La España nacionalcatólica de Franco (1): «Ya hemos pasaaao» - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Historia

La España nacionalcatólica de Franco (1): «Ya hemos pasaaao»

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Laureano Benítez Grande-Caballero (Extraído del libro «El Himalaya de mentitas de la memoria histórica») Reconozco que, visto el tétrico panorama de esta España gótika creada a golpe de aquelarre y pucherazo, pocas giliprogresías me pueden impactar y hacer que el rictus del pasmo y estupor asomen a mi rostro: he visto desde un fuck police grafiteado en una pared, hasta el odioso refugees welcome, entre otras comancherías varias. Mas hace unos días, paseando por Madrid, vi la joya de la cornamenta de Lucifer, esa piedra que dicen que cayó de su frente cuando se rebeló contra Dios: era un cartel de gran tamaño donde se decía aquello de «No pasarán: Madrid será la tumba del fascismo». Im-presionante.

Otra vez ese conjuro, esa proclama, esa arenga, surgida como un extraño poltersgeist de las checas del 36, de un túnel del tiempo en forma de escalera por la que los demonios suben y bajan desde la Ribera de Curtidores de Madrid ―donde se patentó ese cartelito en el 36―, hasta las lóbregas mansiones del inframundo. Es decir, como una «escalera de Jacob», pero en el lado oscuro, en el tostadero de Pedro Botero ―vaya, otro Pedrito por aquí―.

Me alegró mucho ver ese enloquecido cartel, porque si los luciferinos estalinianos lo pusieron en el 36 y sufrieron la más ignominiosa de las derrotas, pues ese mal fario lo volverán a tener ahora, ya que la frase está completamente maldita. Solo falta que una «Pasionaria» ―una femen podría servir, una bruja barata, o una de esas tiorras perturbadas que vomitan bilis y clavos en las tertulias― se suba a un estrado, se arregle el pelo a la moda de aquellos años y diga ―como dijo «La Pasionaria», quien el 19 de julio de 1936, en el Ministerio de la Gobernación―: «¡Obreros! ¡Campesinos! ¡Antifascistas! ¡Españoles patriotas!… Frente a la sublevación militar fascista ¡todos en pie, a defender la República, a defender las libertades populares y las conquistas democráticas del pueblo! […] Todo el país vibra de indignación ante esos desalmados que quieren hundir la España democrática y popular en un infierno de terror y de muerte». En fin, que totalitarios marxistas, dictadores de marchamo soviético llaman a la lucha para defender la «democracia» y las «libertades populares» de la República (sic).

Pero, como cantaba tan requetebién la Celia Gámez, «ya hemos pasaaaaooooo».

Fascismo, fascista, facha, fachita…pocas palabras se han degradado tanto desde la Transición como la palabra «fascista», ya que, por la manía izquierdista de llamar así a todo aquel que disienta de la ideología progre y de los paradigmas «oficiales» del pensamiento «correcto», el vocablo se ha prostituido tanto que ya no significa absolutamente nada, excepto que, vuelto como una especie de boomerang contra el que lo pretende lanzar como un insulto, su único significado es etiquetar como «progre» y/o «rojo» al que lo arroja contra los demás. Algo parecido sucede con otros vocablos, como «machista», «racista», etc…

El copyright del no-pasarán ha hecho historia en nuestra dictacracia, ya que se ha usado con profusión en las campañas electorales, como hizo en 1996 Felipe González, como si el Partido Popular de entonces fuera el Bando Nacional franquista de la Guerra Civil. Impresionante. Y hoy día no solo se sigue escupiendo esa frase, sino que cada vez se utiliza con mayor profusión: no pasarán los capitalistas, los heteros, los patriarcas, la ley mordaza, los machistas, los patriotas… Ahí los tenéis, a los nopasaranes, formando ridículas y epatantes cordadas por las calles de España, con pancartas plagiadas de aquella del 36, amenazando con tumbas a quienes no les bailan el agua, en tal cantidad, que no habrá cementerio que pueda acoger tantas sepulturas. Y es que el rojerío es así: por un lado te quiere enterrar en las tumbas de sus nopasaranes, pero por el otro disfruta de lo lindo desenterrando momias y profanando cadáveres.

¿Fue el franquismo verdaderamente un régimen fascista? Estamos ante una de las más elevadas cumbres del Himalaya de mentiras, y eso que estas montañonas tienen curvas y barrancas para dar y tomar.
Responder al interrogante de si el Régimen de Franco fue o no fascista ha motivado un amplio debate historiográfico que, partiendo de posturas encontradas y diversas corrientes interpretativas, ha desembocado en una conclusión unánime: Franco no fue fascista. Da igual la adscripción ideológica del investigador, porque el resultado final siempre es el mismo, con más o menos matices. La unanimidad sobre este punto es tal, que incluso en la misma Wikipedia —la enciclopedia de Soros— se afirma que la catalogación de este régimen dentro del fascismo suele ser rechazada o discutida por parte de los especialistas en el tema, muchos de los cuales afirman incluso que al franquismo hay que ubicarlo exactamente en las antípodas del fascismo, debido a que su eje vertebrador fue el nacionalcatolicismo.
En efecto, el fascismo hunde sus raíces en una ideología idealista, vitalista y voluntarista ―en palabras de Stanley Paine―, profundamente pagana, que pretende cambiar y ordenar un mundo sumido en el caos usando para ello la acción, la fuerza de la voluntad, la energía de élites superiores ―el «superhombre» de Nietzsche—, incluso la violencia, creencia que otorga al fascismo una querencia por la guerra y el imperialismo. Es decir, que el fascismo es un movimiento descristianizado, fundamentado en componentes fuertemente sincretistas que después se integraron en la «Nueva Era».

Es ya de dominio público el poderoso influjo que ejercieron en el nazismo las ideologías iniciáticas de sectas donde se hibridaban el pangermanismo con los saberes ancestrales ocultos. Aunque con menor relevancia, también el fascismo italiano estaba imbuido de esa atmosfera iniciática, que describe así Umberto Eco: «Culto de la tradición, de los saberes arcaicos… cultura sincrética, que debe tolerar todas las contradicciones. La gnosis nazi se alimentaba de elementos tradicionalistas, sincretistas, ocultos; la fuente teórica más importante de la nueva derecha italiana ―Julius Evola―, mezclaba el Grial con los Protocolos de los Ancianos de Sion, la alquimia con el Sacro Imperio romano…».

Resulta meridianamente claro que el franquismo, al estar cimentado en el más acendrado catolicismo, no tuvo absolutamente nada que ver con sociedades secretas ni movimientos iniciáticos, por lo cual está exento de cualquier simbolismo oculto, a no ser que alguna mente calenturienta pretenda ver griales en la bandera del águila de san Juan ―que el franquismo heredó de los tiempos de Isabel la Católica―, o en el brazo de santa Teresa que Franco tenía en su dormitorio, o en el yugo y las flechas también isabelinos, remedo castizo de las «fascies» mussolinianas. Y hay que estar loco de atar para ver en la Adoración Nocturna ―a la que pertenecía Franco desde joven― un remedo de la ocultista «Sociedad de Thule», que creó el protonazismo. En definitiva, el nacionalcatolicismo franquista es justamente lo contrario del paganismo fascista.

Lejos de cualquier oscurantismo o modernismo, la raigambre católica del franquismo no bebía en ninguna filosofía moderna futurista, ni ultraísta, ni modernista, sino en los más tradicionales hontanares de la fe católica, donde el mundo, ordenado por Dios y sometido a él, no precisa de superhombres ni de élites superiores, ni de acciones más o menos violentas para llevarlo a su consumación.

Incluso la Falange, que como ideología y movimiento presenta componentes del fascismo con más claridad, al definirse como católica, estableció una frontera insalvable con el fascismo italiano, hasta el punto de que el mismo José Antonio, durante una visita a Italia, manifestó su repudio por la parafernalia pagana que envolvía al fascismo de Mussolini.

Sin embargo, Franco siempre mantuvo distancias con la Falange, aunque sus principios nutrieran los principios del «Movimiento Nacional», porque desconfiaba de sus proclamas sociosindicalistas, y porque la consideraba demasiado revolucionaria y modernista, por lo cual se sintió siempre más próximo al tradicionalismo carlista, que bebía más en la catolicidad y en las tradiciones patrias.

Como afirman Zaratiegui Labiano y García Velasco(https://publicaciones.unirrioja .es/catalogo/online/Historia_nuestro_tiempo_5/pdf/118_Zaratiegui.pdf Zaratiegui Labiano y García Velasco), citando al hispanista italiano Alfonso Botti, «el nacionalcatolicismo es una ideología político-religiosa que, mediante un discurso legitimador basado en la consustancialidad católica de la Nación española y unas prácticas coercitivas, intenta garantizar las condiciones para que el desarrollo del país pueda realizarse a resguardo de los peligros de revolución y secularización implícitos en la modernización capitalista. Se trataría de una ideología no arcaizante y anti moderna, sino preocupada por filtrar los aspectos evaluados como compatibles con la modernidad (en sus aspectos exclusivamente técnicos y económicos, así como en su dimensión más típica burguesa).
Estaríamos ante una concepción instrumental de la modernidad, en la que se aceptan las innovaciones técnicas y la mentalidad burguesa más convencional, pero no la conciencia crítica moderna. El catolicismo victorioso en la Guerra Civil se lanzó a la reconquista espiritual de España y a la construcción de una cultura nacional católica. Este fue el proyecto cultural del franquismo en sus dos primeras décadas».

(CONTINUARÁ)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Historia

El papel del Cristianismo en la Batalla de Lepanto que recientemente ha reivindicado Santiago Abascal

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La Batalla de Lepanto fue uno de los combates navales más célebres de la historia. Tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 en este territorio ubicado en Grecia, hoy conocido como el golfo de Corinto. Allí combatieron unos 100 mil hombres entre la armada del Imperio otomano contra la de una coalición cristiana, llamada Liga Santa.

Una contienda donde la victoria cristiana permitió alejar la amenaza de que los turcos, aliados con los moriscos españoles, asentaran su presencia en la Península Ibérica. Roma celebró la victoria. Desde aquel momento, la flota del Imperio otomano parecía ahora menos imbatible, y el Papa Pío V estaba empeñado en que la Cristiandad jamás lo olvidara. Y vaya si lo consiguió.

Como hemos comentado, la batalla tuvo lugar 7 de octubre, que caía el primer domingo del mes. A partir de aquella fecha, el rezo del Rosario se popularizó. El motivo fue el siguiente: Según relatan, durante la Batalla de Lepanto, el Papa Pío V aguardaba noticias de la contienda desde Roma recitando el Rosario. En un momento dado, el Papa salió de su capilla anunciando, sin tener aún la certeza y el parte oficial, que la Santísima Virgen había concedido la victoria a los cristianos.

De esta manera, cada 7 de octubre la Iglesia católica celebra una fiesta al rezo del Rosario, ya que se atribuyó la victoria directamente a la intercesión de la Virgen María. En este punto cabe recordar que el Rosario es un rezo que conmemora los veinte misterios de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, recitando después de cada uno de ellos un padrenuestro, diez avemarías y un ‘gloria Patri’.

Vox recordó recientemente la importancia de la batalla

No es habitual que entre la clase política española se haga alusión a acontecimientos históricos de siglos pasados. Sin embargo, hace unos meses, el partido político de Vox resucitó la Batalla de Lepanto. Fue durante la campaña de las Elecciones Europeas celebradas el pasado mes de mayo. Durante un acto, el partido que dirige Santiago Abascal afirmó que Europa debía su supervivencia a los barcos españoles, ya que fueron capaces de frenar el avance turco hacia Occidente.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ciencia Y Tecnología

Un estudio refuerza la teoría de que los caribes eran caníbales

Published

on

El estudio del hallazgo revela que la presencia de los caribes en la región era mucho más prominente, lo que le da crédito a Cristobal Colón.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La tecnología del siglo XXI ha avalado la veracidad de los desgarradores testimonios de Cristóbal Colón sobre la práctica del canibalismo por los indios caribes.

Utilizando análisis equivalentes al reconocimiento facial, los investigadores analizaron los cráneos de los primeros habitantes del Caribe, descubriendo las relaciones entre los grupos de personas y poniendo al descubierto antiguas hipótesis sobre cómo las islas fueron colonizadas por primera vez.

Un hallazgo sorprendente del estudio, publicado en Scientific Reports, fue que los caribes, que habitaban América del Sur y supuestos caníbales, invadieron Jamaica, La Española y las Bahamas, revocando medio siglo de suposiciones de que nunca llegaron más al norte que Guadalupe, en las Pequeñas Antillas.

“Pasé años tratando de demostrar que Colón estaba equivocado cuando tenía razón: había caribes en el norte del mar Caribe cuando llegó el explorador”, dijo William Keegan, conservador de arqueología caribeña del Museo de Historia Natural de Florida. “Vamos a tener que reinterpretar todo lo que creíamos saber”, agregó el experto.
Cráneos caníbales

Utilizando análisis equivalentes al reconocimiento facial, los investigadores analizaron los cráneos de los primeros habitantes del Caribe, descubriendo las relaciones entre los grupos de personas.

Utilizando análisis equivalentes al reconocimiento facial, los investigadores analizaron los cráneos de los primeros habitantes del Caribe, descubriendo las relaciones entre los grupos de personas.

Colón había contado cómo los pacíficos arawaks en las modernas Bahamas estaban aterrorizados por saqueadores que describió erróneamente como ‘Caniba’, los súbditos asiáticos de Gengis Khan. Sus sucesores españoles corrigieron el nombre, llamándolos ‘Caribe’, unas décadas más tarde, pero los nombres de sonido similar llevaron a la mayoría de los arqueólogos a una confusión: ¿cómo pudieron los caribes haber estado en las Bahamas cuando su puesto de avanzada más cercano estaba 1.500 kilómetros al sur?

Pero los cráneos revelan que la presencia de los caribes en la región era mucho más prominente de lo que se pensaba anteriormente, lo que da crédito a las afirmaciones de Colón.

Los primeros habitantes del Caribe

Alrededor del año 800 d. C., se dirigieron al norte, hacia La Española y Jamaica, y luego a las Bahamas, donde estaban bien establecidos cuando Colón llegó.

Estudios anteriores se basaron en artefactos como herramientas y cerámica para rastrear el origen geográfico y el movimiento de personas a través del Caribe a lo largo del tiempo. Agregar un componente biológico pone la historia de la región en un enfoque más agudo, dijo Ann Ross, profesora de ciencias biológicas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y autora principal del estudio.

Ross utilizó puntos de referencia faciales en 3D, como el tamaño de la cuenca del ojo o la longitud de una nariz, para analizar más de 100 cráneos que datan de aproximadamente el 800 d.C. al 1542. Estos puntos de referencia pueden actuar como un indicador genético para determinar qué tan cerca están las personas relacionadas entre sí.

El análisis no solo reveló tres grupos distintos de personas del Caribe, sino también sus rutas de migración, que fueron “realmente sorprendente”, dijo Ross.

La observación de los rostros antiguos muestra que los primeros colonos del Caribe vinieron de Yucatán, y se mudaron a Cuba y las Antillas del Norte, lo que respalda una hipótesis previa basada en similitudes en las herramientas de piedra.

Los hablantes de arawak de la costa de Colombia y Venezuela emigraron a Puerto Rico entre 800 y 200 a.C., un viaje también documentado en cerámica.

Alrededor del año 800 d. C., se dirigieron al norte, hacia La Española y Jamaica, y luego a las Bahamas, donde estaban bien establecidos cuando Colón llegó.

La monarquía española inicialmente pagaba a los indígenas por su trabajo, pero revirtió su posición después de recibir informes de que se negaban a convertirse al cristianismo

Sin embargo, los primeros habitantes de las Bahamas y la Española no eran de Cuba como comúnmente se pensaba, sino del noroeste del Amazonas: los caribes. Alrededor del año 800 d. C., se dirigieron al norte, hacia La Española y Jamaica, y luego a las Bahamas, donde estaban bien establecidos cuando Colón llegó: “estuve perplejo durante años porque no tenía este componente bahameño. Por eso, estos restos son tan claves, pues cambiarán la perspectiva sobre los pobladores la población del Caribe”, aseveró Ross.

Para Keegan, el descubrimiento resuelve un enigma que lo atormentó durante años: por qué un tipo de cerámica conocida como meillacoide aparece en La Española en el año 800 D.C, en Jamaica alrededor del 900 y en las Bahamas alrededor del 1000.

“¿Por qué esta cerámica era tan diferente de todo lo que vemos? Eso me había inquietado”, dijo. “Tiene sentido que la cerámica meillacoide se asocie con la expansión caribe”.

La aparición repentina de la cerámica meillacoide también se corresponde con una reorganización general de los humanos en el Caribe después de un período de tranquilidad de 1.000 años, más evidencia de que “los invasores caribes estaban en movimiento”, dijo Keegan.

Canibalismo y esclavización

Entonces, ¿había algún sentido en los cuentos de canibalismo?

Posiblemente, dijo Keegan, los arawaks y los caribes eran enemigos, pero a menudo vivían cerca, con matrimonios ocasionales antes de que estallaran las enemistades, dijo Keegan. “Tal vez hubo algo de canibalismo involucrado. Si necesitas asustar a tus enemigos, esa es una muy buena manera de hacerlo”.

La monarquía española inicialmente pagaba a los indígenas por su trabajo, pero revirtió su posición después de recibir informes de que se negaban a convertirse al cristianismo

Sea o no exacto, la percepción europea de que los caribes eran caníbales tuvo un tremendo impacto en la historia de la región, dijo. La monarquía española inicialmente insistió en que a los indígenas se les pagara por el trabajo y se los tratara con respeto, pero revirtió su posición después de recibir informes de que se negaban a convertirse al cristianismo y comían carne humana.

“La corona dijo, ‘bueno, si se van a comportar de esa manera, pueden ser esclavizados’. De repente, todas las personas nativas en todo el Caribe se convirtieron en caribes en lo que concernía a los colonos”, puntualizó Keegan.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Historia

El martirio a los curas en 1937: «Lo torearon desnudo y le remataron con un cuchillo de matar cerdos»

Published

on

Imagen de Enrique Boix (1900-1937) difundida por el Arzobispado de Valencia
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

«Lo ataron desnudo a un limonero, lo dejaron toda la noche allí, y al día siguiente le torearon como a un animal, clavándole agujas de hacer jersey y, con un cuchillo de matar cerdos, le dieron el estoque final».

El canónigo de la Catedral de Valencia Arturo Climent ha publicado un libro sobre el sacerdote valenciano Enrique Boix (1900-1937), en proceso de canonización, que murió a los 36 años de edad martirizado en Llombai, su localidad natal, en el año 1937 durante la Guerra Civil.

La finalidad de esta publicación es «que no se pierda la memoria de un sacerdote bueno, trabajador, enamorado de Jesucristo, que se dedicó a vivir a pleno pulmón su ministerio en distintas parroquias hasta que fue apresado y sufrió un martirio inhumano, horrible y cruel», ha explicado Arturo Climent.

La persecución de la Segunda República contra la Iglesia española, hasta 1936 y durante la Guerra Civil, le costó la vida a 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas, de acuerdo con un estudio del historiador Antonio Montero Moreno.

El libro sobre Enrique Boix, que ha sido prologado por el canónigo Ramón Fita, delegado episcopal para la Causas de los Santos de la Archidiócesis de Valencia, incluye la biografía de Enrique Boix, con fotografías de lugares vinculados a él, y recoge también los perfiles de los siervos de Dios nacidos en Llombai, Vicente Bartual Lliso y Rafael Donat Lloret, así como del beato José Ferrer, natural de Algemesí, todos ellos martirizados en 1936, también en pleno conficto bélico.

Enrique Boix Lliso nació en Llombai el 20 de julio de 1900 dentro de una familia cristiana. Tras su ordenación sacerdotal en 1925 sus primeros cargos parroquiales los desempeñó en Xixona, Simat de Valldigna, Senija y Xeresa hasta que fue nombrado capellán de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y de las Madres Franciscanas en Alzira.

En Alzira fue vicario de la parroquia de San Juan Bautista, director de la Juventud Obrera, consiliario de jóvenes de Acción Católica «y alma de muchas organizaciones juveniles católicas, por lo que es recordado como el cura de los jóvenes», ha añadido Climent.

Al estallar la Guerra Civil «le avisaron que irían a por él porque lo consideraban un cura demasiado influyente en la ciudad», según el autor del libro. Boix se marchó a Algemesí, donde fue detenido en enero de 1937 «y sin juicio, fue llevado a la cárcel y entregado al Comité de Llombai que se lo llevó y lo encerró en un local».

Finalmente, el sacerdote fue conducido al claustro de la parroquia, convertido en vaquería, donde fue martirizado el 24 de enero de 1937. Según el relato de testigos que presenciaron el martirio, «lo ataron desnudo a un limonero, lo dejaron toda la noche allí, y al día siguiente lo torearon como a un animal, clavándole agujas de hacer jersey y con un cuchillo de matar cerdos, le dieron el estoque final». Tal como ha explicado Climent, «Enrique Boix murió dando testimonio de Cristo con valentía, amor y perdonando a sus asesinos».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: