Connect with us

Religión

El buenismo le salió caro: Asesinan en Burkina Faso a un misionero salesiano

Published

on

Fernando Hernández, salesiano misionero.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Esto en un país con 5 millones largos de parados, la pobreza extendiéndose como una mancha de aceite y la miseria llamando a las puertas de nuestra casa.

Hay que ser claro y hablar sin tapujos ni mojigaterías: estamos ya más que hartos de todo este tinglado. Nos toman por el pito de un sereno. Somos los europeos los malos malísismos de la película, la hez del mundo, el cáncer de la humanidad, pero siempre somos nosotros los que hemos de salvarle el cuello a todos los demás pueblos de la tierra, incapaces de salir adelante sin que estemos perpetuamente asistiéndolos como a eternos menores de edad.

No hay que dar nunca nada a esta gente. Nunca nada. Si queremos dar algo a alguien, tenemos con toda seguridad a nuestro alrededor a compatriotas con necesidades básicas que atender. Están ahí, a la vuelta de la esquina, tal vez en el mismo bloque que cualquiera de nosotros. Hay pobreza y hasta miseria muy cerca de nosotros, a veces en nuestra propia familia y no queremos verla, para no tener que hacer algo.

No debemos darles de comer a los hijos de los extraños cuando los nuestros pasan hambre. Hay que hacer oidos sordos a los profesionales de la generosidad, a los maestros de la solidaridad, una manga de espabilados y zánganos que viven demasiado bien a costa de la credulidad y la tontería de muchos.

Guardemos nuestro dinero y nuestra compasión para los que la necesitan entre los nuestros. Es la manera más segura y eficaz de no engordar a esos farsantes que trafican con las miserias del mundo y la credulidad de los paganos.

Nos están metiendo la mano en el bolsillo continuamente, de una manera u otra, ya sea de forma indirecta con el dinero del erario público que los gobiernos de España, del color que sea, distribuyen tan alegremente por el mundo, o por las colectas directas de las ONGs llevan a cabo por distintos medios. Hay que acabar con este síndrome de Papá Noel.

Nuestros ancestros europeos no se han dado tanto trabajo para que sus descendientes sean mendigos por tener que compartir los merecidos frutos de su civilización con los pueblos que nunca hicieron nada salvo rascarse la barriga tendidos al sol. Somos los hijos de todas esas generaciones que han trabajado, luchado, sufrido, inventado, creado, mientras tanto otros tocaban el tam tam, comían larvas y esperaban a que lloviese. Esto sin duda era más descansado que lo que hacían nuestros antepasados, pero claro, ahora los descendientes de esos pueblos “naturales” comen piedras. Ley de vida.

Muerte de un misionero salesiano

El misionero salesiano español Fernando Hernández, de 60 años de edad, ha sido asesinado en Burkina Faso (África). Su muerte se ha debido a múltiples heridas de arma blanca causadas por un antiguo cocinero, empleado de la obra durante siete años, y que había sido despedido hace dos meses.

En el ataque también resultó herido de gravedad el salesiano Germain Plakoo-Mlapa, aunque se está recuperando.Según informa el portal salesianos.info, el autor de la muerte ha sido arrestado por las fuerzas de seguridad. Se trata del segundo salesiano asesinado en tres meses en el país africano, después de que el religioso Antonio César Fernández fuera víctima de un ataque yihadista.La Congregación Salesiana ha expresado su “profundo dolor” por la “trágica muerte” del misionero, y ha manifestado su cercanía a la familia y de los hermanos de su comunidad.

Asimismo, ha condenado “toda forma de violencia” y se ha reafirmado en su voluntad de “seguir trabajando en estos países africanos, especialmente con la educación y evangelización de los jóvenes, para contribuir a su pleno desarrollo”.En esa línea, ha explicado que la obra salesiana de Bobo Dioulasso, en Burkina Faso, donde el salesiano misionero asesinado era vicario y ecónomo, atiende un prenoviciado, una parroquia, un oratorio, una escuela profesional y una casa de acogida.

A Fernando Hernández, nacido el 8 de abril de 1959, era natural de Ledesma (Salamanca) pero cursó estudios de Formación Profesional en Urnieta (Guipúzcoa), localidad a la que su familia emigró cuando él era joven.

Posteriormente, cursó estudios de filosofía y teología. Se ordenó sacerdote en Santander y fue enviado a Benin como misionero.La Congregación Salesiana ha detallado que la vida de Hernández ha estado ligada al desarrollo de las diferentes obras de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona (AFO), en las que ha trabajado por el impulso de la Formación Profesional.

El funeral y posterior sepelio se celebrará en el propio país africano, “tal y como el propio Fernando Hernández había expresado, en repetidas ocasiones, en el caso de que le sucediera algo”.

Algunos de sus familiares, acompañados por miembros de la Congregación Salesiana, se desplazarán hasta Burkina Faso desde Urnieta y Ledesma.

Los salesianos están presentes en Bobo Diuoulasso desde 1994, con un proyecto que se desarrolla de forma coordinada en tres localizaciones: un centro de atención para chicos y chicas de la calle, un centro de alfabetización y un centro de formación profesional con más de 300 alumnos.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Religión

Cardenal Sarah: “La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud que es la inmigración masiva”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Infovaticana.- En una entrevista concedida a la publicación francesa Valeurs Actuelles, el cardenal guineano Robert Sarah, prefecto para el Culto Divino, arremete contra quienes quieren imponer la inmigración masiva como un imperativo evangélico.

“Es una falsa exégesis utilizar la Palabra de Dios para valorizar la migración”, asegura, contundente, el cardenal Sarah en una entrevista concedida a la publicación francesa ‘Valeurs Actuelles’. “Dios nunca ha querido estos desarraigos”.

Las palabras de Su Eminencia resultan especialmente valientes en un momento en el que, desde la Curia romana hasta la abrumadora mayoría de las conferencias episcopales de Occidente, están convirtiendo la defensa de la inmigración masiva e indiscriminada en un caballo de batalla, normalmente acompañada de citas evangélicas y la insinuación (o la declaración explícita) de que quien piensa lo contrario “no es cristiano”.

Muy al contrario, Sarah -cuya condición de subsahariano le da una particular autoridad en este asunto- lanza la voz de alarma contra este novísimo fenómeno. “Esta voluntad actual de globalizar al mundo suprimiendo a las naciones, las especificidades, es una locura total”, afirma. Y en cuanto a las analogías bíblicas, recuerda que el pueblo judío “tuvo que exiliarse, pero Dios lo condujo de nuevo a su país. Cristo tuvo que huir de Herodes y refugiarse en Egipto, pero volvió a su país cuando Herodes murió”.

La identidad, la pertenencia, son importantes para Sarah. “Cada uno de nosotros debe vivir en su país. Como un árbol, cada uno tiene su terreno, su ambiente donde crece perfectamente. Más vale ayudar a las personas a crecer en su cultura que animarlas a venir a una Europa en plena decadencia”.

Sarah ve en lo que está sucediendo, eso mismo que se aplaude desde tantos púlpitos, como una nueva esclavitud, algo que no solo es negativo para el país de acogida, sino muy especialmente para los supuestos ‘beneficiados’: “Todos los inmigrantes que llegan a Europa están hacinados, no tienen trabajo, ni dignidad… ¿Es esto lo que quiere la Iglesia? La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud en que se ha convertido la migración de masa”.

Pero mientras que el destino y los riesgos que corren los migrantes son personales, afectan solo a los individuos cegados por el espejismo de Occidente, para Europa supone un riesgo existencial. “Si Occidente continúa por este funesto camino, hay un gran riesgo de que, debido a la falta de natalidad, desaparezca, invadido por los extranjeros, como Roma fue invadida por los bárbaros”, dice Sarah, y añade: “Hablo como africano. Mi país es mayoritariamente musulmán, creo saber de qué realidad estoy hablando”.

Por otra parte, para Sarah Europa y su civilización no son como cualquier otra, tiene una misión especial encomendada por Dios y su desaparición sería un desastre para el mundo entero. “Dios no cambia de opinión”, asegura. “Dios ha dado una misión a Europa, que acogió al cristianismo. Y los misioneros europeos han proclamado a Cristo hasta los confines de la tierra. Y no fue una casualidad, era el plan de Dios. Esta misión universal que Él le dio a Europa cuando Pedro y Pablo vinieron a instalarse en Roma, a partir de la cual la Iglesia ha evangelizado a Europa y al mundo, no ha terminado. Pero si nosotros le ponemos una fecha límite hundiéndonos en el materialismo, el olvido de Dios y la apostasía, entonces las consecuencias serán graves. Si Europa desaparece, y con ella los valores inestimables del viejo continente, el islam invadirá el mundo y nuestra cultura, nuestra antropología y nuestra visión moral cambiarán totalmente”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

¿Qué se celebra el día de la Asunción de la Virgen?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Hoy se celebra en España la Asunción de la Virgen. Además de ser una jornada de puente a nivel nacional, el calendario sitúa este día de descanso en una fiesta cristiana. Pero, ¿qué se celebra el día de la Asunción de la Virgen? Se trata de un dogma de la Iglesia católica que el Papa Pío XII promulgó en 1950.

Esta verdad de fe del catolicismo establece que la Virgen fue “asunta al Cielo” al término de su vida terrenal, es decir, que su cuerpo y su alma fueron llevados al Paraíso.

El Dogma no especifica si la Virgen pasó por la muerte o fue un momento de tránsito, sino que, pasara lo que pasara, fue asunta al cielo. El sacerdote y periodista, Jesús Luis Sacristán aclara que no hay que confundir la Asunción de la Virgen con la Ascensión de Cristo. “Ella es la Madre de Dios, pero no tiene poder para subir. Es el Hijo, por su poder divino, el que hace subir a María al cielo”, explica.

La Iglesia primitiva de Jerusalén – de los primeros tiempos – y varios Padres y Doctores de la Iglesia han sido grandes defensores de este dogma. San Agustín o San Juan Crisóstomo han sido algunos de sus valedores, entre otros. Ellos consideraron que “el cuerpo de María siguió al instante a su alma cuando subió al cielo”, confirma Sacristán. Ese legado es el que se ha perpetuado hasta la promulgación del dogma de fe por Pío XII en los años 50.

El relato de la Asunción de la Virgen

La historia de la Asunción de la Virgen que se recoge en la tradición popular – en la que la Iglesia no entra a valorar – cuenta que los apóstoles de Jesús se encontraban en Jerusalén, a excepción de Santiago – que ya había muerto mártir – y Tomás, que se encontraba evangelizando en La India. Los seguidores de Cristo velaban los últimos momentos de vida de la Virgen María, en casa de Juan, otro de los apóstoles.

Cuando pensaron que la Virgen ya había fallecido, los discípulos le cerraron los ojos y la llevan al sepulcro. Poco tiempo después, regresó Tomás a Jerusalén y solicitó ver el lugar de descanso de la Madre del Maestro.

El motivo, cuenta el religioso de COPE, es que “quería comprobar con sus propios ojos un hecho que había visto volviendo de La India y es que, por el camino, había visto a lo lejos a la Madre del Maestro ser llevada entre ángeles fulgurante hacia el cielo”. Así, cuando entraron al sepulcro, no había rastro alguno de María.

Hay otras tradiciones del fervor de los fieles que se han ido extendiendo a lo largo del tiempo, como el Misterio de Elche, un auto religioso no sacramental, que recrea la muerte de la Virgen y su tránsito al cielo, el Misterio de la Selva, en la Selva del Camp, en Tarragona. Otras celebraciones en honor del dogma son los tálamos de la Virgen, en Mallorca, donde se hace la exposición de imágenes de la Virgen dormida en la Catedral de Palma de Mallorca y en diversas iglesias de la diócesis, las llamadas “vírgenes durmientes”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Carta a un sacerdote

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

José Francisco Serrano Oceja.- El Papa Francisco, con motivo del 160 aniversario de la muerte del santo Cura de Ars, te ha escrito el domingo pasado una sentida carta de agradecimiento por ese servicio que prestas «sin darte importancia». En las últimas semanas hablamos de dos cuestiones que te preocupan. La primera, el incremento de insultos y desprecios que recibes últimamente. Hace unos días, un señor de mediana edad, al darse cuenta de tu alzacuellos, se volvió y te llamó «pederasta».

También me comentas que percibes un escaso reconocimiento de tu ministerio cotidiano. Confiesas con estupor que el modelo hoy en boga, incluso para determinadas jerarquías, es el de los sacerdotes que se dedican a las causas sociales adecuadamente aplaudidas por determinados sectores sociales. Sacerdotes que aparecen con un megáfono en todas las reivindicaciones habidas y por haber, que se caracterizan por declaraciones llamativas y no precisamente sobre la gracia, el pecado, los sacramentos, la religiosidad popular, la escucha incansable del sufrimiento ajeno. Sacerdotes que solo abren la iglesia por las tardes y los fines de semana, que no parecen dedicar tiempo a la catequesis de niños o al confesionario. Confiesas que nadie sabe lo que tú haces por lo pobres que te rodean y que seguirán sin saberlo. Quizá, me dices, todo esto tenga que ver con la vuelta de interpretaciones del sacerdocio alternativas a cuanto la Iglesia ha ido comprendiendo a lo largo de su historia. Propuestas como el sacerdocio «ad tempus», el acceso al sacerdocio de la mujer y la abolición del celibato.

Querido amigo sacerdote. No te preocupes. No tengas miedo. Recuerda lo que san Juan Pablo II dijo en su catequesis sobre el sacerdocio del 31 de marzo de 1993: «La ontología profunda de la consagración del orden y el dinamismo de santificación que comporta el ministerio excluyen, ciertamente, toda interpretación secularizante del ministerio presbiteral, como si el presbítero se hubiera de dedicar simplemente a la instauración de la justicia o a la difusión del amor en el mundo».

Ah, y gracias por estar siempre ahí y ser así, sacerdote de alma y cuerpo entero.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: