Connect with us

Religión

Pasa el ángel exterminador (1): la peste NOM-virus

Published

on

Comparta este artículo.

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- «Nosotros buscamos las causas de la crisis, pero la más profunda y la más evidente no se la nombra. A riesgo de provocar vuestras risas, de todos modos yo os la cito: es Satanás, que está aquí en medio de nosotros» (Mons. François Nestor Adam, Obispo de Sion, en su intervención, el 2 de octubre de 1971, en el Sínodo que se realizó ese año).

Desde que empecé a incluir que la crisis del coronavirus nos llevaría al confinamiento en nuestras casas, con el fin de evitar la exposición al paso del ángel exterminador del maléfico virus, he tenido viva en mi mente la escena de aquella terrible noche en la que un ángel exterminador recorre las calles de Egipto asesinando a los primogénitos, salvándose únicamente quienes tenían en los dinteles de sus casas la sangre de un cordero. Tremendo metáfora, dantesca escena plenamente aplicable a los desasosegantes tiempos actuales, donde una humanidad atemorizada se clausura en sus hogares por miedo a contagiarse con el maléfico virus.

Loading...

Desde luego, no es la primera vez en la historia que el ser humano se enroca en su miedo a sufrir alguna pestilencia, ya que las plagas han sido un fenómeno recurrente en el devenir humano, pero la inmensa escala a la que está teniendo lugar la peste del coronavirus en un mundo habitado por casi 8.000 millones de personas la convierten en un suceso único en la historia, con tintes verdaderamente apocalípticos.

Junto a su gigantesca expansión, destacan también en esa pandemia dos hechos muy significativos: estamos ante una epidemia de muy baja mortalidad, con un cuadro sintomático un leve ― comparada con otras muchas más mortíferas, que protagonizaron tremendos desastres demográficos―, y, especialmente, que en la actualidad el ser humano posee una tecnología perfectamente capacitada para crear el agente que la provoca, algo completamente inusitado en otras épocas históricas, donde los agentes patógenos eran perfectamente naturales. Si a eso le añadimos que también poseemos en la actualidad unas mentes lo suficientemente diabólicas como para emplear esos agentes mortíferos con la intención de causar daño a la humanidad, esta pandemia del coronavirus ―al igual que otras que la precedieron en menor escala― presenta unas características que la hacen altamente sospechosa de haber sido provocada.

¿Por quién? En un mundo donde no cae una hoja al suelo sin que lo dictamine la mafia luciferina que maneja el cotarro en este Planeta, es absurdo pensar que los acontecimientos catastróficos que afectan a la humanidad en su conjunto no están diseñados y planificados por la élite psico y sociopática obsesionada por el globalismo y el Gobierno Mundial.

La historia de la humanidad es muy sencilla de explicar, y se podría resumir con brevedad diciendo que es la lucha del Bien contra el Mal, de la luz contra las tinieblas, de ángeles contra demonios, de Dios contra Satanás. Esta conflagración apocalíptica puede revestirse de la apariencia de guerras, revoluciones, catástrofes naturales, hambrunas, crisis económicas, pandemias… pero el trasfondo es siempre el mismo: cielo contra infierno.

Y, de igual manera que Dios se sirve de sus santos para llevar adelante su plan salvador tendente a asegurarnos la bienaventuranza eterna, el Príncipe de las Tinieblas ha reclutado desde el big bang a un conjunto de personajes siniestros, absolutamente perversos, que son los encargados de ejecutar sus planes destructores.

Es así como ha surgido la «Sinagoga de Satanás», consistente en un contubernio de poseídos por las fuerzas infernales que, desde su origen en las cavernas babilónicas y las esfinges de Egipto, se han transmitido de generación en generación los ritos iniciáticos mediante los cuales sirven al inframundo, ejerciendo de agentes del Tártaro a cambio de unas prebendas, de unos favores, consistentes en la conquista del poder y la riqueza. Es por ello que a esta horrenda camarilla pertenecen las figuras más señeras de la humanidad en el campo de la economía, la política, el entretenimiento, y los medios de comunicación, ya que, al ser colocados en los lugares más relevantes de las actividades humanas, tienen el poder que ambicionan, pero, a su vez, desde sus altos cargos laboran incansablemente para llevar a la humanidad hacia el NOM, que entronizará al Anticristo, vicario de Satanás.

Es elemental: tenemos a un personaje que ambiciona fama, poder, riquezas, gloria… dominio, en una palabra, y para satisfacer estas pasiones hace un pacto mefistofélico con las tinieblas, las cuales le otorgan estos dones, pero a cambio no sólo de su alma, ya que también le exigen a estos posesos que les consigan almas para llevárselas al reino del nunca-jamás.

Digámoslo sin reparos ni remilgos: la verdadera lucha que el Mal entabla con el Bien es la disputa de las almas, la contienda por ver si la luz se las lleva a las esferas celestiales, o la Oscuridad las abduce a los pozos infernales. Y la estrategia luciferina para apropiarse de las almas es siempre la misma: sembrar el desorden, la confusión, el caos, el miedo, subvirtiendo los sistemas establecidos sobre valores naturales y morales, con el fin de dejar al individuo en una situación de total desamparo que le convierta en una fácil presa para el mundo, el demonio y la carne.

Porque el caos lleva a la muerte, y los episodios catastróficos de guerras y pandemias producen un elevado número de víctimas, una mortandad considerable y muchas veces repentina que dificulta la reconciliación del alma un Dios, objetivo principal del Señor de las Moscas, que tiene así mucho más fácil poseerla.

Esta historia está magníficamente explicada en la Carta a los Efesios de San Pablo: «Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio».

Esta gigantesca refriega es la que opera entre bambalinas de los episodios más importantes de nuestra historia, porque esos espíritus del mal que emponzoñan los espacios, que envenenan el aire, no son solamente esos engendros horribles que pueblan pesadillas y húmedas tentaciones, ya que también se pueden incluir en esta categoría demoníaca a esos seres monstruosos que, a pesar de su aspecto microscópico, infectan con su pestilencia mortífera a la humanidad: los virus.

Dirán que soy conspiranoico, pero es un hecho para mí muy claro que los virus son seres maléficos, perversos, satánicos, totalmente malévolos, cuyo único objetivo es infectar las células inoculando en ellas su maligno ADN para matarlas reproduciéndose a su costa. Hay bacterias buenas, pero los virus son de una malicia absoluta, y por eso pueden considerarse creación diabólica.

Virus los ha habido siempre, pero con el avance de la medicina ―en especial las vacunas―, su poder mortífero estaba en franca decadencia, como sucede con la viruela y el sarampión, dos pandemias de amplia raigambre histórica que han diezmado con frecuencia a la población mundial, junto con el cólera, el tifus…

Y la peste, la reina de las epidemias, de fulgurante malicia, que aniquila a un ser humano en dos o tres días ―incluso en horas―, cuya apoteosis tuvo lugar en la apocalíptica pandemia iniciada a partir de 1348, que aniquiló a más de 100 millones de personas en todo el mundo, de los cuales 25 correspondieron a Europa ―un tercio de su población―.

Pero, como ya no queda prácticamente ninguno de esos virus «históricos», asistimos al sospechoso fenómeno de la aparición en tiempos recientes de un conjunto de epidemias causadas por extraños virus que surgen de la nada, y arrasan con todo lo que pueden antes de desaparecer o quedar latentes: vacas locas, grite aviar, gripe porcina, SIDA, Ebola, Zika, SARS… y ahora asistimos al dantesco espectáculo del coronavirus.

En un mundo altamente tecnificado, donde existen laboratorios de biotecnología capaces de crear microorganismos en sus siniestras retortas para usarlos como armas bacteriológicas y virológicas, y donde el mal que infecta a las élites satánicas que controlan el mundo es absolutamente pasmoso, no hay que caer en la conspiranoia para sospechar que esa nueva generación de virus puede haber sido creada a propósito para conseguir oscuros fines, que, por supuesto, van encaminados a la facilitación del NOM.

Y no es que esto sea una mera sospecha o posibilidad, ya que es un hecho plenamente demostrado y documentado que todos los virus que antes hemos mencionado tienen su patente respectiva, lo cual quiere decir que han sido fabricados. Otro factor importante a tener en cuenta es que los prebostes de las empresas multinacionales en el campo de la farmacéutica, del material sanitario, y de las dedicadas a la biotecnología forman parte de esta casta luciferina correveidile de Lucifer.

La élite diabólica del NOM siente un profundo asco por las masas, una patológica falta de empatía por la humanidad, pues para ese perverso contubernio somos un despreciable rebaño, una muchedumbre de esclavos lobotomizados, pura mercadería, carne de cañón para sus experimentos apocalípticos, una fauna molesta que hay que reducir al máximo.

Basta solamente con utilizar el sentido común para comprender que, unos personajes absolutamente malvados que han sido capaces de construir armas nucleares que pueden destrozar la humanidad varias veces, que han diseñado y ejecutado guerras devastadoras, que han protagonizado sangrientas revoluciones para liquidar el orden natural del mundo y la civilización cristiana occidental, que provocan crisis económicas demoledoras que llevan a la ruina y al hambre a amplias capas de la población, que fumigan los cielos con sustancias ponzoñosas para cambiar el clima en orden a causar sequías y para ―dicen algunos― hacer menos fértil a las poblaciones, que ya conspiran directamente y sin tapujos con la manipulación de las mentes y la liquidación física de las personas a través del letal 5G que asoma ya en el horizonte… Es suficiente, en suma, tener un poco de sentido crítico para comprender que a este siniestro contubernio le importa una higa la suerte de la humanidad, y no solamente eso, sino que están haciendo todo lo posible desde hace mucho tiempo para liquidarla.

Este odio a la humanidad tiene sus ideólogos, sus tecnócratas, sus libros, sus foros… un conjunto de personajes siniestros imbuidos de un odio obsesivo a la humanidad, que podemos catalogar como «nutjobs» ―«chiflados»―, capaces de hacer afirmaciones que producen a la vez pasmo y terror.
En 1955, Alan Gregg, de la Fundación Rockefeller ―¡cómo no!―, describió, por primera vez, el género humano como un «crecimiento cancerígeno» sobre el planeta Tierra que podría con el tiempo destruirse: «La superpoblación es un cáncer; nunca he oído que un cáncer se curara alimentándolo».

Christopher Manes, aspirante a «¡Earth First!», afirma que «La extinción de la especie humana no sólo es inevitable, es una buena cosa». En esa misma línea, Maurice Strong sentencia que «¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad que eso suceda?». Y observen esta frasecita del demente genocida Robert MacNamara, obsesionado por el control de la población, que fuera secretario de defensa con Kennedy y con Johnson, responsable principal de la guerra del Vietnam, un ser de una malignidad imposible de describir: «Creo que la raza humana tiene que pensar en los asesinatos. ¿Cuánto mal se debe hacer con el fin de hacer el bien?».

Estos gurús antropófobos, imbuidos de neomaltusianismo y ecologismo exacerbado, lanzan sus manifiestos de odio impunemente, con el aplauso de los poderes globalistas a cuyo servicio bailotean impúdicamente:

«Si no hay suficiente comida para alimentar el excesivo número de gente (los pobres, las masas) ellos deben ser lanzados fuera de la borda (asesinados por guerras o epidemias). Estos “razonamientos” proveen una justificación para controlar la curva del crecimiento poblacional y la destrucción del exceso de población por cualquier medio, incluyendo las guerras, los genocidios, las epidemias, las hambrunas, las depresiones económicas y hasta el terrorismo». (Pearce and Turner, 1995).

Como se puede observar en esta tremenda declaración, las epidemias también están incluidas en la estrategia de las carnicerías, porque ¿le temblará acaso el pulso a estos psicópatas para crear virus letales que sirvan a sus fines conspiradores? Una mente tan pervertida y corrupta como la que tienen estos gerifaltes diabólicos, ¿renunciará acaso a la posibilidad de utilizar sus perversas creaciones de laboratorio para crear pandemias que contribuyan a la instauración de su maquiavélico Gobierno Mundial?

El coronavirus actual fue elaborado en Wuhan, al parecer con tecnología francesa y canadiense.

Resulta asimismo esclarecedor que en esa ciudad de 11 millones de personas haya laboratorios de bioingeniería ligados al omnipresente George Soros y a Bill Gates, del que es ampliamente conocida su actividad en el campo de las vacunas, los transgénicos y la agroquímica: ¿casualidad?

¿Es también casualidad que el Foro de Davos, que tuvo lugar en octubre de 2019 en nueva York, realizara el 18 de ese mes un simulacro de una epidemia de coronavirus, con la participación del Johns Hopkins Center for Health Security y de la Bill & Melinda Gates Foundation?

El objetivo explícito del ejercicio realizado en Nueva York era planificar la respuesta de ciertas transnacionales y gobiernos ante una pandemia de coronavirus, cuando nada permitía predecir el inicio de la epidemia detectada en la ciudad china de Wuhan a inicios de diciembre.

En el simulacro participaron destacadas personalidades de varias instituciones y organismos, como Sofía Borges ―vicepresidenta de la Fundación de las Naciones Unidas, Brad Connet, ―presidente del grupo Henry Schein, líder mundial de la producción de material médico―, George Gao ―director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de la República Popular China―, Avril Haines ―ex directora adjunta de la CIA y ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, bajo la administración Obama, etc… y la Fundación Bill&Melinda Gates, por supuesto.

¿Es un hecho simplemente anecdótico que en un capítulo de los Simpson también apareció un contubernio que planificaba un ataque viral a humanidad? ― recordemos que esta famosa serie también mostró en un episodio la destrucción de las Torres Gemelas, como telón de fondo un tanto disimulado―.

Las sospechas se hacen realmente desasosegantes si se tiene en cuenta que el virus ha ido aparecer en el país más poblado del mundo, y justamente en vísperas de la fiesta del Año Nuevo chino, la cual produce millones de desplazamientos a lo largo de todo el país. ¿Más casualidades?

Las preguntas saltan por sí solas. Para empezar, se nos dice que la culpa es de los chinos, que comen murciélagos, pangolines, y no sé qué especies exóticas más. Y bien, ¿los chinos siempre han comido esos animales, o han empezado a hacerlo ahora, justo cuando disponen de mayor bienestar, y no les hace falta incluir especies asquerosas en su dieta? Si llevan siglos comiéndolos, ¿por qué justo ahora resulta que un pangolín infectado origina el caos mundial? ¿Por qué el virus del SIDA también se asoció a otro animal ―el mono―, y luego tenemos a las vacas locas, la gripe aviar, la gripe porcina…? ¿Por qué estuvo en el simulacro pandémico del Davos pasado el director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de la República Popular China?

Con todo lo expuesto, tenemos unas mentes criminales, y un arma de destrucción masiva ―aunque creará más caos y crisis económica que mortandad―, creada por ellos mismos. Todo encaja a la perfección, y más cuando, en un artículo posterior, expongamos los motivos que tienen estos personajes para lanzar la pandemia del coronavirus, qué es lo que pretenden conseguir con ella.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

La carta del Cardenal Cañizares al concejal socialista valenciano Aarón Cano: «¿Por qué miente?»

Published

on

Comparta este artículo.

Cardenal Antonio Cañizares.-

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente, por completo, en el comunicado o comentario que hizo público y se difundió por medios de comunicación social a propósito de la mostración que se hizo desde el interior del templo, sin salir de él, con las puertas abiertas, ni pisar ni siquiera sus umbrales, de la Basílica de la sagrada imagen de la Mare de Déu dels Desamparats mirando a la plaza de la Virgen. ¿Alguien ha prohibido esto: abrir las puertas de un templo y mostrar dentro del templo una imagen de devoción en el pueblo? ¿Qué ley prohíbe esto? ¿Me puede mostrar algún texto legal?

Loading...

 

El “presunto” mentiroso: Concejal Aarón Cano (PSOE)

Con toda rotundidad, claridad, verdad y firmeza, y con toda esa libertad que usted querría, por lo visto, cercenar y suprimir, lamento decirle que usted miente sin paliativo alguno, y al mismo tiempo, comunicarle que, por parte de la Iglesia, se ha cumplido y se está cumpliendo fiel y estrictamente, escrupulosamente la legalidad, lo que señalan las disposiciones dictadas por el Gobierno de España que veo que el Concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia paradójicamente, sin embargo, ignora o desconoce. Además tengo que añadirle que este Arzobispado está cumpliendo minuciosamente las disposiciones que nos señalan las autoridades sanitarias y gubernamentales para el estado de alarma sobre la pandemia del covid-19, basta que haga un repaso de las múltiples veces que este Arzobispado ha hecho públicas sus propias directrices para todos los sacerdotes y fieles secundando lo que se nos manda. Y, sin falsa modestia por mi parte, tengo que recordarle la disposición que este Arzobispado ha mostrado a colaborar con las Autoridades autonómicas y locales en cuanto se refiere a la pandemia del COVID-19. Por ello mi asombro y perplejidad es mayúscula por la falsedad que usted ha difundido, y no venga diciendo que una institución como la Iglesia debería dar ejemplo a la ciudadanía, naturalmente que debe darlo, y, gracias a Dios, lo está dando admirablemente. Ojalá que la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Valencia lo diese al menos del mismo modo, y con el mismo cuidado y celo que la Iglesia, en general, y en particular, en Valencia, lo está dando. ¿Por qué miente y acusa? Hace usted algo tan deleznable y denigrante como hizo Nerón en la Roma del Imperio, que acusaba a los cristianos de algo en lo que los cristianos no tuvieron ni arte ni parte, pero fueron acusados y llevados a los tribunales y a la persecución, como sabe por la historia todo ciudadano medianamente culto, ¿lo recuerda?

Si usted hubiese estado allí en la basílica de la Virgen, o hubiese seguido la Santa Misa por TV me hubiese escuchado lo que dije antes de dar la bendición y de interpretar los correspondientes himnos, dije: “El día de san Vicente Ferrer no pudimos sacar la imagen de San Vicente a la puerta de Hierros de la Catedral, ¿lo recordáis?, ¿por qué no sacamos ahora la imagen de la Mare de Déu a la puerta, sin salir del templo ni pisar la plaza, y que salude y bendiga a su ciudad, a Valencia, y a las gentes que pasen ahora por la plaza y que la gente desde sus casas puedan rezarle? ¿Qué os parece, lo hacemos? Y los asistentes, que eran el grupo de los Capellanes de la Virgen y los Canónigos, asintieron en voz alta y me respondieron unánimemente “sí, saquémosla y mostrémosla”. Y permaneció la imagen de la Virgen de los Desamparados, siempre en el templo, con las puertas abiertas de la Basílica mientras se cantaba, este como otros años, desde dentro del templo, el himno a la Virgen de los Desamparados, el Himno Regional Valenciano, interpretados por el tenor y canónigo D. Miguel Bou, y coreados, con emoción contenida, por los presentes, y, finalmente, se retiró a su lugar la imagen sagrada de la Virgen.

Siento decirlo, los hechos son los hechos, aunque usted me amenace con una investigación para elevar un informe a la autoridad competente. ¿A qué autoridad se refiere cuando me amenaza con la autoridad competente, cuál es esa “autoridad competente” en este caso? Puede hacerlo si quiere, pero ya sabe que la calumnia y la falsedad no son de recibo en una sociedad respetuosa de libertades inalienables, y cuando menos está feo y es mal visto. Además dice usted por medio de lo publicado en un medio de comunicación que “cree que ha sido premeditado”, ¿en qué se funda para hacer tal acusación? Tenga en cuenta que esto es delito: acusar sin justificar la presunción que usted inventa; y yo no voy a provocar ninguna investigación para informar de su conducta ante ninguna autoridad competente.

Perdóneme, Sr. Concejal, a quien no tengo el gusto de conocer. Respete a sus electores que seguro, que como buenos valencianos no se enfadan ni dicen tonterías por mostrar la imagen de la Patrona de Valencia, a la que Valencia tanto queremos, como Madre y patrona, y cómo Ella, nuestra patrona tanto quiere a todos los valencianos, a usted también, aunque no sé por qué motivos usted denuncia en medios de comunicación algo que usted se inventa y crea el bulo y lo difunde encima, creando confusión y malestar. Debo añadirle, por otra parte, que son muchísimos los valencianos quienes, conforme han podido y sabido, han agradecido este gesto emocionante de asomarse la Virgen a las puertas de la plaza, ya que no era prudente de otra forma, para amparar a los valencianos. Parece que usted ignora a los valencianos y que no le importa ir contra ellos y lo que ellos verdaderamente quieren. Sea usted sincero y no caiga tan bajo al cometer esta ruindad o mezquindad, que sólo por ignorancia, por error, por odio o por ideología, se puede cometer.

Puede estar usted muy tranquilo, como yo lo estoy, que no cometimos ayer ningún acto ilegal, ni 200 personas habían sido “congregadas” como usted parece señalar. No compare lo de ayer con una presunta convocatoria de una institución deportiva a presenciar los entrenamientos; con todo mi máximo respeto a las instituciones deportivas. No compare, por favor la Iglesia que es algo más que una “institución importante de la ciudad”, – como la define usted-, con una institución deportiva y el acto de asomarse la Virgen a su ciudad, Valencia, con un entrenamiento deportivo. Tenga usted un poco más de respeto y altura de miras, por favor. Y procure, eso sí, tener más cuidado en ese cierto relajamiento que por parte de algunos que no observaron en días anteriores las normas de confinamiento, en los que para nada tiene que ver la Iglesia, como quizá a usted le gustaría que fuese para acusarla. Y tenga más cuidado con acusaciones genéricas de irresponsabilidad por parte del Arzobispado, porque solo soy yo, su servidor, Antonio Cañizares el Arzobispo de Valencia, el responsable único de llevar a la Virgen hasta el dintel de las puertas abiertas sin traspasar su casa, para bendecir su ciudad, rezar por ella o ¿no quiere usted que bendiga a su ciudad y los pueblos de Valencia, que rece por ellos, o quiere usted que no se asome con las puertas abiertas a esa ciudad y a esos pueblos?. ¿Le gustaría impedírselo?. Debo añadirle y reiterar las muchísimas muestras de adhesión, agradecimiento y cariño que he recibido de cantidad de valencianos, ni una sola queja he recibido, sólo apoyos, y usted ¿está en contra de los valencianos que tanto agradecen el gesto que se ha tenido?. Recapacite y, piense un poco. Por mi parte queda perdonado, y estoy seguro de que la Virgen también le perdona, porque no sabe lo que ha hecho en esta ocasión, y pido a los valencianos, que su mayoría no están con usted, que le perdonen y no le tengan en cuenta sus palabras y sus gestos. El daño que intentaba se vuelve contra usted, aunque en ciertos medios el daño y la calumnia ahí quedan, la mentira, se ha difundido: así no se contribuye al bien común, la base para cualquiera que esté en la política o de los políticos en el grado que sea que se precien de serlo, eso sí produce daño y odio. Observo que sigue a pie juntillas la ideología marxista: la mentira por delante, es un arma política, y, cuanto peor, mejor.

Y no olvide que hay un derecho fundamental inalienable reconocido en los países de nuestra área y en casi todos los países del mundo garantizado, además, por nuestra Constitución Española que es el de libertad religiosa, que usted parece ignorar por pretender dictar qué es lo que se puede hacer o lo que no se debe hacer en el espacio interior de un templo. Piénselo y aprenda a respetar este derecho inviolable.

Le aconsejo, si me admite un consejo, que en otra ocasión sea usted más prudente, me llame a mí primero cuando quiera publicar algo sobre la Iglesia, y le informaré verazmente, antes de salir a luz pública y así no cometerá errores como el que ha cometido. Por encima de todo vaya usted siempre con la verdad, nunca con la mentira que tanto daño hace. Gracias.

Un saludo cordial y amistoso

*Arzobispo de Valencia


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

La ONU (Organización Terrorista de las Naciones Unidas) se quita la careta: señala que la religión cristiana es enemiga de los derechos humanos por oponerse al aborto y a las ideologías de género

Published

on

Comparta este artículo.

Pablo Muñoz Iturrieta*.-

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) acaba de publicar su informe anual sobre “Libertad de religión o creencias”, preparado por el Relator especial Ahmed Shaeed (entrar AQUI para ver el informe en inglés). En este documento, la ONU concluye que la religión en general -y la cristiana en particular- es enemiga de los derechos humanos. Lo grave es que este documento es supuestamente en defensa de la libertad de la práctica religiosa y de conciencia. ¿Cómo llegan a la conclusión de que las iglesias son “anti derechos”? Contraponiendo los “derechos LGBT” a la libertad religiosa y mostrando cómo la libertad religiosa se usa supuestamente para discriminar e ir en contra de los derechos y prácticas LGBT. Por ende, fuera toda creencia y bienvenida la “perspectiva de género”. El documento también remarca el rol de grupos religiosos en la creación de la llamada “ideología de género”, lo cual es erróneo, ya que es la ciencia misma la que ha denunciado la posición ideológica y extrema de la teoría del género.

Además, este informe de 2020 considera los principios cristianos sobre la sexualidad humana como peligrosos y discriminatorios.

El informe hace un uso sesgado e ideológico de lo que es una “práctica religiosa”, ya que como ejemplos menciona el gravísimo problema que existe en países islámicos donde se practica la mutilación genital femenina, matrimonios forzados, poligamía y violaciones, entre otros males (n.41), y la criminalización de la homosexualidad (n. 37), todo esto bajo la excusa de la religión. Pero en la respuesta, en vez de clarificar que por naturaleza estas no son prácticas religiosas (porque al islam no se lo toca), el documento aprovecha para arremeter contra el cristianismo por su oposición al falso evangelio de la ONU: la ideología de género.

Loading...

Dice el informe que existe una “profunda preocupación” por las “campañas de grupos religiosos [cristianos]” que tildan de inmorales a los que abogan por la igualdad de género “alegando que la “ideología de género” es mala para los niños, la familia, la tradición y la religión” (no.34). Saheed sostiene que la iglesia invoca “dogmas religiosos y pseudociencia” para oponerse a los ideólogos de género y “defender los valores tradicionales enraizados en interpretaciones de las enseñanzas religiosas acerca de los roles sociales del hombre y la mujer según una alegada diferencia física y capacidad mental; llamando a menudo al gobierno a sostener políticas discriminatorias” (ibíd.). Para la ONU, la Iglesia es instrumento de discriminación y la llamada violencia de género. Dicen estar preocupados porque la iglesia se ha escudado en el derecho de la libertad religiosa y organizó en grupos para contrarrestar el trabajo de los activistas de los derechos humanos…

Dice el relator, por ejemplo, que la iglesia en Polonia ha intimidado y estigmatizado a los defensores de los “derechos” de las mujeres como “promotores de la ideología de género y grupos anti-familia”. ¿Cuál es este supuesto ataque a los derechos humanos? Según Saheed es un derecho luchar contra las constitución política de Polonia, ya que el matrimonio es definido como la unión de un hombre y una mujer y, claro, eso va contra los derechos humanos…

Otro punto que destaca la ONU en contra de la iglesia de Latinoamérica es que está constantemente estorbando la legalización del aborto y de operaciones de reasignación de sexo (no.29). En lugares como Brasil, Chile, Ecuador y Paraguay (se olvidó de Argentina) los grupos cristianos “han coartado los programas de educación sexual y reproductiva” (no.36) y cita un documento de Planned Parenthood para afirmar (mentirosamente) que los niveles de muertes por abortos clandestinos son altísimos en Argentina, Venezuela, Brasil, Paraguay, Perú y Bolivia (no.30). Eso, como sabemos, no es así. En torno al aborto la ONU demanda que los gobiernos hagan lo necesario para que los médicos no puedan objetar en conciencia y no puedan negarse a practicar el homicidio prenatal (no.44). Además, para el relator es suficiente prueba de ataque a los derechos humanos el que la iglesia diga que la práctica homosexual va contra la naturaleza humana (Ibíd.), lo cual es real y está científicamente comprobado (lo demuestra la fisiología y estructura celular del ano).

Por último, el relator indica que en las iglesias se ha negado a los colectivos LGBTI+ y a las mujeres participar e incidir en el contenido de la fe: “se les ha negado el derecho de manifestar sus creencias a través de interpretaciones igualitarias de género de la fe, [mientras que] los que combaten la violencia de género y la discriminación pueden ser estigamizados y castigados por ello” (no.47). En este punto Saheed instruye tácitamente desde la ONU que las teologías contextuales queer y feministas (“interpretaciones igualitarias de género”) deberían de regir nuestra interpretación de la Biblia y de nuestra fe. En la Iglesia, dice la ONU, a la gente no le queda otra más que aceptar estos sistemas discriminatorios o irse de ella (Ibíd.).

Así, apelando al aborto y recomendando las interpretaciones queer y feministas de la Biblia, la ONU concluye que “constituye un serio desafío para el avance global de la equidad la privación de derechos LGBTI+ y de las mujeres dentro de las comunidades religiosas” (no.47).

A partir de esto la ONU establece claros límites a la iglesia y la libertad de conciencia y religión:

– Que no se pueda invocar la libertad religiosa para hablar contra la ideología de género.

– Que no se pueda invocar la objeción de conciencia para no practicar un aborto en hospitales (ya sean públicos o privados) (no. 44).

– Que la teoría LGBT nos da pautas para reinterpretar las Sagradas Escrituras y se deben rechazar “interpretaciones patriarcales de la doctrina religiosa” (no. 51).

– Que no se pueden avanzar “normas heterosexuales” en nombre de la libertad de religión.

El plan de la ONU implica así la reducción o desaparición de garantías y derechos anteriormente sancionados por tratados internacionales, con tal de imponer este nuevo orden ético mundial.

¿Qué debe hacer el gobierno cuando una iglesia discipline a un propagador de ideología de género entre sus miembros? Dice la ONU que “debe intervenir para prevenir prácticas dañinas, ya que dichas prácticas se constituyen por el ethos [prácticas o costumbres] religioso; incluyendo actos discriminatorios que buscan nulificar o menoscabar el reconocimiento, disfrute o ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones” (no.49).

Saheed considera así que los disidentes y activistas LGBT y de derechos humanos deben ser protegidos por el Estado de las garras “violentas” de las iglesias. La excomunión o sanciones serían entonces un atentado contra la libertad y los derechos humanos cuando se aplique a un falso maestro que enseñe cosas contrarias a la fe revelada en el nombre de la igualdad y los derechos LGBTI+. En suma, la ideología de género no puede existir sin el apoyo del Estado, y la ONU, que sabe perfectamente esto, está amonestando a los gobiernos del mundo para que intervengan contra la iglesia cuando se hable contra el aborto, la práctica de la homosexualidad, el divorcio y la hipersexualización de los niños, así como lo que consideran estereotipos de la mujer al enseñarle la importancia de cuidar de su hogar y sujetarse a su esposo.

Para la ONU, un cristiano tiene el derecho absoluto de creer y practicar la religión que quiera, pero el derecho a manifestar públicamente una creencia es limitado por la ley, la moral, la salud, el orden y la seguridad (no. 60). Sobre esta base es que la ONU reclama que la predica de la iglesia contra la promiscuidad sexual y a favor de la vida y del matrimonio heterosexual exclusivo no debería de estar protegida por la ley por ser discriminatoria.

Saheed y la ONU exigen finalmente que el Estado opere sancionado a las iglesias y obligándolas “a crear las condiciones en las cuales todos los miembros de la sociedad puedan ejercitar sus derechos, incluyendo el derecho a la religión o creencia” (no.71). Este es un paso más hacia la imposición totalitaria de su visión masónica anticristiana.

 

 

* Doctor en filosofía política y autor de “Atrapado en el cuerpo equivocado”: La ideología de género frente a la ciencia y la filosofía y El significado de la libertad religiosa en la esfera pública secular (The Meaning of Religious Freedom in the Secular Public Square)


Comparta este artículo.
Continue Reading

Religión

El Papa Benedicto XVI señala que el principal obstáculo en su pontificado fue «la dictadura mundial de ideologías aparentemente humanistas»

Published

on

Comparta este artículo.

El periodista alemán Peter Seewald, una de las personas más cercanas a Joseph Ratzinger, publica la biografía completa del papa emérito: ‘Benedicto XVI. Vida’. Con esta obra completa una serie de conversaciones con el predecesor de Francisco y que vieron la luz en forma de libro: ‘La sal de la tierra’ (1997), ‘Luz del Mundo’ (2010) y ‘Últimas conversaciones’ (2016). [SIGUE MÁS ABAJO]

 

Loading...

El texto, que supera las 1.000 páginas, ha sido autorizado por Ratzinger y abarca desde su nacimiento hasta su renuncia, el 11 de febrero de 2013. Pero, a modo de epílogo de excepción, añade algunas de las respuestas (se destaca que no ha respondido a todas las preguntas) de Benedicto XVI en las que valora su pontificado.

No fue la Curia

Anticipadas por Life Site News, en ellas el papa emérito reconoce cuáles fueron los mayores impedimentos a su gobierno eclesial: “Los principales obstáculos vinieron de fuera, no vinieron de la Curia. Yo no quería solo ni en primer lugar impulsar la purificación del pequeño mundo de la Curia, sino de la totalidad de la Iglesia”.

Así, “los hechos han demostrado que ha sido sobre todo la crisis de fe la que ha conducido a una crisis de la existencia cristiana. Esa es la que un Papa debe tener principalmente delante de sus ojos”.

La verdadera amenaza



“La verdadera amenaza para la Iglesia –recalca Ratzinger– y, por lo tanto, para el oficio de Pedro, no reside en esas cuestiones, sino en la dictadura mundial de ideologías aparentemente humanistas, cuya negación implica ser excluido del consenso social básico. Hace cien años, cualquiera habría considerado absurdo hablar de matrimonio homosexual. Hoy queda socialmente excomulgado quien se oponga a ello. Lo mismo vale para el aborto y para la fabricación de personas en el laboratorio”.

“La sociedad moderna –concluye– está formulando un credo anticristiano y castigará con la exclusión social a quien se resista a él. Es totalmente natural el temor a este poder espiritual del Anticristo, y se hace necesario realmente el auxilio de la oración de todo el episcopado y de toda la Iglesia mundial para resistirlo”.


Comparta este artículo.
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: