Connect with us

Opinión

¡Que llega VOX! ¡Que llega VOX!

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

 

Loading...

¡Que llega VOX! ¡Que llega VOX!

… Y al escucharlo, miles de autodenominados “patriotas” comenzaron a corretear de un lado a otro emitiendo grititos histéricos que mucha gente confundió con el maullido de un gato al borde de la muerte por despellejamiento “in vivo”. 

Y no exagero. 

En cuanto a “Los Otros”, los comúnmente denominados “progres”, “socialistas”, “podemitas” y muchos otros nombres de gran colorido y tradición hispana, también mugieron y a la voz de su Amado Líder, ese prohombre inefable que atiende por, –entre otras denominaciones– “el chepas”, declararon la (no es broma, oigan) “Alerta Fascista” y corrieron aún más deprisa para formar sus hordas (¿quizá piaras?) Para atribular, inquietar, molestar e indignar al personal andalusí que realizaba sus quehaceres cotidianos. 

¿Y a qué tanto escándalo? 

Porque si bien el resultado político de las últimas Elecciones Andaluzas ha sido, digamos, inquietante para las fuerzas “suciolistas”, los que de verdad han acusado el golpe en sus propias carnes –y témome que lo acusen aún más próximamente– han sido las cadenas de negocios (capitalistas) conformadas por bares de carreteras, barras americanas, clubes de anuncios de neón, puticlubs tradicionales y, en fin, todos aquellos lugares de perdición y lenocinio que tanto han progresado económicamente con los cientos de miles de euros invertidos (¿diariamente quizá?) Por el personal de la Junta de Andalucía y sus adláteres. 

Por no mencionar el Cartel de Cali, el de Guanajuato, el de Chihuahua y el de Viveiro, que tanta y tanta cocaína han transportado, Despeñaperros p’abajo, para surtir las necesidades, siempre crecientes, del personal pendiente, dependiente e independiente de la Susa-dicha Junta de Andalucía. (Premio para el que haya captado el doble sentido Susa-na). 

Todos a la ruina más miserable. Una pena. 

Pero salvo estos pequeños detalles, resulta ciertamente inexplicable el cabreo monumental que algunos próceres de esos que entregan carné de Patriota con el rotundo éxito de VOX. 

 

Porque si hemos de ponernos serios, -y miren que me cuesta hacerlo tratando temas de esto que se ha dado en llamar democracia- también podría yo reconocer que VOX tiene cosas que no me gustan nada, otras que -porque las desconozco- me hacen desconfiar y que las que conozco, y me gustan, no tengo nada claro que puedan ser llevadas a cabo. 

Pero en fin. Lo que no veo es motivo de queja. La izmierda brama, y eso es bueno. El PP gira a la derecha, y eso también es bueno. 

El PSOE se pega un cacharrazo -bueno y placentero de ver- Y PODEMOS rabia como un perro sarnoso -observarles soltar espuma por la boca es realmente orgásmico– Además, y por el mismo precio, hemos conseguido que CIUDADANOS se descubra -una vez más- como un partido-péndulo, que tan pronto tiene un ojo en Pontevedra como otro en Cádiz. Según soplen las isobaras.

Y por si esto fuera poco, es más que previsible que el Caudillo permanezca en El Valle por muchos años. 

¿Que más podemos pedir?

Bueno, pues sí. Pues leo a gente que como los predicadores evangelistas más turulatos no saben más que advertirnos de lo “sionistas” que son en VOX. Huy. Que miedo. 

Santiago Abascal

Santiago Abascal

Cierto es que Rafael Bardají, en VOX desde 2018, es un conocidísimo “lobbysta” pro Israel. No menos cierto es que defiende y ha defendido a Chuck Norris, lo que me parece mucho más inteligente. 

¿Que quieren que les diga? ¿Que me gusta? Pues no me gusta, no. Pero también es cierto que los Poderes Internacionales que conforman el Nuevo Orden y que evidentemente mandan mucho en nuestra Patria están presentes no precisamente por la Embajada de Israel en España, sino por lugares mucho más cercanos y peligrosos: La Unión Europea, la Masonería, Bilderberg, las grandes bancas internacionales -Rothschild, Morgan, Rockefeller…- que a su vez intervienen el Banco Central Europeo, el Banco Mundial y la Reserva Federal. 

¿Que me voy a preocupar porque VOX apoya al gobierno de Tel Aviv? Pues relativamente. Me preocupan más los inmigrantes que violan españolas en nuestras ciudades. 

Una vez que resolvamos ese “pequeño problema de la inmigración” y uno o dos que también son más urgentes, hablamos de estos detalles. 

¡VOX es capitalista! Si, ya, ya lo sé, caballeros. Y yo. Y ustedes. Porque la economía tiene dos caminos, el capitalismo y el desastre. 

Ahora bien; nadie me ha señalado que VOX esté a favor del “capitalismo especulativo” que se basa, no en la producción, sino en la especulación. Mientras yo no vea que VOX prioriza, como ha hecho PP y PSOE, esa especulación por encima de la sana y fortalecedora producción, no voy a llorar. 

¡VOX es abortista! ¡Mentira! ¿Que coño dicen? En el programa electoral de VOX (sí, YO sí lo he leído) exigen que el aborto salga de forma inmediata de la sanidad pública. En todos los supuestos y sin excepciones. Otra cosa es que, así, de entrada, VOX no vaya a penar con cárcel a las … asesinas que maten a sus bebés. Debería, pero no podrá hacerlo. 

¡No se quejen! Ustedes querían democracia, ¿No? Pues cómanse su democracia. Esto es lo que tiene: que no se puede legislar de un extremo al otro así de golpe. Hubieran elegido “Fascismo” y ya les garantizo yo que las tipas que asesinasen a sus propios hijos serían inmediatamente esterilizadas: Al fin y al cabo, el ser femenino singular capaz de asesinar a su progenie es indigno de reproducirse. 

Pero ay. Esto sería algo muy fascista. Y no puede ser. Lo ha dicho alguien. Está prohibido. Lástima. Disfruten lo votado en la Constitución. 

A mí de momento me vale con lo que ofrecen; sobre todo teniendo en cuenta que el resto de “partidos” lo que ofrecen es, literalmente, mierda de caballo. 

Y por concluir, les ofrezco un par de conclusiones:

A saber; lo más esperanzador de la “irrupción” de VOX en la política activa es que se produce un “corrimiento” hacia la derecha, o hacia el… “azul”. Se abre un territorio inexplorado para la aparición de más opciones “a la derecha de la derecha”. Es decir, para esas opciones que muchos desean pero que no se atreven a nombrar. Quizá esto abra caminos para el futuro. 

Y por supuesto, no olvidemos el gran número de camaradas que están militando en VOX a día de hoy. Militantes que tienen nuestros mismos deseos, nuestras mismas ideas y nuestros mismos objetivos. Ellos podrán modificar VOX desde dentro. Ellos, y no nosotros. 

No lo olviden, porque ni ellos ni el enemigo van a olvidarlo. 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Esto no es cumplir ni hacer cumplir, Majestad

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Lo de laisser faire, laisser passer es para otra cosa y el pase negro, concretamente para el poker. Vivir a lo grande sin dar la cara, sin hacer alusiones, sin poner caras de contrariedad, sin mandar recaditos con coroneles o brigadas, no lleva a nada. Si se ha jurado, se cumple, coño. Cumplir y hacer cumplir es lo que le oí jurar en su día, cuando la cosa pintaba. Hacer cumplir es parte de cumplir, es vigilar o cumplir in vigilando.

Loading...

La manga ancha lleva a los descosidos y los descosidos a la impunidad de los infractores, así que, querido, si no le gusta ejercer, mejor se va hacia Cartagena. La Constitución es algo muy serio y muy quebradizo y no se toca ni se juega con ella. Es lo más sagrado de los españoles, que ya tuvieron que dar la cara cuando les querían eliminar del mapa. Lo están haciendo, están jugando y demuestran que se puede, o lo piensan. Más vale pasarse por estricto que por laxo.

Ningún español nos quejaremos de tiquismiquis, pero nos parece lamentable y vergonzoso lo que vemos y que gracias a Dios no pueden ver los muertos por España, los caídos. Ya se pudieron contemplar cosas poco dignas en su día desde los luceros, donde hacían guardia tantos camaradas de Suarez asesinados por Carrillo y sus secuaces.

¡Ya veríamos otras cosas si fuese una criatura española de verdad la que montase estos pollos de sainete, con el encocoro de togas de los altos tribunales Supremo y Constitucional, el ruido de sables y espadines…!

Los obligados no funcionan, miran para otro lado y a esperar a que escampe. El día que no escampe habrá muertos. ¿De quién será la culpa? ¿De la criada? ¿De la mozacona? ¿Del mozacón? ¿Del Constitucional? ¿Del Supremo? ¿Del Capitán General?

¡Venga ya!

¿Qué coño esperamos? ¿Más burlas?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

La mentira como método

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Hemos recreado de tal manera, desde el afecto y la añoranza, la figura de Pérez Rubalcaba que a día de hoy recordamos parcialmente la movilización que organizó en 2004 a cuenta de los atentados islamistas de Madrid. Hace 16 años que un socialista creó aquella efectiva frase que ha pasado a formar parte del lapidario político español: merecemos un gobierno que no nos mienta. Analizada desde el paso de los años y depurando su oportunismo cínico, el aserto que motivó una movilización sin precedentes se ha transformado en una paradoja viva y campanuda, utilizable de nuevo ante el ejercicio permanente de falta a la verdad del ejecutivo reciente y su también reciente anterior encarnación. La mentira gubernamental se ha hecho carne en la vida política española mediante el método del amontonamiento. Siempre se mintió, como es evidente, ora por esconder procedimientos defectuosos, ora por proteger estructuras sensibles, ora por despistar a algunos enemigos; pero no recuerdo demasiadas ocasiones en las que una mentira sirviera para disipar a una anterior y así, sucesivamente, hasta crear un depósito acumulado de diferentes versiones sobre un hecho real.

Loading...

La mentira, decía el filósofo Ciorán, es una forma de talento, pero como afirma un viejo proverbio judío, con ella se va muy lejos aunque sin esperanzas de volver. En el caso que nos ocupa, el talento parece estar agazapado. Sánchez es, sin temor a innecesarias exageraciones, una mentira permanente dicha con el desahogo de los que confían irresponsablemente en su buena estrella. Su llegada al doctorado se produjo mediante la mentira de una tesis plagiada a la que se sumaron otras sucesivas para desviar las evidencias. Su llegada a la presidencia se estructuró desde la mentira introducida en una sentencia por un juez prevaricador. Su campaña electoral se basó en afirmaciones que desmintieron sus pactos posteriores. Su Gobierno está plagado de individuos que faltan a la verdad y a la decencia de forma contumaz. Sófocles dejó dicho que una mentira nunca vive lo suficiente hasta hacerse vieja: habrá que colegir que el griego estaba en lo cierto ya que las mentiras del gobierno que no merecemos se evidencian como tales nada más nacer. Valga el caso Ábalos como muestra. Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa, y, en virtud de esa afirmación del austríaco Adler, habremos de colegir que este Gobierno ha preferido cargar con el inconveniente de las mentiras encadenadas antes que asumir la verdad que vienen ocultando desde que pasearon a Miss Delcy por las instalaciones del aeropuerto de Barajas. ¿Qué «peligrosa» verdad se oculta tras la estancia indebida de la mano derecha de Maduro en España? ¿Qué cuestión se aparca en el fondo del asunto como para asumir el riesgo de las decenas de mentiras encadenadas?

Entre bufidos y desplantes chulescos, el abrasado ministro de Fomento, -al que le asignaron el marrón desde Interior en lugar de actuar como mandan las normas europeas y despejar el asunto de forma expeditiva-, ha ido amontonando embustes encadenados sin que ese ejercicio inverosímil haya sido objeto de autocrítica alguna. Nadie parece reparar en la gravedad de que, sobre un mismo asunto, un gobierno acumule mentiras superpuestas obviando aquello que escribió Jacinto Benavente -y perdón por la reiteración de citas que he ido curioseando esta tarde- acerca de la verdad y su circunstancia: la peor verdad solo cuesta un gran disgusto, mientras que la peor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y, al final, uno grande. Efectivamente, al final de este sainete, alguien experimentará el áspero escozor de la vergüenza, si es que la tienen, y se apercibirán conjuntamente de que una mentira te obliga a crear veinte más para sostener la certeza de la primera.

No sé, por fin, qué gobierno nos merecemos, pero a buen seguro uno que no es el presente.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Habrá que volver algún día sobre esta sabiduría

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Como de muchas aflicciones más, de que pasara esto alguna vez tiene la culpa la impropiedad del lenguaje habitual. Que la palabra, en vez de servir al hombre para entenderse con los demás sea en ocasiones instrumento eficaz de confusión, es una de las innumerables manifestaciones de la imperfección humana. Pero en tal caso, parejo de la torpeza y, aún de la rebeldía en el uso de la palabra, suele ser la misma palabra como una fuerza propia de tan sutil naturaleza que manda muchas veces sobre las acciones y sobre los pensamientos, llenándolos de su propio contenido, en lo que no se corre poco riesgo que te tachen de fascista, homófobo, xenófobo o cualquier otro epíteto propio de dirigentes intransigentes que piensan que están en posesión de la verdad sólo y solamente para adoctrinar a las masas de alfa betas.

Loading...

Si para declarar que la vida está sujeta a normas de conducta estrictas, y la conducta a reglas que hagan de la vida milicia, como acertadamente afirmaban nuestros padres y abuelos, debo decir que hay que imprimir a la vida un estilo militar, que no es sólo de formas y modos.

No hay muchos espectáculos más penosos y bochornosos que el de los hábitos y modos de cortesía castrense, empleados sin responsabilidad y vacíos de contenido espiritual como el de los representantes de la extrema izquierda en países y aún en ideologías antimilitaristas que en cuanto llegan al poder hacen ostentación de paramilitarismo.

Quizá este riesgo se hubiera evitado sólo con hablar, más propiamente, de espíritu militar; y con tratar de que fuera este espíritu militar el que diera sentido a la vida. Porque mientras las formas, el estilo, parecen inconvenientes y fuera de lugar en más de un caso y dos, no hay ninguno en que el espíritu no sea deseable. El espíritu militar es amor a la profesión, sea cual fuere, entusiasmo, energía, amor a la gloria, valor en todos los aspectos de la vida, desprendimiento, abnegación que deben relucir en cualquier ejercicio de profesión donde la vocación es sinónimo de servicio a la sociedad; sin olvidar la diligencia que es remedio de la tibieza, del desánimo, la desgana y la inconstancia, flacos que acuitan a los “que valen poco para el servicio a la sociedad”; ni, menos, la paciencia, que triunfa siempre sobre el desaliento nacido de la fatiga moral: “Sed pacientes, dice San Lucas, y tendréis señorío de vuestras almas”. Mas a lo profano, Calderón pintaba al soldado de su tiempo con exacto colorido:

“Estos son españoles. Ahora puedo

Hablar encareciendo estos soldados

Y sin temor, pues sufren a pie quedo

Con un semblante, bien o mal pagados:

Nunca la sombra vil vieron del miedo,

Y aunque soberbios son, son reportados;

Todo lo sufren en cualquier asalto,

sólo no sufren que les hablen alto.”

El entusiasmo es una disposición, hija, a veces, del propio genio, que es la aptitud innata que un hombre posee para ejecutar desembarazadamente faenas que a los demás parecerían difíciles; otras le llegan por distintos caminos de los que no es, ciertamente, el menos frecuentado el de la tradición familiar, hoy vilipendiada por los progresismos que, conocedores de la importancia de la familia, la intentan minar en sus bases más fundamentales.

Otro gallo nos cantaría si mantuviéramos encendida en nuestras familias la llama del amor al servicio a la sociedad en cualquier profesión en vez de dedicar ingentes partidas de dinero a organizaciones, que se dicen no gubernamentales pero que se nutren del dinero de nuestros gestores nacionales y, por tanto, de los gobiernos de turno, que se dedican a minar los valores morales de la familia, las profesiones vocacionales y la pertenencia a una Unidad llamada España, base para llegar a una verdadera conciencia de identidad nacional.

Habrá que volver algún día sobre esta sabiduría.

*Teniente Coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: