Connect with us

Opinión

Gotas sobre el mar: el agua y el vaso o el carro y los bueyes

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Una breve mirada retrospectiva enseña que desde la llegada de los socialistas al poder en diciembre del 82, enfatizando sus promesas de cambio, la sociedad se ha degradado impulsada por ideologías revanchistas y por el armazón político forjado durante la llamada “alternancia”, cuya esencia ha consistido, de hecho, en un pacto entre las fuerzas antifranquistas.

Desde el inicio de su gobernanza, las fuerzas aniquiladoras llevaban escrito en su agenda oculta que el proyecto de desquite era a largo plazo, precisaba de años de ocupación del Gobierno y había de valerse de los viejos métodos revolucionarios marxistas, tamizados por una publicidad que los hiciera pasar por inocente y pacífico reformismo, disolviendo así las inevitables tensiones de todo proceso transformador.

Manipulando el lenguaje, es decir, haciendo que los significantes pierdan su significado genuino; ocupando y detentando los medios de masas; poniendo en marcha la red clientelar a costa del erario público; invadiendo el poder judicial mediante el asesinato simbólico de Montesquieu; emasculando a una derecha y a una monarquía sin creencias; manteniendo la espada de Damocles sobre una Iglesia católica siempre acomodaticia y ya inclinada al marxismo desde el Concilio Vaticano II; ampliando el tradicional “pan y circo” con el cebo del “destape”; tranquilizando al mundo de las finanzas con planes de corrupción económicos comunes e iniciando el goteo de infiltrados en las Fuerzas Armadas y en el Ministerio del Interior, etc., fueron sorteando las secuelas de su nefasta y congénita incapacidad administrativa, representada entonces por una crisis económica y social que truncó el vigoroso crecimiento que venía desarrollándose desde los promisorios años sesenta y que, como es sabido, recidiva cada vez que gobiernan.

La apresurada y arbitraria reconversión industrial; la imparable destrucción del empleo; la deslealtad de los sindicatos de partido, desligados de unos trabajadores a quienes traicionaban con descaro; el cambio de actitud -nunca explicado al pueblo- sobre la OTAN, etc., suscitaron críticas y decepción social que diluyeron, finalmente, mediante el arcaduz de demonizar a Franco -convirtiendo los logros de éste en errores o en méritos ajenos- y culpando también por el mismo precio a una derecha a la que etiquetaron de nostálgica, heredera del franquismo y, en consecuencia, autoritaria y decadente. Sambenitos que los echacantos de la derecha han venido soportando con despreciable mansedumbre y vacío ideológico hasta nuestros días, incapaces de desprenderse de ellos y arrastrando de paso a sus votantes.

Toda esta estrategia socialista fue justificada, por supuesto, en nombre de la democracia y de la libertad del pueblo, lo cual, pese al rechazo frontal de una minoría incrédula, que atendía más a la evidencia social que al agit-prop, les garantizó catorce años seguidos de gobierno, suficientes para jugar sin oposición con las cartas marcadas con que suelen, dejando a España tan irreconocible como pretendían desde su arribada al poder y como llegaron a expresar literalmente, por boca de Alfonso Guerra.

A la vista está que, desde aquel alborear de los años 80 –con la fundamental contribución de las atrocidades zapateristas-, la salud del frentepopulismo en términos de poder ha mejorado por mor de sus viejas chirlerías, a costa de debilitar el vigor democrático de la ciudadanía y el tejido y la estructura nacionales. Corolario primero: desde la muerte de Franco hasta hoy, nuestra sociedad ha retrogradado hacia la barbarie, mientras que los ocultos proyectos del revanchismo se han cumplido o están a punto de cumplirse con el actual PSOE (Pedro Sánchez Obseso Exhumador).

Sólo en una sociedad degenerada, embrutecida e inerte, injusta e inhumana, puede germinar una publicidad como la que estos apóstatas de la virtud emplean para la difusión de sus ideas, opiniones y productos ideológicos. De este modo, sus truhanescos cantos de “modernización” y “progreso” prevalecen ahora entre nosotros.

Por fortuna, a una mayoría de españoles comienza a resultarle preocupante el convivir en una sociedad desquiciada, desenfrenada en la ostentación del vicio y de la brutalidad, con frecuencia próxima a la demencia, pasando sin transición del crimen terrorista a la permisividad migratoria, enorgulleciéndose a veces de sus torpezas y aspirando con delicia el olor de los pudrideros.

Todos los zánganos del orden social, los pillos de toda clase y condición, los maleados y malvados, los manifestantes con pólvora violenta en sus mochilas, la mafia clientelar sedienta de subvenciones, los actores de la eterna comedia que el robo, el fraude, la droga, la perversión sexual, la impostada generosidad migratoria, la insidia y el tiro en la nuca representan en las calles de los pueblos y ciudades de la España actual…, a quién pueden votar, sino a la antiespaña?

Por el contrario, ¿a quién pueden votar los espíritus libres, los hombres sencillos de la calle que padecen la injusticia, se enfrentan al abuso y oponen resistencia a estos tramposos que han arrastrado a la nación hacia un lodazal de iniquidad, ignorancia e incultura, amparados en ese sector de la población que se solaza chapoteando en la ciénaga?

Es obvio que, en las actuales circunstancias, ciertas transformaciones de la vida social española sólo pueden efectuarse desde el poder, y que no es posible emprenderlas sino a través de una formación política exenta del estigma de corrupción que inhabilita a los partidos que nos han traído al abismo de vileza en que nos hallamos. De ahí lo dramático de su fracaso si las diversas fuerzas alternativas no lograran la cohesión necesaria y acabaran condenándose al inmovilismo y, en consecuencia, condenando a sus presumibles electores a las tinieblas.

Corolario segundo: estando claro lo imperativo de unas elecciones, resulta más imprescindible la emergencia inmediata de una alternativa operante y eficiente para administrar la crisis política, institucional, cultural y social -y pronto también económica- a que nos han abocado los traidores. Es absurdo, y a mi juicio inquietante, pedir agua sin tener un cauce para recogerla, pues la realidad es que la España regeneradora se halla huérfana de representación eficaz para oponerse a los liberticidas o a sus cómplices.

Resulta insólito que escasas voces, por no decir ninguna, hayan atendido a lo contradictorio de tal propuesta y que quienes exigen elecciones no hayan sido capaces de extraer sus consecuencias. Por mi parte, me veo obligado a insistir: sin una organización política a la medida de lo que España -respetable, unida y libre- necesita, la convocatoria electoral se convertiría en la trampa que hipotecaría, tal vez de modo definitivo, un futuro ya de por sí difícil.

Primero, pues, un partido político idóneo; seguidamente, elecciones. O eso, o seguir mareando la perdiz.

Nadie sensato ha puesto nunca el carro delante de los bueyes.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Fray Gabilondo, confesor

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Anoche tuve un sueño muy gratificante. En la pantalla, tipo púlpito de potera, aparecía el hermano revestido de roquete, y se tocaba lo que no debía con un bonete. Sobre la baranda en la que apoyaba su figura señera, si bien sobredimensionada, se veía un ferraiolo de mucho estilo. No me pregunten el porqué, les mentiría y no viene al caso. Son cosas de la vida y sus interferencias consabidas que a veces nos desorientan.

Con tanta puntilla y encajes, me daba que era servita, oblato, o simplemente comboniano de infantería (los pisahormigas). Hablaba de los peces de colores con tanto entusiasmo como lo hiciera en su día Rodríguez de la Fuente, si bien no decía nada de cárcavas, de carroñeros, ni de lobos… lo que contribuyó a que le malinterpretase, porque poco a poco bajaba el tono a límites inaudibles y se centraba en los peces rojos…

Decía cosas muy aparentes, exigía concordias, amores y perdones… se deshacía en amores a los prójimos y a las prójimas y en reproches a Vox… Oía algo así como perdón. ¿Pedía perdón? ¿O Paredón? Diría que lo último, pero ya se sabe lo de los audios.

Al fondo a la derecha, donde los váteres de toda la vida –anda que no han tenido tiempo para ponerlos al fondo a la izquierda, que es donde entonan- asomaba la carita del Suárez Illana, el mascarón que viaja debajo del bauprés y de su botalón en la proa del PP. Su boca abierta expresaba admiración ilimitada y se deshacía en rubores y arrobos. ¡Cuánta candidez de un solo trago!

Por el cielo, al atardecer –di blu, di pinto di blu, ah, Modugno, qué tío- volaban las almas de las mártires concepcionistas, beatificadas, sí, las violadas, torturadas y asesinadas cruelmente por sus compañeros y compañeras de él, pero él, el mismo, miraba para otro lado, hacia el progreso que nos procuraron los socialistas, los comunistas, al fin los todos rojos, durante aquellos años de malos voluntos, de malas compañías, que se blanquean al sol, se pretenden blanquear, claro, con silencio, mientras vuelve la burra al trigo, y a profanar sepulturas y a que miremos hacia donde él lo hace con carita de bueno irredento.

¡Menuda ocasión para pedir perdón, hermano, para saldar esa cuenta pendiente que descuadró el orate del Rodríguez Zapatero!

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¿Aceptaría María Chivite los votos de Bildu?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tras el acuerdo provisional alcanzado entre PSN, Nabai e IU y que contaba con la aprobación casi unánime del Comité Regional del PSN (104 votos favorables y uno en contra) y las bendiciones del propio Zapatero, la sociedad navarra se durmió en la creencia de que amanecería con un “Gobierno de Progreso “ que finiquitara el atavismo navarrista de los sucesivos gobiernos de UPN. Sin embargo, tras la llamada urgente de Jaime Ignacio del Burgo al Secretario de Organización del PSOE José Blanco en la que le recordó el acuerdo tácito alcanzado tras el Tejerazo, el PSOE nacional desautorizó dicho Pacto y ordenó a Puras y a los socialistas navarros que se abstuvieran en la votación para permitir que el candidato navarrista de UPN, Miguel Sanz fuera investido Presidente de Navarra, episodio conocido como “mayazo”.

Tras la separación traumática de UPN y el PP en el 2008, los socialistas navarros se vieron convertidos en árbitros de la contienda política tras el acuerdo tácito entre el Presidente navarro Miguel Sanz y el socialista José Blanco en virtud del cual las propuestas políticas de los socialistas navarros eran apoyadas por UPN en un espléndido ejercicio de ventriloquismo escénico a cambio del apoyo sin fisuras del PSN en la aprobación de los Presupuestos anuales de UPN, quedando IU y Nabai como convidados de piedra.

Dicha política de apoyo incondicional a UPN desde los bancos de la oposición le acarreó al PSN la pérdida de jirones de su primitivo ideario socialista pero tras la abdicación de Sanz en el 2009 y la proclamación de Barcina como su sucesora, le condujo finalmente al poder mediante un Gobierno de coalición UPN-PSN.

Sin embargo,tras la escenificación de la ceremonia del desencuentro UPN-PSN plasmado en el “divorcio político” Barcina-Jiménez, asistimos al finiquito de la doctrina navarrista UPN-PSN que habría convertido a la Comunidad Foral durante una década en un coto privado del establishment navarro (Teoría del quesito de Miguel Sanz), debiendo de nuevo el socialista Jiménez renunciar a plantear la moción de censura contra Barcina por órdenes de Ferraz, episodio conocido como “agostazo”.

¿Aceptaría María Chivite los votos de Bildu?

EH Bildu estaría integrada por militantes de las extintas Aralar y EA así como de Sortu y estaría marcada por el estigma de su negativa a condenar el terrorismo de ETA, lo que le habría convertido a ojos del establishment español en un “paria político”. En esta coyuntura, EH Bildu deberá revisar su actual estrategia política e incorporar a su bagaje político la llamada inteligencia maquiavélica, consistente el uso de comportamiento cooperativos o combativos que le puedan reportar mayores posibilidades de adaptación en función de una situación concreta. Asimismo, la inteligencia mediática se distingue por una extraordinaria capacidad para encontrar las debilidades ajenas y utilizarlas en beneficio propio así como de realizar acciones complejas que pueden no ser entendidas en un principio por sus votantes pues sus metas se proyectan hacia un futuro mediato.

Así, dado que Chivite y el PSN intentan obtener la Presidencia el Gobierno de Navarra ignorando los 50.000 votos obtenidos por EH Bildu, la respuesta de Bildu debería ser apoyar con sus votos la investidura de María Chivite. Con esta jugada maquiavélica, EH Bildu conseguiría que la nueva Presidenta navarra quedara estigmatizada tras ser investido con los votos del “partido proscrito del establishment español”, quedando en la disyuntiva de aceptar sus votos y otorgar “la legitimidad democrática al otrora paria político” (EH Bildu) o convocar nuevas elecciones forales en las que previsiblemente Navarra Suma rozaría la mayoría absoluta, Bildu se convertiría en la segunda fuerza política del arco parlamentario navarro y el PSN quedaría reducido a su mínima expresión.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Colágeno: un relato oscuro (1)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Definición de Colágeno: Molécula proteica que forma fibras llamadas fibras colágenas. Estas se encuentran en todos los organismos vivos pluricelulares. Son secretadas por las células del tejido conjuntivo, como los fibroblastos y es el componente más abundante en la piel y en los huesos.

Aquella mujer en torno a los 45 años presentaba una belleza nada común y, sobre todo, una lozanía que le hacía parecer diez años más joven.

Laura – así la llamaremos – nada más salir de la universidad con el título de Economía bajo un brazo y el de abogado en el otro, ya estaba elaborando lo que sería su futuro: llegar a lo más alto. Para ello la naturaleza le había donado belleza, inteligencia y decisión. No iba a echar en saco roto esos dones. A los veintisiete años fue propuesta para vicedirectora de relaciones laborales en la empresa donde trabajaba, puesto que exigía más dedicación a su trabajo, pero que ella veía como otro escalón hacia arriba. Ya estaba casada desde hacía un año y era feliz. Esa felicidad vino a turbarla su embarazo. ¡Por nada del mundo iba a consentir que este “contratiempo” cortara las alas de sus ambiciones!

Todo el mundo creyó la versión que ella dio del su divorcio porque no hubo otra versión; su marido nunca dijo nada a nadie. Pero, fiel a sus creencias y a su concepto de la vida y el derecho inalienable a ella, no cedió ante el aborto. Laura argumentó que ella y solo ella era la dueña de su cuerpo y, por lo tanto, solo a ella le correspondía decidir sobre “lo que había dentro de él”.

  • Lo que vive dentro de ti es un nuevo ser que está llamando a la vida. Tu cuerpo es tuyo, pero el cuerpo de quien está dentro de ti no te pertenece; es un ser vivo diferente a ti, diferente a mí. Un ser vivió único e irrepetible. Es mi hijo tanto como es tu hijo y yo no quiero impedir que ese hijo mío y tuyo muera antes de nacer”.

Laura hizo oídos sordos a los argumentos de su marido; en realidad solo tenía oídos para ella misma, para su trabajo y para su futuro en el que no entraba un hijo.

El divorcio se consumó en poco tiempo, aunque antes su marido ya había abandonado la casa común. Sabía que no podía ganar en una sociedad que ha instituido el aborto como un derecho solo de la mujer, en el que el padre biológico del niño es un simple comparsa y el que espera a la vida en el claustro materno ni siquiera existe.

Pasaron los años y Laura cumplía su plan de futuro. Ya era directora de relaciones laborales. En esos momentos cumplía 36 años. Su vida la gastaba en su trabajo en viajes exóticos, en reuniones de amigos y en conocer hombres que nunca le hacían olvidar al único hombre que amó: su exmarido con el que en alguna ocasión intentó hablar a lo que él se negó siempre. Cada vez que un hombre entraba en su vida, la relación terminaba pronto porque el vacío que le dejó su único amor y que intentaba llenarlo con amor nunca pudo llenarlo. De uno de aquellos amores furtivos y mercenarios quedó de nuevo embarazada. Su sorpresa fue enorme y se maldijo a sí misma.

  • Ahora que estoy tocando el nombramiento de vicepresidenta de la empresa…Debo ser tonta. A mis 39 años me he vuelto a meter en un charco que podría ahogar mis ambiciones. Pero, no sucederá.
    Una vez consumado el aborto, la vida de Laura en nada cambió, salvo en que cada vez que se encontraba sola en casa o en alguno de los hoteles a los que viajaba por asuntos laborales, siempre estaba acompañada por una botella de alcohol a la que recurría para intentar tapar lo que afloraba en la soledad. En esos momentos de soledad y silencio, lo que estaba oculto, pero no muerto, penetraba en su mente produciéndole un vacío emocional tremendo al que no encontraba salida.

Con el paso del tiempo el alcohol ya no fue suficiente y acudió a los somníferos y ansiolíticos. Un día por la mañana al verse en el espejo comprobó que unas incipientes arrugas bordeaban sus bellos ojos y que unas pequeñitas ojeras los afeaban. Tembló: ¡su belleza se marchitaba!


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish