Connect with us

España

Cómo pasé de socialista a franquista: historia de una metamorfosis

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Laureano Benítez Grande- Caballero.- Hace poco escribí un artículo con el tema de las metamorfosis kafkianas, esos procesos revolucionarios que de la noche a la mañana transmutan a un renacuajo en rana, a un gusano en mariposa, a una carroza en calabaza (o viceversa), a un ser humano en cucaracha grotesca.

Hoy volveré sobre el tema, para explicar mi metamorfosis personal, que se realizó a la inversa, porque pasé de ser una cucaracha sociata a convertirme en un ser humano, y además patriota católico.

En lenguaje bíblico, la metamorfosis kafkiana recibe el nombre más poético de «Camino de Damasco», que consiste en que un jinete va de una cosa, se cae del caballo, y por arte de magia se levanta del suelo no solo siendo otra cosa distinta, sino justo la contraria. Los griegos llamaban a esto «catarsis», vocablo más científico, pero que engancha menos.

No cabe duda de que la catarsis más portentosa de la historia la protagonizó Saulo de Tarso, el que inventó los caminos de Damasco, que de perseguir cristianos se transmutó en un formidable apóstol del naciente cristianismo.

A partir de este acontecimiento bíblico, por extensión y metafóricamente, se aplica la expresión «camino de Damasco» a todos aquellos procesos revolucionarios que ocurren a veces en nuestras vidas ―aunque hoy, desde luego, Damasco no es un lugar geográfico muy recomendable al que derivar nuestros caminos―, verdaderas catarsis que llevan nuestra historia personal desde unas circunstancias presentes hasta un extremo que frecuentemente está en sus antípodas.

Ya no quedan muchos caballos desde dónde caerse, como le sucedió a Saulo, pero lo que sí caen son las prendas que cegaban nuestros ojos, los esquemas que anquilosaban nuestras vidas en ideologías y costumbres fosilizadas, las cuales, como atacadas por un rayo repentino, saltan hechos pedazos, y en esta subversión sorprendente recibimos unas llamaradas como lenguas de fuego que escenifican nuestro Pentecostés, que nos «damasquinan» como si fuéramos orfebrería toledana.

Estos «damasquinados» se puede producir en cualquier área de nuestra vida susceptible de ser revolucionada, que son casi todas, desde la salud hasta las creencias religiosas, desde la economía hasta la ideología política. Así, un ateo se puede convertir de la noche a la mañana en adorador nocturno, un pobre en millonario, incluso un hombre en una mujer ―y viceversa―, pues la transexualidad también tiene sus caminos, igual que la homosexualidad tiene sus armarios.

Quizás los casos más espectaculares de camino de Damasco son aquellos cuyas catarsis producen sobrecogedoras conversiones a la fe católica por parte de ateos y masones consumados. Tal es el caso de Manuel Azaña, que recibió los Santos Sacramentos la noche en la que expiró, el 3 noviembre de 1940, de manos del obispo de Montauban. Algo parecido le sucedió a Maciá, masón y presidente de la Generalitat.

Quizá menos conocido es el Damasco de Napoleón Bonaparte, quien en los últimos años de su vida, durante el destierro de Santa Elena, recuperó una fe católica que, según testimonió con insistencia, nunca había perdido, ya que cuando estaba en el trono había tenido demasiado respeto humano y una excesiva prudencia, por lo que «no había gritado su propia fe».

Pero dijo también que «si entonces alguien me lo hubiera preguntado de manera explícita le habría respondido: “Sí, soy cristiano”; y si hubiera podido testimoniar mi fe al precio de la vida, habría encontrado el valor para hacerlo». Llevado de esa fe rediviva, pidió oír misa todos los días en su retiro.

Caso también notable fue el de la Pasionaria, que recuperó en su vejez la fe que tuvo de joven, convirtiéndose de la mano del ínclito Padre Llanos, algo lógico, dado el talante comunistoide del prelado ―he visto una foto de este tipo con eel puño n alto que me ha helado la sangre en las venas―. En esa misma línea, perro más de andar por casa, a García Lorca le confesó uno de sus carceleros, y fue Luis Buñuel quien dijo eso de «Soy ateo, gracias a Dios».

Más abundantes quizás son los casos de transfuguismo político ―«chaqueterismo» para el vulgo―, pero, sin embargo, estos casos de abandono de una tendencia política para pasarse a otra ―generalmente la opuesta―no suelen llevar a Damasco cuando se hacen por motivos puramente utilitarios, con el fin de favorecer una mayoría en otro espectro político, por ejemplo, pues estas metamormofosis carecen del epatante espectáculo de lo imprevisto y revolucionario que exige un buen «damasquinado».

Frente a estos casos de cambio de tendencia política producida por intereses generalmente espúreos, tenemos otros mucho más heroicos, que sí entran dentro de la categoría de verdaderos caminos de Damasco.

Por poner un ejemplo, tenemos el caso del historiador Pío Moa, que pasó de dirigente del GRAPO a ser acusado de facha por defender el franquismo en sus investigaciones tendentes a descubrir la verdad sobre la República, la Guerra Civil y la España de Franco, enfrentándose al «Himalaya de mentiras» ―como dijo Julián Besteiro― de la historiografía tendenciosa creada por el progresismo.

También los hay de signo contrario, como sucede con el extraño caso de Jorge Verstrynge, que recorrió justamente el camino inverso, no se sabe muy bien por qué, pues desde la ultraderecha se convirtió damasquinadamente en un gurú ideológico de los podemitas. He aquí, pues, un caso modélico de camino de damasco que convierte a un Dr. Jekill en Mr. Hyde. Casi nada.

Paradigmático es el camino de Agustín de Foxá ―el inventor de aquella famosa frase, hoy tan de moda, que decía que «en España no cabe un tonto más»― que dejó para la posteridad un Damasco irrepetible: «Lo que menos le perdono al comunismo es que me impulsara a hacerme falangista».

Quedará para la posteridad, sin embargo, como arcano indescifrable, cuántos caminos y cuántos Damascos ha recorrido ya Pedro Sánchez, que va de la ceca a la Meca, de Pinto a Valdemoro, de Boston a California, en una mezcolanza de banderas imposibles, en un batiburrillo de consignas a cual más chiripitifláuticas de «dije digo digo diego», en las que igual su catarsis le lleva a podemizarse, que a un marrón federal-separatista que no hay por dónde cogerlo. Pero todo se entiende perfectamente si tenemos en cuenta que Pedro no quiere que el camino le lleve realmente a ningún Damasco, sino a la Moncloa, montado en el caballo del mismísimo Atila, si fuera menester, arrasando España a su paso devastador. En este camino, Fausto Sánchez se transmutará en el excelentísimo señor Mefistófeles, catarsis en la que le acompañará un corifeo formado nada más y nada menos que por la Familia Monster podemita, transformado el Coletas en vicepresidente de casi todo, y ministro de Transilvania, expropiación previa de todos los Damascos españoles, y previa metamorfosis de muchos españoles en escarabajos peloteros, y de sus señorías en cucarachas post-kafkianas, que son las peores, y las más feas.

Como decía al comienzo de este artículo, yo, como cualquier mortal, también he tenido mis caminos de Damasco. Resulta que mi padre era un socialista consumado: escribía a Felipe González llamándole camarada, mientras despotricaba cruelmente contra Franco, al que insultaba de muy variadas maneras, especialmente llamándole «el enano del Pardo» y otras muchas lindezas por el estilo. Sus peroratas políticas eran el terror de mi familia, pero, como es lógico, dejaron en ella una honda huella de querencia socialista, de la me costó desprenderme.

Yo, la verdad, en los 23 años que viví bajo la dictadura, nunca me pareció que lo fuera, pues disfrutaba de muchas libertades personales, que compensaban largamente el posterior democrático derecho que me dio la Transición a votar cada cuatro años a políticos que ni me iban y venían, y que luego iban a hacer lo que les diera la gana con mi voto.

Desde luego, no fui ninguna excepción a la sociología y las ideologías de las distintas edades por las que atraviesa el ser humano, que van desde el primer acné rebelde y revolucionario de la adolescencia y la juventud, hasta el poso conservador y la catarsis derechosa que después te van dando los años, la madurez, la experiencia vital que vas aprendiendo con la vida, que te demuestra implacablemente el axioma de que, «cuanto más cambia todo, más sigue lo mismo». Es por eso por lo que los caminos de los jóvenes suelen llevar invariablemente a un Damasco más o menos conservador.

En mi caso, Damasco se empezó a entreabrir con el guerracivilismo progre y masónico de ZP, pues aquello del aborto y los matrimonios homosexuales chirrió sobremanera en mi conciencia católica. A esto se añadió el hecho decisivo de que cómo era posible que yo, católico tridentino, pudiera votar a un partido que había protagonizado un horrible holocausto de creyentes en su pasado republicano, y que ahora pretendía reanudar sus actividades persecutorias contra la Iglesia.

Mas el hecho decisivo se produjo cuando apareció el Turrión coletudo, acompañado por sus mesnadas ultraizquierdosas, anticatólicas y antiespañolas; por sus bandas de matones escracheadores, tutiteros, filoterroristas y delincuentes, amenazando e insultando con sus dientes lobunos, sus puños en alto y sus internacionales; por sus feministas castradoras y brujeriles que nos-quieren-quemar-como-en-el 36. Me dije que ahí había tomate, NOM a troche y moche, conspirando por destruir España y arrancarme mi vida pasada en la España de Franco.

Entonces fue cuando, en el horizonte de mi vida, sobrepujando al muladar en que los milicianos de siempre están convirtiendo España, puse rumbo al Damasco de mi infancia y mi juventud, a la Patria que, como una Jerusalén celestial, se me mostró destellante, paradisíaca, esplendorosa y española: el Eldorado de una España en paz, regida por la ley y el orden, que se convirtió en la 9ª potencia mundial partiendo de un atroz subdesarrollo; una España presidida por los valores e ideales de la fe católica, de la familia, del amor a la Patria, del sacrificio y el respeto… una España sin desempleo, con plena Seguridad Social, pensiones y edad de jubilación, con dos pagas extras y un mes de vacaciones, donde los trabajadores tuvieron unas condiciones de vida mucho mejores que las clases populares de hoy, pues muchos se jubilaban en la primera empresa en la que entraban como aprendices… Donde había una industria nacional, sin bancos extranjeros… Donde el Estado marcaba los tipos de interés: un Estado sin deuda pública, con una presión fiscal muy leve, que no estaba sometida a los dictados de ninguna institución supranacional.

Y todavía otra causa me llevó al camino de Damasco, una causa emotiva: mi padre, además de tener un extraordinario parecido físico con Alfonso XIII, también era la más viva imagen física de Franco. Demasiado.

Así que a todos los españoles que tienen ideas sobre la España de Franco inoculadas desde el Himalaya de mentiras, y aún no se han caído del caballo de sus militancias rojas, les deseo un feliz camino a Damasco, una feliz metamorfosis.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

Un batasuno y un español: ¿Iguales ante la Justicia? Vamos a verlo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Santísimo Cristo de los Héroes, que preside la entrada de ASABES

Nos llega una información de la asociación ASABES (Asociación de Amigos de la Bandera de España), presidida por Manuel Rey: harta y cansada dicha asociación de los continuos ataques contra España, contra su Enseña Nacional, contra el Benemérito Instituto Armado de la Guardia Civil y contra todo lo que blasone, suene o parezca español, van a ejercer el justo y necesario “derecho de réplica” al aquelarre vergonzoso, bajuno y humillante que, Juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno mediante, fue perpetrado en Alsasua.

Manuel Rey, Presidente de ASABES

Dado que en aquella vileza, avalada por la Justicia –representada por el inefable Ismael Moreno, excomisario del CNP– en nombre de una presunta y siempre esquiva con unos más que con otros “libertad de expresión”consistió en quemar un muñeco vestido y aparentando ser un Guardia Civil, como “medio pacífico” para “protestar” por la presencia de las “fuerzas de ocupación” del Instituto Armado en la españolísima región navarra, ASABES va a llevar a cabo la quema del “Ninot Batasunot” en protesta por el acto de Alsasua contra la Guardia Civil, en el total, completo y profundo convencimiento de que asimismo será un acto amparado en la misma “libertad de expresión” en la que se amparó el anterior.

Pese a que en Alsasua era la figura de un servidor del estado la que se quemó, y ASABES quemará la inmunda figura de un criminal.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

La Policía Nacional desmantela una red criminal dedicada a la sustracción de menores de los centros de protección

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con Europol, han desmantelado una red criminal dedicada principalmente al tráfico de seres humanos y a la sustracción de menores de los centros de protección, con destino a Francia y Bélgica. Para ello, utilizaban autobuses de empresas ubicadas en Marruecos, España y Francia cuyo punto de partida era el puerto de Almería. La organización contaba con una red de captadores especializados por nacionalidades: marroquíes, argelinos, malienses y sirios. Uno de sus miembros sustraía a menores malienses de un centro de protección de Almería para ser traficados a Europa. Hay 29 detenidos hasta el momento.

Además, empleaban los autobuses para el tráfico de hachís, contrabando de tabaco y especies cinegéticas, ocultando las mercancías en huecos realizados para tal efecto. Según informa la Policía Nacional, la investigación ha finalizado con la detención de 29 personas, en su mayoría marroquíes. De ellos, 26 han sido detenidos en España (11 en Almería, 5 en Murcia, 3 en Alicante, 3 en Barcelona, 2 en Valencia, 1 en Tarragona y 1 en Bilbao) y tres en Francia. Once han ingresado en prisión provisional sin fianza. Tras 14 entradas y registros, se ha intervenido más de 33.000 euros, diversa documentación, material informático, más de 200 kilogramos de hachís, un vehículo y un remolque.

La investigación comenzó cuando la Policía de Francia comunicó a la Policía Nacional que un ciudadano español había sido detenido por conducir un autobús donde viajaban 22 inmigrantes irregulares, entre ellos 6 menores de distintas nacionalidades africanas. Se inició un operativo en diversas ciudades españolas con la finalidad de identificar a los miembros de una organización criminal que estaban favoreciendo la inmigración clandestina haciendo uso de empresas de autobuses ubicadas en Marruecos, España y Francia. Se descubrió que el administrador único de las empresas era un ciudadano marroquí, presunto jefe del entramado criminal.

Rutas de Almería con destino a Francia o Bélgica

El punto de partida era el Puerto de Almería. Desde allí, varios de los detenidos captaban a inmigrantes que acababan de llegar a España en patera o de otra forma clandestina. Les ofrecían llevarles en autobús hasta Francia o Bruselas, cobrándoles hasta tres veces más que a un pasajero regular.

Estos captores formaban grupos especializados en nacionalidades, dividiéndose en marroquíes, argelinos, malienses y sirios. El grupo especializado en malienses, por ejemplo, se dedicaba a sustraer menores extranjeros no acompañados de un centro de protección de Almería. Para fugarse del centro, los menores empleaban la violencia contra los trabajadores sociales.

Igualmente en Almería, la organización criminal contaba con los servicios de una persona que ofrecía alojamiento a los inmigrantes irregulares en sus pisos a cambio de una elevada contraprestación económica, teniendo que pagar por dormir hacinados en habitaciones. Además, los captores controlaban el contrabando de tabaco, tráfico de hachís y especies cinegéticas en el puerto.

“Taquillas Black”

Desde Almería, los autobuses iniciaban dos rutas, una con destino a Estrasburgo (Francia) y otra con destino a Bruselas (Bélgica). Ambas rutas tenían numerosas paradas a lo largo de la costa mediterránea para la subida de más inmigrantes. Son las denominadas “taquillas black” y se situaban en hoteles o locutorios, conocidos por los inmigrantes, localizados en Murcia, Alicante, Barcelona y Tarragona. Llegaron a profesionalizar el negocio en las estaciones de autobuses de Madrid, Barcelona y Murcia, contando con sólidos contactos criminales que les conseguían pasajeros irregulares y menores extranjeros no acompañados.

Cuando se aproximaban a la frontera entre España y Francia, extremaban las medidas de seguridad para no ser detectados. Enviaban coches lanzadera o se salían en pueblos adyacentes para evadir el control policial. Al llegar a La Junquera, se bajaban todos los pasajeros irregulares y los separaban en grupo para que continuaran en taxi hasta la primera estación de servicio en Francia, donde volvían a subir al autobús para continuar el viaje.

Diversificación del negocio criminal

Para diversificar su negocio y obtener mayores beneficios, la organización criminal empleaba los autobuses también para el tráfico de hachís, contrabando de tabaco y tráfico de especies cinegéticas.

Contaba con una infraestructura al servicio de otras organizaciones criminales, elevando los contactos al ámbito trasnacional. Se encontraron grandes cantidades de dinero ocultas en huecos de los autobuses.

Para poner fin al entramado criminal, se diseñó un operativo policial para realizar 14 entradas y registros simultáneos en domicilios y locales asentados por los detenidos: seis en Almería, tres en Murcia, una en Alicante, dos en Barcelona, una en Tarragona y una en Francia. Se ha intervenido más de 33.000 euros en efectivo, diversa documentación que acredita el tráfico de seres humanos, material informático, más de 200 kilogramos de hachís, un vehículo y un remolque. Se ha detenido a 29 personas, 26 de ellas en España y tres en Francia, por favorecimiento de la inmigración clandestina, sustracción de menores en centros de protección, pertenencia a organización criminal y delito contra la salud pública. 11 de ellos permanecen en prisión provisional sin fianza. Durante toda la investigación se ha contado con la participación de Europol, que ha desplazado dos oficina móviles a Almería y una a Francia.

(La Tribuna del País Vasco)

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

Seis muertos y 3.500 evacuaciones por la gota fría, que avanza hacia el oeste

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La gota fría que desde el pasado jueves azota el sureste peninsular se ha cobrado ya la vida de seis personas, ha obligado a evacuar al menos a otras 3.500 y avanza ahora hacia el oeste tras haber provocado enormes destrozos materiales aún por cuantificar.

El hallazgo en la mañana de este sábado de un hombre de 41 años en Orihuela (Alicante) ha elevado la cifra de víctimas mortales de una “crisis de protección civil” que, según ha vaticinado el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aún no ha terminado, pero que el Ejecutivo tratará de paliar.

Sánchez ha asistido primero a esta localidad alicantina junto al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, y el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, para visitar el operativo del puesto de mando que está coordinando las tareas de rescate en la Vega Baja del Segura.
Y allí, ha respondido a los vecinos que han pedido ayuda al Gobierno con el siguiente mensaje: “Vamos a estar ahí”.

La de la Vega Baja es una de las zonas más afectadas por el paso de la DANA (depresión aislada en niveles altos), cuya situación se ha visto agravada esta madrugada por nuevos desbordamientos que han obligado a las Fuerzas Armadas a rescatar a más de 450 personas aisladas en municipios y edificios diseminados, con especial afectación a localidades como Orihuela, Dolores Redovan y Almoradí.

Después, Sánchez se ha trasladado al municipio murciano de Los Alcázares, donde ha urgido una “respuesta coordinada interinstitucional” para asistir a las zonas afectadas, aunque aún es “muy prematuro” cuantificar los daños que han sufrido.

En ese municipio, el desbordamiento simultáneo de tres ramblas en Torre Pacheco ha obligado a lanzar un nuevo aviso de desalojo a sus vecinos. No obstante, el Gobierno murciano pedirá que se declare “zona catastrófica” a toda la comunidad que ha quedado “gravemente afectada por una emergencia de protección civil en su mayor extensión”.

También en esta comunidad, donde se ha podido volver a reabrir el aeropuerto internacional de Murcia, el Ministerio de Justicia ha puesto en marcha un plan de emergencia que garantizará el funcionamiento de los órganos judiciales afectados por las lluvias torrenciales que mantienen cerrados los juzgados de San Javier, Molina del Segura y Cieza.

El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, ha comprometido todos los medios administrativos y financieros que estén al alcance del Ejecutivo para paliar los efectos de un temporal “de dimensión desconocida en intensidad, duración y espectro geográfico”.

Un helicóptero procedente de Huesca y el equipo de rescates de la Guardia Civil con base en la capital altoaragonesa están participando en las labores de rescate de personas en Alicante.

Además del equipo de socorro en montaña de Huesca y del helicóptero de rescate de Huesca, la Guardia Civil también tiene en la zona de las inundaciones a otra unidad de Aragón, el Grupo de Reserva y Seguridad de Zaragoza.

Más de 1.100 militares de las fuerzas armadas están desplegados en la región de Murcia y la provincia de Alicante para auxiliar a la población afectada por las lluvias torrenciales: más de 800 efectivos de la UME, 170 del Ejército de Tierra, 96 de la Armada y 92 del Ejército del Aire, además de vehículos, camiones, embarcaciones, drones y helicópteros.

De momento, 21 provincias se mantienen en alerta y, de ellas, 9 han tenido que ampliarla a naranja ante las previsiones, como Cádiz, Córdoba, Jaén, Málaga y Sevilla, donde se esperan precipitaciones de 30 litros por metro cuadrado en una hora.

El aviso naranja se extiende además a Ciudad Real, Toledo y Madrid por lluvias y tormentas, y en el resto de Andalucía, las provincias castellano-manchegas de Albacete, Cuenca y Guadalajara, así como en Ávila y Cáceres, se mantiene activado el aviso amarillo por lluvias.

Mientras, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha rebajado el nivel de alerta en todo el sureste peninsular y hoy tan solo hay avisos amarillos (riesgo) por lluvias de hasta 20 litros por metro cuadrado en la Comunidad Valenciana y Murcia y por mala mar en Almería.

En la comunidad andaluza, la gota fría ha dejado 347 incidencias, sobre todo en las provincias de Málaga y Granada (con 208 y 147 avisos, respectivamente) y, puntualmente (18), en Almería, la mayoría por anegaciones de viviendas, garajes, locales y rescates e incidentes en carretera.

En Málaga, Emergencias 112 Andalucía ha comenzado a gestionar los primeros avisos por lluvias alrededor de las 01.47 horas de la madrugada desde Marbella, aunque una hora más tarde se recibieron otros de Coín, Alhaurín de la Torre, Málaga capital, Cártama, Torremolinos o Alhaurín El Grande.

Precisamente en esta última localidad, una riada ha arrastrado vehículos, ha causado el desprendimiento de muros y ha arrancado la tubería de la pedanía de Villafranco del Guadalhorce.

En Granada, la mayoría de los 147 avisos registrados procedían de la capital, Las Gabias, Churriana de la Verga, Santa Fe, Gójar, Otura, La Zubia, Padul, Monachil, Huétor Vega, Maracena o Dúrcal, por inundaciones y calles con balsas de agua. Están cortadas a la circulación tres vías, la A-4200 en Benamaurel, la A-317 en Puebla de Don Fadrique y la GR-9109 a su paso por Cúllar.

La incidencia más destacada Almería se ha producido en Huércal Overa, donde se ha activado su Plan de Emergencias y la Policía Local ha rescatado a dos personas sorprendidas por la acumulación de agua en la A-350, situación que se ha repetido en varios puntos más.

Los destrozos también se han dejado notar en Castilla-La Mancha: tres personas han sido rescatadas en varias localidades de Ciudad Real, Cuenca y Albacete, provincia en la que tres carreteras permanecen cortadas (la N-301 en el kilómetro 323, la CM-3212 (de la A-30 por Hellín al límite de la provincia) y la CM-3259 de Albatana).

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Recomendados

Anuncios
Advertisement
Advertisement
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: