RED.ES - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Opinión

RED.ES

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Nos ha dejado, aunque no abandonado porque deja abundante literatura y vídeos en Internet, un maestro cercano, ameno y popular, Eduard Punset.

Su figura es indistinguible de su espacio televisivo “Redes”, un programa de divulgación científica que la 2 de Televisión Española programó durante 10 años en la madrugada del domingo al lunes, un horario de máxima audiencia como podrán imaginarse. Redes cumplió fielmente el paradigma de este tipo de programas que inmortalizaron Les Luthiers en su sketch La Tanda: “Vea ‘Cultura para todos’, en su horario habitual de las 3 de la mañana”. Afortunadamente, TVE rectificó y programó Redes en horario central los siguientes 8 años. Con un total de casi 600 programas pudimos ver desde casa lo más avanzado de la ciencia nacional e internacional.

Yo disfrutaba de aquel programa diferente que adelantaba el futuro con una naturalidad envidiable. Invitaba o visitaba a lo más granado de la ciencia nacional e internacional. Por poner unos ejemplos entrevistó a Louann Brizendine que explicó las diferencias entre cerebros masculinos y femeninos, a John Bargh cuya teoría del nuevo inconsciente dejaba en la cuneta al mismísimo Sigmund Freud, o a Dan Ariely quien, con sus trampas del deseo, afirmaba que las decisiones no eran tomadas por el cerebro racional sino por nuestras emociones.

También comprendió, muy pronto, que Internet era una herramienta fabulosa de divulgación y allí podían verse todos sus programas y entrevistas, muchos de ellos con muchas visitas. De hecho, el nombre del programa era todo un símbolo de intercambio, comunicación y enseñanza de conocimientos a través de la red de redes.

Cualquier ejemplo de su pensamiento resulta conmovedor y sumamente interesante. Rescato la definición científica del amor de su libro “El viaje al amor”. En el principio, los organismos vivos se reproducían por copias de sí mismos; rápidas, sencillas y fáciles fueron, durante mucho tiempo, el único modo de reproducción. Esto los hacía inmortales y a la vez vulnerables. Al ser todos los individuos iguales eran susceptibles de ser exterminados por un solo agente que los atacase eficientemente. Pero un día, los organismos de una misma especie se dividieron en dos clases y así surgió el dimorfismo sexual. A partir de ahora la reproducción dependería de la unión de dos células, una de cada individuo, macho y hembra, para concebir la siguiente generación. Fue el fin de la inmortalidad de los individuos pero la apertura a una gran variedad entre ellos que los dotaba con diferente información genética imposible de ser exterminados todos, los de una misma especie, por un mismo agente patógeno o cambio ambiental.

Así, mediante el prodigio de la evolución hacia la reproducción sexual, Eduard Punset nos mostraba que el amor, la unión entre dos células que se atraen para concebir un nuevo ser, también puede explicarse a través de la ciencia.

Dejando de lado el cerebro que tanto le fascinaba, y sobre el cual hizo varios programas, una de sus preocupaciones era determinar en nuestra conducta cuánto había de hereditario y cuanto de adquirido. En relación a esto dejo esta frase extraída de uno de sus programas: “El debate sobre lo innato y lo adquirido está muerto: ambos son en realidad lo mismo.” Absolutamente genial.

Punset nos deja pero no se va del todo. En las mismas redes, que él presentaba como el futuro del conocimiento humano, nos deja su legado divulgativo acerca de la ciencia, que es capaz de dudar de sus propias afirmaciones si puede demostrar que sus postulados son erróneos. Es lo opuesto a la ideología, cuyos defensores (que habitualmente son la voz de los movimientos populistas) seguirán contumaces en sus afirmaciones, aunque la tozuda realidad les demuestre que están equivocados.

En definitiva, Un genio curioso, motivado y optimista que buscaba respuestas a sus preguntas que son las mismas que las nuestras. Nuestro mayor agradecimiento y mejor homenaje a Eduard Punset es verlo y leerlo, una y otra vez.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Antártida no es la isla de las tentaciones

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

El pingüino Emperador es increíble. El impecable documental “Dinastías”, de la BBC, describe durante una hora la peripecia de esta especie en las heladas condiciones que impone la Antártida.

La colaboración entre la pareja es fundamental para sacar adelante a su único huevo de la temporada. El macho se quedará todo el invierno calentándolo para que madure, soportando un invierno gélido y oscuro hasta que nazca la cría, después de lo cual lo pasará a la hembra que vuelve del mar, al que ha ido a alimentarse. Ahora le toca a ella cuidarlo mientras él va al mar, por fin, a comer recuperar su peso. Tormentas de hielo, caídas en la nieve, cuidado o pérdida de su valor más preciado, su descendencia, me han tenido pegado al televisor en “La 2” de TVE, el único canal que vale la pena ver en España.

Termina la maravilla y viene el desastre, cambio de canal y cambia el mundo. Los, y las, jóvenes hormonados de “La isla de las tentaciones” son una panda de cerebros vaciados en relaciones forzadas y superficiales en las cálidas condiciones tropicales que impone el Caribe.

Las 5 parejas son sometidas al engaño, la traición y la desconfianza de sus compañeros y compañeras sentimentales, poniéndolos aislados uno de otra pero acompañados de tiarrones ellas y de leonas ellos, todos buenorros, promoviendo, más que incitando, a la infidelidad. Tormentas de pasión descontrolada, caídas en las garras de la tentación, cuidado o pérdida de su valor más preciado, el vínculo con su pareja.

Nada de colaboración para mantener una relación afectiva que en algunos casos duraba años. Nada de dignidad para mantener unos valores morales, y no porque vayan a follar con otro/a sino por respeto a su pareja y al compromiso adquirido de un plan de vida en común que, a partir de aquí, se tira por la borda. El único fin de estos ‘personajes’ son ellos mismos. Satisfacerse aquí y ahora. Yo, yo y después también yo, sin que nada importe lo que venga después. Este programa me rechazó del televisor y de “Telecinco”, el único canal que más valdría perder en España.

Ambos “documentales” muestran a seres vivos en condiciones de relación social y situación totalmente diferentes. La necesidad de supervivencia de los primeros rigen su conducta, la necesidad de protagonismo delante de las cámaras de los segundos rigen las suyas. La colaboración de ambos progenitores es fundamental en los primeros, la compenetración en los segundos brilla por su ausencia. La igualdad en las funciones de cuidado de sus crías es algo a destacar en los pingüinos, la igualdad en los humanos se revela en que ambos sexos son igualmente infieles y, al menos por lo que se ve en el programa, las mujeres aún tienen menos prejuicios

Si fuera un documental de Rodríguez de la Fuente, seguro diría: “Creo, y estoy firmemente convencido, de que la especie humana ha degenerado en sus comportamientos y relaciones entre individuos, convirtiendo su existencia en un caos sin sentido, una verdadera anarquía emocional que sólo los puede llevar a su extinción”

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

España: la visión de la derecha

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Aunque hay diferentes tendencias dentro del nacionalismo español conservador, dos presupuestos dominantes subyacen a la mayor parte de su imaginario sobre el pasado, uno teológico, es decir, una creencia en el determinismo histórico de la formación de la Nación, y otro organicista, el principio de que la Nación es un organismo vivo, una fuerza perenne cuya naturaleza no depende únicamente de la época ni de las personas que viven en ella. Una sofisticada expresión de este principio fue la enunciada por Ortega y Gasset. El filósofo madrileño abogó por una España liberal, pero su concepto de Nación fue utilizado tanto por demócratas como por falangistas y tuvo una notable influencia en la derecha democrática a partir de 1976.

Por otro lado, sectores tradicionales de la Iglesia católica, incluidos miembros de su jerarquía, han desempeñado un importante papel en la difusión del mito teológico de una tradición ininterrumpida de españolidad desde la creación de la provincia romana de Hispania. Como era de esperar, estos eclesiásticos consideran al catolicismo como el elemento nuclear de la identidad española, reciclando así, si bien de un modo mucho más moderado, el viejo mito menendez-pelayista que presentaba los valores de la Ilustración y el liberalismo como perversiones extranjeras que habían envenenado la esencia de España, Rouco Varela, 2005. Y, también, en la línea del determinismo histórico, los políticos conservadores tienden a destacar la Monarquía y la Reconquista como fuentes de la identidad española, con lo que se excluye a la España islámica y judía del canon de la cultura nacional. Tal vez la expresión más autorizada desde el punto de vista institucional en la nueva democracia de esta interpretación tradicional de la Nación fuera el informe colectivo publicado en forma de libro por la Real Academia de Historia en 1998. En él se afirma que la identidad española era ya una “intuición” en los tiempos prehistóricos hasta que el Imperio romano la dotó de expresión política consciente con la creación de la Provincia de Hispania. Los visigodos son presentados como los fundadores de la España independiente y como los instauradores de la Monarquía, la pertenencia a la raza blanca y la cristianidad como expresiones fundamentales de la identidad nacional.

El axioma de que España como nación moderna nació en el siglo XV no es una noción inventada, aunque no existía como entidad legal en 1492. De tal manera que la legalidad de aquella época no la podemos enjuiciar con criterios del siglo XXI. La monarquía compuesta castellano-aragonesa gobernaba un conjunto de territorios que quedaron incluidos dentro del Imperio de los Habsburgo en 1516, aunque era una unión de territorios que seguían conservando sus Instituciones, culturas y lenguas, como si fuera un Estado federal.

En ningún lugar ha sido tan manifiesta la actitud de las izquierdas de rememorar el terrible pasado más inmediato de los principios de la II República, la Guerra Civil y la Dictadura con la Ley de la Memoria Histórica, cuando los integrantes socialistas y post-comunistas del Ayuntamiento de Madrid exigieron cambiar los nombres de 360 calles dedicadas a líderes del antiguo Régimen y se suprimieran otros símbolos del mismo, moción que fue rechazada alegando que “los madrileños no están preocupados por cosas que ocurrieron hace 70 años”.

Al hacer la Constitución el único punto de referencia del pasado reciente, los conservadores intentaban eliminar la confrontación y la separación entre las dos Españas. Como afirmó un portavoz conservador, el partido “no tiene más historia que la Constitución y la democracia” para no usar la historia como arma política, olvidándose que un buen estratega de Estado debe reconocer, respetar, conocer y honrar a todos los españoles que dieron su vida por la Patria antes de la aprobación de la Carta Magna que no deja de ser “otra más” de las que se ha dotado España desde 1812 con la Pepa.

*Teniente coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Homicidios y feminismo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

En una tertulia hace días Ortega Smith se vio algo sorprendido por una tiorra de El País que le echaba en cara la “violencia de género”, mostrándose “espantada” por la muerte de 1.000 mujeres en los últimos diez años en España. La réplica de Ortega fue buena, pero insuficiente. El cuento de la “violencia de género” debe ser atacado con un discurso coherente en todas sus partes.

En 2018 España fue el país de la UE con menor tasa de homicidios de la UE. Esto nos aleja mucho de países más desarrollados como Suecia, Bélgica, Inglaterra, Dinamarca y otros. No siempre fue así: en 2002-3, España tenía, en cambio la tasa más alta. La tasa debía de ser aún más baja en los últimos diez años del franquismo, a juzgar por el conjunto de la población penal, hasta 6 veces inferior a la de aquellos años.

De los 340 muertos por homicidio en España en 2018, fueron mujeres 47, es decir, un 16%, proporción muy baja, también mucho más baja que en la Europa más desarrollada; y ese o poco más es el número anual. Por lo tanto, la tiorra ya mentía al casi duplicar la cifra en diez años. Hay que decir, además, que aunque fueran 100 al año seguirían siendo una tasa insignificante comparada con los más de 20 millones de féminas existentes en España. Sin embargo los medios y los políticos destacan los femicidios de forma obsesiva y desmesurada. ¿Por qué? ¿Es que quieren destacar nuestro atraso con respecto a otros países también en este terreno? No exactamente. Se intenta transmitir la histeria feminista-lesbiana según la cual el varón es enemigo natural (violador o asesino) de la mujer. En cada homicidio pueden influir muchas causas, haber atenuantes o agravantes o justificarse en defensa propia, pero cuando se trata de mujeres no hay explicaciones ni matices. No se trata de que algunos (poquísimos) hombres maten a asimismo a algunas (poquísimas) mujeres, sino de “violencia de género” o “machista”, culpando implícitamente o explícitamente “al hombre”. Se trata justamente de crear una psicosis social de “guerra de sexos”, de la que algunas personas y grupos obtienen jugosas prebendas, que obligan a pagar a toda la población.

La gran mayoría de los homicidios de adultos es cometida por varones, cosa bastante lógica, pues el varón es naturalmente más fuerte y agresivo que la mujer; lo que se manifiesta igualmente en casi cualquier otro tipo de delincuencia: hay casi diez veces más hombres que mujeres en las cárceles. La excepción son los infanticidios (entre 20 y 25 anuales) cometidos en un 70% por mujeres. Y si tipificamos el aborto intencionado como homicidio (pues en definitiva no es otra cosa que segar violentamente una vida humana), entonces la tasa de homicidios subiría enormemente, atribuible en su gran mayoría a mujeres. De acuerdo con la histérica lógica feminista, no se trataría de homicidios atribuibles a algunas mujeres, sino “a la mujer”, y habría que hablar de “violencia materna” o “violencia femenina infanticida” o cosa parecida. A nadie se le ha ocurrido tal idea, pero la histeria tiende a crear una histeria en sentido contrario.

Sobre la “violencia de género” en general, las cifras hablan: en 2018 se presentaron 170.000 denuncias, quedando desestimadas la mayor parte de ellas, pese a que la ley, de tipo totalitario y contraria a toda la tradición jurídica, rompe la presunción de inocencia. Las denuncias dieron lugar a 35.000 condenas y 15.400 absoluciones. Teniendo en cuenta el carácter antijurídico de la ley cabe pensar que bastantes de las condenas serían arbitrarias.

Por otra parte han venido aumentando en los últimos años los maltratos domésticos entre parejas, contra los niños, y de hijos adolescentes o jóvenes contra sus padres. También aumentan los suicidios, once veces más que los homicidios, aunque la cifra real puede ser mucho mayor, y afecta incluso a niños y adolescentes, cosa antaño mucho más rara. Esto nos indica otra realidad: el feminismo está socavando constantemente los valores familiares, destruyendo prácticamente la familia, y un resultado es ese. Como bomberos pirómanos fomentan precisamente lo que dicen querer impedir.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: