siguen siendo obligadas a casarse. De hecho, según las estadísticas oficiales iraníes, se producen 180.000 matrimonios infantiles cada año. Como muchas bodas las pueden oficiar jeques chiíes sin tener que registrarlas ante el Gobierno, la cifra no oficial es sin duda mucho más alta; así es como tienen lugar muchos matrimonios de niñas menores de diez años.

Antes de que el partido islamista del ayatolá Ruholá Jomeini llegara al poder en 1979, la edad legal para casarse era de 18 años para las mujeres y 20 para los hombres. Después de que los mulás impusieran la ley de la sharía en Irán y la convirtieran en la incuestionable ley nacional, las autoridades cambiaron inmediatamente la edad legal para casarse a los 9 años para las niñas y a los 13 para los niños. Cuarenta años después, la ley basada en la sharía no ha cambiado. Si de verdad quisiesen poner fin al matrimonio infantil, ¿no tendrían que empezar por ahí?

Además, en 2013, se aprobó una ley en Irán que permite a los hombres casarse con sus hijas adoptadas.

Además del abuso físico y sexual que estas niñitas soportan, muchas también sufren maltrato emocional. Bajo la ley de la sharía, estas niñas pequeñas tienen que acatar completamente los deseos de sus maridos. Los maridos tienen derecho a divorciarse de sus esposas en cualquier momento, pero a ellas no les ampara esa ley. Según el director de la Asociación de Trabajadores Sociales de Irán, Hasán Musavi Chelak, hay más de 24.000 niñas viudas en el país. Estas niñas han pasado por el matrimonio, el trauma y después son abandonadas y se las tienen que arreglar ellas solas.

Algunos novios en estos matrimonios son de mediana edad o mayores. Algunos intentan decir que el motivo del matrimonio es económico: que es la necesidad de dinero lo que lleva a estos padres a concertar matrimonios de sus hijas con hombres mayores. Hay muchos países, sin embargo, donde la pobreza es un problema pero no existen los matrimonios infantiles, o al menos no hasta ese nivel. El motivo de que persista esta plaga es que está sancionada e incluso fomentada por la ley basada en la sharía. Mientras que otros países prohíben ese abuso, esto no ocurre, pero la ley islamista de Irán lo abraza.

La ley de la sharía provee la plataforma, el lenguaje jurídico y la legitimación judicial para que los adultos se casen con niñas menores de diez años, y para que los padres de esas niñas saquen provecho de ello, en términos tanto económicos como religiosos.

Nushin ha sufrido más de lo que la mayoría de la gente podría siquiera entender. Está decidida a lograr el divorcio y a encontrar el modo de criar y mantener a sus tres hijos. Nunca tuvo esa oportunidad a los ocho años, cuando se vendió su niñez. Nunca tuvo opción cuando se quedó embarazada. Ahora, está dispuesta a arriesgarlo todo para ser libre.

Esto no es sólo un problema en los países islamistas. Las niñas en otros países también son vulnerables.

Facebook hizo de salón de subastas para vender a una novia menor en el sur de Sudán el mes pasado, sin ir más lejos.

Suecia, al parecer, también ha empezado a notar un “aumento en las denuncias de matrimonios forzosos e infantiles”.

El Banco Mundial calculó el año pasado que la prevalencia de los matrimonios infantiles “sigue siendo demasiado alta. En un conjunto de 25 países sobre el que se realizó un análisis a fondo, al menos una de cada tres mujeres se casó antes de los 18, y una de cada cinco tuvo su primer hijo antes de cumplir los 18”.

El matrimonio infantil también prepondera en Estados Unidos, al parecer. Justo este año, Delaware se convirtió en el primer estado en prohibir el matrimonio con menores de 18 años.

Podría resultar difícil de creer que pueda ser legal que un hombre de 70 años se case con una niña de tan sólo 5 años, pero pasa, y seguirá pasando. Salvo que intervenga la comunidad internacional, y en vez de apelar a los líderes islamistas, ejerza presión para que se cambien las leyes, habrá más niñas en riesgo.

 

 

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Resto del Mundo

Por qué Sudáfrica es uno de los países más xenófobos del mundo

Published

on

Destrozos tras un ataque xenófobo en Johannesburgo, Sudáfrica, 5 de septiembre de 2019.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Alberto Rodríguez García* (R).- Cuando el Congreso Nacional Africano bajo el liderazgo de Nelson Mandela puso fin al Apartheid en Sudáfrica, el futuro parecía esperanzador gracias a un proyecto nacional basado en la convivencia multiracial que durante casi medio siglo fue imposible.
Cinco lustros después, de esa convivencia soñada ya no queda apenas nada. Los brotes de violencia xenófoba contra inmigrantes a los que destruyen sus negocios e incluso machetean en mitad de la calle a plena luz del día, así como los asesinatos de granjeros bóer, ya son algo normal en una Sudáfrica económicamente ruinosa (con la mitad de la población adulta viviendo bajo el umbral de la pobreza y un 28% de paro), socialmente rota y tremendamente violenta.

A principios de mes hubo un estallido de revueltas xenófobas –que se suman a las de abril– en Johannesburgo contra inmigrantes africanos que se saldaron con decenas de negocios cerrados, otros tantos destrozados por las llamas y diez asesinatos.

“Los brotes de violencia xenófoba contra inmigrantes, así como los asesinatos de granjeros bóer, ya son algo normal en una Sudáfrica económicamente ruinosa, socialmente rota y tremendamente violenta”.
Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.

Los recientes ataques indiscriminados –e injustificados– contra inmigrantes han sido el punto de inflexión que, parece, traerán consecuencias para Sudáfrica. Nigeria ha iniciado los procesos de repatriación de cientos de sus ciudadanos cuya integridad está amenazada, y se estima que otros 600 nigerianos tienen pensado volver a su país en los próximos días; algunos porque temen por su vida, y otros porque en los ataques lo han perdido todo.

Además de la población extranjera, los Bóer (grupo germánico que habita Sudáfrica) también se han visto obligados en los últimos años a abandonar las tierras, que habitan desde hace más de tres siglos. Muchos fueron hacia el norte; a Mozambique, Sudán, Zambia e incluso Libia, donde su experiencia trabajando la tierra en las duras condiciones de África es muy valorada.

Rusia también se ha convertido en un país que en el desastre sudafricano ha visto una oportunidad para su desarrollo. Tal es así que el año pasado el país acogió a las primeras 50 familias Bóer que llegaron en busca de asilo huyendo de los ataques y asesinatos que sufrían en su país. Se estima que unos 15.000 Bóer estarían dispuestos a viajar a Rusia para seguir viviendo como granjeros.

Pobreza y xenofobia, dos caras de una misma moneda

La pobreza y el analfabetismo son el caldo de cultivo perfecto para que la población sudafricana asuma, asimile y normalice cada vez más las ideas xenófobas, como si fuesen incapaces de aprender de su historia. De acuerdo a una investigación del Pew Research Center, el 62% de los sudafricanos ve a los inmigrantes como una amenaza que llega para robarles el trabajo y los beneficios sociales. Estas ideas se traducen en que los ataques xenófobos dirigidos mayoritariamente contra inmigrantes procedentes de Nigeria, Malaui, Somalia, Zimbabwe y Mozambique no han dejado de crecer hasta alcanzar en 2008 la alarmante cifra de 67 asesinatos (aunque se estima que hay más, este es el número oficial registrado).

“Sudáfrica es un país creado a partir de la segregación y construido en el odio, donde un gobierno mediocre oculta su fracaso con discursos raciales, algo de populismo barato y muchas mentiras para re-escribir la historia a su antojo”.

Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.
Según el Centro Africano para la Migración y Sociedad de la Universidad Witwatersand de Johannesburgo, la violencia xenófoba se ha convertido en una característica del Sudáfrica post-apartheid.

No se puede entender esta problemática sin mirar al pasado para conocer la esencia de Sudáfrica: un país creado a partir de la segregación y construido en el odio, donde un gobierno mediocre oculta su fracaso con discursos raciales, algo de populismo barato y muchas mentiras para re-escribir la historia a su antojo.

Que ‘Dubul’ ibuhunu’ (dispara al Bóer) sea una canción todavía popular entre los dirigentes del Congreso Nacional Africano, que no ocultan su odio racial a una comunidad en particular, dice mucho del tipo de gobierno que hay hoy día en Sudáfrica.

Hay dos formas de justificar el racismo del CNA:

1- Como no tiene complejos en decir el popular político sudafricano –de origen zulú– Mbyiseni Ndlozi, “tomar las tierras de los blancos está justificado porque no es realmente su tierra”.

2- Los Bóer siguen siendo aquellos supremacistas blancos que no aceptan el fin del Apartheid.

Ambas afirmaciones, sin embargo, parten de premisas falsas, y solo un miserable podría encontrar acomodo en las mismas para justificar el odio hacia comunidades enteras por cuestiones de raza o etnia.

“Culpar a los blancos o a los inmigrantes de los males por los que pasa un país en la ruina por representantes que no lo han sabido gestionar es muy cómodo. El problema surge cuando la población acepta el discurso, lo corea e incluso baila cuando el político de turno aparece cantando que hay que matar a los granjeros”.

Por un lado, es importante destacar que los bantúes en general y zulúes en concreto, las etnias mayoritarias de Sudáfrica, fueron ‘los últimos en llegar’… y lo hicieron mediante la conquista y el exterminio de otras tribus durante lo que hoy día se conoce como el Mfekane (aplastamiento). La única población que se puede considerar autóctona de Sudáfrica son los bosquímanos Joisán, actualmente marginados y sin el reconocimiento de su derecho aborigen a la tierra por parte de esos mismos déspotas que se llenan la boca hablando de recuperar su tierra de manos de los blancos. Del mismo modo, la primera comunidad en comenzar a labrar las tierras de la región después de que éstas fuesen abandonadas por la sequía en el siglo XIV fueron los granjeros Bóer que llegaron desde Europa con la Compañía Neerlandesa de las Indias a un lugar inhabitado en 1652. Y finalmente llegaron los zulúes, originarios de Malaui, que en los años posteriores a 1818 vivieron un periodo de expansión gracias a las conquistas de su rey Shaka Zulu.

Por otro lado, si bien es cierto que el sector más radical de los afrikáner representados en el Partido Nacional instauraron el Apartheid en 1948, los Bóer a día de hoy no son más que granjeros de raza blanca; muchos de ellos humildes. Si aun así hay alguien que llega al ridículo de pensar que el color de la piel determina la ideología, no estaría de más recordar que en el movimiento anti-apartheid también participaron blancos, y que por ejemplo, el dirigente del Partido Comunista de Sudáfrica y miembro del gobierno sudafricano surgido tras las primeras elecciones sin el Apartheid, Joe Slovo, era de origen lituano.

Pero hay quienes siguen ofuscados en hablar el idioma del odio, porque les viene bien. Culpar a los blancos o a los inmigrantes de los males por los que pasa un país en la ruina por representantes que no lo han sabido gestionar es muy cómodo. Es, añadiría, una artimaña que en Europa ya hemos vivido y que no terminó precisamente bien. El problema surge cuando la población acepta el discurso, lo corea e incluso baila cuando el político de turno aparece cantando que hay que matar a los granjeros, señalando directamente de esta manera a los Bóer.

Pero la xenofobia, el racismo y la segregación de facto entre comunidades no es algo que solo se refleja en ataques indiscriminados contra comercios, homicidios y/o canciones. Se trata de un problema asentado en las propias bases del nuevo sistema sudafricano, creado en 1994, que en lugar de destruir el Apartheid se ha limitado a desechar algunas cuestiones, mantener otras, y cambiarle el color. Así es que encontramos leyes que, como el Apartheid, promueven la segregación y premian el color de piel.
“El programa de Empoderamiento Económico Negro solo ha servido para crear un nuevo tipo de apartheid encubierto, enriquecer a una élite muy concreta y aumentar la brecha de desigualdad entre pobres y ricos”.

Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.
Para revertir la situación de desigualdad –innegable– generada por el Apartheid que durante años blindó los privilegios blancos, el Congreso Nacional Africano decidió lanzar en 2003 –una década después del final del régimen de segregación– el programa de Empoderamiento Económico Negro (EEN) que otorga a la población ‘de color’ (la ley distingue como gente de color a negros, indios y chinos) un estatus especial frente a los granjeros blancos.

El programa de Empoderamiento Económico Negro consiste en otorgar privilegios a las razas que sufrieron la marginalización del Apartheid, premiando la propiedad no-blanca para ‘igualar la balanza’. 16 años después, sin embargo, este programa solo ha servido para crear un nuevo tipo de apartheid encubierto, enriquecer a una élite muy concreta y aumentar la brecha de desigualdad entre pobres y ricos. Ni siquiera las mujeres negras, que supuestamente iban a ser las más beneficiadas del EEN, pueden valorar el programa positivamente. Incluso, al poco de lanzarse el programa, una de las principales figuras de la lucha contra el apartheid, el arzobismo Demond Tutu, alertó de que el EEN solo serviría para sustituir una élite por otra. Y no se equivocó.

Mientras Sudáfrica apuntala su fracaso económico, social y político, los inmigrantes vuelven a sus países huyendo del odio. Los granjeros buscan asilo lejos de la violencia. Pero cuando termine el día, 58 personas habrán sido asesinadas.

Dentro de un año serán más de 20.000 los homicidios. Entre las víctimas, habrán quienes hayan perdido la vida únicamente por su nacionalidad, etnia o raza. ¿Cuántos? El número exacto nunca lo sabremos, y solo serán una cifra más entre los miles de homicidios que desangran un país en el que la xenofobia, mata.

*Articulista de RT

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Internacional

(VIDEO EXTREMO: PRECAUCIÓN) Los zombies existen. ¿Enfermedad, droga o arma biológica?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tenemos que empezar este artículo enviando a nuestros lectores una advertencia muy seria: Las imágenes a las que ALERTA NACIONAL ha tenido acceso van más allá de lo publicado jamás en un medio de comunicación. Hasta dónde hemos podido comprobar, y les aseguramos que lo hemos hecho, son imágenes reales tomadas por un enfermero de un puesto de socorro avanzado muy cerca de la jungla brasileña. Desde luego, NO ES una película. 

La historia que ha viajado junto con las imágenes es la siguiente: se ha encontrado a un hombre, de raza blanca, de entre 30 y 50 años, vagando semidesnudo por los límites de la jungla, con lo que parecía ser una herida en lo alto de la cabeza…

¡Está vivo!

… Tras ser trasladado al centro de socorro, y tal y como muestras las imágenes, la posible herida se trata, en realidad, de un hueco de gran tamaño en el cráneo de esta persona, cuyos bordes están rodeados de podredumbre, que emite un olor espantoso, y que está lleno de gusanos y larvas que, a la vista del examen, han devorado por completo más de la mitad de la masa encefálica, o bien se alimentan de los restos de masa encefálica restantes después de que alguna acción traumática haya extraído dicha parte del cerebro, incluyendo el lóbulo frontal completo.

El hombre, de forma total, completa e inexplicable para la ciencia médica, ESTÁ VIVO, respira de forma agónica, está deshidratado y desnutrido. Sin embargo, parece estar consciente, con los ojos abiertos, y como muestran las imágenes, parpadea.



Cráneo lleno de gusanos y podredumbre

Se observa también que los globos oculares están siendo expulsados de sus cavidades por la presión interna de lo que seguramente sean larvas de gusano o pus líquido, que presiona hacia afuera. No está claro si el hombre puede ver.

El estado de este hombre presenta varias incompatibilidades con la vida y mucho más con la consciencia. Ha estado bajo examen varios días y se mantiene en la misma condición.

No se conoce tratamiento ni enfermedad, ni accidente alguno que pueda explicar ni las lesiones, ni que el paciente siga con vida.

Tras estos testimonios, y tras el visionado de las imágenes, no podemos por más que preguntarnos si este pobre desgraciado se contagió de algún parásito en medio de la selva que le devoró el cerebro -y por medio de algo desconocido le mantiene con vida- o se trata de algún nuevo tipo de arma para atacar a la población sin matarla pero obligando a dedicarle enormes recursos para mantenerla con vida, pues nadie podría en conciencia dejar morir a algo así, pese a que tenemos nuestras nudas de que lo que estamos viendo en las imágenes… sea aún un ser humano con alma inmortal. 

Decidan ustedes.


Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Resto del Mundo

Bolsonaro insinúa que las ONG pueden estar detrás de los incendios en el Amazonas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, insinuó hoy que organizaciones no gubernamentales (ONG) pueden estar detrás de los incendios forestales desatados en el Amazonas, que son los mayores registrados en los últimos años.

“Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos”, declaró a los periodistas Bolsonaro.

Para reforzar su tesis, Bolsonaro citó que su Gobierno ha “cortado el dinero público que iba para las ONG” que operan en la región amazónica, con proyectos “supuestamente” volcados al cuidado del ecosistema.

“De esa forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero”, agregó el gobernante, quien apuntó que ahora la tarea de las autoridades es determinar si los incendios en el mayor pulmón del planeta han sido provocados.

“El crimen existe. Ahora, tenemos que hacer lo posible para que ese crimen no aumente” y establecer las responsabilidades “si es que las hubiera”, indicó Bolsonaro, quien insistió en que las ONG que operan en la Amazonía “representan intereses ajenos” a Brasil.

Según el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que contabiliza los incendios con la ayuda de imágenes de satélite, los focos de fuego en todo el país en lo que va de este año superan en un 83% a los del mismo período de 2018.

En un informe difundido este martes, el INPE precisó que entre el 1 de enero y el 18 de agosto ha registrado 71.497 focos de incendio en el país y que un 52,5% se sitúan en la región amazónica.

La extensión de los incendios forestales ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar situación de emergencia o alerta ambiental pues la humareda puede provocar enfermedades respiratorias y afecta hasta el tráfico aéreo.

El pasado lunes, parte de los estados de Mato Grosso do Sul y Paraná, así como la ciudad de Sao Paulo, la mayor del país, fueron afectados por intensas nubes de humo causadas por los incendios que oscurecieron completamente el cielo poco después del mediodía.

De acuerdo con el INPE, durante la última semana, los focos de incendio han afectado 68 zonas protegidas o reservas indígenas de la región amazónica.

Las ONG, por el contrario, temen que el aumento de los incendios forestales pueda deberse a la acción de hacendados y empresarios del campo que, animados por las políticas de Bolsonaro, han decidido avanzar sobre el Amazonas para extender sus plantíos.

Según el Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (Ipam), el aumento de los incendios “tiene relación con la deforestación y no con una sequía más fuerte como podría suponerse”.

En un comunicado, esa institución independiente sostuvo que “si la sequía no explica los incendios, la retomada de la deforestación sí lo hace. El fuego es normalmente usado (por colonos y hacendados) para limpiar el terreno después de la deforestación”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: