Connect with us

Deportes

Igualdad en un clásico con derroche de esfuerzo (1-1)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Fue un clásico de mutuo despanzurramiento. Casi una parte para cada uno. El Madrid bien al inicio y al final; el Barça, en el intervalo amplio del partido.

Al Madrid le sonrió pronto el partido con el gol de Lucas. Combinación entre Vinicius y Benzema que remató el gallego anticipándose con listeza a Lenglet.

El cauce del juego madridista era Vinicius. Su encuentro con Benzema.

Tras el gol, el Barcelona intentó asumir la iniciativa. Mateu Lahoz hizo de picador estricto del partido y puso el listón alto con una amarilla tiquismiquis a Ramos.

El Barcelona empujaba sin claridad. No estaba Messi y esa banda chollo que fue de Alba en el partido de Liga estaba bien tapada por Lucas y Carvajal. Coutinho tampoco terminaba de irse, apuntaba solamente con un estilo algo entristecido, de brasileño con saudade.

Lo peligroso del Barcelona en esos minutos eran sobre todo los movimientos de Suárez, amagos que estresaban a Varane.

Pero en cuanto podía, el Madrid le devolvía la presión, se instalaba muy arriba, y el Barcelona sufría para sacarla. Vinicius llegó con peligro aunque su velocidad necesitaba el criterio de Benzema para aclararse.

En esa presión alta del Madrid los defensas culés temblaban, pero en el minuto 19 la superaron y Malcom lo tuvo muy fácil para quedarse solo frente a Keylor, que remedió lo que se perdía por Marcelo.

En ese punto cambió la primera parte. El Barcelona vio una mina allí y orientó su fútbol hacia Malcom.

En el Madrid la presión fue remitiendo, y el plan B fueron breves apuntes de Modric y Benzema. Kroos era invisible. Se notó cuando Semedo cruzó el campo entero. Entre Vinicius y Marcelo faltaba la ayuda del interior, pese al enorme esfuerzo de Llorente.

Todo llegaba por ahí: un córner de Piqué, ocasión de Semedo, palo de Rakitic y un Suárez contra Keylor. Todo originado por Malcom. Es decir, por Marcelo.

Esa banda ya era una grieta abierta que hundía al Madrid. Benzema se pasó minutos sin tocar balón y Vinicius se acabó convirtiendo en otro Lucas. Bajó a defender lo suyo y lo de Marcelo.

El Barça era un monólogo de Malcom contra la insufiencia del lateral, y el Madrid otro de Vinicius hecho un Hamet al llegar al área. Vinicius abajo y arriba. Pero Vinicius sin terminación. Le lanzaban pelotazos que él ganaba como un 9 solitario, y provocaba contrataques en los que solo faltaba que alguien (Benzema, sabio de la tribu) pusiese algo de criterio.

Se le fue desventando el dominio al Barcelona. El clásico estaba siendo un Vinicius contra Malcom. Algo más bien impreciso.

Pero el Madrid no volvió a sacar su presión tras el descanso. Quedó ya aculado y el balón lo tuvo el Barcelona hasta el empate y después. Malcom marcó tras remate de Suárez al palo. Un gol de asedio y merecido.

Messi ya calentaba y su salida a la banda era presagio del gol.

Se lesionó Llorente después. Hiperactividad, mucho “despliegue” y poca pausa, y entraron Bale y Vidal. Cambiaban los protagonistas.

La incapacidad del Madrid para triangular era llamativa, aunque no una novedad en estos clásicos. El Madrid se despedía de su caballos y se colocaba como en el Oeste cuando tumban la diligencia para protegerse de los indios mientras queden balas.

Messi provoca en el Madrid un miedo cinematográfico. El Madrid es la rubia tonta y Messi la persigue. Parece Viernes 13. Ese Madrid arrinconado es una constante generacional, pero esta vez fue algo más ambiental que futbolístico. Consiguió el Madrid con los minutos que el dominio culé (messicéntrico y peor sin Malcom) fuera poco productivo, e incluso pudo marcar en una clara contra en la que Bale decidió erróneamente apostarlo todo a su pierna derecha.

Recuperó el balón el Madrid al final buscando mucho a Bale y el partido acabó equilibrado y tranquilo. Como calmado, entrópico, prometiendo otro zafarrancho para la vuelta.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deportes

El PSG saca los colores a un Madrid sin alma (3-0)

Published

on

Angel Di Maria celebra un gol
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Real Madrid dejó un pobre imagen este miércoles en París tras encajar la primera derrota de la temporada (2-0) en el partido inaugural de la fase de grupos de la ‘Champions’, un duelo decidido con un doblete del exmadridista Di María antes de la primera parte, cuando los blancos pasaron sus peores momentos.

El Parque de los Príncipes fue el primer test serio para el Real Madrid de Zidane y lo suspendió con rotundidad. Ni tan siquiera consiguió añadir emoción a un partido que evidenció las carencias defensivas del 13 veces campeón de Europa. Tanto Carvajal como Varane fueron un auténtico regalo para los franceses, que jugaron a su gusto.

Tras los empates con Levante y Villarreal en Liga, el Madrid hincó la rodilla en su quinto envite del curso, el primero con entidad, y demostró que su plantilla ni es larga, ni está bien confeccionada. Sin apenas centrocampistas disponibles y con una amplia lista de ausencias, Zidane no supo tocar la tecla que cambiase el decorado con el marcador en contra.

Los blancos jugaron con una desesperación inusitada y con la impaciencia que debería haberle evitado su enorme experiencia. Entre el exsevillista Sarabia y el senegalés Gana Gueye, el dominio del PSG fue total en la sala de máquinas. Y cuando el marcador dio la mano a los franceses, la posesión se convirtió en su mejor aliado.

La noche arrancó mal para un Madrid que sufrió con las dudas de Militao y con el resultado desde bien pronto. Se rozaba el cuarto de hora y Di María ajustició a sus excompañeros con un zurdazo violento tras recibir un pase del español Juan Bernat. El tanto alivió a los de Tuchel y les permitió mejorar el control del encuentro pese a las importantes bajas de Neymar, Mbappé y Cavani.

Un disparo de Hazard, que lo intentó sin suerte y una falta de Bale, que acarició el larguero, fueron las únicas ocasiones de un Madrid que a punto estuvo de ‘enchufarse’ al partido con una vaselina de Bale. El galés controló el balón con la mano y el gol fue anulado tras la revisión del VAR. Esa jugada hubiera cambiado el desenlace para los de Zidane.

El equipo merengue trasmitió tristeza e incapacidad cuando llegó el 2-0, obra también del argentino Di María. El ‘fideo’ conectó un zurdazo desde la frontal del área y sentenció a su rival sin ningún temor a celebrar su doblete pese a su pasado blanco. A partir de ahí, el Real Madrid fue sólo Benzema.

Y ni la presencia del ariete francés -el seguro más fiable en los últimos tiempos- pudo equilibrar la balanza. También marcó en una jugada anulada por claro fuera de juego de Lucas Vázquez. El PSG, por su parte, buscó el tercero para no despertar a la bestia. La duda es si la bestia es la que era hace dos temporadas cuando Zidane no había anunciado su adiós.

A diez minutos para el final llegó otro cabezazo de Benzema, que tampoco cogió portería. Keylor Navas no tuvo que parar un solo balón del Real Madrid en todo el partido, un claro síntoma de lo que fue el conjunto blanco, que sigue sufriendo cada vez que falta Sergio Ramos. Su ausencia en los cinco últimos partidos se saldó con cinco derrotas.

Para colmo, el PSG no levantó el pie del acelerador y sentenció con el tercero en un contraataque. Otra vez Bernat protagonizó la construcción de la jugada y Meunier fue quien machacó a Courtois y al Real Madrid en un partido para olvidar antes de visitar al Sevilla de Lopetegui este domingo. Esta temporada ya se le está haciendo larga y sólo acaba de empezar.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

Despiden a periodista deportivo italiano por decir que la única forma de detener a Lukaku sería “con 10 plátanos”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Un periodista deportivo, especializado en fútbol, fue despedido este fin de semana en Italia por hacer un comentario –que se consideró racista– sobre el futbolista Romelu Lukaku, de ascendencia congoleña, mientras hablaba de sus cualidaes deportivas durante un programa radial, informa Il Fatto Quotidiano.

El experto deportivo Luciano Passirani elogiaba en ese momento las cualidades de Lukaku, quien se sumó esta temporada al Inter de Milán. Sin embargo, en un intento por destacar aún más las cualidades del jugador de nacionalidad belga, el experto no encontró mejor forma que decir que “solo se puede parar a Lukaku dándole 10 plátanos para comer”.

A pesar de que Passirani intentó explicar que lo que había dicho era una “broma”, sus declaraciones causaron indignación en las redes sociales y entre los oyentes de la radio, por lo que pocas horas después fue despedido de su trabajo.

Disculpa pública

Al día siguiente, el periodista deportivo aseguró no ser racista y lamentó la situación, explicando que durante su carrera conoció a muchos jugadores de color y nuca tuvo ningún problema, según el medio Corriere dello Sport. “Me gustaría disculparme con Lukaku en persona”, dijo Passirani.

“El fútbol es un juego para todos y no debemos aceptar ninguna forma de discriminación que lo avergüence. ¡Espero que las federaciones de fútbol de todo el mundo reaccionen fuertemente ante todos los casos de discriminación!”, escribió por su parte Lukaku días atrás en su cuenta de Instagram, refiriéndose a otro incidente racista del que fue víctima, cuando fanáticos del Cagliari lo acosaron con supuestos ‘cantos de monos’ durante un partido.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

El oro de China, el partido de baloncesto más visto en la historia de la televisión española

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La selección española de baloncesto no solo marcó el domingo una nueva página dorada en la historia del combinado nacional conquistando su segundo título mundial. El partido de la final del Mundial de China frente a Argentina registró una audiencia media de 6,17 millones de espectadores y un 46,5 % de cuota de pantalla, lo que supone el máximo histórico para un partido de baloncesto en España.

Según datos de Barlovento extraídos de Kantar Media, el minuto de oro se produjo a las 15:55 horas, a poco de pitarse el final, cuando se concentraron 8,5 millones de espectadores, esto es, el 55,8 % de cuota.

Sin embargo, más de 9,5 millones de personas tuvieron contacto en algún momento con el partido que enfrentó a España con Argentina y cuya emisión fue de 113 minutos.

Cuatro fue la cadena que registró mejor audiencia el pasado domingo, con un 15,9 % de cuota, su mejor dato desde julio de 2008. En lo que va de septiembre, la audiencia de Cuatro ha sido del 6,4 %, de los que 2,2 puntos proceden del Mundial de baloncesto.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: