Connect with us

Opinión

General, coronel: «La deslealtad, una enfermedad autoinmune»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace un par de años, en una reunión multicultural, oí de labios de uno de los participantes una afirmación a propósito del futuro de Europa que me llamó entonces la atención y sobre la que no he dejado de reflexionar. Dijo:

“El futuro de Europa estará en manos de quienes tengan ley y sean fieles a ella”. Y, en conversación privada, explicitó que le había impactado cómo en muchos y muy distintos sentidos, en España estábamos perdiendo el respeto por la ley; esto es, observaba cómo, en general, el pueblo español había entrado en un proceso de pérdida de la lealtad como la vuestra.

Loading...
  1. Efectivamente, la filología nos muestra la conexión etimológica entre lealtad y ley. Así, el diccionario de la RAE recoge, como uno de los sinónimos de lealtad, la palabra legalidad. El significado se enriquece cuando a la anterior familia léxica (ley, legalidad, lealtad) se le añade la idea de fidelidad. En este mismo diccionario se define lealtad como el ‘cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad…’, y se considera leal al que ‘guarda a alguien o algo la debida fidelidad’.

Por oposición, son evidentes los sentidos de deslealtad sobre los que más adelante trataré, justificando, al hacerlo, el título que encabeza este artículo. Pero volvamos de nuevo a la idea de lealtad para poder entender luego lo que comporta su ausencia. Nuestra tradición literaria, a la que por formación y vocación profesional recurro frecuentemente, nos brinda, como siempre, ejemplos sustanciosos en los que apoyarme. Releyendo estos días pasados el Libro de los doce sabios, también llamado Libro de la nobleza y lealtad, encontré en el capítulo I, titulado “De las cosas que los sabios dicen y declaran en lo de la lealtad”, un conjunto de consideraciones sobre lo que puede entenderse por lealtad. Los distintos sabios, de manera concisa, van exponiendo qué es la lealtad. Entresaco algunas de las definiciones más interesantes:

Lealtad es muro firme.

Lealtad es morada por siempre.

Lealtad es árbol fuerte.

Lealtad es prado hermoso.

Lealtad es vida segura y mente honrada.

Lealtad es madre de las virtudes…

Lealtad es movimiento espiritual, arca de durable tesoro, raíz de bondad, destrucción de maldad, libro de todas las ciencias…

Notemos que en estas definiciones se insiste en la idea de firmeza: muro firme, morada siempre hermosa, árbol con raíces profundas, prado siempre verde, etc. En este mismo libro, en el capítulo XXIV, se insta a amar a quienes son leales, pues su firmeza llega a tanto que son buen cimiento sobre el que poder construir. La bondad del hombre leal se deriva, en conclusión, de la seguridad que da el saber que ni todo el oro del mundo será capaz de torcer su voluntad: Ama a los leales y témplalos en su codicia, y a los que son de buena voluntad, y sobre estos tales afirma, como quien arma sobre buen cimiento, y puedes fiarte totalmente de ellos; aunque no tengan muchos tesoros, hallarás en ellos muchedumbre de buenas obras y de virtudes que te tendrán más provecho, porque no se puede comprar la virtud del hombre bueno y leal; que el codicioso desordenado hoy te dejará por otro que más le dé, aunque le hayas hecho todos los bienes del mundo; que donde hay mucha codicia no puede haber amor, ni fe, ni lealtad, sino todo movimiento de voluntad y obra. De esta firmeza deriva la fidelidad entendida como constancia inquebrantable. Esta visión que nos ofrece la literatura es sólo una pequeñísima muestra de cómo nuestra tradición cultural española ha ido conformándose de acuerdo con unos valores dignos de ser tenidos en consideración, y la lealtad ha sido uno de ellos; una lealtad referida tanto a la observancia de la ley como al respeto a la palabra dada.

  1. Me interesa señalar aquí un tipo de lealtad muy peculiar: aquella que el ser humano debe tener a sus raíces, a lo que lo ha ido formando como persona en sus distintas dimensiones, familiares, sociales, religiosas, etc. El problema que, a mi modo de ver, se presenta en el mundo actual es una cuestión de pérdida de la lealtad en campos en esferas muy amplias del comportamiento humano, conscientemente por parte de unos, como vosotros, con todo lo que ello supone, mientras que en el caso de otros se trata de deslealtad por ignorancia culpable. A esto se añade una infravaloración de la lealtad, que es tildada despectivamente de “conservadurismo” o de “inmovilismo” recalcitrante. Puestas las cosas así, los leales parecen una especie rara salida de las cavernas. Para entender la lealtad hay que recurrir a las nociones de firmeza, de respeto a la ley y cumplimiento de ésta; en tanto que la deslealtad va asociada a la traición, al desprecio de la ley y, como consecuencia de ello, a su incumplimiento.

  2. Hay, además, otros rasgos que, en mi opinión, deben asociarse a la falta de lealtad. En el título que encabeza estas reflexiones he considerado que la deslealtad es una “enfermedad autoinmune”. Me he permitido utilizar esta metáfora que, de una manera plástica, ilustra el análisis de la deslealtad.

Permítaseme la comparación de la actuación humana con el funcionamiento de un organismo vivo, el cuerpo humano, por ejemplo. Parece evidente que, para conservarse sano en medio de un ámbito lleno de agresiones, el organismo debe reconocer lo suyo como suyo, y lo ajeno como ajeno, es decir, debe reconocer su propia identidad; de este modo, el organismo rechaza cualquier elemento externo que quiera entrar en él. Una enfermedad autoinmune es aquélla en la que el sistema inmunológico está dañado y el organismo no reconoce lo propio como propio, de manera que se ataca a sí mismo. Confunde sus propios elementos con los factores externos y, sintiéndose atacado, reacciona perjudicándose a sí mismo. Estas enfermedades no tienen cura, tan sólo se aplican remedios de contención. Siguiendo esta analogía, creo que la persona que deliberadamente pierde su arraigo queda, por una parte, desprotegida y expuesta a dejarse invadir por creencias, modos de vida y de actuación que no son los suyos; y, si por otra, reconoce lo suyo como ajeno, se ataca a sí misma perjudicándose seriamente.

  1. El paso previo a que una persona actúe es reconocer lo que Julián Marías ha llamado su “instalación”. Dice este filósofo: «La vida humana acontece en una gran instalación, unitaria como la vida misma, pero articulada en varias, de las que el hombre toma posesión al vivir, a la vez que realiza un análisis de ellas. Vivir consiste en proyectarse vectorialmente desde las instalaciones, en actos definidos por una orientación y una magnitud o intensidad variables. La consideración moral se ha concentrado siempre en los actos, en su encadenamiento en conductas, y ha desatendido las instalaciones previas de donde parten los vectores, condicionados por ellas».

Se podría pensar que las instalaciones, como estructura biográfica del estar, no son “actos”, sino algo “estático”, fuera del ámbito de la moralidad. Pero nada es estático en la vida humana: estar no es un mero “estar entre las cosas”, porque la realidad personal es enteramente distinta de la que pertenece a las cosas, y el estar del hombre es estar viviendo. Los rasgos morales o inmorales se dan ya en la manera de estar instalado. El reconocimiento de la propia instalación debe suponer el reconocimiento de las raíces personales, sociales y culturales que ha de provocar en el sujeto una actuación consecuente y una adhesión a un grupo social cuya cohesión puede ayudar a la persona a mantener su identidad en momentos en los que la lealtad se le presente como una dificultad.

La deslealtad, tomada en el sentido de no respetar lo propio y no serle fiel, lesiona de tal forma a la persona que hace que ésta se dañe a sí misma. Quien no se siente enraizado en una instalación sufre dos graves consecuencias: lo propio, a fuerza de no asumirlo, se puede llegar a perder, y lo ajeno suele ser un postizo que no encuentra a veces dónde prenderse. He aquí por qué la deslealtad puede presentarse como una enfermedad autoinmune: perjudica a quien es desleal y a la colectividad a la que el desleal pertenece. Despreciar lo que ha constituido las raíces de una persona y convertirlo en enemigo no es ningún signo de apertura a otras culturas. No puede, pues –creo yo–, presentarse esta renuncia como algo positivo. Insisto en esta cuestión porque algunas voces que hablan en nuestra sociedad entienden que es una señal de respeto hacia otras culturas desenraizarse y desprenderse de la propia. Grave error me parece éste porque defiendo que, justamente, sucede lo contrario: cuanto más respetuoso se es con lo propio más respetuoso se es con lo ajeno. Quien tiene ley y es leal a ella puede convivir con otro que también lo sea, aunque a una ley diferente.

  1. Pero, ¿por qué motivos se es desleal? ¿Cuál es la causa por la que una persona se perjudica a sí misma y al colectivo del que forma parte? No hay que indagar mucho para averiguarlo. Los sabios de las épocas pasadas ya nos daban la respuesta: la codicia y el poder hacen que el hombre rompa su fidelidad y traicione a los suyos, como leemos en el Libro de los doce sabios: “donde hay mucha codicia no puede haber amor, ni fe, ni lealtad, sino todo movimiento de voluntad y obra”. Estos desleales son conscientes de su traición a la ley y, para ocultar su vergüenza, suelen poner en marcha una maquinaria propagandística en la que se invierten los términos, disfrazando la deslealtad de tolerancia y equiparando la lealtad con la intransigencia, ejemplo vuestro a las nuevas generaciones militares. El resultado es una atmósfera social en la que la corriente lleva a aceptar la falta de respeto a la ley como algo socialmente positivo y prestigioso. La “masa”, formada por ignorantes culpables, sigue la corriente.

Vosotros de personalidad amorfa traicionáis la ley para no diferenciaros del grupo y formar así parte del colectivo de los “tolerantes”. Con frecuencia oímos decir frases como “yo respeto todas las ideas”, como si todas las ideas, incluso las contrarias a la ley, fueran ellas –y no las personas– las dignas de respeto.

  1. Hay que tener en cuenta todas estas consideraciones para llegar a hacer compatibles lo que llamamos identidad y diferencia. Compartir la noción de lealtad, aunque ésta vaya ligada a contenidos histórico-culturales distintos, puede permitir encontrar algo común desde donde trabajar para llegar a una entente intercultural. Intentar el diálogo con quienes son leales, esto es, con quienes asumen en sus vidas el respeto a la ley, debe ser el punto de arranque de un proceso de aproximación y comprensión mutuas. Es como jugar una partida en la que los jugadores conocen las reglas del juego y las respetan; sólo así es posible llevarla a cabo. Cuanto más se acepta la propia identidad, tanto más se respeta la identidad de los otros. El diálogo entre culturas sólo puede emprenderse si se mantienen la identidad y la diferencia. Más adelante ya se examinarán los puntos comunes de las respectivas leyes que puedan permitir establecer puentes de entendimiento. Es éste un proceso más largo para el que se necesita tiempo. Lo que de ninguna manera debe hacerse es iniciar este proceso partiendo de la traición a la propia ley.

  2. Cuando hace años, falleció Juan Pablo II, reflexioné sobre una pregunta que aparecía repetida en las televisiones italiana y francesa, cuando los entrevistadores o comentaristas hacían algunas consideraciones sobre lo paradójico de un papa como Juan Pablo II, que había sido muy avanzado en cuestiones de orden sociopolítico, pero conservador en cuestiones morales. Curiosamente, la televisión rumana no se planteaba estas elucubraciones porque es evidente que los países del Este han valorado la figura del papa con unos parámetros que no son los de Occidente. Traigo aquí a colación este hecho porque, para mí, no ha habido ninguna paradoja ni contradicción en la actuación de Juan Pablo II, ya que, como ya he dicho antes, no se trata de conservadurismo o progresismo, sino de situar el comportamiento de este papa en los términos justos: estamos ante una cuestión de lealtad puesto que Juan Pablo II ha sido firme en el respeto y cumplimiento de la ley –de la Ley de Dios, evidentemente–, y esta lealtad ha sido llevada a todos los campos. Y así, por ejemplo, el mandamiento de no matar lo ha defendido en el plano social, político, moral, etc., a pesar de las presiones de todos los tipos que ha tenido que soportar. Lo mismo puede decirse del papa Benedicto XVI, quien ha dado constante testimonio de lealtad y fidelidad a la doctrina cristiana. Mal nos va a ir si nos dejamos enredar en un perverso juego terminológico que desvíe el significado de la palabra “deslealtad”, haciéndolo derivar hacia sentidos que connoten mentalidad abierta, progreso o tolerancia. El desleal es eso: un desleal. Llamar a las cosas por su nombre empieza a convertirse en un reto en los tiempos en los que nos ha tocado vivir, pero vale la pena aceptar el desafío. Volviendo al comienzo de este escrito, si, como en efecto creo, el augurio sobre el futuro de Europa –y esto puede hacerse extensivo a otros continentes– fuera cierto, nos queda mucha tarea por delante. Los tiempos que corren nos reclaman una humanidad idéntica y diferente en convivencia. Urge, pues, que los abanderados de la lealtad sean los primeros en mover ficha.

General, coronel, no os quepa la menor duda que moveré ficha con contumacia, es decir, para que lo tengáis claro, “firme en mi comportamiento, actitud, ideas e intenciones, a pesar de castigos, advertencias o consejos”.

No me producís ningún respeto.

Extractado de María Luisa Viejo Sánchez Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”

*Teniente coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

¡MUY FUERTE! El mensaje de Pável Dúrov (CEO de TELEGRAM) Ante la Guerra Digital contra la Libertad de Expresión

Published

on

Pável Dúrov. Fundador de TELEGRAM
Comparta este artículo.
  •  
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Compartidos

Publicamos parte de un largo mensaje de Pável Dúrov, en el que expresa sus pensamientos ante la guerra sin cuartel que las grandes tecnológicas han lanzado contra la libertad de expresión en Internet. No tiene, como suele decirse, desperdicio alguno:

Oí que Facebook tiene todo un departamento dedicado a averiguar por qué Telegram es tan popular. Imagina docenas de empleados trabajando en eso a tiempo completo.

Estoy feliz de ahorrarle a Facebook decenas de millones de dólares y regalar nuestro secreto gratis: respetar a sus usuarios.

Loading...

Millones de personas están indignadas por el último cambio en los Términos de WhatsApp, que ahora dicen que los usuarios deben proporcionar todos sus datos privados al motor de anuncios de Facebook. No es de extrañar que se haya acelerado la fuga de usuarios de WhatsApp a Telegram, que ya lleva unos años en marcha.

Con unos 500 millones de usuarios y en aumento, Telegram se ha convertido en un gran problema para la empresa de Facebook. Incapaz de competir con Telegram en calidad y privacidad, parece que WhatsApp de Facebook se ha pasado al marketing encubierto: Los editores de Wikipedia han expuesto recientemente varios bots de pago que añaden información sesgada al artículo de WhatsApp en Wikipedia  1

También hemos detectado bots que difunden información inexacta sobre Telegram en los medios sociales. Aquí están los 3 mitos que están impulsando:

Mito 1. «El código de Telegram no es de código abierto». En realidad, todas las aplicaciones cliente de Telegram son de código abierto desde 2013 2. Nuestra encriptación y API están completamente documentadas y han sido revisadas por expertos en seguridad miles de veces. Además, Telegram es la única aplicación de mensajería en el mundo que tiene construcciones verificables tanto para iOS como para Android 3. En cuanto a WhatsApp, ofuscan intencionadamente su código, lo que hace imposible verificar su cifrado y privacidad.

Mito 2. «Telegram es ruso». De hecho, Telegram no tiene servidores ni oficinas en Rusia y estuvo bloqueado allí desde 2018 hasta 2020 4. Telegram sigue bloqueado en algunos países autoritarios como Irán, mientras que WhatsApp y otras aplicaciones «supuestamente seguras» nunca han tenido problemas en estos lugares.

Mito 3. «Telegram no está encriptado». Todos los chats de Telegram han sido encriptados desde su lanzamiento. Tenemos Chats secretos que son de extremo a extremo y Chats en la Nube que también ofrecen almacenamiento en la Nube seguro y distribuido en tiempo real 5. WhatsApp, por otro lado, tuvo cero encriptación durante unos años, y luego adoptó un protocolo de encriptación financiado por el Gobierno de los Estados Unidos 6. Incluso si asumimos que la encriptación de WhatsApp es sólida, se invalida a través de múltiples puertas traseras y la dependencia de los backups 7.

Sólo en 2019, Facebook gastó casi 10.000 millones de dólares en marketing 8 (supongo que esto incluye los bots de pago en Wikipedia y otros sitios).

A diferencia de Facebook, Telegram no gasta dinero, y mucho menos miles de millones de dólares, en la comercialización. Creemos que la gente es lo suficientemente inteligente para elegir lo que es mejor para ellos. Y, a juzgar por los 500 millones de personas que usan Telegram, esta creencia está justificada.

  1. WhatsApp Gives Users Ultimatum – Share Data with Facebook or Lose Access[]
  2. In December 2020, the Wikipedia article about WhatsApp had the label “This article may have been created or edited in return for undisclosed payments, a violation of Wikipedia’s terms of use”. Related investigation is discussed here.[]
  3. Telegram Source Code[]
  4. Reproducible Builds for Telegram Apps. On Digital Resistance in Russia[]
  5. On Telegram Encryption[]
  6. U.S. Government Funded The WhatsApp Encryption[]
  7. Why WhatsApp Will Never Be Secure[]
  8. Facebook Marketing Spending from 2010 to 2019.[]

Comparta este artículo.
  •  
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Iker Jiménez: ¿El único hombre con las gónadas intactas de España? Así dijo sobre la agresión de los menas inmigrantes contra el muchacho autista de Barcelona; «Chusma. En mi tiempo acabarían con algún hueso roto»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

El conocido periodista Iker Jiménez, ha reaccionado a la terrible agresión sufrida por un menor de 16 años en Barcelona que anoche se hizo viral rápidamente a través de las redes sociales.

 

Iker Jiménez, siempre criticado por la izquierda e incluso, acusado de ser de extrema derecha, no se ha mordido la lengua en su cuenta de Twitter, donde ha llamado «chusma» a los jóvenes que agredieron terriblemente a Enric. El presentador de Cuarto Milenio tiene claro que en otra época, estos jóvenes habrían recibido su merecido sin necesidad de ser detenidos.

Loading...

«Si la chusma que ha robado y dado una paliza a un chico lo hubiera hecho en mi barrio en 1983; el barrio se aseguraría de que fuera devuelto lo robado. Y la chusma, con algún hueso roto y dientes de menos, habría aprendido la lección«, dice Iker Jiménez asegurando que «no volverían a hacerlo jamás».

 

Pero Iker Jiménez también arremete contra los «iluminados» que aseguran que «a los pobres chicos no les dejamos otra opción, que los oprimimos».

«En 2021 a lo mejor algún iluminado nos dice que a los pobres chicos no les dejamos otra opción, que los oprimimos. Que hay que ser tolerantes. Sobre todo con los que agreden en grupo. Que los culpables solos nosotros, vaya. Algo habremos hecho mal como sociedad y bla bla bla…», dice claramente indignado.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Tucker Carlson, la estrella de los informativos de la FOX, nos dice lo que ya sospechábamos: «Van a usar los disturbios del Capitolio para anular y recortar los derechos y libertades fundamentales»

Published

on

Tucker Carlson. Fox News Channel.
Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Compartidos

El miércoles, Tucker Carlson de Fox News Channel pronunció un monólogo sobre los disturbios ocurridos en el Capitolio de Estados Unidos que dejaron cuatro muertos y muchos más heridos.

Después de enfatizar lo «horrorizado» que estaba por la violencia, Carlson dijo en «Tucker Carlson Tonight» que mientras la gente sienta que «su democracia es fraudulenta» y sea silenciada al hablar al respecto, la gente actuará como se vió el miércoles y en la historia. Advirtió que los líderes de la nación podrían utilizar el caos en el Capitolio para despojar a los estadounidenses de sus derechos básicos.

Loading...

Reproducimos a continuación una transcripción parcial de las palabras del señor Carlson:

Mientras las personas crean sinceramente que pueden cambiar las cosas votando, se mantienen tranquilas. No asaltan La Bastilla. No irrumpen en la cámara del Capitolio. Hablan y se organizan y votan. Pero lo contrario también es cierto. Si la gente comienza a creer que su democracia es fraudulenta, si concluye que votar es una farsa, que el sistema está manipulado y es administrado en secreto por un pequeño grupo de personas poderosas y deshonestas que actúan en beneficio de sus propios intereses, entonces Dios sabe qué podría pasar. De hecho, sabemos lo que podría pasar. Está sucediendo ahora mismo. Ha sucedido en muchos otros países durante incontables siglos, y el ciclo es siempre el mismo porque la naturaleza humana nunca cambia.

«¡Escúchanos!» grita la población. «Cállate y haz lo que te dicen», responden sus líderes. Frente a la disidencia, el primer instinto de un liderazgo ilegítimo es tomar medidas enérgicas contra la población. Pero las medidas enérgicas nunca lo mejoran. En cambio, siempre hacen que el país sea más volátil y peligroso. Las personas a cargo rara vez entienden eso. No les importa aprender o escuchar porque toda esta conversación es un referéndum sobre ellos y su liderazgo, por lo que toman medidas drásticas. “Obedece, te digo. ¡Obedecer!» Este es el programa Romanov. Termina mal cada vez. Pero eso no significa que no lo intentarán de nuevo. Por supuesto que lo harán porque es su naturaleza. Así es como llegamos aquí en primer lugar.

Millones de estadounidenses creen sinceramente que las últimas elecciones fueron falsas. Puede descartarlos como locos, puede llamarlos teóricos de la conspiración, puede echarlos de Twitter, pero eso no hará que cambien de opinión. En lugar de intentar cambiar de opinión para convencerlos y asegurarles que el sistema es real, que la democracia funciona como usted lo haría si se preocupara por el país o la gente que vive aquí, nuestros nuevos líderes intentarán silenciarlos.

Lo que sucedió hoy será utilizado por las personas que toman el poder para justificar despojarlo de los derechos con los que nació como estadounidense. Su derecho a hablar sin ser censurado, su derecho a reunirse, a no ser espiado, a ganarse la vida, a defender a su familia, de manera más crítica. Estas son las libertades más básicas y antiguas que tenemos. Es por eso que vivimos aquí en primer lugar. Por eso estamos orgullosos de ser estadounidenses. Ellos son los que nos hacen diferentes y ahora todos están en peligro. Cuando miles de sus compatriotas asaltan el edificio del Capitolio, no tiene por qué gustarle. No nos gusta.

Usted puede estar horrorizado por la violencia, y como dijimos y lo diremos de nuevo, estamos horrorizados. Es incorrecto. Pero si no se molesta en hacer una pausa y aprender una sola cosa de él, de sus ciudadanos asaltando su edificio del Capitolio, entonces es un tonto. Te falta sabiduría y te falta conciencia de ti mismo. No tienes lugar para dirigir un país. Llegamos a este día triste y caótico por una razón. No es tu culpa. Es culpa suya.


Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Carta abierta a la Ministra de Defensa. Por Emilio Pérez Alamán, Teniente General (R )

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 40
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    42
    Compartidos

Excma Señora:

La escribo esta carta abierta porque pública ha sido su intervención en el Acto de la Pascua Militar que, Presidida por S.M. el Rey, se ha celebrado en el Palacio de Oriente.

Loading...

Con el fin de no alargar esta epístola, me limitaré a hacer algunas aclaraciones sobre el párrafo que ha dedicado en su discurso a los Militares retirados, mezclando, como han venido haciendo los m.c.s. subvencionados, el contenido del chat privado difundido por el conocido topo, las cartas de dos Promociones a S.M. y la Declaración sobre la situación de riesgo constitucional en España suscrita por 750 Militares retirados de todos los empleos, entre ellos más de 70 Generales.

Sobre este último documento, por ser el que yo firmé y compartí le haré las siguientes consideraciones a los calificativos más significativos de su alocución:

Ha dicho que “estamos alejados de los valores castrenses” . Parece que con ello pretende diferenciar y distanciar a estos veteranos de sus compañeros, hoy en activo. Creo que no ha entrado todavía en el alma de los soldados, lo que es lógico por el corto tiempo que lleva en el Ministerio y no con los mejores consejeros en estos asuntos tan intangibles para valorar el fondo de ese soldado. Reconozco que su tiempo es oro y que no tenga bastantes horas para solucionar los muchos problemas que tiene la Administración Central de nuestra Defensa para dotar adecuada y oportunamente a las Fuerzas Armadas españolas de los medios imprescindibles para que cumplan sus misiones, no solamente las necesarias para operaciones Balmis y similares, sino las que tienen asignadas todos los Ejércitos aliados y los no aliados de nuestra zona de influencia.

Volviendo al alma del soldado, le aseguro que no es nada compleja y sí muy transparente, la puede encontrar resumida en el verso de Calderón de la que extraigo para VE la siguiente estrofa: “Y así, de modestia llenos, a los más viejos verás, tratando de ser lo más, y de parecer lo menos.”.

Exactamente, Señora, siempre ha sido, es y será así. Los veteranos que firmamos la Declaración en cuestión hemos dejado de ser militares en activo pero nuestra alma sigue y seguirá siendo de soldados, comprometidos con la defensa de España y los españoles hasta nuestro último aliento, siempre dentro de la Ley vigente, que hoy es la Carta Magna de nuestra Constitución de 1978. Respetando las Reales Ordenanzas que de ella se derivan hemos mantenido durante nuestra situación en activo el silencio público que se nos exigía, aunque estuviéramos en desacuerdo con las disposiciones políticas si éstas eran legales.

Hoy las circunstancias son desgraciadamente muy distintas. Los Militares retirados de todos los empleos no tenemos los cauces reglamentarios por donde encauzar nuestras reclamaciones, pero sí hemos recuperado el derecho a opinar libre y públicamente sobre todo lo que acontece y máxime si ello conlleva riesgo para la convivencia entre españoles y la permanencia de la Constitución que normaliza nuestra Patria. Por ello la Declaración pública y conjunta presentada por el número de Veteranos Militares mencionado al que puede añadir VE otros tantos que no figuran como firmantes por retraso en la comunicación y otros que, aún estando de acuerdo con su contenido, no quisieron firmar por considerar que no mejoraría la situación en que estamos.

Por lo mencionado en el párrafo anterior, también estimo como aventurada su estimación de “Insignificante minoría”. No somos todos, por supuesto, pero sí algo más que minoría.

Sin reservas compartimos todos los valores que VE reconoce a” nuestros Militares en activo, ellos fueron nuestros subordinados y siguieron la estela de sus Jefes y su “Inmenso prestigio” lo ganaron mirándose en sus Mandos los Militares retirados de hoy, cuando participaron como jóvenes Oficiales y Suboficiales en aquellas Misiones Internacionales que comenzaron en 1989 con observadores y a partir de 1991 encuadrados en Unidades. Señora Ministra, admita mi humilde consejo de no meterse en terrenos que no domina.

En fin Doña Margarita, podría seguir rebatiendo más calificativos de los que ha pronunciado, pero pienso que no hace falta y lo entenderá perfectamente. Si deseo hacer mi interpretación de las palabras de S.M. Que como es lógico no coincide con la que ya están haciendo los medios de siempre. Lo hago sabiendo lo difícil que es interpretar sus sentencias, no en vano estuve destinado en el Estado Mayor del Cuarto Militar en los complicados primeros años del reinado de S.M. Juan Carlos I.

Ha dicho el Rey: “Todos estamos incondicionalmente comprometidos con la Constitución porque es el origen de la legitimidad de todos los Poderes y de todas las Instituciones del Estado, una legitimidad que se renueva cada día respetándola y observándola”. Alguna presentadora televisiva ya ha comentado que es un aviso a navegantes a los Militares, veremos los comentarios en las próximas tertulias. Pero desde luego ningún Militar ha dejado de observar y respetar nuestra Carta Magna, más bien todos la han cumplido a rajatabla, con alegría o sin ella.

Desde mi perspectiva este párrafo del discurso Real se entiende de forma más objetiva como una indirecta constitucional a aquellos que cuestionan la Constitución en su forma de Jefatura del Estado, la Unidad indivisible de España o la auténtica separación de Poderes propia de un verdadero Estado de Derecho…..etc.

Es mi impresión que esas posturas las oirá VE con frecuencia a compañeros de mesa en el Consejo de Ministros, Órgano que si no me equivoco es colegiado.

Termino Señora Ministra, Creo sinceramente que en esa mesa pocos pueden salvar los muebles y entre esos pocos la considero a VE. No mire con los ojos de su Vicepresidente segundo a los Militares, ni en Activo ni Retirados. En todos ellos solo encontrará VE Amor a España y Espíritu de Sacrificio por todos los españoles, tal como lo hicieron limpiando chapapote cuando el Prestige, en las inundaciones del País Vasco o Valencia, en tantos incendios y nevadas, la crisis de los cayucos en Canarias en 2006…etc,.sin existir la UME. Ahora con ella como Unidad especializada lo hace mejor, como hemos visto en Balmis.

Por favor Ministra relea de nuevo la Declaración que firmamos por entrega a España y no hallará nada inconstitucional, compárela con otras reflexiones de otros orígenes cualificados o de ciudadanos individuales y encontrará muchas coincidencias. Tal vez reconsidere que en lugar de arremeter contra los que no tienen nada que ganar y si mucho que perder porque pierde ESPAÑA, sería mejor dar un buen giro al timón y cambiar de rumbo.

Quedo a su disposición.

Emilio Pérez Alamán Madrid 6 de Enero de 2021

(El Correo de España)


Comparta este artículo.
  •  
  • 40
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    42
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »