Connect with us

Opinión

“Perdón, soy hombre y no lo puedo evitar”, la muerte anunciada de la virilidad

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El hombre se hace feminista cuando no sabe ya cómo agradar a las mujeres. La mujer se hace feminista cuando ya no sabe cómo agradar a los hombres (Enrique Jardiel Poncela).

Hace ya una década que se puso a la venta en Francia el libro de Eric Zemmour “Le premier sexe”. En España fue editado en 2007 con que fue editado en español con el título “Perdón, soy hombre y no lo puedo evitar” por Ediciones Áltera.

Loading...

Desgraciadamente salvo para etiquetar al autor de “facha”, “misógino”, y cosas por el estilo, de poco más se hicieron eco los medios de información hace diez años.

Éric Zemmour es una persona archiconocida en Francia por su actitud de llamar a las cosas por su nombre, sin rodeos y sin circunloquios, y por pertenecer a lo que algunos denominan “derecha alternativa”.

Nacido en una modesta familia «pied-noir» (ciudadanos de origen europeo, en su mayoría de origen francés, que residían en Argelia y que se vieron obligados a salir de ese país tras la independencia en 1962) de origen judío-sefardí, formado en el Instituto de Estudios Políticos de París, Zemmour es editor del periódico liberal-conservador Le Figaro (Paris). Personalidad mediática, colaborador asiduo de varios programas televisivos, autor exitoso de ensayos políticos, articulista apreciado, es hombre independiente, incluso iconoclasta y por lo tanto controvertido. Quien lea su libro, que lleva por titulo “El primer sexo”, una réplica al “Segundo sexo” de la papisa del feminismo, la amante de Sartre, Simone de ea, descubrirá a un escritor inteligente, culto, brillante, con enorme sentido del humor.

Éric Zemmour se define como “soberanista” y contra “el derecho de injerencia”, la intervención en un Estado soberano por parte de uno o varios Estados u organizaciones internacionales, mediante la fuerza armada y sin su consentimiento; tampoco les sorprenderá si les digo que propone abiertamente un mayor control de la inmigración y que abomina del llamado “multiculturalismo”, y por supuesto, es abiertamente antifeminista y contrario a las bodas entre homosexuales… Tampoco les extrañará si les digo que viene advirtiendo sin cesar del suicidio al que casi de forma irremediable caminan su propio país y la civilización occidental, si prosigue la creciente islamización, a la vez que los europeos cada vez traen menos hijos al mundo.

Pienso que es sumamente interesante retomar el libro al que aludía al principio:

La tesis de Eric Zemmour es sencilla. El llamado «segundo sexo» ha venido a ser el primero e incluso el único. El feminismo ha descalificado al «macho». La ideología sesentayochesca ha permitido un nuevo avance de los valores femeninos. La sociedad europea y occidental se afemina a pasos agigantados. El homosexual -“gay”- viene a ser el nuevo modelo cuyas imágenes positivas, proyectadas sin tregua en los medios de comunicación, acaban moldeando la mente de la gente corriente, del ciudadano medio. El hombre moderno se depila, se perfuma, se adorna con afectación, lleva joyas y bisutería, y todo ello fomenta el consumo. Hombres o mujeres, todos iguales, nos convertimos de esa manera en excelentes y entusiastas consumidores.

El «macho» tradicional, el hombre que respeta a su madre, protege a su mujer y se siente responsable de sus hijos, es una especie en extinción. Se muere el hombre tradicional activo, emprendedor, resolutivo, aficionado al riesgo, a la acción y a la aventura. En adelante, el hombre moderno deberá cooperar, comunicar y conservar en vez de competir, obrar y transgredir. Elegirá la efímera pareja antes que la familia duradera, el indispensable hogar de los niños.

“¿A qué se parece el hombre ideal?”, se pregunta Éric Zemmour en su libro.

El texto de Zemmour es una reflexión sobre la feminización de la sociedad occidental. “El hombre ideal se depila, compra productos de belleza, lleva joyas, sueña con el amor eterno, cree a pie juntillas en los valores femeninos, prefiere el compromiso a la autoridad y, más que de la lucha, es partidario del diálogo y la tolerancia. El hombre ideal es una verdadera mujer”.

Sí, Zemmour nos habla de aquello que en España ya se ha acabado convirtiendo en costumbre: el que algunos varones cuando abren la boca empiezan por pedir perdón por haber nacido con pene, y añaden que están en búsqueda de “su lado femenino”.

Todo ello es resultado de un proceso contradictorio de aceptación a medias, a la vez que de rechazo -también a medias- del feminismo por parte de una gran mayoría de mujeres. Habiendo descartado, tras varios decenios de tanteo, la poco seductora perspectiva de comportarse como hombres, la mayoría de las mujeres “han sacado de esa paradoja una conclusión radical pero, sin embargo, lógica: ya que las mujeres no han conseguido transformarse en hombres, es necesario transformar a los hombres en mujeres”.

Al mismo tiempo que trata de explicarnos el asunto del doble pensar acerca del feminismo por pare de las mujeres, Zemmour establece un paralelismo muy oportuno con los regímenes comunistas de los que el feminismo es deudor ideológico a través de Engels y Beauvoir. Nos cuenta Zemmour que igualmente que algunos comunistas y no comunistas disculparon a Lenin de los desmanes, tropelías, y crímenes cometidos por los estalinistas, así hacen muchas personas cuando hablan del feminismo como algo “bueno”, incluso necesario y consideran que hay “feminismos” y feminismos y que el denominado “de género” en nada tiene que ver con el feminismo genuino, el de las sufragistas, el de los primeros tiempos… Pero, al igual que acabó ocurriendo con el comunismo marxista, la distinción ha acabado por derrumbarse. El estalinismo se hallaba ya dentro, formaba parte del leninismo. Del mismo modo, el feminismo es un bloque. Es una visión del mundo, una voluntad de cambiar a la mujer y al hombre. Borrar 5.000 años de distinción de roles y universos, como ha escrito muy bien Élisabeth Badinter (paradójicamente antigua discípula de Simone de Beauvoir). En suma, destruir la herencia judeocristiana.

Por eso, precisamente, el feminismo es un ‘-ismo’ del siglo XX que no puede escapar a sus demonios totalitarios.

Zemmour nos pone múltiples ejemplos de tales afanes totalitarios y liberticidas en su libro: “He visto en la televisión un debate entre un joven agricultor, que confesaba algo avergonzado que, sin la prostitución, nunca habría conocido mujer, y Anne Hidalgo, adjunta socialista al alcalde de París, (cuando Zemmour escribió su libro) que, con mirada asesina, le recriminaba: “¡Usted necesita tratamiento médico!”.

Retrocediendo unos cuantos siglos en la Historia de Francia, Éric Zemmour nos recuerda que en el siglo XVIII, Montesquieu y Rousseau ya advertían sobre las terribles consecuencias que podría tener como resultado el cada vez mayor poder de las mujeres y de los peligrosos alcances que podría acarrear el afeminamiento de la sociedad. Las mujeres de la alta sociedad adquirieron entonces un poder considerable. Por ejemplo, quien realmente ostentaba el poder durante el reinado de Luis XV era Madame de Pompadour, hasta el punto de conseguir que los hasta entonces tradicionales aliados de Francia dejaran de serlo, de forma que Austria, el enemigo tradicional de Francia, pasara a no serlo, en contra de Rusia, que había sido amiga de Francia desde los tiempos del Cardenal Richelieu. También fue ella la causante de la caída en desgracia de los jesuitas, para regocijo y aplauso de la izquierda filosófica de la época.

“En los salones de entonces –nos cuenta Zemmour- son las mujeres quienes organizan el encuentro profético de las dos élites: la aristocrática o del nacimiento, y la burguesa o de la inteligencia. Mezcla verdaderamente revolucionaria. Son ellas quienes seleccionan a los afortunados elegidos, según sus propios criterios, en detrimento de un Rousseau que nunca complace”.

Sin embargo, las feministas actuales no consideran suficiente esa participación femenina en el poder político del siglo XVIII, y “repiten maquinalmente que sólo las mujeres de la alta sociedad tenían algo que ver con esa evolución -¡Al parecer de estas lumbreras, el rey pedía opinión a los campesinos varones cuando tenía que tomar alguna decisión trascendente!- y que las mujeres tenían que pasar por el lecho del rey para tener influencia”, nos dice Zemmour con sentido del humor. Y añade, en una aseveración sin duda sorprendente para los españolitos de a pie y no tan pedestres, acostumbrados a la castidad oficial de nuestra clase política, que “podrían contarse con los dedos de una mano las mujeres políticas de estatura nacional que no hayan pasado por los brazos de uno de los tres monarcas franceses de los últimos 30 años: Giscard, Miterrand, Chirac”.

Tampoco tiene desperdicio la mención que hace de “la paridad”: para conseguir tal cosa y no habiendo suficiente competencia femenina, las listas electorales se han recargado de esposas, amantes, hermanas, primas, secretarias, antiguas novias y adjuntas de prensa.

Igualmente, son de especial interés las observaciones históricas que hace Zemmour en relación con el Código Civil redactado por Napoleón e inspirador de una legislación civil europea que se ha mantenido vigente hasta bien entrado el siglo pasado y en la que el feminismo ha encontrado uno de sus blancos preferidos. Tras el breve paréntesis de austeridad encarnado por la Revolución Francesa comienza, con el Directorio, un nuevo período en el que las mujeres vuelven a ocupar un lugar preponderante. En la sociedad de los increíbles y las maravillosas, la libertad de las mujeres asombra a toda Europa: “las mujeres cambian fácilmente de amante; se casan y se divorcian con la misma rapidez; las tasas de divorcio (que, en París, pone fin a uno de cada tres matrimonios) son casi similares a las actuales; las familias se destruyen y la educación de los hijos es deficiente. […] Es esta sociedad ‘decadente’, como aún se atrevían a decir entonces, la que Napoleón tiene ante sus ojos cuando comienza los trabajos del Código Civil. Ante sus ojos, exactamente, ya que su propia mujer, Josefina, más ligera que sensual, es la encarnación de esa sociedad”.

En ese contexto, el Código Civil impone un marco más estricto a la libertad social de la mujer y, con ello, y sin renunciar al principio del divorcio, logra frenar el vertiginoso ritmo de disolución de las familias. La crítica retrospectiva siempre es fácil. Pero, sin el Código napoleónico, ¿cómo habría evolucionado la sociedad francesa del siglo XIX con una tasa de divorcios similar a la actual?

La sociedad moderna finge creer en los principios de igualdad y respeto en las relaciones entre hombre y mujer. Pero, por poner un ejemplo, jamás se ha visto a una actriz colgada del brazo de un dependiente de carnicería –nos recuerda Zemmour-, y sin embargo es frecuente ver a hombres muy feos, al volante de fabulosos coches deportivos y acompañados de seductoras personas del sexo femenino (¿No les suena esto a cuando en las últimas elecciones en los EEUU, pusieron de todos los colores a Donal Trump por afirmar algo semejante?).

Las estadísticas oficiales demuestran que las mujeres suelen repudiar a su marido y solicitar el divorcio, de manera más frecuente cuando los hombres están desempleados, sin que ello se deba necesariamente a un problema material, ya que son muchas las mujeres capaces de ganarse la vida trabajando fuera del hogar. Esto nos recuerda el juego de palabras de Warren Farrell, según el cual la mujer es sex object [objeto sexual] para el hombre en la misma medida en que el hombre es success object [objeto de éxito] para la mujer.

El acoso y derribo, el linchamiento de todo lo que huela a masculino comienza casi desde el parvulario, territorio casi exclusivamente femenino ¿Conocen ustedes a muchos profesores de enseñanza infantil? El Ministerio de Instrucción Pública, de Enseñanza ha pasado a ser, en casi todas partes, Ministerio de Educación. “En lugar del proyecto paternal de instruir [instruere significa ‘armar para la batalla, equipar, dotar’] se adopta el proyecto maternal de educar [educare significa, en su primera acepción, ¡alimentar!]. La instrucción, que recurre a la inteligencia, a la capacidad racional, es sustituida por la educación, con su dimensión afectiva y su orientación a la expansión de la personalidad del niño.

Otra conquista “histórica” ha sido el aborto. En los años 70 el eslogan de moda era “mi cuerpo es mío”. Los hombres, obsesionados por el sexo, pensaban que, con esa frase, las mujeres estaban reivindicando su derecho a acostarse con quien les plazca, sin ser molestadas por sus padres o maridos, nos dice Zemmour. Pero a los varones de entonces no se les pasaba por la cabeza su verdadera trascendencia. Lo que las mujeres querían decir realmente era que sus hijos les pertenecían, que tenían derecho de vida y de muerte sobre ellos. Y, en efecto, los hijos, que antes tenían un derecho inalienable a nacer y, como mucho, pertenecían a Dios o al Estado, a partir de los años 70 del siglo XX, en las sociedades occidentales, pertenecen a las mujeres.

Presten atención al análisis de Zemmour:

“El número anual de abortos en Francia se ha estabilizado en torno a los 200.000, respecto de 764.500 nacimientos, según los últimos datos (¡Ojo, son cifras de hace una década, no se olviden!) En un artículo reciente de Le Figaro, Emmanuel Le Roy Ladurie señala que esa proporción (uno de cada cinco) corresponde a las tasas de mortalidad infantil, en el sentido clásico, existentes en el reinado de Luis XV.

Para ese viaje no son menester alforjas … ¿Dos siglos para eso? Estas cifras tendrán acabarán teniendo terribles consecuencias más pronto que tarde en el futuro de los países europeos. Los principales demógrafos nos advierten sobre el futuro de Alemania o de Italia; en el caso de este segundo país, la población habrá descendido a 20 millones de personas dentro de algunos decenios. Desde hace 30 años, todo el mundo se extasía ante el control perfecto de la fecundidad por parte de las mujeres gracias a la contracepción y al aborto. Pero, “casualmente” se suelen olvidar de que el fin de esa historia será tremendamente desgraciado y conducirá inevitablemente a la desaparición programada de los pueblos europeos, al no haber recambio generacional, el envejecimiento progresivo, acelerado de la población, el invierno demográfico conducirá al suicidio colectivo.

Aunque Zemmour no nombre a España, los que siempre hemos estado en el vagón de cola de Europa, de la “modernidad”, ya estamos situados en las primeras posiciones y hemos alcanzado el dudoso honor de estar en la locomotora que camina hacia el abismo. También España ha incorporado la costumbre de esperar casi al penúltimo óvulo del ciclo reproductivo para iniciar las tareas de fecundación, cada día es mayor el número de mujeres, madres “cuarentonas” e incluso “cincuentonas”. Y por otro lado, las denominadas leyes “de igualdad y género” fomentan el divorcio por desahucio y por repudio –del varón, claro- garantizando que España conduzca definitivamente la locomotora europea que camina hacia el suicidio.

Frente a este panorama, sin duda aterrador, los progresistas consecuentes y los tecnócratas competentes tienen una solución: la inmigración. Pero ahí las feministas se han encontrado una piedra inesperada en el zapato; ¡Han planificado con tanta ilusión una arcadia feminista, purificada de sus segregaciones masculinas, para acabar recluidas en una Eurabia o una Euráfrica rebosantes de testosterona!

Es la gran paradoja de la historia de una feminización que, en realidad, no ha sido más que una “desvirilización”, según Zemmour: la “pulsión de vida” femenina frente a la “pulsión de muerte” masculina. Esquema que afirma que las mujeres no destruyen, sino que protegen; no crean, sino que mantienen; no inventan, sino que conservan; no fuerzan, sino que preservan; no infringen, sino que civilizan. Por ello, la feminización de los hombres ha traído consigo una descompensación del tradicional equilibrio entre ambas pulsiones. “Al feminizarse –dice Zemmour-, los hombres se castran a si mismos, se esterilizan, no se permiten ninguna audacia, no emprenden ninguna innovación, no osan transgredir nada de nada; se contentan con conservar. Entre otras cosas, la feminización de la sociedad y el consiguiente debilitamiento de las pulsiones masculinas explican el estancamiento y el declive intelectual y económico de Europa.

Éric Zemmour, que aparentemente no se ha percatado del parentesco y los antepasados comunes del feminismo y el comunismo (tal vez no haya leído aún el Manifiesto Scum de Valèrie Solanas y “La familia, la propiedad y el estado” de Federico Engels) llega, sin embargo, a emparejarlos en su desenlace previsible. Según él la feminización de los hombres obedece a una voluntad de escapar a la tiranía de una Razón que ilumina, para lo mejor y lo peor, la historia de Occidente. La feminización de los hombres y de la sociedad se vive como una alternativa feliz, la búsqueda de una nueva edad de oro, la parusía universal. El sueño feminista ha sustituido al sueño comunista. Y ya se sabe cómo acaban esos sueños.
Decía un tal Francisco de Goya y Lucientes aquello de “los sueños de la razón producen monstruos”.
Pues, “eso”.

Una vez terminado de leer, cundo un acaba cerrando el valiente libro de Eric Zemmour no puede evitar seguir interrogándose sobre la profunda crisis demográfica de Europa, la feminización-afeminamiento y pérdida de energía de sus pueblos, su sustitución por minorías étnicas inmigradas, indudablemente más viriles… Pero lo más trágico de la historia es que la mujer contemporánea acaba siendo su propia víctima. Se afana en domesticar y afeminar a su compañero, conforme a los nuevos cánones de la sociedad moderna, pero cuando lo consigue y se despierta, rechaza, desprecia, pisotea a su hombre tachándolo de pelele o maricón sin el menor problema. Por fin sola, puede soñar de nuevo en encontrar a un hombre de verdad.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

GUERRACIVILISMO. Por Juan Chicharro Ortega, General de División Infantería de Marina ( R )

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

El pasado día 14 de abril vimos desfilar por las calles de Madrid un cortejo de personas perfectamente disciplinadas, y con un orden casi militar, portando banderas republicanas y comunistas a la par que con carteles de recuerdo y homenaje a Lenin, Marx, Stalin…etc. Tal pareciera que nos hubiéramos trasladado en el tiempo a los días previos a la guerra civil. Es evidente que este acto se celebró con la anuencia de la Delegación del Gobierno en Madrid quien permitió dicha mascarada sin poner objeción alguna pese a que era un acto evidentemente ilegal al contravenir más de un artículo de la Ley de Memoria Histórica. Sí, ilegal; no obstante como el espíritu de esa Ley está en línea con lo que allí pudimos ver comprendo que se obviara lo que el artículo 15 establece de forma inequívoca. Allí los “nietos” ( entrecomillas porque realmente si uno hace cálculos son bisnietos y tataranietos, ahí es nada ) de los  perdedores de la guerra civil, sí, los vencidos por Franco, primero en la guerra y luego en la paz, revivieron las marchas de sus bisabuelos y tatarabuelos . Y aquí paz y después gloria. Al parecer no pasa nada porque se reivindique la memoria de quienes han sido responsables de los mayores genocidios de la historia. Mas de cien millones de muertos son los causados en el mundo por los defensores de la ideología comunista.

Es cíclico en la historia que olvidados los horrores de lo que supone una guerra las nuevas generaciones vuelvan a lo que se dice vulgarmente a las andadas. Siempre ha sido así y el pasado día 14 de abril aquellos que recogen el sentimiento de frustración y odio recibidos de sus ancestros  derrotados nos lo demostraron. Es grave, muy grave, el clima guerracivilista que allí se podía observar. Una situación provocada intencionalmente por las leyes ideológicas que primero el Sr Zapatero y ahora el Sr Sánchez y su amigo el “Marqués de Galapagar” han inoculado en nuestra sociedad y especialmente en la juventud. Sucede entre otras muchas razones que los actuales dirigentes y no digamos sus adoctrinados lacayos  desconocen por completo lo que significa una guerra y sus efectos. Desconocen lo que significa el sufrimiento de todos los que la vivieron. Esa ignorancia unida al resentimiento que padecen coloca a España en una situación peligrosa que nadie con un dedo de frente querría volver a ver. Me da igual lo que digan. En España hace mucho tiempo que las heridas estaban cerradas. Nadie hace veinte años hablaba de la guerra civil y todavía entonces, incluso los que vivieron aquella tragedia,  transigieron y consensuaron políticas para que nada parecido pudiera volver a suceder. No se dio la espalda a la historia pero se acordó no volver a utilizarla como arma política. Pactos que los actuales dirigentes socialistas, comunistas y separatistas han quebrado en aras de sus intereses partidistas despreciando al conjunto de la sociedad española.

Loading...

Allá por el año 1989 encontrándome encuadrado en la Organización de las Naciones Unidas en Centroamérica ( ONUCA ) que tenía como misión la implantación de los acuerdos de Esquipulas, para dar fin a la guerra en Nicaragua, pude observar muy de cerca los estragos que una guerra civil provocaba en la población. Nunca podré olvidar una visita a una residencia de lo que allí llaman tullidos ni el acompañamiento de protección que me tocó realizar de un elevado número de desplazados nicaragüenses de vuelta a su Patria desde Honduras. Años más tarde viví la misma experiencia en Bosnia, en concreto en la población de Gascko en la república Srpska. En ambos casos, Nicaragua y Bosnia, los militares españoles allí destacados vivimos el desgarro de las familias rotas y ayudamos a  los innumerables tullidos ( mancos, sin piernas …) a los que la incompetencia e irresponsabilidades de los políticos de turno les había llevado.

Quiero pensar que, incluso, pese a su maldad, si nuestros mandamases hubieran tenido la ocasión de ver lo que muchos militares vimos en Nicaragua o Bosnia serían más comedidos con sus proclamas guerracivilistas a las que nos tienen acostumbrados últimamente. Quiero pensarlo aunque no estoy muy seguro de ello pues bien instalados en sus suntuosas mansiones pierden por completo la perspectiva. Personas capaces de engatusar al pueblo al que dicen defender desde posiciones de privilegio económico y social no son muy fiables tal es el grado de sinvergonzonería al que han llegado; eso sí, merced al grado de imbecilidad supina de quienes les dan su apoyo con su voto.

En esta España descompuesta todo es posible. Hasta lo inimaginable. No me puedo olvidar como allá por 1975 encontrándome en una comisión en Inglaterra se le preguntó a un asistente yugoslavo si no temía la descomposición de su país a la muerte de Tito. Recuerdo bien su respuesta : “ fairy tales” ( cuentos de hadas) dijo. Ya saben lo que sucedió después.

Sí, los discursos guerracivilistas presentes en las políticas sectarias de los líderes de la izquierda española son muy peligrosos. ¿ Acaso no se ha estado al borde de la desgracia en el acto en Vallecas de VOX del otro día ?

¿ Acaso a nadie se le ocurre pensar que aunque aparentemente el principio de acción y reacción no exista en la política española actual la realidad es que está ahí latente?

Estamos en manos de unos políticos que más allá de su incompetencia lo que realmente son es unos irresponsables mayúsculos.

La cuestión es como echarlos de la escena y esto pasa de momento en Madrid por acudir en masa a votar a aquellos que puedan representar valores como los de la defensa de la unidad de España, de la familia, de nuestras tradiciones cristianas , del justo progreso social y desde luego de la concordia entre españoles. Yo lo tengo claro y si Vd. duda le aconsejo que simplemente se lea los idearios de cada partido. No es difícil decidirse . Se lo aseguro. Y así todos votaríamos en conciencia y no por empujados por las falacias que nos cuentan los vividores del cuento.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

La Generalidad Valenciana acosa vilmente a nuestra corresponsal Carlota Sales usando al mamporrero de PODEMOS, Joan Cantarero

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Señoras y señores, de analfabetos va la cosa.

Excepto la insigne compañera que firma este artículo, Carlota Sales, mujer valiente, patriota y con un cerebro bien amueblado es -además de rubia e inteligente- un raro caso de mujer que interviene en la política con valores, honor y capacidad de sacrificio.

El resto, la morralla, la canalla roja que la acosa, la persigue e incluso la agrede -ya ha sido agredida en más de una ocasión- son una caterva de acémilas analfabetas y ejemplo vivo de semovientes herbívoros y mansos como toros castrados. Empecemos por cualquiera de ellos; mismamente el ejemplar inefable que atiende al nombre de Joan (en realidad es JUAN CANTARERO SANZ) Cantarero. Un  individuo que fue DESPEDIDO como JEFE DE PRENSA de la Asociación de Clubes de Alterne (ANELA) por -y citamos textualmente- INCOMPETENTE.

No alcanzamos a imaginar –mentira, sí lo imaginamos– que tiene que hacer uno que se llama así mismo periodista para ser despedido como jefe de prensa de una asociación en la que se relajan y solazan miles de españoles y que, sin duda, cumple una evidente función social. Si este presunto –en portugués también le cuadra el adjetivo– periodista no supo cantar las bondades de ANELA, no nos explicamos que clase de actividad pueda haber ejercido en un panfleto como PUBLICO…

Loading...

… Panfleto del cual ha saltado, con la elegancia del mono chato de Birmania, hacia otro aún peor -si cabe- que no es otro que el pasquín de Dina Bousselham, la malquerida del Chepas, otrora Vicepresidente del Gobierno Rojo de Pedro Sánchez. Tal cual. Y ya es caer, ya.

.. Despido avalado y certificado como PROCEDENTE por parte del Juzgado 6 de lo Social del Reino de Valencia. Por si quedaban dudas.

Juan Canterero. Ese "hombre"

Juan Canterero. Ese «hombre»

Bien: pues este caballero (sí, es sarcasmo) ha tenido a bien deponer un articulito haciendo copia y pega de varias páginas de ultraizquierdistas criminales y demás fauna, exponiendo el terrible delito, criminal e inenarrable, de nuestra compañera, la señora Sales, que no se trata de otra cosa que la de portar, en la calle, en pleno y legal ejercicio de la libertad de expresión, una bandera española, tan legal hoy como ayer y desde hace muchos años, que no es otra que aquella que consta de dos franjas rojas que encierran una franja gualda de doble ancho. Adornada, eso sí, con el Águila de San Juan, que cualquier persona medianamente leída sabe, conoce y entiende que es un símbolo español que proviene de los REYES CATÓLICOS, por más que algunos inveterados analfabetos e ignorantes pertinaces insistan en vincularla a fantásticas fantasías de lamentables energúmenos sin cerebro ni conocimiento.

Que ciertamente es una bandera portada por una española de raza y clase, que reivindica las bondades del Régimen de 1936, del Glorioso Alzamiento Nacional y del sin par Caudillo y Generalísimo de los Ejércitos Francisco Franco Bahamonde.

Por desgracia, no ha sido Carlota Sales la única mujer que ha sido víctima de este ataque orquestado por la extrema izquierda. Otra mujer, que no tiene perfil público, también ha sido denunciada y su familia, expuesta. Por respeto a su provecta edad y delicado estado de salud, nosotros no la nombraremos.

En este caso específico, ha sido Cantarero el mamporrero de otro elemento de cuidado, que atiende por Joaquín Francisco Puig Ferrer, y es actualmente el Presidente de la Generalidad Valenciana. Y allá donde Cantarero apunta, la Generalidad dispara. Aunque tenga que disparar llevándose por delante la Constitución Española, que consagra el derecho a la Libertad de Expresión.

Lo mejor de todo este dislate es la demostración efectiva, pertinaz e insistente del analfabetismo e ignorancia de toda esta patulea izquierdista: pues usan de forma torticera y retorcida una extraña y peculiar Ley Autonómica -que suponemos que equivale a un tercera regional en fútbol- que prohibe la exhibición de símbolos franquistas (los Reyes Católicos, ¿Franquistas?) en las FACHADAS.

Infame comunicación de la Generalidad

Infame comunicación de la Generalidad

Señores de la izquierda paleta: estimadas acémilas progresistas; queridos ignorantes y gañanes patizambos rojos: Doña Carlota Sales es facha, vive Dios, pero NO FACHADA.

(PULSEN PARA AMPLIAR)

Como ven, todo esto es un sainete que no tendrá recorrido judicial, pero sirve para que el personal brame contra los fascistas mientras los políticos nos mantienen embozados y detenidos de forma eminentemente ILEGAL. Pero les funciona.

Gracias a Nuestro Señor, Carlota Sales es una mujer, como hemos dicho, valiente y luchadora. Ha peregrinado por varios partidos supuestamente -o no- patriotas, y en todos ellos ha sido apartada, señalada, castigada e incluso regañada públicamente -pagando las consecuencias de irritar a una mujer española de raza- por su constante exhibición de la bandera con el escudo en cuestión. Una mujer de principios inquebrantables. Una mujer que rompió el carné de PxC en las -habitualmente rojas- narices de José Anglada, cuando la enviaron una cartita afeándole que portase una bandera española en una manifestación a la que acudió ella sola, pues fue la única que tuvo valor para hacerlo, y de la que tuvo que ser salvada «in extremis» por miembros de España 2000 que la reconocieron por TV y que acudieron como un solo hombre a sacarla de un entorno en el que había sido rodeada por magrebíes con intenciones poco amistosas.

Una mujer a la que determinados personajillos de cuarta fila de VOX prohibieron la asistencia a las Carpas Informativas porque su presencia, ojo, «alteraba a la canalla roja que los rodeaba». Tal cual. Claro. Es que era la única que les mantenía la mirada.

Una mujer, en fin, que ha tenido la suerte de encontrar en su camino a Don Jose Luis Roberto, presidente de España 2000, partido en el que ella ni siquiera milita, y que está haciendo todo lo que puede para protegerla, defenderla y ayudarla ante una clamorosa injusticia, como todas las que emprende esta piara de gentuza de mal vivir y de baja cuna.

Quede aquí significado nuestro ánimo y apoyo inquebrantables a Carlota Sales, y nuestro agradecimiento a todos los miembros de España 2000 y en especial a D. Jose Luis Roberto.

Sea todo ello dicho en términos de estricta defensa,

ALERTA NACIONAL. 

Carlota Sales es corresponsal de Alerta Nacional en Cataluña y enviada especial a grandes eventos políticos. 

 

 


Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Del 23-F y su 40 aniversario, por Carlota Sales

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos

Con retraso a la fecha a conmemorar, me he puesto a analizar el discurso que SM Felipe VI, hizo en el Congreso de los Diputados el pasado 23 de febrero, y del que me gustaría expresar y aclarar mi libre opinión en este tan cacareado sistema de libertades (sobre todo para los enemigos de Dios y de España) en relación con alguna de sus frases:

1.- Habla su Majestad, que el denominado golpe (yo diría autogolpe) “…sirvió para consolidar la transición política…”, yo creo que la transición, ya se encargaron de impulsarla y consolidarla la mayoría de los procuradores en cortes del régimen de Franco que aprobaron la Ley de Reforma Política del año 1976; posteriormente (en 1977) hubo las primeras elecciones “democráticas”; y finalmente en 1978 se aprobó la nefasta Constitución, que actualmente padecemos, por lo tanto, podemos concluir que tras más de 5 años, la transición política desde el régimen de Franco a la nueva “democracia” ya estaba más que consolidada. No nos venga con la excusa que el fracaso del “autogolpe” sirvió para su consolidación.

2.- “…los españoles sintieron la tranquilidad de que el orden constitucional prevalecía…”, que los españoles sintieron finalmente que el orden constitucional prevalecía, no tengo duda, pero que sintieron tranquilidad no tanto, la tranquilidad de que ese orden prevalecía, la tuvieron los enemigos de Dios y España, para poder seguir en su labor de destruir, en todos los órdenes, nuestra Patria. Y la mayor tranquilidad, la tuvieron los criminales de todo tipo, especialmente los integrantes de todas las organizaciones terroristas separatistas y rojas que actuaban alegremente con el beneplácito de los amplios derechos de defensa y protección que les confería la reciente “democracia”, ellos sí que sintieron tranquilidad, el ciudadano honrado, trabajador, cumplidor con sus obligaciones, ese español, en su mayoría se encogió de hombros.

Loading...

3.- Seguidamente dijo que el autogolpe “…fue un ataque al sistema democrático y a sus derechos y libertades…”, no manipule SM, una parte de los que participaron en el golpe (los que actuaron con honor y de buena fe) no atacaban al sistema democrático en sí, ni sus libertades, ni sus derechos, esos honrados Militares quisieron reconducir el desgobierno que provocaba una catastrófica gestión económica, el auge de la delincuencia (sobre todo de las drogas y el terrorismo), el nacionalismo desleal y traidor, la creciente amoralidad en todos los órdenes, etc llevadas a cabo por una serie de nefastos políticos, que actuaban, desde la cobardía de algunos, a la traición de los que más. No estaba en el empeño de esos valerosos hombres el derrocar la democracia por capricho o por no aceptarla como forma de gobierno, ya que en ese caso hubieran actuado en 1977 antes de celebrarse las primeras elecciones democráticas, o en 1976 impidiendo que se aprobara la ley de la reforma política.

4.- Antes de defender SM al funesto Adolfo Suárez y al mensaje televisado de su padre, el emérito, en la madrugada del 23 al 24-F, le vino un breve ataque de tos, por mi parte significativo, como señal de su mala conciencia de lo manipulado del discurso.

Majestad, no voy a entrar en analizar lo que pasó en aquellas fechas, ya bastante se ha escrito y estudiado, hablado en tertulias, etc y eso que faltan documentos por desclasificar, yo solo le expongo una reflexión, si los implicados en el 23-F tenían la intención de derrocar la Constitución y el sistema democrático, una de dos, o eran conscientes y sabedores que su padre apoyaba el golpe, o por el contrario, se les puede calificar de retrasados mentales en grado máximo (que me perdonen los que padecen esa enfermedad) ya que en el supuesto de que su padre estuviera contra el golpe o lo ignorara, lo más normal, es que los golpistas, además de tomar el Congreso de los Diputados, hubieran tomado también la Zarzuela con su padre dentro, y no dejar que el Capitán General de las FFAA actuara libremente y pudiera desbaratar el golpe… ¿no le parece?

5.- En un momento dado SM nos habló de lo “…difícil de alcanzar la democracia y la libertad…”, menos lobos Caperucita, sabe de sobra que la democracia y sus consiguientes libertades las trajeron en 1976 las cortes franquistas, engañadas por un grupo de chaqueteros traidores, que posteriormente también engañaron al ingenuo pueblo español, para que ratificara en referéndum lo votado en las citadas cortes.

6.- Citó que la “…democracia es un bien delicado, su erosión pone en peligro los derechos y libertades de sus ciudadanos… preservarla (la democracia) para garantizar el bienestar y progreso…”, lo que tengo claro SM, es que, desde que está vigente la actual democracia los derechos y libertades no han dejado de recortarse, ¿de qué libertades y derechos nos habla? Será las que disfrutan las mafias cada vez más asentadas en nuestra nación, los ciudadanos honrados cada vez estamos más acongojados ante la creciente (y ocultada, por los medios de comunicación) inseguridad ciudadana, aquí los derechos solo los disfrutan los delincuentes profesionales de todo tipo, y como no, los políticos que reiteradamente incumplen las leyes o las tuercen a su conveniencia, por no hablar de los actuales recortes de libertades de toda clase con la excusa de un virus. Y en relación con el bienestar y el progreso, no me haga llorar ¿A que llama bienestar? Creo que confunde bienestar y progreso con el creciente desarrollo natural de la vida en sí y el de las tecnologías. ¿Bienestar de qué?

Cada vez los jóvenes lo tienen más complicado para emanciparse, los insultantes precios de la vivienda, la precariedad laboral, el deterioro de los servicios públicos cada vez más mastodónticos, burocráticos e ineficaces, el infierno fiscal, suma y sigue… ¿y progreso? ¿De que progreso habla? El único progreso es el del mal, el de la cultura de la muerte, el aborto, la eutanasia, el fomento de las diversas alteraciones y comportamientos antinaturales sexuales, la destrucción de la familia tradicional, etc… libertades, derechos, bienestar y progreso no son monopolio de la democracia, también pueden desarrollarse en otros regímenes o estructuras políticas, no es cuestión de sistemas políticos, son producto de un gobierno honrado y sensible con los ciudadanos de bien, da igual que sistema lo ejerza.

7.- “La Constitución significa el reencuentro y entendimiento de los españoles…”, ¡de traca Majestad! En qué mundo vive, ¿reencuentro? Pero si España está más dividida que nunca, si no hay un conflicto bélico es gracias a la unidad de las Fuerzas Armadas, unión lograda por el Caudillo Franco. Véngase a vivir a Cataluña o las Vascongadas, verá SM que reencuentro y entendimiento existe, sobre todo para los que nos consideramos españoles, por no hablar de los conflictos en otras regiones, comarcas o poblaciones.

Que la Constitución tuviera esa esperanza (la del reencuentro y el entendimiento), no significa que se haya logrado, todo lo contrario. La política en su conjunto, y sobre todo el marco autonómico contemplado en esta Constitución nos ha desunido y enfrentado y lo que nos queda por ver.

Majestad, los españoles en 1975 ya se habían reencontrado y entendido, y ya sabe SM quién fue el artífice de ese reencuentro y entendimiento. No nos engañemos, la Constitución se redactó para contentar a los vencidos de la guerra civil, que en lugar de aprovecharla para consolidar esa reconciliación real ya existente, la han utilizado para fomentar el odio y la revancha contra los vencedores, para muestra un botón, la ley de memoria histórica.

8.- Vino a decir SM qué formamos parte de una generación de jóvenes que “…ha disfrutado de la libertad en una democracia consolidada, la profunda transformación en Europa y su avance colectivo…”, le vuelvo a recordar lo que he manifestado en el punto 6, el que realmente ha disfrutado de esa libertad que SM tanto ensalza ha sido el malhechor, esta democracia ha sido la portadora de los mayores peligros para la juventud; la naciente democracia de 1977 patrocinó el auge de las drogas, la delincuencia, el paro, la frustración, la desorientación, el desorden, etc. Esa juventud cayó en vicios mortales, esos vicios fueron los que tuvieron un gran amparo en aquella democracia, mermando una juventud hasta entonces san, y en la que el Estado, alegando una falsa libertad, desprotegió, quedando los jóvenes a merced de todo tipo de males.

Nos habla de la transformación de España y el avance colectivo durante la democracia, y yo le respondo que esa transformación y avance colectivo ya estaba más que realizado, más bien, la democracia vino a frenar la transformación y el avance de España, para alegría de sus enemigos internos y externos, solo hay que fijarse como mero ejemplo los indicadores económicos anteriores y posteriores a la democracia, un auténtico descalabro.

Nos quiere hacer creer SM que son las bonanzas de nuestro país gracias a la “integración” en Europa, Majestad, nos sobraba esa integración, pregúntele al sector pesquero, industrial, ganadero, agrario, energético, etc de qué sirvió la nefasta entrada de España en la CEE, y posteriormente en esa ficticia UE.

Perdimos toda la independencia, lo que se tradujo en una crisis económica casi endémica. En resumen, una Europa sin esperanzas, desunida, caótica, sin rumbo, sin fe en sí misma.

9.- Para finalizar, en sus palabras SM quiere involucrar al pueblo español, en la defensa de la libertad, la democracia y la Constitución, en la manifestación que se produjo días después del “autogolpe” del 23-F, no me haga reír Majestad, tan solo hubo una manifestación con una tímida asistencia, magnificada por los medios de comunicación, y eso que estaba patrocinada por casi todos los partidos políticos mayoritarios e instituciones del Estado, el resto del país apenas se movilizó, la inmensa mayoría de españoles estaban ya desengañados de la democracia, sabían que no era ninguna panacea, al contrario, estaban viendo que todo se ponía cada vez más difícil en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Sus habituales discursos simplistas sin profundidad, con palabras buenistas, tono sereno, están dirigidos para la cómoda y burocrática clase política, pero es estéril para los humildes trabajadores españoles.

No se engañe Majestad, los españoles saben ya con mayor o menor detalle que el 23-F no fue lo que la versión oficial nos cuenta, por mucho que nos la machaquen cada 23-F.

Sólo algunos historiadores y expertos en este suceso, ya histórico, pueden aportar más datos relevantes, pero me temo que todas las nuevas informaciones que puedan aparecer, no estarán en la línea de su discurso, y por lo tanto, no serán de su agrado.

Un saludo a todos los españoles de bien.


Comparta este artículo.
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

«Volveremos a pasar» Por Fátima Pellico

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos

A la que esto escribe le horroriza profundamente que nadie, en nombre de una etérea Libertad, venga a amordazar, a golpear, a torturar, a humillar, a intentar, en fin, masacrar de manera democrática a otras personas no afines a su estercolero de pensamiento (llamarlo «ideológico» sería darle una clase que no merece ni pagando por el título).

Madrid es de todos.

Madrid es Patrimonio de la Humanidad, porque quien va a Madrid nunca se siente forastero, primero porque es donde reside gente de toda España y segundo porque los madrileños acogemos a todo aquel que viene a nuestra amada tierra. Y lo digo yo, madrileña gata, que vivo exiliada voluntariamente de mi tierra desde hace varios años y no puedo evitar sentirme orgullosa cuando alguien me dice que se nota mucho que soy madrileña por mi acento.

Loading...

A lo que iba: en Madrid nadie es extranjero. Cada barrio de esta ciudad tiene sus peculiaridades y quizás ciertos mitos algunas de ellas que han pasado de generación en generación.

Tal es el caso de Vallecas. Yo he vivido muchos años muy cerca del puente de Vallecas, dado que la plaza de Mariano de Cavia estaba a un tiro de piedra de Ciudad de Barcelona y desde allí son unos quince minutos a buen paso hasta el Puente. Quiero recordar a todos que en el Puente de Vallecas los amigos de nuestros gobernantes el 11 de diciembre de 1995 tuvieron a bien ASESINAR a 6 personas y HERIR  a 44 más. Sí, amiguitos, sí: LOS AMIGOS DE NUESTROS GOBERNANTES.

Me da un asco profundo, una náusea que me sale de lo más profundo, que tres partidos de lo que se llama la izquierda en España ,y que para mí son simplemente sicarios de la Libertad y del progreso, tenga la poca o nula vergüenza de hacer un llamamiento para que nadie vaya a escuchar qué tiene que decir de bueno VOX para Madrid y los madrileños.¿Quién es esa patulea para llamar a nadie a machacar en nombre de la Libertad a nadie?
Que yo sepa Podemos es comunista, es decir, lleva más de cien millones de muertos en sus hediondas y nauseabundas chepas, al igual que Más Madrid, que es lo mismo que Podemos pero disfrazado de plataforma ciudadana. Y ya del PSOE para qué hablar: corrupción, terrorismo de Estado ( recordemos a los Gal, que tan chapuceramente estaban hechos)… Es decir, los mismos perros con distintos collares.

Pues bien, queridos compatriotas de izquierdas de Madrid (y de toda España por extensión): la Libertad es patrimonio de todos, y vosotros, adalides de la pobreza y la miseria, no vais a tapar la boca a nadie ni con piedras, ni con botellas ni con insultos. Ya podéis guardar en el armario al intelectual rodante que tenéis en vuestras filas ( por favor, que devuelva la silla y se pague una) y a todos esos pobres esperpentos que se pasan la vida en Twitter haciendo que hacen y creyéndose alguien y que tan buenos ratos me proporcionan ( y a todos aquellos que les hacemos el favor de hacerles un poco de caso para que se ganen el jornal… aunque  a ministra no se llega sólo tuiteando desde la caja de ninguna superficie comercial).

Vallecas es de todos, al igual que todos y cada uno de los barrios de Madrid. Que sea el teórico punto caliente obrero de la ciudad no os da permiso para intentar echar a nadie, y como veréis podéis intentar asustar, pero nada más. Juntitos parecéis muy valientes pero por separado hedéis a excremento orgánico en vuestra ropita interior.

VOX llegó para quedarse y nadie va a acallar la voz de la libertad y los derechos civiles de todos los españoles. Hagáis lo que hagáis y que ya sabemos todos lo que soléis hacer cuando las cosas no os van como os gustaría.

Y, por favor os lo pido: el intelectual se ha ganado una silla nueva. Pagádsela con los curiosos  fondos de Podemos y que devuelva la que le han pagado los españoles.

Una y mil veces volveremos a pasar.


Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

getfluence.com
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->