Connect with us

Opinión

Ortodoxia o comunismo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Pedro Sánchez nombró ya a todos los ministros del área económica, con alguna sorpresa para los españoles y también para sus socios de Podemos. Sin duda, el nombramiento más llamativo es el del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, aunque habría que empezar diciendo que el Gobierno no da precisamente ejemplo de austeridad. Va a ser el Gobierno con más miembros de la democracia o prácticamente igual que el primero de Adolfo Suárez. Además, no hablamos únicamente de los cuatro vicepresidentes y los ministros sino de toda la retahíla de cargos y gastos que llevan consigo.

Loading...

Pero, volviendo a la composición del Gobierno en su vertiente económica, lo primero que llama la atención y lo más importantes para un Gobierno es saber si serán capaces de aprobar unos Presupuestos, ya que las prórrogas de los de Montoro no caben. Y, el primer problema que se avecina es que su aprobación no depende de las partidas de gasto o ingreso, sino de los acuerdos políticos con sus socios comunistas, nacionalistas, regionalistas e independentistas. De momento, la cosa pinta mal. España, a pesar del desprestigio en que Sánchez ha hecho caer a algunas instituciones, es un Estado de derecho que funciona y Junqueras y Torra lo han “padecido” en sus carnes en las últimas horas.

En todo caso, y suponiendo que haya Presupuestos, la realidad es que para cubrir el gasto público prometido, no menos de 35.000 millones de euros, tendrán que mentir a los españoles: bien porque no se pueda hacer o si se hace porque será subiendo impuestos a diestra y siniestra, incumpliendo también la palabra dada de que esta orgía de gasto la iban a pagar los ricos, los bancos, las grandes empresas, etc.

Y, en cuanto a la Seguridad Social y a su saneamiento, la figura de Escrivá en si misma no es una garantía de éxito. Claro que da más tranquilidad que otros pretendientes, la cuestión es si le dejarán hacer. En su etapa en la AIReF, decía que había que subir la edad de jubilación, el periodo de cálculo de la pensión y desgajar algunas partidas importantes para pasarlas al Estado. El reto está ahí. Lo conseguirá?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Día de Andalucía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Hoy es el Día de Andalucía, hoy es el día en que los andaluces celebramos lo que pasó hace 40 años, 40 años, el referéndum de Andalucía que algún ignorante todavía cree que lo que aquí se celebró fue un referéndum de autodeterminación. Oiga, y de tontería en tontería ha llegado a vicepresidente del Gobierno, o sea, que no descarten ustedes poder progresar cualquiera.

Loading...

Aquel referéndum lo que hizo fue tumbar un diseño del Estado con autonomías de primera y de segunda. Y eso lo contamos cada vez que llega el 28 de febrero, el Día de Andalucía. Aquella fue una apuesta por la igualdad de los españoles que encabezaron los andaluces. Y desde entonces eso lo han intentado olvidar los nacionalistas, por ejemplo, los catalanes. Los que ayer pactaron el techo de gasto con Pedro Sánchez inventándose el hecho diferencial catalán o cualquier otra ocurrencia que les permita diferenciarse del resto de España. Diferenciarse al alza, claro; diferenciarse para obtener privilegios es esa diferencia

¿Y cuál es el hecho diferencial catalán hoy? Ahora se lo contaré: que sus presos no cumplen condenas como los demás y los inhabilitados siguen actuando como si no lo estuvieran. En Andalucía conviene decir que hace poco más de un año con esa solemnidad tan democrática que suelen exhibir los menos convencidos de la democracia, Pablo Iglesias activó una alerta antifascista y el PSOE la secundó enviando, incluso, autobuses de protesta a la investidura de un nuevo gobierno que encabezaba el PP de Moreno secundado por Ciudadanos de Marín.

Que sí, que sí, que enviaban autobuses a protestar a esa investidura. “Me han quitado a mí el poder, ¿pero con qué derecho? Nosotros, que yo, Susana, que soy, que esto es mío”. Bueno, y esa checa, era una checa retórica que anunciaba grandes males para Andalucía y de paso para España. Como si allí y aquí una vez depuesto en las urnas el régimen socialista campante durante casi 40 años se fueran a reencarnar en una sola persona: Franco, Pinochet, Mussolini, Hitler y la mala del tren de la bruja.

Miren, pues hoy Andalucía celebra su día grande, conviene hacer un pequeño balance. Antes de nada en este tiempo de cambio aquí no se ha comido nadie a nadie, no se han comido los niños, a las mujeres se les protege igual que el resto de España y no se fusila a nadie por ser de izquierdas o de la Ponferradina, da igual.

Pero sí han pasado unas cuantas cosas buenas que considero muy necesario recalcar: primero, en el último año completo de gestion la inversión extranjera ha subido un 61%, mientras bajaba exactamente lo mismo en España. El PIB andaluz interanual ha subido un 2,1% bajando impuestos, es decir, lo cual demuestra que si se gestiona bien pueden bajar impuestos y crecer. Ha subido una décima más que en todo el país, ocho décimas más que la Unión Europea. Andalucía es la segunda comunidad que más exporta de España, la tercera con más afiliados a la Seguridad Social, que después de un año malo para el empleo en general, el empleo ha sido razonablemente bueno para los andaluces. El trabajo crecía un 1,8 en nuestro país y en Andalucía un 2,1. La tasa de crecimiento de las sociedades mercantiles ha triplicado la media nacional, el tejido empresarial ha crecido “por cima” de la media nacional.

Oiga, y no se conocen escándalos como los EREs ni gastos en prostíbulos a cargo del erario público ni los mil chiringuitos para dar de abrevar a todo quillo viviente a cambio del voto cautivo, que en eso aquí hemos sido los mejores. Y quedan muchas cosas por arreglar y este gobierno hará muchas cosas mal y no habrá ningún empacho en decirlo, pero la prevención ideológica sectaria con la que se recibió un cambio de Gobierno en Andalucía ha resultado absolutamente imperante y, como vemos por los datos, absolutamente ridícula. Absolutamente ridícula.

Por cierto, si es verdad que Sánchez quiere promocionar a María Jesús Montero como la nueva lideresa socialista en Andalucía, oiga, que deje de ejercer de portavoz del diálogo con los sediciosos porque se está haciendo con una hemeroteca que va a lastrar el futuro político.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Esto no es cumplir ni hacer cumplir, Majestad

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Lo de laisser faire, laisser passer es para otra cosa y el pase negro, concretamente para el poker. Vivir a lo grande sin dar la cara, sin hacer alusiones, sin poner caras de contrariedad, sin mandar recaditos con coroneles o brigadas, no lleva a nada. Si se ha jurado, se cumple, coño. Cumplir y hacer cumplir es lo que le oí jurar en su día, cuando la cosa pintaba. Hacer cumplir es parte de cumplir, es vigilar o cumplir in vigilando.

Loading...

La manga ancha lleva a los descosidos y los descosidos a la impunidad de los infractores, así que, querido, si no le gusta ejercer, mejor se va hacia Cartagena. La Constitución es algo muy serio y muy quebradizo y no se toca ni se juega con ella. Es lo más sagrado de los españoles, que ya tuvieron que dar la cara cuando les querían eliminar del mapa. Lo están haciendo, están jugando y demuestran que se puede, o lo piensan. Más vale pasarse por estricto que por laxo.

Ningún español nos quejaremos de tiquismiquis, pero nos parece lamentable y vergonzoso lo que vemos y que gracias a Dios no pueden ver los muertos por España, los caídos. Ya se pudieron contemplar cosas poco dignas en su día desde los luceros, donde hacían guardia tantos camaradas de Suarez asesinados por Carrillo y sus secuaces.

¡Ya veríamos otras cosas si fuese una criatura española de verdad la que montase estos pollos de sainete, con el encocoro de togas de los altos tribunales Supremo y Constitucional, el ruido de sables y espadines…!

Los obligados no funcionan, miran para otro lado y a esperar a que escampe. El día que no escampe habrá muertos. ¿De quién será la culpa? ¿De la criada? ¿De la mozacona? ¿Del mozacón? ¿Del Constitucional? ¿Del Supremo? ¿Del Capitán General?

¡Venga ya!

¿Qué coño esperamos? ¿Más burlas?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

La mentira como método

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Hemos recreado de tal manera, desde el afecto y la añoranza, la figura de Pérez Rubalcaba que a día de hoy recordamos parcialmente la movilización que organizó en 2004 a cuenta de los atentados islamistas de Madrid. Hace 16 años que un socialista creó aquella efectiva frase que ha pasado a formar parte del lapidario político español: merecemos un gobierno que no nos mienta. Analizada desde el paso de los años y depurando su oportunismo cínico, el aserto que motivó una movilización sin precedentes se ha transformado en una paradoja viva y campanuda, utilizable de nuevo ante el ejercicio permanente de falta a la verdad del ejecutivo reciente y su también reciente anterior encarnación. La mentira gubernamental se ha hecho carne en la vida política española mediante el método del amontonamiento. Siempre se mintió, como es evidente, ora por esconder procedimientos defectuosos, ora por proteger estructuras sensibles, ora por despistar a algunos enemigos; pero no recuerdo demasiadas ocasiones en las que una mentira sirviera para disipar a una anterior y así, sucesivamente, hasta crear un depósito acumulado de diferentes versiones sobre un hecho real.

Loading...

La mentira, decía el filósofo Ciorán, es una forma de talento, pero como afirma un viejo proverbio judío, con ella se va muy lejos aunque sin esperanzas de volver. En el caso que nos ocupa, el talento parece estar agazapado. Sánchez es, sin temor a innecesarias exageraciones, una mentira permanente dicha con el desahogo de los que confían irresponsablemente en su buena estrella. Su llegada al doctorado se produjo mediante la mentira de una tesis plagiada a la que se sumaron otras sucesivas para desviar las evidencias. Su llegada a la presidencia se estructuró desde la mentira introducida en una sentencia por un juez prevaricador. Su campaña electoral se basó en afirmaciones que desmintieron sus pactos posteriores. Su Gobierno está plagado de individuos que faltan a la verdad y a la decencia de forma contumaz. Sófocles dejó dicho que una mentira nunca vive lo suficiente hasta hacerse vieja: habrá que colegir que el griego estaba en lo cierto ya que las mentiras del gobierno que no merecemos se evidencian como tales nada más nacer. Valga el caso Ábalos como muestra. Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa, y, en virtud de esa afirmación del austríaco Adler, habremos de colegir que este Gobierno ha preferido cargar con el inconveniente de las mentiras encadenadas antes que asumir la verdad que vienen ocultando desde que pasearon a Miss Delcy por las instalaciones del aeropuerto de Barajas. ¿Qué «peligrosa» verdad se oculta tras la estancia indebida de la mano derecha de Maduro en España? ¿Qué cuestión se aparca en el fondo del asunto como para asumir el riesgo de las decenas de mentiras encadenadas?

Entre bufidos y desplantes chulescos, el abrasado ministro de Fomento, -al que le asignaron el marrón desde Interior en lugar de actuar como mandan las normas europeas y despejar el asunto de forma expeditiva-, ha ido amontonando embustes encadenados sin que ese ejercicio inverosímil haya sido objeto de autocrítica alguna. Nadie parece reparar en la gravedad de que, sobre un mismo asunto, un gobierno acumule mentiras superpuestas obviando aquello que escribió Jacinto Benavente -y perdón por la reiteración de citas que he ido curioseando esta tarde- acerca de la verdad y su circunstancia: la peor verdad solo cuesta un gran disgusto, mientras que la peor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y, al final, uno grande. Efectivamente, al final de este sainete, alguien experimentará el áspero escozor de la vergüenza, si es que la tienen, y se apercibirán conjuntamente de que una mentira te obliga a crear veinte más para sostener la certeza de la primera.

No sé, por fin, qué gobierno nos merecemos, pero a buen seguro uno que no es el presente.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: