Connect with us

Opinión

¿SE SABE ALGO DEL METEORITO? Por Fátima Pellico

Published

on

El padre de familia que se "volvió" niña
Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    6
    Compartidos

La que esto escribe está cada día más perpleja ante todo lo que está sucediendo de un tiempo para acá a nivel social.

Ha aceptado que a nivel político España es una coña marinera continuada con tintes de sangre coagulada y que con una dosis de heparina seguramente se licue y pase lo que se está oliendo, pero no es de eso de lo que una servidora quiere hablar ahora.

Una servidora quiere hablar de la sociedad tan chuli que nos está quedando donde la sanidad mental está gagá e impera la locura transversal ( o transimbecilidad, da igual) A ver si sé explicarlo porque la cosa tiene su aquel..

Loading...

Leí hace mucho en la prensa que una mujer se había casado con una estación de tren. Sí, una estación de tren. Esto no me lo estoy inventando y si uno se pone a buscar en google lo encuentra rápido.

Otra mujer se enamora de cacharros, bien sean grúas o monopatines. Actualmente, al menos el año pasado, estaba unida sentimentalmente a un monopatín. Me extraña que una persona se case con una estación pero ya que su vida amorosa se desarrolle entre chismes es algo que me hace morirme de risa. Como para que la feliz pareja te quiera enseñar su álbum de fotos…

Sí, me muero de risa, así como lo digo. Está claro que mientras no haga daño a nadie que haga más o menos lo que le parezca pero en mi opinión necesita asistencia mental continuada.

Luego está el señor que en 2015, si no falla mi memoria, se sentía como una niña de seis, a pesar de tener más de cuarenta, una mujer y siete hijos como los siete enanitos de Blancanieves,que ya es decir…Y , claro, ante tamaña mamarrachez no puedo evitar preguntarme ( si buscan la historia en la Red seguro que me entienden) si piensa seguir cumpliendo años o si, por el contrario, piensa estancarse en seis, o si piensa cambiar de casa cuando sus adorables papás adoptivos se cansen de ese circo.

En 2016 nos enteramos de que un hombre se enamora de su madre biológica,que lo había dado en adopción, y que sólo querían vivir su amor en plenitud sin que nadie les juzgara…Y ,claro, no hay historia de amor que se precie que no sea coronada con la llegada al hogar de un bebé…Al hogar o a lo que demonios sea lo que forman una mujer y su hijo como pareja.

Y la sociedad te habla de aceptar la diferencia y lo que no entiendes,que si no lo haces eres una serie de «fobos» interminable. Y si la lista es corta da igual, porque siempre pueden inventarse nuevas fobias a las que según ellos eres adicto.

No entro en temas de homosexualidad porque no es de eso de lo que estoy hablando. Estoy hablando y en voz muy alta sobre los peligros de tragarnos todo como respetable cuando se sale claramente de unos mínimos límites racionales, no ya éticos ni morales, simplemente racionales.

Si vamos aceptando como respetable que una madre y su hijo se hagan pareja es que hemos perdido el norte ,el sur y todo lo demás como personas y como sociedad.

¿Qué estamos haciendo mal como sociedad cuando una persona ( y mucho temo que no sea la única) se enamora de trastos ( y peor si se siente correspondida)?

Eso sí, personas que están a favor de los derechos reproductivos de las mujeres (vulgarmente llamado aborto,que es como se conoce al asesinato de bebés dentro del seno materno) se escandalizan cuando decimos que nos parece una sarta de locuras y estupideces…

Esas mismas personas que parecen tener fobia a los nonatos, amén de carecer de conciencia, son quienes se arrogan el derecho a calificarnos de tránsfobos. homófobos,  cosófobos, edipófobos, etc cuando realmente lo que somos es imbecilófobos.

Sí, lo sé. me he inventado la palabra y seguramente sea digna de que me lapiden porque no he dicho imbecilofobe, para incluir a los 112 géneros que existen en la actualidad, y seguramente sea alguno más…( mi información es de 2018 y la estupidez seguramente se haya reproducido exponencialmente)

¿Para cuándo se dice que llega el meteorito?


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    6
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Es un hecho: el Partido Popular se va a la mierda. O a la izquierda, que es lo mismo

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Pues sonará como suene, señoras y caballeros, pero creemos que es la forma más hispana de definir lo que está ocurriendo en las tripas de ese monstruo anencefálico que nació de las traiciones de Manuel Fraga al régimen que juró defender y que finalizó la otrora brillante etapa aznariana con un asesinato en masa, espantoso, que la debilidad genital permanente de la derechita cobarde ha impedido investigar.

Porque si ante la aparición del nuevo «amado líder», Pablo Casado, con un cierto desparpajo, valentía, y una inconcebible tendencia a llamar a las cosas por su nombre, nos llamó la atención, y los nombramientos de algunas figuras destacadas, como Cayetana Álvarez de Toledo, incluso colocó un puntito de ilusión en el proyecto, este se desvaneció rápida y contundentemente cuando el bueno de Feijóo, ese que sale en fotos con traficantes, amagó con disputarle el liderato a Pablito Casado.

Loading...

Poco más necesitó este jovenzuelo sin principios definidos -o con demasiados según las circunstancias- para efectuar un derrapaje y cambiar la dirección de la política y de la actitud de la Derechita Cobarde, que es el lobby que ahora gobierna de manera incontestable el Partido Podrido. O sea. PP.

El fantasma de la sempiterna cobardía de la derechita cobarde emasculada vuelve por donde suele: acomplejada por la carencia de valor, honor, principios y dignidad: es decir, atacando a VOX y lamiendo obscenamente las suelas de los zapatos de la izquierda. Incluso a pesar de que la izquierda se ría en la cara del PP mientras, ensoberbecida, recibe los lametones rastreros, aprovechando por supuesto, para pisar todo lo que puede al PP, porque, si no lo sabían ustedes, ya se lo cuento yo: no hay cosa que se la ponga más dura a un pepero que el que uno de izquierdas le atice unas cuantas patadas en el bajo vientre. Demostrado. Ahí lo tienen.

Y si necesitan una prueba tangible de lo antedicho, aquí se la ofrecemos con el miserable, rastrero, mendaz, rufianesco, mentiroso, ridículo, falso y a todas luces infame tuit perpetrado por la cuenta oficial del PP, pero citando textualmente a D. Pablito Casado. Ese traidor:

Así que, ya lo saben los canarios: todos esos fornidos muchachotes que les están invadiendo desde hace semanas, fuertes, bien alimentados, con dinero y violentos, alojados a cuenta del Estado -de usted y de mi- en hoteles de 3, 4 y 5 estrellas, son en realidad, débiles mujeres maltratadas cuando no directamente esclavos traidos del África Negra para servirnos de forma gratuita.

Lo ha dicho Pablo Casado: Habrá que hacerle caso.

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Opinión

El Feminismo es un error cerebral de la mujer, por Valentine de Saint-Point

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Manifiesto de la mujer Futurista

Glorificamos la guerra, única higiene
del mundo, el militarismo, el patriotismo,
el gesto destructivo portador de felicidad,
las bellas ideas por las que vale la
pena morir, y el desprecio a la mujer.
Marinetti: Manifiesto fundador del futurismo

 

Loading...

La humanidad es mediocre. La mayoría de las mujeres no son ni superiores ni inferiores al hombre. Son iguales. Ambos merecen el mismo desprecio.
La humanidad entera no es sino fermento de culturas, fuente de genios y héroes de ambos sexos. Pero en la humanidad, como en la naturaleza, hay momentos más propicios para un florecimiento así. En los veranos de la humanidad, cuando la tierra es caldeada por el sol, los genios y los héroes abundan.
Estamos en el comienzo de una primavera. Falta efusión solar, es decir, una gran cantidad de sangre proyectada.

Las mujeres no son más responsables que los hombres por el enlodazamiento que padece lo joven, rico en savia y sangre.

Es absurdo dividir a la humanidad en hombres y mujeres, pues la humanidad está compuesta de feminidad y masculinidad. Cada superhombre, cada héroe, independientemente de su grandeza, genio o poder, es la prodigiosa expresión de una raza y una época en la medida en que está compuesto a la vez de elementos masculinos y femeninos, de feminidad y masculinidad, o sea, es un ser completo. Un individuo exclusivamente viril no es otra cosa que una bestia; un individuo exclusivamente femenino no es otra cosa que una hembra. Y al igual que con los individuos, sucede con cualquier colectivo y momento de la humanidad. Los períodos fecundos, cuando la mayor parte de los héroes y genios surgen de la tierra en toda su ebullición, son ricos en masculinidad y feminidad.

Los períodos bélicos con héroes infatuados por el hálito marcial fueron exclusivamente períodos viriles; aquellos que negaban el instinto heroico y, retornando al pasado, se aniquilaban a sí mismos en sueños de paz, fueron períodos en los que la feminidad era dominante.

Vivimos el final de uno estos períodos. Lo que verdaderamente les falta a los hombres y mujeres de hoy es virilidad. De ahí que el Futurismo, con todas sus exageraciones, esté acertado. Para restaurar algo de virilidad en nuestras razas atrofiadas por lo femenino, tenemos que entrenarlas en masculinidad incluso hasta el punto de un salvajismo animal. Tenemos que imponer sobre cada cual, hombre y mujer igualmente débiles, un nuevo dogma de energía para llegar a un período superior de la humanidad.

Cada mujer debe poseer no solo cualidades femeninas sino también viriles, sin las cuales es simplemente una hembra. El hombre que esgrime únicamente la potestad del macho sin intuición alguna, es una bestia bruta. Sin embargo, en el período de feminidad en que estamos viviendo, solo la exageración opuesta a la feminidad es saludable: tenemos que tomar a la bestia bruta como modelo.

¡Cómo deben ser temidas por los soldados las innumerables mujeres cuyos “brazos descansan en sus senos con ramos de flores la mañana de la partida”! ¡Demasiadas mujeres perpetuando como enfermeras el dolor y la vejez, domesticando a los hombres para su placer personal o sus necesidades materiales! ¡Demasiadas mujeres que crean hijos solo para ellas mismas, evitándoles el peligro o la aventura, es decir, la alegría; evitando a la hija el amor y al hijo la guerra! ¡Demasiadas mujeres, pulpos del hogar, cuyos tentáculos sorben la sangre de los hombres y crían niños anémicos, mujeres de amor carnal que agotan cualquier deseo para que no pueda ser renovado!

Las mujeres son Furias, Amazonas, Semiramis, Juanas de Arco, Juanas Hachettes, Judiths y Charlottes Cordays, Cleopatras y Mesalinas: mujeres combativas que luchan más ferozmente que los machos, amantes excitadas, destructoras que abaten lo más débil y ayudan a seleccionar a través del orgullo o la desesperanza, “desesperanza con la que el corazón gana su retorno completo”. Que la próxima guerra nos traiga heroínas como Catalina Sforza, la cual, durante el saqueo de su ciudad, viendo desde las almenas a sus enemigos amenazar la vida de su hijo para forzar así su rendición, señalando heroicamente sus genitales, gritó:

“¡Mátenlo! ¡Aún tengo el molde para hacer uno más!”.

Sí, “la sabiduría pudre el mundo”, porque por instinto la mujer no es sabia, no es pacifista, no es buena. Puesto que carece totalmente de medida, está imposibilitada de ser en realidad sabia, en realidad pacifista, realmente buena durante los períodos durmientes de la humanidad. Su intuición, su imaginación son a la vez su fuerza y su debilidad.

La mujer es la individualidad entre la muchedumbre: hace cuadrarse a los héroes y, si no hay ninguno, a los imbéciles.

Según el apóstol, inspirador espiritual, la mujer, inspiradora carnal, se inmola o cría, hace correr la sangre o la contiene, es una amazona o una enfermera. Es la misma mujer que, en semejante período, según las ideas colectivas emergidas de los sucesos cotidianos, da los pasos para evitar que los soldados vayan a la guerra o bien corre para abrazar al campeón victorioso.

Por eso la revolución no puede hacerse nunca sin ella. Por eso, en lugar de despreciarla, debemos ir a su encuentro. Ella es la más fructífera conquista, la más entusiasta, la que, en lo que le atañe, incrementará los seguidores.

Pero sin Feminismo. El Feminismo es un error político. El Feminismo es un error cerebral de la mujer, un error que su instinto acabará por reconocer.

No hay que darle a la mujer ninguno de los derechos que reclama el Feminismo. Concederle esos derechos no produciría ninguno de los desórdenes anhelados por los futuristas, sino que, por el contrario, determinaría un exceso de orden.
Imponerle obligaciones a la mujer es hacer que pierda su poder de fecundación. Los razonamientos y deducciones feministas no podrán destruir su fatalidad primordial: solo podrán falsificarla, forzándola a manifestarse por caminos errados.
Durante siglos, el instinto femenino ha sido sojuzgado. Solo se han apreciado su encanto y su ternura. El hombre anémico, mezquino con su propia sangre, reclama que la mujer sea solo enfermera.

La mujer se ha dejado domesticar. Pero lánzale un nuevo mensaje, o un grito de guerra, y entonces, retomando gozosamente su instinto, caminará delante de ti hacia insospechadas conquistas. Cuando tengas que usar tus armas, ella las lustrará. Te ayudará a escogerlas. En verdad, si ella, puesto que transita por caminos trillados, no sabe cómo percibir el genio, siempre ha sabido cómo confortar al más duro, al victorioso, a aquel que triunfa con sus músculos y su coraje. No puede equivocarse en reconocer esta superioridad que se impone a sí misma de manera tan brutal.
¡Devolvámosle a la mujer su crueldad y su violencia, que la hacen encarnizarse con los vencidos porque han sido vencidos, hasta el punto de mutilarlos! ¡Dejemos ya de predicarle la justicia espiritual, que en vano se ha esforzado en conquistar! La mujer se torna sublimemente injusta una vez más, como todas las fuerzas de la naturaleza.

Liberada del control, con su instinto recuperado, tomará su lugar entre los Elementos, una fatalidad opuesta a la humana voluntad consciente. ¡Que sea la egoísta y feroz madre, velando celosamente por sus hijos! ¡Que tenga lo que llaman privilegios y deberes hacia ellos en la medida en que necesiten físicamente su protección!
Dejemos al hombre, liberado de la familia, llevar su vida de audacia y conquista, puesto que él tiene la capacidad física para ello, más allá de ser un hijo y un padre. El hombre que siembra no se detiene en el primer surco fecundado.
En mis “Poemas del orgullo” y en “Sed de milagros”, he renunciado al Sentimentalismo como una debilidad que debe ser despreciada porque maniata y estanca la energía.

La lujuria es energía porque destruye lo débil, induce a lo fuerte a ejercer su vigor, y así lo renueva. Las personas heroicas son sensuales. La mujer es, para ellas, el más exaltado trofeo.
La mujer debe ser madre o amante. Las verdaderas madres siempre serán mediocres amantes, y las amantes, madres insuficientes, por su exceso. Aunque ambas están en la vanguardia de la vida, estas dos mujeres se completan recíprocamente. La madre que amamanta al niño construye el futuro con el pasado; la amante confiere el deseo, que conduce al futuro.

PARA CONCLUIR:

La mujer que retiene al hombre con lágrimas y sentimentalismos es inferior a la prostituta que incita a su hombre con la sensualidad, alentándolo a mantener su dominación sobre las más hondas profundidades de las urbes, con el revólver listo. Al menos ella cultiva una energía que puede servir a las mejores causas.
¡Mujer, obnubilada durante tanto tiempo por los prejuicios, vuelve a tu sublime instinto, a la violencia, a la crueldad! Como un fatal sacrificio de la sangre, mientras los hombres se entregan a la guerra y a las batallas, procrea, y, entre tus hijos, como un sacrificio al heroísmo, ocupa el lugar del Padre. No los críes para ti misma, es decir, para su disminución, sino mucho mejor, en una libertad total, para una completa expansión.
En lugar de reducir al hombre a la esclavitud de sus execrables y sentimentales necesidades, incita a tus hijos y a tus amantes a alzarse sobre sí mismos. Eres la única que puedes hacerlo. Tienes todo el poder sobre ellos.
Le debes a la humanidad sus héroes. ¡Hazlos!

Fuente: Página Web Biblioteca Digital Ciudad Seva, del escritor puertorriqueño Luis López Nieves.

NOTAS: El texto anterior es la Respuesta de Valentine de Saint-Point (Francia 1875-1953) a Marinetti.

(Como habrá podido comprobar, no tiene desperdicio. Tal vez lo podríamos trasladar a nuestros tiempos actuales).

(Antonio Florido)


Comparta este artículo.
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Francisco Franco Bahamonde: el estadista más grande que ha tenido España en los últimos 200 años. Por Pío Moa

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

Hace  45 años falleció Franco. Fue el mayor estadista que ha tenido España en dos siglos, incluso en  más de tres. Y este aserto puede probarse por pasiva y por activa. Por pasiva, constatando quiénes son sus enemigos viscerales y auténticamente feroces: los asesinos profesionales de la ETA y sus amparadores;  los ultracorruptos socialistas; los comunistas, para qué hablar;  los señoritos cutres del PP que escupen sobre las tumbas de sus propios abuelos;  los racistas y despóticos separatistas. ¿Puede alguien medianamente inteligente darles crédito? Basta enumerarlos para entender que se trata de los herederos de un Frente Popular, alianza de sovietizantes y separatistas que trajo a España el terror, la miseria y la guerra civil. Y que no han aprendido de la experiencia histórica. Ni juntos ni por separado  pueden soportar el debate libre y necesario, y por ello se ven forzados a exhibir su carácter tiránico  con leyes nuevamente sovietizantes como la de “memoria histórica”. Que ahora quieren llamar democrática como si ellos no fueran, antaño y ahora, los peores enemigos de la libertad. Si esas gentes odian a Franco no puede ser porque Franco fuera el malvado que ellos afirman, sino porque ellos lo son, visiblemente.

Esa gente ampara sus fechorías antidemocráticas y antiespañolas en el aserto de que el régimen de Franco fue una dictadura. Pero la cuestión no es esa, sino de dónde ha venido la democracia. Y es evidente que no podía haber venido de la oposición a Franco, que fue casi exclusivamente comunista y terrorista. Como nadie ignora, la democracia fue organizada desde el franquismo, y apoyada en referéndum  por la nueva sociedad próspera, moderada y reconciliada creada por el franquismo. Sus enemigos, por naturaleza liberticidas, no podían establecer ninguna democracia. Y ya estamos viendo adónde han conducido el país en estos años: a la corrupción, a leyes  totalitarias, a la polarización social como antaño,  a una propaganda guerracivilista, a la disgregación  nacional y al golpe de estado permanente. La democracia solo podía venir del franquismo de la ley a la ley, respetando su legitimidad histórica;  y sus enemigos solo podían ser, como lo son, el cáncer mismo de la convivencia en paz y en libertad.

Loading...

Franco se encontró con un Frente Popular que se impuso por el fraude electoral, que destruyó inmediatamente la legalidad republicana y que instaló  enseguida  un régimen de asesinatos e incendios, un régimen de terror. Un Frente Popular que asaltaba la sociedad para destruir su compleja y a menudo brillante cultura e intentar  sustituirla por la imposición tiránica de cuatro esquemas ideológicos simploides. Franco se alzó legítimamente contra tal situación y derrotó a  tales enemigos, entregados a Stalin, uno de los mayores genocidas del siglo pasado. Y luego salvó a España de los bombardeos, asesinatos  masivos y  deportaciones de la guerra mundial, que habrían empeorado mucho a la civil. Una guerra, en la que Hitler se reveló como un genocida que no lo había sido antes, al revés que Stalin.  Después, y a pesar de no haber participado en esa contienda brutal,  Franco  tuvo que resistir a un frente mundial de soviéticos, demócratas y déspotas variopintos, que intentaron aislar a  España. Aislamiento no solo injusto sino  criminal, pues pretendía hambrear al pueblo para que parte de él se rebelara contra el franquismo en una nueva guerra civil, mientras el país sufría la peligrosa guerrilla comunista del maquis.  Impusieron sacrificios a España, pero fracasaron, y  en definitiva España se reconstruyó con sus propias fuerzas, libre de la abrumadora deuda moral, histórica y política contraída por el resto de Europa occidental con el ejército y las finanzas useñas, e indirectamente con el ejército soviético. Y solo tuvo oposición real comunista y terrorista, insistamos,  nunca democrática por muy buenas razones, pues España salió adelante, prosperó  y no hubo demócratas en sus cárceles.

Y, por abreviar, el franquismo dejó un país envidiable, como octava o novena potencia industrial del mundo, en el club de los países privilegiados por su renta per cápita, y sin duda el primero  de Europa por salud social, es decir, por su baja tasa de población reclusa y de delincuencia, de suicidios, de desempleo, de abortos, de drogas y alcoholismo juvenil, de fracaso familiar,  y uno de los tres o cuatro países del mundo con mayor esperanza de vida al nacer, entre otras cosas. Un país donde estaban perseguidos los partidos comunistas o terroristas,  que se le oponían invocando, cómo no, la democracia. Un país con una gran libertad personal, gracias a un aparato de estado pequeño que se inmiscuía poco en la vida de los particulares, al revés de lo que ahora sucede, cuando los gobiernos pretenden controlarnos y dictar hasta nuestros sentimientos.

Estos hechos son irrebatibles,  y por serlo solo pueden ser silenciados mediante leyes totalitarias que impidan el debate libre.  Y al ser irrebatibles  permiten calibrar hasta qué punto llevamos decenios de falsificación sistemática de la historia, base para falsificar la  democracia e  impulsar políticas liberticidas. Besteiro, uno de los pocos socialistas honrados y demócratas, denunció el “Himalaya de falsedades” en que se asentaba el Frente popular. Y hoy, el nuevo Himalaya de falsedades  ha enfermado verdaderamente a la democracia y a la sociedad,  y esa enfermedad no sanará mientras no se reconozca lo que históricamente significaron Franco y su régimen, y lo que significan sus enemigos. El franquismo no puede volver, pero sin la sociedad que creó ninguna democracia habría sido factible, y no es casual que los enemigos de un régimen que ya no existe sean también los mayores enemigos de la libertad. Unos enemigos que necesitan demoler la legalidad democrática salida del franquismo, como demolieron sus abuelos la legalidad republicana. Es indispensable defender la verdad, porque un pueblo incapaz de reconocer a los mejores se condena a ser esclavizado por los peores.  Y nada hay más peligroso que olvidar o desfigurar el pasado, como recordaba el filósofo Santayana.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Los Límites de los derechos

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Leo que hace unos días, la Audiencia Provincial de Madrid, ha confirmado la sentencia de un juzgado de lo penal que absolvía el pasado mes de febrero, al supuesto actor Guillermo Toledo de un delito de ofensa a los sentimientos religiosos, por unos mensajes publicados en su perfil de Facebook insultando a Dios y a la Virgen.

La sentencia fundamentaba la absolución en la consideración de que las expresiones utilizadas por Guillermo Toledo no se publicaron con la intención de ofender los sentimientos religiosos, y se basaba en la jurisprudencia emanada tanto por el Tribunal Constitucional como por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Loading...

Entonces, el tribunal consideró que las expresiones que Toledo publicó en su Facebook no acreditaban por sí mismas la comisión de un delito de escarnio contra los sentimientos religiosos, algo «confirmado íntegramente» por la Audiencia Provincial.

Bien; a ver si he entendido bien el razonamiento: una persona tiene derecho a ir contra los sentimientos de otra siempre y cuando no sea con intención de ofender. Es decir, pongamos por caso, que yo un día me cago en la madre o el padre o la abuela de alguien (uso este ejemplo porque creo que es muy visual y obvio).

Evidentemente, por regla general, son tres figuras relevantes en la vida de una persona y creo que a nadie le gusta que se caguen en ellas. ¿Si yo me cago en la madre del que se llama a sí mismo actor Guillermo Toledo de la manera más «ofensiva»posible pero sin ánimo de ofender, tiene Guillermo Toledo derecho a denunciarme o, por el contrario, como yo, al aludir a su madre en relación a un supuesto empleo de ésta, no he tenido intención expresa de ofenderle, debe aguantarse?

Parece una interrogación retórica pero no lo es. Querría que alguien me explique por qué cualquiera tiene derecho a blasfemar y yo debo aguantarme (habida cuenta de que es una ofensa a mis sentimientos religiosos).

¿Los derechos tienen límites o si son mis derechos son infinitos pero los tuyos, no?

Hasta donde yo sé y siempre me lo han explicado así, tus derechos terminan donde empiezan los míos, ¿y si a mí me ofende que te cagues en la Virgen o en Dios (a pesar de que no tienes la menor calidad humana como para que nadie se sienta ofendido por tus excrecencias) por qué lo haces?

¿Lo haces porque, según la progresía, si se dice todo desde el más profundo respeto hay barra libre?

Recuerdo hace unos años cuando en un hediondo grupo de opinión de Facebook, creo recordar que era Infoxicados, un menda salido no sé de dónde se atrevió a insultarme por un comentario que hice. Era un insulto tan gratuito, cutre y zafio que después de unos segundos de reírme a carcajadas por el nivel intelectual del sujeto le respondí con una educación que el pobrecillo no merecía. Como no tuvo bastante vino a por más y yo le conminé a perdonar la manera en que su señora madre y abuela le habían sacado adelante. El moderador del grupo se vio obligado a intervenir y el sujeto en cuestión me dijo que es que lo que él me había dicho a mi (en román paladino, diarrea  de insultos) era «desde el respeto«, pero que yo lo había faltado a él. Recogí el guante y le dije que lo mío no había sido desde el respeto sino desde el consejo de que sanara sus vínculos familiares, que cada uno sale adelante como quiere, puede o le dejan, y eso ya no le gustó…

De donde infiero que en esta sociedad actual depende de quién insulte para que sea ofensa o no. Si que blasfemen me ofende pero es «libertad de expresión», ¿puedo yo, pongo por caso, hacer comentarios sobre el chico con melenita que hace chistes sobre Carrero Blanco o eso ya es transfobia? ¿O todo depende de según de qué ideología política sea cada quién?

Y para terminar ¿me puede explicar alguien cómo puede ser que algún sacerdote defienda y justifique al que se llama actor Toledo diciendo que «es un rebelde, como en su día lo fue Jesucristo«? (cfr. https://www.elespanol.com/cultura/20180525/curas-rojos-protegen-willy-toledo-rebelde-jesucristo/309970327_0.html)?

Para que el Mal triunfe sólo se necesita que los buenos no hagan nada.

 

Fátima Pellico.

https://www.fatimapellico.com

 


Comparta este artículo.
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »