Connect with us

Sociedad

Llegan a Mingorrubio coronas rojigualdas: “Barcelona con Franco siempre”

Published

on

Comparta este artículo.

Seis furgonetas han trasladado hasta el cementerio de Mingorrubio, en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo, una docena de coronas de flores, casi todas rojigualdas, con mensajes de varias ciudades y regiones españolas para el dictador como “Barcelona con Franco siempre”, “Valencia con el generalísimo” o “Málaga no te olvida, capitán”.

Loading...

Sobre las nueve y cuarto de la mañana, a poco más de una hora de que comience en el Valle de los Caídos la exhumación de los restos de Franco, los vehículos han llegado hasta la puerta del cementerio flanqueado por numerosos agentes de la Policía Nacional y varios operarios han comenzado a descargar los arreglos florales e introducirlos en el camposanto donde se inhumarán los restos del dictador.

Loading...

Son coronas con flores amarillas y rojas, en alusión a los colores de la bandera de España, en las que se pueden leer dedicatorias de varias localidades como “Cartagena despide a Franco”, “Almendralejo con el generalísimo”, “Sevilla con el generalísimo” o “Islas Baleares a su caudillo”. Solo una de ellas es de flores blancas y también está dedicada “a su caudillo”.

Poco después de las flores ha llegado al camposanto el sacerdote Ramón Tejero, hijo de Antonio Tejero -el guardia civil condenando por el intento de golpe de Estado del 23F-, quien, tras la inhumación, oficiará en el panteón de Mingorrubio una misa en la intimidad familiar junto con el prior del Valle de los Caídos.

Cada vez son más los medios de comunicación que se encuentran en el lugar y las unidades móviles aparcadas a pocos metros de un restaurante en el que este jueves, como dice su dueño, hay más gente de lo habitual.

Y eso que junto al estrado donde se han colocado las cámaras de televisión que están retransmitiendo todo lo que ocurre en esta tranquila colonia madrileña se ha instalado una pequeña carpa con café, bollería y pequeños bocadillos para que los periodistas no pasen hambre y guarden el calor.


Comparta este artículo.
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

Carta de un médico a Sánchez e Iglesias: «Dejen de justificarse e imploren perdón a los españoles»

Published

on

Comparta este artículo.

R. Ruiz (Remitido).- Señores Sánchez e Iglesias, no me dirijo a ustedes para recriminarles la falta de EPI (equipos de protección individual), sino por su cataclismo en DPC (decisiones de protección colectivas). Trabajo en un centro de salud de Madrid donde hemos dispuesto en todo momento de EPI. Recrimino su tardanza en decretar el estado de alarma.

El 9 y 10 de marzo asistí a cuatro pacientes que una semana después eran ingresados en estado crítico. Ninguno de ellos cumplía criterios epidemiológicos de infección por coronavirus cuando acudieron a mi consulta y fueron atendidos sin ningún tipo de protección. No les reprocho el peligro que esto supuso para mi salud, la de mis compañeros, familiares y pacientes. Mi intención es detallar la magnitud de la infección en Madrid apenas unas horas después de su «querida» manifestación del 8-M. Lo que me aflige es haber errado en el diagnóstico y seguimiento de mis pacientes. He pedido perdón a sus familias. Ustedes también deberían proceder.

Tengo familia (algunos infectados y pasándolo muy mal) en diversos lugares de España. Ustedes están obligados a pedirles perdón por omitir decisiones inexcusables como aislar los puntos iniciales de mayor incidencia (Madrid, La Rioja y Álava). Esta disposición habría evitado cuantioso sufrimiento a muchos españoles.

Loading...

 

Loading...

 

 

Volviendo a mi actividad laboral de médico de familia, no saben cuánto han influido ustedes en la población al no respetar su cuarentena, y lo que nos cuesta explicar a los pacientes la carencia de tests diagnósticos, mientras ustedes, «la casta» y su parentela, se los reiteran en las coyunturas necesarias. Y en el colmo del despropósito, por su falta de vaticinio, razonarles que precisan ser remitidos al hospital para disponer del remedio para su afección.

En tan solo dos semanas he analizado múltiples estudios de los compañeros médicos de China, investigaciones al alcance de sus asesores desde hace meses. Sin ser un experto en la materia he sacado tres conclusiones principales: las medidas de aislamiento son efectivas, especialmente cuando se aplican en forma y tiempo adecuados. El diagnóstico precoz es fundamental para el manejo de esta enfermedad. Y hay fármacos que pueden reducir la carga viral, es decir, la capacidad nociva y de transmisión del virus.

Señor Sánchez, si usted hubiera destinado el 50 por ciento de la energía que consumió en cosechar la exhumación de Franco en implementar precozmente las medidas de aislamiento y en la compra o fabricación de fármacos como la hidroxicloroquina, distinto nos hubiera ido a todos los españoles.

Señor Iglesias, si usted hubiera gastado en obtener los tests de diagnóstico rápido la cuarta parte del vigor empleado en finiquitar el heteropratriarcado y en promover caceroladas contra el Rey, creo que muchos españoles le estaríamos agradecidos.

Señores Sánchez e Iglesias, dejen de justificarse y de criticar a la sanidad madrileña, gocen de dignidad política e imploren perdón a todos los españoles. Váyanse a su casa. Permítannos llorar a familiares, compañeros y pacientes fallecidos sin rabia contenida.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Pandemia y ancianidad: ¿Hay alguna orden a las residencias para que dejen morir a los ancianos sin asistencia médica?

Published

on

Comparta este artículo.

“Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados” (Eclesiástico 3,12).

La patética imagen -a algunos les debió parecer hasta simpática- de unas viejísimas religiosas de la Consolación en su Casa Madre de Tortosa parodiando al Dúo Dinámico y cantando «Resistiré», dando palmas y bailando a duras penas, me hizo pensar que aquello era una especie de símbolo: https://ebredigital.cat/2020/03/24/un-video-de-les-monges-de-la-consolacio-de-tortosa-cantant-el-resistire-es-fa-viral-a-les-xarxes/#.XnpK0cwlMlU.whatsapp Una señal de profunda decrepitud y desesperanza que intentaban compensar haciéndose un selfi al gusto de la mayoría. ¡Ellas son como cualquier otra! ¿Lo son de verdad?

Loading...

Hace unos años, en su colegio de Vinaroz, durante un festival escolar, un grupo de alumnas bailaron el Can-can, ataviadas igualito que en el cabaret parisino Le Folie Berger. Una de las madres expresó su disconformidad a la hermana Directora, hoy Superiora General de la Congregación. La monjita le espetó: «Pobreta, claro, tú tienes mucha devoción a la Virgen…” Así están las cosas.

Loading...

Son los últimos restos de esas instituciones religiosas, congregaciones femeninas en su mayor parte, que tenían como esencial en su vocación la consagración al cuidado de la ancianidad. Del mínimo segmento de ancianos abandonados por sus hijos, que producía la sociedad. No mayor que el segmento de niños abandonados por sus padres, del que se hacía cargo también la conmovedora caridad de la Iglesia. Ahí están las Hermanitas de los Pobres, las de los Ancianos Desamparados, las de San Vicente de Paúl, por nombrar unas cuantas.

Durante mucho tiempo se consideró socialmente como una infamia, como el colmo del más atroz egoísmo sacarse a los abuelos de encima y llevarlos a una institución religiosa o municipal dirigida por monjas. Lo más parecido a dejar un recién nacido en el torno de un convento de monjas…

Luego, la razón socioeconómica determinante fue el tamaño de los pisos, que en las ciudades generalmente siempre fueron pequeños, lo que determinó la universalización de los asilos, porque los viejos no cabían en casa. Y así, los ancianos sobraron y acabaron masivamente en las residencias geriátricas. Eso sí, ya no tenían el oprobioso nombre de asilos, sino el elegantísimo de residencias.

Y claro, tampoco hubo suficientes monjas, que tal como prosperaba la sociedad, menguaban ellas.
Fue el diabólico sistema de disgregación de las familias el que destruyó el principio de que el sueldo del padre tenía que dar para mantener a toda la familia. ¡Qué fantástico sonó eso de que cada miembro de la familia tuviese su sueldo! (que en un principio fue “caja única”). Pues sí, cada sueldo más en casa, a la vuelta de la esquina se transformó en un miembro menos en casa. Los abuelos dejaron de caber, y su sitio no pudo ser otro que el ASILO. Pero ya no de las Hermanitas de los Pobres, sino los que hoy llevan el flamante nombre de “RESIDENCIAS” para ocultar tras ellos toda nuestra miseria moral.

Los ancianos cada vez más solos, sí. Mientras pudieron ayudar a los jóvenes con sus pensiones y con su buena salud cuidando de los nietos para que las hijas trabajasen, bien. Cuando ya no pudieron con su alma, se convirtieron en un incordio y, como cada uno tiene su vida… ¡al Asilo!

En el caso de las residencias geriátricas de monjas -muy pocas ya hoy en día-, aquí ya no cabe el balance empresarial positivo o los recortes de los Presupuestos Generales del Estado. Se trata de la vocación divina que las llama a reconocer en el rostro de cada anciano limitado, enfermo o desahuciado, el rostro sufriente de Cristo que les dice: Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños a mí me lo hicisteis… Es la caridad cristiana convertida en norma de vida: dar de comer a quien tiene hambre, de beber al que tiene sed, vestir al desnudo y visitar al enfermo… por amor a Cristo (cf. Mateo 25,36).

Sin embargo, siempre fueron para los religiosos más golosas las instituciones educativas que crecieron como setas en todas las diócesis. Mientras hubo natalidad, podía ser un negocio con buenos rendimientos que ayudaban -eso decían- a las órdenes religiosas a mantener sus misiones en el extranjero. Ahora, las tenemos agonizando lastimosamente, malvendiendo los edificios o alquilándolos, ya que no han sido capaces de generar con su testimonio cristiano las vocaciones que hubiesen podido darles continuidad.

En la actualidad, las residencias geriátricas gestionadas por religiosas católicas no son noticia por haber dado que hablar en esta situación de pandemia. Por lo cual damos gracias a Dios y las felicitamos de corazón. Otra cosa es que, en esta desgraciada nación, como en muchas otras, cuando se hace ideología de Estado el “llegar tarde a casa, sola y borracha”, las vocaciones femeninas para la consagración religiosa sean cercenadas desde la más tierna infancia. Así se han ido quedando vacíos los noviciados de esas buenas monjas que tanta gloria siguen dando a la Santa Iglesia Católica. Dios las bendiga y las guarde en estos difíciles momentos.

La crisis de la pandemia y el continuo goteo de ancianos fallecidos en las residencias geriátricas despierta muchos interrogantes. Corren ya más que rumores… Ancianos con patologías crónicas, apuraditos en su estado de salud, están cayendo como moscas. Y como los hospitales, con la cosa esa del “triaje” (separación del grano de la paja, dice la Wikipedia) descartan a los más ancianos y enfermos para dar paso a los más jóvenes, la gran pregunta que surge es: ¿Hay alguna orden o alguna consigna impartida a las residencias de ancianos para que se apliquen ellas el auto-triaje y no los lleven al hospital? No se me ocurre otra explicación para ese escandaloso número de defunciones en las residencias. ¿Han dejado de recibir tratamiento y están engrosando las listas de fallecidos por coronavirus? Nadie lo sabe. Al fin y al cabo, no sería más que la puesta en práctica de la eutanasia, pero en esta ocasión encomendada al coronavirus, por la que tanta prisa tienen nuestros gobernantes, y que quieren convertir en la joya de la corona de esta legislatura. Preferiría suponer que no. El hecho cierto es que las consecuencias del coronavirus son muy virulentas en los ancianos contagiados.

El Estado que nos ha tocado en suerte, por coherencia con su ideología, no puede dejar de considerar una rémora presupuestar ingentes partidas para mantener residencias públicas en permanente déficit, con jubilados que no cubren con sus pensiones la atención que reciben… y lo privado, ya fuera de la caridad de la Iglesia, tampoco está para grandes alharacas: un panorama de lo más desmoralizante.

Lo de los profesionales sanitarios (a los que hay que añadir los empleados de residencias geriátricas) clama al cielo. La principal causa de que estén cayendo como moscas (tanto enfermeros como enfermos), es que están dejados de la mano del que en esta película hace de dios, que es el Gobierno: una terrible infamia. Si el Estado no provee de material de autoprotección a los empleados de sus hospitales, y por eso están cayendo como moscas, ¿cómo podemos esperar que provea a los empleados de esas instituciones reconvertidas tal vez en eutanásicas? ¿Sabremos algún día lo que está ocurriendo realmente?

Y una última reflexión: la deshumanización que representa dejar morir solos a nuestros padres ancianos y enfermos, no poder consolarles con nuestra presencia ni poder asistir a su último suspiro ni despedirlos con unas exequias dignas, cosas todas ellas que han construido la humanidad durante milenios; que la gestión social de esta epidemia haya sido tan nefasta como su gestión sanitaria y su gestión económica, es algo que clama al Cielo, que sólo se ha visto en los peores momentos de la historia.

Toda una civilización, miles de años de civilización arrastrados por el cieno de la forma más indigna. Lo que hoy estamos viviendo en cuanto a calidad humana, sólo es comparable a los peores tiempos de la humanidad. No ha surgido por generación espontánea: es fruto de decenios de cultivo de lo que hoy llamamos cultura de la muerte, rabiosamente contra la cultura de la vida. Un diseño totalmente agenésico de la vida. Hemos coqueteado con la muerte de principio a fin: No hemos querido a nuestros hijos antes de nacer, ¿vamos a querer ahora a los ancianos? Pero esa película ya la hemos visto en otros momentos de la historia, ¿no? ¿Y qué pasa ahora que viene a visitarnos la muerte que con tanto tesón hemos cultivado y adorado, ahora que se muestra la muerte con su verdadero rostro? ¿Que qué nos pasa? Nemo novit hóminem, nisi spíritus hominis qui est in eo, nos dice san Pablo: Nadie conoce al hombre más que el espíritu del hombre que está en él (1Corintios 2,11). Más vale que no nos psicoanalicen: saldría a la luz la tremenda corrupción moral con la que nos hemos impregnado. ¿Ha vuelto a caer la humanidad a sus más bajas simas?

 

El Padre Custodio Ballester Bielsa es sacerdote.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Y, a pesar de todo, siguen diciendo que el “machismo” mata más que el Coronavirus: “Verdades” Feministas

Published

on

Comparta este artículo.


El PSOE, el Gobierno, Podemos no son los inventores del virus ni los culpables de la llegada del virus a España como Rodríguez Zapatero no fue el culpable de la caída de Lehman Brothers.

Otra cosa es cómo se hayan gestionado estos asuntos, que seguramente tienen algún aspecto muy mejorable. No deberíamos pasar por las cifras del coronavirus como si esto se tratara de una estadística más porque a veces tenemos la sensación que hay más contagiados: ayer hubo 738 muertos en las últimas 24 horas. Y ante esta magnitud corremos el riesgo de perder la perspectiva exacta de la tragedia que se está desarrollando en hoteles, en residencias de ancianos, en hospitales mientras usted y yo seguimos confinados en nuestra casa.


No vemos a las víctimas, solamente vemos imágenes de voluntarios cosiendo mascarillas, vemos a policías, militares patrullando los rincones del país. Vemos a los sanitarios que están librando una batalla a brazo partido. Nos recreamos, enviamos imágenes de los aplausos pero esa no es la realidad de la enfermedad, ni siquiera las ocurrencias bienintencionadas de tantos españoles.

Loading...

 

Loading...

Esa es una realidad engañosa. La realidad es mucho mas triste y más dramática. La realidad son miles de personas que se han quedado en el camino y que están a punto de convertirse en invisibles. Es que en pura, en fría estadística, tan fría como el Palacio de Hielo de Madrid. Y están ahí, eso es lo más terrible de esta situación. No hay que olvidar a cada una de las más de 4.000 familias de españoles que han perdido a un ser querido en esta crisis y no han tenido la ocasión de despedirles como estamos enseñados a hacerlo.

Ayer España se convirtió en el segundo país del mundo con mayor número de víctimas mortales por delante de China, si es que aceptamos las cifras de China como buenas que eso, en fin, habría que ponerlo en duda.

Pero ayer en 24 horas murieron 738 personas, más o menos 30 fallecidos en cada una de las últimas 24 horas. Anteayer fueron 512, el dia anterior 462. Ayer fueron 655. ¿Cuántos van a ser mañana? No pueden ser una estadística más. En los atentados del 11-M murieron 193 personas, fue nuestra mayor tragedia. Bueno, ayer murieron, solo ayer, más del triple, y eran personas que no tenían que haber muerto tampoco. ¿Cuál es la dimensión de esta tragedia? En los atentados de las Torres Gemelas murieron 3.000 personas, en España en estos días 4.089, es decir, no despachemos esas cifras como si fueran las previsiones del tiempo o cotizaciones de bolsa. No podemos hacerlo.

¿La cima se ve o no se ve? ¿Estamos llegando al pico de la enfermedad o no? No los sabemos. Parece que se está estabilizando el número de contagios en Madrid con un crecimiento del 18%, pero no en Cataluña. En Cataluña la tasa de crecimiento es del 47%, en Murcia del 54%. Hoy superamos con creces la cifra de 50.000 enfermos registrados. Evidentemente hay muchos más, aunque también hay 5.300 curados.

Entre los nuevos afectados, la vicepresidenta Carmen Calvo, que ha pasado de ser negativo no concluyente a positivo en coronavirus con todas las de la ley. Nos ha querido entretener el Gobierno un día para ver si ganaba tiempo y a ver quién hacía que presidiera la Comisión de Subsecretarios de Estado, que no lo hiciera Pablo Iglesias. Interpretar a estos que sacaron aquella pancarta en la manifestación del 8 de marzo que decía «el coronavirus no mata más que el machismo». Sí, sí, el coronavirus no mata más que el machismo es lo que decía aquella pancarta en aquella manifestación que hoy, cuando menos, resulta sarcástica, aunque no hay nada que sorprenda en un Gobierno que no está a la altura.

Carencias de material sanitario. El Gobierno anunció ayer la compra de material en China por valor de 462 millones de euros. Hasta que todo eso llegue a España las comunidades y van tirando con las compras que cada una de ellas ha podido hacer por su cuenta.

Dicen que no es el momento de hacer sangre, pero es muy difícil de explicar que todo un Gobierno de uno de los principales países del mundo, no haya sido capaz de cerrar un contrato de compra hasta ayer 25 de marzo, cuando llevamos 13 días desde que se decretó el Estado de Alarma y 18 en el que se anunció el cierre de colegios por la expansión de la enfermedad.

Ayer pleno del Congreso. Cinco decretos gubernamentales, prórroga del Estado de Alarma, votación abrumadora, exquisito respeto a las formas, pero, en fin, Sánchez intentando justificar su gestión, pidiendo unidad, lealtad, tiempo, y los grupos de oposición le dieron su apoyo al Estado de Alarma, pero le recordaron sus negligencias. Y curiosamente, sus socios, los que le han llevado donde está ,le dieron la espalda.

También le recordaron el tono que el utilizó con el Gobierno en una situación, el brote de ébola, que distaba, que no tenía nada que ver con la gravedad de esta. Y le recriminaron la actitud de la parte podemita de su Gobierno, de todos estos charlatanes, empezando por el charlatán mayor de la coleta, organizando protestas, caceroladas contra el jefe del Estado, lanzando soflamas ideológicas contra el sector privado habiendo lo que había. El pleno de ayer es el anuncio de la legislatura que le espera a este Gobierno cuando todo esto haya pasado porque son muchas preguntas sin respuestas que se reducen a una sola: ¿Por qué España está siendo golpeada como ningún otro país desarrollado a excepción de Italia? ¿Por qué tenemos las cifras que tenemos de muertos? ¿Por qué el descontrol de medios?

España alcanza los 56.000 casos de coronavirus y supera las 4.000 muertes

España ya ha registrado 56.188 casos de coronavirus, lo que suponen 8.578 más que este miércoles, según los últimos datos aportados por el Ministerio de Sanidad. Un total de 4.089 personas han muerto (655 más), 3.679 han necesitado ingresar en la UCI (513 más) y 7.015 se han curado (1.648 más).

La Comunidad de Madrid sigue siendo la más afectada, con 17.166 positivos, 2.090 fallecidos, 1.221 en UCI y 3.882 dados de alta. Le sigue Cataluña, que en los últimos días está sufriendo un gran aumento: 11.592 casos, 672 muertos, 1.021 en cuidados intensivos y 1.697 se han curado. País Vasco es la tercera autonomía con mayor número de casos, aunque muy lejos de las cifras de brutas de las dos primeras: 3.946 positivos, 180 fallecimientos, 137 en UCI y 621 curados.

Castilla y León, Andalucía, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana ya superan los 3.000 contagios confirmados. En concreto, se han notificado 3.488 casos, 206 muertes, 202 ingresos en UCI y 308 pacientes curados en la comunidad castellanoleonesa. En Andalucía, se ha llegado a los 3.406 positivos, con 134 muertes, 134 en cuidados intensivos y 77 dados de alta. Un total de 3.383 personas en territorio castellanomanchego se han infectado de coronavirus, 316 han muerto, 243 han necesitado cuidados intensivos y 95 han sido dados ya de alta. En Comunidad Valenciana, 3.200 pesonas han dado positivo, 167 han muerto, 230 en UCI y 57 curados.

Galicia (1.915 casos, 32 muertes, 86 en UCI y 47 curados), Navarra (1.411 positivos, 49 fallecimientos, 54 han sido ingresados en UCI y 35 ya dados de alta) y Aragón (1.116 contagios, 48 fallecidos, 93 en UCI y apenas cuatro curados) están por encima de la barrera de 1.000 positivos. Rozando esta cifra se encuentra La Rioja: 995 positivos, 43 fallecidos, 36 en UCI y 48 pacientes curados de la infección. Extremadura también roza el millar de afectados: 969 casos, 58 muertos, 34 en UCI y 24 curados.

Asturias ya alcanza los 841 casos, con 27 muertes, 34 en UCI y 40 curados. Canarias (784 positivos, 24 muertos, 45 en UCI y 18 curados), Cantabria (671 casos, 17 muertes, 26 en UCI y 14 dados de alta), Baleares (660 contagios, 17 muertos, 43 en cuidados intensivos y 39 curados) y Murcia (596 casos, ocho muertos, 36 en UCI y nueve pacientes ya dados de alta) cierran la lista. Ceuta ha aumentado sus positivos hasta diez, con dos en UCI, mientras Melilla ha llegado a los 39 casos confirmados, con un muerto y dos en UCI.


Comparta este artículo.
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: