Connect with us

Cartas del Director

Cuando vayas a votar no te olvides de Soros, porque él no se olvida de España ni de ti

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

AN.- Soros es quien manda en la mayoría de los partidos que concurren a las elecciones de este domingo. Su control sobre ellos es total. En realidad Soros a lo que apuesta es a un gobierno entre PSOE y Ciudadanos, gracias a la sangría infligida al PP por el voto disperso y que ha sido deliberadamente alentado. Soros ha hecho y seguirá haciendo todo lo posible para que no gobierne el nuevo PP de Casado. Se trata, junto al de Orban, del único partido conservador europeo que no controla el magnate judío de origen húngaro. Lo controlaba bajo el mando de Rajoy y de Soraya, pero no ahora. En la citada visita a nuestro país, Soros pidió que se hiciera lo posible para que no gobernara el nuevo PP de Casado.

No le perdona que haya puesto fin a la deriva masónica del PP de Rajoy y que en sus mítines hable del derecho a la vida, del respeto necesario a nuestras tradiciones, de la supervivencia de España como patria europea, de poner coto a los separatistas, de encarcelar a los okupas, de devolver la autoridad al Estado en Cataluña…

España ha sobrevivido más de quince siglos siglos a adversidades múltiples -la Reconquista, las luchas encarnizadas por convertir el salvaje Nuevo Mundo en un lugar fértil, las guerras contra franceses y flamencos, las batallas navales contra ingleses y turcos, las luchas de guerrillas contra las tropas napoleónicas, las guerras fratricidas entre carlistas y liberales, el Alzamiento contra el comunismo durante la primera mitad del pasado siglo…

Las elecciones generales no se disputan sólo en clave local. Lo que se dilucida en las urnas de la nación más patriota y orgullosa de Occidente es saber si la ideología logrará doblegar la voluntad de millones de españoles al dibujar la transformación moral del país con trazos tan torcidos como en el resto de Europa.

Las pretensiones están tan definidas que no necesitan ser interpretadas por analistas ni politólogos. Al menos hay que reconocerles a algunos la claridad con la que defienden su proyecto mundialista y que no oculten que lo que ella promueve no es sólo el cambio demográfico en nuestro país, sino también la implantación de proyectos eugenésicos, cuyo objetivo es rediseñar moralmente la sociedad española, destruyendo sus raíces humanísticas, acabando con el concepto de unidad familiar, alterando los hábitos normales por conductas contrarias al orden natural y adoptando las nuevas síntesis culturales, desde el sincretismo al relativismo, que han traído como consecuencia la pérdida del sentido del bien y del mal.
Las élites financieras y los medios informativos están jugando un importante papel en la promoción de dichos objetivos.

Dependiendo de lo que voten los españoles este domingo, se puede o no abrir paso en España el referéndum de autodeterminación de Cataluña, el aumento de la deuda pública, el empobrecimiento de la población, la llegada en cuatro años de diez millones de inmigrantes, la eutanasia, la clonación humana y la manipulación genética de embriones.

AD se ha ganado la autoridad necesaria para recomendar a los votantes que ejerzan su derecho apelando a los valores tradicionales. No hay que confundir España con los clanes progresistas. España, como entidad histórica, cultural y religiosa, se edificó con el Cristianismo como un revulsivo de su conciencia histórica. Los partidos al servicio de Soros promueven en cambio una sociedad sin alma y a expensas del peso demográfico de los inmigrantes. Defienden un país con fronteras abiertas y que dé acogida a millones de musulmanes de todo el mundo, con el fin de destruir cualquier vestigio de fe cristiana. Sánchez es una fuerza para el mal que difunde todo tipo de aberraciones, como el aborto, la eutanasia, las ideologías de género, el proyecto eugenésico de las élites, el fin de la tradición cristiana en Occidente. Sánchez, con el apoyo cantado con Rivera, es una pieza importante en el Nuevo Orden Mundial que se está construyendo.

Como es natural, la clase dirigente postcomunista y sesentiochista, que ha tomado las riendas de la política europea, apoya sin dudarlo a Sánchez y a Rivera. También los intelectuales que han elaborado teorías deformes en el campo de la física, la biología, la sociología y la política; sin olvidarnos de los lobbies, la Masonería y los potentados financieros que actúan unas veces en las tinieblas y otras a la luz del día.

La España que está en juego a partir de este domingo es la que pone en alza conceptos hoy tan degradados como el valor de lo sobrenatural, el culto al trabajo, la fortaleza humana, el esfuerzo a veces sobrehumano, el instinto promotor, la unidad familiar en la escala más alta de la organización social, la tradición identitaria como elemento clave para la convivencia, el maridaje de cada persona con su entorno natural. En estos valores nos reconocemos y reconocemos en ellos la España que defendemos.

Cuando las sociedades declinan, se incrementan las peores taras del individuo. El vacio dejado, el sitio desertado por unos hombres reblandecidos y amorfos al punto de no tener ya de hombres ni las ideas, ni las actitudes, ni el carácter y apenas la apariencia (y no siempre) permite a los malos reinar por fin. Cuando las sociedades se transforman en rebaños destinados al matadero y suena entonces la hora del desorden y de la confusión.

El ideal de vida que defiende la izquierda y sus tontos útiles es un producto de la decadencia, y al mismo tiempo un acelerador de la misma. Esta surge siempre en un contexto de crisis terminal, en una fase de inversión completa de los roles y de los valores, en el capítulo de la universal corrupción moral y del profundo trastocamiento de las creencias; es decir, en el desbarajuste general propio de las sociedades que se vienen abajo, incapaces en esa etapa de su decaimiento de distinguir el día de la noche. En un ambiente tal se instala una extrema tolerancia hacia todo lo que mina, todo cuanto socava los fundamentos del edificio tambaleante de la civilización. El Mal se vuelve el Bien, la Fealdad reemplaza la Belleza, lo Falso destrona lo Verdadero, lo Grotesco destierra lo Sublime. Es el espíritu sorista, verdadero rey de nuestra epoca, que inunda con su pegajosa influencia un mundo que termina, como una gallina decapitada, en una carrera absurda y enloquecida hacia ninguna parte.

La verdadera Fe, no siempre correspondida por los altos dignatarios del Catolicismo, no cesa sin embargo de actuar, y nutre actualmente el sensus fidei de quienes en España se oponen a los proyectos destinados a demoler la sociedad. La Divina Providencia no abandonará a España en este momento decisivo.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deja un comentario

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: