Connect with us

Opinión

El golpe de Estado militar desde una perspectiva sociológica. Por el Teniente Coronel Enrique Area Sacristán

Published

on

1
Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Las ciencias sociales de las últimas tres décadas, que han centrado sus investigaciones sobre las Fuerzas Armadas, se han detenido en el estudio de la continua intervención de éstas en los asuntos políticos nacionales, de forma que los trabajos sobre las relaciones cívico-militares, el papel de las Fuerzas Armadas en la vida política y los mecanismos de articulación entre la institución militar y el resto de la sociedad son algunos de los campos más desarrollados en esta temática. En este sentido, se procede a ofrecer una síntesis de los principales análisis centrados en el estudio de la participación política de los militares en algunas naciones donde se ha dado, como España. (Bustamante: 1990).

  1. La intervención de las Fuerzas Armadas en la política tiene lugar en el marco de una sociedad civil formada de diversos estratos con intereses y prioridades variadas y contrapuestas. La intervención sería de carácter instrumental a favor del interés de alguno de los sectores civiles.
  2. La intervención de las Fuerzas Armadas responde a los intereses (estratégicos, económicos, etc.) de un poder (gobierno, grupo de presión, etc.) extra nacional.
  3. La participación de las Fuerzas Armadas en la actividad política nacional responde a la afinidad de éstas con los programas o los valores de una determinada clase social. En esta perspectiva se encuadra la tesis del golpe militar de clase media, según la cual los militares constituyen el instrumento más adecuado para imponer el proyecto de desarrollo de los sectores medios en contra de las oligarquías tradicionales (Nun: 1969; Huntington: 1972, y Johnson: 1964).
  4. La participación militar en la actividad política se genera como defensa del statu quo vigente; los militares actúan como agentes de las hegemonías ya establecidas por otros conductos.
  5. La intervención en la arena política de las Fuerzas Armadas es reflejo de los intereses de éstas como un estrato social que posee aspiraciones propias, que no parece ser el caso de España.
  6. La meta que se pretende conseguir a través de su actividad política es la promoción del bienestar personal, ya sea de los altos mandos, de un grupo de oficiales o de su comandante en jefe.
  7. El deseo de incrementar el bienestar social o material se hace extensivo a todo el personal militar.
  8. La defensa del interés profesional tiene lugar en tanto corporación, independientemente del bienestar personal de sus integrantes.
  9. La intervención militar en los asuntos públicos es producto de unas definiciones previas sobre el desarrollo y los objetivos del Estado y sobre la ética específica de la función (misión) castrense en la consecución de éstos (Rouquie: 1984).
  10. La actividad de las Fuerzas Armadas en la esfera política responde a la necesidad de éstas de solucionar la contradicción inherente al asincronismo entre la modernización técnica y las pautas racionales-instrumentales de los militares y la incapacidad de la sociedad política y civil para proporcionarles un orden social compatible con sus anteriores caracteres. En este sentido, sus intervenciones políticas se orientan hacia la creación de un marco socioeconómico que permita el desarrollo de su profesión (Huntington: 1964; Pye: 1962, y Stepan: 1973).
  11. Las Fuerzas Armadas, durante sus intervenciones en la actividad política, son instrumentos de algún tipo de proceso impersonal de desarrollo y/o de modernización estatal.
  12. Teoría de la modernización: la institución militar es el principal agente del proceso histórico de modernización y de desarrollo político en las sociedades atrasadas (Johnson: 1964, y Pye: 1962).
  13. Marxismo y Teoría de la dependencia: las Fuerzas Armadas son portadoras de la racionalidad propia del desarrollo cosmopolita del capital.
  14. La histórica presencia de las Fuerzas Armadas en la actividad política de España es resultado de los procesos de inserción nacional en el contexto geoestratégico internacional de la primera mitad del siglo XX y, posteriormente y en el mismo sentido, a partir de la transición hasta nuestros días. (Rouquie: 1984, y Varas: 1988).
Le recomendamos...  ¿Presidente Trump o Presidente Biden? Todo en manos de la Corte Suprema de USA

El estudio de las relaciones entre las Fuerzas Armadas, la sociedad y el Estado se convierte, con el advenimiento de la democracia, en una cuestión de suma importancia para la consolidación política del nuevo régimen. En esencia, dos son las principales áreas para el análisis de estas relaciones (Crespo: 1991):

Loading...
  • determinar el papel desempeñado por los militares en el proceso de transición política y su posible influencia en el nuevo esquema institucional, y
  • explicitar un nuevo modelo de inserción de las Fuerzas Armadas como institución dependiente de la estructura política, así como asegurar el control civil de la corporación militar. El tipo de transición política desarrollado en España ha posibilitado la participación de los militares en la definición de las condiciones de restauración institucional (caso de Uruguay) o de redemocratización política (en el ejemplo chileno o español). Este hecho posibilitó, y posibilita, que las negociaciones, actos y acuerdos transicionales hayan mantenido intocable el aparato y la doctrina militar. De esta manera, si bien la apertura democrática fue producto de la crisis última del régimen autoritario y la muerte del Generalísimo, lo que creó un clima favorable a la aceptación de los militares para su salida del Gobierno, la continuidad constitucional de la corporación armada ha sido eficazmente preservada. Aún más, «cuanto mayor ha sido esta protección, mayor ha sido el poder de veto que durante el período de transición han obtenido» (Varas: 1990). De esta manera, el proceso de transición política supuso bajos niveles de incertidumbre respecto al futuro de la institución militar. En definitiva, el principal problema derivado de la transición es la preservación, dentro del régimen democrático, de las prerrogativas políticas e intereses institucionales de las Fuerzas Armadas (Stepan: 1988b).
Le recomendamos...  ¿"derechita cobarde" o quizá "derechita traidora"? Feijoó enseña "la patita progresista" y su atracción por las izquierdas

Esta problemática, el papel de los militares durante la transición, deriva del hecho de que algunas fuerzas políticas experimentaron un proceso donde las Fuerzas Armadas no sólo fueron el principal actor político, sino que además desarrollaron un corpus ideológico sustitutivo de los actores tradicionales (Rial: 1990a). Por ello, se hace necesario reformular los análisis sobre el autoritarismo militar tomando en cuenta los intentos institucionales que esos regímenes llevaron a cabo para redefinir la relación sociedad-Estado.

En lo que respecta al segundo de los elementos considerados en este, se muestra como imprescindible para el proceso de consolidación democrática arbitrar un nuevo modelo para las relaciones cívico-militares, un tipo de relación entre la corporación militar y el Estado donde se identifiquen de manera explícita las condiciones, el contenido y los límites de estas relaciones. La clave se encuentra en una doble dimensión: lograr ejercer un control civil efectivo sobre las Fuerzas Armadas y restaurar la dimensión profesional de la función militar (Varas: 1990). Las bases de este nuevo tipo de relaciones pasan por la modificación del modelo histórico de enclaustramiento de las Fuerzas Armadas. La superación de este modelo se debe lograr a través de un mayor control social sobre los militares, su subordinación a la sociedad civil y una disminución de todo aquello que no sea estrictamente la tarea de la defensa nacional y la defensa del la unidad territorial y el orden constitucional (Rial: 1990b). En este contexto surge como principal área de tensión entre el Estado, la sociedad civil y las Fuerzas Armadas los problemas vinculados con las nuevas misiones, organización y estructura que se asignen a la institución militar, así como con el tipo de control que impongan sobre ésta los gobiernos democráticos (Stepan: 1988a).

Con relación a estos últimos problemas, es importante subrayar la modificación experimentada en el ámbito internacional durante la presente década y, de manera conexa, la cuestión de la misión de la institución militar en el ámbito de las sociedades democráticas.

En primer lugar, las transformaciones de las realidades geopolíticas han influido notablemente sobre las formas de percepción de la amenaza en la institución castrense. Así, mientras que los golpes de Estado del año 1936 respondieron a lo que las Fuerzas Armadas consideraron el peligro comunista, con la caída del socialismo real y la modificación de los intereses geopolíticos de los Estados Unidos, el enemigo de las décadas pasadas se ha desdibujado. De esta manera, el problema de las nuevas amenazas propias de nuestros tiempos y la cuestión más general del orden amenazado por el desmembramiento del Estado-Nación han pasado a ocupar los temas prioritarios de la agenda militar española. En la actualidad, surge el antiguo temor ante la supresión del orden vigente y la instauración de otro tipificado como totalitario, la percepción del peligro para las Fuerzas Armadas ha terminado siendo la mera desaparición de cualquier forma de orden.

Le recomendamos...  20 tesis sobre el feminismo

En segundo término, los legados autoritarios de las transiciones políticas y los desafíos que éstos presentan para la consolidación democrática no pueden subsumirse únicamente a la institución militar, sino que deben tomar en cuenta la interacción de ésta con las realidades políticas nacionales. De esta forma, la organización de la misión de las Fuerzas Armadas en una realidad democrática se relaciona con el tipo de funciones desempeñadas por éstas en los procesos de transición. El retiro militar de la conducción política estatal no se debió a su derrota política, que no la hubo, sino que respondió a una opción de defensa corporativa. Así, el retorno de las Fuerzas Armadas a sus funciones tradicionales se complementó, al mismo tiempo, con una voluntad latente de intervención, así como con una realidad de influencia y poder de veto sobre los diseños civiles de las políticas nacionales.

En conclusión, las nuevas misiones, organización y estructura que se han asignado a las Fuerzas Armadas por los gobiernos democráticos es una temática de compleja definición. La misma se encuentra atravesada por una variedad de factores: el legado transicional —que dejó unas Fuerzas Armadas con experiencia de gobierno y en algunos casos con un corpus ideológico estructurado y autónomo del sistema político y de la sociedad civil—, el nuevo contexto geopolítico internacional, las percepciones militares de las nuevas amenazas y los intereses corporativos de la institución castrense definen un área difusa de oposición a las reformas modernizantes de profesionalización y disminución del tamaño de la institución militar que se hace más obvio con la carencia de educación en la conciencia nacional de defensa común como dictan las Leyes en vigor, función que desarrollaban los Ejércitos con la recluta obligatoria o mixta que ha dado lugar a la perdida de identidad nacional de los jóvenes y, ya menos jóvenes españoles.


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

«Turismo de dolor y muerte» por Fátima Pellico

Published

on

reyesmaroto 550x275 1
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Siempre desde el respeto , la transversalidad, el entendimiento y el diálogo me permito hacer esta reflexión en alta voz escrita acerca de las acertadísimas y no bien acogidas declaraciones de la ministra Reyes Maroto acerca de lo bonito que puede llegar a ser para los turistas poder contemplar el espectáculo de luz y sonido del volcán de la La Palma:  «La isla se convierte en un reclamo para quien quiera ver este espectáculo tan maravilloso de la naturaleza; siempre con prudencia», aseguró la ministra de Industria, Comercio y Turismo.

Desde luego que con prudencia, porque la lava, a mil cien grados centígrados, está arrasando a su paso todo y dejando en la miseria a muchas personas. Personas que, desde luego, no le ven el lado optimista a esta inmensa tragedia, pero porque no se ponen las gafas rojas del optimismo de quien contempla todo desde su ministerio o su casa en un buen barrio. Pero es cierto que puede ser un momento ideal para hacerse selfies, para ganar seguidores en las redes y hacer preciosas fotos donde puedas decir «yo estuve allí y no morí calcinado».

Realmente, siempre desde el respeto querría hacer hincapié en que esta mujer que ve el vaso medio lleno podría haber hecho mención también a las colas del hambre que se pueden ver cuando se viene en plan turista a España. Si se es un poco más atrevido y uno quiere empaparse realmente de los muchos encantos de España se puede hasta preguntar a los que hacen cola qué sienten dependiendo de la caridad para comer.

Muchas de estas personas hasta hace poco eran autosuficientes o, al menos, no necesitaban pedir comida para subsistir.

Pero si nos detenemos a pensar en las maravillas turísticas que atesoramos, nada como hacer turismo de okupación, para poder ver en primera persona cómo vive un okupa y hasta cómo puede llegar a dejar la casa, en plan cochiquera cuando se va varios años después de apropiarse ilegalmente de ella.
Le recomendamos...  "¡Arriba España! ¡Arriba siempre!" por Fátima Pellico

Con suerte puede ver también alguna agresión de falsa bandera, que también están muy bien y se están haciendo famosas por la multiculturalidad de los agresores. Sólo se les da un poco más de bombo y platillo si se llega a dar el caso de que los agresores sean españoles. Si no es el caso nos solemos quedar sin saber de qué zona tercermundista han llegado (de lo bien que viven nos podemos hacer una idea certera). Pero no debemos perder de vista que son sus costumbres, que no saben que está mal violar, romper bocas y demás actitudes propias de bestias de cuatro patas.

Le recomendamos...  #ColetasRata, por Fátima Pellico
Como bien dice el refrán «Nada es blanco ni negro. Todo depende del color del cristal con que se mira».

Me alegra comprobar, por enésima vez, que tenemos unos gobernantes en los que no sabemos qué apreciar más, si su desmedido caudal intelectual o su inconmensurable bastardía ética y moral. Ahora no vale con disculparse, más que nada porque el cerebro lo tenemos para pensar antes de hablar, no para rebuznar y después disculparse entre rebuznos.

Si yo fuera un habitante de La Palma y la señora ministra tuviera a bien preguntar cerca de mí cómo se está viviendo esta catástrofe, este espectáculo de luz y sonido que nos brinda la Naturaleza, le diría que se metiera sus miserables y enfermizas palabras donde la espalda pierde su honesto nombre. 

Esto es España 2021.

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Opinión

Ya estamos todos: faltaba la División Azul. Por el General de División Juan Chicharro, Presidente de la Fundación Francisco Franco

Published

on

401f36bda942d570f503b4a4b5d21756
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Nos dice el Papa Francisco en una entrevista reciente que “yo no sé si España está totalmente reconciliada con su propia historia, sobre todo la historia del siglo pasado. Y si no lo está, creo que tiene que hacer un paso de reconciliación con la propia historia, lo cual no quiere decir claudicar de las posturas propias , sino entrar en un proceso de diálogo y de reconciliación; y sobre todo, huir de las ideologías, que son las que impiden cualquier proceso de reconciliación. Además , las ideologías destruyen”.

Vaya por delante que discrepo en parte con las palabras del Santo Padre toda vez que asumida la historia y la reconciliación, durante la transición, por quienes fueron protagonistas de la tragedia de la guerra civil de 1936 – allí de forma tácita se asumió no olvidar la historia pero no utilizarla como arma arrojadiza – millones de españoles se acogieron a esa situación y comenzaron a pensar en el presente y en el futuro. La reconciliación era un hecho hasta que aparecieron Zapatero y posteriormente Sánchez levantando ambos una nueva hacha de guerra al resucitar odios antiguos y superados. Y haciéndolo ante una derecha – póngale Vd. el calificativo -representada por el Partido Popular que ya incluso antes en el año 2002 condenó en sede parlamentaria el alzamiento del 18 de julio y consecuentemente a sus padres y abuelos.

Tiene razón el Santo Padre en lo que dicen sus palabras cuando expresa que las ideologías destruyen. Lástima que no haya añadido cuando habla de proceso de diálogo y reconciliación que esto no es posible cuando una de las partes asume una ideología destructiva y se empeña en prolongar aquel conflicto que perdieron con las armas y luego con la paz de Franco. Hoy esa reconciliación comienza a ser imposible. Yo lo he dicho mil veces. Estoy dispuesto así como muchos otros a tratar aquellos hechos como historia, si bien acogiéndome a ello, como bien dice el Santo Padre, sin claudicar de posturas propias. Sucede que aquellos con quienes habría que establecer ese diálogo reconciliatorio se han instalado en el guerracivilismo y así es imposible nada. Cuando el odio ciega las mentes nada es posible. Sí, el Santo Padre tiene razón : las ideologías destruyen, especialmente – añado yo – las que se acogen al dictado del más rancio comunismo hoy disfrazado con otras caras.

Sirva esta introducción para referirme ahora al cambio introducido en el proyecto de Ley de Memoria Democrática para prohibir cualquier reconocimiento de las unidades civiles o militares que colaboraron con las potencias del eje durante la IIGM en clara alusión a la denominada División Azul. Bueno, como diría un castizo “ya estamos todos”. Ya me extrañaba a mí que en ese sectario y totalitario proyecto de ley no se mencionara antes a esa División. Al hacerlo estos totalitarios que nos gobiernan nos aclaran aún más si caben sus intenciones.

La División Azul fue a luchar a Rusia con el ejército alemán contra el comunismo soviético. No hay que olvidarse de esta circunstancia. Franco venció con las armas al comunismo y Franco al transformar España sacándola de la miseria dejó al comunismo fuera de juego en nuestra Patria durante todo su mandato. El sistema comunista nunca olvida y es obvio que ahora con las posibilidades que la posesión del BOE les proporciona están propiciando revertir aquella derrota. Es evidente que la División Azul no podía quedar fuera . Sus componentes eran furibundos anticomunistas y esto los totalitarios no lo perdonan. Hoy cuando vemos una España rota, desbordada y sujeta a los vaivenes del odio de un Gobierno socialcomunista me pregunto para qué sirvió tanto sufrimiento de una generación que lo entregó todo por la causa de una España unida, cristiana y justa. No sé si el Santo Padre sabe quienes eran unos y otros. En España primero y en Rusia después lucharon miles de jóvenes idealistas españoles contra la barbarie marxista y lo hicieron para salvar la civilización cristiana. Y allí dejaron su vida con el nombre de Dios y de España en los labios.

Hoy quieren borrar de la historia su hazaña y el proyecto de Ley de Memoria Democrática es la vía elegida. Pues conviene que sepan sus responsables que el sacrificio de aquellos jóvenes soldados no fue baldío pues sobre su sangre reverdecerán laureles de victoria. Su ejemplo pervive en nosotros y mientras sea así no desmayaremos en la defensa de los ideales por los que tantos españoles lucharon y murieron . Hay un dicho que nos recuerda que mientras alguien hable de ti nunca mueres. Me ciño a este aserto y una vez más mi recuerdo vuela para quienes cayeron para siempre por una España mejor. Pueden hacer todas las leyes que quieran que el recuerdo de tantos caídos no caerá nunca en el olvido y su sangre vertida nunca habrá sido en vano. Otros vendrán que levanten las banderas caídas y devuelvan a esta España, hoy desconocida, a su mayor esplendor.

Y en cualquier caso como he empezado mencionando las palabras del Santo Padre, el Papa Francisco, refiriéndose a España no puedo terminar sin añadir a todo cuanto he dicho que eran muchos de los soldados que hoy quieren borrar de la historia que portaban colgando de sus cuellos una placa que decía : “Ante Dios nunca serás un héroe anónimo”. Lo dieron todo y, hoy como nunca, cuando vemos que todo aquello por lo que lucharon se desmorona, ese aserto cobra un extraordinaria actualidad.

La verdad es que cabe estar más tranquilos de lo que pueda parecer. La mera comparación de los aguerridos divisionarios que lucharon en el Volchov, en el lago Ilmen o en Krasny Bor con los niños pijos jugando a bolcheviques desde sus buenas casonas y buenas estancias vacacionales a costa de los españolitos de a pie da para mucho juego.

Tranquilidad. Aquí no hay nada perdido. No hay partido posible.

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Opinión

España no tiene Ministro del Interior: Tiene un PROBLEMA. Por Efrén Díaz Casal, Coronel de Infantería

Published

on

fotonoticia 20200526101712 1920
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Desde su desembarco en el Ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska viene acaparando el foco de la crítica política por confundir su cargo al frente de un organismo público, consiguientemente al servicio del pueblo español y no de facción política alguna, con el de abogado defensor del PSOE y de todos los enemigos de España como lo demuestran los hechos que se expresan  a continuación, lista en la que no figuran la totalidad de despropósitos cometidos por este individuo para no agotar al lector con una lista interminable.

En vísperas de las elecciones autonómicas madrileñas del pasado 4 de mayo, las cartas con balas y amenazas, la primera de ellas dirigida a Pablo Iglesias y las siguientes al propio Marlaska, a la ministra Reyes Maroto que recibió un cuchillo ensangrentado, y a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, cuyos remitentes ni están ni Marlaska les espera a excepción del remitente de la carta a la ministra Reyes Maroto diagnosticado de esquizofrenia, dan la medida de la calidad moral del sujeto en cuestión.

Una de las consecuencias de la política pactada del PSOE con EH Bildu a cambio de su apoyo parlamentario, que el infrascrito está cumpliendo con verdadero deleite, ha sido el acercamiento de numerosos etarras a prisiones del País Vasco o próximas a esta región, al tiempo que ha autorizado más de 140 beneficios penitenciarios a presos etarras contra el criterio de las juntas de tratamiento de las prisiones así como homenajes públicos a terroristas etarras humillando a sus víctimas.

Al inicio de la campaña de las elecciones autonómicas madrileñas del pasado 4 de mayo, en un acto en Vallecas se produjo una lluvia de piedras y palos que terminó con 13 heridos entre los militantes y simpatizantes de VOX asistentes al mitin debido a la escasa dotación policial que la Delegación del Gobierno, dependiente del elemento en cuestión, dispuso para mantener el orden a pesar de conocer previamente la violenta actuación que tenían prevista radicales de ultraizquierda.

Entre los detenidos que lideraban las agresiones contra los asistentes al citado mitin figuraban dos escoltas de Pablo Iglesias, entonces candidato de Podemos a los comicios madrileños, de lo que Marlaska tuvo conocimiento desde pocas horas después de los hechos ocultándolo y ordenando ocultar durante toda la campaña hasta después de las elecciones.

Los pasados 17 y 18 de mayo, Ceuta, abandonada por el departamento de Interior en toda clase de medios, y a pesar de que Marlaska estuviese previamente informado sobre el asalto a la frontera decidiendo no reforzarla, estuvo sometida a un asalto de más de 10.000 marroquíes que, según el departamento que el aludido todavía dirige cifra alrededor de 500 pretextando que “los datos no han podido ser actualizados porque se encuentran aún bajo análisis y tratamiento”; esperemos que la correspondiente actualización esté finalizada en el 5º milenio después de Cristo.

Esta invasión estuvo auspiciada por Marruecos en respuesta a la acogida en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, con identidad falsa a nombre de Mohammed Ben Battouche, con dos causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional, ingresado subrepticiamente en un hospital de Logroño ocultando estos hechos al gobierno marroquí.

Marlaska no solo no evitó el conflicto con Marruecos comunicando su oposición a la acogida de Brahim Ghali a María Aránzazu González Laya, entonces ministra de Asuntos Exteriores, sino que la agravó provocando con su silencio la alianza económica y militar entre Estados Unidos y Marruecos, de la que se derivan para España graves perjuicios estratégicos, militares y económicos.

Después de que el interfecto echase toda la carne en el asador para tratar de inculpar a los partidos de la oposición de la agresión homófoba del barrio de Malasaña de Madrid, que posteriormente resultó ser falsa según reconoció la propia víctima, Pedro Sánchez convocó y presidió la Comisión de Seguimiento del Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio para continuar inculpando a los mismos respaldando por tanto  las declaraciones de Marlaska al respecto que se ha negado a dimitir y dar las explicaciones que pide la oposición al efecto en sede parlamentaria.

Con todo descaro Marlaska ha descargado su responsabilidad manifestando que la policía no le informó oportunamente de las sospechas sobre la falsa agresión de Malasaña, ocultando asimismo que  miembros del PP y VOX han sufrido agresiones por motivaciones ideológicas amparadas por la Comisión de Seguimiento del Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio, y Sánchez no ha expresado ninguna condena, por lo que la citada comisión parece más apropiada para los dirigentes del PSOE que para quienes éstos intentan inculpar hasta del diluvio universal.

La necia disculpa de Marlaska ha suscitado la indignación entre los agentes de Policía Nacional que le acusan de ensuciar la imagen del Cuerpo y desamparar a las Fuerzas de Seguridad del Estado para justificar su actuación y eludir la asunción de responsabilidades escudándose en la actuación policial para ocultar sus errores en la gestión mediática y política del asunto Malasaña.

El odio evidente del infrascrito a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo incrementa con los arbitrarios ceses de distintos mandos de la Guardia Civil, resultando sorprendente la paciencia de varios mandos del Cuerpo soportando estoicamente la bronca de este individuo por no haberle informado con el suficiente adelanto de la acción que miembros del mismo llevaron a cabo en septiembre de 2019 con el resultado de nueve detenciones contra los separatistas Comités de Defensa de la República (CDR) que, además de formar un grupo terrorista, fabricaban explosivos y recababan información para atentar contra destacados miembros de la oposición.

Desde el 7 de junio de 2018, fecha en la que este fulano tomó posesión del cargo que todavía detenta, le he solicitado reiteradamente que comunique a las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno que dependen de él, organismos autónomos análogos vascos, navarros y catalanes, ayuntamientos y Conferencia Episcopal Española, que tramiten los actos religiosos en la vía pública según lo establecido por la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión.

El silencio que ha aplicado a su respuesta viene provocando que el ministro del Interior que España todavía aguanta y las entidades gubernativas aludidas en el párrafo anterior, vengan conculcando y permitiendo reiteradamente la vulneración de la citada Ley Orgánica 9/1983 por parte del resto de entidades, incumpliendo sus respectivas funciones asignadas por la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, convirtiendo España en un país sin ley.

Los hechos expuestos dan testimonio del vacío moral, disparates y sectarismo de su autor, constituyendo una prueba fehaciente de que España no tiene Ministro del Interior, tiene un problema que debe erradicar de inmediato para evitar que, con el respaldo del doctor antes  “Cum Fraude”, ahora “Cum Gafe” por atraer todos los desastres  que se presentan, cause otros problemas de mayor trascendencia y difícil solución.


Efrén Díaz Casal
Coronel de Infantería (R)
 

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Pagafantas de España: ¡sindiquémonos!

Published

on

paga fantas 2
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Estimado pagafantas, ha llegado la hora de constituir un sindicato donde todos aquellos que sólo tengamos deberes y ningún derecho podamos intentar subvertir el orden social actual y recuperar lo que es por lógica lo correcto, que es que una persona tenga derechos y deberes.

 

Loading...

Sí, eso es lo lógico, y alguien podría decirme si es que acaso en España no tenemos todos derechos y deberes y ahí mi respuesta es tajante: no, en España no tenemos todos derechos y deberes. Algunos millones de personas sólo tenemos deberes, porque los derechos los acaparan los vagos y maleantes, por decirlo de una forma un tanto metafórica pero real.

 

Un español medio tiene el deber de permitir el acceso a su vivienda al primer sinvergüenza que se ha encaprichado con ella y sus pertenencias y que decide entrar. Y a lo mejor decide quedarse a vivir en ella a costa del propietario, pero el pagafantas debe pagar y callarse. No puede cortarle los suministros porque estaría incurriendo en un delito de coacciones. Sólo puede esperar a que el sinvergüenza decida irse, porque ha encontrado un chalé más cuqui donde okupar con sus lechoncillos, o llamar a empresas tipo Desokupa, para que saquen de allí al miserable e indeseable delincuente. Eso es en el mejor de los casos porque si el pagafantas vive de milagro y no llega a fin de mes le correspondería okupar un puente y vivir entre cartones y ratas. Eso por no mencionar que el dueño de la casa decida defenderse del intruso, porque como lo mate en defensa propia acaba en prisión, dado que lo mismo no fue una autodefensa proporcional porque no tuvo en cuenta hacerle el cuestionario correspondiente para saber para qué había entrado, si a robar, matar, violar o qué.

 

El español medio, el pagafantas de este artículo, tampoco tiene derecho a protestar porque no quiere que España se llene de extranjeros, que van a vivir de los impuestos de todos, que vienen a vivir del cuento y del robo y la okupación.

 

Se ha hecho regla general que el extranjero que viene, sobre todo si es moro, tiene que tener acceso cuasi ilimitado a todo, que paga el pagafantas, valga la redundancia. Sí, español, sí: esto es barra libre para quien llega (no hablo de quien viene a trabajar y a vivir de manera digna pagando impuestos, como todo hijo de vecino) y cree que España es el paraíso de los jetas, que eso es lo que lamentablemente somos a día de hoy. Los progres, una parte de españoles que creen que sus ideas son las mejores y que debes acatarlas so pena de lo que se les ocurra, dictaminan que allí donde haya un conflicto, nos traemos a todas las víctimas. Da igual si el Derecho internacional dice que en caso de guerra los que huyen deben ser acogidos por el primer país más cercano que no esté en guerra. Da igual.

 

Los progres exigen que nos los traigamos a vivir aquí (pero no los meten en sus propias casas, claro está) y los que llegan exigen sus derechos, que no llevan aparejados ningún deber. Para eso ya está el pagafantas, que debe hacer una leve genuflexión, como nos ha enseñado Pedro Sánchez que hay que hacer, tal cual él la hizo ante la bandera de la comunidad autónoma catalana.

 

Podría seguir enumerando casi hasta la náusea, pero tampoco quiero que este artículo sea una invitación al suicidio. La parte positiva de todo este desvarío es que puedes cambiar de sexo siempre que quieras, pagafantas. No sé si hay un número ilimitado de cambios gratis o si a partir del cambio equis se paga una tasa, no lo sé, pero oye, a eso de momento sí tienes derecho… Menos da una piedra. Algo bueno tenía que haber salido de este atajo de desgarramantas que está convirtiendo España es un inmenso lodazal de lava vital.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com