Connect with us

Hispanoamérica

Venezuela: El Helicoide, el gigantesco centro comercial que se convirtió en un centro de torturas

Published

on

Comparta este artículo.

En el centro de Caracas, aparece como un gigantesco caracol de cemento. Un edificio monumental en la cima del cerro La Roca Tarpeya. Son unos 13 pisos de concreto. Un círculo monstruoso que se suponía –a la hora de su diseño– sería el primer centro comercial «drive through» de América latina. Algo así como un shopping con «auto mac».

Para los años 50, cuando fue pensado, en medio de la bonanza petrolera, aquello era un sueño, casi ciencia ficción. Pero jamás se terminó. Hoy corona sus pies con villas miserias y llena sus entrañas con los prisioneros de la policía secreta del régimen chavista. Le dicen El Helicoide, por su forma.

El edificio es un símbolo perfecto de la caída en desgracia de Venezuela a una zona de desastre socioeconómico.

En un largo reportaje interactivo publicado este jueves, BBC News recoge los relatos de quienes terminaron encerrados en El Helicoide.

El edificio fue construido entre los años 50 y 60, cuando Venezuela tenía grandes sueños y muchos dinero de las ganancias petroleras.

María Pérez, abraza a sus familiares luego de su liberación, en las inmediaciones de «El Helicoide.

Su diseño evoca el de la torre de Babel y pretendía que los clientes pudieran llegar con su coche hasta la puerta misma del local que escogieran entre los 320 que ofrecería el centro. Salas de exposición, gimnasio, pileta, guarderías y un multicine serían parte de las instalaciones, además de un centro automovilístico con venta de autos y repuestos, estación de servicio, lavadero automático y taller. Tendría ascensores inclinados para recorrer las diferentes plantas y adaptarse a la particular fisonomía del edificio. E incluso su propia emisora de radio: Radio Helicoide, según enumera el diario ABC.

Pero los tiempos cambiaron, y los planes para el «mall» cambiaron.

Durante años El Helicoide permaneció vacío. Se convirtió en un antro de prostitución y drogas hasta que se convirtió en el hogar de la agencia de inteligencia venezolana, la tan temida SEBIN.

Desde entonces es un lugar que provocar terror. Se lo usa tanto para criminales comunes como para los prisioneros políticos.

Un grupo de familiares de presos se reúnen en las inmediaciones de «El Helicoide.

Por ejemplo, en noviembre el periodista alemán Billy Six, de 31 años, fue detenido en Venezuela acusado de espionaje y enviado al Helicoide.

Six, que cubría el malestar social en el país, fue detenido después de escribir una historia sobre los venezolanos que huían a Colombia. Lo acusaron de ser miembro de las FARC y de tomar fotos en una zona prohibida cerca del presidente Nicolás Maduro.

Pero ocurre que Six nunca tocó un arma, nunca se sumó a ninguna manifestación, según su padre. El periodista igual terminó entre las paredes oscuras de El Helicoide y desde mediados de diciembre que no sabe nada más de él.

La BBC habló con prisioneros como Six que estuvieron en la casa del terror del SEBIN. También habló con los familiares y con dos ex guardias.

Sus testimonios reconstruyen la vida en el interior de la prisión.

Manifestantes protestan en el exterior de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), también conocida como Helicoide

Uno de los testimonios corresponde a Rosmit Mantilla, de 32 años, un activista político y defensor de los derechos de la comunidad LGBT.

Mantilla llegó al Helicoide en mayo de 2014. Para entonces era uno de los 3000 detenidos en las masivas redadas contra opositores en el país.

A Rosmit lo acusaron de financiar esas protestas, fogoneadas por la inflación rampante y la escasez de alimentos y medicinas.

Dos guardias, que no dieron a conocer sus nombres, lo recuerdan.

Eran tiempos caóticos. Cada día llegaban al Helicoide micros llenos de presos. Había estudiantes, activistas políticos, incluso chicos atrapados solo por el hecho de haber estado en el lugar y el momento equivocados.

La llegada de Rosmit fue el inicio de una pesadilla de dos años y medio. En el Helicoide encontró tortura y crueldad. Y para sobrevivir psicológicamente decidió documentar todo, hablando con quien pudiera: guardias, presos…

Lo que alguna vez había sido pensado como tiendas y locales de lujo o baños o escaleras, todo fue cerrado y convertido en celdas.

Una diputada de la Asamblea Nacional venezolana confronta a un funcionario encapuchado del SEBIN en las puertas del Helicoide.

A Rosmit lo metieron en lo que pudo haber sido un depósito de 12 por 15 metros. Adentro había 50 presos. Hacía calor, no había aire.

«No había luz, agua ni baño, no había higiene ni camas. Las paredes estaban manchas con sangre y excrementos», dice Rosmit.

«Rosmit era uno de esos presos que no debía estar ahí. Podías hablar con él de cualquier cosa. Como ser humano, puedo imaginar lo difícil que debió haber sido acusado de algo que no hiciste o arrestado por pensar diferente», dice uno de los guardias.

Crisis en Venezuela: los militares, la clave para resolver el dilema de dos presidentes
«Todos los días me encontraba con gente cubierta en sangre, otros atados, algunos inconscientes», dice. Y recuerda a un alumno universitario al que le habían puesto en la cabeza una bolsa llena de excrementos para que los respire.

Los propios guardias recuerdan haber visto gente golpeada, atada, suspendida del riel de una escalera por las muñecas con los pies descalzos tocando el piso. También recuerdan el uso de baterías de autos para electrocutar a los presos. «Podía ser un brazo, los testículos, la garganta, la panza, cualquier parte en realidad».

La BBC intentó contactarse con las autoridades venezolanas pero no tuvo respuesta.

Semanas atrás, Humans Rights Watch denunció en un escalofriante informe las torturas que el régimen de Maduro infligía a los militares díscolos y a sus familiares.

El informe analizó 12 casos de 2017 y 2018 que involucran a 32 personas, incluyendo efectivos militares y civiles acusados de conspirar contra el gobierno, así como también parientes de sospechosos.

Familiares y amigos asisten a un homenaje póstumo al concejal Fernando Alban.

El documento señaló que efectivos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) o el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) practicaron la mayoría de los arrestos.

Los detenidos denunciaron abusos tales como palizas brutales, asfixia, cortes con hojillas en las plantas de los pies, descargas eléctricas, ayuno forzado, prohibición de ir al baño y amenazas de muerte.

Uno de los episodios más infames en El Helicoide fue la muerte del concejal opositor Fernando Albán en octubre. El gobierno de Maduro dijo que se tiró del piso 10 del edifcio. Pero la oposición afirma que lo mataron.

A pesar de todos sus secretos macabros, El Helicoide sigue en pie como un centro de confinamiento de presos políticos. Dicen que el poeta chileno Pablo Neruda lo ensalzó como «una de las creaciones más exquisitas que jamás nacieran de la mente de un arquitecto», y que el pintor Salvador Dalí se ofreció a decorarlo.

Sus arquitectos fueron Pedro Neuberger, Dirk Bornhorst y Jorge Romero Gutiérrez.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Hispanoamérica

¡OTRO ÉXITO DEL SOCIALISMO EN VENEZUELA! Banco Central de Venezuela lanza billete de 1 millón que vale medio dólar

Published

on

Comparta este artículo.

«Cumplir con los requerimientos de la economía nacional».

Ese es el argumento del régimen venezolano para lanzar a las calles nuevos billetes con tres nuevas denominaciones, según anunció este viernes el Banco Central de Venezuela (BCV). Lo curioso es que el de mayor valor, el billete de 1 millón de bolívares, apenas equivale a 0,52 centavos de dólar según la cotización actual no oficial (1.900.000 bolívares por dólar).

El Banco Central de Venezuela dirigido por el chavismo, anunció que las nuevas piezas de 200.000, 500.000 y el billete de 1 millón de bolívares «comenzarán a circular paulatinamente a partir del 08 de marzo de 2021».

Esta nueva decisión no haría más que exacerbar la hiperinflación existente en el país. De hecho, los venezolanos tienen que hacer hasta seis colas bancarias, una por día, para retirar los únicos 200.000 bolívares que el régimen de Nicolás Maduro permite dispensar a los cajeros automáticos.

La suma del valor de los tres billetes anunciados este viernes por el Banco Central de Venezuela tampoco llega a un dólar, confirmando así la pulverización de la moneda venezolana. Es decir, los nuevo billetes ya están devaluados antes de comenzar a circular.

Reconversiones, devaluaciones y más billetes sin valor

Es una práctica habitual de la dictadura modificar el cono monetario. Los venezolanos recuerdan muy bien cuando Hugo Chávez anunció en 2007 a través del Banco Central de Venezuela un supuesto «bolívar fuerte» con tres ceros menos. Orgulloso, aseguraba que la moneda venezolana iba a «recuperar todo el terreno perdido ante el dólar, el euro y todas las monedas del mundo».

Aquello quedó en el olvido por una mayor devaluación. En 2018 Nicolás Maduro repitió la técnica y también sacó de circulación los billetes y monedas de curso legal en ese momento. Ninguna garantizó el acceso a los venezolanos a un flujo regular del papel moneda, acrecentado justamente por la exacerbada inflación en el país.

Ahora, en 2021 el régimen chavista parece conmemorar el aniversario de la muerte de su líder supremo con otra devaluación.

El economista venezolanos Jesús Cacique hizo una explicación sencilla del valor de cada billete, aunque el dólar no oficial ya había subido minutos después. De 1.889.184 ya había pasado a 1.900.000. De acuerdo con su cálculo, el billete de 1 millón de bolívares vale apenas 0,52 centavos de dólar.

Venezuela ¿otra Zimbabue?

En resumen, el bolívar sigue sin equiparar el valor del dólar en un país con problemas económicos profundos como la escaza producción nacional, la corrupción o los elevados precios.

Los venezolanos prefieren hacer transacciones en dólares, desde la compra de alimentos hasta el canje de dólares deteriorados. En las calles se ofrece esta operación ante la imposibilidad de cambiar la divisa extranjera en sus instituciones bancarias.

Tantas distorsiones han llevado al país a devaluaciones interminables. El escenario parecería encaminarlo a lo que ya atravesó Zimbabue hasta 2015 con billetes que alcanzaban a tener 12 ceros. La similitud no pasó por alto en redes sociales al conocerse el lanzamiento del billete de 1 millón de bolívars.

A la par, el régimen de Maduro lleva adelante iniciativas que tampoco ayudarían a solucionar la crisis económica que atraviesa el país, como el mercado cambiario «socialista» con una dolarización digital o el hecho de que los bancos venezolanos acepten transacciones en bolívares desde cuentas en dólares.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Hispanoamérica

«Silvano, el chico del puente»: una historia de horror entre inmigrantes en Colombia

Published

on

Comparta este artículo.

Unos cobardes hijos de perra arrojan por un viaducto a un pobre chico peruano

 

Ayer leía sorprendido las últimas noticias de países tan hermanos como Colombia, Venezuela o Perú, que convergen en una historia terrible que me ha impactado profundamente igual que a millones de seres humanos por todo el mundo.

 

VIDEO BRUTAL DEL CHICO PERUANO ASESINADO EN UN PUENTE

 

Colombia es el escenario de la tragedia, venezolanos son los victimarios y de Perú es el pobre chico protagonista de esta triste historia, de cuya veracidad no cabe dudar cuando los propios asesinos grabaron un vídeo de Tik Tok arrojando al pobre chico peruano por un puente.

Sí, señores, como lo oyen. Tras una estúpida y breve conversación, en la cual dejan claro que la nacionalidad de la víctima es el motivo de lo que van a hacer a continuación, uno de los migrantes venezolanos agarra al peruano Silvano Oblitas y lo lanza por el puente como si fuera un saco de patatas. Así de claro y así de descarnado.

«Bórralo: se murió lo que se murió»

 

Esta frase tan cruel la emitieron los propios asesinos, apenas hubieron lanzado a Silvano por el puente, sin duda con la intención de borrar la única prueba que existía sobre el crimen, pero por alguna razón decidieron no eliminar ese vídeo y lo compartieron de forma que se ha hecho viral por todo el mundo.

Nadie entiende cómo personas tan jóvenes pueden ejecutar un acto de tanta maldad sin razón aparente. Nadie entiende cómo se puede ser tan anormal.

En el vídeo que ellos mismos grabaron, se reproduce un absurdo y muy corto interrogatorio en el cual se le pregunta a Silvano Oblitas de dónde es y él contesta que peruano. Ésas serían sus últimas palabras. Inmediatamente, uno de esos desgraciados lo agarra como si fuera un fardo y lo arroja por encima del quitamiedos del viaducto, como si fuera un muñeco.

«Bórralo: se murió lo que se murió», dice uno de estos agresores, que parece celebrar la cobarde acción mientras su víctima aún vuela hacia la muerte.

 

El cadáver de Silvano Oblitas Cántaro fue rescatado en la localidad colombiana de Las Mojarras, en el departamento colombiano del Cauca. La Policía Científica iba a realizar las pruebas de ADN para determinar la identidad, aunque nadie espera que sea otro cuerpo que el de Silvano Oblitas Cántaro. Porque no todos los días aparecen subnormales como los tristes asesinos que han acabado con la vida de un pobre trabajador.

 

Los asesinos grabaron cómo lanzaban al chico peruano por el puente

 

El pobre chaval cae al vacío desde este viaducto, de decenas de metros de altura, para ir a estrellarse contra el fondo del mismo, a tantos metros por debajo que se pierde la estela del muchacho. Sin duda una de las escenas más horrorosas que he visto en mi vida, sobre todo, si tenemos en cuenta el contexto pueril y absurdo en que se desarrolla el crimen.

 

 

Si querían robarle lo último que le quedaba, después de un robo anterior que ya había sufrido el pobre chaval, ¿qué necesidad había de asesinarlo? ¿No les bastaba con haberle dado una paliza, puestos en lo peor, o cualquier cosa antes que cometer semejante villanía? Y lo más inquietante de todo: ¿para qué grabarlo en vídeo? Cuál era el objeto de semejante burrada que, para más inri, fue compartida en TikTok de inmediato, haciéndose viral mucho antes de que la propia familia del fallecido reportara su desaparición.

 

Una historia de migrantes ilegales acosados por la delincuencia

Un chaval de sólo 19 años cuyo único pecado fue viajar a Colombia para realizar unos negocios puntuales y volver, con las mercaderías de ropa qué pretendía adquirir en este país venderlas en el suyo: Perú. Un largo y azaroso viaje para un muchacho pobre, sin vehículo ni posibilidades de transportarse en un medio que no fueran sus propias piernas, al parecer, cuando tenemos varias fotografías suyas caminando por cunetas y finalmente por un puente, donde terminó sucediendo lo peor. Ése sería el final de su viaje.

 

Pese a la insistencia de sus hermanas, que le recomendaron no realizar este largo y peligroso viaje, Silvano Oblitas Cántaro era un atrevido joven con demasiadas ganas de ganar un dinero que faltaba en su casa. Y así se lanzó en esta aventura en la cual tuvo un primer contratiempo serio cuando su compañero de viaje, otro joven colombiano, lo abandonó a traición después de robarle cuanto pudo. Pues bien, querido pobre delincuente: ya ves en qué acabó la historia criminal que tú comenzaste, dejando a un pobre muchacho sin los ahorros que tanto le había costado reunir. Para que luego digan que el pobre no tiene más remedio que robar. Mentira.

 

 

La mayoría de las víctimas del crimen son pobres de necesidad como Silvano, con la diferencia de que en este caso su muerte fue grabada y divulgada con toda la malicia del mundo. Pero también con toda la necesaria difusión que semejante canallada requiere, en primer lugar, para resolver una desaparición que todavía no se había ni siquiera reportado cuando el pobre Silvano murió.

 

El calvario del chico del puente en Colombia: acababan de robarle todos sus ahorros cuando lo mataron

 

Al parecer, como decíamos antes, el primero que robó a Silvano fue un granuja colombiano que no necesariamente tenía nada que ver con los dos asesinos que posteriormente lo arrojarían desde el viaducto sin ninguna piedad ni razón aparente. Lo de Silvano parece un auténtico Vía Crucis.

 

El Pobre Silvano tuvo que recurrir a sus hermanas para pedir un depósito urgente de dinero y poder regresar a casa, puesto que el viaje había resultado un fracaso desde el principio, y éstas se pusieron en movimiento de inmediato para reunir la cantidad necesaria para costear ese viaje de vuelta. Sin embargo, cuando quisieron ponerse en contacto con él para comunicarle que ya tenían el dinero preparado, el teléfono de Silvano no recibía ya ninguna señal, lo que alarmó a estas jóvenes peruanas hasta el lógico punto de acudir a la comisaría de Policía de su localidad para dar reporte de su preocupación.

 

La Policía lo estaba buscando mientras se hacía viral «el vídeo del chico del puente»

 

La Policía de Colombia recibió la alerta de sus compañeros de Perú. Sí, señores. Esa Policía que ahora está en el objetivo principal de una campaña mundial, que viene de más atrás que el movimiento marxista Black Lives Matter, pues de lo que se trata aquí es de subvertir todo orden y ley imperantes. Socavar el estado en sus más elementales instituciones que son sus Fuerzas Armadas, su Policía, su Justicia y sus fronteras. Pues sin estas cuatro cosas, amigos, todos sabemos que no hay Estado de Derecho posible. Ni siquiera hay paz posible, como demuestran trágicamente hechos tan luctuosos como el del pobre chico peruano del puente de Colombia. Pero el Nuevo Orden Mundial no quiere la paz.

 

 

Por si fuera poca la tragedia vivida, al de hacerse viral ha producido una oleada de xenofobia entre los propios sudamericanos, con los pobres venezolanos en el centro del huracán, sobre todo en el Perú. Pero, ¿cómo no van a huir de su país los venezolanos si todos hemos visto lo que la basura castrista hecho con ellos? Y para rematar la faena están los bloqueos de EEUU, que sólo sirven para poder saquear mejor a Venezuela entre todos.

Los que mataron a un inmigrante peruano en ese puente en Colombia eran inmigrantes ilegales también, pero ante todo delincuentes fuera de todo control. Sin embargo, como siempre, pagan justos por pecadores y la indignación de peruanos y colombianos se ceba en los venezolanos en general. Un craso error, sin duda.

Urge reforzar las fronteras para controlar los flujos migratorios

 

Es importantísimo para impedir u obstaculizar la libre circulación de los delincuentes y tener cierto control de las personas normales, que entran y salen de los países, con el fin de poder cuidar mejor de propios y extraños. Para empezar, en la inmigración ilegal resulta muy difícil a la Policía localizar a las personas desaparecidas como Silvano Oblitas Cántaro.

 

¿Qué hubiera pasado de no hacerse viral el vídeo de Tik Tok del lanzamiento del chico peruano por el puente? No es difícil imaginarlo. Como se dice en la famosa canción de maná, Pobre Juan, su propia familia se hubiera tenido que exponer a los peligros de tener que ir a buscarlo a un país extraño donde no quedaba ninguna referencia de su paso. Ni una entrada en el pasaporte ni un alojamiento en ningún hotel ni nada de nada. Sería, en pocas palabras, como encontrar una aguja en el pajar, a falta de que algún perro localizase por casualidad unos restos humanos al pie de un viaducto.

 

¿Cómo evitar que se repita la triste historia de Silvano Oblitas Cántaro?

 

La crisis migratoria no es un fenómeno único de Europa, en Occidente, ni tampoco es un problema aislado de Estados Unidos en América. De hecho, mientras en México se abrían las vestiduras con el discurso del muro de Trump, que por cierto lleva construido desde la época de los Clinton por lo menos, sigue en funcionamiento una barrera muy similar en la frontera del Sur mexicano con Guatemala. Pero es que es necesario que así sea si no queremos que los flujos descontrolados de las migraciones, espoleados por las mafias de la trata de personas, conviertan todas las naciones en un polvorín y un caos.

Todo lo largo y ancho de Occidente estamos ante el asalto generalizado de las fronteras de las naciones. Una maniobra globalista ara desestabilizar ese conjunto de países con un modo de vida industrializado y ordenado, donde sus ciudadanos tienen derechos y libertades, mediante la introducción irregular de grandes contingentes de personas de otras procedencias y costumbres, imposibles de asimilar por la población y economía locales. Una verdadera conspiración mundial frente a la que debemos oponernos todos los seres humanos por igual. Porque todos somos víctimas de esta élite genocida y oponeos a ellos no tiene nada de racismo ni de privilegio blanco.

Este último episodio de violencia contra migrantes en América viene a confirmar la necesidad de regular y proteger las fronteras, más amenazadas que nunca por la verdadera plaga del Nuevo Orden Mundial. Sin las benditas fronteras, todos estamos en peligro.

 


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

Así no, Argentina: Fuga récord: los argentinos tienen más de 336.000 millones de dólares en cuentas en el extranjero

Published

on

Casa de cambio ofrece cotización oficial del dólar, Buenos Aires, Argentina, 29 de octubre de 2019
Comparta este artículo.

El estatal Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina (Indec) reveló en su más reciente informe que durante el tercer trimestre de este año los depósitos de ciudadanos de este país en cuentas en el extranjero alcanzaron una cifra récord de 336.224 millones de dólares.

La dimensión de esa fuga de capitales se demuestra en el hecho de que supera la deuda externa, que en su valor nominal alcanzó los 272.852 millones de dólares.
También representa casi siete veces más que los 50.996 millones obtenidos este año gracias a las exportaciones, y casi nueve veces más que los 38.499 millones de dólares que se erogaron en importaciones.

Otro dato que refleja el peso de la ausencia de esos capitales en territorio nacional es el de las reservas del estatal Banco Central, que apenas alcanzan los 41.378 millones de dólares.

De acuerdo con el informe, el monto de depósitos en moneda extranjera creció en 12.059 millones de dólares durante el último año. Si se toma en cuenta la variación histórica, el aumento es todavía más abrupto, ya que en 2009 apenas había 161.918 millones de dólares de argentinos en el exterior. Es decir, que en una década se duplicaron.

Un indicador relevante es que en 2015 estos depósitos acumulaban 232.323 millones de dólares, pero en los siguientes años se intensificaron a pesar de que había un gobierno conservador que ofreció beneficios al empresariado y que incluso promovió multimillonarios blanqueos de capitales.

En diciembre de 2015, Mauricio Macri asumió para un periodo de gobierno de cuatro años en el que confió que contaría con el apoyo del establishment económico, pero la acelerada fuga de capitales demuestra que jamás confiaron en su gestión y no repatriaron sus cuentas.

Obsesión verde

En caso de trasladarse e invertirse en el país, estos fondos podrían ayudar a paliar la crisis económica que dejó Macri y que se agravó durante el gobierno de Alberto Fernández debido a la pandemia. El resultado es que más del 40 % de la población vive en la pobreza.

El ahorro en dólares es el único refugio que los argentinos han encontrado ante las intermitentes crisis económicas padecidas en las últimas décadas.

Por otra parte, el monto, que de por sí es récord, podría ser todavía mayor porque el Indec solo toma en cuenta las operaciones legales, las cuentas declaradas, pero hay miles de personas que no las reportan porque es una forma de evadir impuestos.

Todo ello se explica, en parte, porque el ahorro en dólares es el único refugio que los argentinos han encontrado ante las intermitentes crisis económicas padecidas en las últimas décadas.

En 1975, un ajuste provocó que la inflación aumentara más del 700 % anual. En 1989 fue todavía peor. Padecieron una hiperinflación superior al 3.000 %, con jornadas caóticas, saqueos a supermercados y reetiquetación de precios durante un mismo día.

Ya en los 90, la subordinación de la moneda argentina se consolidó cuando el gobierno de Carlos Menem decretó que un peso valía igual que un dólar, ficción que no se sostenía con las condiciones económicas del país y que terminó en una grave crisis, con decenas de muertos incluidos, en diciembre de 2001.

La crisis marcó el fin anticipado del presidente Fernando de la Rúa, quien solo pudo cumplir dos de los cuatro años para los que había sido elegido.

Desconfianza

Frente a cada uno de estos episodios, quienes podían compraban dólares para proteger sus ahorros. Aun así, fueron estafados con el «corralito» que estableció De la Rúa durante sus últimos días y que limitó la extracción de las cuentas de ahorro en dólares.

«El que depositó dólares, recibirá dólares», prometió más tarde el presidente interino Eduardo Duhalde. En realidad, quienes depositaron divisas recibieron pesos en bonos que se pagaron en plazos de varios años.

Aunque la convertibilidad que igualaba a la moneda local con la divisa norteamericana terminó en 2002, la desconfianza hacia los bancos y a los gobiernos persistió tanto como las prácticas que todavía hoy tienen al dólar y no al peso como moneda de referencia para la economía argentina de manera cotidiana.

Con Alberto Fernández, el dólar oficial ronda los 83 pesos, pero es casi inconseguible, así que la alternativa es el ilegal, que ya supera los 150 pesos.

En 2011, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien padeció nueve corridas bancarias de especuladores que impulsaban devaluaciones, aplicó una serie de controles al mercado cambiario que la prensa bautizó como «cepo», aunque en estricto sentido este no existía porque sí había alternativas para comprar la moneda estadounidense.

Pero entre más controles impuso el gobierno kirchnerista, mayor fue la compra del «dólar blue» o ilegal, que llegó a costar incluso un 70 % más que el dólar oficial, que era mucho más barato, pero de difícil acceso porque se debían cumplir múltiples trámites ante las autoridades fiscales.

Más tarde, una alta inflación que jamás fue reconocida por el kirchnerismo, conflictos con el pago de la deuda, la dispersión de los controles, el permanente temor a una crisis económica y las elecciones presidenciales formaron una mezcla que, otra vez, llevó a miles de argentinos a refugiarse en el dólar.

De 2011 a 2015, durante el segundo mandato de gobierno de Fernández de Kirchner, el dólar oficial aumentó su precio de 4,20 a 9,90 pesos, mientras que el ilegal se disparó de 4,80 a 14,60 pesos.

Cuando Macri asumió la Presidencia, cumplió su promesa de terminar con el «cepo». Así, en un solo día, el dólar oficial pasó de 9,9 a casi 15 pesos. Cuatro años más tarde, ya estaba en 63,30 pesos.

Con Alberto Fernández, el dólar oficial ronda los 83 pesos, pero es casi inconseguible, así que la alternativa es el ilegal, que ya supera los 150 pesos.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

(Vídeo durísimo: PRECAUCIÓN) Es absolutamente inenarrable hasta dónde está llegando la miseria del pueblo de Venezuela: por falta de medicinas, recurren a tratamientos… extremos

Published

on

Comparta este artículo.

Las imágenes hablan por sí solas: y les tenemos que advertir seriamente sobre las mismas: les rogamos que no abran el vídeo si hay niños cerca, personas especialmente sensibles o que padezcan alguna enfermedad que pueda agravarse con sustos, sorpresas o impresiones muy fuertes.

Dicho lo cual, procedemos a ofrecerles unas imágenes que, seguro, no serán vistas en Venezuela en los medios oficiales. La escasez terrible de antibióticos de nueva generación, sintéticos, y especiales para las heridas de las personas diabéticas están haciendo que muchas personas por su cuenta se apliquen tratamientos muy extremos y sin control. Y cuando decimos extremos, créannos, son EXTREMOS.

Precisamente, es la familia del paciente quien nos ha enviado este corto vídeo -solicitando el anonimato- haciéndonos saber que no es la primera herida que curan a su padre con este sistema, ya que es diabético tipo 1, y no tienen un suministro regular de medicación apropiada.

Lo más horrible de todo esto es que muchos médicos y hospitales también están poniendo en práctica esta peculiar medicina de emergencia; y efectivamente están tratando heridas profundas e infectadas con gusanos vivos.

Se sabe que los gusanos solamente comen carne putrefacta o infectada; por eso impiden que la infección en una herida abierta se extienda provocando una sepsis y la muerte.

Las sensaciones del paciente mientras siente como centenares de gusanos le roen la carne está más allá de nuestra capacidad de imaginar.

Pasen, y vean. Bienvenidos a la realidad del socialismo, y de la Revolución Bolivariana: muerte, gusanos y carne putrefacta: eso es lo que Ofrece el socialismo.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »