Connect with us

Opinión

De Ayamonte a Isla Canela

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Ayamonte es una de las esquinas de España. Asomado a la desembocadura del Guadiana, es una agradable y blanca población onubense por la que no se pasa: a Ayamonte hay que llegar por una autovía muy mejorable o por una abigarrada carretera llena de encanto, siempre que no se tome en el masificado verano de todas las poblaciones costeras españolas.

Saliendo de Huelva, uno recorre Punta Umbría, El Rompido, El Portil, Lepe y Cartaya, Isla Antilla, Isla Cristina, playas y núcleos urbanos con aires pesqueros y, finalmente, llega a las calles de un pueblo blanco que pide pincel y lienzo.

Reflejándose en su espejo portugués, mirándose en las aguas de un río que nunca fue más rotundo que en su desembocadura, Ayamonte luce un sereno aspecto de ciudad fronteriza tocada por diversas gracias: su entidad urbana, sus alrededores únicos y no pocas tradiciones de orden artístico y turístico-religioso. Su tradición pictórica arranca de lejos: comprobando cómo Juan Galán, extraordinario artista, completaba un asombroso retrato acrílico en un par de horas, uno se puso a pensar en la riqueza plástica de los nombres propios que han tomado los pinceles como quien toma una batuta para dibujar sinfonías: Florencio Aguilera, Lola Martín, Gómez Feu, los hermanos Gómez Sáenz, y así sin parar, en la estela del valenciano Sorolla cuando pintó en la población La pesca del atún para que formase parte de su colección Visiones de España. Su otro tesoro es el entorno extraordinario de Isla Canela, entre Ayamonte e Isla Cristina, extensión de 1700 hectáreas de marisma, salinas y playas que supone, a todas luces, el gran activo del municipio. Isla Canela es la demostración de que, si se quiere, se puede preservar el litoral de invasiones inadecuadas y se puede combinar progreso en forma de edificaciones equilibradas y respeto al medioambiente. Viendo cómo ha sido castigado el litoral español, resulta sorprendente que Isla Canela no sea una acumulación de ladrillos mal cruzados entre unos y otros. Es, ciertamente, un paraíso de playas portentosas, muy amplias, sin sensación de agobio –cosa bastante común en las playas de Huelva: no son agobiantes–, con la arena blanca y fina, los chiringuitos justos y el núcleo de pescadores de la Punta del Moral para brindarle el aire de salitre y escamas necesario en cada enclave marítimo.

En solo dos días no da demasiado tiempo como para hacerse un listado completo de los lugares a los que acudir a holgar y dar cuenta de los productos locales, que no son solo los del mar. Si se acerca a Isla Canela o a Ayamonte, sepa que el paseo entre ambos centros es de unos diez kilómetros muy agradables y paseables y que en ambos lugares se puede comer y beber con eficacia. En el pueblo me entusiasmó Merkajamón, una abacería con profusión de excelentes jamones colgando y no pocas exquisiteces, como la presa de cerdo fileteada, una hueva de atún que no es tan fácil encontrar (mojama la que quiera, pero hueva no es tan sencillo) y, por supuesto, un jamón en su justo punto de sabor, además de los vinos que usted quiera paladear. Parecido es Ultramarinos Oltra, en el mismo centro, tienda de sabores con patio interior en el que sentarse y abrir cualquiera de las excelentes conservas de la zona. El Choco me pareció una buena alternativa de pescado y marisco, pero me llevé una agradable sorpresa con el Bar Margallo, donde fríen el pescado del día, blanco y sabroso, con particular acierto y con una peculiaridad añadida: uno de los mejores tomates aliñados que he tomado jamás. En cualquier caso, en las animadísimas calles del centro uno se encuentra con terrazas de dos en dos y la tentación de dejarse caer en cualquiera de ellas es difícilmente esquivable.

En el puerto deportivo de Isla Canela tampoco pasará hambre. Antonio V me dio un sabroso arroz negro; El Mentidero, unos panes con atún y bacalao originales y apetitosos; y los chiringuitos de la playa, el Sonrisas por ejemplo, unas sardinas asadas que siempre me hacen confirmar que es el pescado más productivo de todos.

Es un excelente lugar para vacaciones, particularmente asequible, y un buen núcleo urbano para apoyarse en esa esquina de España que, además y por si fuera poco, tiene Portugal a dos brazadas.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Los celos del Ministerio Público con la acusación popular

Published

on

texto alternativo
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los comportamientos del exfiscal del Caso Nóos, Pedro Horrach, del exfical de la Operación Nelson, Daniel Campos y de la exfical General del Estado, Consuelo Madrigal, han dejado en un mal lugar la figura del Ministerio Público.

Los comportamientos de estos tres exmiembros del Ministerio Fiscal, que vamos a analizar, con rigor y profesionalidad, tienen un denominador común:

Celos contra la acusación popular, y en el caso de los exfiscales Pedro Horrach y Daniel Campos hay que añadir un complemento plus a los celos.

Pedro Horrach, creó la figura del Fiscal defensor de los imputados. Su comportamiento en el caso Nóos, fue censurado por toda la sociedad española. Incluso su comportamiento le llevó a desplazarse a Barcelona al despacho de la defensa de la Infanta (imputada y condenada a título lucrativo) para instar que el abogado Miguel Roca denunciara a Manos Limpias.

“El manual para salvar a la Infanta” que elaboró le desacreditaría como fiscal. No contento, una vez fuera de la carrera fiscal, presenta un libro dedicado a infamar y calumniar a Miguel Bernad y a Manos Limpias.

No ya los celos ante la acusación popular que le dejó en evidencia, sino su falta de dignidad profesional al prestarse a presentar un libro de calumnias e injurias contra Manos Limpias y Miguel Bernad. El otro personaje de estos comportamientos indignos, lo propicia Daniel Campos, acusador de Manos Limpias y Miguel Bernad. Sus reuniones con Pedro Horrach, para desarticular la organización y a Miguel Bernad a raíz del caso Operación Nelson, pone en evidencia un comportamiento y deleznable de algunos miembros del Ministerio Público.

Y finalmente el comportamiento de Consuelo Madrigal, prologando, presentando y avalando el libro, alcanza los máximos exponentes de un Ministerio Fiscal, que no solo les molesta la acción popular, pretendiendo que la legalidad vigente únicamente es competencia de ellos, sino que tratan de destruir, de lapidar, la acción popular. Y en el caso que nos ocupa, la sombra de Zarzuela en la imputación de la Infanta ha planeado y planea en la destrucción de Manos Limpias y Miguel Bernad.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

La tercera vía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es evidente que la situación política española, respecto a la investidura de Presidente de Gobierno por los cauces hasta ahora desarrollados (elección por el Congreso), requiere una solución distinta a la habitual. No hay consenso. No hay acuerdo. Nadie tiene apoyos suficientes.

Los actores participantes son los mismos, antes del 10-N y después. Dirigentes de todos los Partidos que no están dispuestos a pactar, a ceder. Ni Sánchez, ni Casado, ni Rivera, ni Iglesias, ni Abascal…ni ninguno. Sólo quieren ser Presidentes. Y sólo hay un puesto.

Ante tan surrealista situación, el artículo 99 de la Constitución pone en manos del Jefe del Estado otra opción: que es la de considerar como candidato a alguien que no sea necesariamente Diputado y ni siquiera miembro de un Partido.

Una persona, pues, de la sociedad civil, que lograra atraer el consenso general. Por su capacidad, por su integridad, por su saber, por su experiencia. No hay nadie entre cuarenta y siete millones de personas que pueda reunir tales requisitos?. Imposible que no.

Todo es cuestión de proponérselo. Y seguro que se encuentra.

No voy a dar nombres. Pero, aunque parezca una “boutade”, ¿no valdría un RAFA NADAL, por ejemplo?
En una línea más cabal, gestores empresariales de éxito, sí que podrían dar el perfil seriamente hablando. Son muchas las Empresas gestionadas por brillantes cabezas españolas. En las mentes de todos están. Sólo a modo de ejemplo: Zara, Santander, Alsa, Mercadona, Corte Inglés, Repsol…Real Madrid.

Gestores que han llevado a sus empresas a un reconocido mérito en el complejísimo mercado global. En competencia con los más grandes, con las más importantes multinacionales.

Es una decisión audaz, sin duda. Pero también sin duda que sería bien vista por una gran mayoría social, que es lo que (debe) importar.

Tenemos un Jefe del Estado moderno. Los grandes estadistas se miden por tomar grandes y novedosas decisiones. Lo “normal” en determinadas circunstancias se transforma en “mal”.

Y esta es la caótica situación en la que España está, políticamente hablando.

En sus manos está, Señor.

Y, permítame que le señale uno de mis principios que me ha guiado en mi vida profesional: “NO HAY PEOR PROYECTO QUE EL QUE NO SE REALIZA”.

Realice, pues, algo nuevo. Algo distinto Algo efectivo.

Por su bien. Por el de España. !Por el de todos!

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Una mujer triturada

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Leo una entrevista a Dolores de Cospedal en la revista “Yo Dona”: EL título es muy significativo “La política es una trituradora de seres humanos”. Interesante conclusión de una mujer que fue alta responsable del partido en el gobierno y que ejerció de presidente del PP de Castilla La Mancha durante 12 años, secretaria general del Partido Popular entre 2008 y 2018, y ministra de Defensa del Gobierno de España entre 2016 y 2018.

Probablemente debió saber que la política era una selva y que su supervivencia allí implicaba grandes dosis de agresividad para competir con sus “iguales”, hombres o mujeres. También debió imaginarse que las cosas no le iban a ser fáciles y que, por ser mujer, no iba a gozar de privilegio alguno. Ahora es consciente de lo que dejó o postergó y se fue harta: “me fui de la política con un sabor amargo y no volvería nunca”, dice; pero lo que más me preocupa es cuando afirma que “…nunca pensé que la política se acabaría transformando en algunas ocasiones en una especie de máquina de destrozar seres humanos, en una trituradora”.

A estas alturas, la política ya lleva un descrédito enorme pero De Cospedal debería reflexionar mejor y pensar que ella también formó parte de esa maquinaria destruyendo a otros antes de sentirse ella misma así. Y, como mujer, no hay ninguna diferencia; una vez que se está en el poder las mujeres hacen lo mismo que cualquier otra persona en el poder, destruir y triturar.

*Presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados de Las Islas Baleares (APFSIB)

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Recomendados

Anuncios
Advertisement
Advertisement
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: