Connect with us

Europa

Alemania presenta un nuevo plan que obligaría a todos los países de la Unión Europea a aceptar inmigrantes ilegales

Published

on

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Soeren Kern.- El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, ha presentado un nuevo plan para reformar el sistema de asilo europeo. Un borrador de la propuesta filtrado muestra que todos los Estados miembros de la Unión Europea tendrían que aceptar inmigrantes ilegales. (Foto de Michele Tantussi/Getty Images)

Loading...

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, ha presentado un nuevo plan para reformar el sistema de asilo europeo. Un borrador de la propuesta filtrado a los medios muestra que todos los Estados miembros de la Unión Europea tendrían que aceptar inmigrantes ilegales.

Los países de Europa Central y del Este se oponen a las reubicaciones obligatorias alegando que las decisiones sobre la concesión de los permisos de residencia deberían mantenerse en el nivel nacional. Han señalado que, al imponer cuotas de inmigrantes de forma unilateral a los países miembros de la UE, los burócratas no elegidos de Bruselas están intentando obligar a los líderes democráticamente elegidos de Europa que se sometan a sus dictados.

De hecho, el debate en curso sobre la inmigración es, en el fondo, sobre el federalismo europeo y el grado en que se permitirá que la Unión Europea usurpe los poderes de toma de decisiones de sus 28 Estados miembros.

Seehofer presentó su plan de cuatro páginas para reformar el Sistema Europeo Común de Asilo (SECA) a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, el 2 de diciembre. Se espera que ella dé a conocer sus propuestas sobre inmigración en febrero de 2020, antes de que comience la presidencia de seis meses de Alemania del Consejo Europeo, en julio de 2020.

El nuevo plan tiene como objetivo sustituir el Convenio de Dublín de la Unión Europea, una ley que exige que las personas que solicitan asilo en la UE lo hagan en el primer país europeo al que llegan.

Los países de Europa del sur —en especial Grecia e Italia— se han quejado de que, en el contexto de la inmigración masiva de África, Asia y Oriente Medio, el actual sistema coloca una carga injusta y desproporcionada sobre ellos. Dicen que todos los países miembros de la UE deberían asumir la misma responsabilidad sobre los inmigrantes que llegan a las costas europeas.

En el punto álgido de la crisis migratoria de Europa en septiembre de 2015, algunos países miembros de la UE votaron la reubicación de 120.000 inmigrantes desde Italia y Grecia a otras partes del bloque. Esta cifra se sumaba al plan de julio de 2015 de redistribuir a 40.000 inmigrantes desde Italia y Grecia.

Se ordenó a nueve países de Europa Central y del Este que, de los 160.000 inmigrantes que había que “compartir”, aceptaran alrededor de 15.000. Aunque la República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia votaron contra el acuerdo, se les siguió exigiendo que lo acataran.

En septiembre de 2017, el tribunal supremo de la Unión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictaminó que el poderoso brazo ejecutivo de la Unión Europea tiene el derecho legal de ordenar a los países miembros de la UE que acepten los llamados solicitantes de asilo. También dictó que los países miembros de la UE no tienen ningún derecho legal a resistirse a esas órdenes.

Hungría y Eslovaquia, respaldados por Polonia, alegaron que la Unión Europea había incumplido sus propias normas y se había excedido en sus poderes cuando aprobó el sistema de cuotas con una “mayoría cualificada”, en torno a dos tercios de los miembros del bloque. También adujo que el esquema de reubicación es una flagrante vulneración del Convenio de Dublín.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que el voto de una mayoría cualificada bastaba porque la UE “no estaba obligada a actuar de forma unánime cuando adoptó la decisión impugnada”. La sentencia, que no mencionaba el Convenio de Dublín, concluía: “El mecanismo, en realidad, contribuye a permitir que Grecia e Italia puedan afrontar el impacto de la crisis migratoria de 2015 y es proporcionado”.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, calificó la sentencia del tribunal de “indignante e irresponsable” y “contraria a los intereses de los países europeos, incluida Hungría”. Añadió: “La decisión pone en riesgo la seguridad de toda Europa y también del futuro de toda Europa”.

En noviembre de 2019, el Tribunal de Cuentas Europeo informó de que, de los 160.000 inmigrantes que en teoría iban a repartirse los países miembros de la UE, sólo fueron reubicadas en última instancia 34.705 personas (21.199 desde Grecia y 12.706 desde Italia).

Los líderes de Francia e Italia, durante una reciente reunión bilateral en Roma, pidieron a la Unión Europea que introdujera un nuevo sistema automático de acogida de inmigrantes. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que estaba “convencido de que se necesita un mecanismo europeo automático para la recepción de inmigrantes”, y que los países de la UE que se negaran a participar en el esquema serían “severamente penalizados”.

El borrador filtrado de la propuesta de Seehofer afirma que el Convenio de Dublín crea “claros desequilibrios”, ya que, en 2018, el 75% de todas las solicitudes de protección internacional fueron presentadas en sólo cinco Estados miembros”.

El documento sostiene que el Convenio de Dublín es “ineficiente” porque “en toda la UE, los solicitantes son derivados al Estado miembro (originalmente) responsable en sólo el 3% de los casos”, lo que significa que, en la práctica, los solicitantes de asilo no son devueltos al país al que llegaron primero.

La parte clave del documento pide que las solicitudes de asilo se valoren inmediatamente a la llegada a la frontera externa de la UE. Desde allí, una Agencia de Asilo de la Unión Europea (AAUE) de nueva creación “determinaría” qué país miembro es responsable de aceptar al solicitante y procesar su solicitud.

El plan de Seehofer pretende ser permanente y no limitarse a las situaciones de crisis. En particular, el plan no aborda el problema del retorno de los inmigrantes ilegales a sus países de origen.

El plan evita de forma estudiada utilizar el término “cuota”, políticamente explosivo, y lo sustituye por “parte justa” (gerechter Anteil). El documento también omite el término “obligatoria”, aunque se asume en todo momento que el esquema de reubicación de inmigrantes será obligatorio para todos los países miembros de la UE.

Si todo va según lo planeado, el proyecto de ley sería adoptado por el Parlamento Europeo en la segunda mitad de 2020, cuando Alemania ejerza la presidencia de la UE. Sería después ratificado por el Consejo Europeo, compuesto de los líderes de los países miembros de la UE.

El nuevo comisario europeo para la Protección del estilo de vida europeo en la Comisión Europea, Margaritis Schinas, expresó su apoyo al esquema:

“La comisaria de Inmigración, Ylva Johansson, y yo, nos reunimos con Horst Seehofer. Estamos completamente de acuerdo con Alemania. Necesitamos este consenso de todos los Estados miembros, y estamos trabajando duro para alcanzarlo”.

Sin embargo, el primer ministro checo, Andrej Babiš, manifestó su oposición al plan alemán. En una entrevista con la agencia de noticias checa ČTK, dijo que sabía lo que había detrás de la semántica de Seehofer:

“Rechazamos fundamentalmente la inmigración ilegal. También rechazamos permitir que las bandas de traficantes decidan quién va a vivir en Europa. Rechazamos las cuotas y me sorprende que esta cuestión vuelva otra vez a la mesa de negociaciones. Espero que la nueva Comisión Europea ponga fin a esto”.

El ministro del Interior checo, Jan Hamáček, dijo que la República Checa “coordinaría nuestra postura” con los demás miembros de los Cuatro de Visegrado (V4), una alianza cultural y política de cuatro Estados de Europa Central: la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, dijo que el V4 no se iba a plegar a la presión de la UE para aceptar inmigrantes:

“La postura del V4 es clara. No estamos dispuestos a admitir a ningún inmigrante ilegal en Europa central. El éxito y la seguridad de Europa central se deben a nuestro afán en una política antimigratoria firme, y esto va a seguir así”.

Por eso Europa central es una de las regiones más exitosas de la actual Unión Europea, y su motor de crecimiento. No toleramos ningún tipo de presión, y los húngaros insistimos en nuestro derecho a decidir a quién permitimos entrar en nuestro país y con quién deseamos vivir.

(Gatestone)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Europa

Suecia y su Estado del bienestar, en crisis

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Nima Gholam Ali Pour.- El Estado del bienestar sueco ha sido alabado a menudo por la izquierda de Estados Unidos. Sin embargo, tras la crisis migratoria de 2015, cuando Suecia se vio inundada de solicitantes de refugio sirios, Suecia se enfrenta ahora a una crisis que amenaza a todo el modelo de Estado del bienestar sueco.

Loading...

Suecia tenía 9,7 millones de habitantes en 2015, antes de que recibiera 162.000 solicitantes de asilo. El 70% de esos solicitantes de asilo llegaron de Siria, Afganistán e Irak. El 70% de esos solicitantes de asilo también eran hombres. La crisis migratoria creó una insostenible situación económica y social que hizo que el establishment sueco reconsiderara su postura sobre la inmigración de asilo, que, hasta entonces, había sido sumamente de izquierdas.

No obstante, la inmigración de asilo ha continuado. Entre 2016 y 2018, han solicitado el asilo en Suecia 70.000 inmigrantes más, y se les ha concedido a más de 105.000.

La inmigración genera un impacto demográfico que afecta a la identidad nacional y cultural de Suecia, además del aplastante efecto económico que tiene sobre el Estado del bienestar sueco.

El impacto demográfico se puede ver en ciudades como la tercera más grande de Suecia, Malmö, donde las personas de origen extranjero (nacidas en el extranjero o cuyos dos padres han nacido en el extranjero) ha aumentado del 31,9% en 2002 hasta el 45,9%de la población en 2018. Ya hay tres municipios suecos donde la mayoría de la población es de origen extranjero: Botkyrka, Södertälje y Haparanda. La pregunta es entonces cómo integrar a los extranjeros si la mayoría de la población de la ciudad es de origen extranjero. El 51% de los alumnos de primaria de Malmö o bien ha nacido en el extranjero o lo han hecho sus dos padres. Dentro de una generación, la tercera ciudad más grande de Suecia tendrá una población donde la mayoría será de origen extranjero. ¿Cómo se llevará a cabo la integración de los inmigrantes entonces, y qué grupo será integrado en cuál?

La integración de los inmigrantes en la sociedad sueca ha sido un fracaso, un problema sobre el que tanto los expertos como los políticos están de acuerdo. En marzo de 2018, el 58% de los inscritos en el paro había nacido fuera de Suecia, a pesar de que la cuota del grupo en la población supone sólo el 23%. En 2018, la tasa de desempleo entre los suecos de origen extranjero era del 15,4%, mientras que el paro entre los suecos nacidos en Suecia era del 3,8%.

La Ley EBO (Lagen om eget boende, Ley de Vida Independiente) permite a los solicitantes de asilo establecerse en cualquier parte del país. Los inmigrantes suelen establecerse en áreas donde ya lo han hecho otros inmigrantes, en parte por los bajos precios de las viviendas en esas zonas y en parte porque es más fácil que los inmigrantes formen redes allí. Este proceso refuerza la segregación y crea enclaves de inmigrantes en Suecia.

La mezcla de la gran afluencia de inmigrantes y la fallida política de integración ha tenido consecuencias para la cultura sueca, que está experimentando un rápido cambio y viendo desafiada su identidad. En muchas áreas donde los inmigrantes son mayoría, no hay forma de mantener la cultura sueca porque la población tiene una cultura claramente diferente de la sueca. Esto da lugar a, entre otras cosas, cambios en el lenguaje con que se celebran públicamente las festividades.

Varios medios suecos importantes publicaron artículos en junio ensalzando el Eid al Fitr, la fiesta que pone fin al Ramadán, el mes de ayuno islámico. Empresas muy conocidas en Suecia, como Arla Foods, ICA y COOP publicaron recetas en sus páginas para la ocasión. Varias voces ya han dicho que el Eid al Fitr, una fiesta musulmana, debería ser fiesta nacional en Suecia. Estas voces han provenido de los Socialdemócratas y la Iglesia de Suecia, dos instituciones que tienen una gran influencia en la sociedad sueca. A pesar de que el Eid al Fitr no se ha convertido —todavía— en una fiesta nacional, varios municipios optaron por celebrarlo.

En toda su existencia como nación, Suecia ha mantenido un fuerte lazo con su vecino ancestral, Finlandia, y el finés ha sido la segunda lengua más hablada allí. En 2018, el lingüista Mikael Parkvall señaló que el árabe es ahora la segunda lengua más hablada Suecia. Al mismo tiempo, muchos niños nacidos en Suecia aprenden sueco tan mal que no saben hablarlo correctamente, porque no se habla el suficiente sueco en los colegios de preescolar y primaria. El cambio se está desarrollando a un rápido ritmo.

No es sólo la sociedad sueca la que tendrá un aspecto radicalmente distinto dentro de una década. El Estado del bienestar sueco, que ha sido el sello distintivo del Estado sueco, famoso en todo el mundo, también está cambiando, e incluso puede que acabe siendo paulatinamente eliminado.

Los cálculos que sustentan el Estado del bienestar de Suecia se basan en el supuesto de que la mayoría de los adultos trabajan a jornada completa y pagan impuestos al Estado. El Estado tiene que recibir más de lo que paga en forma de diversas prestaciones sociales y pagos de transferencia. Cuando una gran cantidad de personas que reciben prestaciones sociales no encuentran trabajo o no están dispuestas a trabajar, hay una crisis. Esto es exactamente lo que ha pasado en Suecia con sus políticas migratorias de izquierdas.

Un ejemplo destacado en los medios suecos es Filipstad, un municipio con más de 10.000 habitantes. Allí, el porcentaje de habitantes de origen extranjero ha aumentado desde el 8,5% en 2002 al 22,7% en 2018. Entre 2012 y 2018, el grupo nacido en el país disminuyó en 640 personas, mientras que el grupo de origen extranjero aumentó en 963. Los que se mudan de Filipstad son de origen sueco y están en edad laboral. Al mismo tiempo, al gestor municipal de Filipstad, Claes Hultgren, le preocupa que los inmigrantes recién llegados carezcan de las habilidades necesarias para ingresar en el mercado laboral. La consecuencia para municipios como Filipstad es que deben hacer recortes en los servicios de asistencia social que el Ayuntamiento tiene la obligación de suministrar.

Filipstad no es el único municipio que sufre recortes. Según un informe de la asociación Municipios y Regiones de Suecia (SKR, por sus siglas en sueco), en 2023 habrá un déficit de 43.000 millones de coronas suecas en las operaciones municipales y regionales si los costes aumentan de acuerdo con el crecimiento de la población y el Estado no añade más recursos de los ya planeados.

El comisionado municipal socialdemócrata en Strömsund, un municipio sueco de 11.699 habitantes, advirtió:

“Todos los gastos corren a cargo de los municipios. Nunca habíamos tenido un desempleo tan bajo en el municipio entre los nativos, y, sin embargo, no damos abasto, y la explicación es que tampoco habíamos tenido nunca una tasa tan alta de paro entre los nacidos en el extranjero. Y acaban en la asistencia social, que en la práctica es ya, para muchos, un sustento de por vida”.

Charlotta Mellander, profesora de Economía en la Jönköping International Business School, señaló lo siguiente sobre la crisis económica de los ayuntamientos:

Esto no es algo que haya pasado de la noche a la mañana, sino que las finanzas de los ayuntamientos han ido erosionándose durante mucho tiempo. Pero algo que ha afectado al problema es la recepción de refugiados en 2015, donde, desde el principio, los municipios que recibieron a la mayoría se encontraban en malas condiciones en términos de mercado laboral e integración. Y eso ha hecho que la situación sea aún más difícil.

Al principio de esta nueva década, a causa de la inmigración excesiva y las fallidas políticas de integración, Suecia se enfrenta a unos cambios culturales y económicos radicales que cambiarán fundamentalmente el país.

Hay una islamización en curso en algunas partes de Suecia, y las decisiones políticas que se tomen durante la década de 2020 influirán en el grado en que afecte esta islamización a la sociedad sueca.

¿Continuará la inmigración de asilo a Suecia desde los países musulmanes? ¿Seguirán las autoridades suecas financiando la cultura islámica con fondos públicos? ¿Adoptarán los inmigrantes la cultura sueca, o se mantendrá el fallido enfoque sobre la integración, y los suecos adoptarán cada vez más la cultura islámica?

Existen conflictos importantes entre estas dos culturas, así que la expansión de la cultura islámica en Suecia creará, sin duda, agitaciones de varios tipos. Hoy, hay más contradicciones que puntos en común entre las culturas islámica y sueca. La segregación es fuerte y las mezquitas se han implicado en escándalos varias veces a causa de los conflictos entre los valores del islam y los suecos.

Por lo tanto, la nueva década será inestable y decisiva para Suecia, y verá los grandes cambios políticos, culturales y económicos que inevitablemente se producirán.

(Gatestone)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

El Partido Verde alemán aboga por entregar pasaportes a millones de ‘refugiados climáticos’

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

En Alemania, miembros de la cúpula del Partido Verde han propuesto que se permita a los llamados “refugiados climáticos” reubicarse en Alemania y recibir pasaportes una vez que lleguen.

Loading...

Una de las principales partidarias de la propuesta es Claudia Roth, una política ecologista que argumenta que los pasaportes alemanes deberían entregarse a aquellos que viven en las pequeñas naciones insulares del Pacífico, que según Roth, podrían estar en peligro debido al cambio climático, informa Bild .

La política propuesta no especificaba cuántos “refugiados climáticos” serían bienvenidos, pero la ONU ha estimado que el número de inmigrantes climáticos podría allegar a entre 25 millones y mil millones para el año 2050.

Sin embargo, en su propuesta, los Verdes mencionaron específicamente la cifra del Banco Mundial de 150 millones de refugiados climáticos provenientes de África, Asia del Sur y América del Sur para el año 2050. Según la propuesta de Green, todos estos “refugiados climáticos” serían candidatos para recibir un pasaporte alemán


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

Salvini será procesado por impedir que 131 inmigrantes ilegales entrasen en Italia

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Procesado por impedir la entrada en su país de ilegales, defendiendo así la seguriadad colectiva de los italianos, algo a lo que deberían estar obligados todos los dirigentes europeos. No hay mejor ejemplo del grado de rendición al que han llegado estos retretes multiculturales y dispersos que se hacen llamar Unión Europea.

Loading...

El Senado italiano aprobó este miércoles retirar la inmunidad del líder de la Liga, Matteo Salvini, por su gestión de la inmigración cuando era ministro del Interior en la coalición de Gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), confirmaron a EFE fuentes oficiales.

Salvini tendrá que sentarse en un tribunal y responder por sus políticas de puertos cerrados y por impedir a los imnmigrantes ilegales desembarcar en Italia, manteniéndoles durante días encerrados en los barcos de las ONG que los rescataban.

En concreto, el caso por el que Salvini tendrá que defenderse se remonta al pasado julio, cuando el entonces ministro del Interior impidió llegar a Italia a 131 migrantes salvados en el Mediterráneo y los mantuvo a bordo de un barco de la Guardia Costera italiana durante cinco días.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: