Connect with us

Opinión

Contra la democracia y contra el consenso

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

En España hay siete clases de españoles… sí, como los siete pecados capitales.

Loading...

1) los que no saben;
2) los que no quieren saber;
3) los que odian el saber;
4) los que sufren por no saber;
5) los que aparentan que saben;
6) los que triunfan sin saber, y
7) los que viven gracias a que los demás no saben.

Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”. Pío Baroja.

Aprovecho para recomendar la lectura de su trilogía “La lucha por la vida”, escrita en la primera década del siglo XX, especialmente a las víctimas de las diversas leyes educativas “progresistas”.

En los tiempos que corren, se oyen por doquier frases tales como: “mi opinión también es tan respetable e importante como la tuya”, “porque, no me negarás que yo también tengo derecho a opinar, sobre tal o cual cosa”, “es increíble lo intolerante que eres, no respetas las opiniones ajenas”… y lindezas por el estilo. Y… ¿Por qué la opinión de cualquiera es importante? ¿De veras existe el “derecho a opinar”, en qué consiste tal “derecho”?, ¿Qué significa eso de que todas las opiniones son “respetables”, por qué hay que “respetar” las opiniones ajenas?

Una de las creencias más extendidas después de años de adoctrinamiento “igualitarista” es la de que todo el mundo tiene algo que decir, e incluso, en los colegios y demás centros de estudios, se repiten, como si de dogmas de fe se tratara, frases tales como “los profesores tienen mucho que aprender de sus alumnos”. Da igual la condición del individuo, si es muy inteligente o no, da igual su cociente intelectual, su formación académica, sus años de estudios, su experiencia profesional, o su experiencia vital, todos tienen algo que decir; toda la gente es digna de opinar aunque no tenga ni la más remota idea de qué va el asunto, el caso es “ejercer su derecho”, y como bien se sabe, en España, en este momento derecho es sinónimo deseo.

Nadie debe ser tan reaccionario, tan retrógrado como para no tener en cuenta los derechos ajenos, eso es cosa de fachas e intolerantes, ¿O no?

El asunto ha llegado a tal extremo que todos esos tópicos se han transformado en inapelables, incuestionables… y, ¡ay de aquel que se atreva a disentir!, puede ser linchado metafóricamente hablando, y corre el riesgo de serlo no tan metafóricamente.

En España ha llegado a convertirse en un pecado social no comulgar con tales afirmaciones. Claro que, no es de extrañar que las cosas estén “así”, después de que la gente haya visto, y oído, año tras año a “opinadores”, “creadores de opinión”, tertulianos, hablar, hablar, hablar de trivialidades, vulgaridades, nimiedades, con absoluta solemnidad, como si realmente estuvieran diciendo algo notable, fuera de lo común y en el convencimiento de que son personas ocurrentes, ingeniosas, o algo parecido; y por descontado, cada vez que hablan lo hacen ex cátedra, o al menos esa es la impresión que causa en muchos de quienes los “escuchan” (ahora ya no se dice oír, eso ya es una antigualla) de manera que para el común de los mortales, muchos de ellos gozan de un gran prestigio, de un enorme predicamento –por supuesto inmerecido-, y todo ello se convierte en un círculo vicioso, pues la gente suele recurrir con frecuencia a aquello del “principio de autoridad” para argumentar y apoyar sus opiniones; y claro, si lo ha dicho alguien que sale en los “medios”, eso es veraz, y va a misa. (argumentum ad verecundiam, argumento de autoridad o magister dixit, “falacia lógica” consistente en defender algo como verdadero porque, quien es citado en el argumento, tiene reconocida autoridad en la materia).

Ni que decir tiene que, todo lo que sale de las bocas de los “opinadores” lo aderezan –aunque no todos, claro- lo aliñan con zafiedades, palabras malsonantes, procacidad, y multitud de ingredientes más; y en muchas ocasiones con voces, gritos, desplantes, que la gente ha acabado integrando en sus esquemas de pensamiento y de acción como “algo normal”; si lo hacen los famosos, ¿Por qué yo no?

Es más, hay que llegar a la conclusión de que algunos de los personajes asiduos a los medios de información, incluso tienen el convencimiento de que la modernidad es sinónimo de transgresión y extravagancia.

Y, como es lógico, se recolecta lo que se siembra.

Se les vende a los niños y niñas desde sus primeros años que los adultos apenas nada tienen que enseñarles, como si uno viniera al mundo con “ciencia infusa”, con un saber innato, no adquirido mediante el estudio. No es de extrañar, pues, que los alumnos no le reconozcan al profe ninguna autoridad, y tampoco piensen en la remota posibilidad de que les pueda enseñar “algo interesante y divertido” (otro de los muchos tópicos al uso) sino ni siquiera enseñarles.

Luego, para más inri, los diversos gobiernos han ido aprobando leyes, “educativas las llaman” que pretenden, dicen, acabar con las desigualdades, y por supuesto, para no perturbar a los tiernos infantes, no sea que queden impactados de tal modo que les produzca un desequilibrio emocional irreparable, han eliminado de los centros de estudio cualquier cosa que suene o huela a “selección”, notas, esfuerzo, disciplina, excelencia, y anacronismos –según su entender- por el estilo. ¡Viva la escuela, alegre y divertida! ¿Alguna vez se han dado cuenta que, en los actuales colegios, institutos, facultades universitarias, lo que siempre fue excepción, ahora se ha convertido en lo común, casi diario: la fiesta? Y de paso, tuvieron la feliz ocurrencia de instituir los llamados “consejos de centro”, pues se entiende que quienes mejor que los papás y mamás para dirigir y planificar la actividad de los centros de estudios. Ya digo, la ciencia infusa, total, ¿Para qué estudian en las Universidades los futuros profesores, si para ser enseñante vale cualquiera y cualquiera sabe?

A punto estuvieron, también, de hacer lo mismo con los centros de salud y hospitales públicos… Al fin y al cabo, ¿No sabe toda la gente lo suficiente de salud, o más que algunos “matasanos”? Así nos va en el país en el que todo el mundo tiene derecho a opinar, como si estuviera en la taberna, hablando de fútbol, o en la peluquería hablando del famoseo.

Así que ¿Todas las opiniones son igualmente respetables?

Como se dice, también ahora, “¡va a ser que no!”

¿No sería de insensatos tener en cuenta opiniones disparatadas, de gente que lo ignora todo o casi todo de determinados asuntos? ¿Se pondría usted en manos de un cirujano ciego, por muy buena voluntad que éste tuviera?

¿No es al fin y al cabo una absoluta necedad considerar que, si algo es aceptado por la mayoría, aunque sea una sandez, hay que “respetarlo” pues es la voluntad de la mayoría, y cuando la mayoría piensa así, por algo será?

¿No es también otra absoluta insensatez, pensar que hay que acatar la voluntad de la mayoría de la comunidad, cuando esa mayoría considera que algo es veraz, por no haberse aún podido demostrar lo contrario? (Falacia ad ignorantiam)

Podría seguir poniendo cientos, miles de ejemplos, hasta aburrir, pero no es mi intención; si lo es, por el contrario llamar la atención acerca de que ya va siendo hora de dejarse de pamplinas y empezar por decir que no solo no son respetable algunas opiniones, sino absolutamente detestables; también es momento de ponerse manos a la obra e impedir que siga habiendo mediocres, indocumentados, analfabetos en puestos de dirección, en ámbitos en los que se toman decisiones demasiado importantes para nuestras vidas. ¿Cabe mayor insensatez que el que las pruebas de selección de personal de cualquier ámbito de la Administración del Estado, sean decididas, desde el temario hasta los exámenes, por parte de gente que no reúne condiciones para presentarse a tal oposición, o más todavía, gente sin experiencia profesional ni vital, que nunca sería contratada en la empresa privada, dada su nula o casi nula cualificación?

Respecto de todo lo que vengo hablando, trata un libro publicado este año, en español, que lleva por título “Contra la democracia” y cuyo autor es Jason Brennan.

Generalmente, se da por sentado que la democracia es la única forma justa de gobierno y creemos que es honesto y de sentido común que todos tengamos derecho a voto. El libro de Brennan pretende demostrar que la realidad es muy diferente. Por supuesto, Brennan afirma que los países con democracia liberal suelen ser los más prósperos, los que más respetan los derechos y las libertades, los mejores para vivir; lo deja muy claro para que no haya lugar a equívocos. Pero lo que se le atraganta a este filósofo y politólogo estadounidense es ese ciego triunfalismo con el que, casi como si de una religión ser tratara, se celebra la democracia como el sistema más perfecto que pueda existir.

El problema de la democracia, tal como afirma Brennan son los votantes. O, más exactamente, los votantes desinformados. Son multitud los estudios revelan que son la mayoría y que muchos muestran una ignorancia extrema en cuestiones políticas. Y pese a ello, su voto vale lo mismo que el de una persona que conoce a fondo la situación real de su país. A Brennan –y no solo a él- eso le parece profundamente injusto, sobre todo porque los desaciertos, los errores que salen de las urnas acaban teniendo gravísimas consecuencias, acaban acarreando graves perjuicios para gente que no se lo merece. Para subsanar ese problema propone experimentar la meritocracia (él la denomina “epistocracia”), un sistema en el que los ciudadanos más competentes e informados posean más capacidad de decisión, de gestión, en suma, más poder político.

Brennan considera que el modelo actual de democracia liberal debe ser sustituida por una meritocracia; un gobierno regido por una élite de profesionales que demuestren estar cualificados, en posesión de un alto conocimiento de las materias que verdaderamente afectan al progreso de un pueblo.

Brennan insiste especialmente en que, se debe evitar por todos los medios que el gobierno democrático caiga en manos de personas que solo fomentan la ignorancia, la irracionalidad o la simple inmoralidad. (Alguno habrá que recuerde que este dilema que ya fue abordado por Aristóteles, hace más de 2500 años).

Otro asunto importantísimo del que también nos habla Brennan es el de que el interés por la política no suele hacer mejor a la gente, sino que en muchos casos, incluso aunque estén bien informados, los convierte en ‘hooligans’ cuyo comportamiento lo último que hace es mejorar la sociedad en la que viven y su propia vida.

En la política abundan los fanáticos, a la manera de los seguidores de los equipos de fútbol. Jason Brennan, se nos alerta del ruido y de la furia que empieza a surgir de esa masa de votantes cuya politización ‒o en otras palabras, su extremismo de hooligans‒ alcanza la misma intensidad que su ignorancia. Una ignorancia que, en demasiados casos, no depende tanto de la incultura como de la voluntad de no saber, de su “ignorancia voluntaria”.

¿Qué origina ese nuevo perfil de activistas empeñados en dibujar el mundo a fuerza de consignas y desprecio al contrario? Como explica el propio Brennan, no se trata de un problema nuevo, y de hecho, grandes pensadores del pasado se preocuparon por esa politización de quien no comprende la política.

Sucede que, en la actualidad, los nuevos medios de información canalizan mucho mejor la pólvora partidista, y unos clics rápidos en los hipervínculos adecuados ‒o un scrolling por las redes sociales‒ funcionan como el perfecto catalizador de la ira.

Obviamente, este asunto va mucho más allá de la contienda que se produce online. Los beneficios informativos que uno recibe de internet no son pocos, y sería demasiado simplista aislar el problema en las noticias falsas de Facebook o en los tuits de los manipuladores profesionales. En realidad, como se encarga de explicar Brennan, la clave es que nos afectan varios sesgos cognitivos ‒el de confirmación, el de disconformidad, el motivado, el intergrupal, el de disponibilidad o el de actitud previa, por no hablar de la presión social y la autoridad‒. Y el conjunto de esos sesgos, fatalmente combinado, nos lleva a rechazar evidencias o argumentaciones, a mantener creencias reconfortantes y a demonizar a quienes, simplemente, no pertenecen a nuestra tribu política.

Teniendo en cuenta lo poco, o nada, que saben los votantes ‒nos dice Brennan‒ y lo mal que procesan la información, no es sorprendente que las democracias opten a menudo por malas políticas. Pero teniendo en cuenta lo poco que saben los votantes y lo mal que procesan la información, es sorprendente que las democracias no funcionen aún peor de como lo hacen.

En este apasionante y perturbador estudio del proceso político y de las relaciones del electorado con los partidos, Jason Brennan nos plantea las consecuencias que surgen de la irresponsabilidad los votantes.
Llegados a este punto, Brennan insiste especialmente en que la democracia es un sistema que no ha de medirse por su valor intrínseco, sino por sus resultados: teniendo en cuenta si la democracia es eficaz y justa, pues de ello dependen nada menos que nuestra libertad y nuestro bienestar.

Cualquier grupo social que esté en sus cabales, cuyos miembros no estén embrutecidos o encanallados, procura evitar que la gente viva inmersa en continuos sobresaltos, busca la manera de que quienes la integran se sientan miembros de una sociedad estable, perdurable, próspera; y para que eso sea posible es imprescindible que existan “absolutos”, sí, asideros incuestionables.

Si antes afirmaba la necesidad de “absolutos/incuestionables”, es porque si no es “así” tendremos que aceptar que la mayoría puede hacer lo que le dé la gana, y por lo tanto cualquier cosa que hace/decide la mayoría es buena porque “son la mayoría”, siendo pues éste el único criterio de lo bueno o lo malo, de lo correcto y de lo incorrecto, Una democracia con “absolutos/incuestionables” solo debe permitir que la soberanía de la mayoría se aplique sólo, exclusivamente, a detalles menores, como la selección de determinadas personas. Nunca debe consentirse que la mayoría tenga capacidad de decidir sobre los principios básicos sobre los que ya existe un consenso generalizado y que a nada conduce estar constantemente poniéndolos a debate y refrendo. La mayoría no debe poseer capacidad de solicitar, y menos de conseguir, que se infrinjan los derechos individuales.

Para evitar males mayores de los que ya conocemos, y de los cuales se ha venido hablando en este texto, Brennan propone que se ponga en marcha algún procedimiento para que los ignorantes no puedan decidir irresponsablemente, con sus votos y nos impongan disparates y crueldades, incluso llega a afirmar que quienes voten, como quienes sean susceptibles de ser elegidos, pasen previamente un examen de actitud.

Decía el personaje de Forrest Gump que, “tonto es el que hace y dice tonterías”, evidentemente nadie puede decir de esa agua no beberé, por muy alerta que uno esté; pero lo que sí tengo claro es que, si alguien tiene la osadía de opinar, hacer juicios sobre algo que desconoce, o casi, el riesgo de decir insensateces es muy grande, así que en esos casos es mejor dejar que hablen quienes sepan, y esperar a tener suficiente información del asunto de que se trate.

¡Ahí queda eso!


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Opinión

EL 23-F, treinta y nueve años después

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Hay historias que aburren por su tozudez incomprensible contra toda evidencia, legalidad, historia y sentido común ciudadano, como es el caso de este falso problema catalán, inventado por las fuerzas del “poder del rostro oculto” para desmantelar la sagrada nación católica, tierra de María Santísima y reserva espiritual de Occidente.

Loading...

España y los españoles estamos en el punto de mira de los irredentos enemigos de Dios, del sentido cristiano universal y… de las fronteras de las Patrias.

El sello masónico es innegable por aquello de que “por sus frutos les conoceréis”. Quien no quiera ver la mano negra de este culebrón satánico –rescoldo de negocio de políticos y hoguera de odios cuyo afluente consecuente es la anarquía práctica cuando al faltar la verdadera autoridad, florecen los odios sin sentido, el libertinaje y los parasitismos, en el charco de ranas de las autonomías, los nacionalismos y los separatismos-, es que es ciego o ignorante de la verdadera historia patria. O las dos cosas.

No es el caso del inolvidable 23 –F, pero Tejero por su heroico, patriótico y cristiano gesto de salvaguardar el orden y la vida de inocentes frente al terrorismo –también inoculado por esa odiosa masonería, como ella misma reconoce, como fuente de todos los terrorismos en los “Protocolos de los Sabios de Sión”-, acabó siendo sacrificado por el Rey.

Ni el abogado don Julio Merino, ni el escritor don Fernando Vizcaíno Casas, han dado con el “alma” de ese acontecimiento ya histórico. Solo el inteligente abogado don José Luis Jerez Riesgo acertó en su justísima defensa y le sacó de la cárcel, tras 15 años de vergonzante condena, no para él, sino para quienes se la impusieron, injustamente.

El separatismo catalán, declarado por los citados enemigos de la auténtica España –no todos los catalanes, ya lo sabemos-, sí fue una declaración de golpe de Estado. El 23 – F, en cambio, fue solo un Pronunciamiento Militar a favor del orden, la Justicia y la Unidad de España. Posturas absolutamente opuestas en fines, medios y… en recursos.

El insobornable Teniente Coronel don Antonio Tejero Molina fue el cerebro heroico que saltó contra aquél estado caótico de los años 80, en el nuevo coto sin vallas de los eternos enemigos de nuestra Patria, en la que sin autoridad, ni miedo al castigo en aquel vacío de poder, sembraron el caos y el genocidio de militares y civiles.

Don Antonio Tejero fue la cabeza visible de lo que el Rey sabía y respaldaba para su futuro presidente del gobierno (Alfonso Armada), que iba a poner sin votaciones ni referéndum (luego, ¿quién daba el golpe?), y que Tejero impidió, dando así un contragolpe, por verse traicionado del plan previsto para un gobierno de “salvación nacional”, y no de “concentración nacional”, en el que iban a quedar socialistas, comunistas y una mezcolanza ministerial, quedando todo lo mismo, y encima ponerse “las medallas” de salvador de la democracia, tratando de restablecer el prestigio de aquella monarquía desacreditada tras la burla agresiva que padeció en Guernica.

El hipócrita Borbón metió en la cárcel a sus propios amigos intervinientes en el golpe, para salvar su puesto parasitario, como que nada sabía del asunto-

Mis renovadísimos elogios y gratitudes a mi gran amigo don Antonio Tejero, en nombre de todos los españoles de bien, y a toda su familia, que tan bien conozco, y que con él estuvo en todo momento, como a su hijo Ramón (Moncho), que además de heroico misionero en Perú, ahora es Párroco de Mijas y Totalán, donde preparó la “intendencia” en su salón parroquial par atender a los guardias civiles y mineros asturianos del caso del pozo del niño Julen, y que no ha sido entrevistado ni publicitado por ser… el hijo de Tejero.

Así paga esta demoniocracia a sus fieles patriotas y a quienes testimonian de cualquier modo su sentido católico de la vida y de las virtudes.

Quien no ama a Dios sobre todas las cosas, mal puede amar a la Patria y a la Justicia, y así prolifera esta dictadura del parasitismo.

España necesita una voz firme que te diga como a Lázaro: ¡Levántate y… anda!

Párroco de Villamuñio (León).


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

El relator cuentista

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

¿Dónde hay que apuntarse para ser relator de la ONU? Afino algo más: ¿dónde hay que apuntarse para ser relator de cualquier cosa y que parezca que eres de la ONU, aunque nunca te hayan visto por allí? De conseguir el empleo tienes garantizado un sueldo a la medida del embuste que quieras suscribir y unos cuantos días a cuerpo de rey cortesía de tus empleadores. Eso sí, hay que afirmar categóricamente que los niños se mueren de hambre en las calles de España o que las cárceles españolas están pobladas de presos políticos. No parece mucho.

Loading...

Con Ábalos en la tostadora, pasó inadvertido el estreno de Iglesias como vicepresidente. Se plantó en el Congreso con un informe de un redicho relator especial de la ONU (?) para la pobreza que se ha pasado 15 días por los lugares más deprimidos de España para decidir que nuestro país es un pozo de miseria como producto de varias decisiones políticas. Ni que decir tiene que el susodicho individuo no es personal de la ONU, sino un sujeto que trabaja de forma voluntaria y a título personal, y cuyo análisis está basado en algo tan poco científico como «investigaciones previas» que no son sino exámenes exhaustivos de la información pública disponible, más cuarenta entrevistas telefónicas y cuarenta escritos aportados por personas afectadas por la pobreza.

Para entendernos: este relator a tanto la pieza tiene la misma fiabilidad que el letón del Consejo de Europa -una concentración mafiosa de trascendencia épica- que vino a interesarse por los presos sediciosos y que ni siquiera se había leído la sentencia del 1-0. Uno y otro son relatores movilizados a instancias de parte y, obviamente, dirán lo que le pide su pagador. Vienen a apoyar una causa política concreta, vistiéndola con la respetabilidad de la institución a la que dicen que representan y a la que les vinculan. El relator citado por Iglesias -que a su vez también va a ser «relator» en la negociación catalana por la autodeterminación, lo cual da mucha tranquilidad a los constitucionalistas-, planteó una misión deliberadamente sesgada: si solo vas a lugares con problemas y solo usas como documentación los escritos de personas afectadas por la pobreza, lógicamente elaboras un informe muy dramático e impactante, pero poco respetuoso con la evolución real de los hechos. Los datos del Instituto Nacional de Estadística que deliberadamente ha ignorado aquí el amigo dicen, entre otras cosas, varias de interés colectivo: que la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social en España ha descendido de forma sostenida desde 2014 -del 28% al 25%-; que los ingresos que más han aumentado entre 2014 y 2018 han sido los tramos de población con renta más baja -por ejemplo, en el segundo tramo de renta más baja el crecimiento fue del 20%, más del doble que en el tramo más alto-; o que el índice GINI que mide la desigualdad también ha mejorado cuando salimos de la crisis.

Nadie en su sano juicio puede negar que en España existen problemas sociales y situaciones del todo punto dramáticas, pero no es cierto que no haya habido recuperación ni que ésta no haya llegado a las clases más vulnerables. Precisamente esas clases son las que más han mejorado sus ingresos en términos relativos. ¿Cuál ha sido la razón?: pues que en España, a partir de 2014, se crearon cientos de miles de puestos de trabajo cada año. Lógicamente, cuando asoman fantasmas de contracción económica y síntomas preocupantes de destrucción de empleo por culpa de la demagogia profesional de un gobierno en el que están contadas las cabezas medianamente amuebladas, la posibilidad de volver a las andadas debería preocupar al «relator» tanto como a los ciudadanos, mucho más, evidentemente, que todos los informes parciales que le pase Pablo Iglesias o cualquier elemento de su cuadrilla.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Otra vez, la economía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La jugada de Pedro Sánchez parecía estar diseñada desde hacetiempo. El candidato socialista se envolvería en la bandera deEspaña y dejaría ver su preocupación por el deterioro de la economía. Eso sí, el mensaje sería “la crisis es global y la economía española no es vulnerable y sus fundamentos sólidos”.

Loading...

Además, qué mejor que el PSOE para afrontar los problemas, si los electores les dan una mayoría suficiente para poder montar un gobierno estable. Si es así, se podrían derogar los aspectos lesivos de la reforma laboral, seguir subiendo el SMI. De hecho, según señaló la ministra Calviño en la rueda de prensa posterior alconsejo de ministros, desde enero el gobierno ya sabía que el otoño sería difícil y de hecho ya están preparando desde entoncesla economía y acelerando la respuesta para mitigar sus efectos.

Sin embargo, la realidad es bien distinta y las recetas que proponen letales. El mercado laboral, lejos de mantener el dinamismo, se despeña desde enero. La creación de empleo hacaído un 25% en un año. De hecho, en septiembre se ha registrado el peor dato desde 2013. Ya hay miles de jóvenes, parados de larga duración y empleadas de hogar afectadas negativamente por la subida en un 22,3% del SMI y se puede afirmar ya sin subterfugios que ese incremento podría estar afectando a cerca de150.000 personas, casualmente las que señaló el Banco deEspaña. Podríamos preguntarnos, además, si todo va tan bien en este terreno, por qué el candidato socialista quiere que el debate electoral se celebre el 4 de noviembre y no el 5, cuando ya se conocerían los datos de paro y empleo del mes de octubre.

El gobierno en funciones sabe también que el déficit, la deuda,la cuenta exterior, la inversión, el consumo y la confianza tanto empresarial como de las familias está en caída o directamente en negativo, que las cosas van a seguir por este camino y que habrá de reflejarlo en el Plan que tendrá que enviar a Bruselas antes del15 de octubre. Parece que se ha acelerado el deterioro y quizás con esto no contaban. ¿Cuánto tiempo piensan seguir hablándonos de la fortaleza de la economía española y su escasa vulnerabilidad?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: