Connect with us

Opinión

La magia de la Navidad

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde que comenzó el Adviento este 27 de noviembre, que fue el primer sábado, la liturgia cristiana, católica por más señas, sana, milenaria y positiva, marca nuestras vidas de un modo muy especial, paso a paso, día a día y le pese a quien le pese. Nos produce alegría, mira tú y nos inunda de gozo, nos anega y nos hace mejores, nos suaviza los contornos perimetrales, nos ahueca y nos presta una confianza y una luz conmovedora. Quieras que no –velis nolis- barruntas algo que nos supera y trasciende a la mayoría ecuménica, un no se qué, que queda en nosotros y eso reconforta mucho.

La Navidad, la conmemoración histórica de la venida de Cristo a la Tierra, cumple exactamente 2017 años en estos días del 2016. La era cristiana se introdujo más bien tarde y lo fue por el abad Dionisio el Exiguo, que murió en el año 540 después de Cristo. Estábamos en el año 753 de la era romana –ab urbe condita se decía según Tito Livio- cuando nace Jesús, año que considera este abad como año uno de la era cristiana, debiendo ser el cero de esta era, por lo que Cristo parecía nacer antes de Cristo, por culpa, según dicen, de esta omisión del 0 en una cuenta de sistema decimal.

Loading...

Error de este Dionisio, el matemático monje escita y enano, del siglo V, que inventó lo del anno dómini, iniciando la era cristiana, que vivimos en occidente, antes de tiempo porque se olvidó del año cero. Vete a saber. Yo lo apunto con la mejor voluntad y he añadido un año jubilar. Es todo lo más que ocurre y no es para tanto ¿Pasa algo?

La conmemoración entre los primeros cristianos, perseguidos y azacanados, sin duda, no pasaría de una tierna liturgia. Poco a poco se fue revistiendo como la conmemoración fundamental que es y que llenó el bajo medievo de poesía. San Francisco, inventor del belén en la intimidad de las familias, a finales del XII y principios del XIII, que no es ninguna futesa, sacó la Navidad de aquella celebración monacal preñada de liturgias gregorianas y la extendió hacia los sencillos villancicos familiares en torno a la lumbre de los hogares.

Festejamos con alborozo el concepto y la estética navideña, que caló en nuestra civilización cristiana desde finales del XVIII y a lo largo del XIX y que procede de los románticos, la modernidad de entonces, gentes de la talla de Goethe, Schiller, Shelley, Keats y muy especialmente Irving y Dickens, nada menos, a caballo del victorianísmo inglés, que va, en su largo reinado desde 1837 a 1901, dando una nueva estética propia y que armoniza todos estos hábitos y liturgias, hacia una fiesta muy familiar, que mantiene el belén y el portal, en el catolicismo de la contrarreforma, con la escena más realista posible de lo que suponemos que fue e inserta costumbres centroeuropeas, como la del árbol de Navidad, el Tannenbaum, el abeto –Abies nordmanniana o Picea excelsa- que en su origen es una adaptación que hace el inglés san Bonifacio -el apóstol de los germanos- allá por los siglos VII y VIII, que adopta un árbol de hoja perenne –como lo es el amor de Dios- en sustitución del caducifolio con el que conmemoraban los aborígenes al Dios sol. A esto hay que sumar lo que supuso desde 1818 el Stille Nacht, heilige Nacht, de los autríacos Mohr y Gruber, de Oberdorf, y a partir de cierto momento del XIX, la oleada marketiniana, en coronas y guirnaldas de pino, y acebo, verdes intensos y rojos brillantes- del Bon Marché, Woolworth, Marks&Spencer, Thietz, Lafayette, que en España significa El Corte Inglés. Añádanse Bing Crosby y su White Christmas y para qué quieres más.

Hacen falta muchos jafetitas, y con mucho más cuajo y sustancia de la que dice tener el pobre Echenique y más activos que ratas almizcleras con escocedura inguinal, para apagar la Pascua de Navidad y darnos la tarde a los creyentes, que, insisto, somos mayoría muy cualificada. Los jacobinos comunistas, con culottes, los que intentan privarnos de lo que pueden, e imponer su caspa, como es el caso del belén de la puerta de Alcalá, que les quema el sucio trasero, marxista y en el que se encuentran de frente con el pueblo soberano pertinaz, lo tienen difícil. Las Navidad es mucho, demasiado para ellos. En su deriva, no advierten, que tienen enfrente no solamente al Vaticano y a nosotros, sino al Corte Inglés, nada menos y por tanto la batalla perdida. Si no son absorbidos es, sencillamente, porque carecen de valor.

Tan sólo tienen en sus caletres odio visceral y meconio y eso, sin infantería de marina e inversores, no va a ningún sitio coherente. En suma, hacen el canelo marxistamente, como tantas veces, hasta que prohíban este partido anticonstitucional, totalitario y rancio que es, por malignidad e insostenibilidad y que no sirve para nada o, todo lo más, para conseguir la carestía de papel higiénico y otros logros similares, que antes, al menos, era el partido extranjero, el de la bandera roja, pasada de fecha, porque la de Rusia ahora es la tricolor zarista ¿Qué ventajas tiene esto para el común?

Se obstinan en disolver lo indisoluble, intentando apagar unas luces y encender otras, en hablar de solsticios y equinoccios paganos, en colgar regletas y escobillones de W.C., en vez de campanitas y ramas de abeto románticas y todo ello con la inestimable ayuda del PP, abducido, que sobrevive en la manga del mal menor, porque se ha desdibujado y descomprometido. Permitir el imperio de la sodomía, la inconsistencia y la vacuidad moral no conduce a nada bueno.

Pues no y que se bajen del carro, que es nuestro. La Navidad sigue sin tener comparación alguna y debe campar por sus respetos en la Europa civilizada, la que todos desean, pese a que nos asesinen los musulmaníacos, que permitimos invadirnos estúpidamente, subvencionándoles y amoldándonos como idiotas del culo, pensando en la imposible emulsión, hasta que aparezca un Truman -o un Trumpman- en esta guerra.

Ya me contarán dónde está el truco.

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Dos libros imprescindibles para comprender el pensamiento de Jose Antonio Primo de Rivera. Por Miguel Hedilla

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Recientemente el hijo de un amigo me preguntó acerca de cómo podría profundizar en el conocimiento del pensamiento de José Antonio Primo de Rivera. En la biblioteca de su padre estaban las Obras Completas del fundador de Falange y las había leído, pero me dijo que tenía aun muchas dudas y algunas cuestiones no las entendía.

Me dijo que lo hizo también por la Falange, por saber más de ella. Históricamente me precio de conocerla, ahora bien de lo que es en la actualidad no tengo mucha información. Solo sé que hay varias, que son marginales y, por lo que me cuentan, bastante endogámicas. Es cierto que además la prensa las ningunea y solo la sacan para remarcar lo malo o lo que sin serlo tras la oportuna tergiversación lo convierten en nocivo.

Loading...

Me gustaría equivocarme dada mi condición de falangista, pero pienso que en la actualidad Falange, cualquiera de ellas, no es un instrumento válido para tratar de llevar adelante el pensamiento de José Antonio. Es un nombre desprestigiado y sus propuestas me parecen antiguas y ajenas a la realidad de la gente corriente. Sin embargo creo que su esencia continua plenamente vigente, y sobre esa base habría que construir y proponer.

Por desgracia José Antonio murió joven y de esas obras completas se puede sacar también, de acuerdo con el gusto e interés del lector, varias interpretaciones. Para evitar lecturas sesgadas y triviales, propia de gente superficial y patriotera, es necesario leer, dialogar y estudiar, y a través de ese camino conocer de verdad al autentico José Antonio.

Al hijo de mi amigo le recomendé dos libros. Uno de hace años, de 1996. Entre lo espontaneo y lo difícil se llama. Lo publicó la editorial TARFE y su autor es Miguel Argaya Roca.

El libro tiene la virtud de separar la paja del trigo, pues califica la obra de José Antonio, diferenciándola, en varios apartados. En primer lugar lo superficial o accesorio, es decir uniforme, himnos y consignas, el sonido de la época está envuelto en una estética trasnochada que no solo ha perdido en este umbral de siglo nuevo (1996) su sentido, sino que lo prostituía incluso en los mismos años treinta. Es comprensible que la parafernalia fascista ejerciese un atractivo especial en quien necesitaba perentoriamente reducir el caos al orden.

En segundo lugar lo contingente, que no es otra cosa que las propuestas a los problemas socio políticos de su época, y por lo tanto invalido hoy en día ya que se necesitaría una nueva contingencia. Después lo permanente, Patria y Justicia, que José Antonio se empeñó en armonizar y que el profesor Argaya, y yo comparto, califica como irrenunciable. Por último lo esencial, que se trata sobre todo de una formulación ética, una de las propuestas éticas más radicales que se han formulado desde la política, y que, desde luego, trasciende lo estrictamente político para enlazar con lo poético.

Y es que en José Antonio, como muy bien dice Miguel Argaya, lo poético es una constante de fondo y no meramente retorico, excediendo el termino de lo estrictamente literario para implicarse en lo ético, entendiéndolo no como el arte de hacer versos sino de construir. Para José Antonio “no ser poeta está reñido con ser falangista” y “a los pueblos no los han movido nunca más que los poetas”.

La vida, por tanto, continúa diciendo el profesor Argaya, para el fundador de la Falange se instituye como un compromiso radical, revolucionario, que ha de asumirse en modo poético, es decir: constructivo, a partir de la sujeción a valores y verdades permanentes.

Para José Antonio “la interpretación católica de la vida es, en primer lugar, la verdadera; pero es además, históricamente, la española”, palabras que conforman la raíz de su pensamiento, alejado, por supuesto, de posturas beaticas pero base de su consideración del hombre como portador de valores eternos, y en consecuencia de su idea de misión y servicio. Servicio, tal y como lo recoge Miguel Argaya, que no es otra cosa que sacrificio, ascesis, abnegación, renuncia, solidaridad y disciplina.  Y en ese sentido dice también José Antonio “tenemos que adoptar ante la vida entera, en cada uno de nuestros actos, una actitud humana, profunda y completa. Esta actitud es el espíritu de servicio y sacrificio, el sentido ascético y militar de la vida”.

A lo que habrá que unir el estilo ya que en este, según José Antonio, “su fuerza, no reside en el desenfado de la expresión, sino en la firmeza doctrinal de lo que se escribe”.  Y al respecto afirma el profesor Argaya “lo cierto, y todos los estudiosos coinciden en ello, es la ineludible aspiración joseantoniana de armonizar la profundidad y el vigor intelectual con el rigor y la belleza del estilo, que, como hemos visto, es la manifestación de la autenticidad revolucionaria”.

El libro termina con las conclusiones, una acerca de Falange y Fascismo y la otra sobre José Antonio y Ramiro Ledesma Ramos, cobrando especial significación, por su contenido, la primera. Señala Argaya la incompatibilidad filosófica entre la cosmovisión del fascismo y la del fundador de Falange, y explica que frente al estatismo del Fascismo, en donde todo está sujeto a él, para José Antonio el estado, de raíz tomista, no está por encima de todo, sino que sirve a la armonía total desde la sujeción a una norma eterna siendo un instrumento totalitario, diferente al totalitarismo fascista, al servicio de la integridad patria.

El segundo libro que le recomendé se llama Diccionario ideológico joseantoniano, su autor es Manuel Parra Celaya, está editado por ASTIGI, y es de este año, 2021.

El libro comienza con una contextualización histórica de la Europa y España que le tocó vivir a José Antonio, así como de José Antonio en su circunstancia. Termina con un anexo acerca de su testamento y comentarios sobre este.

Después de la contextualización, va, por orden alfabético, llenando de significado de forma clara y sencilla, acertadamente, diferentes términos usados o no (por ejemplo inmigración y racismo) por José Antonio, para sobre esa base desentrañar su pensamiento. El primero es acción, la acción sin pensamiento es pura barbarie y el último violencia, ojalá fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles.

Son muchos los términos pero entre todos ellos destaco los siguientes haciendo un breve resumen, pues dice bastante más de cada uno de ellos:

Cataluña. José Antonio que había vivido en Cataluña en un debate parlamentario señaló: Si alguien hubiera gritado “Muera Cataluña” no solo hubiera cometido una tremenda incorrección, sino que hubiera cometido un crimen contra España y no sería digno de sentarse nunca entre españoles. Todos los que sienten a España dicen “Viva Cataluña” y vivan todas las tierras hermanas en esta admirable misión indestructible y gloriosa que nos legaron varios siglos de esfuerzo con el nombre de España.

Democracia. La palabra democracia se ha convertido hoy en un lugar común, sin precisión ideológica. José Antonio, en uno de sus discursos que versó sobre las formas y el contenido de la democracia, dijo: la democracia de forma no ha sabido proporcionar una vida enteramente democrática en su contenido. Aspiramos a una vida democrática, libre y apacible, que siempre será el punto de mira de la ciencia política por encima de toda moda.

FamiliaQue es definida por José Antonio como célula social que, a partir del individuo portador de valores eternos y de un alma, es base de la sociedad y forma parte de los valores orgánicos de la misma.

Política. La palabra política, referida a los gestores públicos y representantes de los ciudadanos, es que su teoría debe de estar presidida por la idea de servicio.

Economía. Su principio esencial es que la economía debe de estar al servicio de la sociedad, nunca a la inversa: las decisiones económicas de cada momento deben tener, por lo tanto, en cuenta, la garantía de satisfacer las necesidades humanas con criterios de justicia y equidad.

Autonomías.  Una determinada región es mayor de edad cuando tiene conciencia plena de su integración en el proyecto común de España; en ese momento ya no existen impedimentos para que se lleve a cabo una profunda descentralización administrativa y funcional.

Socialismo. Fue justo su nacimiento, son palabras de José Antonio en el discurso fundacional, pero rechaza del mismo el dogma de la lucha de clases, la interpretación materialista de la historia y la utopía de la sociedad comunista, a la que se llegaría a través de la dictadura del proletariado.

Patria. Ver artículo de José Antonio La gaita y la lira (publicado en FE, semanario de Falange Española, nº 2, de 11 de enero de 1934). Al estar la patria mucho más allá de los aspectos físicos, concibe José Antonio a España en una dimensión metafísica, por lo que la constituye en vinculo espiritual; los diversos pueblos que integran España están unidos de forma armoniosa e indivisible; la unidad de la patria no se opone en modo alguno a la diversidad de los pueblos españoles.

Para terminar no puedo más que calificar el libro, de nuevo, como imprescindible. No es tan solo un libro más es bastante más.

 

Miguel Hedilla

Graduado Social y Abogado, además de hijo del histórico dirigente falangista Manuel Hedilla


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

“La nueva ley de Responsabilidad y de Solidaridad” por Inés Sainz

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Me llama poderosamente la atención la facilidad con la que unos llaman a otros “irresponsables” e “insolidarios”. Que si no llevas la mascarilla, ¡irresponsable! ¡insolidario!, si te saltabas el toque de queda, ¡irresponsable! ¡insolidario!, que no te quieres vacunar, ¡irresponsable! ¡insolidario!. Y los  jóvenes por supuesto ya por el hecho de serlo, son todos unos irresponsables y unos insolidarios.  Vamos a ver si ponemos un poquito de orden, cordura, solidaridad y responsabilidad aquí, señores.

Cuando mi hijo era pequeño, justo cuando empezó a andar ya decidí que llegaba el momento de  llevarle a la guardería. Sí, soy de esas madres que ha tenido la grandísima fortuna de no tener que  dejarle siendo casi un recién nacido. Tengo la suerte de trabajar en casa desde hace más de diez  años. Así que con una mano daba biberones y con la otra atendía a mis clientes. Pero ya había llegado el momento de que dejara de ser una extensión de mi brazo. Los primeros meses iba en  silla -obviamente- porque andaba dos pasos y se agotaba. Pero en cuanto soltó la silla, que fue muy  pronto, se me acabó la paz. Que si se me escapa y corriendo cruza un semáforo… Sentía terror  solo de pensarlo. Así que poco a poco le fui enseñando que en los semáforos en rojo se paraba y  que hasta que no estuviera en verde no se cruzaba. Algo que obviamente me llevó mucho tiempo.

Loading...

Ahí es justo cuando aparecieron los irresponsables e insolidarios en mi vida. Yo venga a educar a  un bebé de dos años, parándome en todos los semáforos aunque no viniera ningún coche y yo  llegara tarde a alguna reunión, cuando siempre había alguno que cruzaba en rojo y me tiraba por  tierra todo lo que habíamos avanzado. Me daban ganas de gritarle “¡irresponsable!, “¡insolidario!” “¿no ve usted que estoy aquí enseñando a un niño que no se cruza en rojo y usted hace lo contrario?”

Las veces que me he tenido que morder la lengua!! Bueno, pues con el tiempo, mi hijo  tan pequeñito ya no iba de la mano e iba corriendo o en patinete como loco por la calle… Pero se paraba en todos los semáforos y en las puertas de cada garaje. La gente se asustaba tanto  pensando que iba a cruzar, que me llamaba irresponsable a . Otra vez vuelta a morderme la lengua. Jamás nunca cruzó en rojo y nunca se saltó una puerta de garaje.

Yo siempre me he considerado una persona responsable y solidaria. Así me educaron mi madre y  mi abuela, pero ahora veo que la gente le da por utilizarlo de mala manera. Es decir: si no quieres llevar mascarilla o cumplir normas -de las cuales muchas están por demostrar científicamente- porque han sido más unas restricciones políticas que científicas, eres ¡irresponsable! e ¡insolidario! En este año y medio he aprendido muchísimo pero una de las cosas más importantes es que me he dado cuenta de que la verdadera responsabilidad y la verdadera solidaridad empieza con uno mismo y con su familia. El resto del mundo no es ni tu responsabilidad ni tienes  ninguna obligación moral de ser solidario. Y esto nada tiene que ver con el egoísmo, al contrario.  Tiene que ver con la generosidad y la educación, dos valores de los que prácticamente nadie habla.

Sinceramente a mí me importa poco si la gente lleva mascarilla o no. Es mi responsabilidad proteger mi salud, la de mi hijo y la de mi madre, y no ponerla en manos de incompetentes. La de  no creerme todo lo que me dicen los grandes medios de comunicación, que a veces mas que comunicar, desinforman. La de como no tengo ni idea de virus ni biología, ponerme a ver conferencias de científicos y no políticos para saber de que va todo esto. La de investigar como científica de datos y analizar la mortalidad en el mundo. No solo por este u otro virus si no por muchas causas más. La de explicarle a mi hijo que la única certeza que tiene la vida es que te mueres por virus, por accidentes de tráfico, cáncer o simplemente por causas naturales pero que  mientras esté vivo ser feliz es su obligación. Y si además lo es siendo educado y generoso mucho  mejor para la sociedad.

 

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Cantabria

Los cuatro naufragios del Capitán: Dos héroes españoles que se odiaron hasta matarse

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una historia de la España de los barcos de vapor y los duelos a muerte

Se nos ha dicho siempre que el siglo XIX fue una auténtica maldición para España, en el cual solo florecieron guerras civiles y diversos atrasos, en forma deporte unidades perdidas con respecto a otros países diciendo utilizaron más rápidamente. Y sobre todo que fue el siglo en el cual liquidamos nuestro imperio, empezando el siglo con la pérdida de toda la América del Sur y terminando con el robo de nuestras últimas provincias de Ultramar. Sin embargo, tras un análisis más serio de la historia, he podido darme cuenta de que esto dista mucho de ser real.

Ni éramos tan tontos ni tan malos ni tan crueles y mezquinos como nos pintan, sino más bien todo lo contrario, si tenemos en cuenta que el siglo XIX vio nacer las primeras industrias modernas de nuestra patria e instituciones de tanta solera y utilidad como la Guardia Civil, cuya callada labor ha sido vital para el desarrollo económico y social de España. Y con inventos tan extraordinarios como un submarino perfectamente operativo y capaz de lanzar torpedos contra buques enemigos. Una ventaja que tuvimos antes que nadie, gracias a un héroe anónimo llamado Isaac Peral, pero que incomprensiblemente no estuvo a. Para entrar en combate contra los Yankees que nos robaron Cuba y todo lo demás.

Loading...

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un lobo de mar en tiempo de traiciones, plagas y corrupción

Un simple submarino hubiera podido poner fuera de combate a toda la Marina Yanqui sin necesidad de hacer ese ataque kamikaze, en Santiago de Cuba, que ordenaron los políticos a nuestros valientes marinos. Una auténtica traición criminal que perpetraron mientras les secuestraban el arma definitiva que podría habernos hecho a recuperar el dominio total de los mares. Porque no es sólo que podríamos haber evitado la pérdida de esas últimas provincias de Ultramar, sino que podríamos haber incluso regulado el comercio marítimo y arrebatarles esa superioridad a los anglosajones. Esa mano negra que sigue manejando hoy en día los asuntos de nuestro país, con esos partiditos tan turbios y esa monarquía modernilla, tan obediente y tan sumisa a los dictados de potencias extranjeras.

Antiguamente, por lo menos, contábamos con una resistencia verdadera de así es que tuvieron que tomarse la molestia de cargarse a nada menos que cinco presidentes del Gobierno intentarlo con otros cuantos más. Tambié se han registrado atentados mortales contra Alfonso XIII o Franco, qué son menos conocidos porque no tuvieron éxito, y todo porque hay interesada en qué España no se despierte de una siesta en la que van robándonos, por la espalda, mientras nos distraen con falso reyes, políticos y profetas.

En este tiempo fundamental, en que España todavía tenía oportunidades de volar sola y ser autosuficiente en todo… Cuando todavía no éramos mendigos de banqueros extranjeros, que nos ofrecen ayuditas y paguitas… Cuando todavía teníamos un Ejército y no una especie de contrata extranjera, que se dedica a ir a molestar a los pobres rusos en su territorio y a hacer de ONG extraña, por el mundo, mientras en la Patria nos roban nuestras queridas Islas Canarias y en general nos roban absolutamente todo… Cuando todavía éramos un país soberano independiente, aunque sufriéramos una lenta decadencia que un atajo de traidores aceleraba y acelera, todavía hoy, desde la cúspide del poder.

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un héroe popular de Santander y Cuba

En este tiempo convulso, pero todavía esperanzador, nació en Santander uno de esos héroes españoles desconocidos. Un personaje al que no querría más si no fuera hermano de mi tatarabuela, puesto que los héroes son familia de todos. Teodosio Ruiz González.

Un marino de corazón, cuyo amor por la mar y los barcos le hicieron renunciar al seminario en el que estudiaba de joven y hacer la carrera profesional de marino mercante. Un trabajo mucho más duro todavía que el actual oficio de navegante, puesto que estamos hablando de los barcos de vapor que había previamente al Titanic.

Pocos años más tarde, al otro lado del Atlántico, separado por todo un mar de circunstancias diferentes, nacería poco después su gran enemigo. Diego Martín Veloz. Un buscavidas digno de un relato de la picaresca española, todavía en esta época daba sus buenos exponentes.

Cubano de nacimiento, se alistó muy joven al ejército español en la isla y fue condecorado por la defensa de la única bandera que no cayó en poder del enemigo. El niño Martinillo, lo llamaban, y por actos de valor llego a teniente, grado con el cual paso a la reserva en la madre Patria, a la cual se auto exilió tras la victoria de los Yankees. Y ahí empezaron sus aventuras más famosas, pues de héroe y soldado desconocido pasó a ser un auténtico rey del hampa peninsular.

Los cuatro naufragios del Capitán: una historia de las grandes traiciones a España, que todavía pagamos

Nuestro protagonista nace un 28 de mayo de 1870, pocos meses antes de uno de los acontecimientos más olvidados pero más importantes de nuestra reciente historia. El asesinato de uno de los mayores estadistas que ha tenido nuestro país, asesinado por esa mano negra que siempre actúa en el poder. Y según la versión oficial, casi siempre mentirosa, fue un simple atentado terrorista y nada más, pero la reciente investigación que hizo del historiador y criminalista Abellán hace poco demuestra más bien que el trabajo que no terminaron los sicarios, en la calle del turco de Madrid, lo remataron los propios amigos y compañeros de gobierno de Prim en su propia casa y en su propio lecho, donde fue apuñalado por la espalda y estrangulado a lazo, en un clarísimo asesinato ritual masónico.

Y así fue cómo se cargaron al primer gran Presidente de esta tanda de magnicidios que se cebaron, curiosamente, en los mejores políticos que hemos tenido en siglos XIX y XX. Cánovas y Canalejas serían abatidos un poco después, todos ellos relacionados directamente con la última defensa del Imperio. Y quedó detrás toda la basura de vendepatrias que regalaron todo el territorio español que asomaba de la Península, salvo las Islas que todavía conservamos, aunque me temo que no por mucho tiempo, en el caso de Canarias. Un territorio tan español como lo sigue siendo Cuba o Puerto Rico y como lo fue en su día Filipinas, antes de que los yanquis llevaran a cabo uno de los genocidios más desconocidos de la Historia. Con políticos así, no hace falta tener enemigos, pero la pregunta es: ¿tenemos héroes, para compensar, como el protagonista de Los cuatro naufragios del Capitán?


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Cantabria

El inviolable puro del inviolable President

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Revilla, mentiroso: tu puro es lo de menos. Lo importante aquí es que estamos hasta los huevos de ti, una mayoría absoluta de montañeses, y sobre todo de tener que aguantar la ruina y corrupción que representas. Lo que nos preocupa no es tu puro, sino toda la corrupción de tu puta Autonomía y que no te hagan escraches todos los días, hasta que te vayas a tomar por el culo, por presunto corrupto y por más que seguro sinvergüenza.

Primero dijiste que no era tu puro, luego que igual sí, luego que el bar era una terraza y por último, como el gusano que eres, vuelves para reconocer lo que ya todos sabíamos: que eres un completo mentiroso y jeta. El mismo espectáculo lamentable que has llevado a cabo con tus falsos taxis, tus fábricas de fibroyesos y tus jaulas para gorilas, siempre mintiendo y siempre perdiéndose la pasta por el camino, pedazo de JETA.

Loading...

¡Has mentido y sigues mintiendo, Caranchoa!

Mentiste, mientes y mentirás. No sabes hacer otra cosa. Como ejemplo perfecto de lo que sois los de tu casa predatoria, que caéis todo lo bajo posible con tal de seguir viviendo del cuento y metiéndonos sablazos a los españoles. También es culpa suya. Nos pasa por esa mayoría cómplice que sigue votando a perfectos inútiles, traidores y más que presuntos delincuentes como tú, que te has dedicado a dilapidar el dinero público en nuestra puta cara.

Y olé sus cojones, Manolo, porque no ha habido ningún juez o jueza con cojones u ovarios suficientes como para meterte en la trena por una buena temporada. Porque a cualquiera nos pueden pedir 10 años por presuntamente poner un comentario que no le gusta a un colectivo de turno, pero no a ti por robar millones de euros del erario público o dilapidarlos, lo que al fin viene a ser lo mismo. Porque como tú mismo decías de Rajoy, de la Infanta o del mismísimo Campechano, al que pusiste en una de las portadas de tus ridículos libros, o eres corrupto o eres gilipollas. Pues bien, toca decírtelo a ti, Caranchoa, que además me tienes hasta los mismísimos.

O eres corrupto o eres gilipollas

La verdad es que llevo ya unos cuantos años diciéndotelo, que no se puede estar en misa y repicando, pero tú te empeñas en ser el espejo de la moralidad pública mientras acumulas a tus espaldas un historial de corrupción al más puro estilo Torrente en Marbella. Y es que nos cuestas más que un hijo tonto, déjame decírtelo, aunque tú de tonto no tienes un pelo. Demasiado listo eres, más bien, cuando sales impune de todas las chorizadas de tu partido de chorizos. Y encima te crees que somos idiotas, aunque en parte llevas tu buena razón. Porque eso de que pensabas que estabas en un sitio legal, a la hora de fumarte ese puraco, es el enésimo cachondeo del simpático President del Govern cántabru. Pero ni mucho menos el primero.

¿Estás borracho todo el tiempo o estás chocho?

O nos tomas por gilipollas, claro. No hay más opciones. Porque volvemos al dilema de antes: o eres corrupto o eres gilipollas. O eres las dos, como te dije en anteriores capítulos. Pero no puedes ser todo a la vez. Porque esto de que ya no sabes ni dónde fumas, o que no te des cuenta de los papeles que firmas, me hace sospechar que o estás siempre borracho o estás senil.

“Pensé que estaba en un sitio legal”, nos dice, el que determina dónde es legal y donde no hacer lo que nos salga de los huevos a los demás. Pero no a él, claro, porque él es diferente. Él es de una casta que puede hacer lo que le salga de la polla en todo momento mientras los plebeyos votan, aplauden y discuten entre sí por quién es más o menos corrupto, cuando la realidad es que son todos una bola de delincuentes y fracasados a sueldo de quién sabe quién. Ésa es la verdadera realidad de las cosas.

Lo siento mucho, no volverá a ocurrir

Pareces el Campechano diciéndonos aquello de lo siento mucho, no volverá a ocurrir. Y tienes la misma credibilidad que él, con su idéntica jeta de piedra, luego ahora toca que te devolvamos a ti todas las lindezas que vertiste contra TU querido ex monarca. El mismo el que le atabas los cordones mientras él se preguntaba cómo puedes ser tan payaso, servil y en general reunir todas las condiciones de bufón del reino. Porque tú no eres presidente de nada, siempre lo fueron los del PSOE por ti, en esta taifa de traidores e inútiles profesionales entre los cuales destacan algunos nuevos elementos de Vox. Personas sin currículum cuyo único trabajo conocido ha sido meterse contigo, en pactada letanía, dentro de ese antro inmundo que llamáis Parlamento de Cantabria. Son tus amigos, voxeros y peperos, todos viviendo de puta madre a costa de que tú des la cara por ellos, claro, que para eso tienes mucha cara.

 

Nunca he incurrido en delitos y no sabía que estaba fumando en un sitio ilegal

Pero, vamos a ver, ¿tú eres tonto o te lo haces? ¿Es que no te das cuenta de que has cerrado todos los putos bares de toda la provincia, casi lo único que nos quedaba después del fracaso económico de la autonomía? Ya sé que te pasas las tardes de comilona o yendo a visitar los platós de impresentables auténticos, blanqueadores de políticos como el Pablo Motos ése o tu novio, Jesús Colleja, con el que te vas de excursión romántica todos los fines de semana. Pero uno se pregunta si no tienes en tele en casa o radio para darte cuenta de que TÚ cerraste todos los puñeteros bares de la región, aunque igual estás embriagado cuando firmas los papeles y no te das cuenta ni de lo que firmas.

Y no nos digas que no has incurrido en delitos, y graves, porque no haber sido condenado por ello no significa que seas inocente. Significa que tenemos una casta judicial que es un brazo armado de la casta política, pues salvo algunos personajes del PP no ha pisado la cárcel casi ningún miembro de esas organizaciones de corrupción. Esos nidos de víboras que son los partidos políticos y que es sin duda, el primero de todos, tu partido separatista PRC.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

getfluence.com
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->