Connect with us

Deportes

Al Barcelona se le atraganta la Champions

Published

on

Messi y Piqué se lamentan durante el partido en Anfield
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Empieza a resultar un síndrome que colinda con la patología, pero al Barcelona le duele todo en cuanto escucha la melodía de la Champions League. Poco importa ya la renta con la que afronten las noches de mayor postín. En Can Barça, en los tiempos que corren, la gloria se asemeja ya a un coto reservado para las alegrías domésticas, tan incontestable su dominio en los torneos españoles como absoluta su apoplejia cuando viaja por Europa.

Porque el problema no está en lo que acontece en el Camp Nou, acostumbrado a disfrutar sin tacha cuando la hinchada se predispone al júbilo. Hay que remontarse al año 2013, en las semifinales ante el Bayern de Múnich, para dar con una derrota azulgrana en casa (0-3). Y con todo, fue en un partido de vuelta con poca historia dado el 4-0 de la ida. En los últimos cursos, el tembleque emerge cada vez que al Barça le ha tocado defender renta lejos del calor de su feudo.

Como si se tratara de un pacto faústico con el que levantar el trofeo que en 2015 rubricó el triplete de Luis Enrique y aquella MSN totémica, el Barcelona acumula cuatro temporadas consecutivas hincando la rodilla en un partido jugado a domicilio, en tres de ellas después de partir con una ventaja lograda en el primer envite. Fue batir a la Juventus en Turín y amontonarse los varapalos: en 2016 fue el Atlético de Madrid el que con un 2-0 aguó el 2-1 de la Ciudad Condal; al año siguiente, la Juve goleó en Turín (3-0) y mantuvo la igualada en España (0-0); en 2018, la Roma alcanzó una de las mayores proezas que la Champions recuerda con aquel inopinado gol de Manolas (3-0 después de un 4-1 en el Camp Nou), y ahora, el año en el que Messi había cacareado su firme voluntad por reconquistar «esa copa tan linda y deseada», a los de Valverde les caen cuatro goles en Anfield.

La cosa no se queda ahí. Las circunstancias obligan a profundizar en el asunto. El Barcelona ha caído con uno de los mejores equipos del planeta, una obra de orfebrería levantada a pulso por un Jürgen Klopp inenarrable, potenciado su plan por un puñado de fichajes estratégicos (Alisson, Van Dijk, Keita, Fabinho). Lo mollar del asunto está en los protagonistas de la que ya es una de las noches más mágicas que recuerda Anfield. Valgan como ejemplo los goles, dos de Origi y otro par de Wijnaldum. Nada menos que un temporero sin mayor peso en la temporada que 302 minutos en Premier League que tras brillar con Bélgica en el Mundial de 2014 cavó un hoyo hacia el ostracismo y un secundario llamado a picar de los minutos sobrantes de titulares como Keita, Fabinho o Henderson. Tal es el caso de este último que hoy, con Salah, Firmino, Keita y Oxlade en la enfermería, no tuvo cancha hasta la lesión de Robertson, el no va más para las desgracias de los «reds».

Busquets, uno de los imprescindibles presente en esta serie de debacles azulgrana, verbalizó con dureza y los ojos encharcados la dureza del momento: «Después de lo de Roma te vuelve a pasar esto… Pido disculpas a la afición. Es muy duro irse así». Apenas tuvieron los pupilos de Valverde aire en el segundo tramo del primer tiempo, aireados por una circulación siempre bien aireada por Messi y apoyados en la piel dura de Vidal. Precisamente sobre el chileno se verterán ahora buena parte de las frustaciones de la crítica azulgrana. Carga Valverde con la pena de haber hecho de su equipo un monstruo competitivo que ha dejado en punto muerto las pautas por las que se guía el estilo por el que se suspira en el Camp Nou. Y quizá encontrara un hueco por el que colarse la justificación ante esa bancada de partidarios por mantenerse en un camino marcadísimo, con Arthur como epítome, el día y la noche al lado de Arturo.

Pero este fútbol, ya se sabe, lo juzgan los resultados. Le ocurrió lo mismo al Manchester City de Guardiola, un equipazo al que le persigue la sombra de una Champions en la que no tiene que ganar el mejor, como sí ocurre en las ligas. Por el momento, y a la espera de ver qué ocurre el año que viene, este Barça soñará noche tras noche con la crueldad de la Champions. Hasta convertir una temporada formidable en un fracaso demoledor.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deportes

El despotismo de la Liga en Europa

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El auge del fútbol español es una tendencia evidente, algo que desde más de diez años ha sido certificado por el duopolio entre Cristiano Ronaldo y Messi en la consigna del Balón de oro. El luso, 9 años en el Real Madrid, y el argentino, actual capitán del Barça, han sido la demostración de que la élite del fútbol mundial estaba en la Liga, el torneo que para muchos es el más espectacular del planeta. 

La posibilidad de fichar a estrellas procedentes del extranjero tras las ventajas traídas por la ley Beckham del 2003 y el gran atractivo de estadios como el Santiago Bernabéu, el Camp Nou y el ya difunto Vicente Calderón, han sido las principales motivaciones del crecimiento de la liga española en los últimos años. Nos es una casualidad que del 2014 al 2018 en la Champions League se ha terminado coronándose siempre un equipo de la Liga Santander (4 veces el Real Madrid y 1 el Fc Barcelona). Esta tendencia positiva está reflejada tanto en los títulos como sobre todo en los datos más relevantes de la competición recopilados por Bwin en la infografía “¿Cuál es la mejor Liga de Europa?”.

Los equipos que proceden de la Liga pueden jactar de los mejores promedios en varios apartados. El primero es sin duda el de partidos ganados, es decir 420 sobre 808, algo que supone que más de la mitad de los choques de Liga de Campeones y Champions League han visto a conjuntos de la Liga triunfar. Se trata de una estadística muy elocuente, en la que hay que recordar que no solamente Barça y Madrid, los mejores equipos del torneo español, compiten en Europa, lo que reduce sensiblemente el promedio debido a algunos que otros equipos que no cuajaron grandes actuaciones en sus participaciones pasadas, como por ejemplo pasó con el Villarreal o el Betis.

Otro dato impactante es sin duda el de los goles marcados en total por los equipos de la Liga: 1408 hasta ahora, es decir el número más alto de toda la competición, algo que refleja también la manera de vivir el fútbol en España, es decir totalmente al ataque. Es lógico que también el hecho de que el Madrid pudo disponer de Ronaldo, el máximo goleador de siempre de la Champions, y el Barça pudo echar mano de Messi hayan influenciado esta estadística. 

El gran dominio de la Liga en la Champions, en parte roto por la victoria del Liverpool en la temporada pasada, se refleja también en los 35 partidos más jugados con respecto a los equipos ingleses, los únicos que tratan de seguir a remolque el rendimiento de los de la Liga. Este año Barça y Madrid volverán a pujar por el título, con el fin de mejor las estadísticas ya mencionadas, pero sobre todo de volver a ejercer un dominio en la principal competición del fútbol europeo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

España vence a Francia y se proclama campeona de Europa de baloncesto sub-16

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La selección española de baloncesto sub-16 se ha proclamado campeona de Europa por quinta vez tras vencer por 61-70 en la final a Francia. El baloncesto base español celebra un segundo hito europeo el mismo verano que se gana el Europeo sub-20.

El combinado español superó a un equipo más físico a priori y salvando un parcial de 9-2 de inicio. Bajo la batuta del base Juan Nuñez, del Real Madrid, los pupilos de Daniel Miret contestaron con otro de 19-2 entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo.

La ventaja se mantuvo la mayor parte del partido en niveles superiores a los diez puntos, rondando en ocasiones los 20.

Pero en el tercer cuarto los galos mostraron más intensidad y fueron recortando diferencias. De la mano de jugadores como De Sousa o Traoré, Francia niveló el juego en el tercer cuarto y llegó a ponerse a tan solo seis de distancia mediado el cuarto y último.

Sin embargo, la selección española mostró una madurez y fortaleza mental propia de campeones para volver a poner a raya a su rival. Los triples de Michael Caicedo, del Barça, devolvieron la tranquilidad en la recta final.

Núñez y Caicedo fueron los mejores del partido, el primero con 21 puntos, seis rebotes y tres asistencias para una eficiencia de 21. El pívot azulgrana logró 21 puntos, cinco rebotes y dos asistencias para una eficiencia de 20.

Les secundó Rubén Domínguez, con 15 puntos y una eficiencia de 10. Entre él (3) y Caicedo (5) anotaron un total de ocho triples de los once de todo el equipo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

El repugnante Kyrgios la vuelve a liar: pide un parón para ir al baño… y destroza dos raquetas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

EM.- No hay un sólo torneo en el que no sea noticia. El australiano Nick Kyrgios, que levantó el título hace un par de semanas en Washington, vuelve a ser protagonista pero esta vez, de nuevo, por su mala actitud sobre la pista. Su última, y penosa, acción, ocurrió esta pasada madrugada, durante su partido ante Karen Khachanov en la segunda ronda del Masters 1000 de Cincinnati. El jugador ya venía con problemas con el juez de silla Fergus Murphy y se volvió a calentar, y ahora se enfrenta a una dura sanción por parte de la ATP.

Kyrgios se enfrentó al juez durante el final del segundo set, que se decidió a favor de su rival en un apretado tiebreak. El jugador acusó al juez de iniciar el reloj de saque demasiado pronto y éste le puso una penalización después de los insultos del australiano: “Esto es una broma, soy de los jugadores más rápidos en sacar. La rutina de Nadal le lleva 20 segundos”, recordó el jugador, que dejó la pista en lo que parecía ser un parón para ir al baño… Pero no. La cámara le siguió hasta los vestuarios, pero el jugador no llegó hasta allí. Pasó una puerta de seguridad y en el pasillo destrozó las dos raquetas que llevaba en la mano. Volvió a la pista como si nada y perdió el tercer y definitivo set por 6-2, insultando al juez y yéndose sin darle la mano.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: